Bares y Antros
Descubre el fantástico bar que se encuentra en el Auditorio Nacional
MXCity
En 2017 el auditorio Nacional obtuvo la primera posición en la venta de boletos vendidos a nivel mundial, al lograr 1 millón 466,180 localidades vendidas.

Bar del Auditorio Nacional.

 

El Auditorio Nacional busca ampliar la experiencia de sus asistentes con el fortalecimiento de su infraestructura. En 2017 este fascinante escenario mexicano registró 222 días de ocupación, de los cuales ofreció 215 funciones, 175 espectáculos públicos y 40 eventos privados.

De los 175 espectáculos públicos, 125 fueron conciertos, 24 espectáculos de danza, 10 transmisiones de ópera desde el Met de Nueva York, ocho espectáculos infantiles, tres conciertos sinfónicos visuales, dos espectáculos de ópera/ danza, una conferencia, un espectáculo teatral y un espectáculo de stand-up. Con el propósito de hacer más espectacular estas experiencias, se buscará la creación de un bar y una tienda para todos los presupuestos. Y es que artistas nacionales e internacionales buscan este recinto.

 

 

 

Su bar cuenta con azulejos brillantes se curvan suavemente en el techo fue creado por el estudio mexicano Esrawe ha completado en uno de los lugares de entretenimiento más grandes del país. Escondido debajo de una gran escalera de esta enorme  estructura completada en 1952 por los arquitectos Fernando Peña Ingenieros Óscar de Buen y Guillermo Salazar Polanco, luego remodelada por Teodoro González de León, quien también diseñó el Museo Tamayo en las cercanías.

El bar Salón Sociedad reúne a empleados corporativos en un interior oscuro y acogedor. El estudio diseñó la barra para resaltar el carácter icónico del espacio, incluidas características como el techo arqueado que se extiende de un extremo a otro. Esto estaba cubierto completamente con delgadas baldosas de cerámica recubiertas con un esmalte de color cobre, que reflejan la iluminación atmosférica utilizada con moderación alrededor de la habitación.

 

 

La barra se extiende a lo largo del espacio en un lado, donde una serie de encimeras de bronce se colocan sobre un zócalo de hormigón estriado. Detrás están los estantes para almacenar y exhibir botellas de licor y cristalería están formados por latón pulido. La característica proporciona otro elemento de contraste y luminosidad dentro de un espacio de tonos oscuros y neutros.

La iluminación se instala en los huecos de la estantería, así como a lo largo de la base de la barra y en tiras finas a lo largo del techo. Las paredes y baldosas oscuras se suman a la atmósfera cambiante y permiten que las características de luz se destaquen. Las características arquitectónicas existentes del edificio también se incorporan en el diseño. Dos grandes columnas circulares que soportan la escalera están integradas y reflejan la expresión áspera presente en la materialidad del recinto.

 

 

 

El estudio Esrawe fue fundado en 2003 por el arquitecto y diseñador Héctor Esrawe, cuya extensa cartera abarca desde muebles coleccionables hasta botellas de perfume. Pero esta vez, con la creación del nuevo bar del Auditorio Nacional, se interviene el espacio con un carácter atemporal, sofisticado, cálido y sereno a través de una cromática y materialidad neutra a partir de tres gestos con geometrías puras, simples y contundentes. Un espacio que morimos por conocer y que seguramente tendrá tragos increíbles.

 Auditorio Nacional: Paseo de la Reforma 50

Fotografías de Jaime Navarro.

La Ardiente es la cantina más candente del llamado Barrio Latino
MXCity
Ardiente Cantina Latina es una propuesta gastronómica y mixológica ubicada en el corazón de lo que históricamente ha sido nombrado Barrio Latino de la Colonia Roma.

En algún momento, Salvador Novo bautizó a las cantinas mexicanas como “templos de dos puertas”. Este sobrenombre implica una cierta sacralidad por ningún motivo exagerada de los muchos espacios, tanto físicos como simbólicos, que es una cantina en México; se trata lugares de esparcimiento y socialización, pero también de una especie de refugio del mundo exterior cuyo espíritu está arraigado hasta la médula —en sus antojitos, sus bebidas, su música y sus asistentes asiduos— en lo mexicano.

 

 

 

Y es que aún hoy, en tiempos de música electrónica e impresionantes clubes nocturnos, las cantinas mantienen un enorme público (que incluye por supuesto jóvenes) por su más que única personalidad y su profundo encanto. Estos establecimientos son, desde hace muchas décadas, el corazón de la vida nocturna de nuestra capital y de nuestras tradiciones. Sus espacios, sus detalles, su música y su muy singular estilo tienen un toque profundamente cercano y por esta razón, las cantinas de la Ciudad de México son una parte esencial de su vida nocturna.

 

 

 

 

La Ardiente, Cantina Latina es una propuesta gastronómica y mixológica, ubicada en el corazón de lo que históricamente ha sido nombrado ̈Barrio Latino ̈ de la Colonia Roma.

El sonido de la rocola y el luminoso terrazo verde invitan a pasar una tarde acompañado de amigos, juegos de mesa, botana y aguardientes. Esas tardes clásicas que solo se viven en la ciudad.

 

 

 

La Ardiente, localizada en la calle de Aguascalientes, bajo un edificio con la arquitectura típica de la Roma Sur. Llamada “cantina” por estar en México, pero recuerda a las picanterías del Perú, las barritas de Puerto Rico o al buteco en Brasil.

Los platilos y los cocteles son un recorrido de Tijuana a la Patagonia, sin olvidar lo que se bebe y come en los andes o en las islas del caribe, siempre honrando lo casero, para ser refinado en una propuesta citadina y lo cantinero, para seguir creando nuevos clásicos.

 

 

 

 

Los chefs Alejandro Hernández y David Ruiz de Chavez han diseñado una carta que junta las botanas que los latinoamericanos siempre amamos compartir a la hora de beber: ceviches, anticuchos, patacon, tostón etc. Siendo la única barra en la ciudad enfocada en los aguardientes, La Ardiente está en búsqueda constante de rarezas, clásicos y productos de alta calidad. Para los aventureros esta la lista de aguardiente, y para los
conservadores, tienen probablemente la mejor cuba del mundo.

 

 

La Ardiente Cantina Latina

Dónde: Aguascalientes 127, Colonia Roma Sur

Cuándo: martes a sábado de 2 pm a 2 am y domingo de 2 pm a 8 pm

Teléfono: 55 7471 3262

Facebook

La Metropolitana, cervecería artesanal con inspiración en el metro de la CDMX
Cristopher Garnica
Cervecería Metropolitana es un lugar fascinante que se inspira en la estética y estaciones del metro de la CDMX para darle vida a los sabores de la cerveza.

Una cervecería inspirada en la estética del metro de la ciudad.

 

El sabor de la cerveza artesanal es más atractivo, igual que la presentación, logotipos y nombres de las cervezas. En parte se debe a que cada maestro cervecero desarrolla su propia receta con base en sus gustos personales, y que en pocas palabras, se le trata con mucha delicadeza y para que otras personas puedan degustar sus creaciones.

Pero los creadores y pequeños productores artesanales de hoy en día, no existirían si no fuera por los maestros antiguos que, sin tantos medios técnicos e industriales eran capaces de elaborar una cerveza de gran calidad, original, auténtica y hasta saludable. La cerveza artesanal es más bondadosa porque a diferencia de la cerveza industrial, no utiliza conservantes ni aditivos artificiales, y el proceso de elaboración es manual desde el molido de las maltas hasta el embotellamiento, así que sufre ningún proceso de filtración ni pasteurización que merme sus cualidades.

 

 

 

Los cerveceros caseros tienen un equipo más o menos rudimentario que permite repetir de forma más o menos cercana la misma receta en distintas producciones. Las cervecerías industriales utilizan procesos fordianos para hacer millones de litros a través de procesos robotizadas que buscan bajar costos, aumentar ventas y posicionar marcas.

Con el fin de darle un giro interesante a este intermedio entre la producción mecanizada de cerveza y una producción artesanal, la Metropolitana Cervecería ha creado un concepto de cervecería que tiene las bondades de la cerveza artesanal y un poco la calidad de procesamiento de las grandes cervecerías. Pero lo más interesante de todo, es que se ha inspirado en las estaciones del metro para darle sabor a su cerveza.

 

 

 

Así que Cervecería Metropolitana tienen cerveza inspirada en estaciones del metro, y puedes gozar de una cerveza con sabor Jamaica, Zapata, Coyoacán o Pantitlán. Esto porque más que un medio de transporte, el Metro es un estilo de vida y una inspiración para los mexicanos.

El metro es un lugar con vida propia en la CDMX, es una ciudad miniatura y subterránea donde se cruzan y crean historias, un espacio lleno de anécdotas y mitos  y como toda mitología tiene su sabor. Metropolitana Cervecería le ha dado sabor a Barranca del Muerto, Panteones, Obrera, Tláhuac.

 

 

 

 

En “La metro” todas las cervezas tienen un nombre de alguna estación, algunas cervezas tienen referencias y otras se pensaron y elaboraron completamente en que llevara ese nombre. Por ejemplo, La chela Metro Obrera, hace referencia a su estilo, una cerveza porter que por mucho tiempo, ya que sobre todo en Inglaterra era considerada una cerveza para la clase obrera, económica e infravalorada.

Otro ejemplo curioso es el de la cerveza Jamaica, en la cual se usaron gardelias para darle sabor a una chela black ipa; y otras historia más simple es por ejemplo la de la cerveza Zapata, que debe su nombre a su color dorado, o la Coyoacán con sabor a calabaza inspirada en el Día de Muertos.

 

 

Además de cerveza puedes además encontrar platillos maridados con cada una de sus chelas; el emparedado metro,  la botana metro de col de bruselas, ejotes, calabazas y coliflor capeados con batter de cerveza y acompañados con aderezo.

 

 

 

Cervecería Metropolitana

Dónde: Diagonal San Antonio 1923-1947, Col. Narvarte Poniente

Horario: lunes a miércoles de 12:00 a 00:00, jueves a sábado de 12:00 a 02:00 y domingo de 12:00 a 22:00

Consumo promedio: $90–$250

Facebook

Selina: un concepto de hotel, hostal, bar y co-working en el Centro Histórico
MXCity
El Hotel Selina te invita a comunicarte con la gente y explorar una conexión más profunda con el mundo en sus renovadas y hermosas instalaciones.

El Hotel Selina se encuentra en un espacio precioso en el Centro Histórico.

 

El legendario Hotel Virreyes guarda miles de historias entre sus muros. Desde 1947 este hotel fue el predilecto de muchas celebridades, los que se encontraba “Mantequilla” Nápoles, Kid Azteca, Laureano Brizuela, Lupita D’Alessio, Flans, Rock Hudson, Piper Laurie y Barbara Rush.

El estilo neoclásico y sus detalles de diseño de los sesenta te transportaban a otra época apenas cruzabas sus puertas. Con el paso de los años este hotel fue cada vez más frecuentado por mochileros y artistas que montaban sus estudios en las habitaciones, aprovechando que se podían rentar por meses. A mediados de la década pasada el Virreyes se volvió uno de los spots fundamentales de las noches del Centro Histórico, hospedando en su lobby interminables fiestas que frecuentemente se extendían hasta las habitaciones.

 

 

 

 

El edificio Virreyes ahora es el hermoso y ecléctico hotel Selina, que se incorpora a la ciudad con una personalidad propia en el Centro Histórico. Para lograrlo combinaron equipos de trabajo artístico, arquitectónico y de diseño local; con el fin de mantener la estructura original del lugar, reutilizar elementos originales, y agregarle nuevas funciones al espacio, como las mesas del lugar que fueron hechas con maderas de antiguos closets y sillas.

Hoy en día, El Hotel virreyes se ha reformulado y convertido en el Selina, un nuevo concepto hotelero para los nómadas digitales. Rafael Museri y Daniel Rudasevski, propusieron una nueva manera de hospedarse combinando elementos de hotel y co-working para establecer un espacio único y versátil para que los viajeros puedan formar parte de la comunidad.

 

 

 

 

El resultado es un espacio interconectado que invita a salir de las habitaciones y convivir en las áreas comunes para socializar con sus huéspedes. Muchos de sus espacios están abiertos a todo el público, creando una atmosfera perfecta para encontrar un refugio de trabajo, relajación o descanso en su biblioteca, comedor, cine, restaurante, bares, área de juegos y co-working;

El Selina cuenta con cuatro alternativas de hospedaje. La primera es rentar una cama en una habitación compartida por entre 8 y 10 personas. Si prefieres algo más privado, puedes escoger la habitación estándar con baño compartido. En cambio, las habitaciones Deluxe cuentan con su baño individual, mientras que la Suite Unique encontrarás un cuarto amplio y privado.

 

 

 

 

Pronto se estará ofreciendo el co-living, diseñado para quienes planean hospedarse durante amplios periodos de tiempo. En ésta tendrás tu propio cuarto, dentro de un espacio compartido con ciertas amenidades. Actualmente cuentan con 600 camas dentro de esta locación sin televisores ni teléfonos, ya que prefieren enfocarse en temas como conectividad de internet, que resulta mucho más apremiante para este tipo de viajero.

El diseño del hotel Selina juega con los espacios y los combina para promover la interacción entre huéspedes. Sus alianzas locales con guías turísticas y creación de eventos y actividades culturales, así como ofertas de voluntariado, hace aún más especial este lugar, para que el viajero se integre y conozca a fondo el lugar en el que se encuentra.

 

 

 

Selina Centro Histórico es la tercera locación de la empresa del sector hotelero en el país, sumándose a los complejos en Playa del Carmen, Cancún y, próximamente, a San Miguel de Allende, Puerto Escondido, Mérida, Oaxaca y la zona hotelera de Cancún. También están en países como Costa Rica, Panamá, Colombia, Ecuador, Nicaragua y Guatemala. Es un sitio que ayuda a impulsar tu creatividad en los centros urbanos energéticos, como lo es la CDMX. Este centro de negocios al estilo nuevo milenio, con gente de cualquier parte, un bar con billar y cómodos sillones, también contará con una cartelera de eventos que darán a conocer a través de sus redes sociales: fiestas, encuentros de arte, talleres para emprendedores, entre otras cosas.

 

 

 

Hotel Selina Centro Histórico

Dónde: José María Izazaga 8, Centro

Cuánto: de $15 hasta 250 dólares por noche.

Sitio web // Facebook

Fotos de Hotel Selina

La cultura tiki de los años 50 surge en la Roma con Waikiki Tiki Room
MXCity
Waikiki Tiki es un restaurante / bar inspirado en la escena tiki de los años 50 y en los lugares emblemáticos de Hawai de aquellos años.

Waikiki Tiki es un viaje tropical y misterioso alrededor de Hawai, sus volcanes, cultura y música se reinterpretan de una manera contemporánea y funky.

 

La cultura Tiki es una construcción social estadounidense del siglo XX nacida de restaurantes y bares de temática exótica que se basaba en ideas de viajes idealistas a regiones tropicales, típicamente Polinesia, pero también a partes de Hawaii, Asia y Australia. Comenzando en California en la década de 1930 y luego extendiéndose por todo el mundo, se inspiró en la vida náutica y el sentimiento turístico hacia el Pacífico Sur en general, especialmente como se ve a través de una lente de Hollywood.

Las tazas de Tiki y la supuesta mitología de sus tallas comenzaron a desempeñar un papel más prominente y comenzaron a dominar en una forma de ocio escapista expandido. La conexión con el verdadero tiki es, por lo tanto, suelta y estilizada, ya que es una forma muy romántica con simbología prestada y no una verdadera forma de arte oceánico o parte de cualquier práctica religiosa para quienes cenan en establecimientos “tiki”.

 

 

 

La cultura tiki comenzó a cambiar con el tiempo, influida por la Segunda Guerra Mundial, la era atómica y la era espacial a medida que crecían las nuevas razones para el escapísmo. Si bien el escapísmo sigue desempeñando un papel importante en la cultura tiki del siglo XXI, también depende en gran medida de las personas interesadas en la historia, la arqueología urbana y el retroísmo.

 

 

 

Waikiki Tiki rescata este concepto y lo lleva nuevas magnitudes, es un restaurante / bar inspirado en la escena tiki de los años 50 y en los lugares emblemáticos de Hawai de aquellos años. Es un viaje tropical y misterioso alrededor de Hawai, sus volcanes, cultura y música se reinterpretan de una manera contemporánea y funky. Entrar a Waikiki es como viajar en el tiempo y permanecer allí para disfrutar del mundo tiki en la Ciudad de México.

 

 

 

Creado por Walter Meyenberg diseñador y empresario; responsable de conceptos como Huset y Hanky Panky en la CDMX, apasionado del diseño, la gastronomía y coctelería. Tomás Bermúdez, co-fundador de La Docena Oyster Bar & Grill, y Juan Pablo Arredondo, socio del restaurante La Docena Oyster Bar & Grill en la Roma y Polanco, y creador del Tequila Santo Veneno y socio del Mezcal Titlán.

 

 

 

La cultura Tiki comienza en la Roma con este bar hecho para parecer un antiguo set de Hollywood, las bebidas elaboradas son su piedra angular y sus principales actores. Así como a Don the Beachcomber se le atribuye en gran parte el hecho de que es el primer bar tiki del que todos los demás establecimientos estarán hablando. Un menú completo de bebidas en la mezcla de jarabes con sabor y jugos de frutas frescas con ron. Estos cocteles exóticos, convertirán rápidamente a Waikiki Tiki en el lugar ideal para la escena de la Roma y un verdadero viaje a una dimensión tropical.

 

 

 

Waikiki Tiki Room

Dónde: Orizaba 115, colonia Roma. CDMX

Cuándo: Martes a Domingo de 5:00pm – 2:00am

Reservaciones

Facebook / Instagram