Gastronomía
Punto de Cruz galería y café, un hermoso lugar de arte huichol
MXCity
Punto De Cruz es un café que apoya lo hermoso del arte huichol, la joyería de creación mexicana y ofrece platillos únicos.

La galería Punto de Cruz apoya el arte indígena.

 

El punto de cruz es una forma popular de bordado en la que se usan puntadas que quedan en forma de equis. Este bordado se realiza sobre tejidos de trama uniforme y distinguible, y con menos frecuencia en tejidos de trama no uniforme, colocándoles encima un tejido de trama uniforme que se retira hilo por hilo al finalizar el bordado.

Pero en la CDMX, en el corazón de la Roma, el punto de cruz no es un bordado para coser, es una atractiva cafetería con productos de primera calidad: café, cacao y maíz que ayuda a difundir el arte huichol. Sus chilaquiles de maíz de colores son de los mejores que hay en la ciudad.

 

 

 

Punto de Cruz es un proyecto de tres personas con pasiones diferentes que lograron convergencia en un lugar de la colonia Roma. Katia Hermosillo, quien hace joyas de plata y oro bajo el nombre de Haramara; Jorge Martínez, quien cuenta con una galería que apoya a los artesanos mexicanos de comunidades huicholes, y Luis Palma, el encargado de la parte gastronómica de este proyecto que está por cumplir un año.

Palma tiene experiencia de más de 10 años en trabajar en renombrados restaurantes en Cancún, París, Uruguay, Brasil y en la Ciudad de México en el restaurante Biko y en Buna como director gastronómico. Luis hacer barras de chocolate desde el tostado y el pelado de la semilla, el primer molido a 70 grados en el agrega leche y el molido temperado con una duración de hasta 72 horas para después moldear en frío las barras. Además, el chocolate se ocupa como ingrediente para bebidas como el moca con café orgánico.

 

 

 

El maíz con el que hacen sus tortillas a mano son traídos de las comunidades de donde obtienen el arte de la galería, y con las que Jorge y Katya trabajan muy de cerca en una relación casi familiar que los lleva a trasladarse a estos lugares cada tres meses, en especial a la Sierra de Jalisco. Este trato con las comunidades hace de la experiencia gastronómica y de la oferta de la galería un plus que los diferencia con cualquier otro lugar de la zona en precio, sabor y apoyo directo a etnias.

Lo que se ofrece en  Punto de Cruz es comida tradicional mexicana. Entre sus platillos están los frijoles con hoja santa, enchiladas en salsa verde con cilantro y epazote, o en salsa roja con chipotle y piloncillo, por nombrar algunos. Uno de los proyectos alternos que promueven de boca en boca es su cata a puerta cerrada de cinco tiempos maridados con mezcal, a la cual necesitas reservación.

 

 

 

En su esfuerzo por apoyar a las comunidades huicholes, se realizan festivales donde algunas familias huicholes puedan producir su arte sin preocuparse por generar ingresos de otro tipo. Además es posible encontrar varias opciones para apoyar el consumo local, desde las artesanías huicholes y el barro negro, hasta la joyería en plata y oro, pero en especial la gastronomía, que como nos comenta el chef, es difícil posicionar si no se transmite de boca en boca.

Una de las galerías que apoya Punto de Cruz es la del arte tradicional Yawí, que junto a la sociedad cooperativa Calpulli Netzahualcóyotl S.C., desarrolla un proyecto artístico de apoyo a las comunidades y etnias autóctonas de la región occidental de México, específicamente enfocado a la cultura Huichola (Wixárika).

 

 

 

Esto con la intención de facilitar el acceso público al exquisito arte sacro característico de un grupo humano tan particular, traduciéndolo en beneficios directos para este sector de la población que se encuentra particularmente marginado respecto de los procesos socio-productivos en el país.

Las técnicas artísticas empleadas en la elaboración de estas piezas de arte, como son el tejido en telar de cintura, el bordado antiguo, los mosaicos de cuentas o la unión por hilo, datan del periodo arcaico en la historia de la población del territorio mexicano, con una antigüedad de alrededor de cinco mil años, y a pesar de haber sido adaptadas en la modernidad al uso y fabricación de materiales contemporáneos, su ejecución y su significado no han variado en lo más mínimo.

 

 

 

Por supuesto, los huicholes también emplean el punto de cruz al hacer morrales y en los vestidos típicos, viene de “punto de cruz de bordado”. Aquí está el link si deseas visitar el sitio

Los chilaquiles son de sus platillos estrella de este café, ya que los totopos son de colores y la salsa especial de la casa. Se utilizan tres de los cinco colores que tiene el maíz, y trabajan con con maíz blanco, maíz azul o negro y maíz rojo. Además todo el maíz de Punto de Cruz es grano cultivado en conjunto con huicholes. Esto lo convierte en un producto con la mayor certificación orgánica, ya que ellos jamás utilizarían algún aditamento. Y como para los huicholes el maíz es sagrado, esto hace que el sabor de la comida sea espectacular.

 

 

 

Punto de Cruz Galería y Café

¿Dónde? Puebla 303, Roma.

¿Cuándo? Lunes a viernes 9 a 20 hrs; sábado 9 a 18:30.

¿Cuánto? $ 80 – $250

Facebook // Instagram

Ahuautle: el caviar azteca que fue el desayuno del gran Moctezuma Xocoyotzin
MXCity
El ahuautle era ofrendado al Dios Xiuhtecuhtli, fue uno de los platillos preferidos de Moctezuma y hoy en día sigue siendo un manjar.

El ahuautle es conocido un producto prehispánico delicioso y con mucha historia.

 

El ahuautle es el nombre con el que se conocen a seis especies particulares de Hemiptera, de 50.000 y 84.500 especies conocidas de insectos, distribuidas por todo el mundo. Estos insectos pertenecen a un suborden de pulgones, moscas blancas y cochinillas.

Aunque este insecto no es acuático precisamente, se sabe que se reproduce en el agua, y en nuestro país, sobre todo, en las zonas lacustres del Valle de México. Pero lo que nos ocupa no es el insecto en sí, sino su hueva, llamada justo ahuautli o ahuahutli, que en nahúatl era axayácatl, que significa algo así como “bolitas de agua”, y que se consumen desde la época prehispánica, y como tal han recibido el nombre de caviar mexicano.

 

 

En el mercado también se conocen como “mosco para pájaros”, aunque realmente no es un mosco, sino una chinche que se reproducen en el agua. Tanto el axayácatl en estado adulto como sus huevas son comestibles. La ahuautle se obtiene colocando en la orilla de los lagos unos tules (antiguamente se usaban hojas de mazorca) donde la chinche deja sus huevos, que luego se orean, secan y tuestan. Baste decir que este alimento es rico en proteínas.

Los relatos de los conquistadores españoles cuentan que se entregaban como ofrenda a la divinidad Xiuhtecutli. También que eran traídos a la corte de Moctezuma en Tenochtitlán a diario, para que el Emperador azteca pudiera tomarlos frescos para su desayuno.​ La ahuahutle se comía en tortas y los conquistadores aprendieron a degustarlas los viernes, cuando su religión católica les impedía comer carnes rojas.

 

 

 

Hoy en día este producto se consume tostado, y la ahuautle se suele preparar en tortas rebozadas en huevo y fritas, también en tamales o mixiotes.​ El cultivo de estas especies es simple y barato, aunque alcanzan altos precios en el mercado por la alta demanda. Además, se encuentran en peligro por la desecación y polución de los lagos en los que tienen su hábitat.

La chinche todavía se puede encontrar al oriente de la Ciudad de México, ya que es un platillo que se niega a morir en las calles de la capital. Hay personas que recorren Tláhuac, Iztapalapa y Xochimilco, Mixquic, San Juan Ixtayopan, Nativitas, La Viga, Tulyehualco, e incluso Tlaltengo, Santiago Zapotitlán, San Lorenzo, Culhuacán, así como por municipios como Chalco y Chimalhuacán; para conseguir el delicioso tesoro.

 

 

 

Para obtener el ahuautle se colocan ramas secas a las orillas del lago, atadas a una pequeña estaca para que no se alejen, y las hojas se quedan ahí de 15 a 20 días, periodo en el que los mosquitos llegan a depositar miles de huevecillos no mayores en tamaño a 1 milímetro de diámetro. Después, se retira el enramado para extraer los huevecillos.

Una vez lavados, se tuestan un poco, se muelen en el metate hasta lograr una harina muy fina que se mezcla con clara de huevo, trozos pequeños de nopal, queso y sal. Una vez listo, se preparan pequeñas tortas que se fríen con aceite o manteca. Se pueden acompañar con la salsa de su preferencia.

 

 

 

Se trata de un platillo artesanal con un costo elevado; su sabor es parecido al camarón molido, pero es un manjar que se vende bien en Chimalhuacan (Estado de México) quienes han conservado el platillo. El ahuautle es uno de los más grandes orgullos del barrio de San Pedro (Chimalhuacan).

Allí, algunos aseguran que este platillo es una herencia directa de sus antepasados toltecas, quienes en su riqueza culinaria contaban con platillos a base de pescados, anfibios, insectos y aves.

 

 

Por su escasez, el ahuautle cuesta alrededor de $400 pesos el kilo y se tiene que anticipar el pedido por algunas semanas. La temporada para poder comerlo es a partir del mes de julio y concluye alrededor de octubre.

En la Ciudad de México aún se puede encontrar en mercados como La Merced y San Juan de Letrán.

Foto destacada México Folklore

Mata comedor: una gloriosa cantina contemporánea en el centro de la ciudad
MXCity
Mata Comedor es un secreto del Centro Histórico con exquisita comida mexicanaen una preciosa casona con 150 años de antigüedad.

Esta cantina contemporánea tiene un concepto familiar que complace el gusto de sus visitantes.

 

La Cantina Mata Comedor es una propuesta gastronómica contemporánea, en un ambiente único en el Centro de la CDMX, que pretende regresar a sus visitantes en el tiempo, e invitarte a disfrutar el precioso atractivo del diseño del lugar.

Esta Cantina recuperó y restauró una casona del siglo XVIII, aprovechando al máximo el espacio del salón principal, para crear un ambiente único de cantina / comedor.

 

 

 

El chef César León, se base en la esencia de la comida mexicana para innovar en a comida típica de la ciudad. Con el tiempo, este lugar se ha convertido en referente del centro de la Ciudad de México, siendo el lugar por excelencia para ​turistas y locales.

Sobre las calles adoquinadas de Filomeno Mata, reluce esta cantina que es uno de los comercios llenos de historia para olvidarte del ajetreo de la vida diaria. Es un precioso lugar que te hará que vuelvas una y otra vez. Hay tres espacios donde puedes disfrutar de la comida y una cerveza bien fría o la bebida que prefieras.

 

 

 

El primer salón es más bien para asuntos de negocios o un lugar para estar tranquilo con toda la familia. La terraza, decorada por un mural blanco y negro, es donde puedes estar con los amigos y olvidarte de todo en este espacio lleno de luz.

La cantina es un lugar especial, con esa gran barra en medio donde puedes pedir la carta de “comida chilanga”, como la describe el chef. Una entrada de frijoles, guacamole con chicharrón o papas con gajo. Hay opciones de ensaladas fuera de lo común como la de maíz pozolero que para empezar sustituye la lechuga tradicional. Tiene granos de cacahuazintle, betabel, queso de cabra, aguacate y una vinagreta de tres chiles que le da vida.

 

 

 

La sopa de tortilla es un manjar. Hay sopa de mariscos, tártara de trucha, ceviches y tiraditos con tostadas hechas en casa. Hay tacos de tripa y lengua, picaña o barriga de cerdo y fideo seco con tuétano. No sería un lugar digno del centro si no encuentras buenas tortas.

EL barman creó una carta de tragos arriesgados y cervezas artesanales. Muchos destilados y cocteles clásicos y los de la casa. El Mata Street que está preparado con ron, cacao blanco, licor de plátano y unas rodajas de plátano macho.  El Ahuizote, es un coctel servido con jarrito y mezcal, escarchado con piquín.

¡No lo pienses más y date una vuelta este fin de semana!

 

 

 

Mata Comedor Cantina

Dónde: Filomeno Mata 18, planta alta, Centro Histórico.

Cuándo: lunes a jueves de 13:00 a 23:00; viernes a sábados de 13:00 01:00; domingo de 13:00 a 20:00.

Cuánto: $150 – $300

Sitio web // Facebook // Instagram

Un banquete de delicias mexicanas en el Festival del Tamal y el Atole de las Adelitas
MXCity
Por si la Feria no te satisface, aquí está el Festival del Tamal y el Atole de las Adelitas Empresarias, que seguro sacia tu exigente apetito.

¡Más oportunidades para atiborrarte de exquisitos manjares mexicanos! Las Adelitas Empresarias organizarán el increíble Festival del Tamal y el Atole.

 

Las Adelitas Empresarias son una firma mexicana conformada por mujeres, comprometidas con la difusión y fomento de todo lo mexicano. Desde Tlaxcala, su singular marca de emprendimiento promueve proyectos diversos para mostrar al mundo lo más hermoso de nuestro país. En esta ocasión, las tradiciones y costumbres de México se verán representadas en la edición 17 de su Festival del Tamal y el Atole.

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

 

Como todos sabemos, los tamales son parte imprescindible de la gastronomía mexicana. Están presentes en todos lados: desde fiestas familiares, 15 años y comidas de trabajo hasta el Día de La Candelaria. Todos conocemos a la doña de la esquina que, apostada con su senda olla de tamales y su champurrado, hace de nuestras mañanas el comienzo perfecto de nuestro día.

Las Adelitas Empresarias están muy conscientes de esto y, por lo tanto, dedicarán dos días completos para celebrar este exquisito manjar. Además, la degustación de un tamal no está completa sin un buen vaso de atole. A principios de febrero, podrás probar más de 70 variedades de tamales y otro tanto en atoles y champurrados.

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

 

De hecho, en México existen más de 500 variedades de tamal; sin embargo, los más conocidos son solo 11. Cada estado tiene su advocación propia, y las Adelitas harán el esfuerzo de traer casi una centena a nuestras manos. Podrás darte vuelo con los conocidísimos tamales verdes, rojos de dulce y oaxaqueños, pero quedarás impresionado ante las otras decenas de opciones.

Desde tamales zacahuil, corunda y canarios hasta tamales nejos y de chipilín, saldrás del festival rodando y con varias carretillas para llevarte a casa. En cuanto a los atoles, los encontrarás de todos los sabores imaginables: guayaba, maracuyá, cajeta, lechera, arroz, champurrado, almendra, nuez y muchos más. Además, podrás adquirir textiles y artesanías de varios estados de la República, en trato directo con los artesanos.

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

Por si esto fuera poco, habrá concursos, presentaciones musicales y conferencias. A continuación, desglosamos el programa de los dos días:

 

Sábado 1 de febrero                                                                                            

11:00 – Espectáculo musical                                                                                           

12:30 – Concurso “El catador de tamales”                                                                   

14:00 – Espectáculo de baile regional                                                                           

15:30 – Conferencia magistral: los tamales y la gastronomía prehispánica.        

17:00 – Espectáculo musical       

 

 Domingo 2 de febrero

11:00 – Espectáculo musical

12:30 – Espectáculo musical

14:00 – Concurso “El catador de atoles”

15:30 – Concurso de tamales

17:30 – Espectáculo musical

 

Procura llevar tus propias bolsas y recipientes, ya que no se usará ningún tipo de plástico ni de materiales desechables. ¡El Festival del Tamal y el Atole de las Adelitas Empresarias te espera!

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

 

adelitas-empresarias
Imagen de: adelitas-empresarias.com

 

Dónde: Huerto Roma Verde; Jalapa 234, Roma Sur.

Cuándo: sábado 1 y domingo 2 de febrero, de 10:00 a 19:00 horas.

Cuánto: entrada libre.

 

Aquí el otro magno evento tamalero en la CDMX: la Feria del Tamal en Coyoacán.

*Imagen destacada de: El lugar de Beatriz

Un paraíso de tamales, atole y champurrado en la Feria del Tamal 2020
MXCity
No te puedes perder de la asombrosa Feria del Tamal 2020. Ven a disfrutar de este exquisito manjar en el Museo Nacional de las Culturas Populares.

En México no nos tomamos el día de la candelaria a la ligera y la Feria del Tamal es prueba de ello; ven a conocerlo.

 

Uno de los platillos más representativos de México es el tamal. El tamal es considerado un platillo de gran valor, no solo por su sabor sin igual, sino también por ser un legado gastronómico de nuestros ancestros.

 

Imagen de: Instant Pot Recipes

 

 Se dice que en la época prehispánica los indígenas ofrecían tamales a sus dioses como muestra de benevolencia. Y, por si no lo sabías, la palabra tamal proviene del náhuatl tamalli y significa envuelto.

 

Imagen de: El Sol del Bajío

 

Este exquisito platillo forma parte de nuestras tradiciones gastronómicas. Además, es un elemento importante en fechas especiales. No puede faltar en los bautizos, las reuniones familiares, las comuniones y cumpleaños. Pero, sobre todo, es la comida típica del día de La Candelaria. El 2 de febrero es, por excelencia, el día de la tamaliza, así que, si fuiste uno de los afortunados en sacar al niño en la rosca de reyes, la Feria del Tamal es una buena opción para conseguir los tamales.

 

Imagen de: Letra Roja

 

La Feria del Tamal se ha convertido en una tradición que hoy día se realiza cada año. En su edición 28, el Museo Nacional de las Culturas Populares nos ofrece la oportunidad de vivir una increíble experiencia gustativa. Con más de 50 estantes, puedes darte el lujo de probar de este platillo es sus múltiples versiones, tanto nacionales como internacionales. Por si fuera poco, podrás acompañarla de un delicioso atole, champurrado o arroz con leche. Así que ve preparando tu estómago y disfruta de la Feria del Tamal 2020.

 

Imagen de: Independiente de Hidalgo

 

Dónde: Museo Nacional de Culturas; Av. Miguel Hidalgo 289, Del Carmen.

Horario: 28 de enero – 2 de febrero del 2020, a partir de las 10:00 hrs.

Costo: entrada gratuita.

 

Aquí te dejamos otra maravilla gastronómica mexicana: la flor de calabaza.  

*Imagen destacada de: El siglo de Torreón