Brutalismo en la Ciudad de México, 10 formidables edificios
MXCity
Estos edificios brutalistas son cuerpos que invaden bosques y zonas urbanas integrándose bien al terreno que los rodea y creando diversas atmósferas en la ciudad.

El Brutalismo arquitectónico es uno de los sellos distintivos de nuestra Ciudad.

 

La arquitectura brutalista no puede pasar desapercibida, ya que es difícil esconder gigantes de concreto u otros materiales que dan la impresión de estar detenidas en la idea de un futuro distópico imaginado en el pasado. Cada uno de los elementos que los conforman están hechos con materia en su forma más pura, no es casualidad que la palabra brutalismo venga del término en francés béton brut que literalmente significa “concreto crudo”.

El brutalismo es, en efecto, una estética donde nada quiere ser más de lo que es, y nada lo es. El concreto es concreto, el ladrillo es ladrillo, la piedra es la piedra, y hay una belleza honesta en eso. Hoy en día, la discusión sobre los valores estéticos de la arquitectura brutalista está de nuevo sobre la mesa. 

 

 

Este estilo es derivado del movimiento moderno que tuvo su auge en México entre los 60 y los 80, cuyo rasgo característico es el acabado “en bruto” de los materiales de la obra. Algunos reconocidos arquitectos, como Teodoro González León, Orso Núñez Ruiz-Velasco, Pedro Ramírez Vázquez y Abraham Zabludovsky, fueron promotores de esa arquitectura institucional.

La Ciudad de México es un escaparate de edificios brutalistas, que tuvieron poco éxito entre la población, pero que hoy en día son una afortunada sorpresa urbana que le pone pausa a lo cotidiano y te da un momento para ver hacia arriba y pensar que en esta ciudad basta tener los ojos abiertos para maravillarte. A continuación una lista de los edificios brutalistas más hermosos de la capital:

 

El Auditorio Nacional

Av. Paseo de la Reforma 50, Miguel Hidalgo.

 

 

Su construcción se concluyó en 1953 y en 1989 fue cerrado al público para su remodelación integral, hecha por los arquitectos Abraham Zabludovsky y Teodoro González de León.  El edificio fue ampliado en su capacidad, se le revistió su fachada tratada con martelina (sello de las obras de ambos arquitectos), se mejoraron instalaciones en general y fue provisto de mejoras acústicas​ y equipo escénico. Al finalizar la remodelación, quedó como un recinto de excelencia internacional, tanto para los artistas como para el público.

 

Centro Cultural Universitario

Insurgentes Sur 3000, Col. Universidad Nacional Autónoma de México, Coyoacán.

 

 

Enclavado en la reserva ecológica del pedregal de Santo Domingo, al sur de Ciudad Universitaria, se encuentra este conjunto arquitectónico diseñado por Orso Núñez Ruiz-Velasco y Arcadio Artis Espriu. Está integrada por varias salas, una Biblioteca y Hemeroteca y el Centro de Estudios sobre la Universidad. Núñez decidió utilizar el concreto en sus elementos estructurales y en las superficies de fachada, explorando la plasticidad de los edificios, además de propiciar variaciones tonales en fachadas, columnas y pisos a través de los agregados, como la huella que imprime la cimbra en el concreto y el efecto de la luz solar sobre los volúmenes.

 

El Colegio de México

Carr. Picacho-Ajusco 20, Fuentes del Pedregal.

 

 

Este edificio es fiel representante de la arquitectura brutalista mexicana de los años setenta, que ha sido sede de uno de los centros de educación de posgrado de mayor tradición en México. Se trata de una topografía sumamente irregular por tratarse de las faldas del cerro del Ajusco -cubiertas miles de años atrás por la lava del Xitle– y con esta premisa, los arquitectos buscaron la forma de adaptarse al terreno.

 

Embajada de Japón en México

Paseo de la Reforma 243, Torre Mapfre, Piso 9, Cuauhtémoc.

 

 

En este proyecto participaron dos maestros importantes del estilo moderno internacional, el arquitecto japonés, ganador del premio Pritzker, Kenzo Tange y el célebre arquitecto mexicano, Pedro Ramírez Vázquez. Esta colaboración también contó con la presencia del mexicano Rosen Morrison y logró mostrar la dignidad de la cultura oriental en el occidente. La Embajada de Japón en México fue construida en 1976, es una muestra de la concepción de proyectos conjuntos que lograron reunir a dos culturas tan diferentes y al mismo tiempo tan representativas de la arquitectura moderna.

 

Museo Universitario de Arte Contemporáneo

Insurgentes 3000, C.U., 04510 Ciudad de México.

 

 

El terreno donde se construyó el museo era un estacionamiento, de modo que el proyecto arquitectónico a cargo del arquitecto mexicano Teodoro González de León, en colaboración con un equipo interdisciplinario, cuyo edificio suma un total de 13,947 metros cuadrados de construcción en dos niveles, de los cuales 3,300 constituyen los espacios de exhibición.1 Éste fue reubicado al sótano, debajo de una nueva plaza principal que sirve como vestíbulo para todo el Centro Cultural. En esta plaza se reubicó La Espiga, escultura de Rufino Tamayo.

 

Museo Rufino Tamayo

Av. Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec, Bosque de Chapultepec I Secc.

 

 

El diseño comenzó en 1972  y la construcción hasta 1979, dando como resultado un edificio que hizo merecedores al Premio Nacional de Ciencias y Artes, en el rubro “Bellas Artes”, a los arquitectos mexicanos Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky. Considerado como uno de los pocos ejemplos en México de arquitectura contemporánea destinada desde su proyecto original a la labor museística, el edificio se incorpora armónicamente al entorno gracias a su forma piramidal, lo que remite a la herencia arquitectónica prehispánica.

 

Casa Taller de Agustín Hernández

Bosque de Acacias 61, Bosque de las Lomas.

 

 

El taller y hogar de Agustín Hernández fue diseñado por él mismo el año 1975, en una zona boscosa del lugar escondido entre los árboles. Como si flotara sobre este barranco de 40 metros de altura, aparece esta inusual y monumental composición, que juega con la geometría y la gravedad, conformándose como una de las obras más importantes de este renombrado arquitecto mexicano; el lugar y la escultura donde el arquitecto vive, trabaja, observa y descansa.

 

Palma 555

Paseo de Las Palmas 555, Lomas de Chapultepec, Miguel Hidalgo.

 

 

Palmas 555 es un edificio que resalta en el paisaje urbano de la Ciudad de México por su especial volumetría y diseño innovador. Este edificio de uso corporativo fue diseñado y construido por Juan Sordo Madaleno junto con José Adolfo Wiechers y el José Ignacio de Abiega como Arquitectos Asociados en 1975.

 

Palacio de Justicia Federal

Niños Heroes 132, Doctores, Cuauhtémoc.

 

 

El Palacio de la Justicia es una magnífica fábrica creada por Juan Sordo Madaleno y José Adolfo Wiechers con la calidad emblemática y expresa material y conceptualmente el ágora ciudadana. La columnata o peristilio rectangular evoca quizás los espacios públicos de la polis, subrayando el lugar superior de la sede de los juzgadores. Rectilínea y poderosa alude a los pórticos marmóreos de la Hélade.

 

Torre Arcos Bosques Corporativo (Torre ‘El pantalón’)

Paseo de los Tamarindos No. 400 A, Bosques de las Lomas, Cuajimalpa.

 

 

Este edificio fue obra de González de León con José Francisco Serrano y Carlos Tejeda. Cuando concluyó su construcción, era el cuarto edificio más alto de la Ciudad de México y por su forma se convirtió en un icono de Bosques de las Lomas. Forma parte de la innovación arquitectónica que vivió esa parte de la Ciudad de México, a partir de que, el 28 de agosto de 1980, el gobierno local autorizó la construcción de edificios de más de 161 metros de altura en la sección XVII de Bosques de las Lomas.

Yo-Yo Ma estrenará el Proyecto Bach en el Monumento a la Revolución
MXCity
El violonchelista Yo-Yo Ma es considerado uno de los mejores instrumentistas del mundo y el próximo 26 de marzo presentará El Proyecto Bach en el Monumento a la Revolución.

Yo-Yo Ma, nacido el 7 de octubre de 1955, es un violoncelista chino-estadounidense. Nacido en París, pasó sus años escolares en la ciudad de Nueva York y fue un niño prodigio, actuando desde la edad de cuatro años y medio. Se graduó en la Juilliard School y en la Universidad de Harvard, y se ha presentado como solista con orquestas de todo el mundo. Ha grabado más de 90 álbumes y recibió 19 premios Grammy.

Además de las grabaciones del repertorio clásico estándar, ha grabado una gran variedad de música popular como la música bluegrass estadounidense, las melodías chinas tradicionales, los tangos del compositor argentino Ástor Piazzolla y la música brasileña. Ha colaborado con artistas como el cantante de jazz Bobby McFerrin, el guitarrista Carlos Santana, Sérgio Assad y su hermano Odair, y el cantautor y guitarrista James Taylor. El principal instrumento de rendimiento de Ma es un violonchelo Montagnana fabricado en 1733 y valuado en US $ 2.5 millones.

Ha sido Mensajero de la Paz de las Naciones Unidas desde 2006. Fue galardonado con la Medalla Nacional de las Artes en 2001, Medalla Presidencial de la Libertad en 2011, y el Premio de Música Polar en 2012. 

 

 

El violonchelista Yo-Yo Ma es considerado uno de los mejores instrumentistas del mundo y vendrá a México el próximo 26 de marzo para presentar El Proyecto Bach en el Monumento a la Revolución. La idea nació en agosto de 2018, cuando el intérprete comenzó un viaje de dos años para interpretar las seis suites de Johann Sebastian Bach para violonchelo sólo en 36 lugares de todo el mundo que acompañan a 36 fiestas culturales en seis continentes.

 

 

El recital está diseñado como un viaje motivado no sólo por la relación de seis décadas con la música, sino también por la capacidad de Bach para hablar con nuestra humanidad común en un momento en que nuestra conversación cívica a menudo se centra en la división.

De acuerdo con el violonchelista, “la música de Bach es un extraordinario ejemplo de cómo la cultura puede conectarnos, ayudarnos a imaginar y a construir un futuro mejor”.

 

 

Yo-Yo Ma – Proyecto Bach

Dónde: Monumento a la Revolución

Dirección: Plaza de la República S/N, Tabacalera, Cuauhtémoc, 06030 Ciudad de México.

Cuándo: martes 26 de Marzo, 19:30 horas

Entrada libre.

Descubre la sala de cine oculta que hay en el metro de la CDMX
MXCity
Disfruta de una proyección de cine en el Metro, que cada vez más ofrece servicios culturales para mejorar nuestros traslados.

Esta sala de cine exhibe una selección de películas independientes.

 

A todo gran fanático de las películas le gusta ir al cine y ver sus películas en una pantalla grande, bonita y con la mejor calidad de sonido. La experiencia cinematográfica no se compara con un televisor grande en casa, la experiencia de comprar un vaso, palomitas y estar con los amigos, pareja o solo a veces es mejor.

Pero a quién le importan poco los detalles del cine, y quiere pasar un rato en compañía de otras personas, mientras esperas a alguien, quizá, puedes tener una experiencia singular en el metro de la CDMX a un costado del Museo de la Caricatura Mexicana.

 

 

La sala fue inaugurada en el año 2017 por el entonces jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, como parte de las actividades de Cultura Metro. Este cine se encuentra en el transborde de la estación Zapata de la Línea 3, que va de Indios Verdes a Universidad y la Línea 12, que recorre Mixcoac a Tláhuac.

Al recordar los inicios del recinto, Vanessa Bojórquez López, titular del área de Cultura del Metro, explicó que al inicio la sala no contaba con asientos, por lo que la gente se sentaba en el suelo y fue así como decidieron colocar sillas en el lugar y luego adaptar las butacas.

 

 

 

La funcionaria detalló que a pesar de estar en las instalaciones del Metro, la sala de cine no utiliza ni un centavo de recursos públicos, sino que se mantiene del apoyo de instituciones, realizadores y artistas. “No les pagamos nada a los artistas o directores por que se presenten en las instalaciones o por que nos dejen transmitir sus documentales. Ni tampoco cobramos nada. Todo es por voluntad”, asegura.

El recinto cuenta con 35 butacas acomodadas en 3 las con espacio para el acceso a personas con alguna discapacidad y adultos mayores. La pantalla en donde se proyectan las películas mide 4 metros de largo por 2 de alto. El recinto, como he mencionado antes, lo podrás ubicar fácilmente ya que se encuentra a un costado del Museo de la Caricatura Mexicana.

 

 

 

Con tu boleto del Metro podrás ver una película en esta sala, y si tienes que irte, podrás realizar el viaje hacia tu destino sin problemas. Claro que no se proyectan cintas de estreno ni películas de gran relevancia por derechos de autor; pero puedes ver magníficos cortometrajes y películas independientes como los que propone el festival de cine Ambulante.

Las fechas y horarios de las películas y documentales que se proyectarán las puedes ver en el sitio de Eventos Culturales del Metro de la CDMX, así como otras actividades en sus diversas estaciones. Con esto, el sistema de transporte colectivo  Metro, nos permite trasladarnos hacia nuestro destino, también nos ofrece lugares culturales que no debemos desaprovechar. Si te encuentras por la estación Zapata date una vuelta a esta sala e invita a tus amigos.

 

 

De hecho, hay ocasiones que el éxito de la proyección es tal, que algunas veces los lugares se ocupan rápido, y la gente disfruta la película de pie. Toma en cuenta que no podrás llevarte tus palomitas o nachos de confianza porque el consumo de alimentos está prohibido por cuestiones de higiene. Para saber qué cintas se van a proyectar y los horarios, puedes consultar la cartelera en el sitio web del Metro, en el apartado de Eventos culturales; o bien, a través de las redes sociales.

Apenas el pasado 8 de marzo, con el estrenó del Festival Tiempo de Mujeres, se proyectaron varios cortometrajes conformados por al menos 30 documentales sobre perspectiva de género y feminismo. También se ha proyectado cortometrajes como el de Koltavanej, de la directora Concepción Suárez Aguilar, en el que la chiapaneca Rosa López relata, desde la cárcel, cómo fue detenida tras verse obligada a echarse la culpa de un crimen que no cometió.

 

 

Sala de cine en el Metro Zapata

Dónde: Zapata Línea 3 en el transbordo con Línea 12.

Cuándo: Consulta cartelera

Cuánto: $5 general

Un santuario de árboles colosales, el Parque Ejidal San Nicolás Totolapan
MXCity
El Parque Ejidal San Nicolás Totolapan se encuentra al suroeste de la Ciudad de México y forma parte del Eje Neo volcánico en la Sub provincia de Lagos y volcanes del Anáhuac.

En la Ciudad de México, por extraño que parezca, existen maravillosos santuarios naturales para disfrutar de la naturaleza en familia. Tal es el caso del Parque Ejidal San Nicolás Totolapan, ubicado en la delegación Magdalena Contreras, en el kilómetro 11.5 de la carretera Picacho Ajusco. El Parque es un magnífico santuario natural en medio de la ciudad, con todas las facilidades para el ecoturismo.

En 1998 se inaugura el Parque Ejidal San Nicolás Totolapan y es el primer proyecto social de turismo en la naturaleza desarrollado en el suelo de conservación de la Ciudad de México, con la visión de detener la mancha urbana en esta reserva natural con una extensión de aproximadamente 1,900 hectáreas de bosque templado frío.

 

 

 

 

El ejido de San Nicolás Totolapan, cuenta con una superficie de 2,303 hectáreas propiedad de 336 ejidatarios. Los bosques templados del ejido tienen una extensión aproximada de 1,700 hectáreas y se localizan en un rango altitudinal que va de los 2,700 msnm los 3, 740 msnm. Se encuentran ubicados al suroeste de la Ciudad de México y forman parte del Eje Neo volcánico en la Sub provincia de Lagos y volcanes del Anáhuac.

En este espacio existen prácticamente todos los servicios que un proyecto ecoturístico puede ofrecer: visitas guiadas, naturaleza, proyectos de conservación y educación ambiental, talleres creativos, granjas didácticas, viveros orgánicos, deportes extremos, ciclopistas, tirolesas, cabalgatas, observación guiada de flora y fauna, cabañas, áreas para acampar, seguridad, y todo a unos pasos de la gran urbe.

 

 

 

 

Los paseos por este bosque son una gratificante experiencia, sus senderos llevan al visitante a disfrutar de una diversidad de árboles; oyameles, pinos y cedros blancos son los que acaparan la escena. Asimismo, el lugar cuenta con una nutrida fauna donde conviven venados cola blanca, jabalíes, gatos monteses, zorros y zacatuches (conejos de los volcanes), junto con otros reptiles, aves e insectos muy diversos.

Entre las laderas escarpadas se descubren cañadas, arroyos, manantiales y una fabulosa cascada donde puedes refrescarte y disfrutar del encanto del entorno. En algún momento se llega al lago del parque, donde se puede pescar, de hecho, hay asadores donde puedes preparar los pescados frescos.

 

 

 

El paisaje lo dominan formaciones montañosas con laderas escarpadas y cañadas, por las que escurren los innumerables arroyos que caracterizan al ejido. Tienen una orientación dominante hacia el norte lo cual ha favorecido el desarrollo de impresionantes bosques de coníferas principalmente de oyamel.

Se presentan anfibios y reptiles como las salamandras el falso escorpión y el camaleón carnudo. Es extraordinaria la diversidad de aves que existen en estos bosques tanto como residentes como migratorias, así como endémicas de México, tales como el búho carnudo, la gallina de monte, entre muchas otras. Es posible encontrar pequeños roedores como ratas de campo, liebres, tejón, tlacuache, víbora de cascabel, coyote, tuza y cuervo.

 

 

 

La vegetación dominante en el ejido San Nicolás Totolapan corresponde a bosques de clima templado frío entre los que se encuentran encinares, bosques mixtos, pinares y principalmente oyameles, los cuales son la vegetación emblemática del parque. Las especies dominantes son el Abies religiosa y diversas especies del genero Pinnus, distribuyéndose de las partes bajas a las más altas.

 

 

 

Parque Ejidal San Nicolas Totolapan

Dirección: Picacho-Ajusco 5, Panoramica, 14749 Ciudad de México, CDMX

Horario: lunes a domingo 8 am a 5pm

Teléfono: 01 55 8156 8451

Alumnos de la UNAM crean pequeña vivienda con sistema de sustentabilidad
MXCity
Esta pequeña vivienda está orientada al ahorro de agua y energía, el confort, la accesibilidad, la seguridad y la creación de un desarrollo económico y social.

La vivienda de la ciudad se reinventa en un espacio de 12.5 m2.

 

Una de las necesidades básicas de todo ser vivo es la vivienda, pero para el grueso de la población cada vez se hace más difícil cubrir esta necesidad. Sin mencionar que a esto debe sumarse la idea de aprovechar inteligentemente los recursos naturales y la preservación del medio ambiente a favor de las generaciones futuras.

Muchos diseñadores de viviendas están comenzando a adoptar sistemas que optimicen el uso de aguas recicladas o de lluvia, al igual que métodos alternativos para obtener o generar energía y el calentamiento del agua,

 

 

Es por ello que si se cuida el diseño inicial de la obra es posible tener un ahorro en la cantidad de desperdicios durante la construcción inicial y se reducirá la necesidad de realizar modificaciones posteriores. Generar viviendas sustentables es el gran reto del nuevo urbanismo, ya que esto implica una serie de aspectos que parecen muy teóricos pero que en la vida real no son tan complicados de conseguir.

Es así que los nuevos diseños de viviendas cada vez más utilizan ecotecnologías para la vivienda sustentable, tales como materiales térmicos y aislantes, focos ahorradores de energía, celdas solares, microsistemas para tratamiento de aguas grises, sanitarios ecológicos, captación, almacenamiento y re-uso de aguas pluviales.

 

 

En una ciudad donde el uso de suelo es cada vez más caro y menos accesible, el fenómeno de la vivienda intraurbana requiere desarrollos innovadores. Si bien por muchos años la solución de varias instancias, sobre todo gubernamentales, fue el establecimiento de unidades habitacionales en la periferia de grandes metrópolis, ahora un grupo multidisciplinario de la UNAM propone volver la vista a la problemática y contribuye a la discusión a través de un proyecto que han bautizado como Vivienda Industrializada Sustentable (VIS).

Un grupo multidisciplinario de la Universidad Nacional Autónoma de México diseñó el proyecto de Vivienda Industrializada Sustentable (VIS), que consiste en un hogar de 12.5 metros cuadrados como respuesta al cada vez más caro uso de suelo de la metrópoli. Pero no solo se trata de un espacio pequeño para el uso de la vivienda, esta lugar además cuenta con cuenta con sistemas de sustentabilidad que la dotan de autonomía y tiene manufactura industrial, contrario a la forma en la que se conciben los inmuebles actualmente.

 

 

 

Con VIS se haría frente al impacto ambiental, se facilitaría la compra de una casa en la ciudad y se sortearían los problemas del uso de suelo. De acuerdo con el urbanista Enrique Soto, asesor del proyecto, actualmente existe un problema por el valor del uso del suelo que dificulta a las nuevas generaciones a “acceder a una mejor localización dentro de la urbe”.

Es por ello, que el proyecto consiste en una casa compacta y móvil, con un peso de no más de 3.2 toneladas.  A pesar de sus reducidas dimensiones, la vivienda está diseñada para brindar una sensación de espacialidad amplia, además de estar completamente equipada con lo necesario para la habitabilidad de un máximo de dos personas ofreciendo, además, una opción a los nuevos modelos de familias unipersonales o de parejas sin hijos. Esta vivienda está diseñada para poder brindar una sensación de espacialidad amplia y está equipada con lo necesario para la habitabilidad de un máximo de dos personas: cocina, sala-comedor, baño y una recámara con cama matrimonial.

 

 

Estas casas podrían adquirirse con un precio de entre 350 mil y 380 mil pesos e incluye:

– Refrigerador

– Estufa

– Parrilla eléctrica

– Colchón

– Paneles solares

 

 

 

El VIS busca estudiar alternativas que traten de entender la ciudad y la forma de habitar en la ciudad, con el propósito de poder regresar a las ciudades, pero con los factores de dificultad que hoy tenemos, como la carencia de suelo urbano, o los altos costos de tierra.

Así, además de hacer frente al impacto ambiental, se facilitaría la adquisición de una casa al interior de la urbe, sorteando los problemas del costo de suelo. El grupo coordinado por Carrasco Mahr, que integra principalmente a arquitectos e ingenieros, tanto académicos como alumnos de licenciatura y posgrados, contó para el desarrollo de la iniciativa con el apoyo del Conacyt, a través del Fondo de Sustentabilidad Energética.

 

Vivienda Industrializada Sustentable (VIS CASA UNAM)¡Hola! El equipo multidisciplinario de Vis UNAM te invita a visitar el prototipo 1:1 Conoce nuestro proyecto sobre espacios mínimos en vivienda sustentable y su proceso constructivo. ¡CONOCELA!…Nuestro horario de visita es de LUNES a VIERNES de 9:00 am – 6:00 pm. ¡TE ESPERAMOS!

Posted by Vis Unam on Friday, November 23, 2018

 

El proyecto busca acercarse al sector empresarial para poder ser vendida en tiendas de materiales para el hogar, donde podría ser posible su personalización. Y si la industrialización lo permite, es posible mejorar los aspectos como la personalización o una variedad de gamas.

Como su producción sería en serie y en masa, sería muy fácil sustituir partes dañadas. Pero, el paso más importante será el de alcanzar la aceptación social, que hasta ahora han podido comprobar mediante unas 350 encuestas que arrojan una aprobación de más del 80 por ciento. Con esto será posible cambiar la concepción de cómo se habita la ciudad y pensar en la optimización de recursos y del espacio ocioso.