Arte y Cultura
La pirámide de Santa Cecilia Acatitlan, un asombroso adoratorio a Huitzilopochtli
MXCity
Acatitlán es una zona arqueológica de la cultura azteca temprana ubicada en la ciudad de Santa Cecilia, en Tlalnepantla de Baz, a 10 km de la Ciudad de México.

Acatitlán (en náhuatl: Acatitlan, ?Lugar entre las cañas?) también se traduce como “carrizal” es una zona arqueológica probablemente iniciada por la cultura tolteca o chichimeca, y se ubica en el pueblo de Santa Cecilia, municipio de Tlalnepantla de Baz en el Estado de México, a 3 kilómetros de Tenayuca y a 15 minutos de la cabecera municipal, con una población de 3 mil habitantes aprox. En la antigüedad se ubicaba en la orilla norponiente del gran Lago de Texcoco donde crecían innumerables carrizos por toda la zona. Se encuentra en la parte baja del cerro de la Corona y Picacho de la Cruz.

A diferencia de la gran mayoría de zonas arqueológicas, en Santa Cecilia se puede apreciar el templo principal coronando el basamento piramidal principal, ya que en la década de los sesenta los arqueólogos decidieron reconstruirlo para mostrar como fue probablemente.

Este sitio fue uno de los numerosos centros ceremoniales situados alrededor de los lagos de la Cuenca de México que dependían de algunas de las capitales que integraban la Triple Alianza. Por su ubicación y su relación con Tenayuca, es muy probable que Acatitlan, "entre las cañas", fuera como aquél, dependiente de Tlacopan, el actual Tacuba.

Desafortunadamente, el crecimiento de la zona metropolitana cubrió la mayor parte del sitio, de hecho de su centro cívico ceremonial sólo se conserva el Templo Mayor, y no existe información sobre su extensión ni sobre las características de otras áreas del sitio. Aun así es posible suponer que su economía estuvo basada en la agricultura y en la explotación de los recursos que ofrecía el lago. Las características de la arquitectura y la escultura encontrados en el sitio dan cuenta de su importancia en el Posclásico Tardío aunque el hecho de que no se le mencione en las fuentes del siglo XVI parece indicar que para el momento de la conquista española había perdido importancia o incluso había sido abandonado.

De acuerdo con los vestigios encontrados, en diferentes lugares aledaños, se supone una amplia ocupación, pero cuya parte más importante es la pirámide como centro ceremonial.

Los primeros reportes de los vestigios se dieron en 1923-1924, pero no fue sino hasta 1961 que, a través de la Dirección de Arqueología se localizó un montículo de piedra y tierra con características semejantes a las de otros centros ceremoniales sujetos a Tenochtitlan.

La pirámide de Santa Cecilia Acatitlan actualmente sobrevive como único basamento cuadrangular que, posiblemente, fue una de los principales estructuras del sitio. Está formada por una amplia escalinata con templo en su parte superior. Se piensa que, al igual que en Tenayuca, estaba dedicada al culto de Huitzilopochtli. Se estima que el método de construcción fue el típico de estructuras sucesivas, una encima de otra, y se han detectado por lo menos ocho épocas sucesivas.

La pirámide que se aprecia hoy en día es una de las estructuras interiores bastante bien conservada. En la parte superior se encontraba un templo dentro del cual se hacían sacrificios, y se quemaba incienso. El techo era alto e inclinado, de donde sobresalen piedras redondeadas a manera de clavos que simbolizan las estrellas.

La base de esta pirámide es rectangular, y sus medidas son 17 metros en los lados norte y sur, y 27 metros en los lados oriente y poniente. El material con el que se hizo la construcción es similar a la de Tenayuca y cuenta con una altura de 8 metros. También se encuentran superposiciones tanto en la pirámide como en las plataformas que están frente a ella, una construcción muy semejante, en general, al Templo Mayor, pero evidentemente anterior a éste.

Las estructuras exteriores fueron retiradas y muchas de sus piedras usadas para construir la iglesia que se encuentra a un lado y que data de finales del siglo XVI. En 1962, el arquitecto y arqueólogo Eduardo Pareyón Moreno reconstruyó y consolidó el basamento piramidal y reconstruyó el templo que lo corona. El Instituto Nacional de Antropología e Historia consideró que debido a la pobreza del material localizado, habría de ser muy conveniente realizar una reconstrucción total del basamento y de como pudo haber sido un teocalli en su época de esplendor indígena. La reconstrucción requirió de fuertes apoyos económicos que aportó la Representación de la Colonia Alemana en México, a petición de los integrantes de la Junta de Mejoramiento del pueblo.

El Templo Mayor, es un basamento piramidal con, por lo menos, cuatro épocas constructivas que se aprecian con claridad. Del edificio correspondiente a la última etapa queda poco pues fue desmantelado desde la época colonial, cuando los habitantes del poblado la utilizaron para levantar sus casas y otros edificios. Esto se puede apreciar en algunas casas de los alrededores y en la pequeña iglesia de finales del siglo XVI, situada frente al monumento prehispánico.

Lo que queda de aquella última etapa indica que el edificio debió ser de proporciones monumentales. El basamento que ahora se observa prácticamente completo corresponde a la segunda etapa constructiva. Cabe señalar que fue reconstruido en su mayor parte durante la exploración del lugar con el propósito de mostrar al visitante la apariencia que tenían en la época prehispánica los templos principales. Para tal fin se recurrió tanto a la evidencia arqueológica como a las crónicas y las representaciones en códices. Estos templos contaban con basamentos escalonados con dos escaleras, separadas por alfardas, que conducían a dos templos situados en la cima, cada uno relacionado con un rumbo, norte y sur, y dedicado a una deidad, Tláloc y Huitzilopochtli, respectivamente.

En tanto que del templo del lado norte sólo se restauró el basamento, de una época previa a la del sur, este último fue ampliamente reconstruido al grado que sobre él se levantó un templo cuyos elementos se basaron en algunas maquetas de barro mexicas que representan templos.

Fotografía: Santiago Arau

Anexo a la zona arqueológica existe un museo de sitio operado por el INAH inaugurado en 1961 y reabierto hasta 1994 llamado Museo “Doctor Eusebio Dávalos Hurtado”, en honor a que éste arqueólogo y Director del INAH, quien brindó un gran apoyo a los pobladores para que se llevaran a cabo las exploraciones de la pirámide, asentada en un terreno de propiedad particular. Este terreno fue comprado a petición de los integrantes de la Junta de Mejoramiento Moral, Cívico y Material del pueblo de Santa Cecilia, presidida por el señor Jesús Baca Colín.

El saqueo de cientos de piezas prehispánicas había sido inclemente, por lo que miembros de la Junta vecinal y autoridades del INAH se dedicaron a efectuar los trámites necesarios para recuperar todas aquellas piezas localizadas en manos particulares o exhibidas en otros lugares para exhibirlas en este sitio.

El museo cuenta con cinco salas de exhibición dentro de la casa de adobe, cuyo origen data de 1832.?

Su acervo está compuesto por extraordinarios monolitos, esculturas y piedras labradas, así como de otros lugares de la zona de influencia mexica. Como parte del museo se exhiben una sala y una cocina típica de la época anterior a la revolución mexicana.

Santa Cecilia Acatitlan, zona arqueológica

Dirección: Calle Circuito Pirámide s/n, Tlalnepantla, Estado de México.

Acceso: Desde la Ciudad de México, por la calzada Vallejo o el Eje Central hasta Tenayuca, se toma la avenida Santa Cecilia-San Rafael hasta el pueblo de Santa Cecilia; o bien por la vialidad Jesús Reyes Heroles, tomar la avenida Santa Cecilia-San Rafael. En transporte público se accede por la línea 3 del Metrobus que corre de Lindavista a Tenayuca.

Horario: martes a domingo de 10:00 a 17:00 horas.

Costo de acceso: Entrada general 55 pesos.

Teléfonos: 01(722) 215-7080 / 01 (722) 215 8569 / 01 (722) 213 9581. Ext. 198031.

Villa Corona y el único Templo de Arena en el interior de una cueva
MXCity
Este curioso Templo de Arena fue construido por toda una familia durante muchos años en honor a la Virgen de Lourdes. 

Foto destacada: Wikipedia

El Templo de Arena es una de las excentricidades poco conocidas de Jalisco.

 

. . .

 

La Villa Corona es una ciudad que se remonta al siglo XVI, bastante después de Xopillín y sus primeros fundadores nahuas llegaron a un lugar hoy llamado La Huerta y que durante la Guerra del Salitre se refugiaron con otros grupos indígenas que fueron bien recibidos a 5 km al noreste del actual poblado.

A cambio de la hospitalidad brindada, algunas comunidades les legaron ofrendas  de los que hoy en día hay bastantes vestigios. Pero en el pasado este sitio se llamaba Tizapanito, y es un sitio turístico importante al contar con tres de los balnearios más reconocidos del estado.

 

@julioorozcolqn

 

 

En Villa Corona se ubica el templo de la Virgen del Rosario construido por frailes franciscanos, cuya construcción se inició en 1624, además de la iglesia de Nuestra Señora de Lourdes, el Templo de la Inmaculada, el Templo Franciscano de Atotonilco el Bajo, y la antigua hacienda de Estipac construido en 1890, entre otros.

Pero lo que más privilegia el gran Valle de Ameca, que cuenta con varios puntos de interés como haciendas y balnearios. Pero justo subiendo una pequeña cuesta al final de la calle principal, se encuentra un tesoro de Villa Corona: el Templo de Arena. Este sitio es propiedad de Juan Navarro, un hombre mayor que heredó la iglesia construida en 1939 por su padre, Jesús Navarro.

 

@julioorozcolqn

 

Fueron muchas horas de excavación  las que tomaron para construir el templo de arena, hecho a pico y pala. Hay mucho frío ya que se trata de una cueva cavada a mano con picos y palas por la familia Navarro. Tiene unos 30 metros de largo, donde al final se aprecia una imagen de la Virgen de Lourdes, a quien se venera ahí.

Se cree que un veterano de la revolución mexicana siempre afirmó que la Virgen había llegado a Villa Corona en una visión en 1939 y le había pedido que construyera una capilla dentro de una colina en las afueras de Villa Corona.

 

@julioorozcolqn

 

 

A pesar de que podría parecido una tarea abrumadora, El Mayor Navarro puso manos a la obra, descubrió que en la colina estaba hecha de jal suave (ceniza volcánica y piedra pómez), y comenzó a excavar túneles a través de la roca. Y ya que la roca era "como arena", es que la capilla lleva ese nombre.

Cada uno de los pasajes tiene un techo arqueado, lo suficientemente alto y ancho para acomodar a las personas. Pero hay muchos pasajes de cuevas y no es solo un gran espacio. ¿Por qué El Mayor construyó de este modo con tantos pasajes?

 

@julioorozcolqn

 

Es que esos pasajes bellamente arqueados solían ser el hogar de la familia Navarro. Allí es donde vivían luego de llegar a Villa Corona desde Michoacán. "Algunas personas piensan que estas cuevas fueron creadas por la naturaleza", dijo Navarro, a un reportero de televisión Ahtziri Cárdenas, quien entrevistó al Mayor en 2008.

Y continúa, estos pasajes  "fueron excavadas en la tierra por puro trabajo duro y mucho sudor, día tras día" con ayuda de toda su familia, entre ellos muchos niños de entre  doce o quince según a quién le preguntes.

 

@fco7930

 

La iglesia de sus sueños se hizo realidad hasta 1959 y fue visitada en 1963 por el presidente Lázaro Cárdenas. "Yo había hecho toda esta excavación durante años, pero siempre sin autorización", dijo Navarro, "y luego apareció el ex presidente Cárdenas y me dio el permiso."

En ese momento la capilla se llamaba La Capilla de las Cuevas, pero el expresidente mexicano sugirió que Navarro le diera un nombre relacionado con Lourdes, que en esos días, era muy popular entre los católicos. Lo que sucedió es que no hubo interés por la capilla ni los sacerdotes quisieron oficiar misa en el sitio. Ahora son los nietos del Mayor Navarro quienes se han hecho cargo del proyecto, y aunque ingresar a la capilla es seguro, los túneles albergan murciélagos que comen insectos; y su guano puede albergar hongos, malos olores y resultar en enfermedades si hay una exposición prolongada.

 

@julioorozcolqn

 

Templo de Arena en Villa Corona

Dónde: Manuel M. Dieguez 257, Calpache, 45730 Villa Corona, Jal.

Cuando: lunes a viernes de 16:00 a 20:00 p.m. domingos de 10:00 a 20:00.

Cooperación voluntaria

Arquitectura mexicana inspirada en la gran cultura prehispánica
MXCity
Ejemplos arquitectura mexicana que han utilizado inspiraciones, elementos e ideas prehispánicas para su edificación.

Foto destacada: Museo Frida Kahlo

La arquitectura prehispánica sigue estando presente en estos fascinantes edificios modernos.

 

. . .

 

El arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright, es uno de los artistas que funciona muy bien como ejemplo de cómo las formas arquitectónicas prehispánicas pueden integrarse en la arquitectura moderna. Sus edificaciones hacen visible la arquitectura prehispánica y las diversas formas de hacerla presente. Pero existen otros ejemplos de arquitectos mexicanos que también han integrado estos elementos, de forma sutil o no, creando sitios impresionantes.

Aquí te dejamos algunos ejemplos de nuevas edificaciones con inspiración prehispánica.

 

 

Casa Taller de Agustín Hernández

 

Arquitectura y empresa

 

Agustín Hernández se inspiró en Monte Albán y Teotihuacán, para construir esta casa taller en un terreno empinado. La escalera remite al observatorio de Chichen Itzá, y sugiere dos pirámides ensimismadas una con la otra. De hecho, su obra se ha caracterizado mezclar lo moderno con edificaciones mesoamericanas.

Dónde: Bosque de las Lomas, Ciudad de México.

 

 

Museo de Antropología

 

Uno tv

 

Diseñado por Pedro Ramírez Vázquez, Jorge Campuzano y Rafael Mijares Alcérreca en 1964; este imponente edificio con 23 salas para exhibiciones en un área de 79,700 metros cuadrados que rodean un patio con un enorme estanque y una gran sombrilla cuadrada de hormigón sostenida por un solo pilar delgado. En efecto, "El Paraguas", del centro del patio, resalta el mestizaje como factor de identidad nacional, la vocación mexicana por la paz y las etapas históricas del país.

Dónde: Av. Paseo de la Reforma s/n, Polanco, Bosque de Chapultepec I Secc, Miguel Hidalgo.

 

 

Ciudad Universitaria (CU UNAM)

 

Rincones de México

 

La Biblioteca Central es parte del trabajo de Juan O´Gorman quien incluyó dos preciosos murales que se encuentran al frente, cada uno del lado de unas escalinatas. Fueron hechos con la misma piedra con la que está conformado el muro. Es una gran serpiente que sobresale de la pared,  y la Torre de Rectoría con murales de David Alfaro Siqueiros, son algunos de los sitios de inspiración prehispánica. Entre muchos sitios más de CU, el Espacio Escultórico es un círculo de 120 metros de diámetro que simula la imagen cósmica del mundo prehispánico.

Dónde: Av. Universidad 3000, Circuito Exterior S/N Delegación Coyoacán.

 

 

Museo Anahuacalli

 

Museo Frida Kahlo

 

Este museo imita un teocali, una “casa de energía”; que además se construyó con piedra volcánica tomada del terreno proveniente de la erupción del Xitle y diversos elementos arquitectónicos indígenas para conocer las raíces prehispánicas. Este museo uno de los edificios en los que es más visible la inspiración de las culturas prehispánicas; además, diseñado por el gran muralista Diego Rivera y con una asombrosa colección de piezas precolombinas de la arquitectura teotihuacana y mexica.

Dónde: Museo 150, San Pablo Tepetlapa, Coyoacán.

 

 

Museo Tamayo

 

Vértigo político

 

El Arquitectos Teodoro González de León y Abraham Zabludovsky incorporaron esta estructura que remite a la herencia arquitectónica prehispánica en medio del bosque de Chapultepec. Para esta obra, se visitaron diversos museos alrededor del mundo, incluso se diseñó en 1972 pero se comenzó a edificar hasta 1979 y concluyó en 1981. El resultado hizo merecedores a los arquitectos al Premio Nacional de Ciencias y Artes.

Dónde: Av. Paseo de la Reforma 51, Polanco, Bosque de Chapultepec I Secc, Miguel Hidalgo.

 

 

Estadio Olímpico Universitario (CU)

 

Fundación UNAM

 

 

También en Cu, este estadio estuvo a cargo de Augusto Pérez Palacios, Jorge bravo y Raúl Salinas, quienes lo diseñaron para imitar el cráter del volcán del Xitle. Hay un mural de Diego Rivera (de hecho pensó cubrir toda la parte exterior del estadio con murales pero murió antes de terminar el estadio).

Dónde: Av. de los Insurgentes Sur S/N, C.U., Coyoacán, CDMX.

 

 

Escuela de Artes Plásticas Benito Juárez

 

 

Arquitectura panamericana

 

Este es recinto ubicado en Oaxaca, y es una construcción del siglo XXI y se encuentra rodeado de taludes que aluden a los muros rocosos de Monte Albán, los cuales fueron levantados con materiales de desperdicio de la misma construcción. Ocupa una parcela de cerca de 13.000 metros cuadrados, en un espacio ocupado por un antiguo juego de pelota mixteca. En este sitio se aprovecharon grandes cantidades de tierra extraída en la construcción de una planta de tratamiento, y se ha creado un talud que integra el edificio en el entorno.

Dónde: Av. Universidad S/N. Ex-Hacienda 5 Señores, Universidad, Oaxaca de Juárez

Poderoso Reino Maya es descubierto en un pequeño municipio de Chiapas
MXCity
En la propiedad de un ganadero de Ocosingo Chiapas, fue localizada la capital perdida de un antiguo reino maya.

Foto destacada: Wikipedia

Lacanja Tzetal es una zona arqueológica que ya había sido descubierta pero que apenas está comenzando a ser bien estudiada.

 

. . .

 

Lacanja Tzeltal es un pequeño pueblo que se localiza en el Municipio Ocosingo, Chiapas, en donde hay menos de 200 hogares, y se han descubierto las ruinas de la capital de un reino conocido por las inscripciones mayas como Sak Tz’i ‘. En este sitio, se han dado diversos hallazgos y se ha encontrado un tesoro de monumentos mayas, uno de los cuales tiene una inscripción que describe rituales, batallas, una serpiente de agua mítica y la danza de un dios de la lluvia.

Lacanja Tzeltal, se cree, fue habitado por primera vez en el año 750 a. C. y luego ocupado durante más de 1,000 años. Aunque Sak Tz’i ‘no fue sitio más poderoso de los reinos mayas, y sus remanentes son modestos en comparación con Chichén Itzá o Palenque, es un sitio muy especial.

 

 

@pablitomuma

 

Sak Tz’i ‘sigue siendo un gran avance en nuestra comprensión de la política y la cultura mayas antiguas; ya que los residentes de Sak Tz’i ‘vivían en el campo cosechando una amplia variedad de cultivos y haciendo alfarería y herramientas de piedra. En este sitio, los arqueólogos encontraron los restos de un mercado de la ciudad se vendían diversos productos.

Estas edificaciones milenarias fueron localizadas en las tierras de un ganadero mexicano. El profesor asociado de Arqueología de la Universidad de Brandeis Charles Golden, en colaboración con el bioarqueólogo Andrew Scherer de la Universidad Brown y un equipo de investigadores de México, Canadá y Estados Unidos, comenzaron a excavar el sitio en junio de 2018.

 

Tesoro del mundo maya

 

@comecraneos

 

Aquí se encontró un tesoro de monumentos mayas, uno de los cuales tiene una importante inscripción que describe rituales, batallas, una serpiente de agua mítica y la danza de un dios de la lluvia. También encontraron restos de pirámides, un palacio real y una cancha de pelota.

 

@comecraneos

 

Desde 1994 se ha tratado de encontrar evidencia de Sak Tz’i, ya que era una ciudad nombrada en referencias e inscripciones encontradas en otros sitios de excavación maya. Este  reino también se menciona en esculturas alojadas en museos de todo el mundo.

A pesar de lo complejo de darle vida al lugar, este sitio se ha comparado con armar un mapa de la Europa medieval a partir de documentos históricos y leer sobre un lugar llamado Francia? En otras palabras, construir un sitio a partir de la poca información disponible, en lugar de descubrirlo.

 

@comecraneos

 

 

El centro de la actividad religiosa y política era la Plaza Muk’ul Ton  o Plaza de los Monumentos, un patio de 0,6 ha donde la gente se reunía para las ceremonias. Una escalera conduce desde la plaza a una plataforma elevada, donde los templos y los salones de recepción estaban dispuestos y los miembros de la familia real alguna vez tuvieron la corte y podrían haber sido enterrados.

 

 

La noticia digital

 

Al noreste de la ciudad se encuentran las ruinas de una pirámide de 14 m de altura y varias estructuras que sirvieron como residencias de élite y sitios para rituales religiosos. Por desgracia, Sak Tz’i ‘tuvo estuvo rodeada por estados más poderosos estando en constante amenaza de guerra e interrupciones de la vida cotidiana.

Pero en este sitio, los investigadores han encontrado evidencia de que la capital estaba rodeada por un lado por arroyos de paredes empinadas. Por otro lado, se construyeron muros de mampostería para mantener alejados a los invasores. Las inscripciones en un monumento hablan de una época en la que al menos una parte de la ciudad se incendió durante un conflicto con los reinos vecinos.

 

Price Travel

 

Una de las razones por las que Sak Tz’i ‘tiene tanto interés para los investigadores, es que la supervivencia de Sak Tz’i ‘ se debió a su capacidad para negociar y generar acuerdos de paz con sus vecinos, y en ocasiones para enfrentarse entre sí debido a su gran fuerza militar.

Hasta ahora se han encontrado docenas de esculturas entre las ruinas del sitio de Sak Tz’i ‘, aunque muchas han sido dañadas por saqueadores o degradadas durante milenios por la lluvia, los incendios forestales y la exuberante vegetación tropical.

 

 

Price Travel

 

 

La escultura mejor conservada es una tableta cuyas inscripciones cuentan historias sobre una serpiente de agua mítica, descrita en coplas poéticas como "cielo brillante, tierra brillante" y varios dioses ancianos cuyos nombres no se mencionan. Lo que sí se menciona son los relatos de la vida de algunos gobernantes dinásticos.

Otra inscripción habla de una inundación mítica, mientras que otras enumeran lo que probablemente sean fechas históricas de los nacimientos y batallas de varios gobernantes, incluido un rey llamado K’ab Kante ‘. Este entrelazamiento de mito y realidad es típico de las inscripciones mayas y tenía un significado especial para los antiguos escribas y lectores.

 

Brown Edu

 

En la parte inferior de la tablilla hay una figura real danzante. Los mayas creían que la realeza podía convertirse en uno o incluso transformarse en un dios. En este caso, el gobernante está vestido como el dios de la lluvia conectado a violentas tormentas tropicales, Yopaat. En su mano lleva un hacha que es el rayo de la tormenta, que tiene un aspecto deificado llamado K’awiil. En su mano izquierda, la figura lleva un guantelete de piedra o garrote utilizado en el combate ritual.

El espectacular museo que rechazó Atizapán de Zaragoza (FOTOS)
MXCity
La edificación del Nuevo Museo Tamayo en Atizapán de Zaragoza proyectaba una de las mayores creaciones del Estado de México.

Foto destacada: Archello

Este Museo nunca se llevó a cabo, pero es un proyecto que desea mantenerse con vida.

 

. . .

 

El Museo Nuevo Tamayo estaba pensando para ser construido en una ladera de Atizapán de Zaragoza, y un núcleo de educación, arte y cultura a nivel local, regional e internacional.

Por supuesto, lleva el nombre del gran Rufino Tamayo, que este está cumpliendo su aniversario luctuoso número 40, y tanto en la CDMX como en su natal Oaxaca, estará siendo homenajeado. En Mx, quisimos hacerle también un pequeño homenaje, rememorando la historia, con fotos, de la proyección de este alucinante museo.

 

 

Archdaily

 

La cruz del Tamayo

 

Archdaily

 

 

Han pasado más de 10 de años de que un impresionante museo iba a ser construido en el Estado de México, en una colaboración entre Bjarke Ingels y Michel Rojkind. De hecho, pudo ser un referente de la mayor infraestructura cultural en la entidad mexiquense y en México, pero está lejos de resultar. 

Se cree que el ayuntamiento que encabezaba el panista Gonzalo Alarcón en 2008 dio largas a la entrega del terreno de 10 mil metros cuadrados donde se edificaría este inmueble, pero al final no cedió el lote. Años después, la Procuraduría General de la República ejerció acción penal y del ex tesorero, Alberto Torres Almeida y al ex secretario municipal Wilfrido Torres González, por los delitos de fraude, peculado y ejercicio indebido del servicio público, por más de 50 millones de pesos; del cuál salió absuelto.

 

Archdaily

 

Rojkind, al conocer la negativa del ayuntamiento, señaló que Atizapán ya no tendría la oportunidad de tener este inmueble, y que el Instituto Nacional de las Bellas Artes (INBA) buscaría otro sitio para realizarlo. Pero a pesar del intentó de presión, lo cierto es que no existía otro lugar. A pesar de los años, la web rojkindarquitectos mantiene al Museo Tamayo Extensión Atizapán como proyecto y su estado sigue en propuesta?

 

Archdaily

 

 

“Como siempre se empieza con mucha prisa, dos o tres semanas para hacerlo. Nosotros estábamos en Copenhague y Michel (Rojkind) y  su gente en México. Teníamos prácticamente una colaboración de 24 horas y ganamos el concurso, pero después hubo elecciones y el nuevo alcalde de Atizapán (qué entró en funciones en 2009) no quería dar el terreno para el proyecto, que ha estado trabado hasta ahora”, señaló el arquitecto danés en entrevista para Obras en aquel momento.

“Creo que el patronato de  la Fundación Tamayo quiere regresar a los planes del Nuevo Museo Tamayo en 2012″, dijo Ingels, durante una visita que realizó a la Ciudad de México.

 

Archdaily

 

 

En teoría, existen varias posibilidades para retomar el proyecto: una sería seguir adelante con lo planeado y otra sería que se construyera el mismo proyecto, pero en un lugar diferente. “Creo que ambas son posibles. Incluso una tercera podría ser que Michel y yo trabajáramos en algo nuevo para una nueva ubicación”, explicó.

Bjarke Ingels precisó que aún no “ha platicado nada en específico” con Michael Rojkind, sobre el tema. Asimismo, destacó que “realmente” le gusta el proyecto actual, “porque la cruz es normalmente sólo un símbolo que únicamente es observado, pero aquí se convierte en un lugar público que ofrece vistas del Valle de Atizapán”.

 

¿Cómo iba a ser el Nuevo Tamayo?

 

Archdaily

 

 

 El Nuevo Tamayo está pensado para tener una forma muy fuerte y simbólica de la cruz, una interpretación directa de los estudios preliminares del programa del cliente que definieron la funcionalidad óptima del museo.

El concepto principal del museo es el de una "Caja Abierta", es decir que se despliega, abre e invita a los visitantes a entrar. El empaque, la restauración y el almacenamiento servirán como espacios culturales adicionales para que los visitantes comprendan las etapas por las que atraviesa una obra de arte para llegar a su destino específico.

 

Archdaily

 

Crear un museo en forma de cruz fue idea Rojkind Arquitectos, encargados de renovar la Cineteca Nacional, el Mercado Roma y darle vida al Museo del chocolate entre muchos otros grandes proyectos; quienes pensaron en el nuevo Tamayo en forma de cruz para definir la funcionalidad del sitio y aprovechar el museo como un mirador debido al terreno empinado, en donde los espacios exteriores e interiores proporcionaran una increíble sensación de estar en otro mundo.

La idea arquitectónica era crear un "espacio de arte contemporáneo para ser más importantes que el arte mismo". Además, su intención fue comprender la topografía de lugar, y equilibrar la forma, la función y el impacto visual de la ladera de Atizapán.

 

Archdaily

 

Esta obra no solo iba a ser un recinto cultural, sino un edificio que se mezclara en el entorno transformándose en un símbolo poderoso, controvertido, pero ideal para albergar este nuevo espacio.

La fachada se pensó para tener una sombra de ladrillo permeable que reduciría la necesidad de aire acondicionado y pensada para crear un precioso juego de luces y mucha ventilación natural con un diseño modesto pero inteligente y sostenible. Asimismo, el espacio de las salas de exhibición se pensó para los artistas, cono estructuras toscas, grandes luces y techos altos para brindar mucha libertad de expresión.

 

Archdaily

 

 

Archdaily

 

Archdaily

 

 

Archdaily

 

 

x