Gastronomía
12 restaurantes de la CDMX considerados tesoros de nuestra gastronomía
MXCity
Estos restaurantes mexicanos celebran nuestra gastronomía con ingredientes que harán de tu experiencia un momento mágico e inolvidable.

En estos restaurantes encontrarás los mejores sabores de la Ciudad.

 

La Ciudad México es considerada entre las mejores ciudades del mundo para cenas de lujo, a la par de ciudades como Nueva York, Singapur, Londres o Tokio. La comida mexicana ha cambiado y evolucionado al grado de convertirse en una de las mejores del mundo. Enrique Olvera, el chef de pujol se ha vuelto tan famoso como Thomas Keller o René Redzepi. Cada año, al menos un restaurante mexicano sale aparece en el ranking de los 50 mejores restaurantes del mundo.

La Ciudad de México y Lima en Perú, tienen una gran escena gastronómica con una lista sólida de estrellas en ascenso. Si quieres probar y conocer más sobre la gastronomía de la ciudad, estos restaurantes son los favoritos para encontrar los tesoros de nuestra gastronomía

 

Quintonil

 

 

Quintonil ha superado a Pujol en la lista de las 50 mejores restaurantes del mundo. La evolución desde 2013 hasta ahora es notable, no solo en el refinamiento culinario sino también más notablemente en el servicio y la hospitalidad. Quintonil es un restaurante un tanto informal y sin pretensiones que ocupa un piso de una sola planta, apenas tiene capacidad para 30 comensales y otros 20 en el patio trasero, en un lugar con el espíritu del legendario diseñador Luis.

+52 55-5280-1660, quintonil.com

Dónde: Newton 55, Polanco,

Cuándo: de 13:30 a 15:00  y cena a las 18:15 y 21:45

Cuánto: menú degustación desde $2,800

 

Pujol

 

 

El chef Enrique Olvera es el fundador y creador de las delicias de Pujol. Desde el 2000,, este restaurante aparece en las listas de los mejores restaurantes del mundo. Los sabores de Pujol parten de una reinterpretación de las raíces mexicanas, haciendo del maíz y su famoso mole madre protagonistas. Si aún no has comido en Pujol, la sugerencia es optar por el menú de degustación de seis tiempos con cuatro platos a elegir.

Dónde: Tennyson 133, Col. Polanco

Cuándo: Comida de 13:30 a 15:00; cena a las 18:15 y 21:45

Cuánto: menú degustación desde $2,900

 

Sartoria

 

 

Sartoria es actualmente el restaurante italiano de la Ciudad de México. El chef Marco Carboni, exalumno de Francescana de Massimo Bottura, ha creado una trattoria vibrante y contemporánea que ejecuta platos italianos clásicos con los mejores ingredientes de los productores mexicanos. Los elementos esenciales del menú incluyen carpaccio de pulpo, risotto de mariscos y ñoquis hechos a mano junto con una carta de vinos con vinos italianos extraordinarios a precios bastante buenos.

Dónde: Orizaba 42, Roma Nte.,

Cuándo: Martes a sábado, de 13:00 a 17:00 y cena de 19:00 a 23:00.

Consumo promedio: de $800 – $1500

 

Noso

 

 

Noso es un restaurante diseñado por Faci Leboreiro, donde se cocina comida mexicana contemporánea con influencias modernistas españolas. Es una experiencia maravillosa de un restaurante que va a creciendo y evolucionando muy rápido en este precioso espacio. 

Dónde: Avenida Presidente Masaryk 311, Polanco.

Cuándo: Lunes a domingo de 8:00 a 18:30

Consumo promedio: $500 a $900

 

El Mayor

 

 

El Mayor tiene una vista a las ruinas del Templo Mayor. Su menú está integrado por platillos mexicanos con un toque contemporáneo. Para comenzar, un trío de quesadillas jamás decepcionará, junto con un fideo seco. Puedes elegir de entre una gran variedad de carnes y guarniciones.

Dónde: República de Argentina 15, Col. Centro.

Cuándo: Lunes a sábado de 9:00 a 18:30; domingos de 10:00 a 18:30

Cuánto: $300-$400

 

Lorea

 

 

Los jóvenes chefs de México están impulsando la revolución culinaria de la Ciudad. El chef Oswaldo Oliva trabajó durante 7 años en Mugaritz en San Sebastián, y en El Celler de Can Roca en Cataluña antes de eso. Dejó Mugaritz en 2015 en el apogeo de su regreso a su hogar en la Ciudad de México para abrir Lorea. El restaurante ocupa una casa de varios pisos en Roma Norte, donde se ofrece menú de degustación de nueve platos o un menú de degustación aún más elaborado que continúa hasta que digas basta.

Dónde: Sinaloa 141, Roma Norte.

Cuándo: martes a sábado de 08:00 a 23:00

Cuánto: menú degustación desde $1800

 

Limosneros

 

 

Limosneros es una experiencia culinaria inmersiva en paredes de roca volcánica de más de 400 años de historia. Ofrece ingredientes y técnicas tradicionales de México con un toque contemporáneo. Un deleite a nuestros sentidos y pequeña muestra de la auténtica riqueza de la cocina Mexicana.

 Dónde: Ignacio Allende 3, Col. Centro.

Cuánto: Lunes de sábado de 13:30 a 22:00; domingo de 13:30 a 18:00.

Cuánto: $400 a $600

 

Mercaderes

 

 

Mercaderes cuenta con más de 200 etiquetas de vino en su cava, seleccionadas por el sommelier Víctor Hugo García Pérez. El 60% de las etiquetas son de vinos provenientes de Querétaro, Zacatecas, Coahuila, Baja California, Aguascalientes, Chihuahua y Durango. Te sugerimos reservar alguna de sus cenas maridaje, que realizan el último jueves de cada mes.

Dónde: Av. 5 de Mayo 57, Col. Centro

Cuándo: Domingo a miércoles 8:00 a 20:00; jueves a sábado 8:00 a 22:00

Cuánto: $400 a $550

 

Los Danzantes

 

 

Los Danzantes es uno de los restaurantes más típicos del barrio de Coyoacán. En cada bocado se puede disfrutar de los sabores más emblemáticos de México y especialmente Oaxaca. Los Danzantes es un debe de debe, y con vista al Parque Centenario del centro de Coyoacán. Recuerda pedir un mezcalito de entre la variedad que tienen disponible. No le pierdas a la pista a su temporada de bichos.

Dónde: Parque Centenario 12, Col. Villa Coyoacán

Cuándo: Lunes a miércoles de 12:30 a 23:00; jueves de 12:30 a 0:00; viernes y sábado de 09:00 a 0:00 y domingo de 9:00 a 23:00.

Consumo promedio: $500 – $950

 

Azul Histórico

 

 

Azul Histórico cuenta con una decoraron los árboles con luces rojas para ofrecer una vista espectacular del lugar por las noches. Este restaurante acerca la gran cocina mexicana a un mayor número de públicos por sus precios accesibles a una gran mayoría. Mes a mes, llevan a cabo un festival diferente en los que el tema es un ingrediente en particular como los hongos o el huitlacoche, o el chile en nogada.

Dónde: Calle Isabel la Católica 30, Col. Centro

Cuándo: Lunes a domingo de 9:00 a 23:00

Cuánto: $300 a $400

 

Hacienda de los Morales

 

 

Desde su fundación en 1526 la Hacienda de Los Morales ha ido cambiando, pero la historia permanece entre sus paredes. El restaurante tiene una capacidad para 240 personas y la decoración es un homenaje a la época colonial. Un lugar no debes perderte si quieres probar nuestra fascinante comida mexicana.

Dónde: Juan Vázquez de Mella 525, Col. Polanco.

Cuándo: Lunes a viernes de 7:00 a 0:00; sábado y domingo de 8:00 a 0:00

Cuánto: $300 a 500

Razones por las que Oaxaca ha sido declarado el mejor destino gourmet del país
MXCity
¿Cuáles son los platillos oaxaqueños que deberías probar de esta fascinante ciudad y del suroeste mexicano?

Foto destacada: sintesis.com.mx

Tradición,  bebidas y postres que puedes encontrar en esta ciudad culinaria.

 

. . .

 

Oaxaca ha sido premiada como una de las ciudades que ofrecen uno de los mejores destinos gourmet, debido a la calidad y trascendencia que tiene la gastronomía en el país y en el mundo.

Oaxaca fue elegida como el "mejor destino gourmet" de México por segundo año consecutivo en los Food and Travel Awards. A través de un comunicado, la publicación destacó que Oaxaca de Juárez, "cuyos sabores y tradiciones culinarias te hacen volver una y otra vez", fue elegida por la comunidad de votantes de todo el mundo.

El estado supero muchas más opciones como Mérida, Yucatán o Puebla como el lugar como el "mejor destino gourmet".

Y es que Oaxaca se distingue por su riqueza de ingredientes y platillos, lo que atrae a visitantes de diversas partes del país y del mundo, quienes con base a sus experiencias de viaje nominaron a la entidad en estos premios.

¿Pero qué es lo que hace de Oaxaca este gran destino gourmet? Aquí te lo decimos.

 

 

Cultura y tradición

 

 

La comida de Oaxaca tiene raíces indígenas de los grupos zapoteca y mixteca, que puede encontrarse en puestos callejeros, mercados y restaurantes. Durante mucho tiempo, ha sido considerado el epicentro de la cultura gastronómica tradicional de México, y parte de su riqueza gastronómica proviene de los numerosos microclimas que se encuentran dentro de las ocho regiones del estado.

 

 

Maíz, chiles y frijol

 

 

El maíz es un símbolo cultural y un fundamento de la identidad mexicana, y Oaxaca posee una cultura agrícola y culinaria basada en este ingrediente ancestral. Con más de 35 especies, entre ellas ancho, arrocillo, negro mixteco, zapalote y muchas más, Oaxaca siembra, cuida y alimenta a su gente con este grano ancestral.

 

 

Clima diverso

 

 

El estado tiene muchos climas y culturas, lo que contribuye a hacer de la cocina lo más variado en México. Además tiene zonas costeras con mariscos, en la región del Valle Central crece una amplia variedad de verduras y en el área cerca de Veracruz se ofrece un año de suministro de frutas tropicales.? Asimismo, tiene diecisiete grupos indígenas reconocidos que aportan sus propias tradiciones de cocina.

 

 

Moles oaxaqueños

 

 

Oaxaca es “La Tierra de los Siete Moles”, ya que cada una de las siete regiones del estado ofrece su propia versión creativa de este plato. Además, las recetas de mole oaxaqueño se han transmitido de padres a hijos durante generaciones. Hecho con manos llenas de tradición, este platillo es acompañado tradicionalmente de carne de guajolote y tortillas hechas a mano, aunque en la actualidad es más común encontrarlo acompañado de pollo.

 

 

Tlayuda

 

 

Las tlayudas son uno de los alimentos más populares, y básicamente es maíz prensado en tortillas gigantes con ingredientes que van desde manteca de cerdo sin refinar hasta frijoles refritos cremosos mezclados con hojas de aguacate y carne de su elección. Las tlayudas están disponibles en todo el estado en sus restaurantes de todos los rangos de precios y en vendedores ambulantes. Las tlayudas pueden variar mucho en su preparación pero todas son excelentes. El tasajo, otra delicia oaxaqueña, se sirve en las tlayudas.

 

 

Tamales

 

 

Envuelto en hoja de plátano y totomoxtle tiene un cuerpo regordete y complaciente que esconde en su interior los sabores más ricos de Oaxaca. Rellenos de frijol, mole, rajas, chapulines y otros guisados, los tamales se han convertido en el desayuno callejero por excelencia de la ciudad. Por otro lado, en Oaxaca, este delicado platillo se acompaña con una rica taza de café o un chocolate oaxaqueño, haciendo honor a su elaborada preparación.

 

 

Tejate

 

 

Es la bebida de los dioses, el tejate es un deleite para el paladar. Su preparación es a base de maíz y cacao. La mezcla incluye flor de tejate, semilla de cacao, semillas de mamey y harina de maíz tostada. Con un origen que data de la época prehispánica, el Tejate es una bebida deliciosa que refresca a cualquiera.

 

 

Chileatole

 

 

Esta bebida prehispánica es literalmente atole con chile, y su preparación es a base de granos de elote, chile de árbol, piloncillo, epazote, sal y agua. Depende del poblado oaxaqueño en el que te encuentres, el chileatole se puede servir en distintas presentaciones, pues hay quienes le agregan pollo para convertirlo en un platillo salado, o sustituyen el chile de árbol por el chile jalapeño.

 

 

Caldo de piedra

 

 

Otro platillo de origen prehispánico y Patrimonio Cultural intangible de Oaxaca, ya que simboliza unión, respeto y amor. El caldo de piedra consiste en pescado, cebolla, chile, jitomate, cilantro, epazote y agua. Estos ingredientes son depositados en una jícara, en donde se dejan caer piedras al rojo vivo, provocando una cocción casi instantánea.

 

 

El Pozol

 

 

El pozol, del nahuatl pozolli, es una bebida espesa, a base de cacao, maíz y es endulzado al gusto de quien lo consuma. Los mayas de Tabasco elaboraban esta bebida de cacao y maíz a la que llamaban buk’a o pochotl. Gracias a las rutas comerciales fue consumido y popularizado en diversas regiones de Oaxaca, convirtiéndose en una clásica bebida del estado.

 

 

Mezcal

 

 

El mezcal cuenta con Denominación de Origen, que protege la producción de esta bebida en los estados de Oaxaca, la cual abarca los 570 municipios del estado y existe una área específica denominada Región del Mezcal de Oaxaca. Este licor es usualmente acompañado de naranja y sal de gusano, y se sirve en distintas presentaciones y coctéles.

 

 

Chocolate

 

 

Aunque Oaxaca es un importante productor y exportador de café, la bebida más importante es el chocolate. Oaxaca es uno de los estados mexicanos que produce cacao junto con Veracruz, Tabasco, Chiapas, Morelos, Guerrero y Michoacán. El cacao y el chocolate han sido utilizados en estos estados como comida, bebidas y medicina. En el pasado el cacao servía como una forma de dinero.?

6 mitos que rondan la preparación de la comida mexicana
MXCity
La comida mexicana fue declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO pero hay muchos mitos que deben ser eliminados.

Foto destacada: CN Traveler

¿Qué es lo primero que te viene a la mente cuando piensas en comida mexicana?

 

. . .

 

La comida mexicana está en su punto máximo de reconocimiento y difícilmente se le bajará de ahí. Pero lo que la gente piensa sobre las preparaciones mexicanas, y lo que ha llegado a definir lo mexicano, fuera de México, por supuesto, parece que ha es algo bastante peculiar, digamos.

Sin duda la comida mexicana es una cocina de fusión; una mezcla de ingredientes y técnicas indígenas y europeas que varía de una región a otra tanto, tanto que un plato similar podría llamarse diferentes en dos partes de México. Y como la comida tradicional tiene una fuerte conexión con el pasado indígena, también se han agregado algunos conceptos curiosos sobre qué es lo tradicional. Como sea, aquí te dejamos algunos mitos de la comida mexicana.

 

Toda la comida mexicana pica

 

 

Aunque es cierto que el chile, el frijol y el maíz son la base de la cocina mexicana y se encuentran en la mayoría de los platos mexicanos, no todos los platillos son picantes, a pesar de llevar chiles, como el caso del mole dulce. Además, no todos los chiles son picantes y no todos los platos mexicanos contienen chiles. Además, el chile se usa como condimento y no por el picor, nuestra costumbre ha hecho que el paladar ya no sufra. Si hablamos de salsas, bueno esa es otra historia.

 

Comida mexicana es igual a tacos

 

La diversidad culinaria de México es enorme pero no todo es tacos. La cocina maya tiene su sopa de lima, las tortas ahogadas de Guadalajara, la gran variedad de tamales que hay en todo el país, los chiles en nogada, además de los moles, el pozole, las garnachas, y hasta las quesadillas.

 

La salsa mexicana es el Guacamole

 

 

Claro, pero no lo es todo. Existen muchos tipos de chiles, combinaciones, técnicas y secretos. Reducir la gran variedad de salsas a al guacamole es una falacia. De hecho, el mole es un término genérico para describir un tipo de salsa que lleva chocolate, semillas, cebolla, más semillas y la mitad del catálogo de chiles mexicanos y barrocos. Además hay mole amarillo, pipián, coloradito, chilmole o mole de olla que es más bien un caldo.

 

Evitar puestos callejeros

 

 

Existe un truco para saber cuál es un buen puesto callejero: si hay mucha gente encontraste el sitio indicado. Si algo pasa en tu estómago, un pepto bismol tiene la solución. Esto porque México tiene una de las mejores y más variadas comidas callejeras de todo el planeta; si bien es cierto que no puedes confiar ciegamente en el primer puesto que encuentre siendo novato, tampoco puedes rechazarlos a todo por un prejuicio.

 

Insectos

 

 

Probar insectos es más bien una comida de chefs mexicanos e internacionales que se han aventurado en estas direcciones que los sabores tradicionales y caseros de México. De hecho, la alta cocina mexicana y sus elementos de fusión han integrado más los insectos, una opción excelentes para experimentar, que las casas, puestos callejeros o sitios de barrio; y en realidad es caro.

 

Toda la comida mexicana es grasosa

 

¡Para nada! Si bien es cierto que buena parte de la comida mexicana es rica en grasas y poco saludable, también hay comida que es bastante sencillo sustituir por productos sin grasa, sin gluten y sin carne. Es bastante simple adaptar los platillos y hacerlos más saludables, optando por muchas verduras y no consumiendo queso y crema agria. Además, la cocina mexicana tiene muchos platillos muy saludables, como sopas, ensaladas, platillos a base de pescado al vapor, y más.

Piedra Braza es un lugar increíble para tener más que un día al aire libre
MXCity
Piedra Braza es un concepto que te sumerge en el encantador bosque para el día de campo perfecto en Ocoyoacac.

Foto destacada: Piedra Braza

En Piedra Braza te podrás sumergir al bosque de Ocoyoacac para un día con tus personas favoritas.

 

. . .

 

Los espacios al aire libre se han convertido en prioridad a la hora de buscar lugares para pasear el fin de semana. Sin duda cerca de la CDMX hay varios spots para pasar un bello día de campo ¿pero que tal una parrillada donde te consientan?

Piedra Braza es mucho más que un restaurante con área verde es un concepto que nos saca de la CDMX para sumergirnos en el bosque de Ocoyoacac, para convivir con y en medio de la naturaleza, respirando aire libre ¡y manjares cocinados a la parrilla!

 

 

 

El corazón de Piedra Braza es "volver a los orígenes de la comida de campo" aquella que se cocinaba al calor del fuego y que tomaba ese único sabor ahumado que da el carbón, lo mejor es que su cocina utiliza ingredientes y productos locales, así que la palabra "fresco" no puede cuestionarse.

Olvídate de cargar con todo y prepárate para un momento de beneplácito¿quién no busca un verdadero fin de semana en donde no se haga nada, ni cocinar? Gozar, disfrutar de la comida y la bebida, a eso se va a Piedra Braza.

 

 

Horno de leña, asador, parrilla y horno Pib están siempre listos para cocinar cada uno de los platillos que se ofrecen en Piedra Braza mientras charlas al calor de un café tostado ahí mismo, o te refrescas con un gin tonic.

La recomendación es ir preparado para un día de campo, ropa y zapatos cómodos, un abrigo porque durante las mañanas y las noches hace frío, bloqueador para la tarde soleada y repelente de insectos, que nunca está de más.

 

 

Apoyar a la comunidad que anida a Piedra Braza es importante para el proyecto gastronómico así que si piensas ir es mejor consultar sus menús en línea porque los cambian favoreciendo los productos de temporada.

Como la cocina es abierta puedes observar y departir con el chef sobre los alimentos que vas a recibir, es en verdad toda una experiencia así que no olvides llevar tu cámara y el celular con batería. Por cierto, ¡Piedra Braza es pet friendly!

 

 

Piedra Braza es ideal para eventos especiales, donde puedes reservar todo el restaurante o, si lo prefieres, reservar una mesa para un grupo de amigos, el lugar cuenta con una cava subterránea con capacidad para 18 personas en la que podrás organizar una cata exclusiva.

 

 

Piedra Braza

¿Dónde? En medio del bosque del municipio de Ocoyoacac, Estado de México, a 30 minutos de la CDMX y a 20 minutos de Metepec. Puedes encontrar indicaciones más precisas en Google Maps o Waze.

¿Cuándo? Piedra Braza sólo trabaja con reservaciones de mínimo 24 horas de anticipación, puedes contactarlos por WhatsApp 55 4044-8881 o a correo info@piedrabraza.com

Web

Apología al bolillo: porque todo cabe en este suculento microcosmos
Cristopher Garnica
Si pudiéramos meter al universo en un bolillo lo haríamos, sin duda. Porque el bolillo es más que un pan, es cultura en movimiento.

Foto destacada: Bakemag

El bolillo tiene una sabiduría tan trágica que ya debería ser el objeto de estudio de varias tesis académicas.

 

. . .

 

Los más obtusos, o mejor dicho, los que desean hablar del bolillo a partir del cliché, fastidioso por cierto, dicen que el bolillo es la "versión mexicana de la receta del baguette francés".

Podrán demostrarlo científica e históricamente, incluso pueden presentar pruebas empíricas. Pero la forma en que ?los chilangos sobre todo- nos hemos apropiado de ese objeto gastronómico, es decir, la construcción, la representación simbólica y cultural de todo lo que representa el bolillo para un sector amplio del país, debería merecer varias tesis académicas.

Quizá estoy bromeando demasiado; quizá no. Pero de lo que estoy seguro, es que esta lista es solo una prueba de lo más usual que las personas meten dentro de esa corteza crujiente. Lo que "las personas" esa otra masa suculenta para la exploración sociopolítica, mete reamente en un bolillo, sigue siendo un misterio?.

Como sea, aquí lo más usual que los chilangos ponen en un bolillo.

 

Guajolota

 

 

Un tamal en un bolillo es una cosa suprema. Rápido, fácil, económico, ecológico, para llevar comiendo, práctico y delicioso. No exista ningún platillo callejero con más practicidad que la suculenta guajolota. Ni los tacos son tan eficaces.  

 

Tacos de suadero

 

 

Esta creación gastronómica no tiene fecha de creación, ni creador. Pero llevar un bolillo para que el taquero ponga suadero o bien tacos, nos ha conquistado. Es lo más usual, pero no tiene falla.

 

Pasta

 

 

Los abuelos experimentaron con la pasta en un bolillo, porque todo tipo de pasta cabe ahí y sabrá bien. El sabor del bolillo se adapta a toda la sopa de pasta, es más, la realza y hace un platillo sencillo, único y fácil de preparar. Si le añades crema ácida queso, tienes a la vieja confiable.

 

Bananas

 

 

Bananas con cualquier cosa que le dé un toque dulce. No describiré qué cosa dulce le puedes agregar? Es un almuerzo eficaz, infantil y directo. Es la habilidad del estudiante y de todo Godín que está al final de la quincena y lleva prisa.

 

Helado

 

 

Confieso que nunca he probado bolillo con helado. Me parece ineficaz. Pero sé que a las personas les resulta curiosa la combinación, así que lo respeto. Hazlo. Es una parte que mi hedonismo chilango no se ha permitido.

 

Enchiladas

 

 

La torta de enchiladas era un salto necesario. Porque nuestro ritmo de vida no nos permite sostener un tenedor en una mano y un bolillo en la otra. Hay que sentarse y eso quita tiempo. Se dice que esto se "inventó" en la cafetería de la Prepa 5. Seguro es una mentira, igual que ocurre con la torta de gordita o la torta de pan de muerto. Seguro los estudiantes tienen más formas de meter alimentos en el bolillo.

x