Gastronomía
Eat Like a Local, peculiares gastrotours en los márgenes de la CDMX
MXCity
Eat Like a Local busca generar conexiones entre turistas, vendedores callejeros y cocineros mexicanos, en un tour de intercambio cultural cy contenido social.

Eat Like a Local es una propuesta de tour única en la Ciudad.

 

Cuando se trata de turismo gastronómico y la búsqueda de experiencias culinarias únicas y memorables, México tiene una gran ventaja comparado con otros países, gracias a la increíble diversidad de nuestro país. Sobre todo cuando el turismo no se limita a la comida gourmet y a esto se le agrega una experiencia de viaje.

Y como los turistas comen tres veces al día, los alimentos se convierten en uno de los motores económicos fundamentales del turismo. Pero si a esto se le suma la visita a los carritos de comida y los vendedores ambulantes donde comen los lugareños, las bodegas y restaurantes populares únicos, esta experiencia se hace aún mejor. Si te gusta experimentar con nuevas bebidas, visitar regiones y vecindarios de un modo que el turismo tradicional no lo haría, esta propuesta es para ti

 

 

Eat Like a Local es una plataforma que impulsa el turismo sustentable en nuestra ciudad, por medio de expediciones gastronómicas dirigidas a extranjeros que quieren descubrir la ciudad y conocer los secretos mejor guardados del street food. Rocío Vázquez Landeta es la mente detrás de este concepto, quien además ha liderado diversos proyectos enfocados en la generación de impactos positivos dentro de la industria gastronómica y del turismo en nuestro país.

El gusto por los viajes y la gastronomía, convirtieron a Rocío en una promotora  partícipe de la industria del turismo pero bajo el lema del comercio justo para todos. Eat Like a Local es una propuesta con un año de vida, que poco a poco se ha convertido en un catalizador de iniciativas a favor del turismo sustentable, así como del desarrollo de mujeres y niños en situaciones vulnerables con la intención de crear espacios y acciones que les permitan generar oportunidades para su crecimiento personal.

 

 

 

Eat Like a Local se dedicada a ofrecer experiencias hechas a la medida para acercar a las personas a las propuestas que enaltecen la esencia culinaria y cultural de México, y con ello promover el intercambio cultural. El plus de esta compañía es que se emplea a un 90% de mujeres, generando oportunidades de trabajo flexibles para quienes tienen hijos y dándoles tiempo para dedicarlo a otras actividades.

La propuesta de Eat Like a Local es generar un turismo responsable y sustentable, en donde todos los involucrados salgan beneficiados, donde los aporten sus productos, interactúen con los visitantes para que conozcan sus productos y a ellos como personas. Lo que se busca es reactivar la economía desde abajo, dando a la comunidad un beneficio tangible del turismo, no sólo a través del dinero, sino también con programas sociales que les ayuden a mejorar su vida a largo plazo.

 

 

 

Eat Like a Local,  busca generar conexiones entre los diversos vendedores callejeros y cocineros mexicanos, así como con los visitantes, para que a través de este intercambio cultural ambas partes se transformen. A partir de este proyecto, Rocío fundó 80IQ un programa social que ayuda a niños y mujeres de los mercados La Merced y Jamaica de la Ciudad de México a tener acceso a actividades de sensibilización y empoderamiento que amplían sus horizontes y los impulsan a salir adelante.

Entre las actividades ofrecidas para los niños están: clases y prácticas de inglés, sesiones de inspiración y viajes, el primero que se realizará será el próximo verano a Vancouver (Canadá). Esto para que los niños que están en los sitios de sus recorridos puedan aprender inglés. Para las mujeres se llevan a cabo asesorías y talleres de orientación financiera, así como búsqueda de espacios para llevar la propuesta de productos y/o comida de estás a espacios donde puedan interactuar con un público distinto para ampliar sus horizontes.

 

 

 

El programa social para niños tiene varios pasos, clases de inglés, donde los niños cuentan con una maestra privada que les da clases dentro del mercado. Sesiones de inspiración, donde los niños conocen a personas con carreras diferentes e inspiradoras, conviven un día entero con ellos y participan en actividades para que entiendan su profesión y puedan ampliar sus horizontes, las sesiones se terminan con una comida y tiempo para jugar.

E último paso es un viaje a Vancouver, ya que viajar es la forma más rápida de abrir la mente y aprender,  por lo que los niños que participen en el programa, pasen los exámenes de inglés y asistan a la escuela de forma regular, tendrán derecho a asistir al viaje en junio de 2019. Finalmente, los niños pueden práctica el idioma los sábados y domingos con los invitados de Eat Like a Local durante los tours, y ellos mismos se convierten en el guía enseñándoles sus rincones favoritos.

Mantente al tanto en sus redes para futuras rutas.

 

 

 

Eat like a local

Dónde: Condesa, Mercado de Jamaica, el mercado de flores, Mercado de La Merced, Juárez, la nueva zona de moda

Cuándo: Para descubrir su próximo tour: 044 55 1954 6841

Cuánto: desde: $2,000

Sitio web // Facebook // Instagram

 

El mezcal es declarado el licor más perfecto del mundo
MXCity
Una de las denominaciones de origen más famosas y exquisitas del país es considerado el licor perfecto para el ser humano: se trata del mezcal.

El mezcal es una de las tantas maravillas 100% mexicanas y, como muchos de los productos nacionales, es reconocido en todo el mundo por su gran calidad.

 

La gastronomía mexicana siempre da mucho de qué hablar. Es tan variada y tan rica, que incluso se hacen estudios profundos para conocer las técnicas tradicionales de cocina, las cuales son una herencia de hace siglos. También, muchos de sus ingredientes asombran a extranjeros, ya que se utilizan cualquier cantidad de plantas posibles y hasta insectos, todos con propiedades alimenticias incomparables. Además, también en el reino del alcohol México reina sobre los demás: es debido al mezcal, declarado el licor más perfecto del mundo.

 

mezcal

Imagen de: Milenio

 

Todo se debe a su pureza y a su rápida y fácil asimilación. Todo comienza en el agave, la cactácea que nos regala su néctar, a partir del cual se fabrica el mezcal. El agave, en tiempos prehispánicos, se utilizaba para muchas cosas. Cada parte de la planta se aprovechaba, ya que tenía características muy versátiles. Sus pencas se utilizaban en rituales religiosos y sus fibras para hacer telas resistentes. Sin embargo, el verdadero tesoro se encuentra en su mismísimo centro.

El líquido divino que se almacena en su interior tiene una composición muy particular: es alta en polisacáridos (azúcares de cadenas largas), los cuales incluso permiten que no solo se extraiga mezcal, sino también miel. El hecho de que el mezcal provenga de los polisacáridos quiere decir que se asimila muy fácilmente en el cuerpo. Además, ya que su proceso de destilación tiene sus raíces en métodos tradicionales, no se utilizan químicos ni aditivos dañinos.

 

mezcal

Imagen de: mezcale.com

 

Su altísimo grado de pureza de determinó, de manera científica, a través de una compañía especializada en análisis y reseñas de bebidas, llamada Beverage Testing Institute. Esta empresa, después de realizar una serie de pruebas, declaró al mezcal como el destilado más puro del mundo. Esto confirma de manera contundente lo que muchos tal vez presentían: que el mezcal es un licor perfecto. Puede ser fuerte, pero, al fin y al cabo, es ligero para el cuerpo; por eso dicen que no da resaca. Así que celebremos las maravillas de la gastronomía mexicana con un caballito de nuestro mezcal preferido. ¡Salud!

 

mezcal

 

Otro manjar 100% mexicano: los chinicuiles.

*Imagen destacada de: Shutterstock

Chinicuiles, los exquisitos gusanos rojos de maguey
MXCity
Seguramente los has probado fritos como botana, o los has visto al fondo de una botella de mezcal: se trata de los maravillosos chinicuiles.
chinicuiles

En México se come una gran variedad de insectos, tanto por su buen sabor como por su alto contenido alimenticio; unos de los más conocidos son los chinicuiles.

 

La entomofagia  es una práctica ampliamente extendida en México, herencia de las culturas prehispánicas. La dieta de nuestros antepasados era sumamente variada y nutritiva: incluía una buena cantidad de insectos, los cuales son de las mejores fuentes de proteína que se encuentran en la naturaleza. A lo largo del tiempo, su consumo y preparación fueron evolucionando, y hoy día se les asocia con distintos manjares. Los chinicuiles, por ejemplo, van de la mano con el mezcal, ya que viven en el maguey.

 

chinicuiles

 

Si bien el origen de los chinicuiles se encuentra en el Valle del Mezquital, Hidalgo, se popularizaron rápidamente y ahora se consideran una delicia a lo largo y ancho del país. En Mesoamérica se les tenía en alta estima, ya que se creía que comerlos confería fuerza viril. Los códices cuentan que estos gusanos eran exclusivamente para los señores y gobernantes de los pueblos, ya que se les atribuía propiedades casi mágicas; por ende, solo los más poderosos y sabios podían deleitarse con ellos.

La característica más distintiva de los chinicuiles es su intenso color rojo (a veces son blancos), y anidan en las raíces del maguey. Su proceso de extracción es milenario, y la técnica se pasa de generación en generación: solo los ojos más entrenados los detectan, para después envolverlos en pergaminos hechos con las propias pencas del maguey. Acto seguido, se cuecen a las brasas o en el comal. Cabe destacar que su periodo de recolección es únicamente en los meses de agosto y septiembre.

 

chinicuiles

Imagen de: La Silla Rota Hidalgo

 

chinicuiles

Imagen de: Mezcología

 

En Oaxaca, casa del mezcal, los chinicuiles se utilizan para hacer sal de gusano, la cual se espolvorea sobre limones o naranjas para acompañar al licor de los dioses. También es tradición agregar un gusano a las botellas, tanto por estética como por sabor. De hecho, los gusanos de maguey son muy versátiles: se comen como botana tostada, en salsas, en guacamole, como complemento y hasta en dulces. Además, aportan más proteínas que la carne, y más energía que el frijol, el trigo y el maíz. Una verdadera maravilla gastronómica de México.

 

 

Más insectos deliciosos de la cocina mexicana: los escamoles.

*Imagen destacada de: Flickr

Antojitos mexicanos, una maravillosa herencia prehispánica
MXCity
Los antojitos mexicanos son tan esenciales para la identidad del país como sus zonas arqueológicas; de hecho, ambos tienen su origen en Mesoamérica.
antojitos-mexicanos

Nuestra vida cotidiana sería muy sombría sin los deliciosos platillos nacionales; comerse unas garnachas o unos tamales nos alegra el día. ¿Sabías que los antojitos mexicanos existen desde hace siglos?

 

Después de una larga jornada de trabajo o de una cruda poderosa, el cuerpo pide comida. Pero no cualquier comida: unos platillos bien específicos, de esos que van directo al corazón y reconfortan el alma. Hablamos, claramente, de los antojitos mexicanos, ese término tan amplio que abarca un sinnúmero de delicias diferentes, que se comen desde Chiapas hasta Baja California. A donde sea que vayas dentro de la República, te encontrarás puestos de antojitos mexicanos que siempre te harán sentir como en casa.

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: gourmetdemexico.com.mx

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

Sin embargo, todos ellos tienen un origen común: el México prehispánico. La cocina tradicional mexicana no es solamente una escuela gastronómica hecha y derecha, sino que “es un modelo cultural completo que comprende actividades agrarias, prácticas rituales, conocimientos prácticos antiguos, técnicas culinarias, costumbres y modos de comportamiento comunitarios ancestrales”, como dice la UNESCO, organización que declaró a la comida mexicana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Como esta explicación tan atinada lo dice, el pasado de los antojitos mexicanos está arraigado en Mesoamérica. Tanto en ese entonces como hoy en día, el maíz era y es la base de todo. Como dicen por ahí: “sin maíz, no hay país”. No por nada es que, en los mitos prehispánicos de la creación, el hombre estaba hecho, precisamente, de maíz.  Además, en México hay hasta 59 especies endémicas de maíz, las cuales eran ampliamente utilizadas hace siglos, para hacer tortillas, gorditas, tlacoyos, itacates, tamales, atoles, sopes, chalupas, enchiladas, chilaquiles y miles de manjares más.

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Pinterest

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

Aquí un fragmento de la Historia General de las Cosas de la Nueva España, de Fray Bernardino de Sahagún: “Comían también otras tortillas que llamaban quahtlaquelli; muy blancas y gruesas y grandes y ásperas; algunas tortillas eran blancas y otras pardillas, de muy buen comer, que llamaban tlaxclapocholli; también comían unos panecillos redondos, sino largos, que llamaban tlaxcallnimilli; son rollizos y blancos de largor de un palmo o un poco menos. Otra manera de tortillas corrían, que llamaban tlacepoalli ilaxcalli, que eran ahojaldradas, eran de delicado comer.”

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Pinterest

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

Así que ya sabes: la próxima vez que te detengas a comer en un puesto del mercado de un pueblo, o cuando le compres tamales al señor del carrito, piensa en los siglos de historia, técnica y sabiduría que están contenidos en el alimento que ha nutrido a nuestro país desde tiempos inmemoriales: los antojitos mexicanos.

 

Amplía tu acervo gastronómico con nuestra lista de los chiles más picantes de México.

*Imagen destacada de: Kiwilimón

Chicharrón Norteño, un restaurante regio en Azcapotzalco
MXCity
La mejor cocina tradicional norteña también llegó hasta la Ciudad de México, en la forma de un delicioso restaurante, conocido como Chicharrón Norteño.
chicharron-norteño

Si eres del norte y extrañas tu tierra, o si eres capitalino y te encanta probar las distintas cocinas del país, no dejes de visitar Chicharrón Norteño: auténtica gastronomía regiomontana.

 

La Ciudad de México es un centro gastronómico nacional e internacional como pocos en el mundo. Aquí encontrarás cocinas auténticas de prácticamente todo el mundo, las cuales satisfacen todos los paladares de sus habitantes. Muchos de los restaurantes extranjeros fueron fundados por inmigrantes; de ahí su apego minucioso a las recetas originales. Además, como no podría ser de otra manera, también hay locales que representan todas las distintas gastronomías nacionales. Chicharrón Norteño representa, de manera ejemplar, la cocina regiomontana.

 

chicharron-norteño

Imagen de: Chicharrón Norteño FB

 

 

Los creadores del restaurante son de allá, así que saben perfectamente cómo traer los clásicos platillos de Monterrey hasta la capital. La dieta en el norte del país, por lo menos en esa zona, se basa fuertemente en la carne animal. Es cocina tradicional norteña que se basa en la tradición del asador: sigue al pie de la letra la clásica carnita asada con chelas bien frías.

Sin embargo, su menú es mucho más variado. No es solamente reproducir la famosa carnita asada, sino que el grupo de amigos que crearon Chicharrón Norteño buscan celebrar la gastronomía regia y traer hasta nosotros algunos de los platillos más emblemáticos de Monterrey. Sirven manjares tan exquisitos como la barbacoa, mejor conocida como “barbacha regia”, la cual preparan todos los días; bien fresca, acompañada de tortillas de harina.

 

 

chicharron-norteño

Imagen de: Chicharrón Norteño FB

 

Tampoco podía faltar el auténtico chicharrón norteño, de donde sale el nombre del establecimiento, el cual es un chicharrón de cerdo cocinado a fuego lento en cazos, a la manera tradicional; se acompaña con guacamole y frijoles charros. Además de estos deliciosos platillos, no pueden faltar las carnitas, las papas de galeana, los tamales regios, los frijoles con veneno o los chilaquiles con chicharrón. Para cerrar con broche de oro, pide unas gordas de azúcar, una tortilla de queso con leche quemada o una oblea de triángulo con nuez. ¡Para chuparse los dedos!

 

 

Chicharrón Norteño

Dirección: Food Court de Plaza Parque Jardín; Av. Jardín 330, Colonia del Gas, Azcapotzalco.  

Teléfono: 55 5125 9837

 

Para el postre, pide tus deliciosas Conchas Tomasa a domicilio.

 

*Imagen destacada de: Chicharrón Norteño FB