La grande belleza de Chalcatzingo y su historia prehispánica en petrograbados
MXCity
Chalcatzingo es un yacimiento arqueológico localizado en el valle de Morelos. Tuvo su época de apogeo durante el período Preclásico Medio y Tardío de la cronología mesoamericana

Fotografía de portada: Vicente Alcazar y Tanya Badillo

Chalcatzingo, cuyo nombre significa “El lugar más preciado de los chalcas”.

. . .

Chalcatzingo es una zona arqueológica ubicada al oriente del estado, en el municipio de Jantetelco. En el año 1000 a. C. fue el único sitio arqueológico conocido hasta el momento del Altiplano Central mexicano en el cual se elaboró arquitectura mayor como construcciones de carácter civil y excelentes bajorrelieves, las cuales representan las primeras manifestaciones artísticas en su género dentro del área mesoamericana, así como también esculturas talladas en piedra.

Además, estudios recientes han revelado que dichas particularidades son evidentes por la presencia de personas ajenas al área y grupos olmecas provenientes de la costa del golfo de México. Por lo tanto, todos estos elementos le dan al lugar connotaciones especiales.

La zona arqueológica fue dada a conocer en 1934 después de una tromba que dejó al descubierto el relieve conocido como El Rey. Luego, estudios posteriores realizados al sitio arqueológico revelaron que la Zona Arqueológica de Chalcatzingo existía desde tres mil años a. C. hasta nuestros días.

Este centro fue construido en una fértil planicie al pie de dos prominencias orográficas: el Cerro de Chalcatzingo y el Cerro Delgado. El primero de ellos tiene evidencia de haber sido un espacio ritual de primera importancia para los antiguos habitantes de la región.

Localizado en la parte meridional de las tierras altas del centro de México, se calcula que el asentamiento fue fundado alrededor del siglo XV a. C., aunque su época de esplendor se presentó hasta el siglo VII a.C., durante el período Preclásico Medio y Tardío de la cronología mesoamericana. En esta época, Chalcatzingo ocupaba una importante posición como nodo de las rutas comerciales que conectaban a Guerrero, el valle de México y las tierras bajas en el Golfo de México.

El florecimiento de Chalcatzingo ocurrió en el momento en que La Venta (Tabasco) también experimentaba su época de mayor apogeo, y es seguro que haya habido relación entre ambas poblaciones por los testimonios artísticos de estilo olmeca que se han localizado en la zona.

La zona arqueológica está integrada por una plaza central, denominada Terraza 1, en la que se localizaban las residencias de los miembros de la élite. La Terraza 25 cuenta con un patio similar al de Teopantecuanitlán, zona ubicada en el estado de Guerrero. En el centro del patio hay un altar con reminiscencias de algunos encontrados en La Venta.

La Estructura 4 es la mayor de las construcciones de Chalcatzingo. Se trata de una construcción de planta casi cuadrada, de aproximadamente 70 metros por lado. En las inmediaciones de este edificio se han descubierto enterramientos de personajes de altos estatus, los cuales portaban ornamentos de jade y espejos de magnetita. La mayor parte de los enterramientos se han localizado bajo los pisos de las casas, todos ellos con elementos que han permitido conocer la diversidad y las jerarquías en la sociedad preclásica de Chalcatzingo.

Esta zona cobró notoriedad por la gran cantidad de petroglifos y relieves que se han encontrado en la región, los que constituyen una importante cantidad de testimonios sobre las creencias religiosas de los pueblos mesoamericanos del Preclásico Medio.

Fotografía de Vicente Alázar

Varios petroglifos se han localizado en las inmediaciones de los cerros, lo que muestra el papel simbólico que éstos tuvieron como objeto de culto de los antiguos habitantes de este emplazamiento.

A partir del año 1000 hasta el 100 a.C., Chalcatzingo fue un importantísimo centro político y religioso. De esa época data una serie de relieves hechos en las paredes de roca y en algunas de sus construcciones. Los más famosos son El Rey, Los Jaguares y las estelas de El Cazador y de La Reina.

Por otro lado, en el Museo de Chalcatzingo se encuentran más de 240 piezas obtenidas de la zona, en su mayoría cerámica como vasijas, cucharas, braceros, figuras femeninas y hasta un esqueleto.

Fotografía: Arqueología Mexicana

Fotografía: Enrique Rivera

¿Cómo llegar?

Seguir ya sea la autopista México – Cuautla o la Federal Cuernavaca – Cuautla vía Cañón de Lobos. Tomar el entronque hacia Izúcar de Matamoros y en el crucero de Amayuca desviarse a la derecha. A 4 km. se encuentra la desviación (por la izquierda) que lleva al pueblo de Chalcatzingo. Posteriormente, seguir las señalizaciones que conducen a la zona arqueológica.

En autobús: desde la Ciudad de México, en Taxqueña, la central de autobuses del sur, se toma un autobús con destino a la ciudad de Cuautla, Morelos. En Cuautla se puede tomar un microbús con destino a Jonacatepec, donde se aborda una combi hacia Chalcatzingo.

Horario: Lunes y Martes de 10:00 a 17:00 Hrs. Miércoles a Domingo de 9:00 a 18:00 Hrs.

La Reserva de Biosfera de los Tuxtlas, una de las áreas con mayor flora y fauna endémica del país
MXCity
La Reserva de la Biosfera los Tuxtlas tiene más de 20 años como área natural protegida.

Foto destacada: @ixelcano y elevation.maplogs

La Reserva de los Tuxtlas es una gran opción ecoturística en Veracruz

 

. . .

 

Este sitio lleva más de 20 años siendo una reserva de la Biosfera en la llanura del sur del Golfo que abarca Veracruz, siendo un territorio en el que conviven grupos étnicos locales de diferente origen, en una combinación de formas de producción, prácticas religiosas y tradiciones.

Es el legado de la cultura olmeca, teotihuacana y totonaca, presente en vestigios arqueológicos como en las técnicas de producción agrícola Hoy en día Los Tuxtlas es una región habitada por indígenas nahuas y zoques-popolucas.

 

 

Esta reserva tiene 155 mil hectáreas de superficie y es una de las zonas más estudiadas de México. Alberga una Estación de biología tropical de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desde 1960 que integran un vasto patrimonio de conocimientos ambientales.

 

 

En la región hay más de 565 especies de aves; 139 especies de mamíferos; 166 especies de anfibios y reptiles; 109 de peces y 1,117 especies de insectos. Sobre la flora, cuenta con cerca de 3 mil de especies representativas y endémicas de flora, siendo una de las cinco áreas con mayor endemismo de árboles en México y su vegetación incluye diversos tipos de vegetación, bosques y manglares.

 

 

Fue declarada Reserva de los Biosfera el 23 de noviembre de 1998 y conserva ecosistemas costeros y de montaña importantes para Veracruz.  Y también ha sido un destino turístico desde hace muchos años ya que está cerca de Catemaco.

El ecoturismo ha impactado la conservación del medio ambiente y el desarrollo comunitario, pero cada vez más, se genera, nuevas iniciativas de organización alrededor del ecoturismo regional, que están rompiendo con las dinámicas negativas del destino turístico.

 

 

La región de los Tuxtlas podría tener vestigios antiguos

 

Se cree que aquí vivieron olmecas, más tarde mexicas (desde el reinado de Moctezuma I) y que los conquistadores españoles se sintieron atraídos por su riqueza y la controlaron durante los años 1520.

Santiago Tuxtla fue una ciudad importante, pero desde el siglo XVIII comenzó a cobrar mayor relevancia San Andrés Tuxtla. Pero hoy en día, es una de las instalaciones de mayor importancia nacional e internacional de la región es la Estación de Biología Tropical Los Tuxtlas.

 

 

Reserva de los Tuxtlas

Dónde: municipios de Ángel R. Cabada, Catemaco, Mecayapan, Pajapan, San Andrés Tuxtla, Santiago Soteapan y Tatahuicapan de Juárez, Ver.

Cuando: todo el año

Entrada libre

 

Tesoros de México: La cascada Cola de Caballo enclavada en la Sierra Madre Oriental
MXCity
25 metros de altura de caída de agua en la Sierra Madre Oriental, es lo que caracteriza la cascada Cola de Caballo.

Foto destacada: @yeseniagaeta y @marevalo1

La cascada Cola de Caballo se encuentra en un asombroso parque ecoturístico.

 

. . .

 

La Villa de Santiago es un Pueblo Mágico del Estado de Nuevo León, Monterrey,  que se caracteriza por sus paisajes, y porque es un recorrido por la Sierra Madre Oriental, y otras montañas con bosques de pino y encino.

Pero hay otra cosa que distingue a esta región de Nuevo León: la Cascada Cola de Caballo. Se ubica en el parque estatal que lleva su mismo nombre, donde podrás comprar artesanías, bebidas, dar paseos en caballos o carretas.

 

Foto de: Expedia

 

Desde hace muchos años, aquí desciende un caudal de agua desde los afluentes de la sierra madre oriental, que forma las cascadas que justo se parecen a una Cola de Caballo.

El agua baja por la pared de la montaña hasta estamparse contra las rocas con una caída de 25 metros de altura, completan la magia que se vive delante a éste espléndido escenario que forma parte de las bellezas naturales de Santiago, Nuevo León.

 

 

Este municipio turístico se fundó 1646 por Don Diego Rodríguez de Montemayor, nieto de Don Diego de Montemayor, con el nombre de Valle de Santiago del Huajuco. El sitio, muy cerca del Cerro de la Silla, tiene una altura que va desde los 450 metros en la parte baja del valle, hasta los 2,300 metros sobre el nivel del mar en las partes altas de las montañas.

 

 

Villa de Santiago tiene tradiciones, historia y patrimonio arquitectónico de estilo colonial, que engalanan la naturaleza del sitio. Asimismo, puedes llevar a cabo diversas actividades como tirolesas, puentes colgantes y senderismo.

La Villa hace que hagas una parada obligada en la molienda típica donde podrán adquirir dulces regionales, pan de elote, glorias, carne seca y nieve.

 

 

Santiago es uno de los 3 pueblos mágicos de Nuevo León, a 45 minutos del centro de Monterrey. Así  que déjate llevar por el paseo, conoce la ciudad, no dejes de visitar todo lo que el Parque Nacional Cumbres,  te tiene reservado.

Como en cualquier ciudad donde reina el calor, no olvides llevar ropa cómoda, repelente de insectos, cámara, bloqueador, lentes para el sol y, sobre todo, mucha agua.

 

 

Cascada Cola de Caballo

Dónde: A 4 km de Santiago, Nuevo León.

Cuando: todos los días de 9:00 a 18:00 hrs.

Cuánto: $50 pesos adultos y $30 pesos niños.

Tour  $750 adultos y $550 menores 12 años

El origen del mango Ataúlfo: el mango 100% mexicano
MXCity
La temporada de mango termina en agosto así que si no lo has comido te recomendamos el Ataulfo, un mango 100% mexicano.

Foto destacada: Mi abuela mx

Ataúlfo, nuestro mango.

 

. . .

 

Una de las frutas tropicales más sabrosas y suculentas del mundo es el fragante mango, del cual México cuenta con su importante aportación, el mango Ataúlfo, que se distribuye en todo México y el extranjero con un éxito que no podría ser más amarillo y delicioso.

Anualmente se producen 176 mil toneladas en nuestro país porque su 19% de cáscara es lo suficientemente fuerte para distribuir sin maltratarse tanto. Pero lo mejor del Ataúlfo es su 8.5% de semilla y 69% de dulce pulpa ¡este mango es pura abundancia!

 

 

¿Cuál es el origen del Mango Ataúlfo?

 

Nuestro mango proviene de la selva más bonita de México, Chiapas. Nadie sabe si alguien lo sembró, si es una hibridación natural o si es un regalo de la naturaleza, lo que se sabe de cierto es que 5 árboles de este mango se encontraron en un predio de Tapachula en 1950.

Aún antes de que el predio fuera adquirido los lugareños ya habían observado los árboles y lo que parecían mangos en aquel predio adquirido en 1948 por el señor Ataúlfo Morales Gordillo, pero fue hasta 1958 que el ingeniero agrónomo, Héctor Cano, puso su ferviente interés en ellos.

 

 

Los árboles ya tenían alrededor de 15 años cuando el ingeniero Cano, con el apoyo del don Ataúlfo, empezó a estudiarlos. Juntos crearon nuevos injertos que se sembraron y reprodujeron hasta lograr el denominado IMC-M2 Ataúlfo.

Fue el ingeniero Cano quien propuso el nombre para honrar el apoyo del joyero originario de Soconusco, Chiapas, don Ataúlfo cuyo nombre quedará grabado en la lista de los productos mexicanos con denominación de origen.

 

 

Después de un largo camino de estudios genéticos, entre muchos otros, el 4 de agosto de 2003 fue publicada en el Diario Oficial de la Federación, la Declaratoria de Protección a la Denominación de Origen del Mango Ataúlfo del Soconusco Chiapas.

En la declaratoria se reconoce al estado de Chiapas como cuna del mango por ser el lugar donde 77 años atrás se habían originado los primeros árboles de forma salvaje. Aquellos 5 de don Ataúlfo eran solo otros más, pero los padres de los 4 millones de árboles que ya existían para 2013.

 

 

Actualmente en México, el mango Ataúlfo se cultiva en Guerrero, Sinaloa, Nayarit, Oaxaca, Michoacán, Veracruz, Colima, Jalisco, Campeche y por su puesto Chiapas; estados que cuentan con el clima propicio.

La temporada de mango Ataúlfo en México comienza en el mes de febrero y se extiende hasta agosto, así que tienes todavía un poco más de dos meses para probar esta delicia mexicana que sirve para postres, aguas, paletas y todo lo que se te ocurra.

 

 

Mango Ataúlfo

¿Dónde? Todo México

¿Cuándo? De febrero a agosto

¿Cuánto? $33 pesos por kilo

Los tenangos, el precioso arte textil que rescató a una comunidad
MXCity
El bordado mexicano con más réplicas en el mundo proviene de Hidalgo, de una comunidad que su unió para sobrevivir.

Foto destacada: Elvira Clemente Gómez / John & Lisa Merrill

Conoce la peculiar historia de los famosos tenangos de Hidalgo.

 

. . .

 

Los tenangos son el arte textil mexicano más famoso del mundo, replicado hasta por las casas de moda de mayor prestigio, asunto que generó grandes controversias referentes a la apropiación cultural ¿pero de dónde provienen? ¿quién los hace?

 

¿Qué son los tenangos?

 

El tenango es una pieza textil bordada cuyo estilo se originó en la Sierra Otomí-Tepehua del estado de Hidalgo. La tela que se utiliza puede ser manta o algodón blanco, pero tanto ésta como su color pueden variar.

 

 

Los bordados se realizan con hilos de algodón de muchos colores, el diseño de los patrones que suelen cubrir todo el lienzo, están a cargo de dibujantes que, a mano alzada, imprimen su propia personalidad y estilo, lo cual los hace únicos.

El diseño de cada tenango narra los aconteceres de las comunidades que los realizan, fiestas religiosas, sucesos importantes o el Día Muertos; también describen su entorno natural bordando motivos vegetales, flores y animales de la región.

 

 

¿De dónde provienen los tenangos?

 

Su procedencia queda revelada por su nombre, los tenangos fueron creados en Tenango de Doria, Hidalgo, donde durante la década de los sesenta una terrible sequía azotó los campos dejando sin trabajo y sin sustento a la comunidad.

Josefina José Tavera era una de muchas personas que, buscando alternativas para sobrevivir a esos duros días, encontró en el mercado un pedazo de manta que llevó a casa. Dibujando en él venados, conejos, peces, zorros y flores, se dispuso a bordarlos.

 

 

Una vez que terminó el bordado, su madre, Guadalupe Talavera Cristóbal, llevó la pieza a Pahuatlán donde un señor quedó tan encantado con el bordado tan fino que lo llevó a vender a la CDMX, a su regresó encargó tantos que Josefina y Guadalupe tuvieron que pedir ayuda.

Las mujeres de la comunidad aprendieron la técnica de bordado y acordaron entre todas llamar tenango a cada una de sus obras. Muy pronto empezaron a aplicar el bordado a varios productos, manteles, almohadas, vestidos y en toda posibilidad que se fuera presentada.

 

 

Tenangos, Patrimonio Cultural de México

 

Hasta hoy, la elaboración de los tenangos sigue apoyando la economía local y siguen bordándose a mano y como piezas únicas, razón por la que duplicarlos (incluso a manera de homenaje) es tomar la obra de estos artistas del bordado sin su consentimiento.

Para protegerlos fueron nombrados Patrimonio Cultural de México, se decretó que el 8 de abril sería el Día del Tenango y después del gran esfuerzo de la comunidad de Tenango y sus artistas, el Congreso de Hidalgo aprobó la Ley de Salvaguardia y Fomento Artesanal para el Estado.

 

 

Tenangos

¿Dónde? Tenango de Doria, desde la CDMX es un viaje de casi 3 horas.

¿Cuándo? Todo el año

¿Cuánto? El precio de los tenangos varía por artículo y complejidad del bordado. Un vestido puede llegar a costar alrededor de $1,700 pesos.

x