Arte y Cultura
Conoce la increíble historia del Museo Nacional de las Culturas del Mundo
MXCity
El Museo Nacional de las Culturas del Mundo ha sido parte importante de la historia y cultura de la museográfica de la Ciudad de México

El Museo Nacional de las Culturas del Mundo es un lugar increíble y lleno de historia.

 

 

El Museo Nacional de la Culturas del Mundo es un inmueble histórico del siglo XVIII que ha tenido diferentes usos: Casa de Moneda; Cuartel de guardia de los Supremos Poderes; Ministerio de Hacienda; Suprema Corte de Justicia; bodega de la biblioteca y archivo de la Universidad; Correo; Departamento de Estadística; Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística; casa y oficina del ministro de Relaciones Interiores y Exteriores; Sociedad Mexicana de Historia Natural; Oficina impresora de estampillas; Procuraduría; Departamento de Fotografía de la Secretaría de Guerra; local de acuñación en níquel; cuartel de bomberos; Talleres Gráficos de la Nación, y sede de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Además es uno de los museos más bonitos de la CDMX. Su objetivo es el de difundir a la educación sobre las culturas del mundo, tanto del pasado como del presente. Está situado en un precioso edificio colonial que solía ser la Ceca para fabricar monedas. Antes de esto, el lugar fue la ubicación de la “casa Negra” de Moctezuma. La ceca se trasladó a la Calle Apartado en 1848, y el edificio fue utilizado para diversos fines hasta que en 1966 se le dio su actual uso.

 

 

Antiguamente este espacio fue el Palacio Nuevo de Moctezuma, llamado la Casa Denegrida por los conquistadores españoles, que lo describieron como un cuarto sin ventanas pintadas de negro. Aquí Moctezuma meditaba sobre lo que le fue dicho por los clarividentes y por los chamanes. Recientemente, se han desenterrado partes de una pared y un piso de basalto, en las excavaciones realizadas en este lugar y en lugares próximos a la puerta del Palacio Nacional.

Durante la conquista, esta casa y el resto del Palacio de Moctezuma, fue destruido casi en su totalidad. Este sitio formó parte de los lugares de que se apropió Hernán Cortés quien reconstruyó el complejo con parte de los materiales de los edificios antiguos.

 

 

 

Las operaciones de acuñación de la Real Casa de Moneda se habían establecido desde su fundación en 1535 en la parte posterior de las llamadas “casas viejas de Moctezuma”, también propiedad de Hernán Cortés y por las que el gobierno virreinal pagaba una renta, ubicadas en el sitio que hoy ocupa la casa matriz del Nacional Monte de Piedad.

Pero en 1569 el gobierno adquirió al segundo marqués del Valle, Martín Cortés la propiedad al noreste del nuevo palacio virreinal en las antiguas “casas nuevas de Moctezuma” con el fin de establecer la casa de moneda. Las obras se realizaron bajo la dirección del maestro mayor Miguel Martínez, entre 1570 y 1572, empleando para este fin los materiales procedentes de la demolición de las atarazanas mandadas construir por Cortés.

 

 

 

 

En 1778 el grabador y tallador mayor Jerónimo Antonio Gil estableció una escuela de grabado en un anexo del edificio. El buen éxito obtenido llevó a Gil a proponer la creación en 1781 de la Academia de San Carlos, inicialmente en la misma ceca, hasta que en 1791 se trasladó a un local propio en el antiguo Hospital del Amor de Dios.

La trasformación a museo se dio a raíz de la independencia de México, la ceca pasó a llamarse por breve tiempo Imperial Casa de Moneda de México, y luego Casa Nacional de Moneda. En 1847 el gobierno arrendó la Casa de Moneda a una compañía inglesa, la MacKintosh Mint Company. En 1848 esta empresa se trasladó a la antigua Casa del Apartado (actual Museo Numismático Nacional), y el edificio original fue utilizado como cuartel, Ministerio de Hacienda, Suprema Corte de Justicia de la Nación, así como bodega de la biblioteca y archivo de la Universidad.

 

 

 

 

En 1865, el emperador Maximiliano decidió ubicar el Museo Público de Historia Natural, Arqueología e Historia en este lugar, a partir de piezas donadas por la Real y Pontificia Universidad de México y el Museo Nacional (inicialmente planeado por el presidente Guadalupe Victoria en 1825).

En la época actual, este edificio fue nombrado monumento nacional en 1931. En 1938 Rufino Tamayo pintó el mural llamado “Revolución” en el que se representa una escena de la rebelión de obreros y campesinos contra la burguesía durante la Revolución Mexicana, que todavía puede verse en el vestíbulo. El museo fue inicialmente exitoso, pero declinó y gran parte de sus colecciones fueron trasladadas a otras instituciones.

 

 

 

 

​ La colección relacionada con la historia natural fue trasladada al Palacio de Cristal (después Museo Universitario del Chopo) en 1909. La antigua institución pasó a denominarse Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía. A raíz de la creación del Museo Nacional de Historia, en el castillo de Chapultepec, se trasladaron allí en 1944 la mayoría de los objetos históricos.

La institución pasó entonces a llamarse Museo Nacional de Antropología. Las colecciones restantes fueron transferidas al Museo Nacional de Antropología e Historia (en 1964), así como al Museo Nacional del Virreinato y Museo Nacional de las Intervenciones. En 1906 comenzaron a impartirse en el edificio clases de antropología física, etnología y lenguas indígenas. En 1942 se estableció allí la recién fundada Escuela Nacional de Antropología, que 17 años después se trasladó al Mayorazgo de Guerrero, en la misma calle.

 

 

 

Desde que fue fundada, la Escuela ha ocupado distintos edificios para desarrollar sus labores. En 1942 se localizó a un costado del Palacio Nacional de México, en el edificio de la antigua Casa de Moneda, actualmente ese edificio colonial alberga al Museo Nacional de las Culturas. Diecisiete años después, la ENAH fue reubicada al edificio de Mayorazgo de Guerrero, en la misma calle de Moneda. De ahí se traslada, en 1964, al recién estrenado Museo Nacional de Antropología, en el parque de Chapultepec.

En 1965 el edificio fue adjudicado al nuevo Museo Nacional de las Culturas, dedicado a las culturas pasadas y presentes del mundo. Es el único de su tipo en América Latina. Fue objeto de una restauración entre 2006 y 2010,​ en el transcurso de la cual se realizaron también excavaciones arqueológicas. Actualmente cuenta con dieciséis salas de exposición permanentes y tres salas para exposiciones temporales.

 

 

 

 

 

Algunas de las habitaciones están dedicadas a los objetos de las culturas prehistóricas como las pinturas rupestres y los utensilios relacionados originarios de las sociedades sedentarias y agrícolas. Otras salas están dedicadas a la antigua Mesopotamia, así como a la antigua Grecia y la antigua Roma. En la sala de la era de la exploración se exhiben objetos del primer contacto europeo con América.

Hoy en día hay exhibiciones de culturas modernas de todos los continentes y algunos dedicados a las culturas poco conocidas como la cultura de Samoa o de Nueva Irlanda.​ Desde su fundación, el museo ha recibido más de 12.000 piezas de todo el mundo. Estas piezas incluyen textiles, objetos de vidrio, porcelana, fotografías, armas, kimonos, máscaras, joyas y esculturas. Muchos de estos objetos son originales y algunos son bastante antiguos. El museo sigue recibiendo donaciones de objetos.

 

 

 

Este museo, al igual que todo inmueble de carácter histórico que forma parte del patrimonio nacional, sólo puede ser intervenido por especialistas, conocedores de las añejas y modernas técnicas en materia arquitectónica y de restauración. Maderas, herrajes, escaleras y patios de cantera, así como la parte estructural para la readecuación de los espacios, son parte del Plan Maestro de Arquitectura y Restauración como eje conceptual para el proyecto renovador que ha dado sorpresas que implican mayor complejidad para su ejecución.

Es así como se ha logrado ubicar a este museo como un recinto histórico y moderno capaz de despertar el interés de visitantes nacionales y extranjeros. Un sitio que no puedes perderte.

 

 

 

Museo Nacional de las Culturas del Mundo

Dónde: Moneda 13 Centro Histórico., Col. Centro (Área 2), Cuauhtémoc.

Cuándo: martes a domingo, 10:00 – 17:00 hrs.

Entrada libre.

Sitio web // Facebook // Twitter

Fotos del MNCM.

La alucinante “Da Vinci Experience” llega a la CDMX en diciembre
MXCity
No te pierdas esta maravillosa manera de ver las obras de Da Vinci: el trabajo del maestro y la tecnología dan pie a una instalación inolvidable.

El 500 aniversario luctuoso de Leonardo Da Vinci ce celebrará con la “Da vinci Experience”, una muestra multimedia e inmersiva que ha dado la vuelta al mundo.

 

El legado del científico, artista e inventor italiano Leonardo Da Vinci está más vivo que nunca. Su trabajo se ha presentado en infinitud de formatos, pero esta instalación es algo verdaderamente increíble. La exposición tendrá zonas de inmersión y de realidad virtual, además de reproducciones fidedignas de sus magníficos inventos.

 

da-vinci
Imagen de: Crossmedia México

 

La Da Vinci Experience, originada en Italia, ya ha dado la vuelta al mundo, y ahora es el turno de México. La sede será el Palacio de Autonomía, en el centro histórico de la CDMX. La muestra es llevada a cabo por la empresa italiana Crossmedia Group, con la curaduría de Roberta Barsanti, la directora del museo dedicado al genio toscano en su ciudad natal, Vinci. Los patrocinadores son la Embajada de Italia, el Instituto Italiano di Cultura y Grupo Enel.

Ahora bien, la instalación se divide en tres ambientes: zona de inmersión, zona de máquinas y zona de realidad virtual. Dichos ambientes muestran la mente y las creaciones de Da Vinci en todo su esplendor: sus ideas, sus bocetos, sus métodos y sus investigaciones.

 

da-vinci
Imagen de: Crossmedia México

 

Zona de inmersión 

En este espacio, adecuado de la mejor manera para lograr una experiencia envolvente, se proyectarán imágenes en el suelo y las paredes, a 360 grados. Su proyección será continua: en 25 minutos se cuenta una historia atrapante sobre la vida y obra de Leonardo. Además, cuenta con el acompañamiento de una banda sonora original, compuesta expresamente para este evento.

 

da-vinci
Imagen de: Crossmedia México

 

Zona de Máquinas

Aquí, podrás maravillarte con reproducciones en tamaño real de sus inventos, realizadas por artesanos italianos. Los diseños se complementarán con infografías e instalaciones de video.

 

Zona de Realidad Virtual

En este espacio, la estrella es la tecnología. Podrás ingresar a algunos de los inventos del maestro e interactuar con ellos. En las diez estaciones inmersivas tendrás la oportunidad de navegar en el bote de remos, manejar el tanque y volar sobre la Florencia renacentista con el tornillo aéreo y el ornitóptero.

 

da-vinci
Imagen de: Crossmedia México

 

da-vinci

 

Cuándo: del 11 de diciembre al 16 de febrero; lunes a domingo de 10:00 a 19:00 horas.

Dónde: Palacio de la Autonomía, calle Primo Verdad #2, Centro Histórico.

Cuánto: entrada general $95.

 

Aquí otra exposición inmersiva de otro artista legendario: Van Gogh.

*Imagen destacada de: Crossmedia México

Museo Soumaya presenta la exposición 20 siglos de arte en México
MXCity
Esta exposición es un recorrido a la historia y temática que ha construido México, además de tener piezas que nunca habían sido exhibidas.

Museo Soumaya exhibe piezas inéditas clásicas y contemporáneas.

 

La exposición 20 Siglos de arte en México en el Museo Soumaya, hace un recuento de nuestra identidad nacional a través de diferentes etapas artísticas e históricas, desde Mesoamérica hasta las Vanguardias del siglo xx.

La muestra expone un total de 1,521 obras, que dan testimonio de lenguajes estéticos originales, así como de poemas visuales y tradicionales.

 

 

 

Por primera vez se presentan obras de Alfredo Ramos Martínez, Rufino Tamayo, Roberto Montenegro y Francisco Toledo, como homenaje a su reciente partida, se integran a la muestra 5 piezas que ahondan en la exploración técnica del maestro.

Esta exposición es un retrato pictórico del paisaje e historia de México, el cual resalta principalmente el Barroco, los documentos, la numismática, el paisaje, y los rostros y rasgos. La exposición, además, cuenta con videocélulas e información adicional sobre las obras y los núcleos temáticos.

 

Foto Forbes

 

Asimismo, la exposición cuenta con diversas actividades y talleres. Por ejemplo, hay juegos interactivos en cada sala, mediante los cuales el visitante podrá descubrir qué tanto sabe de la historia de México, a través de preguntas que le permitirán recorrer el país de norte a sur y de Mesoamérica a la época moderna.

También hay actividades para niños y grupos escolares, entre las que se encuentran “Una canción para México”, donde los menores de 6 a 12 años podrán recorrer la exposición con unas pistas que los invitarán a reflexionar sobre qué los hace sentir orgullosos de su país; o “Lotería de valores”, en la que los niños podrán conocer este juego tradicional mexicano con obras de la exposición asociadas a valores, hacer su propio tablero y disfrutarlo con sus compañeros de escuela y familia, apropiándose de ellas para incidir en su comunidad.

 

Foto Forbes

 

Esta gigantesca exposición de 1,521 piezas, es un testimonio de distintos lenguajes estéticos y tradiciones. Podemos encontrar desde vetustas monedas y billetes, textos originales -algunos incluso firmados con sangre- de sor Juana Inés de la Cruz, pasando por murales de David Alfaro Siqueiros o Diego Rivera, las distintas expresiones artísticas de la mexicanidad se abren en canal en 20 siglos de arte en México.

La exposición abarca época como el barroco, y temas como la comida, la maternidad, los retratos o la muerte. De las piezas exhibidas, un 25 % de ellas no se habían expuesto todavía. De las 1,521 piezas que resguarda el majestuoso y moderno museo, 122 son billetes y 681 son monedas, incluyendo centenarios de oro o columnarios.

 

Foto Forbes

 

Asimimo, las 1,521 piezas representan un número simbólico pues en el año 1521 es cuando finaliza la conquista de México por parte de los españoles y marca el nacimiento de la Nueva España, que siglos después se convertiría en el país que hoy es México.

Casi todas las obras pertenecen a la Fundación Carlos Slim, a excepción de dos murales: un paisaje del Dr. Alt y ‘La tierra como el agua y la industria nos pertenece’, de David Alfaro Siqueiros. La exposición ya se encuentra abierta al público, el cual podrá disfrutar de este recorrido de arte que nos presenta el desarrollo y evolución del país.

 

 

 

20 siglos de arte en México

Dónde: Museo Soumaya

Dirección: Blvd. Miguel de Cervantes Saavedra, Granada, Miguel Hidalgo

Cuándo: martes a domingo de 10:30 a 18:30 horas.

Entrada libre

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram

Fotos Forbes

10 magníficas películas para ver en diciembre 2019
MXCity
Este mes presentamos mucho y nuevo cine mexicano, francés, holandés y un documental sobre los sonideros de la CDMX.

Películas en las salas con la mejor propuesta de la ciudad…

 

Todos los meses la CDMX le ofrece a los capitalinos una gran variedad de opciones cinematográficas para que los que aman sentarse en una butaca; esos seres que quieren testigos de una historia que no es la suya, encuentren su lugar en el mundo.

Ante tantas opciones en cartelera, siempre es recomendable ir más allá de lo comercial y buscar aquellas películas que están revolucionando el séptimo arte, y desafían a Hollywood con su impecable realización, con sus guiones y con su poderoso lenguaje cinematográfico.

En la Ciudad de México, para poder apreciar mejor el séptimo arte independiente como se debe, es recomendable visitar los cines y cineclubes especializados. Una serie de recintos encantadores que tienen el objetivo de enriquecer la cultura cinematográfica que hay en esta urbe y de cautivar la inteligencia del espectador a través de cintas innovadoras y genuinas.

 

 

 Cineteca Nacional

 

El Irlandés

Martin Scorsese, Estados Unidos, 2019, 209 mins.

 

 

 

Basada en una novela de Charles Brandt, El irlandés emerge como una épica historia que toma como referente uno de los grandes misterios sin resolver en la historia de Estados Unidos: la desaparición del sindicalista Jimmy Hoffa. Con un reparto que incluye a Robert De Niro, Al Pacino y Joe Pesci, el filme es un viaje por los entresijos del crimen organizado, sobre la amistad y lealtad entre hombres que cometieron actos inenarrables y se enfrentaron a un mundo donde redimirse parece algo lejano.

 

El Paso

Everardo González, México, 2015, 80 mins.

 

 

A través de sus historias, el director Everardo González explora la difícil situación que atraviesan quienes se dedican al ejercicio periodístico en nuestro país. El documental muestra la vida cotidiana de estos reporteros junto a sus familias mientras luchan por subsistir en un limbo migratorio.

 

Tercer mundo

Bolivia-Chile-Costa Rica, 2009, Dur.: 85 mins.

 

 

 

Tercer mundo enlaza relatos ocurridos en el altiplano boliviano, los lagos y volcanes costarricenses y los alrededores de la capital chilena; donde pese a evidentes diferencias, existen “alucinantes” similitudes que llegan a crear lazos místicos.

 

 

 Casa del cine MX

 

Tiempo sin pulso

Bárbara Ochoa Castañeda, México, 2016, 80 min.

 

 

Bruno no se permite sentir placer. Martha, su madre, insiste en celebrar el cumpleaños de Esteban, su hijo mayor muerto dos años atrás. El regreso de Elisa, su primer amor, lo ayuda a enfrentar la culpa y abrirse a la posibilidad de disfrutarla vida nuevamente.

 

Largo viaje hacia la noche

Bi Gan, China-Francia, 2019, 138 min.

 

 

El cine negro y el cine poético se dan cita en la historia de Luo Hongwu, quien luego de 12 años fuera, vuelve a su ciudad natal, Kaili, donde perdió el rastro de una hermosa mujer llamada Wan Qiwen.

 

Amante fiel

Louis Garrel, Francia, 2019, 75 min.

 

 

 

Abel y Marianne parecen ser una pareja feliz, hasta que ella decide abandonarlo por Paul, su mejor amigo. Luego de ocho años, Abel sigue enamorado y está decidido a recuperar a Marianne, pero una joven llamada Eva se interpone en su camino y pondrá a prueba el amor entre los dos.

 

Niebla de culpa

Francisco Laresgoiti, México, 2018, 70 min.

 

 

Yolanda emprende el viaje a la Ciudad de México a pesar de no saber leer ni escribir. El objetivo es cuidar al bebé recién nacido de Amanda, una mujer rica que está por hacer un largo viaje. El analfabetismo, más otras circunstancias, conducen a la muerte del bebé y Yolanda trata de ocultar este trágico evento enterrando al niño cerca de su ciudad natal.

 

 

 Cine Tonalá

 

Yo no soy guapo

Joyce García, México, 82 min.

 

 

Luces multicolor, cuerpos jadeantes y sudorosos, licras entalladas, tacones de Aventurera y una cumbia rebajada suena por las calles de los barrios populares de la Ciudad de México. Los llamados sonideros, comenzaron animando patios de vecindades para después convertirse en los ídolos del barrio, tradición que a partir del 2014 se ve amenazada por la prohibición del gobierno local.

 

Lo mejor que puedes hacer con tu vida

Zita Erffa, México – Alemania, 93 min.

 

  

 

Esta película habla de dos personas muy cercanas, que después de mucho tiempo de no comunicarse intentan estar en contacto. Hace ocho años mi hermano László, de un día para otro, decidió hacerse Sacerdote con los Legionarios de Cristo. Era el tiempo más divertido del año, pero la orden nos parecía rara. Casi como una secta. Y nosotros sabíamos que no nos iban a pescar.

 

Niebla de culpa

Chisco Laresgoiti, México, 72 min.

 

 

 

Yolanda viaja de su pobre ciudad en Michoacán a la caótica Ciudad de México para cuidar a un bebé recién nacido, desafiando a Juan, su esposo alcohólico y controlador. Amanda, una mujer rica y mimada, llama a su antigua niñera para que se siente en el trabajo. Yolanda acepta el desafío, aunque carece de las herramientas esenciales para tener éxito: leer y escribir. Amanda y Hans, su esposo, hacen un largo viaje, dejando a Yolanda y al bebé a la deriva.

La cosmogonía indígena en los murales de Eppens en la Facultad de Medicina
MXCity
La Facultad de Medicina de la UNAM tiene uno de los murales más emblemáticos de esta institución: la vida y muerte de Francisco Eppens.
facultad-de-medicina

Seguramente llegaste a ver este precioso mural en alguna incursión dominguera por CU, pero, ¿sabías que hay toda una historia y una cultura contenidas en él?

 

La fachada de la Facultad de Medicina de la UNAM es una verdadera obra de arte: Francisco Eppens plasmó la cosmogonía indígena en su mural “La vida, la muerte, el mestizaje y los cuatro elementos”. Este icono de la Facultad fue realizado en cerámica vidriada, imitando el estilo bizantino. Eppens lo terminó en 1952, y consideró que era su mejor obra.

 

facultad-de-medicina
Imagen de: gaceta.facmed.unam.mx

 

Pero es mucho más que una instalación artística: está cargada de simbolismos, principalmente prehispánicos. Al centro de la monumental composición se aprecia una máscara trifásica (de tres fases). Este “rostro” es la representación del mestizaje, ya que su perfil izquierdo es una mujer originaria y su perfil derecho un hombre español; la parte central es un hijo mestizo, resultado de la unión de los dos anteriores.

 

facultad-de-medicina
Imagen de: Fundación UNAM.

 

El mural está enmarcado por una serpiente que muerde su cola, la cual representa la eternidad. Es una especie de oruóboros, un ciclo que representa la continuidad entre principio y fin. La vida es un ciclo que se perpetúa, no una sucesión de absolutos finitos. Además, dentro del simbolismo prehispánico, la serpiente es un símbolo de tierra y fertilidad.

La máscara tiene una corona de fuego, dentro de la cual hay dos manos que sostienen una semilla y al sol, respectivamente. La semilla es el origen, la raíz, mientras que el sol es el ser, o la fuerza, que da calor y vida. Además, el fuego (tetl), un elemento siempre cambiante, es la fuerza que permite la unión de contrarios y la renovación. Al fin y al cabo, puede ser tanto destructor como creador.

 

facultad-de-medicina
Imagen de: arquitecturafaunam.wordpress.com

 

En los laterales del mural se encuentra el cielo nocturno (ilhuicatl o yohualli). Dentro de él se representan tres animales de suma importancia en la mitología mexica: la mariposa (papalotl), el zopilote real (cozcacuauhtli) y el águila (cuauhtli). Debajo de la máscara está la tierra (tlalli). Se aprecian plantas como el maguey, el cactus y el algodón. Además, una calavera devora una mazorca de maíz, a partir del cual se crearon los hombres. La representación de la muerte también es clave, ya que en la cosmogonía mexica no puede haber vida sin muerte. De hecho, la vida sale de la muerte. Antes de pasar a la existencia, todo ser mora en el Mictlán.

 

facultad-de-medicina
Imagen de: Fundación UNAM.

 

Finalmente está el agua (atl). Aquí está la cabeza de Tláloc, dios pluvial y acuático por excelencia. Se aprecian sus ojos serpentinos y sus fauces atigradas. Se encuentra rodeado por un ajolote, una rana, un caracol y un pez. Además, este mundo acuático está delimitado por nueve círculos de jade. En la numerología mexica, el nueve es un número que se vincula al inframundo. Como puedes ver, en el mural, así como en el mundo indígena, nada es gratuito. Todo está conectado con todo.

 

facultad-de-medicina
Imagen de: Milenio.

 

Date una vuelta por la Facultad de Medicina de la UNAM para ver este sobrecogedor mural: es la existencia y el ciclo vital pintados por las manos de un maestro.

 

Aquí más arquitectura mexicana que ha trascendido fronteras.

*Imagen destacada de: gaceta.facmed.unam.mx