Arte y Cultura
Conoce la increíble historia del Museo Nacional de las Culturas del Mundo
MXCity
El Museo Nacional de las Culturas del Mundo ha sido parte importante de la historia y cultura de la museográfica de la Ciudad de México

El Museo Nacional de las Culturas del Mundo es un lugar increíble y lleno de historia.

 

 

El Museo Nacional de la Culturas del Mundo es un inmueble histórico del siglo XVIII que ha tenido diferentes usos: Casa de Moneda; Cuartel de guardia de los Supremos Poderes; Ministerio de Hacienda; Suprema Corte de Justicia; bodega de la biblioteca y archivo de la Universidad; Correo; Departamento de Estadística; Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística; casa y oficina del ministro de Relaciones Interiores y Exteriores; Sociedad Mexicana de Historia Natural; Oficina impresora de estampillas; Procuraduría; Departamento de Fotografía de la Secretaría de Guerra; local de acuñación en níquel; cuartel de bomberos; Talleres Gráficos de la Nación, y sede de la Escuela Nacional de Antropología e Historia.

Además es uno de los museos más bonitos de la CDMX. Su objetivo es el de difundir a la educación sobre las culturas del mundo, tanto del pasado como del presente. Está situado en un precioso edificio colonial que solía ser la Ceca para fabricar monedas. Antes de esto, el lugar fue la ubicación de la “casa Negra” de Moctezuma. La ceca se trasladó a la Calle Apartado en 1848, y el edificio fue utilizado para diversos fines hasta que en 1966 se le dio su actual uso.

 

 

Antiguamente este espacio fue el Palacio Nuevo de Moctezuma, llamado la Casa Denegrida por los conquistadores españoles, que lo describieron como un cuarto sin ventanas pintadas de negro. Aquí Moctezuma meditaba sobre lo que le fue dicho por los clarividentes y por los chamanes. Recientemente, se han desenterrado partes de una pared y un piso de basalto, en las excavaciones realizadas en este lugar y en lugares próximos a la puerta del Palacio Nacional.

Durante la conquista, esta casa y el resto del Palacio de Moctezuma, fue destruido casi en su totalidad. Este sitio formó parte de los lugares de que se apropió Hernán Cortés quien reconstruyó el complejo con parte de los materiales de los edificios antiguos.

 

 

 

Las operaciones de acuñación de la Real Casa de Moneda se habían establecido desde su fundación en 1535 en la parte posterior de las llamadas “casas viejas de Moctezuma”, también propiedad de Hernán Cortés y por las que el gobierno virreinal pagaba una renta, ubicadas en el sitio que hoy ocupa la casa matriz del Nacional Monte de Piedad.

Pero en 1569 el gobierno adquirió al segundo marqués del Valle, Martín Cortés la propiedad al noreste del nuevo palacio virreinal en las antiguas “casas nuevas de Moctezuma” con el fin de establecer la casa de moneda. Las obras se realizaron bajo la dirección del maestro mayor Miguel Martínez, entre 1570 y 1572, empleando para este fin los materiales procedentes de la demolición de las atarazanas mandadas construir por Cortés.

 

 

 

 

En 1778 el grabador y tallador mayor Jerónimo Antonio Gil estableció una escuela de grabado en un anexo del edificio. El buen éxito obtenido llevó a Gil a proponer la creación en 1781 de la Academia de San Carlos, inicialmente en la misma ceca, hasta que en 1791 se trasladó a un local propio en el antiguo Hospital del Amor de Dios.

La trasformación a museo se dio a raíz de la independencia de México, la ceca pasó a llamarse por breve tiempo Imperial Casa de Moneda de México, y luego Casa Nacional de Moneda. En 1847 el gobierno arrendó la Casa de Moneda a una compañía inglesa, la MacKintosh Mint Company. En 1848 esta empresa se trasladó a la antigua Casa del Apartado (actual Museo Numismático Nacional), y el edificio original fue utilizado como cuartel, Ministerio de Hacienda, Suprema Corte de Justicia de la Nación, así como bodega de la biblioteca y archivo de la Universidad.

 

 

 

 

En 1865, el emperador Maximiliano decidió ubicar el Museo Público de Historia Natural, Arqueología e Historia en este lugar, a partir de piezas donadas por la Real y Pontificia Universidad de México y el Museo Nacional (inicialmente planeado por el presidente Guadalupe Victoria en 1825).

En la época actual, este edificio fue nombrado monumento nacional en 1931. En 1938 Rufino Tamayo pintó el mural llamado “Revolución” en el que se representa una escena de la rebelión de obreros y campesinos contra la burguesía durante la Revolución Mexicana, que todavía puede verse en el vestíbulo. El museo fue inicialmente exitoso, pero declinó y gran parte de sus colecciones fueron trasladadas a otras instituciones.

 

 

 

 

​ La colección relacionada con la historia natural fue trasladada al Palacio de Cristal (después Museo Universitario del Chopo) en 1909. La antigua institución pasó a denominarse Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía. A raíz de la creación del Museo Nacional de Historia, en el castillo de Chapultepec, se trasladaron allí en 1944 la mayoría de los objetos históricos.

La institución pasó entonces a llamarse Museo Nacional de Antropología. Las colecciones restantes fueron transferidas al Museo Nacional de Antropología e Historia (en 1964), así como al Museo Nacional del Virreinato y Museo Nacional de las Intervenciones. En 1906 comenzaron a impartirse en el edificio clases de antropología física, etnología y lenguas indígenas. En 1942 se estableció allí la recién fundada Escuela Nacional de Antropología, que 17 años después se trasladó al Mayorazgo de Guerrero, en la misma calle.

 

 

 

Desde que fue fundada, la Escuela ha ocupado distintos edificios para desarrollar sus labores. En 1942 se localizó a un costado del Palacio Nacional de México, en el edificio de la antigua Casa de Moneda, actualmente ese edificio colonial alberga al Museo Nacional de las Culturas. Diecisiete años después, la ENAH fue reubicada al edificio de Mayorazgo de Guerrero, en la misma calle de Moneda. De ahí se traslada, en 1964, al recién estrenado Museo Nacional de Antropología, en el parque de Chapultepec.

En 1965 el edificio fue adjudicado al nuevo Museo Nacional de las Culturas, dedicado a las culturas pasadas y presentes del mundo. Es el único de su tipo en América Latina. Fue objeto de una restauración entre 2006 y 2010,​ en el transcurso de la cual se realizaron también excavaciones arqueológicas. Actualmente cuenta con dieciséis salas de exposición permanentes y tres salas para exposiciones temporales.

 

 

 

 

 

Algunas de las habitaciones están dedicadas a los objetos de las culturas prehistóricas como las pinturas rupestres y los utensilios relacionados originarios de las sociedades sedentarias y agrícolas. Otras salas están dedicadas a la antigua Mesopotamia, así como a la antigua Grecia y la antigua Roma. En la sala de la era de la exploración se exhiben objetos del primer contacto europeo con América.

Hoy en día hay exhibiciones de culturas modernas de todos los continentes y algunos dedicados a las culturas poco conocidas como la cultura de Samoa o de Nueva Irlanda.​ Desde su fundación, el museo ha recibido más de 12.000 piezas de todo el mundo. Estas piezas incluyen textiles, objetos de vidrio, porcelana, fotografías, armas, kimonos, máscaras, joyas y esculturas. Muchos de estos objetos son originales y algunos son bastante antiguos. El museo sigue recibiendo donaciones de objetos.

 

 

 

Este museo, al igual que todo inmueble de carácter histórico que forma parte del patrimonio nacional, sólo puede ser intervenido por especialistas, conocedores de las añejas y modernas técnicas en materia arquitectónica y de restauración. Maderas, herrajes, escaleras y patios de cantera, así como la parte estructural para la readecuación de los espacios, son parte del Plan Maestro de Arquitectura y Restauración como eje conceptual para el proyecto renovador que ha dado sorpresas que implican mayor complejidad para su ejecución.

Es así como se ha logrado ubicar a este museo como un recinto histórico y moderno capaz de despertar el interés de visitantes nacionales y extranjeros. Un sitio que no puedes perderte.

 

 

 

Museo Nacional de las Culturas del Mundo

Dónde: Moneda 13 Centro Histórico., Col. Centro (Área 2), Cuauhtémoc.

Cuándo: martes a domingo, 10:00 – 17:00 hrs.

Entrada libre.

Sitio web // Facebook // Twitter

Fotos del MNCM.

Corredor de Arte Buena Vista: obra pública con impacto social
MXCity
El Corredor de Arte Buena Vista es el mejor ejemplo de que el arte no está reservado para unos pocos: está destinado a ser un agente de cambio.

Una de las mejores maneras de afianzar lazos en una comunidad y de honrar nuestras raíces es a través del arte: el Corredor de Arte Buena Vista lo constata.

 

Rescatar colonias sumidas en la delincuencia o en el abandono no es tarea fácil. Formar lazos comunitarios y lograr que la gente se involucre para transformar su espacio requiere mucho trabajo y compromiso. Sin embargo, los miembros de Liberalia Colectivo Itinerante lo lograron en su barrio, Buena Vista. Los fundadores son una familia que se decidieron a actuar y cambiar la realidad en que vivían. El resultado fue el Corredor de Arte Buena Vista, un conjunto de murales que tienen como objetivo recuperar espacios y estrechar lazos.

corredor-de-arte-buena-vista
Fotografía de: Michelle Marie Wallace

Claudia Barajas, Deyanira Garduño, Julio César Barajas y Juana Garduño se criaron en Buena Vista, en Eje Mosqueta. Querían contribuir a la comunidad “trayendo arte y cultura aquí, a este barrio”, porque sabían que había mucha violencia y conflicto en él. La iniciativa comenzó realizando exposiciones pequeñas y trabajando con artistas de manera individual, pero el proyecto evolucionó cuando Deyanira tuvo la idea de los murales.

El colectivo sabía que necesitaba el apoyo de la comunidad para llevar a cabo tamaña tarea. Para lograrlo, presidieron varias reuniones vecinales para presentar su proyecto y para demostrarle a la gente lo que lograrían. No fue fácil: al principio había mucho escepticismo, ya que se creía que los murales no cambiarían tanto las paredes rayadas con grafiti. Sin embargo, el colectivo los convenció de hacer un mural piloto, y seguir a partir de ahí.

corredor-de-arte-buena-vista
Fotografía de: Marlene Vizuet

corredor-de-arte-buena-vista
Fotografía de: Marlene Vizuet

El lugar de experimentación fue el propio edificio de la familia: sobra decir que fue un éxito. Los vecinos quedaron tan encantados que decidieron que todos aportarían para ampliar el proyecto. Los siguientes pasos fueron acercarse al gobierno de la delegación y a los artistas. La alcaldía accedió a financiar el coste de los materiales y Liberalia hizo un llamado a los artistas que quisieran participar. Seleccionaron solo artistas mexicanos, para reflejar la vasta cultura del país, e intervinieron cada edificio después de consultar a sus ocupantes, para que las decisiones tomadas fueran conjuntas y todas las partes estuvieran satisfechas.

De esta manera, los edificios de la colonia se fueron llenando poco a poco de colores, flores y rostros y se convirtieron en el Corredor de Arte Buena Vista. Hoy en día, las calles intervenidas forman parte del recorrido del Turibús. Además, los vecinos del barrio están encantados con los resultados. Muchos de ellos afirman que el cambio producido por los murales es más que palpable.

corredor-de-arte-buena-vista
Fotografía de: Michelle Marie Wallace

Con sonrisas en la cara, dicen que las calles ahora son más luminosas, más bonitas y que la gente está más contenta. La ciudadanía ha ido recuperando los espacios, y los lazos comunitarios se sienten más fuertes. Dicen que la gente sale más, que platica más con sus vecinos, y que los niños juegan de nuevo en los parques. Hay menos grafiti, las calles están más limpias y el crimen ha disminuido.

El impacto del arte y del compromiso y amor de una familia cambiaron el barrio de Buena Vista para siempre. En palabras del colectivo: “queremos levantar a nuestros barrios y decirle al mundo que la gente que vive aquí son personas que quieren vivir bien: que tenemos historia y cultura y que no somos barrios llenos de delincuencia. Al recuperar nuestros espacios públicos con arte somos capaces de cambiar nuestro entorno”. El Corredor de Arte Buena Vista es una demostración maravillosa de lo que pueden lograr el ingenio, la compasión y la esperanza humanas.

Fotografías de @luluurdapilleta

Te recomendamos: las lecturas sugeridas por Anagrama para recibir la primavera.

*Imagen destacada de: Marlene Vizuet

Ex-Convento de Bucareli, un Tesoro histórico en la Sierra Gorda
MXCity
La arquitectura religiosa de México, majestuosa y espectacular, forma parte de nuestro patrimonio cultural: ejemplo de ello es el Ex-Convento de Bucareli.

La Sierra Gorda de Querétaro es una maravilla natural, que alberga hermosos bosques, cascadas, miradores y ríos; sin embargo, también es el hogar de una maravilla arquitectónica: el Ex-Convento de Bucareli.

 

En el corazón de la Sierra Gorda, cerca del pintoresco pueblo de Pinal de Amoles, se ubica uno de los edificios más bellos de la región. Se trata del Ex-Convento de Bucareli, una preciosa construcción de finales del siglo XIX que se asemeja a un castillo medieval. Forma parte de la ruta de Misiones, la cual se extiende a lo largo de varios estados: es uno de los más bellos e interesantes recorridos turísticos que se pueden hacer en el país. Ofrece una de las vistas más bellas de los alrededores: rodeado de cerros, cielos azules y aire limpio, es un sitio maravilloso para recargar energías y tomar fotos fantásticas.

 

pinal-de-amoles

Imagen de: Wikimedia Commons

 

 

Fue erigido por Fray Ángelo Ruiz y Ruiz, Fray Isidoro M. Ávila, Fray Salvador Monroy, Fray Domingo García y Fray Pacífico Rendón, franciscanos de la provincia de San Pedro. El esmero que pusieron al erigirlo se nota inmediatamente: sus dos patios interiores, adornados con preciosos arcos y una fuente, son muestra de un gusto exquisito. En el interior de la mole principal hay una capilla y una sacristía, las cuales fueron construidas unos 30 años antes por otro franciscano. Los pobladores de la zona llamaban a este pequeño conjunto “El Conventito”.

Los tres cuartos con los que contaba fueron retirados para dar pie al ahora Ex-Convento de Bucareli. Sin embargo, el ex-convento no solo es bello por fuera, sino que en su interior contiene un acervo cultural incomparable. La devoción y dedicación al conocimiento y estudio de quienes habitaban aquí están plasmadas en los más de 450 volúmenes de diversos tratados de teología, todos escritos en latín.

 

 

ex-convento-de-bucareli

Imagen de: Wikimedia Commons

 

Además, parte de su interior fue habilitado como un espacio museográfico, en donde converge la voluntad de trabajo y conservación de quienes lo administran, además de parte del patrimonio histórico de Bucareli. Entrar al Ex-Convento de Bucareli es como traspasar un umbral al pasado, donde palabras antiguas y sabias resuenan en sus muros. Además de ser un repositorio de riqueza social y cultural, también se convierte en un lugar de reflexión y diálogo, donde todos los que ahí se encuentran mantienen el espacio vivo y en movimiento.

 

ex-convento-de-bucareli

 

 

 

Aquí más acerca de Pinal de Amoles, un pueblo rodeado de paisajes espectaculares.

*Imagen destacada de: Reddit

Disfruta de todas las obras de Salvador Dalí en esta galería digital
MXCity
El trabajo íntegro de uno de los pintores vanguardistas más importantes del siglo XX ahora está a la disposición del público: Salvador Dalí.

Si eres amante del surrealismo y las ganas de asistir a alguna exposición son imperiosas, visita la galería digital de Salvador Dalí y date vuelo con su obra.

 

La influencia de la obra del artista catalán Salvador Dalí es tal, que hoy en día sus obras se siguen analizando y exponiendo como si se hubieran pintado ayer. Y es que es uno de los mayores exponentes históricos del surrealismo: su estilo es único, y ha impuesto tendencia en las esferas artísticas de todas las generaciones que le sucedieron. Sin embargo, no es fácil encontrar todos sus cuadros, excluyendo los más conocidos. Afortunadamente, la Fundación Gala-Dalí emprendió un proyecto que acerca toda su obra a todo tipo de público.

 

salvador-dali

 

salvador-dali

Imagen de: britannica.com

 

Salvador Dalí, además de ser pintor, tenía muchas otras facetas: hacía grabados, escribía y hasta incursionó en el cine. Sus colaboraciones con Luis Buñuel, Walt Disney y Alfred Hitchcock se han convertido en joyas del séptimo arte. Reunir todo el trabajo de un artista tan prolífico y extravagante no es tarea fácil. Sin embargo, la Fundación Gala Dalí se propuso hacer precisamente eso y, 17 años después, se comienzan a ver los frutos.

La iniciativa consiste en hacer una especie de línea del tiempo con sus obras, la cual va desde 1910 hasta 1983. Este es el Catálogo Razonado de Pinturas de Salvador Dalí, el cual comenzó en el 2004 y que se actualiza constantemente. Es un esfuerzo científico e histórico que cuenta con la colaboración de especialistas de la Fundación, además de los estudiosos e instituciones que colaboran con ella. Por otro lado, está el Catálogo Razonado de Escultura y Obra Tridimensional, el cual presenta y analiza la faceta del Salvador Dalí escultor.

 

salvador-dali

Imagen de: Pinterest

 

Además, la página de la Fundación ofrece un vistazo íntimo a la vida de Dalí y de su esposa, Gala, con biografías minuciosas, además de la Filmoteca Dalí, donde se juntan todos los proyectos audiovisuales en los que colaboró el artista catalán. También hay una sección de publicaciones especializadas, las cuales abordan distintos temas en profundidad, por si quieres investigar más a fondo. En el Catálogo Razonado de obras podrás observar la magnífica evolución pictórica de Salvador Dalí, desde sus primeros paisajes hasta obras maestras como La Persistencia de la Memoria.

Para contemplar todas las obras de Dalí solo necesitas acceder al sitio web de la Fundación.

 

 

Disfruta de un arte digital muy diferente pero igual de interesante: The Covid Art Museum.

*Imagen destacada de: Google Arts & Culture

The Covid Art Museum, arte inspirado en la pandemia
MXCity
El espíritu humano es increíblemente resiliente y sabe adaptarse a casi cualquier situación; muestra de ello es el Covid Art Museum: arte y pandemia.
covid-art-museum

Entre muchas otras cosas, buenas y malas, la pandemia de coronavirus ha visto al ingenio humano hacer de las suyas: muchas de las obras creadas se reúnen en el Covid Art Museum.

 

Los tiempos de adversidad, a pesar de que son complicados y sumamente retadores, también sacan lo mejor del ser humano. Se expresan nuestra gentileza y compasión, al considerar el sufrimiento de otros e intentar hacer lo posible para aliviarlo. Además, la infinita creatividad humana también aprovecha estas situaciones para dar rienda suelta a su poder creador. Ya todos disfrutamos de las exposiciones y tours virtuales, streamings y conferencias en Zoom. Sin embargo, ahora hay una cuenta de Instagram plenamente dedicada al arte durante la pandemia: The Covid Art Museum.

 

covid-art-museum

Imagen de: IG covidartmuseum

 

covid-art-museum

Imagen de: IG covidartmuseum

 

Esta maravillosa idea surge a partir de la necesidad de encontrar un canal para expresarnos y compartir con el mundo la manera en que nos hemos enfrentado a la pandemia. Los creadores son tres creativos publicitarios españoles, llamados Irene Llorca, José Guerrero y Emma Calvo. La iniciativa comenzó cuando los tres comenzaron a notar que sus conocidos compartían sus obras de arte, inspiradas en la pandemia, a través de las redes sociales.

 

covid-art-museum

Imagen de: IG covidartmuseum

 

Esto les hizo darse cuenta que había un potencial increíble en esta particular vertiente artística, así que decidieron darle su lugar. Uno de los creadores señala que mucha gente se ha encontrado con una gran cantidad de tiempo en sus manos, la cual es propicia para desarrollar sus talentos y aprovechar el tiempo de soledad. El Covid Art Museum no es solo una compilación, sino que es un testimonio emocional y artístico de cómo el virus ha afectado a la población mundial.

 

covid-art-museum

Imagen de: IG covidartmuseum

 

covid-art-museum

Imagen de: IG covidartmuseum

 

Además, lo mejor es que el Covid Art Museum es un recurso digital abierto, por lo que todo el que quiera puede participar. Solo tienes que enviar tus creaciones a la cuenta oficial de Instagram del museo, rellenando un formulario que está en su perfil, o bien, etiquetando tus obras con el hashtag #covidartmuseum. El límite es el ingenio humano; no hay restricciones. Se pueden intervenir obras ya existentes, como ponerles cubrebocas a cuadros famosos, o enviar creaciones propias: videos, esculturas, pinturas, diseños 3D, dibujos, piezas musicales…en fin, todo lo que se te ocurra.

 

Una exposición virtual que no te puedes perder: XXI, en HOFA Gallery.

 

*Imagen destacada de: IG covidartmuseum