Gastronomía
Chapulín de milpa alta, una alternativa gastronómica para el futuro
MXCity
Los chapulines comestibles ayudarían a aminorar la desnutrición infantil y podría sustituir productos elaborados con harinas refinadas y azúcares.

El consumo de Chapulín podría ayudar a combatir la desnutrición y obesidad de México.

 

El chapulín proviene del náhuatl chapōlin, de “rebotar”, y ōlli “hule”, algo así como insecto que brinca como pelota de hule, y es el nombre común de algunos ortópteros nativos de México y Estados Unidos. Pero el chapulín de milpa podría ayudar a combatir la desnutrición y obesidad en México, a reducir el consumo de carne convencional y a bajar la emisión de gases de efecto invernadero generados por las actividades ganaderas.

Desde hace años, el chapulín de Milpa Alta se ha investigado para el consumo humano y René Cerritos Flores, investigador de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, es uno de los especialistas que ha afirmado que este insecto es una fuente de proteína sana, sustentable, barata y no contaminante. Contiene 53.17 % de proteína, 4.13 de grasa, 2.31 de carbohidratos y 19.5 de fibra.

 

 

 

El consumo de chapulín, además, podría ayudar a reducri una de las plagas más devastadoras en el centro y sur de México. Con base en políticas públicas se puede extraer la mitad de los chapulines que infestan las áreas de cultivo, para atacar el problema de injusticia alimentaria. Según el especialista, “La extracción de la mitad de ellos permitiría alcanzar tanto su sustentabilidad como la seguridad alimentaria para generaciones posteriores. Recordemos que en México hay 1.5 millones de niños con desnutrición crónica.”

El chapulín de milpa infesta cerca de un millón de hectáreas. Con la distribución actual, tan sólo de esta especie se podrían extraer de 200 mil a 500 mil toneladas. “En particular, del Valle de Puebla-Tlaxcala, cada año se podrían obtener 50 mil toneladas; es decir, la mitad de los chapulines que infestan sus cultivos. Así, el recurso permanecería a lo largo de los años. De eso se trata la sustentabilidad”, apunta el investigador.

 

 

 

Y ya que México se ha tardado mucho en desarrollar una industria de insectos comestibles, debido a la informalidad de la captura del chapulín de milpa ya que los chapulineros recolectan de entre 10 a 15 kilos clandestinamente de cultivos, sobre todo de alfalfa; sin embargo no deja de ser un riesgo sanitario es que en la colecta vayan chapulines sobrevivientes a los insecticidas que se aplican a las parcelas para controlar la plaga.

Para su formal industrialización y comercialización, es necesario que sea un producto inocuo, esto es, libre de contaminantes, bacterias entéricas y otros componentes que puedan ser dañinos para la salud de las personas. Además de generar políticas de extracción, distribución, venta y consumo del chapulín, mismo que requiere políticas públicas y la participación de un grupo multidisciplinario integrado por ecólogos, nutriólogos, abogados, psicólogos, mercadólogos para ofrecer y dismitificar el producto.

 

 

 

Así pues, el reto de esto es que el chapulín de milpa deje de ser plaga e integrarse a la dieta del mexicano en sustitución de productos cárnicos, pero aún no se ha podido gestionar su aplicación en agrosistemas mexicanos. Esto a pesar de que los estados de Puebla, Tlaxcala, Oaxaca, Hidalgo, de México, Querétaro, Michoacán y Guanajuato lo consideran una plaga, de donde se pueden extraer 350 mil toneladas, con las que se podrían alimentar nueve millones de personas durante un año, con una ración de 25 gramos al día.

Tal cantidad de insectos comestibles ayudaría a aminorar la desnutrición infantil e incluso, con una buena promoción, a sustituir productos elaborados con harinas refinadas y azúcares, como la fructuosa y la sacarosa, cuyo alto consumo es causa de obesidad y sobrepeso.

 

 

 

El investigador Cerritos Flores, está pensando en montar una planta experimental para evaluar la viabilidad y las ventajas de la extracción y comercialización del chapulín de milpa como recurso alimentario. Evalúa también cuál es el tope en el número de insectos que asegura su aprovechamiento y que no dañaría un plantío.

Por otra parte, si se quiere que una vaca produzca (aumente de peso) un kilo de carne, debe comer 13 kilos de alfalfa; en cambio, el chapulín de milpa sólo necesita 1.7 kilos de alfalfa para producir un kilo de biomasa. Y como es sabido, una de las industrias que emite más gases de efecto invernadero es la ganadera ya que millones de cabezas de rumiantes emiten dióxido de carbono (a través de la respiración) y metano (por su sistema digestivo y en el excremento).

 

 

 

A nivel global, más de la mitad de lo que produce la agroindustria del maíz se destina a alimentar reses, que luego nos comemos. Para alimentar 100 cabezas de ganado se necesitan más de 100 toneladas de maíz, en cuya producción también está inmiscuido el petróleo como combustible para que toda la maquinaria relacionada con su producción y transporte funcione. Desgraciadamente, esta propuesta sustentable, barata y sana para el ser humano y el planeta no sólo enfrentará trabas de tipo tecnológico, sino también los intereses de las industrias alimentaria, ganadera y agroquímica, que alimentan a casi toda la población del planeta

Entre los beneficios del chapulín están, un kilo puede tener el doble de proteína que un kilo de carne convencional (res, cerdo y pollo), y su valor proteico es similar al atún u otro pescado. Tiene una gran cantidad de minerales y vitaminas, y es más bajo en grasas que la carne magra. Su exoesqueleto, formado por quitina, funciona como fibra y es benéfico para la microbiota del ser humano.

De la Chinampa a tu Cocina, proyectos de agricultores mexicanos en línea
Mariana Gaxiola
Un grupo de chinamperos mexicanos vende sus productos vía online. 

Un grupo de chinamperos hace llegar a tu hogar sus productos vía online.

 

La chinampa es un método de origen mesoamericano de agricultura, cuya creación data desde hace más de 1,000 años. A través de una especie de balsas cubiertas con tierras, nuestros antepasados no sólo cultivaron flores y vegetales en las superficies de los lagos del Valle de México, sino que también hicieron de Tenochtitlán una ciudad flotante.

Esta tradición sigue vigente en Xochimilco, Patrimonio de la Humanidad, y cabe mencionar que las últimas décadas han sido muy importantes en cuestión de técnica para todos los chinamperos de la zona.

Por el avance obtenido, los chinamperos de estas áreas decidieron comenzar con nuevo y ambicioso proyecto. Se trata de un comercio vía online que lleva hasta tu casa los mejores productos de las chinampas.

 

Aztec-chinampas-1024x768

 

Es un negocio que consta de 30 productores que producen productos artesanales como hortalizas, frutas, alimentos derivados de la leche y huevo de libre pastoreo. Todos estos alimentos provienen de la zona de reserva ecológica de Cuemanco, Xochimilco y de las zonas de la montaña que se encuentran a 150 km a la redonda de la Ciudad de México.

El proyecto lleva por nombre “De la Chinampa” y tiene como objetivo la restauración de Xochimilco a través de la agricultura chinampera. La siembra de todos los productos se lleva a cabo de la forma tradicional. Todos los agricultores utilizan semillas criollas que heredaron de sus antepasados.

De igual forma, buscan hacer todo de forma artesanal para que los productos crezcan y florezcan libres de pesticidas y químicos.

 

En De la Chinampa se pretende beneficiar a los chinamperos y al consumo local. La idea es comercializar lo que éstos producen, para que nunca dejen de sembrar y siempre cuenten con vías alternas de negocios.

Al comprar productos De la Chinampa no sólo estamos llenando nuestras vidas de productos naturales, sino que también estamos apoyando a una de las costumbres mexicanas más antiguas a seguir viva.

La calidad y los precios justos caracterizan a este increíble proyecto, el cual tiene un compromiso con todos sus clientes de respetar las raíces mexicanas y entregar todo en las puertas de tu casa, tienda o restaurante a tiempo. ¿Qué esperas para hacer tu pedido?

 

xochimilco

 

Club Yolcan

 

 

La idea central es que tengas acceso a “la cosecha más fresca de la CDMX”. Los productos que distribuye Yolcan vienen de las chinampas en Xochimilco y otras huertas cercanas a la capital, hasta tu mesa. Tu canasta semanal, que viene bien surtida entre frutas, verduras y algunas plantas comestibles, puede ser recogida en distintos puntos de la ciudad.

Algo increíble de su propuesta es que los alimentos incluidos en la canasta varían de acuerdo a la temporada, lo que te permite empatar tus ritmos con los del campo mexicano y descubrir deliciosos ingredientes endémicos que, tal vez, no conocías.

Además de elegir el tamaño de tu canasta (hay individuales, para parejas y familiares), puedes incluir otros ricos productos orgánicos como miel, queso y tortillas. Visita Yolcan aquí.

 

El Buen Campo

 

 

Este colectivo de productores y comerciantes ofrece alimentos orgánicos o agroecológicos. Su misión es asegurar el comercio justo con el campo. Ellos distribuyen en la Ciudad de México, pero también en algunas partes del EDOMEX.

El sistema es similar al de Yolcán, tú te suscribes a una canasta semanal que viene con productos de la tierra diversos y de temporada y puedes agregar algunos adicionales (como tortillas, queso, café); la diferencia es que ellos pueden hacerte entregas directamente a tu domicilio (por un precio adicional) y que sus políticas de cancelación son un poco más flexibles. Conoce El Buen Campo aquí.

 

Almatierra

 

 

El equipo de Almatierra declara que cosechan alimentos “con formas imperfectas y nos sentimos orgullosos de ellos, porque aunque algunos tengan formas caprichosas, son realmente sabrosos y sobre todo nutritivos.”

Lo que te ofrecen es completamente natural, no contiene saborizantes o colorantes artificiales, ni conservadores. Además seleccionan a los productores por su “ideología”, por la forma en que cuida su parcela o alimenta a su ganado. Sin duda la dimensión ética de su práctica es muy importante. Recibe sus canastas a domicilio y agrega también distintos productos adicionales. Visita su sitio web.

 

La Canasta Verde

 

 

Este proyecto ofrece una línea de productos artesanales, de comercio justo y que apoyan a microeconomías familiares. Además, están elaborados por mujeres madres de familia y cooperativas solidarias. Si quieres conocer a los productores, puedes acudir a una visita a las parcelas y zonas de producción, para darte un llegue con este precioso esquema de vida y comercio. La canasta verde hace envíos a domicilio. Haz tus pedidos aquí.

 

Tamal: exquisita herencia gastronómica milenaria en nuestro país
MXCity
“El que nació para tamal del cielo le caen las hojas”. Dicho popular que afirma que uno no puede escapar de su destino.

En ningún país existe tanta diversidad de tamales como en México.

 

Todos conocemos los tamales. Alguna vez hemos comprado el famoso guajolo-combos, que consisten en pan, tamal y una deliciosa bebida de atole. Pero su historia es más grande e interesante que esta actividad cotidiana. Sus variedades, sabores y aspecto, varía de región en región lo mismo que su sabor. Los tamales son una gran herencia gastronómica.

Se dice que los tamales se originaron en Mesoamérica entre el 8000 y 5000 a. C. ​ Existe evidencia de que las culturas predominantes en toda la región de Mesoamérica que llevaron el maíz a otras culturas y regiones también llevaron consigo platos y formas de cocinar el maíz.

 

 

 

El tamal es un método sencillo de cocción del maíz, es posible que haya sido llevado desde México a América Central y del Sur. Sin embargo, según los arqueólogos Karl Taube, William Saturno y David Stuart los tamales podrían datar del año 100 a. C. Ellos encontraron referencias pictóricas en el Mural de San Bartolo, en Petén, Guatemala.

Tamal es una palabra derivada del náhuatl tamalli, de origen mesoamericano preparado generalmente a base de masa de maíz rellena de carnes, vegetales, chiles, frutas, salsas y otros ingredientes.​ Esto se envuelve en hojas vegetales como de mazorca de maíz o de plátano, bijao, maguey, aguacate, canak, entre otras, e incluso papel de aluminio o plástico, y cocida en agua o al vapor y pueden ser de dulces o salados.

 

 

 

En la antigüedad el tamal fue comido por gente común, lo mismo que por nobles y sacerdotes. El tamal fue parte de la vida cotidiana de algunas culturas en la época prehispánica, además de usarse en rituales religiosos, en ofrendas y tumbas. Los mexicas comían tamales con estos ingredientes: pavo, flamenco, rana, ajolote, tuza, conejo, pescado, huevos de pavo, miel, frutas, calabaza y frijoles, así como sin relleno.

​ Los tamales mexicas difieren de los tamales modernos por no contener grasa añadida. Uno de los rituales más significativos para los aztecas era la fiesta del Atamalcualiztli (Ingesta de los tamales de agua). En esta festividad se realizaba una especie de ayuno, en donde se comían tamales simples de masa, cocinados al vapor, sin chile ni sal u otras especias o aderezos.

 

 

 

En esta misma festividad se realizaba el ritual del Huauhquiltamalcualiztli, donde se preparaban tamales especiales de amaranto llamados huauhquiltamalli o chalchiuhtamallli. Algunos de estos tamales se ofrecían al dios del fuego y a los difuntos, y otros se consumían calientes, con caldo de camarones o acociles. Los jóvenes ofrecían al dios del fuego animales que ellos mismos cazaban, y los sacerdotes les entregaban a cambio tamales calientes cocidos, simbólicamente transformados por el fuego.

Los tamales también se usaban en rituales de matrimonio, en donde después del amarrado de túnicas, la futura suegra le daba a la novia cuatro bocados de tamales, y luego la novia le daba de comer a su novio.​ También después del nacimiento de un niño, se hacían ofrendas de tamales. Los tamales secos al sol eran parte de los alimentos para los guerreros en campaña contra otros reinos o ciudades.

 

 

 

Hoy en día los tamales son parte importante de la dieta de los mexicanos, y populares en las fiestas y celebraciones. Su consumo es tradicional en las fiestas de los bautizos, bodas, en las posadas y otras fiestas navideñas. En algunos casos y regiones se les considera como uno de los platillos típicos para la cena de navidad.

Todavía se usan como ofrendas en las fiestas del día de muertos y en las del día de la Candelaria, celebrada el 2 de febrero. Todos los años se festeja la Feria latinoamericana del Tamal, en los primeros días de noviembre, coincidiendo con la celebración del Día de muertos

 

 

 

Cada región y estado tiene ciertos tipos de tamales, tantos que su variedad se calcula entre 500 y 5,000 en todo el país. Es un platillo muy popular y algunos expertos estiman el consumo de tamales en cientos de millones anuales. Los típicos tamales de maíz llevan salsa verde o roja, acompañados de carne de puerco o pollo. También hay tamales Flor de Lis, Emporio y Tamalli, de estilo del centro del país, o los tamales Chata del estado de Sinaloa.

 

 

 

Cada comunidad y cada familia tiene una forma distinta de preparar los tamales. Los tamales se pueden clasificar según su envoltura en hoja de plátano o de maíz, tamaño pequeños como las corundas o muy grandes como el zacahuil, por sus ingredientes dulces o salados, o bien por su relleno de masa aderezada con sal, azúcar, chile, especias o salsa

5 lugares de la ciudad con una gran tradición en gastronomía mexicana
MXCity
Estos lugares te harán sentirte orgulloso por la diversidad de sabores, colores y texturas de nuestra increíble gastronomía.

La gastronomía mexicana está hecha para compartirse con invitados.

 

Generación tras generación se legan las recetas, los condimentos especiales y la sazón, que habita sitios escondidos entre las calles de la ciudad. La diversidad de preparaciones y platillos que existen en la comida típica mexicana han convertido a la gastronomía mexicana en un referente culinario a nivel mundial.

Desde los más humildes puestos callejeros, hasta los lujosos restaurantes, se conserva el sabor de nuestras raíces, sabores y ese matiz único que nos hace mexicanos están presentes en platillos típicos de nuestra historia gastronómica.

Aquí te dejamos estas cinco alternativas con una gran tradición en gastronomía mexicana.

 

Chapulín

 

 

Dentro del Hotel Presidente Intercontinental de Polanco, se encuentra este homenaje a la identidad gastronómica mexicana. Desde la decoración de sus espacios, utilizando materiales de pueblos artesanos como el barro negro de Oaxaca; hasta sus el pozole de mariscos y las bebidas realizadas con la pasión mexicana del destilado.

Dónde: Campos Elíseos No. 218, Polanco, DF.

Cuándo: lunes a domingo de 08:00 a 24:00

Sitio web

 

Cazuelas Don Goyo

 

 

Después de comer en las Cazuelas Don Goyo ya puedes considerarte un foodie de la cocina de la ciudad. La cazuelas son un oasis de guisos que componen el imaginario gastronómico de la ciudad, el ambiente es familiar y te encontrarás con chicharrón en salsa, carne de puerco en pipián o enchiladas de chipotle; la barbacoa con la sazón exacta y la paella (solo los domingos) complementan su menú.

Dónde: Calle Unión 111, Industrial. Gustavo A. Madero

Cuándo: de lunes a domingo de 8:45 a 17:00 h

Facebook

 

Expendio de maíz

 

 

Un lugar hermoso, clásico y sin presunciones que enseñanza sabe de la importancia de revalorar y promover el consumo de uno de los alimentos más emblemáticos de la gastronomía de las culturas mesoamericanas, el maíz. La tortilla, el nixtamal, el metate; elementos que procuran un vínculo entre la ciudad y el campo, entre su gente y, por supuesto, su deliciosa diversidad.  Paulino Martínez, fundador y socio, volvió de un viaje por Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Tabasco con ingredientes e ideas de esas regiones y creó un templo para rendir homenaje al maíz.

Dónde: Yucatán 84, Roma

Cuándo: de martes a sábado de 9:30 a 18:00 h

Facebook

 

Los Danzantes

 

 

Con casi 30 años de experiencia gastronómica, este lugar es un ícono del centro del Barrio Mágico de Coyoacán. Desde 1995 este lugar fusiona el México antiguo con el contemporáneo en cada bocado, el sabor de una danza entre el pasado, el presente y el futuro, sabores que nos transportan a cada rincón de nuestro país. Productos orgánicos extraídos de su propia chinampa de Xochimilco. Probar sus mezcales de la casa como Alipus es tema obligado.

Dónde: Plaza Jardín Centenario No. 12, Villa Coyoacán, DF.

Cuándo: Lunes – Martes – Miércoles / 12:30 – 23:00 hrs.  Jueves / 12:30 – 00:00 hrs. Viernes – Sábado / 9:00 – 1:00 hrs.  Domingo / 9:00 – 23:00 hrs.

Sitio web

 

Bellinghausen

 

 

No te dejes llevar por el nombre. Este sitio fue fundado en 1915 por Hermann Bellinghausen solía cocinar en la casa presidencial de Porfirio Díaz y después puso su restaurante. La decoración del restaurante en la calle Londres te lleva al siglo pasado; el lugar ideal si de tradición hablamos. Los platillos más famosos de la casa son el filete Chemita, el lechón al horno, el chamorro Bellinghause, la paella y la lasaña de pato.

Dónde: Londres 95, Juárez.

Cuándo: lunes a domingo de 13:00 a 19:00 h

Sitio web

Ramen y bebidas sin límite… descubre lo más popular de la gastronomía asiática
MXCity
Este 22 de junio se llevará a cabo la cuarta edición de Apoloramen, la Fiesta Secreta de Ramen para que descubras el sabor original de este platillo típico de Asia, dentro de un ambiente que resultará bastante seductor a tu paladar.

Tu boleto incluye toda la comida y bebida que quieras hasta las 17 horas.

 

Apoloramen inició como una reunión entre amigos donde preparaban un ramen casero, con un sabor auténtico, que poco a poco fue ganando adeptos por su exquisito sabor y también, por las charlas que se generaban entre los invitados. Fue así como se corrió la voz sobre estas reuniones y poco a poco los iniciadores abrieron las puertas al público en general bajo un ‘código secreto’. Próximamente llegará la cuarta edición de esta fiesta donde los anfitriones comparten su pasión con más personas.

Tu entrada te permitirá comer todos los tazones de ramen que desees hasta quedar satisfecho.

El Apoloramen está diseñado para que los invitados pasen un día agradable mientras redescubren los sabores típicos de Asia y aprenden más sobre la cultura oriental. Aquí encontrarás una variedad de fideos que difícilmente comerás en otro lado, ya que los organizadores son expertos en su preparación. Fideos miso, shoyu o tonkotsu, son los top. La preparación varía de acuerdo a la petición del visitante, ¡también habrá opciones sin carne! Las bebidas irán por cuenta de la casa hasta las 17 horas. Contarán con diversas variedades de cervezas y cócteles que serán patrocinados por dos de las marcas más consumidas en México.

 

Aunque las reuniones ya no son secretas, el evento mantiene el concepto íntimo y misterioso de origen, pues el número de sus invitados es de hasta 100 personas, lo que genera una cálida experiencia, separándose de las clásicas situaciones que se viven en un restaurante tradicional.

El evento se llevará a cabo en una sala ubicada en Mercado Roma, que se presta para una óptima convivencia con quienes sienten el mismo amor por los fideos que tú. Asiste con tu familia o amigos, los niños son bienvenidos.

Si quieres sentirte cercano a la cultura asiática, no pierdas la oportunidad de participar en esta reunión. Te recomendamos llegar temprano para que disfrutes las bebidas de 

 

 

Apoloramen 4: fiesta secreta de ramen

Dónde: Mercado Roma. Calle Querétaro 225. Piso 1. Roma Norte.
Cuándo: sábado 22 de junio, 12:00 pm.
Precio: niños $200 y adultos $350. Adquiere tus boletos en Boletia.