Vida Capital
La Casa del Corregidor, un majestuoso secreto de la calle República de el Salvador
MXCity
Este espacio es un lugar lleno de  tradición, cultura e historia, en el cual puedes plasmar tu propio estilo para llevar a cabo tus eventos.

La Casa del Corregidor se encuentra en el corazón de la ciudad.

 

La Casa del Corregidor es un inmueble increíble ubicado en la calle de República del Salvador. En 1752 se iniciaron las obras de un nuevo oratorio, situado a un costado del anterior, que quedó inconcluso; únicamente se terminó la portada, diseñada por el arquitecto Ildefonso de Iniesta Bejarano.

En 1875, este inmueble se convirtió en el Teatro Arbeu, espacio de gran popularidad que cerró sus puertas en la década de los cincuenta.  El teatro se construyó en los terrenos del antiguo convento de San Felipe Neri, a quien la capital debía el Gran Teatro Nacional o Santa Anna, el de Iturbide y la línea del ferrocarril de Tlalpan.

 

 

 

 

Su historia se remonta al inicio de la etapa virreinal en México, fue construida por el primo hermano de Hernán Cortés, Don Juan Gutiérrez de Altamirano, a quien Hernán Cortés en 1527 cediera los derechos del condado de Calimaya, Metepec y Tepemeyalco (todos en el valle de Toluca) y que después les heredaría a sus hijos,  llamándolos Condes de Santiago de Calimaya.

Su construcción fue destinada para casa, habitación y comercio. Pero desde el año 2001 al 2013 esta ha sido destinada al servicio de banquetes, siendo uno de los salones de eventos  más importantes en el  Centro Histórico.

 

 

 

El edificio contiguo, marcado con el número 59, data del siglo XVIII y fue la residencia de Pedro Romero de Terreros, conde de Regla y fundador del Monte de Piedad. Desde 1970 fue la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada, donde hay que conocer los murales realizados por el pintor Vlady.

Actualmente está abandonado; al frente conserva la decoración de cantera, con un piso agregado, aunque en la planta baja se abrieron locales comerciales y el interior fue modificado para dar paso a una vecindad, cuyo aspecto sombrío se puede observar por alguna de las rendijas de la puerta.

 

 

 

Hoy en día La Casa del Corregidor es uno de los salones de eventos más espectaculares de la CDMX. Se encuentra en el primer cuadro de la Ciudad  y está catalogado  por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, como un monumento histórico.

Los salones de eventos son una sala grande dentro de un edificio, cuyo propósito es llevar a cabo el evento de tus sueños. Tradicionalmente, la mayoría de los eventos se celebran en salones coloniales, muchas mansiones o casas de personajes históricos importantes son utilizadas como salones de eventos. Este salón de eventos tiene una iluminación especial y cuenta con la arquitectura original de la época en la que se construyó.

 

 

 

En este sitio se preparan banquetes de primera calidad, al ofrecer un servicio basado en 19 años de experiencia y los mejores expertos para tu evento. Con atención 100% personalizada, este maravilloso inmueble tu evento no pasará desapercibido.

Este lugar ofrece una alta cocina internacional, cuenta con chefs especializados en generar creaciones únicas que satisfagan el paladar de todos los invitados. La calidad de sus servicios, la flexibilidad que ofrecen a los clientes y la infinidad de los momentos que pueden crear hacen que La Casa del Corregidor sea un lugar único, histórico y especial para tus eventos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Casa del Corregidor

Dirección: República de El Salvador 136, Cuauhtémoc, Cuauhtémoc.

Cuándo: lunes a sábado de 11:00 a 20:00

Cuánto: según evento

Sitio web // Facebook

Centro de Cultura Casa Talavera es un bello recinto colonial en la Merced
MXCity
Un precioso sitio lleno de historia que tienes que conocer algún día, ya que cuenta con diversos talleres, una gran ludoteca, una fonoteca substanciosa y un aula para usos múltiples.

Casa Talavera es una edificación de tipo colonial barroco, sobrio, atrayente y original.

 

Este lugar fue un basamento piramidal de adobe, con ofrendas y vestigios arqueológicos aztecas que pertenecían al Barrio de Temazcaltitlán. Dada su cercanía, en la antigüedad al lago de Texcoco y a la Acequia Principal que bajaba de Xochimilco y fluía por el este del inmueble, cuenta con dos patios.

Temazcaltitlan formaría el calpan de Zoquiapan, ubicado al sureste de la ciudad mexica. En la época colonial Zoquiapan recibió el nombre de San Pablo Teopan. En sus inmediaciones corrió por tres siglos la Acequia Real de la Ciudad de México y el inicio de la Calzada de la Viga. El sitio principal poseía un pozo de avenamiento, cuya función era la medición del nivel del agua del lago; el segundo era el patio de servicio, con un pozo que proveía de agua a la casa.

 

 

Más tarde aquí se erigió un edificio de estilo barroco virreinal fue construido por el Marqués de San Miguel de Aguayo, quien apoyó a la consolidación del dominio español a principios del siglo XVIII, al expulsar de Texas a los franceses, lo cual lo hizo acreedor a innumerables bienes, grandes rebaños e inmuebles. En la parte superior se hallaban habitaciones, comedor y vestidores, por lo que en algunas paredes se alcanzan a ver pinturas murales.

En la zona de La Merced,  las organizaciones gremiales  se  encontraban  gran diversidad de grupos de especialistas: sastrerías, cederías y velerías,  confiterías, bizcocherías, molerías, talabarterías, talleres de pintura o de escultura. En el siglo XVII, empezó a llamarse barrio de los  curtidores , donde además  había   zurraduría , gamucería,  guanterías y cuererías.

 

 

 

Casa Talavera es un edificio de estilo barroco  de la segunda mitad del siglo XVII, sobria de dos pisos con una fachada con marcos de puertas y ventanas con guardamalletas   de cantera  gris,  muros con acabados de mosaico de tezontle y  guardapolvo de  bloques de basalto. Su función principal fue una curtiduría de 1797.  La construcción  está formada por tres áreas de actividad,  dos patios,  la fachada con la puerta  principal que  accede por la calle de Talavera  al  primer patio  que contenía   covacha, caballeriza, zaguán, almacén, dos bodegas,  molino corriente y vivienda en la parte alta. 

La desecación de los lagos y canales  en la cuenca de México, a mediados del siglo XIX,  hizo decaer  las curtidurías, fecha en que dejó de usarse la casa principal cambiando sus  labores y el barrio cambio su nombre a La Merced, por el enorme convento  de los Merceditas  terminado en 1654  a una calle de casa Talavera.                                        

 

 

 

Ya en el siglo XX se utilizaron las accesorias para venta de frutas y verduras  en el nivel superior  para casa habitación. Pese a que fue  declarado Monumento Histórico el 29 de octubre 1931, en 1946 fue empleada como , restaurante, billar, salón de belleza, salón de conferencias, escuela primaria, Gabino Barrera  según  la evidencia documentada y objetos encontrados en la casa.

Más tarde se convirtió en museo que se inauguró el 20 de noviembre de 1988,  que hoy en dí resguarda y exhibe vasijas decoradas, cucharas, navajas y raederas para limpiar pieles, un conjunto de malacates de distintas formas y tamaños, con los que se hilaba lana y algodón.

 

 

 

De la época virreinal destacan un mortero para medicamentos, una tina de baño, una escupidera y platos con y sin firma. En sus instalaciones se llevan a cabo talleres de manualidades y de artesanías, cursos de danza y proyecciones en video. La muestra incluye algunos sellos y figurillas de barro cocido.

En la Actualidad Casa Talavera es un Espacio Cultural de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México. En 1932 fue declarada monumento histórico, y se ubica en la calle Talavera, esquina con República del Salvador y con Roldán, en el actual barrio de La Merced, del centro de la ciudad de México.

 

 

 

Pero fue hasta 1986 que se realizaron algunos trabajos de restauración y, por otro lado,  se hicieron las excavaciones arqueológicas bajo la dirección del Instituto Nacional  de Antropología  e Historia. Durante dichos trabajos se localizaron vestigios arquitectónicos prehispánicos, así como también objetos de diferentes épocas, por lo que se creó un Museo de Sitio. En 1995, quedó bajo el resguardo de la Secretaría de Desarrollo y Vivienda (SEDUVI), y en el año de 2001, Casa Talavera fue asignada a la entonces Universidad de la Ciudad de México, hoy Universidad Autónoma de la Ciudad de México, quedando a cargo de la Coordinación de Difusión Cultural.

Ellos se dieron a la tarea de habilitarla como un centro cultural, cuyos objetivos generales buscan construir espacios de diálogo y de reconocimiento para contribuir y estimular, entre los habitantes del barrio de La Merced como entre el público en general, la creación artística e intelectual, la conservación del patrimonio y la investigación sobre el barrio de La Merced.

 

 

Centro Cultural Casa Talavera

Dónde: Talavera 20, esquina con República de El Salvador, Cuauhtémoc.

Cuándo: martes a sábado de 09:00 a 19:00

Entrada libre

Sitio web // Facebook

Foto de portada 360 Cities

El día que Santa Anna llenó de sidra las fuentes de la ciudad
Ana Paula de la Torre Díaz
Para festejar un triunfo militar, se cuenta que en la Alameda Central el agua fue sustituida por los caudales de alcohol festivo.

 

Hay de capítulos a capítulos y muchos de ellos un tanto desconocidos en la historia oficial. La Ciudad de México, por su pasado caótico, alguna vez magnánimo y luego desolador (por la conquista) tiene muchas particularidades anecdóticas. Entre ellas está una encabezada por uno de los personajes más polémicos de la historia: Antonio López de Santa Anna (el mismo que vendió casi la mitad del territorio, del entonces México, a Estados Unidos).

Desde 1845 Estados Unidos había declarado la guerra a México y en un intervalo de varios años se suscitaron decenas de batallas, en una de tantas, y entre las pocas que México ganó, el político y militar Santa Anna llegó a la Ciudad de México para celebrar.

 

 

Esta fiesta fue inédita: cuentan las anécdotas sobre la ciudad, que el militar ordenó en 1846 llenar las conocidas fuentes caritas, situadas en las 4 esquinas de la parque Alameda Central, de sidra. Algunas otras historias hablan de ponche, para que los habitantes tomaran hasta saciarse, hartarse, o desvanecerse, quizá.

Como una anécdota que describe la excentricidad de este personaje, permeado por los excesos, también se da cuenta en ella de la importancia de la Ciudad de México como símbolo de efervescencia sobre lo que sucede en este país.

 

santa_anna_daguerrotipo

 

Imaginar a las miles de personas nadando en el alcohol que consumían (o algo así) y festejando una victoria al ya entonces país más poderoso del mundo, Estados Unidos, genera un sentimiento gracioso y contradictorio, por el escenario que se vendría más adelante.

Desde hoy cuando pases por la Alameda Central, el parque más icónico y viejo de la ciudad, quizá tus ojos se posen en las fuentes de sus 4 esquinas, donde alguna vez se celebró un fugaz triunfo a Estados Unidos, encabezado, además por un personaje cuestionado, entre chorros de soda y gritos alegres.

 

 

witter de la autora: @anapauladelatd

10 haciendas legendarias que puedes encontrar en la CDMX
MXCity
Haciendas que te deslumbraran por su encanto arquitectónico y la inmensa historia y cultura que guardan hasta en las paredes.

10 haciendas en la CDMX que te dejarán sorprendido por su belleza.

 

 

Las haciendas en México fueron consolidándose a mediados del siglo XVII y el final de la etapa colonial. Respondían al abasto para la sociedad novohispana y fueron en sí un sistema de producción donde la organización económica del país se desenvolvió en torno a ellas durante trescientos años. Las haciendas alcanzaron su apogeo en el régimen de Porfirio Díaz.

Muchas haciendas dejaron de existir debido a la revolución y al reparto agrario; los asaltos, saqueos, los requerimientos de los distintos grupos armados y las interrupciones de las vías de comunicación y transporte, así como la abolición del peonaje, la limitación de horas de trabajo, la obligación de instalar escuelas y asistencia médica, el establecimiento de un salario mínimo.

En la actualidad las haciendas son lugares que dejaron un gran testimonio arquitectónico. Aquí te dejamos 10 haciendas legendarias que puedes encontrar en la CDMX.

 

Hacienda de los Morales

 

 

La  Hacienda de los Morales es el escenario perfecto de la arquitectura y belleza cultural del pasado mexicano. Es uno de los capítulos en la historia de la Ciudad de México y data de cuando se hicieron los primeros repartos el Rey de España las concedió a Hernán Cortés, Capitán General de la Nueva España. En estas extensiones existieron las primeras “Moreras” para la crianza del gusano de seda, razón por la cual se les dio el nombre que ha perdurado más de cuatro siglos: “Los Morales.” Cuatro siglos después ofrece al visitante una atmosfera que nos traslada por la historia a un magnifico restaurante de comida internacional.

Dónde: Vázquez de Mella 525, Del Bosque, Miguel Hidalgo, 11510, Lomas de Chapultepec.

Cuándo: lunes a domingo de 08:00 a 24:00

 

Hacienda La Noria

 

 

En las instalaciones de lo que fuera la Hacienda La Noria se encuentra el famoso Museo Dolores Olmedo. Sin embargo su construcción data del siglo XVI y se utilizaba para la agricultura. El casco se encontraba en ruinas hasta que en 1962 lo adquirió Dolores Olmedo quien en un principio lo restauró para uso doméstico y después como una gran casa de la cultura mexicana, convirtiéndose en 1994, en el gran museo que ahora conocemos.

Dónde: Av. México 5843. La Noria

Cuándo: Martes  a domingo de de 10:00 a 18:00

Cuánto: $20, estudiantes y maestros $10. Martes entrada libre

 

Antigua Hacienda de Tlalpan

 

 

Su construcción antigua y esos toques elegantes en los ornamentos de sus diseños lo hacen el sitio perfecto. Sin importar el espacio podrás ver sus amplios jardines o en sus majestuosos salones impresos con murales de color. Hoy en día es uno de los restaurantes más exclusivos y prestigiados de la Ciudad. Este recinto fue construido en 1837 y hasta la fecha se ha posicionado como una de las locaciones más solicitadas para todo tipo de celebraciones

Dónde: Calzada de Tlalpan 4619, 14050, Ciudad de México.

Cuándo: Martes  a domingo de de 10:00 a 18:00

 

Hacienda Santa Catarina

 

 

Hacienda Santa Catarina cuenta con varios jardines que te envuelven en una atmosfera evocadora, se encuentran enmarcados con una construcción de piedras autenticas que recuerda las grandes mansiones del pasado. Hoy en día es un lugar que se renta para eventos empresariales, bautizos,  primeras comuniones, bodas, fiestas infantiles, etc.

Dónde: Carretera a San Bartolomé Xicomulco No. 580, Delegación Xochimilco, 12250, Ciudad de México.

 

Hacienda la patera

 

 

Esta es una fortaleza del siglo XVI, que cubría de parvadas de patos silvestres de donde viene su nombre. Esta hacienda fue el escenario de varios encuentros históricos. Se preservó intacta hasta principios de siglo XX, y luego se fraccionó para construir multifamiliares, quedando el casco de la hacienda de la Patera al servicio de la Cámara Nacional de Comercio desde el 8 de febrero de 1979.

Dónde: Av. Miguel Othón de Mendizábal Ote. 10, Patera Vallejo I Secc.

Cuándo: martes a domingo de 12:00 a 18:00 horas.

 

Hacienda de San Antonio Clavería

 

 

En la alcaldía de Azcapotzalco y Tacubaya esta hacienda se creó en el siglo XVII, siendo propiedad de un español oriundo de Domingo de Bustamante. Sus parcelas cubrían una gran extensión, y se creó a semejanza del palacio de Cristóbal Colón en Santo Domingo. El antiguo casco de la casa grande ostenta unos preciosos blasones y en enero de 1933 fue declarado monumento histórico. El Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (IPADE), en 1967, tomó el antiguo casco de la hacienda y lo acondicionó como sede de su colegio, restaurándolo y devolviéndole su antiguo señorío.

Dónde: Floresta 20, Clavería.

Cuándo: sitio privado

 

Hacienda de San José del Altillo

 

 

Situada al oriente del río Magdalena, al sur de la ciudad de México, entre San Ángel y Coyoacán; perteneció a los marqueses de Aguayo, don Agustín de Echeverz y Subizar y doña Francisca Valdés y Alceaga. La entrada estaba a dos cuadras de lo que hoy son los Viveros y la fachada del casco de la hacienda es de dos pisos, con una espaldaña del lado izquierdo, en su interior hay un patio con naranjos y una fuente en el centro. Junto al patio había una pequeña capilla “familiar” dedicada a San José, conservándose el retablo y la imagen originales.

Dónde: Av. Universidad 1700, Santa Catarina.

Cuándo: sólo acceso a la parroquia: lunes a domingo de 9:00 a 19:00 horas.

 

Hacienda de los Goicochea

 

 

Se construyó en 1692 y perteneció a los condes de Pinillas y la marquesa de Sierra Nevada. Fue lugar de recreo a los virreyes, consortes y para la aristocracia de la capital virreinal. Actualmente es el estacionamiento de un restaurante y parte de una bulliciosa avenida.

Dónde: Diego Rivera 50, Tlacopac.

Cuándo: solo restaurantes lunes a domingo de 7:00 a 24:00 horas.

 

Hacienda de San Fernando

 

 

En 1982 el Instituto Nacional de Antropología e Historia declaró la Hacienda de San Fernando monumento nacional. Es una de las pocas fincas tlalpeñas construidas en el siglo XVIII que no han sido alteradas con el paso de los años. Fue en esta casa donde el presidente Santa Anna pasó largas temporadas contemplando los jardines y disfrutando de la Hacienda. Santa Anna no fue el único huésped célebre, ya que a esta Hacienda, de estilo mexicano clásico también acudió la Duquesa de Albuquerque, durante el reinado del segundo Conde de Revillagigedo, quien tuvo el gusto de hospedarse allí.

Dónde: Avenida San Fernando No. 106, CdMx.

Cuándo: sólo eventos privados

 

Hacienda de San Nicolás Tolentino

 

 

La también llamada Hacienda del panteón de Tezonco, de San Nicolás Buenavista o Hacienda de la Sagrada Compañía de Jesús, fue una hacienda colonial que tuvo sus terrenos desde el cerro de la Estrella hasta la colonia “La nopalera” Este lugar cuenta con una capilla estilo colonial y es un lugar su para desarrollar eventos.

Dónde: Técnicos y Manuales No. 45, Iztapalapa.

Cuándo: sólo eventos privados

 

Casa de la Bola

 

 

El primer dueño fue el doctor Francisco Bazán y Albornoz, quien en 1616 desempeñó el cargo de inquisidor apostólico del Santo Ocio. La casa estaba rodeada de jardines, 420 olivos, 1 700 magueyes y árboles frutales de todas clases; tenía un centro productor de aceite de oliva en el patio principal.  El 19 de octubre de 1942 don Antonio Haghenbeck y de la Lama compró el inmueble lo convirtió en su residencia, lo restauró, consolidó su estructura y agregó elementos como una bella terraza. Los amuebló con suntuosas tapicerías, cortinajes, grandes espejos, candiles y un sinnúmero de obras de arte europeas y mexicanas, convirtiéndola en una mansión. Aunque se encuentra en proceso de restauración, puede visitarse en pequeños grupos, previa cita mediante una pequeña aportación.

Dónde: Calle Parque Lira 136, Tacubaya.

Cuándo: visitas guiadas domingos de 11:00 a 17 horas.

Rancho San Jorge, un lugar plagado de encanto con un inmenso jardín en Tlalpan
MXCity
Rancho San Jorge es una gran alternativa para que vivir un ambiente folclórico sin salir de la Ciudad de México.

Rancho San Jorge es un jardín de eventos espectacular dentro de la Ciudad de México.

 

El Rancho San Jorge es como llegar a un pueblo mágico que acoge una casa plagada de encanto y de increíbles acabados a su alrededor. Este rancho está acompañado, además, de una vibra folklórica y de una panorámica inigualable. Rancho San Jorge es un jardín de eventos y banquetes espectacular dentro de la Ciudad de México, que desde el primer momento que cruces sus puertas te vas a transportarte a nuestra provincia y darte un ambiente campirano elegante que te recordará lo más bello de nuestra tierra.

 

 

 

Cuenta con servicios de decoración, la buena cocina y confort.  Como jardín de eventos cuenta con expertos en decoración, excelentes chefs y organizadores que te llevarán de la mano para lograr que tu evento sea una experiencia memorable. Su salón de eventos tiene capacidad de hasta 350 personas los cuales se realizan en el jardín de eventos el Picadero.

En este Rancho hay tres jardines, todos con una personalidad única y decoración propia. Es un gran jardín dividido en áreas para separar las actividades que se pueden hacer en cada espacio.

 

 

 

Jardín El Picadero es el corazón de San Jorge. Fue usado para entrenar caballos en las artes de la charrería y hoy es el espacio donde realizamos nuestros banquetes.  Cuenta con capacidad para atender hasta 400 personas sentadas.

Tiene conexiones eléctricas correctas y además con espacios dedicados para instalar cocina y bar para dar una ágil atención a tus invitados.

 

 

 

El Jardín de las Cascadas toma su nombre debido a que sus caídas de agua es el espacio más bello de nuestros jardines para eventos. Estas cascadas son verdaderamente mágicas y le dan al Rancho una profundidad difícil de encontrar porque son las caídas de agua las que San Jorge utiliza como decoración.

En tercer lugar, está el Jardín de los Secretos.  Como su nombre lo dice, es un espacio íntimo, su belleza es su privacidad. Un espacio pequeño con una bella fuente de cantera en el centro. Una jardinería armónica en un espacio reservado. No hay más. Por eso, una ceremonia civil o una actividad reservada para la familia resultan ideales.

 

 

 

Finalmente el Jardín de la Carreta que cuenta con un claro de buen tamaño rodeado de las caballerizas y de plantas. También tiene una ligera pendiente que lo hace ideal para tener un efecto de auditorio. Rancho San Jorge es un lugar diferente a los de la Ciudad de México por su estilo mexicano; donde puedes disfrutar de un ambiente rústico.

Sus espacios son cómodos y todos sus rincones te permiten vivirlo de la manera que desees. Apenas lleva seis meses de estar en operación, pero la ambientación de Rancho San Jorge permite que salgas del ajetreo de la ciudad, del tráfico y su ruido, con el fin de dejarte llevar por una atmósfera en donde los únicos protagonistas serán la naturaleza y tu evento espectacular.

 

 

 

Desde la entrada tendrás aire fresco y un jardín increíble. Las cascadas te sumergen en un ambiente paradisiaco y relajado donde encontrarás especies botánicas, tropicales, áridas y de climas muy lluviosos. Un escenario que combina lo mejor de todos los mundos para que disfrutes de un día inigualable.

Es un lugar amigable para eventos con grandes producciones, donde los candelabros, los listones colgantes, los jardines suspendidos y de las tendencias más atrevidas en decoración, ten por seguro que en Rancho San Jorge. Cada espacio de la casa está diseñado para que te sientas en un ambiente muy tradicional y, sobre todo, muy cálido y lleno de una vibra hogareña; eso sí, sin perder la elegancia de su arquitectura.

 

 

 

El área de las cascadas es un espacio es ideal para el coctel, te sentirás de lo más relajado y es un lugar fabuloso para platicar y disfrutar del lugar. Rancho San Jorge llegó una excelente alternativa para celebrar tu boda dentro de la Ciudad de México.

Es un espacio accesible y con un entorno que rompe paradigmas desde el primer segundo. Si aún no te has animado a visitarlo, ahora es el momento para que conozcas esta locación que, que en poco tiempo se convirtió en uno de los lugares bonitos para bodas en la Ciudad de México.

 

 

 

 

Rancho San Jorge

Dónde: Camino a Xicalco 26, San Andrés Totoltepec, Tlalpan.

Cuándo: lunes a sábado de 10:00 a 18:00 hrs.

Sitio web // Facebook // Instagram