Apoloramen, una fiesta secreta de ramen que se celebra en Pasagüero
MXCity
El clásico sabor de la cultura asiática se hace presente en la Ciudad de México. En Apolormen probarás todas las combinaciones de este platillo gourmet.

No es la primera vez que Apoloramen presenta una Fiesta Secreta de Ramen. Entre las particularidades que ofrece este evento dedicado a este exquisito platillo es que tienen la costumbre de hacer un recorrido cultural por la ciudad para que los visitantes degusten de lo lindo un plato de ramen, de aquí que se presenten en distintos puntos geográficos, como Santa María la Ribera o Colonia Roma.

En esta ocasión, el punto de encuentro tendrá un toque bohemio y se llevará a cabo en el Centro Histórico. Pero solo algunos podrán disfrutar este evento gastronómico, ya que convoca a un número reducido de invitados para mantener su estilo arcano; 200 personas serán las afortunadas de participar en esta fiesta “secreta” de ramen y degustar una preparación 100% casera. 

 

Desde las 12 de la tarde y hasta las 2 de la madrugada

Este evento es una oda a los sabores tradicionales de Asia, pues en estas reuniones, que anteriormente sucedían entre amigos, son creadas por amantes de los fideos japoneses que decidieron compartir sus secretos gastronómicos con el resto de sus comensales. 

¿Qué encontrarás aquí? Todas las clases de ramen que te puedas imaginar: desde el más popular que incluye una deliciosa fragancia de soya, hasta llegar al fuerte sabor del Tonkotsu, un ramen preparado con piezas de cerdo. También habrá fideos con pescado, cangrejo, vegetarianos y picantes. ¡Sin límite de platos para probar! Con tu entrada podrás repetir platillo cuantas veces quieras sin costo extra, además, las bebidas van por cuenta de la casa. Habrá patrocinadores de cerveza y bebidas que ofrecerán barra libre hasta las 2 de la mañana.

 

 

En esta edición tan especial, el ramen y las bebidas no serán tus únicos acompañantes, dado que la fiesta se prolongará a la madrugada, se presentarán DJ’s y un artista muy especial que, hasta ahora es sorpresa. Si no quieres perderte esta fiesta secreta procura conseguir tus boletos cuanto antes, ya que el cupo es limitado.

 

Apoloramen #5

Dónde: Pasagüero. Calle de Motolinía 33, Centro Histórico.

Cuándo: Sábado 7 de septiembre, 12:00 pm.

Precio: $300. Incluye todos los tazones y bebidas que quieras.

Adquiere tus boletos en Boletia

Ventanas Arqueológicas para descubrir las ruinas de Tenochtitlan
MXCity
Las Ventanas Arqueológicas son una muestra del pasado histórico que forma parte de más de siete siglos de historia.

Foto destacada: El País

Con la exposición de las Ventanas Arqueológicas verás surgir la capital del imperio mexica.

 

. . .

 

Unos años atrás, dos empresarios de Bélgica decidieron abrir el museo del chocolate en pleno corazón de la CDMX, y durante las excavaciones encontraron cientos de cráneos de guerreros sacrificados en el patio de la casa que habían adquirido sobre la calle Guatemala para abrir el local.

Encontraron el tzompantli principal de los mexicas: una estructura de postes y varas de madera que forman una torre de cabezas humanas. Por supuesto, el descubrimiento hizo que el INAH se adueñara del recinto porque se encontró la parte externa del monumento que los mexicas consagraron a Huitzilopochtli, su dios de la guerra.

 

 

Después de cerca de 10 años, apenas conocemos un fragmento del Huey-Teocalli del Templo Mayor: el centro absoluto de la vida religiosa mexica. El Huey-Teocalli quedó sepultado por la primera piedra que colocó Hernán Cortés hacia 1524 para edificar la imponente Catedral Metropolitana, la más grande de Latinoamérica.

Con el fin de exhibir estas piezas, se presenta el Pabellón de Ventanas Arqueológicas en la Casa del Marqués del Apartado, donde se repasan algunos de los hallazgos más importantes desenterrados y luego exhibidos en 42 rendijas, de 16 inmuebles, para observar el pasado del centro del imperio: los restos de templos y palacios mexicas, las casas solariegas de conquistadores españoles, las iglesias cristianas y hasta las residencias del gobierno virreinal.

 

 

En el Centro Histórico hay 42 ventanas arqueológicas que muestran diferentes momentos de ocupación de la zona. La mayoría son vestigios prehispánicos, aunque también hay de la época virreinal y hasta del siglo XIX.

El pabellón, inaugurado en la Casa del Marqués del Apartado, es una pequeña sala que cuenta con una maqueta interactiva, material gráfico y algunas réplicas. Se exponen, además, dos cráneos del Huei Tzompantli. Huesos con orificios a cada lado por donde se atravesaban para ser expuestos.

 

 

Las ventanas se ubican en 16 inmuebles. La más grande es la del Templo Mayor, uno de los 78 templos del recinto sagrado de Tenochtitlan, donde la ciudad tenía su centro religioso. Debajo del Centro Cultural España se encuentra el Calmécac, el colegio donde estudiaban los nobles mexicas. En la casa de empeño Nacional Monte de Piedad, hay restos de la casa que habitó por algunos años el conquistador Hernán Cortés y trazos de la universidad fundada por fray Juan de Zumárraga en 1551. Algunas son de acceso público, otras tienen la entrada restringida por cuestiones de seguridad y el resto continúan siendo investigadas, como el Huei Tzompantli, por lo que aún no pueden ser visitadas.

 

 

En esta zona también fue encontrada la escultura de la diosa Coyolxauhqui, pieza emblemática de la cultura mexica, hallada de manera fortuita el 21 de febrero de 1978, cuando una cuadrilla de la Compañía de Luz y Fuerza laboraba en la esquina de las calles de Guatemala y Argentina, en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

En el Centro Histórico también se han ubicado restos de un cuarto que formó parte de la casa que habitó por algunos años el mismísimo Hernán Cortés. En el Pabellón de Ventanas Arqueológicas se muestran otros salvamentos arqueológicos anteriores a la instauración del Programa de Arqueología: restos del Templo del Sol, debajo del Sagrario de la Catedral Metropolitana; del Templo de Tezcatlipoca, en el Museo de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Antiguo Palacio del Arzobispado y del Palacio de Moctezuma II, en Palacio Nacional.

 

 

Exposición Ventanas Arqueológicas

Dónde: Casa del Marqués del Apartado

Dirección: República de Argentina #10, Col. Centro. 06000, Centro Histórico.

Cuando: hasta noviembre. Martes, miércoles, jueves, viernes y sábados de 10:00 a 15:00

Entrada libre

Centro Histórico de la CDMX en la lista de barrios más geniales del mundo
MXCity
Museos, galerías, teatros y monumentos artísticos hacen del Centro Histórico de la CDMX un gran espacio turístico.

Foto destacada: Goodfon

Hay muchas razones por las que el Centro Histórico de la CDMX es alucinante.

 

. . .

 

Con el fin de hablar de sostenibilidad, programas ecológicos, tiendas de cero residuos y grupos defensores del medio ambiente, una popular revista de destinos culturales se ha dado a la tarea, desde hace varios años, de hacer la encuesta de las ciudades más geniales para visitar.

Se han destacado los negocios y lugares de interés de cada barrio, donde hay lugares exóticos, algunos otros son los mismos sitios de siempre, pero sobre todo ciudades llenas de "sabor, autenticidad, excelencia y un ingrediente secreto".

 

 

En otros años, Jalatlaco en Oaxaca había ingresado a la lista en el puesto 17, por ser un barrio con calles empedradas, casas coloridas y arte callejero; además de su celebración de Día de Muertos. Otra vez fue la colonia Juárez de la CDMX en el puesto 19 y así en las últimas listas.

Para clasificar los barrios se tomaron en diversos aspectos como la comida, bebida, vida nocturna, cultura, espíritu de la comunidad, resiliencia y sostenibilidad. Mediante estas características y encuestas a habitantes y expertos, se definieron los lugares. Para definir las ciudades se lleva a cabo una encuesta a cerca de 27.000 personas que viven en ciudades de todo el mundo.

Como cada año, la revista Time Out presentó la lista de "Los 49 barrios más geniales del mundo 2021", entre los cuales destacó la aparición de dos lugares ubicados en nuestro país.

 

 

CDMX: número 23 en la lista

 

 

El Centro Histórico de la CDMX se encuentra en la lista por la diversidad cultural que se reinterpretó y actualizó ofreciendo una oferta virtual. Los museos, por ejemplo, lanzaron el Contigo en la Distancia: una página donde compartieron recorridos de realidad virtual, juegos de mesa imprimibles, videos de charlas y conciertos pasados.

El zócalo de la ciudad siempre ha sido muy transitado, sobre todo sitios como la Alameda Central, el Zócalo y la calle Madero suelen ser lugares bien concurridos; en donde puedes comer unos deliciosos y jugosos tacos al pastor como los que se venden en el Huequito.

 

 

El zócalo es un sitio que se camina, en donde se conoce gente y un sitio para que la gente vaya a comer algo delicioso y tradicional o beber todo el día en una cantina. Además, es el punto neurálgico para organizar recorridos y marchas, y un sitio abierto para los bares LGBTQ+ que se encuentra a unas calles de un museo y de un centro cultural.

Además hay sitio para las zonas arqueológicas, para desayunos tradicionales y modernos como los del mercado de Plaza Garibaldi, desde pozole hasta quesadillas, aquí encontrarás lo mejor de la cocina mexicana. En el Centro Histórico, todos los días son de fiesta.

 

 

En la posición número 42 se encuentra el Centro de Oaxaca. Y bueno, es que el corazón de Oaxaca está lleno de artistas, chefs increíbles, el mercado de artesanías y galerías en cada calle. Aunque se describió como "Montañas, mezcal y memelas", Oaxaca es mucho más.

Nørrebro en Copenhague, quien está en el número 1 ya que es una ciudad multicultural con una altísima presencia de inmigrantes, especialmente procedentes de países musulmanes. Sin embargo, esto no quiere decir que sea una zona prohibida para los daneses, que también viven en ella de un modo completamente normal.

 

 

La gente de Nørrebro se caracteriza por ser abierta y tolerante, ya que convive con muchas otras personas de diferentes lenguas, credos y procedencias. Es normal encontrar carteles escritos en danés, árabe o en inglés y en sus tiendas se pueden encontrar toda clase de productos.

Andersonville, en Chicago, con una gran escena LGBTQ+ y sus espacios verdes, ocupó el segundo lugar y Jongno 3-ga, en Seúl, Corea del Sur, obtuvo el tercer lugar. Leith, en Edimburgo, y Vilnius, en Lituania completan los 5 primeros lugares.

 

 

La lista de los 10 barrios más geniales:

 

Nørrebro, Copenhague, Dinamarca

Andersonville, Chicago, Estados Unidos

Jongno 3-ga, Seúl, Corea del Sur

Leith, Edimburgo, Escocia

Distrito de la Estación, Vilnius, Lituania

Chelsea, Nueva York, Estados Unidos

Distrito XI, Budapest, Hungría

Ngor, Dakar, Senegal

Sai Kung, Hong Kong

Richmond, Melbourne, Australia

 

 

¿Qué papel jugó México en la Guerra Fría y Revolución Social del 1968?
MXCity
La Guerra Fría dividió al mundo con ideologías opuestas pero la apuesta de México fue cultural.

Foto destacada: WikiMéxico

Para México la guerra fría fue una difícil decisión entre dos bandos lejanos.

 

. . .

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, al mundo le sobrevino la Guerra Fría: bipolaridad establecida y aplicada por Estados Unidos y la Unión Soviética que participaron en una lucha global por “el alma de la humanidad”. Para Estados Unidos, la ruta del progreso pasaba por la modernización a través del capitalismo democrático. Para la Unión Soviética en mejoras en la calidad material de vida de los pobres del mundo a través del sistema comunista. Una misma agenda con ideologías diametralmente opuestas? ¿qué fue del resto del mundo, en particular de México?

Para EU, la Guerra Fría fue una lucha contra el comunismo a quien consideraban una "fuerza maligna en el mundo" que debía combatirse con todos los medios ideológicos, militares y financieros disponibles. Los latinoamericanos en general, y los mexicanos en particular,  tenían una visión menos crítica del comunismo y era menos probable que asociaran todo lo comunista con la Unión Soviética.

 

La Vanguardia

 

Los mexicanos vieron la Guerra Fría como un ejemplo de agresión por parte de estados imperialistas cuyo poder financiero y militar les permitió dominar los países menos desarrollados. En la década de 1960 México comenzó a plantear la Guerra Fría no como una contienda entre comunismo y capitalismo, sino como una contienda entre las naciones dominantes internacionalmente y las dominadas, bien a sus combatientes y sus batallas a través del lente de su propia Revolución.

Esa Revolución, encarnada en la década de 1960 por su institucionalización del Partido Revolucionario Institucional, PRI) y el nacionalismo revolucionario, era una lucha continua entre el gobierno y las clases populares y sus defensores por el control de la agenda nacional.

 

BBC

 

En el México de 1968, el comunismo ocupó un lugar destacado en la lucha entre la juventud mexicana y su gobierno. Además, la retórica anticomunista de EU no logró el efecto deseado en México y las posiciones procomunistas resonaron en toda América Latina por razones que poco tenían que ver con la Guerra Fría y mucho que ver con las circunstancias regionales.

El presidente Díaz Ordaz y la juventud de México estaban enzarzados en un conflicto para determinar el significado de esa revolución y el carácter de la agenda nacional para el futuro, la Guerra Fría fue el escenario en el que libraron esta batalla. Tres factores contribuyeron a la centralidad de la Guerra Fría en México de 1968: la yuxtaposición de la postura anticomunista agresiva de los EU con la comprensión más tolerante y fluida del comunismo en México hizo que identificar a los comunistas fuera una medida políticamente conveniente.

 

 

Barriozona Magazine

 

Díaz Ordaz buscaba desacreditar al movimiento estudiantil en 1968, al etiquetarlos como comunistas y plantear el espectro de una amenaza comunista a la estabilidad de México parecía una forma probable de ganar el apoyo de EU, otros miembros de la comunidad internacional y ciertos sectores de la población mexicana para reprimir a los estudiantes.

Pero la etiqueta comunista no produjo los resultados deseados. Pocos, tanto en el país como en el extranjero, se tomaron la amenaza en serio como para actuar en consecuencia. Al final resultó que, Díaz Ordaz tenía razón sobre el contexto global, pero se equivocaba al asumir que este contexto podría superar el texto local que rechazaba su noción de control comunista del movimiento estudiantil.

 

Barriozona Magazine

 

El segundo factor, "la politización e internacionalización de la vida cotidiana" atrajo gente a los debates dando paso a una multiplicidad de voces y puntos de vista provenientes del Tercer Mundo que exigían reconocimiento. En 1968 México, la prensa jugó un papel integral en esta "politización e internacionalización" en todo el panorama político mexicano, sobre todo en temas relacionados con el movimiento estudiantil. La prensa, particularmente la de izquierda, enmarcaba habitualmente la rebelión estudiantil y la política en general dentro del contexto de la Guerra Fría.

El antiamericanismo es el tercer y último factor que evitó que México tomara un partido, ya que antes de 1950 existía un gran descontento social con el vecino del norte. Cuando los estudiantes marcharon por las calles portando carteles del Che Guevara o coreando Ho-Ho-Ho-Chi-Minh, lo suyo no fue solo una muestra de solidaridad con los pueblos de Cuba y Vietnam, sino más bien una declaración de apoyo a la revolución, independencia y antiimperialismo.

 

Naiz

 

Esto tampoco representó la aceptación del comunismo soviético, cubano o del sudeste asiático, sino la aceptación del nacionalismo económico y la soberanía nacional del Tercer Mundo. Estas narrativas mexicanas de la Guerra Fría incluyeron una posición sobre el comunismo que evolucionó a lo largo de la década, desde principios de los sesenta cuando ser etiquetado como comunista era un lastre político, hasta finales de los sesenta, cuando fracasaron los intentos gubernamentales de etiquetar de manera similar al movimiento estudiantil.

Las ideologías revolucionarias domésticas se convirtieron en lentes a través de los cuales se filtraron los problemas y eventos de la Guerra Fría. Más importante aún, se convirtieron en escenarios en los que los nacionalistas mexicanos y los defensores de la revolución institucionalizada pudieron demostrar su valía.

 

BBC

 

Claro que estos puntos sirven como puntos de partida para otras perspectivas.  Pero debido al espacio que tenemos aquí, solo es posible dar un sesgo veloz para tratar de comprender un gran suceso histórico.

Gitanos, la historia de una comunidad oculta en México
MXCity
Los gitanos que viven en México han sido comunidades que se aíslan para evitar prejuicios, mitos y el cliché de sus tradiciones.

Foto destacada: Radio mitre

Los gitanos que habitan en México son comunidades que prefieren vivir en un despliegue de ostracismo social.  

 

. . .

 

La presencia de los gitanos en México va mucho allá de aquel famoso billete, de novelas o películas, es un pueblo que se ha extendido por el mundo y que en México ha pasado casi desapercibido o presa de un cliché que comienza con el nombre con el que nos referimos a ellos, rom, ludar y calé son los grupos o familias de los romanís o húngaros que hoy habitan en muchos estados de nuestro país.

Así como otros grupos o pueblos, los que conocemos como gitanos llegaron a nuestro país en diferentes momentos, en oleadas migratorias que provenían de Francia, Grecia, Hungría, Polonia, Rusia, los Balcanes y Rumania principalmente; dependiendo de su procedencia es el nombre que utilizan para auto nominarse.

 

 

¿Cuándo llegaron a México?

 

 

Los rom y los ludar se consideran familia, provienen principalmente de Rumania, Polonia y los Balcanes, los cualés llegaron de España; los tres grupos arribaron sobre todo en el siglo XIX; al parecer fue en 1890 cuando llegaron los primeros rom y ludar a Veracruz y el sudeste de la CDMX. Después, a causa de los desastres que dejó en sus tierras la Primera Guerra Mundial, otro grupo de romaníes llegaron a México.

Para los años treinta del siglo XX los gitanos eran conocidos como un grupo de personas que de dedicaba a conductas delictivas, razón por la que en 1931 la ley de inmigración se reformó para dificultar su entrada y prohibir su asentamiento en nuestro país, sin embargo, todavía en la década de los sesenta, México recibió una gran diáspora desde España que trajo grandes circos y carpas donde artistas como Antonio Aguilar y Flor Silvestre se dieran a conocer.

 

 

Gitanos mexicanos, costumbres y tradición

 

 

Pese a que algunas familias aún son nómadas, la mayoría de los gitanos se concentran en pequeñas colonias asentadas en Veracruz, Puebla, Guadalajara, Monterrey, San Luis Potosí y la CDMX; desde que llegaron a nuestro país los romaníes trajeron consigo diversas tradiciones y labores que los grupos más tradicionales conservan, el resto ha integrado sus saberes a la cultura que les dio hogar.

El comercio de telas, el trabajo de la piel, la danza y el cine han sido las principales actividades que han desarrollado en nuestro país, por cierto, en lo que refiere al cine resulta interesante saber que su labor al respecto consistió en llevar cinematógrafos a rincones lejanos; pasarían algunos años antes de que su figura saltara a las pantallas retratando clichés culturales, pero también existirían trabajos como el del fotógrafo Lorenzo Armendáriz.

 

 

Pablo Luvinoff, conocido como el gran patriarca de los gitanos, fue el dirigente de la Iglesia Cristiana Gitana de México, asesoró personalmente los guiones de dos telenovelas, Yesenia y Gitanas, en sus diferentes versiones, por ejemplo, como Amor gitano, fueron trasmitidas en 1970, 1987 y 1999 respectivamente.

Lo que fuera una moda televisiva pasó al olvido casi hasta en las calles donde casi no se les conoce, sólo en la zona sur de la CDMX se les conoce y casi como un mito urbano por tratarse de una comunidad muy cerrada, los gom, como se denominan, tienen alrededor de cuarenta años habitando en la ciudad dedicándose principalmente al manejo de maquinaria pesada y a la compraventa de autos, con cuidado de dar a conocer su identidad por temor a represiones.

 

 

La discriminación contra las familias romaníes es tan frecuente que no extraña su ostracismo, mismo que con los años ha ido desapareciendo gracias a la labor y el interés de artistas y escritores que se han dado a la tarea de rastrearlos para escribir su historia en nuestro país en el que hasta el año 2000 sumaban 315 mil 850 personas, de acuerdo con las cifras del INEGI.

 

x