Gastronomía
Asgaya: deliciosa comida asturiana dentro del hermoso Centro de Diseño Alemán
MXCity
Asgaya significa “Abundancia”,  y este restaurante es abundante en elegancia, sabor y un toque de la cocina asturiana.

El restaurante Asgaya sabe que aún queda mucho sabor por descubrir.

 

Asgaya es un término usado con frecuencia en Asturias, pero sobre todo y más frecuentemente en León, especialmente en toda la Montaña Leonesa. Tiene significados abundantes pero básicamente se puede decir que es “abundancia, a montones”, por ejemplo “hay sidra a asgaya!”.

Pero en la CDMX Asgaya es el sinónimo de una familia que desde hace 100 años se dedica a servir la mejor comida brindando el mejor servicio a sus clientes. Tres generaciones que hablan de atención y calidad, siempre atentos a satisfacer el gusto de  sus comensales.

 

 

 

A lo largo de 100 años de historia, el restaurante Asgaya le ha servido a México con grandes restaurantes como el Restaurante Prendes, el Restaurante Riscal, el Altamira, el Pajares y el Restaurante Casa Rodrigo. Un siglo contando con la preferencia de los paladares más exigentes, pero sobre todo un siglo de satisfacciones y un profundo agradecimiento a todos nuestros clientes.

Desde 2018 nació un nuevo concepto en el corazón de Polanco, que cuenta con una vista espectacular y un ambiente sin igual. Asgaya promete brindar a las nuevas generaciones la tradición del buen comer de sus antepasados con toda una ola de innovaciones.

 

 

 

El menú tiene platillos inolvidables que otros restaurantes adoptaron convirtiéndose así en una tradición culinaria mexicana como el Filete Chemita y el Pescado Rodrigo. El exclusivo sazón de la familia, los platillos bastos y los precios justos, aseguran a nuestros clientes el acervo gastronómico con el que han contado las familias mexicanas desde 1918.

El Filete Chemita nace en la cocina del Restaurante Prendes a inicios de los años 60. Solicitado a la Mayora de la cocina de ese entonces por el Señor José María Gómez Gurría, surge el Filete Chemita convirtiéndose en un clásico a través de los años, siendo copiado por un sin fin de chefs en México, cuando el cariño y servicio a un asiduo comensal es el verdadero ingrediente secreto.

 

 

 

 

Mientras que el Filete Rodrigo de robalo está preparado para comerse con tortillas y compartir en la mesa. Creado hace más de 20 años en el Restaurante Altamira, también copiado en otros restaurantes, cuando no saben que fue imaginado por el hijo de uno de los dueños a manera de capricho, ya que era la única forma de que comiera pescado.

Pero si lo que buscas es una entrada triunfal el caldo de Haba tiene una receta de cocina criolla donde México y España se reúnen en esta composición. Este es un verdadero clásico que se prepara un día por semana en los restaurantes de la familia desde el Prendes hasta hoy.

 

 

 

 

Pero también cuentan con alcachofa a las brasas y un increíble Carpaccio de pulpo al chipotle que puedes degustar con un consome de queso manchego semi curado. Entre las especialidades de Asgaya está el huachinanguito al carbón, los riñones de res especiales “jerez y cebolla” y los sesos mantequilla negra. Recomiendo el filete de pescado cantabrico o los camarones  con chicharron de cerdo.

En Asgaya también puedes quedarte a la sobre mesa con un delicioso Café expresso o un exquisito carajillo, sin olvidar los postres con increíbles opciones como la tarta de higos, el arroz con leche estilo español. Pero si vas a probar la tradición de Asgaya, no dejes de probar el pastel de helado de la casa o la exquisita nieve de limon  y albahaca.

 

 

 

Asgaya  

Dónde: Emilio Castelar # 135 Polanco 11540 Miguel Hidalgo CDMX

Cuándo: domingo y lunes de 09:00 a 18:00 y de marte a sábado de 09:00 a 01:00

Cuánto: $ 650

Teléfono: 5280 3124 – 5282 2702

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram

Un paraíso de tamales, atole y champurrado en la Feria del Tamal 2020
MXCity
No te puedes perder de la asombrosa Feria del Tamal 2020. Ven a disfrutar de este exquisito manjar en el Museo Nacional de las Culturas Populares.

En México no nos tomamos el día de la candelaria a la ligera y la Feria del Tamal es prueba de ello; ven a conocerlo.

 

Uno de los platillos más representativos de México es el tamal. El tamal es considerado un platillo de gran valor, no solo por su sabor sin igual, sino también por ser un legado gastronómico de nuestros ancestros.

 

Imagen de: Instant Pot Recipes

 

 Se dice que en la época prehispánica los indígenas ofrecían tamales a sus dioses como muestra de benevolencia. Y, por si no lo sabías, la palabra tamal proviene del náhuatl tamalli y significa envuelto.

 

Imagen de: El Sol del Bajío

 

Este exquisito platillo forma parte de nuestras tradiciones gastronómicas. Además, es un elemento importante en fechas especiales. No puede faltar en los bautizos, las reuniones familiares, las comuniones y cumpleaños. Pero, sobre todo, es la comida típica del día de La Candelaria. El 2 de febrero es, por excelencia, el día de la tamaliza, así que, si fuiste uno de los afortunados en sacar al niño en la rosca de reyes, la Feria del Tamal es una buena opción para conseguir los tamales.

 

Imagen de: Letra Roja

 

La Feria del Tamal se ha convertido en una tradición que hoy día se realiza cada año. En su edición 28, el Museo Nacional de las Culturas Populares nos ofrece la oportunidad de vivir una increíble experiencia gustativa. Con más de 50 estantes, puedes darte el lujo de probar de este platillo es sus múltiples versiones, tanto nacionales como internacionales. Por si fuera poco, podrás acompañarla de un delicioso atole, champurrado o arroz con leche. Así que ve preparando tu estómago y disfruta de la Feria del Tamal 2020.

 

Imagen de: Independiente de Hidalgo

 

Dónde: Museo Nacional de Culturas; Av. Miguel Hidalgo 289, Del Carmen.

Horario: 28 de enero – 2 de febrero del 2020, a partir de las 10:00 hrs.

Costo: entrada gratuita.

 

Aquí te dejamos otra maravilla gastronómica mexicana: la flor de calabaza.  

*Imagen destacada de: El siglo de Torreón

La flor de calabaza es una maravilla gastronómica mexicana
MXCity
México es el país que más recetas emplea utilizando la flor de calabaza en tamales, tortitas, quesadillas, sopas y más.

La flor de calabaza tiene un precioso color amarillo y una gran historia gastronómica.

 

Casi todas las calabazas que se consumen en todo el mundo, fueron cosechadas con especies domesticadas de México; y la gran mayoría pertenece  al género Cucurbita. Esta planta es la primera que se cultiva en Mesoamérica, cuya fecha más antigua es de hace unos 10 000 años.

La calabaza, además, es parte fundamental de la dieta de los mexicanos, y una planta de la que se aprovecha no sólo el fruto sino sus flores y sus tallos, y que a partir de la conquista española se dispersó por el mundo, siendo hoy en día, un producto de gran consumo mundial y del que se aprovechan varias de sus partes.

 

 

La Cucurbita cuenta con la evidencia más antigua de calabazas domesticadas corresponde, encontrada en la cueva de Guilá Naquitz, en Oaxaca. Se trata de semillas para las que se obtuvieron fechas de entre 8 300 y 10 000 años antes del presente (es decir de entre 6000 y 8000 a.C.).

También fueron encontradas en las cuevas Romero y Valenzuela, en Tamaulipas, se localizaron también semillas de Cucurbita pepo correspondientes a 2000 a.C. Pero son de Tehuacán, Puebla, de la región de donde proviene buena parte de la información sobre la domesticación de plantas en Mesoamérica, se localizaron restos correspondientes a 5200 a.C. El hecho de que el resto de las especies de calabaza fueran domesticadas en épocas posteriores indica que la Cucurbita pepo era la más apta para las condiciones ambientales de Mesoamérica.

 

 

 

Las plantas de la calabaza tienen flores masculinas y femeninas, y el fruto, la calabaza, procede de éstas. Las flores son brillantes y coloridas, y tienen vida extremadamente corta, las flores de algunas especies se abren tan sólo por un día. El color de las calabazas viene de los abundantes pigmentos anaranjados que hay en las flores de la planta. Pero las características de las calabazas y su adaptación al cultivo, hacen que se puedan encontrar en cualquier época del año haya flores y tallos en los mercados del México central.

En la calabaza de Castilla se han contado entre 174 y 222 flores por planta. Las calabazas tienen dos épocas en que las flores pueden ser aprovechadas: la primera ocurre entre finales de mayo y principios de junio, y la segunda va de finales de agosto a principios de octubre. Los campesinos que la tienen en cultivares pequeños, casi siempre junto a otros cultivos más comerciales, aprovechan los frutos inmaduros y sus flores consumiéndolas domésticamente o comercializándolas en los mercados regionales.

 

 

 

Las flores de la calabaza no tienen aroma y sus pétalos, lo mismo que el resto de la flor, se cuecen muy fácilmente. Para potencializar su ligero y agradable sabor se combinan con epazote y sal. Desde tiempos prehispánicos, las flores y tallos tiernos son importantes en la gastronomía de México y hay platillos muy tradicionales hechos con ellas –como la sopa de guías de Oaxaca y las quesadillas que se comen en muchos lugares del Centro de México– y cremas u otros platillos creados por cheffs debido a que la cocina mexicana está siendo revalorada en estos tiempos.

Las flores de calabaza son grandes y bonitas con una coloración de pétalos amarillos a blancos. Esta flor se caracteriza por ser saludable y tener abundante agua y poca grasa. Son ricas en calcio y fósforo, esto hace que estén recomendadas en etapas de crecimiento y en personas que padezcan de osteoporosis; además de que poseen potasio, hierro y magnesio.

 

 

 

Estas flores están disponibles en verano e invierno; pero las más utilizadas para uso culinario son las de la calabacita cuyo suave delicado y dulzón combina muy bien con el de diversos preparados. Esto hace que también se puedan consumir crudas en ensaladas como cocinadas, en sopas o fritas después de pasarlas por una pasta como la de los buñuelos.

También son habituales en la gastronomía Italiana como relleno de ravioles y croquetas;  pero en México se emplean en tamales, tortitas, quesadillas, sopas y México es el país con más recetas culinarias en las que intervienen estas flores.

 

 

Lo ideal es tener un huerto propio y prohibirse usar funguicidas, insecticidas, herbicidas y acaricidas de uso habitual en el jardín en plantas que van a ser consumidas crudas o cocidas; antes de usarlas se deben lavar muy bien con agua fresca y con cuidado para evitar estropear sus pétalos.

Al ser flores delicadas no se pueden conservar más de 24 horas en el refrigerador, lo ideal es adquirir sólo las que vayamos a consumir.

Foto destacada San Luis Sazo Blog

Fotos Cocina Delirante

Ticuchi, el restaurante de iluminación tenue en Polanco del chef Enrique Olvera
MXCity
Ticuchi es el restaurante del Chef Enrique Olvera, quien realza el sabor y la tradición de los producto en un menú principalmente vegetariano.

Tichuchi significa murciélago en zapoteco.

 

Ticuchi es el restaurante de Enrique Olvera en la Ciudad de México, el chef titulado con honores por The Culinary Institute of America, quien ha recibido infinidad de premios nacionales como de reconocimiento mundial. En el 2000 Olvera el Pujol que con 15 años de existencia es uno de los referentes más importantes de la cocina mexicana contemporánea.

En 2015, Pujol ocupó el puesto número 16 dentro de los 50 Mejores Restaurantes del mundo. Cinco años más tarde, inauguró el Taller Enrique Olvera, centro de investigación y difusión gastronómica, y el Enrique Olvera Catering, servicio de banquetes a domicilio. Su más reciente proyecto fue la apertura en 2014 del restaurante de cocina mexicana Cosme en Nueva York.

 

 

 

Pero hoy en día, ubicado en la esquina de Petrarca y Horacio, donde durante más de diez años vivió Pujol, se abrió Ticuchi que significa murciélago en zapoteco y que también hace referencia al nombre de un agave silvestre oaxaqueño que produce un mezcal de grado ceremonial llamado ticunchi (a veces también denominado ticuchi).

Ticuchi abrió en el mismo lugar que vio nacer a Pujol y su portada es un ventanal abierto con un comal enorme al centro rodeado por los cocineros en acción. Cena dentro de la cueva del murciélago, entre plantas, paredes negras y una muy tenue iluminación.

 

 

En el interior convergen la música guapachosa y un domo simulando un cenote. Se trata de cocina no tradicional, pero muy sincera con los sabores, con un menú con 90% de platillos a base de vegetales y maíz, con una sola proteína. Además hay guacamole fusionado con habas, toques de wasabi y chips de malanga (raíz del taro).

La oda oaxaqueña comienza con el chintextle, una pastosa salsa a base de chile pasilla con chapulines, es gustosamente ácida bajo un cautivante tono ahumado. El tamal de tomate se derrita en la boca mientras se incorporan el untuoso queso de cabra con el fresco quesillo y aromas de albahaca.

 

 

 

La estrella del lugar son los tacos veganos, con piña al pastor: tortillas nixtamalizadas cuyo interior son trozos de piña asada y marinada con axiote, condimento cuyas propiedades apimentadas y anuezadas resultan en un juego de especias y lo agridulce de la piña.

También hay barbacoa con hongos salteados, topeada con chicharrón de hongos en un giro témpura y acompañada de salsa verde. De postres hay churros de maíz rellenos de camote; nicuatole, que es maíz criollo cocido en agua, azúcar y canela, de consistencia similar a una natilla y huitlacoche con maíz; una gelatinosa y gratamente dulce combinación de xoconostle, tuna y sábila con queso ocosingo.

 

 

El menú está muy enfocado en opciones vegetarianas, por lo que hay opiniones encontradas, sobre todo cuando hay tamal de jitomate, flautas de berenjena, ceviche de coco. Pero sin duda es un lugar ideal para cenas casuales de adultos o cita romántica.

 

 

 

 

Ticuchi

Dónde: Petrarca 254, Polanco

Cuándo: lunes a sábado desde 17:30  hasta 24:30

Cuánto: $450

Foto destacada Magzter

Fotos Open table

Malaquita Rooftop, la terraza capitalina que nos acerca a las nubes
MXCity
¿Te gustan los espacios abiertos, la buena comida y los ambientes tranquilos, pero cool? Entonces Malaquita Rooftop es la opción para ti.

En la azotea del Hotel City Centro, flotando sobre la CDMX, se encuentra la terraza Malaquita Rooftop; ven a conocer este fabuloso restaurante.

 

Desde su inauguración el 1 de diciembre del 2017, este restaurante-bar ha causado sensación entre los capitalinos. Malaquita Rooftop es una asombrosa terraza ubicada cerca del Centro Histórico de la CDMX. Ha ganado fama gracias a su increíble ambiente y al fabuloso paisaje con que cuenta. Además, la decoración del lugar es muy bonita, al estilo minimalista. Murales y jardineras con cactáceas amenizan el lugar. Y otro detalle más: cuenta con una alberca, perfecta para ir a pasar un rato y dejar a un lado la rutina; ¿no es sensacional?

 

Imagen de: Malaquita Rooftop

 

El menú de alimentos es sencillo, pero muy rico: hamburguesas, tostadas de atún, sopes de cochinita pibil y carpaccio son los favoritos de la casa. Pero espera, aún hay más. Esta terraza no solo es el lugar idóneo para ir a desayunar o comer, sino que también puede ser el ambiente ideal para los alegres y fiesteros. Semanalmente ofrece mini conciertos donde asisten Djs nacionales e internacionales.

 

Imagen de: Malaquita Rooftop

 

También cuenta con una carta de cocteles que no decepciona: Negroni, Vesper martini, Ágata, Blue lagoon, Passionate sunset, Daypass, Daiquiri y Pink Gin son buenas opciones. Ahora que, si prefieres otro tipo de bebida, también cuenta con un mixólogo que te sorprenderá con sus mezclas. Puedes atreverte a probar los tragos de la casa o alguno de sus licores importados.

 

Imagen de: Malaquita Rooftop

 

Si quieres organizar algún evento privado, como una fiesta, cena romántica o desayuno familiar o con amigos, Malaquita Rooftop es una buena opción. Ven a divertirte y a disfrutar de esta bellísima terraza y, por supuesto, no olvides tu traje de baño.

 

Imagen de: Malaquita Rooftop

 

 

 

 

 

Malaquita Rooftop

Dónde: República de Uruguay #45, Centro Histórico.

Horario: lunes a domingo de 2:00 a 11:00 hrs.

 

Si buscas un restaurante que te haga sentir como en casa, ven a conocer el Niddo

*Imagen destacada de: Malaquita Rooftop