Gastronomía
Kiss Kiss: un restaurante fusión de gastronomía japonesa, china y mexicana
MXCity
La cocina japonesa y mexicana tiene un nuevo lugar con una propuesta auténtica para quienes buscan darle aventuras al paladar: Kiss Kiss.

El Kiss Kiss fusiona a México con Japón y china en una mezcla de otro mundo.

 

 

La cocina fusión se emplea en gastronomía para indicar tanto la mezcla de estilos culinarios de diferentes culturas como la mezcla de ingredientes representativos de otros países, mezcla de condimentos y/o especias, prácticas culinarias. Aunque en realidad, muchas de las cosas que son legado culinario, al menos en México, son ya una fusión de lo mexicano con lo europeo.

La fusión de las cocinas se da motivada por la creatividad de una comunidad de cocineros, por la simple fusión de culturas, influencias geográficas o económicas; pero es un concepto que se define en Estados Unidos en los años 1970 ensayando platos de contraste entre occidente-oriente y buscando la sorpresa del comensal.

 

 

Kiss Kiss, es un restaurante de cocina fusión asiática y acentos mexicanos que h sabido crear la unión perfecta entre México, China y Japón en sus creaciones culinarias. Hoy en día cada vez es más sencillo visitar un restaurante con un tipo de fusión, pero visitar Kiss Kiss en el corazón Juárez, es visitar una gastronomía sin par donde la cocina oriental se besa con lo mexicano.

Este lugar tiene un diseño 100% Mexicano. Encontró el equilibrio perfecto entre herrería, concreto e intervenciones de pinturas artísticas urbanas sin pretensiones y ostentaciones. Su barra es hermosa y en lugar de bancos podrás sentarte en divertidos columpios para disfrutar de todo con un toque de nostalgia al recordar tu infancia.

 

 

La arquitectura está a cargo del Taller Solo. El lugar, el mobiliario, la decoración, el servicio, la presentación y originalidad de los platillos juegan un papel fundamental para lograr enamorar a los comensales. Ésta es una armonía entre el ambiente y la cocina, ya que todo el diseño fue planeado en conjunto para que la sensualidad y espíritu exótico del lugar explote también tu sentido del gusto.

Este concepto fue creado por los chefs Leonardo y Ernesto, quienes hacen del frijol, maíz y aguacate el guiño más exuberante entre ingredientes puramente asiáticos. Los platillos y cocteles tiene una gran sincronización, llevada a cabo por Galia Puszkar y Francisco Álvarez, socios del proyecto emprendedor Kiss Kiss.

 

 

 

“No queremos competir con restaurantes chinos o japoneses, lo importante es que nos asumimos mexicanos, nos gusta la comida asiática y la presentamos como a nosotros nos encanta. Buscamos que el lugar fuera poco convencional y que la propuesta mostrara esta dualidad y esta fusión”, explican los socios del restaurante.

Algunas de las deliciosas apuestas son la Ensalada Kari Kari con kale, acelga, espinacas, vinagreta de la casa, maíz,  aguacate y bambú. El Pecado de Oyuki, está preparado con ginebra, jarabe de fresa, jugo de limón, kalpis y puré de lychee. La opción vegana es el Ramen de Frijol, se sirve con caldillo de frijol negro donde nadan los fideos con cubos de tofu, hongo oriental y crutones a alioli, pero no podría decir cómo sabe.

 

 

Los platos fuertes incluyen pulpo parrillado, pecho de cerdo parrillado en salsa oriental, (con col morada rostizada y cebolletas al mezcal) y poke de arroz con surimi Tampico, acompañado de espárrago, edamames, ejotes y mango enchilado. Los Ton Tuna son tostadas de won ton con atún macerado en salsa ponzu y jengibre, con puré de frijol, pepino persa, aguacate y col morada encurtida. Hay  Champiñones Crispy, rebozados con mayonesa spicy y un toque dulce. El Poke Tuna Spicy es una base de arroz con atún spicy, pepino persa, aguacate, wakame, betabel crujiente y masago.

De postres puedes probar el Creme bruleé de matcha con merengue flameado y ralladura de limón eureka; brownie de chocolate semi amargo con infusión de especias, ganache de chocolate y helado de vainilla; un wontón de frutos rojos con crema de coco, helado de lychee y azúcar de jaimaca.

 

 

El Ying Zeng es un coctel de Vodka Titos, jugo de limón, jarabe natural, extracto de jengibre y hierbabuena; el bosque de la China tiene matusalem clásico, frangelico, jugo de limón, jarabe natual, agua mineral y nuez de la india y finalmente el Fukuoka tiene tequila Altos blanco, pepino, jarabe de chile serrano, jugo de limón y sal de gusano. Además cuentan con una gran variedad de vinos mexicanos, chilenos argentinos y franceses.

Sin duda, Kiss Kiss es un refugio de cocina oriental que destaca por su fusión de sabores, sus interiores urbanos geniales, emulando las calles de ciudades como Hong Kong y Tokio, donde podrás tener  una experiencia única y deliciosa.

 

 

Kiss Kiss

Dónde: Calle Gral. Prim 95 Col. Juárez Cuauhtémoc 06600 Ciudad de México

Cuándo: Lunes – miércoles de 1:00pm a 11:00pm Jueves – sábado de 1:00pm a 2:00am Domingo 1:00pm a 6:00pm

Cuánto: $350

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram

Foto de Portada: Food and Pleasure©

Mata comedor: una gloriosa cantina contemporánea en el centro de la ciudad
MXCity
Mata Comedor es un secreto del Centro Histórico con exquisita comida mexicanaen una preciosa casona con 150 años de antigüedad.

Esta cantina contemporánea tiene un concepto familiar que complace el gusto de sus visitantes.

 

La Cantina Mata Comedor es una propuesta gastronómica contemporánea, en un ambiente único en el Centro de la CDMX, que pretende regresar a sus visitantes en el tiempo, e invitarte a disfrutar el precioso atractivo del diseño del lugar.

Esta Cantina recuperó y restauró una casona del siglo XVIII, aprovechando al máximo el espacio del salón principal, para crear un ambiente único de cantina / comedor.

 

 

 

El chef César León, se base en la esencia de la comida mexicana para innovar en a comida típica de la ciudad. Con el tiempo, este lugar se ha convertido en referente del centro de la Ciudad de México, siendo el lugar por excelencia para ​turistas y locales.

Sobre las calles adoquinadas de Filomeno Mata, reluce esta cantina que es uno de los comercios llenos de historia para olvidarte del ajetreo de la vida diaria. Es un precioso lugar que te hará que vuelvas una y otra vez. Hay tres espacios donde puedes disfrutar de la comida y una cerveza bien fría o la bebida que prefieras.

 

 

 

El primer salón es más bien para asuntos de negocios o un lugar para estar tranquilo con toda la familia. La terraza, decorada por un mural blanco y negro, es donde puedes estar con los amigos y olvidarte de todo en este espacio lleno de luz.

La cantina es un lugar especial, con esa gran barra en medio donde puedes pedir la carta de “comida chilanga”, como la describe el chef. Una entrada de frijoles, guacamole con chicharrón o papas con gajo. Hay opciones de ensaladas fuera de lo común como la de maíz pozolero que para empezar sustituye la lechuga tradicional. Tiene granos de cacahuazintle, betabel, queso de cabra, aguacate y una vinagreta de tres chiles que le da vida.

 

 

 

La sopa de tortilla es un manjar. Hay sopa de mariscos, tártara de trucha, ceviches y tiraditos con tostadas hechas en casa. Hay tacos de tripa y lengua, picaña o barriga de cerdo y fideo seco con tuétano. No sería un lugar digno del centro si no encuentras buenas tortas.

EL barman creó una carta de tragos arriesgados y cervezas artesanales. Muchos destilados y cocteles clásicos y los de la casa. El Mata Street que está preparado con ron, cacao blanco, licor de plátano y unas rodajas de plátano macho.  El Ahuizote, es un coctel servido con jarrito y mezcal, escarchado con piquín.

¡No lo pienses más y date una vuelta este fin de semana!

 

 

 

Mata Comedor Cantina

Dónde: Filomeno Mata 18, planta alta, Centro Histórico.

Cuándo: lunes a jueves de 13:00 a 23:00; viernes a sábados de 13:00 01:00; domingo de 13:00 a 20:00.

Cuánto: $150 – $300

Sitio web // Facebook // Instagram

Un banquete de delicias mexicanas en el Festival del Tamal y el Atole de las Adelitas
MXCity
Por si la Feria no te satisface, aquí está el Festival del Tamal y el Atole de las Adelitas Empresarias, que seguro sacia tu exigente apetito.

¡Más oportunidades para atiborrarte de exquisitos manjares mexicanos! Las Adelitas Empresarias organizarán el increíble Festival del Tamal y el Atole.

 

Las Adelitas Empresarias son una firma mexicana conformada por mujeres, comprometidas con la difusión y fomento de todo lo mexicano. Desde Tlaxcala, su singular marca de emprendimiento promueve proyectos diversos para mostrar al mundo lo más hermoso de nuestro país. En esta ocasión, las tradiciones y costumbres de México se verán representadas en la edición 17 de su Festival del Tamal y el Atole.

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

 

Como todos sabemos, los tamales son parte imprescindible de la gastronomía mexicana. Están presentes en todos lados: desde fiestas familiares, 15 años y comidas de trabajo hasta el Día de La Candelaria. Todos conocemos a la doña de la esquina que, apostada con su senda olla de tamales y su champurrado, hace de nuestras mañanas el comienzo perfecto de nuestro día.

Las Adelitas Empresarias están muy conscientes de esto y, por lo tanto, dedicarán dos días completos para celebrar este exquisito manjar. Además, la degustación de un tamal no está completa sin un buen vaso de atole. A principios de febrero, podrás probar más de 70 variedades de tamales y otro tanto en atoles y champurrados.

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

 

De hecho, en México existen más de 500 variedades de tamal; sin embargo, los más conocidos son solo 11. Cada estado tiene su advocación propia, y las Adelitas harán el esfuerzo de traer casi una centena a nuestras manos. Podrás darte vuelo con los conocidísimos tamales verdes, rojos de dulce y oaxaqueños, pero quedarás impresionado ante las otras decenas de opciones.

Desde tamales zacahuil, corunda y canarios hasta tamales nejos y de chipilín, saldrás del festival rodando y con varias carretillas para llevarte a casa. En cuanto a los atoles, los encontrarás de todos los sabores imaginables: guayaba, maracuyá, cajeta, lechera, arroz, champurrado, almendra, nuez y muchos más. Además, podrás adquirir textiles y artesanías de varios estados de la República, en trato directo con los artesanos.

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

Por si esto fuera poco, habrá concursos, presentaciones musicales y conferencias. A continuación, desglosamos el programa de los dos días:

 

Sábado 1 de febrero                                                                                            

11:00 – Espectáculo musical                                                                                           

12:30 – Concurso “El catador de tamales”                                                                   

14:00 – Espectáculo de baile regional                                                                           

15:30 – Conferencia magistral: los tamales y la gastronomía prehispánica.        

17:00 – Espectáculo musical       

 

 Domingo 2 de febrero

11:00 – Espectáculo musical

12:30 – Espectáculo musical

14:00 – Concurso “El catador de atoles”

15:30 – Concurso de tamales

17:30 – Espectáculo musical

 

Procura llevar tus propias bolsas y recipientes, ya que no se usará ningún tipo de plástico ni de materiales desechables. ¡El Festival del Tamal y el Atole de las Adelitas Empresarias te espera!

 

adelitas-empresarias
Imagen de: Adelitas Empresarias FB

 

adelitas-empresarias
Imagen de: adelitas-empresarias.com

 

Dónde: Huerto Roma Verde; Jalapa 234, Roma Sur.

Cuándo: sábado 1 y domingo 2 de febrero, de 10:00 a 19:00 horas.

Cuánto: entrada libre.

 

Aquí el otro magno evento tamalero en la CDMX: la Feria del Tamal en Coyoacán.

*Imagen destacada de: El lugar de Beatriz

Un paraíso de tamales, atole y champurrado en la Feria del Tamal 2020
MXCity
No te puedes perder de la asombrosa Feria del Tamal 2020. Ven a disfrutar de este exquisito manjar en el Museo Nacional de las Culturas Populares.

En México no nos tomamos el día de la candelaria a la ligera y la Feria del Tamal es prueba de ello; ven a conocerlo.

 

Uno de los platillos más representativos de México es el tamal. El tamal es considerado un platillo de gran valor, no solo por su sabor sin igual, sino también por ser un legado gastronómico de nuestros ancestros.

 

Imagen de: Instant Pot Recipes

 

 Se dice que en la época prehispánica los indígenas ofrecían tamales a sus dioses como muestra de benevolencia. Y, por si no lo sabías, la palabra tamal proviene del náhuatl tamalli y significa envuelto.

 

Imagen de: El Sol del Bajío

 

Este exquisito platillo forma parte de nuestras tradiciones gastronómicas. Además, es un elemento importante en fechas especiales. No puede faltar en los bautizos, las reuniones familiares, las comuniones y cumpleaños. Pero, sobre todo, es la comida típica del día de La Candelaria. El 2 de febrero es, por excelencia, el día de la tamaliza, así que, si fuiste uno de los afortunados en sacar al niño en la rosca de reyes, la Feria del Tamal es una buena opción para conseguir los tamales.

 

Imagen de: Letra Roja

 

La Feria del Tamal se ha convertido en una tradición que hoy día se realiza cada año. En su edición 28, el Museo Nacional de las Culturas Populares nos ofrece la oportunidad de vivir una increíble experiencia gustativa. Con más de 50 estantes, puedes darte el lujo de probar de este platillo es sus múltiples versiones, tanto nacionales como internacionales. Por si fuera poco, podrás acompañarla de un delicioso atole, champurrado o arroz con leche. Así que ve preparando tu estómago y disfruta de la Feria del Tamal 2020.

 

Imagen de: Independiente de Hidalgo

 

Dónde: Museo Nacional de Culturas; Av. Miguel Hidalgo 289, Del Carmen.

Horario: 28 de enero – 2 de febrero del 2020, a partir de las 10:00 hrs.

Costo: entrada gratuita.

 

Aquí te dejamos otra maravilla gastronómica mexicana: la flor de calabaza.  

*Imagen destacada de: El siglo de Torreón

La flor de calabaza es una maravilla gastronómica mexicana
MXCity
México es el país que más recetas emplea utilizando la flor de calabaza en tamales, tortitas, quesadillas, sopas y más.

La flor de calabaza tiene un precioso color amarillo y una gran historia gastronómica.

 

Casi todas las calabazas que se consumen en todo el mundo, fueron cosechadas con especies domesticadas de México; y la gran mayoría pertenece  al género Cucurbita. Esta planta es la primera que se cultiva en Mesoamérica, cuya fecha más antigua es de hace unos 10 000 años.

La calabaza, además, es parte fundamental de la dieta de los mexicanos, y una planta de la que se aprovecha no sólo el fruto sino sus flores y sus tallos, y que a partir de la conquista española se dispersó por el mundo, siendo hoy en día, un producto de gran consumo mundial y del que se aprovechan varias de sus partes.

 

 

La Cucurbita cuenta con la evidencia más antigua de calabazas domesticadas corresponde, encontrada en la cueva de Guilá Naquitz, en Oaxaca. Se trata de semillas para las que se obtuvieron fechas de entre 8 300 y 10 000 años antes del presente (es decir de entre 6000 y 8000 a.C.).

También fueron encontradas en las cuevas Romero y Valenzuela, en Tamaulipas, se localizaron también semillas de Cucurbita pepo correspondientes a 2000 a.C. Pero son de Tehuacán, Puebla, de la región de donde proviene buena parte de la información sobre la domesticación de plantas en Mesoamérica, se localizaron restos correspondientes a 5200 a.C. El hecho de que el resto de las especies de calabaza fueran domesticadas en épocas posteriores indica que la Cucurbita pepo era la más apta para las condiciones ambientales de Mesoamérica.

 

 

 

Las plantas de la calabaza tienen flores masculinas y femeninas, y el fruto, la calabaza, procede de éstas. Las flores son brillantes y coloridas, y tienen vida extremadamente corta, las flores de algunas especies se abren tan sólo por un día. El color de las calabazas viene de los abundantes pigmentos anaranjados que hay en las flores de la planta. Pero las características de las calabazas y su adaptación al cultivo, hacen que se puedan encontrar en cualquier época del año haya flores y tallos en los mercados del México central.

En la calabaza de Castilla se han contado entre 174 y 222 flores por planta. Las calabazas tienen dos épocas en que las flores pueden ser aprovechadas: la primera ocurre entre finales de mayo y principios de junio, y la segunda va de finales de agosto a principios de octubre. Los campesinos que la tienen en cultivares pequeños, casi siempre junto a otros cultivos más comerciales, aprovechan los frutos inmaduros y sus flores consumiéndolas domésticamente o comercializándolas en los mercados regionales.

 

 

 

Las flores de la calabaza no tienen aroma y sus pétalos, lo mismo que el resto de la flor, se cuecen muy fácilmente. Para potencializar su ligero y agradable sabor se combinan con epazote y sal. Desde tiempos prehispánicos, las flores y tallos tiernos son importantes en la gastronomía de México y hay platillos muy tradicionales hechos con ellas –como la sopa de guías de Oaxaca y las quesadillas que se comen en muchos lugares del Centro de México– y cremas u otros platillos creados por cheffs debido a que la cocina mexicana está siendo revalorada en estos tiempos.

Las flores de calabaza son grandes y bonitas con una coloración de pétalos amarillos a blancos. Esta flor se caracteriza por ser saludable y tener abundante agua y poca grasa. Son ricas en calcio y fósforo, esto hace que estén recomendadas en etapas de crecimiento y en personas que padezcan de osteoporosis; además de que poseen potasio, hierro y magnesio.

 

 

 

Estas flores están disponibles en verano e invierno; pero las más utilizadas para uso culinario son las de la calabacita cuyo suave delicado y dulzón combina muy bien con el de diversos preparados. Esto hace que también se puedan consumir crudas en ensaladas como cocinadas, en sopas o fritas después de pasarlas por una pasta como la de los buñuelos.

También son habituales en la gastronomía Italiana como relleno de ravioles y croquetas;  pero en México se emplean en tamales, tortitas, quesadillas, sopas y México es el país con más recetas culinarias en las que intervienen estas flores.

 

 

Lo ideal es tener un huerto propio y prohibirse usar funguicidas, insecticidas, herbicidas y acaricidas de uso habitual en el jardín en plantas que van a ser consumidas crudas o cocidas; antes de usarlas se deben lavar muy bien con agua fresca y con cuidado para evitar estropear sus pétalos.

Al ser flores delicadas no se pueden conservar más de 24 horas en el refrigerador, lo ideal es adquirir sólo las que vayamos a consumir.

Foto destacada San Luis Sazo Blog

Fotos Cocina Delirante