Arte y Cultura
La Fábrica Social de artesanías que promueve el comercio justo
MXCity
La Fábrica Social promueve el comercio justo, el empoderamiento de la mujer indígena y el valor de los diseños tradicionales.

La Fábrica Social ayuda a las mujeres indígenas mexicanas.

 

La Fábrica Social tiene ha creado una gran asociación con artesanas textiles del varios lugares del interior de la república, con el firme propósito de promover el comercio justo, el empoderamiento de la mujer indígena y el valor de los diseños tradicionales.

Esta empresa social cien por ciento mexicana, está completamente dedicada al apoyo y difusión del trabajo y conocimiento de mujeres artesanas indígenas en México. Colabora en el desarrollo y producción de ropa y textiles artesanales, facilitando herramientas de diseño, organización y administración y comercializando el producto final.

 

 

El objetivo de la Fábrica Social es la de apoyar a artesanas indígenas a tener ingresos fijos y estables por medio del comercio justo de los productos de su oficio tradicional. Trabajan en más de cinco estados de la república mexicana con más de 120 mujeres indígenas.

El comercio equitativo es una forma alternativa de comercio promovida por varias organizaciones no gubernamentales, la Organización de las Naciones Unidas y por los movimientos sociales y políticos que promueven una relación comercial voluntaria y justa entre productores y consumidores.

 

 

 

Esta iniciativa surge para crear canales comerciales innovadores, dentro de los cuales la relación entre las partes se orienta al logro del desarrollo sustentable y sostenible de la oferta. El comercio justo se orienta hacia el desarrollo integral, con sustentabilidad económica, social y ambiental, respetando la idiosincrasia de los pueblos, sus culturas, sus tradiciones y los derechos humanos básicos.

Desde hace ocho años, la Fábrica Social colabora diseñando prendas que suman la creatividad y el conocimiento de mujeres artesanas indígenas e impulsando la construcción y el crecimiento de un mercado equitativo y justo.

 

 

 

Con la filosofía de que el comercio puede ser considerado una versión humanista del comercio libre, que al igual que este es voluntario entre dos partes, y no tendría lugar si ambas partes no creyeran que iban a salir beneficiadas; se hace rentable la artesanía indígena, al mismo tiempo que se respeta la libertad creativa, la innovación y alta calidad de la identidad de las cooperativas, en la medida en que se crea igualdad de oportunidades y se le concede su cota de dignidad y autonomía a los pueblos indígenas.

En la Fábrica Social se empeñan en demostrar se pueden crear firmas de moda que unan artesanía, fomentando las tradiciones textiles mexicanas. La firma fue creada por la diseñadora Dulce Martínez se dedica a difundir los oficios tradicionales e impulsar el desarrollo de las capacidades de mujeres artesanas textiles, creando una escuela rural de diseño itinerante que imparte talleres en diseño, organización, administración y Comercio Justo a mujeres indígenas en México.

 

 

 

Así es como se comercializa ropa, accesorios y textiles para el hogar diseñados y elaborados de manera artesanal por las comunidades indígenas de México. Sus creaciones se dirigen a mujeres urbanas que buscan rodearse de piezas artesanales innovadoras y desean apoyar, con sus compras, a las talentosas mujeres indígenas, mejorando su calidad de vida.

Hoy en día, la Fábrica Social está conformada por Dulce Martínez, Daniela Gremión, Paola de la Rosa, James Ritch y Ricardo Peón. Cuya misión es la de apoyar a las artesanas indígenas a tener ingresos fijos y estables y se encuentran en Hidalgo, Guerrero, Chiapas, Oaxaca y Yucatán, así como en la colonia Roma y Polanco. Cuenta con diversos estilos de ropa y accesorios para dama. Estos son creados en los talleres de diseño, las artesanas experimentan con herramientas que les permiten innovar con sus técnicas tradicionales, para desarrollar ideas y propuestas para su colección.

Fábrica Social ayuda a editar sus ideas y volverlas más comerciales, las mujeres artesanas siempre diseñan el textil y proponen las temáticas de la colección, mientras que la Fábrica propone las bases como son la gama de colores y materiales. Ya sean las Artesanas  Amuzgas de Guerrero, Nahuas de Jaltocan o Mayas de Dzitnup, Yucatán,  Tsotsiles de Zincantán, Chiapas; todos salen beneficiados.

 

 

 

Fábrica Social

Dónde: CDMX, Colonia Roma, en Córdoba 67, int. 7 en el centro en Isabel la católica 30 y en el pasaje Polanco local 24.

Cuándo: (Roma) lunes a viernes de 10:30 a 19:00

(centro) Lunes a viernes de 10:00 a 20:00

Tienda en línea // Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram

Fotos de Fábrica Social

El Mixtón fue la rebelión indígena más grande de la época colonial
MXCity
La Fiesta de los Tastuanes aún recuerda en sus danzas la resistencia de los antepasados a la conquista de los invasores.

El Mixtón ha sido de las batallas más impresionantes de nuestra historia.

 

. . .

 

Esta gran batalla fue librada fuera de la gran Tenochtitlán, donde pueblos más pequeños que el imperio azteca defendieron sus tierras, empezando por retiradas a los espacios sólo accesibles para los lugareños hasta llegar a acciones de hostigamiento para correr a los primeros colonos.

La insurrección comenzó en un temprano 1532 en la Nueva Galicia, hoy Guadalajara y Nayarit, cuando los originarios de Ahuacatlán, Compostela y Chiametla se levantaron en armas para luego huir para sobrevivir, inspirando otros levantamientos.

 

Relatos e historia

 

A partir de ese año múltiples y continuas muestras de inconformidad fueron expresadas por los pueblos originarios, los primeros cuatro gobernantes del territorio lidiaron con los rebeldes, pero al tercero, Cristóbal de Oñate, experimentó la sublevación más peligrosa de la época colonial, la batalla del Mixtón.

En la Nueva Galicia de 1540 eran pocos los habitantes españoles los que podían resistir los levantamientos indígenas, razón de sobra para que Oñate pidiera ayuda inmediata al virrey novo español, Antonio de Mendoza.

 

La Crónica de Jalisco

 

La zona cazcana (sur de Zacatecas) era la más dura para los conquistadores, aún no se había podido imponer el vasallaje cuando los indígenas dejaron de pagar tributo y se negaron a ser evangelizados.

Los distintos puntos de rebelión no actuaban de manera improvisada, pero si al calor de la injusticia, estos grupos seguían una clara estrategia, se fortificaban en un punto escarpado para después descender a cualquier punto con cristianos.

 

Imágenes Históricas

 

Desde Durango, la rebelión se había extendido con la firme convicción de vencer o fallecer, así que encabezados por Tenamaxtli, millares de indígenas se reunieron en el Mixtón, un peñón que también llamaron "cerro del gatito" porque al ser tan escarpado solo los felinos lo podían subir.

Era 9 de abril de 1541 cuando a la propuesta de paz siguió un ataque tan fuerte que de no haber huido ese día hubieran muerto todos los soldados que acampaban a las faldas del Mixtón. El plan era apoderase de la Nueva Galicia para después tomar Michoacán y luego la Ciudad de México.

 

Pacarina del Sur

 

El virrey en turno, Antonio de Mendoza no tuvo más que recurrir al famoso capitán Pedro de Alvarado, quien desde Zapotlán dio inició a un plan para frenar el avance de las rebeliones y luego llegar a los pies del Mixtón.

Con la altanería que lo caracterizaba, Alvarado comenzó el asenso a la batalla pese a las advertencias de Oñate. Era 24 de junio de ese año cuando el capitán español perdió ante Tenamaxtli (líder de Nochistlán), Pantecatl (caudillo de la zona de Xalpa), Xiuhtecuhtli y Tenquitatl (del cañón de Juchipila).

 

Estatua dedicada a Tenamaxtle

 

Aquella derrota tuvo como consecuencia la muerte de Alvarado, peleas entre los propios indígenas (había algunos que se aliaban a los españoles) y una fuerte represión que consistió en rodear el Mixtón, cortar el suministro de agua y ofrecer recompensas.

El virrey prometió una recompensa en esclavos a los capitanes que alcanzaran la cima del cerro, lo que lograron hasta el 16 de diciembre de 1541 a través de un paso que los condujo al campamento donde se desató la última batalla.

 

 

Historias y relatos

 

En ese día en el que los rebeldes perdieron, algunos se lanzaron a los precipicios, otros terminaron en los árboles, algunos terminaron sin cuello y los pocos sobrevivientes fueron enviados a los perros de los españoles.

El gran rencor de Mendoza persistió terminada esta batalla, hubo repercusiones contra la gente que escondía a los indígenas, y algunos pudieron contar la historia pero muchos no pudieron alzar la voz.

Foto destacada Historiando.org

Casa de Tarzán, el refugio de los artistas de Hollywood en Acapulco
MXCity
La Casa de Tarzán resguarda el lema "Bienvenido al escondite de la pandilla de Hollywood", además de cientos de historias.

Este Hotel fue guarida del famoso John Wayne y de Johnny Weissmüller en Acapulco.

 

. . .

 

Esta casa está en un acantilado con vista al mar: una vista envidiable. Desde lejos es posible la Casa de Tarzán: el refugio de la famosa "Pandilla de Hollywood" de los años 50.

Se le conoce como “Casa de Tarzán” o” Casa Redonda”, ya que está diseñada como se observan las chozas en la cinta “Tarzán de los monos”, con un perímetro circular, después de que “los nativos de África le dijeran que de esta manera los espíritus malignos no entrarían a su hogar, al no contar con esquinas”, explica Juan, el administrador del sitio, para una entrevista de El País.

 

 

 

Esta fue la residencia del actor estadounidense Johnny Weissmüller, famoso por representar a Tarzán en numerosas películas, y que hoy es un vestigio de una era más glamurosa de Acapulco.

Por dentro hay dos habitaciones con baño y una estancia, en la entrada hay un arbusto con la cara de su mejor amiga Cheetah, la chimpancé que fue su compañera de grabación durante la saga de Tarzán, y el mirador tiene la forma de una mandíbula de cocodrilo, simulando los dientes con piedras picadas.

 

 

Esta casa tiene un acantilado dos veces más alto que el de La Quebrada de Acapulco. Y desde este asombroso lugar, vivió Weissmüller junto con su esposa Maria Brock Mandell Bauman, hasta que tuvo que ser aislado de todas las personas que lo rodeaban ya que presentaba ataques de enojo cada vez que lo visitaban. Por ello se tuvo que trasladar a una casa más solitaria en Playa Mimosa, a unos cuantos kilómetros de distancia.

 

 

 

En este sitio estuvieron actores como John Wayne, Red Skelton, Fred Mc Murray, que llegaron por invitación de Weissmüller, cuando visitó los rincones del Acapulco tras filmar la película de “Tarzán y las Sirenas”, en 1948.

De hecho, Weissmüller y John Wayne se hicieron propietarios del hotel y decidieron crear 36 habitaciones más que lo convirtieron en el escondite de la “Pandilla de Hollywood” durante el periodo 1950-1984, albergando figuras como Cary Grant,  Rex Allen, Bo Roos, Errol Flynn y Richard Widmark.

 

 

 

El jardín del lugar lleva al mirador donde se aprecia Barra de Coyuca, Pie de la Cuesta y en marzo y abril, el paso de las ballenas, que se ha convertido en otro de los atractivos del lugar. Hoy en día, se llama Hotel Flamingos y por ahí han pasado personalidades como Luis Miguel, Ana de la Reguera, Plácido Domingo y cientos más.

Esta propiedad ahora es de Adolfo Santiago, trabajador del hotel, que decidió mantener el sabor del lugar intacto. El lobby alberga una especie de museo improvisado con imágenes del presidente Miguel Alemán, María Félix, Tin Tan y todos los famosos de la época.

 

 

 

Los restos de “Tarzán” fueron sepultados en el panteón valle de la Luz a las afueras de Acapulco, donde se le hizo un monumento para recordarlo como el principal promotor del puerto en Hollywood.

En la actualidad la Casa Redonda es un museo y también forma parte de la renta del hotel, y con capacidad de albergar a seis personas.

 

 

Hotel Flamingos Acapulco

Dónde: Av. Adolfo López Mateos s/n, Las Playas, Acapulco de Juárez, Gro.

Cuando: todo el año.

Cuánto: desde $1100

Foto destacada Hoy Los Ángeles

Iglesia de Tonantzintla, el mestizaje y la profusión del barroco en todo su esplendor
MXCity
La Iglesia de Tonazintla tiene exuberantes decoraciones indígenas, con una increíble mezcla de lo prehispánico con el cristianismo.

En Santa María Tonantzintla el catolicismo español se preserva con lo indígena.

 

. . .

 

En México abundan iglesias fantásticas, a lo largo y ancho del territorio es posible encontrarse con todo tipo de turismo religioso porque llaman la atención el gran número y concentración de templos religiosos, además de que muchos presentan particularidades que las hacen únicas en el mundo.

"Lugar de nuestra madrecita" o Tonantzintla en náhuatl, es otro más de los sitios que muestran la grandeza del patrimonio artístico del estado de Puebla.

 

 

Este pequeño municipio de San Andrés Cholula, guarda entre sus calles uno de los templos que más claramente representa la cultura y el sentimiento de un pueblo.

Antes de la llegada de los españoles ya existía un teocalli (templo) dedicado a la diosa Tonantzin; de esta divinidad esperaban la fertilidad de sus tierras y de sus mujeres, pero así como esperaban, también ofrendaban la primicia de sus cosechas.

 

 

Después de la conquista, los españoles hicieron construir un templo dedicado a la Virgen María, precisamente en ese mismo lugar al que le llamaron Santa María Tonantzintla.

Inspirada en la capilla del Rosario de Puebla, los constructores indígenas hicieron su propia interpretación. Sin olvidar completamente a Tonantzin, plasmaron sus sentimientos y su propio mundo en figuras de yeso que hablan por sí mismas: niños con penachos de plumas y caritas de ángeles de tez morena; frutos mexicanos como capulines, nanches, guayabas y zapotes que se entremezclan con mazorcas de maíz, chiles y cuernos de la abundancia.

 

 

La cúpula de la capilla, es el cielo de Tláloc, dios de la lluvia, y las caritas de los ángeles son indígenas que murieron ahogados o un rayo los mató. Una profusión de volutas, colores y dorados decoran cada centímetro de este exuberante templo que tanto dice del sentimiento indígena.

En el altar principal encontramos la imagen de la Inmaculada Concepción, la Virgen para quien fue hecha la iglesia, vestida con telas elegantes y un porta corona con resplandores dorados.

 

 

Esta Iglesia es considerada la máxima expresión del barroco indígena, la iglesia de Santa María Tonantzintla muestra ese sincretismo del que está hecha la cultura mexicana.

Objeto de estudio de intelectuales y curiosos, el templo fue declarado monumento histórico desde 1933 y actualmente es el tercero más visitado de Puebla.

 

 

 

Se encuentra a pocos minutos de San Pedro Cholula, donde puedes conocer al novohispano, ya que no hay una sola imagen católica tradicional. Las representaciones religiosas tienen rasgos indígenas, destacándose  los niños con penachos y los ángeles morenos.

El decorado es intenso, recargado en colores y ligado a la agricultura como dan cuenta las mazorcas de maíz, las flores y los diferentes frutos tropicales típicos mexicanos representados.

 

 

Esta obra de arte y arquitectura religiosa se edificó del siglo XVII al XX. Al inicio se levantó una pequeña nave rectangular con fachada sencilla, y luego se fueron agregando la torre, la cúpula y las naves, para llegar a la iglesia que vemos hoy día.

La fiesta principal del pueblo se celebra el 15 de agosto, día en que celebra la Asunción de María. En esa fecha, dentro de la Iglesia se elabora una alfombra con arena de colores, en la cual se representan alabanzas a la Virgen María en su camino al Cielo.

 

 

Aquí se lleva a cabo la Feria del Queso, n semana santa, el templo suele ser modificado internamente, se retiran bancas, se colocan 12 columnas de ocote adornadas con palma, el interior del templo se vuelve un lugar de representación con los 12 apóstoles, la Virgen María y además se colocan gallos que anuncian la crucifixión.

El día importante para la comunidad es el 15 de agosto, en esa ocasión se coloca una feria donde se comercializan productos típicos del lugar como los famosos tamales de pinole, y en cada casa se ofrece a las visitas el famoso mole poblano, elaborado a la manera original.

 

 

 

Iglesia de Tonantzintla

Dónde: Av. M. Hidalgo o, San Diego, Sta María Tonanzintla, 72828 San Andrés Cholula, Pue.

Cuando: lunes a domingo de 09:00 a 18:00

Entrada libre

Foto destacada Conocer México poco a poco

La Unidad Habitacional en Azcapotzalco que guardaba un jardín de Luis Barragán
MXCity
Esta pequeña joya de Luis Barragán permaneció escondida 25 años, hasta que la fundación dio a conocer los planos originales.

Una de las pocos diseños que Barragán hizo para el Estado Mexicano.

 

. . .

 

En Los usos de la tradición, Octavio Paz dice del reconocido arquitecto Luis Barragán: "Su arquitectura tiene sus raíces en el pueblo mexicano con sus calles, delimitadas por altísimos muros, que a su vez desembocan en plazas y fuentes? El arte de Barragán es un ejemplo de cómo emplear con inteligencia nuestra tradición popular"

Luis Barragán Morfin nació en 1902 en el seno de una familia adinerada de Guadalajara, donde estudió ingeniería. Realizó varios viajes a Europa y Estados Unidos, donde conoció la obra de Le Corbusier y Richard Neutra, y Ferdinand Bac, un oscuro arquitecto paisajista que jugó un papel central en el pensamiento de Barragán sobre el diseño del paisaje.

 

 

De este reconocido arquitecto, ahora se conoce la creación de un parque en un barrio obrero de Ciudad de México, en una esquina desapercibida y alejada de los famosos museos o grandes parques de la capital, que estuvo muy bien guardado en una bodega al otro lado del Atlántico, en Suiza.

Se trata de un conjunto residencial con cinco edificios, llamado Cobre de México; 128 departamentos construido en 1965, solo dice que lo cuida con particular atención siendo una de las únicas áreas verdes del barrio.

 

Inmobiliaria

 

Esto se dio a conocer por fotos del jardín en la nueva página web de la Barragan Foundation, la organización que guarda los miles de archivos del icónico arquitecto desde 1995. Allí hay un plano original del jardín que fue construido por uno de los más importante de los arquitectos mexicanos, el segundo en el mundo en ganar el premio de arquitectura Pritzker, en 1980.

Hace 26 años, el representante de una fábrica de muebles en Suiza adquirió la mayoría de los documentos del arquitecto Luis Barragán: unos 13.500 dibujos, 7.500 fotos, 3.500 negativos, y muchos documentos más como manuscritos, cartas o artículos de periódicos. Salvo unas pocas exposiciones, el acceso al archivo ha sido de muy difícil acceso para investigadores o fans del arquitecto, pero debido a que hace semanas, la Barragan Foundation lanzó una nueva página web, es posible tener planos originales.

 

Fotografía de Nayeli Cruz / El País

 

inmueble 24

 

Y como Barragán es conocido como arquitecto de enormes mansiones, a diferencia de otros arquitectos de los años cincuenta y sesenta que trabajaban en enormes proyectos para el Estado, Barragán no trabajaba usualmente en proyectos del gobierno ni de interés social.

Hasta ahora, que se conoce este pequeño jardín para los obreros de la fábrica de cobre es una rareza en la obra de Barragán, una que tomó 25 años sacar a la luz.

 

Fotografía de Nayeli Cruz / El País

 

inmueble 24

 

Sus investigadores en Ciudad de México pensaban que se trataba de un boceto para el proyecto residencial más lujoso en Lomas Verdes, en el que Barragán trabajaba con Juan Sordo Madaleno, pero no.

Cuando los investigadores llegaron a la Unidad Habitacional Cobre de México, en la colonia Obrero Popular, al norte de la ciudad y a kilómetros de las icónicas casas de Barragán, no les quedó duda: era el dibujo de Barragán hecho realidad.

 

Fotografía de Nayeli Cruz / El País

 

inmueble 24

 

En los planos originales, el jardín de cemento en el centro de los cinco edificios residenciales toma la forma de una L, un espacio dividido en cuadros por largas banquetas de cemento pintadas de rojo y espacios para que jueguen los niños o para sembrar árboles (en la imaginación de Barragán, allí habría sauces llorones o fresnos. Pérez, el administrador, tiene árboles de durazno o naranjas).

Algunos de los pasillos que Barragán diseñó como parte del jardín ahora están cerrados (los vecinos pusieron barandas cuando el barrio se puso muy peligroso).

 

inmueble 24

 

Este lugar aguantó los temblores de 1985 y 2017, y aunque que no soportó el glamour de los monumentos de Barragán ni tiene una sola placa recordando que por ahí pasó la mano del famoso arquitecto mexicano.

De la lista, aparecen casi 50 proyectos no construidos, sobre todo entre 1971 y 1986. Si deseas ver el archivo digital y las hermosas fotos de las casas que construyó Luis Barragán en Guadalajara o Ciudad de México, aquí puedes tener acceso.

 

inmueble 24

 

Unidad habitacional el Cobre de México 

Dónde: Calle Nte. 67, 3409, Cobre de México, Azcapotzalco, CDMX.

Cuando: unidad residencial privada.

Foto destacada e Información: El País

x