Arte y Cultura
Los restos de Hernán Cortés se encuentran en una iglesia de la CDMX
MXCity
Los restos de Hernán Cortés ahora yacen en una iglesia ubicada en el corazón de la Ciudad de México.

La historia de los restos de Cortés es digna del gran conquistador.

 

 

El 2 de diciembre de 1547 falleció el conquistador español Hernán Cortés. Cortés murió en España, donde había vuelto después de 24 años de virreinato y 36 en las Indias, para descansar en paz con su gente; después  de haber convertido la Nueva España en una colonia próspera y bulliciosa, de agitada vida comercial y cultural, pero las suyas eran andanzas ya de otra época.

Cortés llegaba a Madrid entre rumores e intrigas, vivía con gran boato y trataba de frecuentar compañías selectas dejando de lado a muchos de quienes le habían servido fielmente y a sus familias, algunas con verdaderas necesidades. Al morir, sus restos rindieron tributo a sus viajes peregrinando cuatrocientos años en nueve sitios distintos. Curiosamente, Cortés hizo nueve expediciones a lo largo de su vida.

 

 

 El país

 

La voluntad de Cortes fue que se construyera un monasterio en Coyoacán y ser enterrado en la Nueva España, esto en un lapso de diez años a partir de su defunción. Pero no fue así y su primer entierro fue en el monasterio de San Isidoro, en la cripta del duque de Medina Sidonia. Su constante peregrinar comenzó en 1550, cuando cambiaron de lugar sus restos: en el mismo monasterio pero debajo de un arco del altar a Santa Catarina.

Su hijo, Martín Cortés otorgó los poderes para mandarlo a la Nueva España en 1566. Una caja de cedro y plomo contenía la urna de cristal con sus huesos y fueron trasladados a la iglesia de San Francisco de Tezcoco donde permaneció 60 años. Cuando don Pedro Cortés -nieto y último descendiente directo de Hernán Cortés- murió en 1629, el virrey de la Nueva España quiso que ambos familiares yacieran en el mismo lugar y fueron llevados a la capilla mayor del convento de San Francisco. Se pintó un gran retrato del conquistador y una inscripción que rezaba: Fernandi Cortes ossa servantur hic famosa: “Aquí se conservan los huesos famosos de Fernando Cortés”. Permaneció en este lugar hasta 1716, pues sus restos fueron cambiados a la parte posterior del retablo mayor, en la misma capilla.

 

 Filosofia.org

 

 Filosofia.org

 

El 2 de julio de 1794 fue llevado a la iglesia de Jesús Nazareno construida por el mismo Cortés. El director de escultura de la Academia de San Carlos, Manuel Tolsá, esculpió un busto de bronce para honrarlo, aunque dicho busto sólo permaneció en México poco más de dos décadas. En 1823 existía un fuerte sentimiento antiespañol, por ello, el gobierno propuso que el 16 de septiembre del mismo año, se exhumaran los restos de Cortés y fueran llevados al quemadero de San Lázaro. Pero Lucas Alamán intervino y una noche antes ocultó la urna en el piso, bajo la tarima del altar mayor. El busto de bronce fue enviado a Palermo y con esto se corrió el rumor de que los restos ya no estaban en México.

Alamán 1836 exhumó los huesos en 1836, cambió las sábanas por unas de terciopelo con las iniciales de Cortés grabadas y reemplazó la urna por una nueva, con todos los objetos que contenían; permaneciendo en secreto durante 110 años. En 1843, Alamán entregó a España el Documento del año de 1836 en el cual revelaba el secreto del lugar del entierro y las señas particulares del estado de los huesos, de la urna y de la caja.

 

 Filosofia.org

 

 El universal

 

Fue hasta 1946 que el español exiliado Fernando Baeza y el historiador cubano Manuel Moreno Franginals, informaron del hallazgo a los mexicanos Francisco de la Maza y Alberto María Carreño. Después de conseguir los permisos correspondientes, iniciaron la excavación el 24 de noviembre a las ocho y media de la mañana. Alfonso Alamán -bisnieto de Lucas A.- había heredado la llave de la caja, aunque no funcionó y tuvieron que forzar la chapa; se abrió la urna y se confiaron los huesos al Instituto Nacional de Antropología e Historia; después de meses de  hacer los estudios correspondientes, se acordó inhumar los restos en el mismo lugar dónde se encontraron.

Hernán Cortés reposa en la Iglesia de Jesús de Nazareno desde el 9 de julio de 1947. Lo acompaña una placa con la inscripción: Hernán Cortés 1485 – 1547. Un Templo construido con piedras de los antiguos templos aztecas, donde se cree que en 1519 se dio el primer encuentro entre el tlatoani mexica Moctezuma II y Hernán Cortés. Aunque ahí están los restos de Cortes está prohibida la visita de turistas y mucho menos se pueden hacer fotografías.

 

El Universal

 

 El Universal

 

 

Huehuetéotl-Xiuhtecuhtli: espíritu viejo del fuego y el calor nahua
MXCity
 Xiuhtecuhtli atravesó el universo desde el Mictlan por lo que se le asoció con ideas la purificación, transformación y regeneración del mundo.

Xiuhtecuhtli es un dios ligado al fuego, a la guerra y al azul celestial.

 

Xiuhtecuhtli es el Señor turquesa  o Señor del fuego, que en la mitología azteca representaba al dios del fuego, el día y el calor. También era el señor de los volcanes, la personificación de la vida después de la muerte, el calor en el frío ( fuego ), la luz en la oscuridad y la comida durante la hambruna.

También fue nombrado como Cuezaltzin, llama e Ixcozauhqui y a veces se considera que es lo mismo que Huehueteotl: Dios antiguo. Su esposa era ChalchiuhtlicueXiuhtecuhtli a veces se considera una manifestación de Ometecuhtli, el Señor de la Dualidad; y de acuerdo con el Códice Florentino, Xiuhtecuhtli era considerado el padre de los Dioses, que habitaba en el recinto turquesa en el centro de la tierra.

 

 

La turquesa era el equivalente simbólico del fuego para los sacerdotes aztecas; es por eso que se mantuvo vivo un pequeño incendio en el centro sagrado de cada hogar azteca en honor a Xiuhtecuhtli. El concepto del Señor del Año vino de la creencia azteca de que Xiuhtecuhtli era la Estrella del Norte.

Xiuhtecuhtli también fue uno de los nueve Señores de la Noche y gobernó la primera hora de la noche, llamado Cipactli (“Cocodrilo”). Los estudiosos han enfatizado durante mucho tiempo que esta deidad del fuego también tiene cualidades acuáticas.

 

 

 

En general, Xiuhtecuhtli era el dios patrón de los emperadores aztecas, a quienes se consideraba su encarnación viviente en su entronización. Las esculturas de piedra de Xiuhtecuhtli fueron enterradas ritualmente como ofrendas, y varias estatuillas se han recuperado durante las excavaciones en el Gran Templo de Tenochtitlán con el que estaba estrechamente asociado. Las estatuillas de la deidad del templo representan a un hombre sentado con los brazos cruzados.

Hay una máscara de Xiuhtecuhtli que se encuentra en el Museo Británico, de procedencia azteca o mixteca. La cara de Xiuhtecuhtli está pintada con pigmento negro y rojo. En su cabeza tiene una corona de papel pintada con diferentes colores y motivos. En la parte superior de la corona hay plumas verdes, como las llamas de un fuego.

 

 

 

Muchos de los atributos de Xiuhtecuhtli se encuentran asociados con los guerreros toltecas del Posclásico Temprano, pero las representaciones claras del dios no son comunes hasta el Posclásico Tardío. Xiuhtecuhtli se encarnó en el teotecuilli, el brasero de sacrificio en el que se arrojaron las víctimas de sacrificio durante la ceremonia del Fuego Nuevo.

El festival anual de Xiuhtecuhtli se celebró en Izcalli, estos rituales crecieron en importancia cada cuatro años. En este festival, los sacerdotes de Xiuhtecuhtli pasaron el día bailando y cantando ante su dios. Los alimentos se consumían ritualmente, incluidos los tamales de camarones, después de ofrecérselo al dios.

 

 

 

Según la mitología azteca, Xiuhtecuhtli atravesó el universo desde el Mictlan hasta el nivel celeste. Se creía que la columna de fuego que creó mantenía unidos los tres niveles y, en el caso de que se apagara, se produciría el fin del mundo. Xiuhtecuhtli también estaba asociado con ideas de purificación, transformación y regeneración del mundo a través del fuego. De ahí, que sea considerado como una de las deidades fundadoras del mundo, ya que fue responsable de la creación del sol.

Por último, sacrificaban a cuatro cautivos, arrojándolos vivos al fuego. Después, los volvían a sacar de las brasas y se arrojaban sus corazones a los pies de la estatua de Xiuhtecuhtli.

El escultor Pedro Reyes diseñó un magnífico estudio brutalista en Coyoacán
MXCity
Pedro Reyes, afamado escultor mexicano, utilizó su entrenamiento como arquitecto para construir un estudio artístico junto a su casa.
pedro-reyes

Maravíllate ante este singular estudio de estilo brutalista, construido por el escultor Pedro Reyes, para crear sus esculturas en el mejor ambiente.

 

Después del sismo de 2017, el escultor mexicano Pedro Reyes decidió levantar su estudio artístico desde cero. Como los permisos de construcción en ese momento estaban muy controlados, lo tuvo que hacer a partir de materiales prefabricados. Se decantó por paneles de concreto, lo cual le confirió al edificio una apariencia de búnker. El resultado se define como un estilo brutalista, ya que utiliza materiales en bruto, como el hormigón, sin grandes modificaciones.

 

pedro-reyes
Fotografía de: Edmund Sumner

 

El brutalismo consiste en el uso de geometrías repetitivas, además de materiales ásperos y, aparentemente, carentes de belleza. Sin embargo, eso es justamente lo que se busca: encontrar en la presentación más simple y cruda de los materiales su atractivo inherente. Mostrar los componentes estructurales del edificio, sin ornamentación, arroja una arquitectura imponente e interesante, más allá de lo vistoso.

Pedro Reyes dice que la estructura de su edificio se asemeja más a una obra de ingeniería, lo cual es, precisamente, una de las características del brutalismo. Reyes y su equipo prepararon espacios para talleres de madera, piedra y metal. Además, incluyeron un estudio de dibujo con tragaluces circulares, para mejorar la iluminación, y una zona de carga para transportar materiales.

 

pedro-reyes
Fotografía de: Edmund Sumner

 

El objetivo de Reyes era que el edificio pareciera una escultura que había sido colocada en el suelo. No que surgiera de él, sino que se notara que era algo ajeno, pero no desentonante. Diseñó paneles curvos de concreto, para que la sensación escultural se acentuara. También incorporó roca volcánica en el interior, para dar una sensación más natural y cálida.

A pesar de que el primer impacto del edificio exterior en el ojo del espectador puede ser chocante, por adentro es todo lo contrario. Pedro Reyes no quería que pareciera una prisión, sino que fuera el espacio ideal para que los artistas que trabajan en él desarrollen su genio creativo al máximo. Cabe destacar que el estudio es una prolongación de la propia casa del escultor, por lo que utilizó materiales similares para que el complejo completo sea fluido.

 

pedro-reyes
Fotografía de: Edmund Sumner

 

En fin, el resultado final es algo extraño, pero maravilloso. Su diseño impecable y sus talleres interiores son el sueño de cualquier artista o arquitecto.

 

Más arquitectura majestuosa e imponente: el templo y convento de San Joaquín de Tacuba.

*Imagen de: Edmund Sumner

La Casa del Marqués: el recorrido por las ideas y literatura del Marqués de Sade
MXCity
La Casa del Marqués es un evento a través de disciplinas artísticas que te harán conocer más sobre el sadismo y su filosofía.

En este recorrido podrás conocer la literatura, performance y música inspirada en el Marqués de Sade.

 

Donatien Alphonse François de Sade mejor conocido con El Marqués de Sade, fue un filósofo y escritor francés del siglo XIX, autor numerosas novelas, cuentos, ensayos y piezas de teatro. Entre sus textos más reconocidos se encuentran Justine o los infortunios de la virtud, Juliette o las prosperidades del vicio, Las 120 jornadas de Sodoma y La filosofía en el tocador.

Sus obras encarnan antihéroes, protagonistas de violaciones y de disertaciones en las que justifican sus actos, según algunos pensadores, mediante sofismas. La expresión de un ateísmo radical, además de la descripción de parafilias y actos de violencia, son los temas más recurrentes de sus escritos, en los que prima la idea del triunfo del vicio sobre la virtud.

 

 

 

Fue encarcelado bajo el Antiguo Régimen, la Asamblea Revolucionaria, el Consulado y el Primer Imperio francés, pasando veintisiete años de su vida encerrado en diferentes fortalezas y asilos para enfermos mentales. También figuró en las listas de condenados a la guillotina.

André Breton y los surrealistas lo proclamaron “Divino Marqués” en referencia al “Divino Aretino”, primer autor erótico de los tiempos modernos (siglo XVI). Aún hoy su obra despierta los mayores elogios y las mayores repulsas. Georges Bataille, entre otros, calificó su obra como “apología del crimen”.

 

 

Su nombre ha pasado a la historia convertido sinónimo de sádico, y el sustantivo de sadismo aparece en el diccionario en varios idiomas para describir la propia excitación producida al cometer actos de crueldad sobre otra persona.

Si deseas conocer más sobre el “Divino Marqués”, no te pierdas un recorrido que te llevará por la sala de las pasiones, la celda del encierro y otras actividades relacionadas a sus textos, ideas y por supuesto, a las diversas conductas sexuales.

 

 

La Casa del Marqués es un evento conceptual que te llevará en un recorrido a través de una casa antigua del Centro Histórico, donde vivirás diferentes actividades que abarcan disciplinas artísticas, como la literatura, el performance y la música.

Déjate llevar en este recorrido guiado por el mismo Marqués de Sade y sus damas de compañía a través de este inmueble en el Centro Histórico de la ciudad, pero antes de que te platiquemos acerca de las experiencias, te advertimos que se trata de un evento para mayores de edad y se requiere un amplio criterio.

 

 

Entre las actividades principales habrá charlas, conferencias, fotografías, visuales, un concierto, un mercado de artículos, cocina exótica con bebidas y alimentos, y por supuesto, números escénicos relacionados al mundo de la sexualidad y parafilias salidas de la mente de este grandioso filósofo.

Asimismo, podrás ser parte de un paseo por la casa, que te llevará por el cuarto del Marqués, la sala de las pasiones, la celda del encierro o “sanatorio mental”, el patio de exposiciones y más. Ojo: no habrá venta de boletos el día del evento.

 

 

Para entrar a La casa del Marqués tendrás es obligatorio mostrar identificación que compruebe que eres mayor edad. No hay servicio de paquetería. Y para tu placer, se contará con servicio de alimentos y bebidas.

Un evento para personas de mente abierta y que gustan de la diversidad en la conducta humana.

 

B85DA1 Salo ou les 120 journees de sodome Salo o le 120 giornate di Sodoma Annee 1976 Italy Realisateur Pier Paolo Pasolini

 

 

Sade. La casa del Marqués

Dónde: Casa Franciscana: Jesús María 42, Centro.

Cuándo: domingo 29 de marzo de 2020. Recepción 15:00 y ceremonia de clausura a las 19:00.

Cuánto: $100. Cupo limitado.

Boletos en Casa Kat Dragon: Luis Moya 90, Centro. De Lun. a vie. 15:00 a 20:00 y Sáb. y dom. de 11:00 a 15:00.

El Museo Tamayo presenta dos exposiciones que juegan con la ciencia ficción
MXCity
El Museo Tamayo expone All and Everything de Alexandre Estrela y English for Foreigners de Stephen Prina.

Alexandre Estrela y Stephen Prina presentan sus obras en el Museo Tamayo.

 

Alexandre Estrela es un artista que juega con los aspectos espaciales y temporales de las imágenes para incitar diferentes reacciones psicológicas en los espectadores. En 2006, presentó Stargate, una serie de obras que desencadenaban narrativas de ciencia ficción basadas en nociones de la gravedad, el movimiento perpetuo y los viajes en el tiempo.

El video principal muestra un disco de metal, que pudiera ser una nave espacial flotante o puerta del tiempo, avanzando hasta que la pantalla se va a negro. Este objeto extraño que, de hecho, es la tapa del lente de una cámara (en ese entonces una de las cámaras de video más sofisticadas para un amateur), ahora, 14 años después, se ve como un trozo de metal flotante, un artefacto de tecnología obsoleta de un antiguo mundo mecánico.

 

 

El Museo Tamayo presentará la exposición All and Everything, de este gran artista portugués nacido en Lisboa en 1971, con cine y video como soportes principales para explorar los límites físicos y conceptuales de la imagen.

All and Everything es un viaje que comienza con la luz solar que traspasa el cinturón de radiación de Van Allen, continúa a través de un núcleo de materia metálica y las leyes cósmicas ocultas en el modernismo regional, y termina con las imágenes perennes y consumidoras de energía de tu salvapantallas.

 

 

 

Asimismo, el Tamayo presenta English for Foreigners (Inglés para extranjeros) de Stephen Prina, concebida como una continuación de galesburg, illinois+ (2015), dedicada al pueblo natal del artista.

Esta segunda exposición traza la relación entre el artista y su padre utilizando como punto de partida el libro Second Book in English for Foreigners in Evening Schools (Segundo libro en inglés para extranjeros en escuelas vespertinas) de Frederick Houghton, una de las pertenencias que el artista heredó de su padre. El artista usó este libro para aprender inglés tras su llegada a Estados Unidos en 1923. El libro de texto incluye un frontispicio y cuarenta y cinco imágenes que, aun sin leyendas, conforman un manual para convertir al inmigrante en un ciudadano modelo.

 

 

 

English for Foreigners comprende una serie de elementos interconectados que incluyen: imágenes del libro de texto con anotaciones del padre de Prina que trazan su aprendizaje de un nuevo idioma; detalles de una copia de la pintura de Georges de la Tour San José, carpintero, realizada por Prina a los trece años, así como una nueva versión al óleo que el artista terminó recientemente.

La exposición cuenta con el acompañamiento de varias canciones: el himno del Partido Nacional Fascista (sin letra y con un clarinete entonando la melodía); el himno de la Resistencia italiana “Bella Ciao”; y música compuesta por el artista utilizando algunas de las anotaciones de Peter/Pietro como letra.

 

 

 

All and Everything  & English for Foreigners

Dónde: Museo Tamayo

Dirección: Av. Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec, CDMX)

Cuándo: 7 de febrero al 31 de mayo; martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas

Cuánto: $70.00 pesos (se pueden visitar ambas exposiciones)

Entrada libre niños menores de 12 años, estudiantes, maestros y adultos mayores con credencial vigente

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram