Arte y Cultura
20 fascinantes exposiciones para visitar en septiembre 2019
MXCity
La CDMX es una de las grandes capitales artísticas del mundo y su oferta de exposiciones es de las más elaboradas y reconocidas.

La CDMX es una de las grandes capitales artísticas del mundo y su oferta de exposiciones es de las más elaboradas y reconocidas.

 

Lo cierto es que pocas cosas despiertan la sensibilidad, la creatividad e incluso la crítica como el arte. Se trata de una de las expresiones humanas más magníficas, que se vale de distintas técnicas, materiales y medios para estimular las entrañas de todos aquellos que celebran esta clase de creaciones tan subjetivas. Es pertinente aseverar que el arte es un aspecto coetáneo al ser humano. Difícilmente uno podría existir sin el otro, y es que esta bellísima simbiosis brinda un sentido trascendente al ser, que no se podría encontrar en cualquier otra característica propia del hemisferio derecho del cerebro.

El arte se constituye como parte esencial de la cotidianeidad de una sociedad. Y en el caso específico de la Ciudad de México, fue desde finales del siglo XVIII cuando comenzaron a erigirse los recintos museísticos. Los de esta urbe no son nada parecidos a los de otras latitudes del mundo. Alrededor de nuestra fascinante capital convergen museos clásicos, coloniales, históricos, modernos, fotográficos, filosóficos, prehispánicos, arquitectónicos, entre otros.

La realidad es que las exposiciones que se exhiben en la capital de los museos, nuestra CDMX, son profusas. Y como lo hacemos cada mes, hoy presentamos un listado con las mejores muestras que podrás hallar en la metrópoli y que estarán disponibles todo este mes que pinta increíble:

 

Escenas de pudor y liviandad

Museo del Estanquillo

 

 

Unas eran famosas por su belleza, otras por su arte dramático que arrancaba lágrimas y otra por su manera de cantar los cuplés. Los ojos irónicos de Carlos Monsiváis se posaron largamente en estas tarjetas. Extrajo, de ellas, significados, interpretaciones, actitudes y la ideología de una época. Vio que estas mujeres eran el inicio de la liberación femenina; diosas de una religión que nadie se tomará la molestia de inventar; representantes de una pequeña industria de fotógrafos, maquillistas y decoradores; exiliadas de los hogares católicos; rostros que van de la alegría a la tragedia; y, sobre todo, símbolo de los beneficios de una época.

Dónde: Isabel la Católica 26, Esquina con Av. Madero Col. Centro (Área 1),

Cuándo: hasta 15 de septiembre de 2019, miércoles, viernes, sábado y domingo , 10:00 – 18:00 hrs.

Entrada libre

 

Fuego Nuevo de Sabino Guisu

MAIA Contemporary

 

 

La obra del artista Sabino Guisu ofrece una visión  donde lo primordial y originario de las culturas antiguas de México se  funde con el presente, proponiendo así una crítica de la actitud del hombre contemporáneo.  El resultado es un conjunto de piezas que pueden referir la última década de creación de Sabino Guisu, sus preocupaciones ecológicas, su necesidad de preservar una serie de lenguajes en extinción, así como de innovar y modificar cierto  espacio de historia nacional.

Dónde: Colima 159, Roma norte

Cuándo: hasta el 22 de septiembre de martes a jueves de 11:00–17:00 y de viernes a domingo de 11:00 a 20:00

Entrada libre

 

Los Huecos del Agua

Museo Universitario del Chopo

 

 

Esta exposición muestra la necesidad de abordar una geografía en toda su diversidad y desde todos sus resquicios. Desde la vastedad de sus bagajes y sus planteamientos estéticos y conceptuales, donde se enuncia el reclamo por la castellanización forzada, la destrucción ambiental por la concesión de su territorio por parte del Estado, la anulación de su autonomía o la violencia racista a la que han sido sujetos.

Dónde: Dr. Enrique Gonzalez Martínez 10, Santa María a Rivera.

Cuándo: hasta 22 de septiembre, miércoles a domingo, 11:30 a 19:00 hrs.

Cuánto: $30 general;  $15 estudiantes, maestros, UNAM e INAPAM con credencial vigente Miércoles entrada libre a exposiciones.

 

Tiempo de labor, juego y ocio

Museo Nacional de San Carlos

 

 

A través de las obras que integran la muestra, es posible adentrarnos en escenas que conforman una crónica visual e íntima del devenir de las sociedades, momentos que, a pesar del tiempo transcurrido, pueden resultarnos familiares y cercanos. En testimonios históricos que, a manera de crónica, nos hablan y sumergen en los íntimos detalles de esta parte de la vida del ser humano en sociedad. Admira obras de artistas como Charles Michel, Pierre Ribera, Eduardo Chicharro, Jean Béraud y Thomas Lawrence.

Dónde: Puente de Alvarado 50, Tabacalera, Cuauhtémoc.

Cuándo: hasta el 22 de septiembre 2019, martes a domingo de 10:00 a 18:00 hrs.

Cuánto: general de $50.

Entrada gratuita con credencial INAPAM o de estudiante, niños menores a 13 años y los domingos.

 

Ra’a yachí kanú. El señor jícara grande

Museo Nacional de Culturas Populares

 

 

Compuesta por una serie de jícaras bellamente decoradas con elementos florales y representaciones de animales en peligro de extinción, la muestra aborda la problemática de la explotación comercial descontrolada de la flora y la fauna en los territorios de las comunidades indígenas. La acompañan una serie de grabados en metal sobre papel que ahondan sobre la misma temática.

Dónde: Avenida Hidalgo 289, Esquina con Allende Col. Del Carmen, Coyoacán.

Cuándo: hasta 22 de septiembre de 2019, de martes a jueves , 10:00 – 18:00 hrs y de viernes a domingo , 10:00 – 20:00 hrs.

Cuánto: $15.00 Entrada general. Domingos entrada libre.

 

Territorios de la memoria

Museo de Arte Moderno

 

 

Territorios de la memoria presenta un panorama del periodo 1985-2018, marcado por transiciones en los ámbitos social, cultural y político. Esta exposición procede en el cruce de hechos e interpretaciones, relacionándolos con actores, lugares y situaciones reales. Los temas están expuestos en cuatro territorios que ofrecen diversas lecturas sobre el devenir de nuestra sociedad y su situación actual.

Dónde: Paseo de la Reforma s/n , Esquina con Gandhi.

Cuándo: Hasta 22 de septiembre.

Cuánto: $70.00 Entrada general.

Domingo Entrada libre

 

Toledo Ve

Museo Nacional de Culturas Populares

 

 

Esta exposición individual de Francisco Toledo que reúne más de 600 piezas entre bocetos, prototipos, modelos y objetos intervenidos, así como creaciones múltiples y únicas. La muestra Toledo ve, se adentrará en el universo creativo del artista y conocerá diversas etapas de producción de la amplia gama de bienes funcionales que ha diseñado en varias décadas que han diluido los límites de diversos campos del conocimiento y la creación artística, ha vuelto porosas las fronteras entre las artes visuales, la literatura, el diseño, la artesanía, la arquitectura, el juego, la enseñanza, el activismo social y la ecología.

Dónde: Hidalgo 289, colonia Del Carmen, alcaldía de Coyoacán

Cuándo: hasta 29 de septiembre de 2019, martes a jueves de 10:00 a 18:00 hrs y  viernes a domingo hasta las 20:00 hrs.

Cuánto: $15 pesos de martes a domingo de 10 a 20 horas.

 

Dont de David Shrigley

Museo de Arte Carrillo Gil

 

 

Su obra genera mensajes directos y poderosos mediante frases provocadoras y dibujos inmediatos, quizás más ligados a la línea de la caricatura que al arte culto, siempre a través de gestos irreverentes y de una sencillez contundente, lo mismo como ilustrador de carteles, libros, arte de álbumes y videoclips. Las piezas reunidas en esta exposición establecen un diálogo entre obras tempranas y su práctica reciente, en las que la constante referencia a la vida cotidiana en su discurso es evidente.

Dónde: Av. Revolución 1608, San Ángel.

Cuándo: hasta 29 de septiembre; martes a sábado de 10:00 – 18:00 hrs.

Cuánto: $50 Entrada libre para estudiantes y profesores con credencial vigente, niños menores de 12 años y personas afiliadas al INAPAM.

Domingo, entrada libre

 

Lunas del sistema solar: A 50 años del Apolo 11

Casa del Lago UNAM

 

 

Hace 50 años, el 20 de julio de 1969, dos seres humanos pisaron por primera vez una superficie distinta a la de la Tierra. Este momento marcó el inicio de un viaje de exploración que tarde o temprano deberá llevarnos a distintos rincones del Sistema Solar y, tal vez, más allá. Esta exposición muestra distintas facetas de la Luna terrestre, así como lunas de algunos de nuestros planetas vecinos. Todas las imágenes forman parte del archivo de la NASA, la agencia espacial estadounidense que considera una de sus tareas primordiales la difusión de los hallazgos que ha ido reuniendo desde su creación en 1958.

Dónde: Antiguo Bosque de Chapultepec, 1a. Sección Col. San Miguel Chapultepec I.

Cuándo: hasta 29 de septiembre de 2019, sábado de 12:00 – 13:00 hrs.

Entrada libre

 

Lujos de nácar

Museo del Templo Mayor

 

 

Las excavaciones del Proyecto Templo Mayor han sacado a la luz una gran cantidad de objetos de concha, muchos de ellos nacarados. En la muestra se explica la riqueza material de una serie de atavíos hechos con ese recurso marino y usados por los mexicas y otras culturas prehispánicas, los cuales los denominaban epnepaniuhqui. Eran objetos del más alto lujo y estaban restringidos a contextos rituales. Su función, según se sabe, era producir en sus portadores un efecto sobrenatural “agradable para los dioses”, a través del tornasol del nácar.

Dónde: Seminario 8 Col. Centro (Área 6).

Cuándo: hasta 29 de septiembre de 2019, de martes a domingo, 09:00 – 17:00 hrs.

Cuánto: $75.00 Entrada general, Entrada libre a menores de 13 años, estudiantes, maestros, personas de la tercera edad, pensionados y jubilados, Entrada libre para nacionales y extranjeros residentes en el país.

 

Apariencia desnuda: Koons y Duchamps

Museo Jumex

 

 

La exposición de estos dos artistas incluye un catálogo publicado por Phaidon y Fundación Jumex, y del curador Massimiliano Gioni: director artístico Edlis Neeson del New Museum de Nueva York y director de la Fundación Trussardi de Milán. Gioni ha organizado numerosas exposiciones internacionales, entre ellas la 55ª Bienal de Venecia, Berlín y ha curado varias exposiciones colectivas de artistas increíbles de todo el mundo. Tendrá una selección de las más reconocidas series de Koons como The New, Banality, Made in Heaven, Celebration, Antiquity y obras como Rabbit, Balloon Dog, Moon, Play-Doh, y Hulk.

 Dónde: Blvd. Miguel de Cervantes Saavedra 303, Col. Granada.

Cuándo: hasta 29 de septiembre de 2019. De martes a domingo de 10:00 a 20:00.

Cuánto: $30 público nacional. Entrada gratuita a menores de 15, estudiantes, profesores, adultos mayores con credencial vigente.

 

Atl, fuego, tierra y viento

MUNAL

 

 

Exposición compuesta por 130 piezas, curada por Víctor Rodríguez Rangel. Se trata de la primera exposición dedicada a Gerardo Murillo, mejor conocido como Dr. Atl, en el Museo Nacional de Arte. Destacan las obras que fueron adjudicadas al MUNAL en 2007 procedentes de fondos artísticos y nacionales del INBAL. El conjunto pictórico del Dr. Atl dialoga con artistas como Eugenio Landesio, José María Velasco, Cleofas Almanza, Carlos Rivera, Joaquín Clausell, Francisco Goitia, Luis Nishizawa, Pedro Flores, Mario Almela y Jorge Obregón.

Dónde: Tacuba 8, Centro Histórico, CDMX.

Cuándo: hasta 29 de septiembre de 2019, martes a domingo de 10:00 a 18:00.

Cuánto: $70 general.

 

Ai Weiwei

MUAC

 

 

El artista y activista chino Ai Weiwei es un personaje del arte contemporáneo, una figura que constantemente ha criticado al gobierno chino y cuyo arte trasciende por su búsqueda de la libertad como derecho a cuestionarlo todo. Para celebrar 10 años, el Museo Universitario de Arte Contemporáneo de la UNAM presenta un juego de paralelismos entre China y México con la exposición Ai Weiwei. Restablecer memorias. Verás el mayor readymade histórico-político del artista: Salón ancestral de la familia Wang (2015), un templo de madera de la dinastía Ming que registra la destrucción del patrimonio cultural chino bajo la violencia de la revolución, la pérdida de la sociedad rural y la comercialización de antigüedades.

Dónde: Centro Cultural Universitario, Insurgentes Sur 3000,Ciudad Universitaria

Cuándo: Hasta 06 de octubre de 2019

Cuánto: $40

 

Hell de Napoleón Habéica

Galería Panteón

 

 

Esta recopilación de memorias y experiencias lleva el nombre de Hell, así como se titula el nombre de una canción de la banda de rock de la que Napoleón forma parte. The Kraken Rum demuestra su compromiso de apoyar a artistas nacionales e internacionales mediante distintas plataformas. Este año ha estado trabajado de la mano con Panteón y Pizza del Perro Negro para promover sus distintas expresiones culturales a manera de que más personas conozcan  sus propuestas artísticas.

Dónde: Donceles 64, col. Centro, CDMX

Cuándo: hasta el 8 de octubre 2019 de martes a domingo de 12:00 a 19:00.

Entrada libre

 

Pasajero 21. El japón de tablada

Bellas Artes

 

 

Al conocido poeta y cronista mexicano se le atribuye la escritura de los primeros haiku en lengua española. Esta exhibición se propone presentar, por primera vez, parte de su colección de estampas japonesas, su archivo y biblioteca, así como su trabajo en favor de la difusión del arte de Japón en México.

Dónde: Av. Juárez S/N, Centro Histórico de la Cdad. de México,

Cuándo: hasta 13 de octubre de 2019, de martes a domingo de 10:00 a 19:00 hrs

Cuánto: $70

 

Los Senderistas de Rashid Johnson

Museo Tamayo

 

 

Los Senderistas se presenta una selección de pintura que tiene como eje principal la representación de la ansiedad, que comenzó como una catarsis personal de la ansiedad y progresó a ser una representación de la ansiedad colectiva. En el patio del museo, la enorme escultura llamada The Crisis es habitada por plantas, libros y esculturas de manteca de karité que estudia la apropiación de movimientos históricos anteriores como el minimalismo.

Donde: Av. Paseo de la Reforma 51, Bosque de Chapultepec, Bosque de Chapultepec I Secc

Cuándo: hasta el 10 de noviembre 2019

Cuánto: $70 pesos

 

Mundos literarios ilustrados por Angelina Beloff

Museo Dolores Olmedo

 

Foto: Alma Rodríguez Ayala

 

Visita esta obra y algunas ilustraciones que realizó Angelina Beloff, y la más rica recopilación en el mundo de esta artista, que abarca dibujo, acuarela y gráfica, además de un ejemplar de su pintura al óleo. 18 trabajos de ilustración que desarrolló Angelina Beloff del período que vivió en Francia, además de parte de la producción de la artista hecha en papel, y un acervo de 47 obras en total son la piezas que podremos apreciar de la simplicidad de la imagen para darle un mayor impactó.

Dónde: Av. México 5843, colonia La Noria, Xochimilco.

Cuándo: martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas.

Cuánto: $50 pesos; público extranjero $100. Maestros y estudiantes $25. INAPAM, personas con discapacidad y menores de 6 años $5 pesos.

Martes entrada libre.

 

Pablo O’Higgins. Oficio gráfico

Museo Dolores Olmedo

 

 

Treinta litografías de Pablo O´Higgins integran la Colección del Museo Dolores Olmedo que nos permite conocer algunos de los temas que ocuparon la mente del artista. Los desposeídos, los olvidados, los amigos, el trabajo urbano y rural, el paisaje mexicano e incluso María, su esposa, aparecen retratados en estas litografías que, por azares del destino, permanecieron en el anonimato de una biblioteca por más de ocho años. La exposición cuenta con un espacio lúdico que recrea el proceso creativo del artista, y en el cual los visitantes podrán crear su propia obra y aprender aspectos técnicos del oficio de grabador.

Dónde: Av. México 5843 Col. La Noria, C.P. 16030, Deleg. Xochimilco México.

Cuándo: hasta 16 de diciembre de 2019, de martes a domingo, 10:00 – 18:00 hrs.

Cuánto: $20.00 donativo general, $10.00 estudiantes y maestros.

 Entrada libre Los martes

 

Mazatlanica de Fritzia Irízar

MUAC

 

 

Este trabajo reciente de investigación de la artista mexicana, se detiene en un objeto que ha cautivado a la humanidad: la perla. Estos moluscos que han sido el eje que ha permitido a la artista trabajar en una investigación que pone en cuestión los límites entre el objeto y el sujeto, pero también entre lo humano y lo animal, explorando las tensiones sobre el valor a partir de una serie de intervenciones en la ostra, la piel y la historia.

Dónde: Museo Universitario Arte Contemporáneo. Insurgentes 3000, CU.

Cuándo: hasta 01 de enero del 2020 Miércoles, viernes y domingo de 10:00 a 18:00; Jueves y sábado de 10:00 a 20:00 horas; cerrado lunes y martes.

Cuánto: General: $40

 

 

Sinestesia Olfativa

Museo del Perfume

 

 

La exhibición se presenta como una propuesta interdisciplinaria en la cual se desarrollaron diversos acercamientos, desde las prácticas artísticas contemporáneas, en torno al fenómeno sinestésico: la respuesta de dos o más sentidos ante un mismo estímulo. Los objetos que conforman este proyecto invitan a la interacción, a descubrir asociaciones mentales y recuerdos personales, imágenes fijas o en movimiento que permiten que el recorrido sea una experiencia vívida para los visitantes.

Dónde: MUPE, Museo del Perfume

Dirección: Calle de Tacuba 12, Centro Histórico.

Cuándo: 25 de julio – 9 de febrero 2020

A partir de Julio, martes a jueves de 10:00 a 18:00, viernes a domingo de 10:00 – 20:00. Previa reservación.

Cuánto: $70 general, estudiantes y profesores $45

Sitio web // Facebook

 

 

Jan Hendrix, Tierra Firme

MUAC

 

 

Se trata de una mirada profunda hacia la obra producida desde 1975, año en que Hendrix llega a México, a través de una beca del Ministerio de Cultura Holandés para trabajar con el paisaje mexicano. Tres años después, hace de éste su residencia permanente.

Los curadores de la muestra, Cuauhtémoc Medina y Maco Sánchez Blanco, nos conducen por los vasos comunicantes entre la cultura visual y literaria de México y Holanda, a la que Hendrix ha dado forma; y que es justo tema sobre el que se centra su obra, además de esa inspiración inagotable entre viajero y naturalista que plasma en su experimentación gráfica. 

Dónde: MUAC

Dirección: Insurgentes 3000, C.U., 04510 Ciudad de México

Cuándo: 5 de mayo al 22 de septiembre 2019

Web

 

Cuauhtémoc: el último tlatoani mexica y combatiente de Hernán Cortés
MXCity
Cuauhtémoc  fue el último tlatoani mexica quien tomó el mando de su pueblo en medio de la guerra definitiva con los españoles.

Cuauhtémoc, el tlatoani que defendió México-Tenochtitlan de los españoles.

 

 

 Cuauhtémoc, en náhuatl “el águila que descendió” fue conocido por los conquistadores españoles como Guatemuz, y el último tlatoani mexica de México-Tenochtitlan. Asumió el poder en 1520, un año antes de la toma de Tenochtitlan por Hernán Cortés y sus tropas.

Cuahtémoc fue hijo de Ahuizotl, primo de Moctezuma Xocoyotzin y Tecuichpo, cuando asumió el poder los conquistadores ya habían sido expulsados de Tenochtitlan, pero la ciudad estaba devastada por el hambre, la viruela, y la falta de agua potable.

 

 

A la llegada de los españoles a Tenochtitlan, Cuauhtémoc era un joven guerrero que había recibido, alrededor de 1515 d.C., el cargo de tlacatécatl en la ciudad de Tlatelolco. Contaba con los méritos suficientes para tal nombramiento: era de origen tenochca, pertenecía al linaje gobernante y se había destacado en el campo de batalla, todo ello junto con su relación por vía materna con la nobleza local.

El joven príncipe asistió al calmecac, el centro de instrucción de todos los nobles, y al cumplir los 15 años completó su educación en el telpochcali, la escuela obligatoria en la que todos los varones aztecas recibían la formación militar. Pronto destacó como combatiente, y tras alcanzar el grado de tlacatécatl lideró los ejércitos de Moctezuma en diversas campañas, lo que le valió el mando militar de Tlatelolco, la ciudad gemela de Tenochtitlán.

 

 

 

Tras la matanza cometida por Pedro de Alvarado en el Templo Mayor, el 20 de mayo de 1520, Cuauhtémoc se sumó a la rebelión contra los invasores. El 30 de junio, en la conocida escena en la que Moctezuma salió a una azotea de su palacio para intentar calmar los ánimos de sus compatriotas, Cuauhtémoc lo imprecó con violencia: “¿Qué es lo que dice ese bellaco de Moctezuma, mujer de los españoles, que tal se puede llamar, pues con ánimo mujeril se entregó a ellos de puro miedo y asegurándose nos ha puesto todos en este trabajo? No le queremos obedecer, porque ya no es nuestro rey, y como a vil hombre le hemos de dar el castigo y pago”.

Una fuente afirma incluso que de su mano partió una de las piedras que mataron al emperador. El príncipe participó en primera línea en la expulsión de los españoles de Tenochtitlán, durante la llamada Noche Triste. Cuauhtémoc, el último tlatoani se preparó para defender su capital de la contraofensiva de Cortés, que comandaba un ejército formado por 900 españoles y 150.000 aliados. Ordenó hacer más profundas las acequias, izar los puentes que unían la ciudad a tierra firme y hacer acopio de armas y víveres para llenar los silos de Tenochtitlán.

 

 

 

Se reunió con tarascos y tlaxcaltecas, sus eternos enemigos, para apelar a la unidad indígena frente al extranjero y ofreció a sus tributarios importantes ventajas fiscales a cambio de su lealtad. Cuando Cortés se aproximó a la ciudad, Cuauhtémoc rechazó todas las ofertas de rendición e incluso hizo ejecutar a dos hijos de Moctezuma partidarios de la negociación. A pesar de todos los preparativos llevados a cabo por Cuauhtémoc, nada impidió que los españoles pusieran sitio a Tenochtitlán y la bloquearan gracias a los bergantines que construyeron para navegar por la laguna que rodeaba la ciudad.

Esto obligó a Cuauhtémoc y los suyos a retirarse a Tlatelolco, donde “de hambre y sed morirían, porque no tenían que beber sino agua salada de la laguna”. En poco tiempo, la situación se volvió desesperada y así lo comunicó Cuauhtémoc a sus generales, pero éstos resolvieron seguir con la guerra. El tlatoani les advirtió que “en adelante ninguno osase demandarle paces o lo mataría”.

 

 

 

A finales de julio de 1521, los templos ardían, los cadáveres llenaban las calles y los indígenas que combatían junto a Cortés hacían estragos entre los odiados mexicas. Cuauhtémoc seguía decidido a no rendirse, hasta que el 13 de agosto, cuando los españoles y sus aliados dieron el asalto final a Tlatelolco, trató de escapar en una canoa junto con su familia y algunos altos dignatarios para proseguir la lucha en otro lugar.

Sin embargo, los españoles divisaron a lo lejos la canoa en la que huía el emperador y le cortaron el paso con un bergantín, ante lo cual Cuauhtémoc, “viendo que era mucha la fuerza de los enemigos, que le amenazaban con sus ballestas y escopetas, se rindió”. Cuauhtémoc fue llevado a presencia de Cortés, que había asistido a la batalla final, el tlatoani exclamó ante el conquistador: “¡Ah capitán! Ya yo he hecho todo mi poder para defender mi reino y librarlo de vuestras manos, y pues no ha sido mi fortuna favorable, quitadme la vida, que será muy justo, y con esto acabaréis el reino mexicano”.

 

 

 

Los conquistadores tenían la vista puesta en el oro, y particularmente en el tesoro que habían dejado en Tenochtitlán tras su huida durante la Noche Triste. Cortés se reunió de nuevo con Cuauhtémoc para preguntarle dónde estaba el oro, y decidió someterlo a tortura para arrancarle una confesión. Lo ataron a un poste y metieron sus pies, tal vez también sus manos, en aceite hirviendo. Al ver que su primo, el señor del Estado aliado de Tacuba, le suplicaba con la mirada que confesara, Cuauhtémoc “lo miró con ira y le preguntó si estaba él en algún deleite o baño”. Finalmente explicó que, poco antes de la caída de la ciudad, los dioses le habían revelado que el fin de Tenochtitlán era inevitable, tras lo que ordenó arrojar todo el oro a un pozo en la laguna. Los buceadores españoles, sin embargo, no encontraron allí nada de valor.

En octubre de 1524, Cortés salió de Tenochtitlán en dirección a Honduras para reprimir la rebelión de otro conquistador, Cristóbal de Olid. Se llevó consigo al tlatoani y sus principales a fin de evitar una insurrección en México. El 28 de febrero de 1525, Cortés ordenó que interrogaran por separado a Cuauhtémoc y al señor de Tacuba y “sin haber más probanzas los mandó ahorcar. Y fue esta muerte que les dieron muy injustamente dada, y pareció mal a todos”, sentenció el cronista

Epigmenio González, el insurgente que ayudó a forjar a la patria y fue olvidado
MXCity
Epigmenio González es el insurgente que fue olvidado por más de 20 años, y que jamás quiso saber nada de homenajes por sus servicios a la patria que ayudó a forjar.

Los hermanos González tuvieron una vida difícil.

 

Epigmenio González fue uno de los primeros insurgentes independentistas de la colonia española en México. Hoy en día casi está en el olvido. Tuvo una vida longeva pero trágica, no solo que lo alejó de su país natal, sino también de los libros de historia.

José María Ignacio Juan Nepomuceno Aparicio Epigmenio nace el domingo 22 de marzo de 1781, a las orillas del poniente de la ciudad de ese Querétaro que aún pertenecía a España, cuando su acueducto tenía la primera capa de estuco y las casas de los peninsulares ricos tenían esclavos; cuando las reformas borbónicas apretaban más el cinturón sobre las colonias hispanas y el saber leer y escribir no era siquiera imaginado para la gente pobre como él.

 

 

Epigmenio González fue dueño de una tienda de abarrotes localizada en la plaza queretana de San Francisco. Participó activamente en las tertulias literarias organizadas en la casa del corregidor Miguel Domínguez, donde comenzó a trazar un plan de independencia cuyo objetivo primario era la creación de una Junta de Gobierno. Sus principales integrantes fueron: la esposa del corregidor Josefa Ortiz, Miguel Hidalgo y Costilla, Juan Aldama e Ignacio Allende .

Epigmenio, junto a su hermano Emeterio, simpatizaron y cooperaron con la causa insurgente fabricando y almacenando cartuchos en su domicilio; antes de esto, vendían cueros de res, zaleas de borrego y oveja, pieles de chivo y cabra, sebo, manteca, gallinas y pollos, maíz, frijol, cebada, chile, garbanzo, trigo, paja, jarcia, carbón, leña, piloncillo de la sierra, tuna de todas clases y, además de ofrecer las novedades del mercado del Parián de Ciudad de México, delicias de criollos, peninsulares y de las cocinas conventuales.

 

 

Emeterio, luego de años de estar preso murió en los calabozos. Esto ya que el 13 de septiembre de 1810, fueron denunciados por Francisco Buera ante el cura Rafael de León. El viernes 14 de septiembre, justo en el levantamiento de la independencia de nuestro país, ambos hermanos fueron aprehendidos y trasladados a la Ciudad de México.​

Apresado Epigmenio González, se le descubrió cómplice de un levantamiento que tenían premeditado varios individuos. En su casas se encontraron balas y cartuchos, según refirió Francisco Javier Argomániz, vecino de la ciudad de Santiago de Querétaro en el año de 1810.

 

 

El diario de Francisco Javier Argomániz se volvió un documento histórico, que decía que el corregidor don Miguel Domínguez correría la misma suerte de ser aprendido al igual que otros vecinos de su ciudad natal. En dicho diario quedarían plasmadas las noticias de que se iba enterando por periódicos, chismes o por ser testigo.

En el diario también contaba con pocos detalles cómo atacaron los independentistas la ciudad de Celaya; cómo murió el “revoltoso” cura Miguel Hidalgo y que habían encontrado documentos en la celda de Epigmenio. Documentos por los que sería condenado a muerte por andar incitar a la gente a levantarse en armas desde la cárcel, en lugar de haberse acogido al indulto real y recuperar su libertad, sus bienes, su buen nombre y su buena posición social, como súbdito responsable y formal de la Corona española que había sido, desde que heredara la famosa tienda La Concepción, en pleno centro de la ciudad queretana, frente a un imponente conjunto franciscano.

 

 

 

Epigmenio, a pesar de su encierro, desde la cárcel sigue participando en la conspiración de Ferrer, en la misma ciudad de México, y al ser descubierto de nuevo, fue conminado a revelar los detalles de la conspiración pero guardó silencio y rechazó el indulto ofrecido.

Mientras la lucha por la independencia seguía a lo largo de la Nueva España, los hermanos González solo iban de cárcel en cárcel. Emeterio muere en 1813 en un calabozo y, un par de años después, a don Epigmenio le encuentran un panfleto que la Santa Inquisición refirió como “libelo infamatorio, incendiario, cismático, fautor de herejía, respectivamente herético en algunas proposiciones y sumamente injurioso y ofensivo al Santo Oficio”, por lo que lo condenaron a muerte.

 

 

A punto de llevarse a cabo la sentencia contra Epigmenio, llegó un correo a Querétaro que trae una orden judicial, en la que se permuta la pena de muerte por el exilio en las islas Marianas (en el Pacífico) por diez años, los que devinieron en veinte pero en las Filipinas, al sur de la lejana China.

La historiografía oficial da cuenta de las batallas y los altibajos sucedidos durante los once años que duró la guerra, pero habría que rascar un poco más para enterarse de qué es lo que sucedía en otros frentes, como en los calabozos de la ciudad de Querétaro, en los interminables juicios por infidencia, en las ejecuciones por fusilamiento, en la horca o la biepicota, además de la mutilación de miembros en la Plaza de Armas, donde aún se encuentra el Palacio de Gobierno.

 

 

Primero llegó a Japón y de ahí a las islas Marianas y finalmente a Filipinas, archipiélago compuesto por más de cinco mil islas e islotes, donde los idiomas ilocano, tagalo y docenas más serán los que escuchará durante los siguientes veinte años. Los presos en aquellas islas son los que la Corona española consideraría más peligrosos y dignos de arrinconar, hacinados y enojados: piratas, asesinos, estafadores, violadores de diferentes nacionalidades, como ingleses, franceses, holandeses, chinos, hindúes, malayos y otros.

En 1821, al consumarse la Independencia de México, permaneció en Filipinas, pues ese territorio todavía dependía de España. En México se le daba por muerto; un callejón frente a la Plaza de Armas de Querétaro llevaba su nombre desde 1827; su pensión por servicios prestados a la patria la cobraban entre su prima y aquellos niños huérfanos que recogiera. Aunque había sido nombrado Benemérito de la Patria él seguía vivo al otro lado del mundo.

 

 

Fue en 1836, dos años después de firmarse el Tratado de México con España, cuando Epigmenio finalmente pudo regresar a su patria, estaba enfermo, renco y no tenía como regresar a México. Pero consiguió de las autoridades de Filipinas pasaje para España y allí, tras buscar por todos los medios, un comerciante se compadeció de él y le prestó dinero.

Cabe destacar el poco reconocimiento a éste héroe conspirador original de los inicios de la independencia de México, al regresar a su patria en 1838 nadie lo recordaba. En 1839, el entonces presidente Nicolás Bravo lo nombró vigilante de la Casa de Moneda de Guadalajara.

Un periodista lo conoció y Epigmenio pudo contar su historia al periódico “La Revolución” en 1855. No obstante, falleció el 19 de julio de 1858, a los 80 años de edad.​ El 13 de septiembre de 1989 fueron trasladados sus supuestos restos al Panteón de los Queretanos Ilustres.

Gilberto Bosques Saldívar, una historia de honor, salvamento y humanidad
MXCity
Gilberto Bosques Saldívar, el diplomático mexicano cuya labor en la Francia ocupada por la Alemania Nazi salvó la vida a más de 30 mil refugiados.

Conoce la historia de Gilberto Bosques, el Schindler mexicano.​

 

 

Gilberto Bosques Saldívar es un poblano de la ciudad de Chiautla de Tapia, nacido el 20 de julio de 1892. Fue profesor, periodista, político y diplomático mexicano cuya labor en la Francia ocupada por la Alemania Nazi salvó la vida a más de 30 mil refugiados, y  ha sido relacionada con la del empresario alemán Oskar Schindler,1​2​ famoso por la película de Steven Spielberg.

Más conocido como el Schindler mexicano, también fue combatiente en la Revolución Mexicana, defensor de la soberanía nacional, político progresista y diplomático distinguido por su pasión por México y su extraordinaria labor humanitaria.

 

 

Como Cónsul General de México en Francia, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se dedicó a coordinar las tareas de obtención de visas de tránsito y pasajes de barco para miles de refugiados de la guerra civil española, judíos alemanes y austriacos que huían del exterminio nazi, y perseguidos políticos de otras nacionalidades. Según diferentes cálculos, cerca de 30.000 personas salvaron su vida y encontraron refugio en México gracias a la ayuda de este gran hombre que supo poner la diplomacia al servicio de la libertad.

Maestro de vocación y traductor, Gilberto Bosques Saldívar también dirigió el diario El Nacional, además de que fundó y escribió en multitud de revistas revolucionarias; de líder estudiantil maderista pasó a encargarse de la reforma educativa en los estados de Campeche, Yucatán y Tlaxcala bajo las órdenes de Venustiano Carranza, y luego a diputado de Puebla y a responsable de Geográfica Económica del Ministerio de Industria ya en los años 30.

 

 

 

Es en 1938, y nombrado por Lázaro Cárdenas, cuando llega a París con cargo diplomático. Cárdenas tenía depositada en él una gran confianza. El gobierno de Lázaro Cárdenas ya se había movilizado para entregar armas al ejército republicano durante el conflicto civil español, garbanzos y lentejas al pueblo, base de la alimentación racionada del bando vencido.

Cuando en 1939 estalla la Segunda Guerra Mundial en Europa, hay cerca de 500.000 refugiados españoles errantes en Francia a los que la guerra europea atropella de nuevo. Muchos malvivían al raso o en cabañas de urgencia en campos de internamiento como los de Argelès-sur-Mer, Saint Cyprien, o entre la polvareda de la fábrica de tejas de Les Milles, en Aix, Provence.

 

 

 

El primer paso para ayudar a los refugiados diseminados por los campos de internamiento franceses fue la creación del Servicio de Evacuación de Republicanos Españoles (SERE), por medio del cual se canalizaría ayuda a los españoles tanto en los campos como en el viaje hacia México. El dispositivo nacía bajo la órbita de Juan Negrín, último presidente democrático que tendría España en 40 años.

Ante el SERE, el candidato al exilio tenía que justificar su condición de español y de refugiado político. En 1939, al estallar la Segunda Guerra Mundial, unas 230 mil personas en suelo francés estaban en condiciones de alegar esta situación. El problema es que muchas vivían en los campos de internamiento del sur de Francia y el acceso a estos inquilinos incómodos dependía de la buena voluntad de los responsables de policía, aun cuando el estado francés anhelaba desentenderse de un problema que lo sobrepasaba.

 

 

 

El cuerpo diplomático mexicano envió a los 18 campos de refugiados inspectores con folletos informativos con las condiciones para emigrar a México. La tarea requería cierta urgencia y mucha prudencia porque los mexicanos no eran los únicos que trataban de que los exiliados abandonasen los campos: los enviados de Franco hacían su trabajo al mismo tiempo, pero argumentando las bondades del retorno a España. Bosques no podía decirles a los exiliados que no escucharan a los franquistas, pero informando que México estaba dispuesto a ayudarlos y que les facilitaba los trámites les advertía de alguna manera de que no debían regresar a España.

Entre mayo y septiembre de 1939 parten hacia México los primeros barcos con refugidados: el Sinaïa, con 1,599 pasajeros a bordo, el Ipanema, con cerca de 1,000 refugiados, y el Mexique, con más de 2,000. En septiembre de 1939 el inicio de la Segunda Guerra Mundial suspende las evacuaciones. Las largas listas de espera llegaron a causar cierto malestar, pero Bosques no era partidario de hacer distinción entre exiliados políticos, intelectuales y republicanos de a pie. Era muy consciente de que México necesitaba tanto a obreros como a intelectuales.

 

 

 

En verano de 1940, y tras la ocupación nazi de París, Gilberto Bosques abandona las oficinas de la Embajada de México en la calle Longchamps de París. Su destino será Marsella, una ciudad “libre” de la ocupación nazi pero presa de un gobierno colaboracionista, el del mariscal Pétain, y de espías alemanes o de países aliados, como Japón,  que se instalaban en los mismos edificios donde los consulados organizaban con la respiración contenida la huida de las previsibles víctimas. Allí se establece el consulado, mientras que la delegación mexicana, a cargo del embajador Luis I. Rodríguez, lo hará en Vichy.

La política contra los judíos se recrudece y refugiados de toda Europa llaman a la puerta de Bosques pidiendo auxilio. Todo aquel que justificaba su condición de refugiado obtenía inmediatamente una carta que, al menos en teoría, lo protegía de extradiciones o detenciones arbitrarias. Para evitar que miles de refugiados fueran a parar dentro del programa gubernamental que forzaba a los extranjeros a integrarse en trabajos púbico, y que llenó las obras públicas y las minas de refugiados, Gilberto Bosques organizó también un servicio de empleo con empresas interesadas en la contratación de los exiliados.

 

 

 

El consulado mexicano pagaba a diario la comida de 2.500 refugiados en una veintena de restaurantes de Marsella. También se habilitaron los castillos de La Reynarde y de Montgrand, dos casonas abandonadas de Marsella convertidas en territorio diplomático a finales de 1940, como residencia de unos 500 refugiados republicanos españoles. El cónsul responde también ante refugiados procedentes de Austria, Polonia o Alemania que huyen del antisemitismo. Pero en este caso el gobierno mexicano impondrá límites estrictos: los judíos pueden venir a México pero tendrán que comprometerse por escrito a no quedarse. El documental Visa al paraíso de Lillian Liberman ofrece numerosos testimonios de estas familias judías que alcanzaron México con la ayuda de Gilberto Bosques.

En noviembre de 1942, Marsella es ocupada por los alemanes. Las oficinas de la legación mexicana en Vichy son asaltadas por los nazis y Gilberto Bosques es llevado a Bad Godosberg, en Alemania, donde experimentará 13 meses de reclusión, hasta marzo de 1944.  En Abril de 1944 es trasladado a Lisboa, donde forma parte de un canje por diplomáticos alemanes que habían sido capturados por los aliados.

 

 

Al regresar a México, en la estación de ferrocarril, miles de refugiados que gracias a él obtuvieron su “visa al paraíso”, lo esperaban para brindarle su más cálida bienvenida. Atrás quedaban 20 mil republicanos exiliados en México, 30 mil visados concedidos y más de 120 mil refugiados españoles atendidos en alguna de las modalidades de ayuda del consulado mexicano.

Aparte de la firmeza en sus convicciones y en los valores que defendía, lo que más impresionó de Gilberto Bosques fue su modestia. Cuando se le hablaba de todo lo que él había hecho para ayudar al prójimo, a la gente perseguida, a los refugiados, él decía: “¡Si no fui yo solamente, fue México!”.

Conoce sobre el papel de las mujeres aztecas
MXCity
Las mujeres aztecas fueron enormes cocineras, tejedoras, sacerdotisas y curanderas a las que se les debe el éxito de los aztecas como imperio.

Las mujeres fueron una pieza clave para el poderío del México Tenochtitlan.

 

 

Mucho se habla de los tlatoanis y guerreros aztecas, así como de los sacerdotes o la organización de los tenochcas antes de la conquista. Pero muy poco se habla del gran papel que jugaron las mujeres aztecas en su comunidad, sobre las condiciones y el entorno social en el que se desarrollaron.

En esa época tanta las mujeres como los hombres eran partes distintivas e interdependientes, aunque en general estaban cada vez más sujetos a una ideología de jerarquía de género patrocinada por el estado azteca. Esta ideología glorificó a los guerreros masculinos y retrató a las mujeres como agentes del desorden cósmico y enemigos destinados a la conquista.

 

 

Existen algunos documentos del siglo XVI que indican que la igualdad de género prevalecía en muchas áreas de la vida azteca. Tanto hombres como mujeres aztecas se consideraban relacionados con las familias de su madre y de su padre y podían poseer casas, tierras y bienes muebles, y heredaban estos activos por igual. Ambos tenían posiciones paralelas de autoridad pública en el mercado, en casas de hombres jóvenes y mujeres jóvenes así como en templos. Las mujeres del mercado y las mujeres nobles controlaban una riqueza sustancial.

La mujer tenía varios roles en su vida y en la sociedad azteca. No estaban destinadas a la guerra aunque sí a diversas tareas domésticas y seguía estrictos códigos de conducta para tener a un hombre, como ser modesta, recatada, simple de comportamiento, ya que usaban ropa de colores brillantes y joyas brillantes. El oro, las plumas y las piedras preciosas hicieron que una mujer fuera más deseable, y por lo tanto las mujeres nobles querían ser las más deseables. La mujer azteca llevaba el pelo largo y liso, y solo las sacerdotisas se cortaban el pelo corto o calvo para simbolizar su castidad. El uso de maquillaje estaba reservado para las prostitutas aztecas.

 

 

Las mujeres pasaban horas moliendo maíz, cultivaban y cuidaban a los animales. Aunque también podían dirigir negocios relacionados con la elaboración o el tejido, para vender o intercambiar ropa. Si la madre decidía que su hija fuera sacerdotisa se le enseñaba a leer, escribir e interpretar pictografías, así como el calendario. Las sacerdotisas en realidad desempeñaban un papel importante en los rituales religiosos, mantenían el templo limpio y encendían los fuegos.

Las niñas que no eran sacerdotisas aprenderían todo para llevar una casa: tareas domésticas, tejer, moler el maíz, etc. A los quince años irían a la escuela para aprender más habilidades de tejido y decoración, y si no se casaban a esa edad podían seguir en la escuela hasta los veinte años.

 

 

Las mujeres aztecas también podían ser cortesanas o prostitutas, de todas las personas no se les había tratado con negatividad o eran marginadas, ya que comúnmente bailaban con guerreros valientes. Para las mujeres nobles había más opciones ya que podrían servir a los emperadores como secretarias, escribas o incluso como contadoras y administradores generales.

Las mujeres que se dedicaban a servir a las deidades en sus templos recibían el nombre de cihuatlamacazque: servidoras de los templos. Estas sacerdotisas recibían su educación en el Cihuacalmecac donde aprendían religión, astronomía y tejido, y otras materias. El Cihuacalmecac estaba situado frente al Calmecac destinado  de los hombres.

 

 

A las mujeres se les debe mucho de la gran gastronomía y alimentación que tenemos hasta hoy en día, ya que la masa que palmearon se convirtió en tortillas, y cuando se mezcló con agua y se hirvió se hizo el atole, y en cuando se envolvió en hojas de maíz y se coció al vapor se hicieron tamales. El maíz se condimentó con muchas salsas y frijoles, tomates, aguacates, tomatillos, chiles, calabazas, nopales, champiñones, semillas de calabaza molida, aves acuáticas, peces, conejos, pavos y perros.

Documentos del siglo XVI muestran a mujeres vendedoras y comerciantes de productos agrícolas como hierbas silvestres, sal, antorchas, leña, alimentos preparados y textiles, y algunas de ellas lograron hacerse ricas. Las mujeres trataron enfermedades y promovieron el parto con medicamentos a base de hierbas, terapia de masajes y tratamientos de baños de sudor, con lo que lograron asociarse con el poder generativo de la tierra oscura, húmeda y fértil.

Sin duda, el aporte histórico y cultural de las mujeres fue de gran importancia para la antigua civilización mexica, y muchas de sus creaciones siguen tan vigentes como hace mil años.