Arte y Cultura
Cuauhtémoc: el último tlatoani mexica y combatiente de Hernán Cortés
MXCity
Cuauhtémoc  fue el último tlatoani mexica quien tomó el mando de su pueblo en medio de la guerra definitiva con los españoles.

Cuauhtémoc, el tlatoani que defendió México-Tenochtitlan de los españoles.

 

 

 Cuauhtémoc, en náhuatl “el águila que descendió” fue conocido por los conquistadores españoles como Guatemuz, y el último tlatoani mexica de México-Tenochtitlan. Asumió el poder en 1520, un año antes de la toma de Tenochtitlan por Hernán Cortés y sus tropas.

Cuahtémoc fue hijo de Ahuizotl, primo de Moctezuma Xocoyotzin y Tecuichpo, cuando asumió el poder los conquistadores ya habían sido expulsados de Tenochtitlan, pero la ciudad estaba devastada por el hambre, la viruela, y la falta de agua potable.

 

 

A la llegada de los españoles a Tenochtitlan, Cuauhtémoc era un joven guerrero que había recibido, alrededor de 1515 d.C., el cargo de tlacatécatl en la ciudad de Tlatelolco. Contaba con los méritos suficientes para tal nombramiento: era de origen tenochca, pertenecía al linaje gobernante y se había destacado en el campo de batalla, todo ello junto con su relación por vía materna con la nobleza local.

El joven príncipe asistió al calmecac, el centro de instrucción de todos los nobles, y al cumplir los 15 años completó su educación en el telpochcali, la escuela obligatoria en la que todos los varones aztecas recibían la formación militar. Pronto destacó como combatiente, y tras alcanzar el grado de tlacatécatl lideró los ejércitos de Moctezuma en diversas campañas, lo que le valió el mando militar de Tlatelolco, la ciudad gemela de Tenochtitlán.

 

 

 

Tras la matanza cometida por Pedro de Alvarado en el Templo Mayor, el 20 de mayo de 1520, Cuauhtémoc se sumó a la rebelión contra los invasores. El 30 de junio, en la conocida escena en la que Moctezuma salió a una azotea de su palacio para intentar calmar los ánimos de sus compatriotas, Cuauhtémoc lo imprecó con violencia: “¿Qué es lo que dice ese bellaco de Moctezuma, mujer de los españoles, que tal se puede llamar, pues con ánimo mujeril se entregó a ellos de puro miedo y asegurándose nos ha puesto todos en este trabajo? No le queremos obedecer, porque ya no es nuestro rey, y como a vil hombre le hemos de dar el castigo y pago”.

Una fuente afirma incluso que de su mano partió una de las piedras que mataron al emperador. El príncipe participó en primera línea en la expulsión de los españoles de Tenochtitlán, durante la llamada Noche Triste. Cuauhtémoc, el último tlatoani se preparó para defender su capital de la contraofensiva de Cortés, que comandaba un ejército formado por 900 españoles y 150.000 aliados. Ordenó hacer más profundas las acequias, izar los puentes que unían la ciudad a tierra firme y hacer acopio de armas y víveres para llenar los silos de Tenochtitlán.

 

 

 

Se reunió con tarascos y tlaxcaltecas, sus eternos enemigos, para apelar a la unidad indígena frente al extranjero y ofreció a sus tributarios importantes ventajas fiscales a cambio de su lealtad. Cuando Cortés se aproximó a la ciudad, Cuauhtémoc rechazó todas las ofertas de rendición e incluso hizo ejecutar a dos hijos de Moctezuma partidarios de la negociación. A pesar de todos los preparativos llevados a cabo por Cuauhtémoc, nada impidió que los españoles pusieran sitio a Tenochtitlán y la bloquearan gracias a los bergantines que construyeron para navegar por la laguna que rodeaba la ciudad.

Esto obligó a Cuauhtémoc y los suyos a retirarse a Tlatelolco, donde “de hambre y sed morirían, porque no tenían que beber sino agua salada de la laguna”. En poco tiempo, la situación se volvió desesperada y así lo comunicó Cuauhtémoc a sus generales, pero éstos resolvieron seguir con la guerra. El tlatoani les advirtió que “en adelante ninguno osase demandarle paces o lo mataría”.

 

 

 

A finales de julio de 1521, los templos ardían, los cadáveres llenaban las calles y los indígenas que combatían junto a Cortés hacían estragos entre los odiados mexicas. Cuauhtémoc seguía decidido a no rendirse, hasta que el 13 de agosto, cuando los españoles y sus aliados dieron el asalto final a Tlatelolco, trató de escapar en una canoa junto con su familia y algunos altos dignatarios para proseguir la lucha en otro lugar.

Sin embargo, los españoles divisaron a lo lejos la canoa en la que huía el emperador y le cortaron el paso con un bergantín, ante lo cual Cuauhtémoc, “viendo que era mucha la fuerza de los enemigos, que le amenazaban con sus ballestas y escopetas, se rindió”. Cuauhtémoc fue llevado a presencia de Cortés, que había asistido a la batalla final, el tlatoani exclamó ante el conquistador: “¡Ah capitán! Ya yo he hecho todo mi poder para defender mi reino y librarlo de vuestras manos, y pues no ha sido mi fortuna favorable, quitadme la vida, que será muy justo, y con esto acabaréis el reino mexicano”.

 

 

 

Los conquistadores tenían la vista puesta en el oro, y particularmente en el tesoro que habían dejado en Tenochtitlán tras su huida durante la Noche Triste. Cortés se reunió de nuevo con Cuauhtémoc para preguntarle dónde estaba el oro, y decidió someterlo a tortura para arrancarle una confesión. Lo ataron a un poste y metieron sus pies, tal vez también sus manos, en aceite hirviendo. Al ver que su primo, el señor del Estado aliado de Tacuba, le suplicaba con la mirada que confesara, Cuauhtémoc “lo miró con ira y le preguntó si estaba él en algún deleite o baño”. Finalmente explicó que, poco antes de la caída de la ciudad, los dioses le habían revelado que el fin de Tenochtitlán era inevitable, tras lo que ordenó arrojar todo el oro a un pozo en la laguna. Los buceadores españoles, sin embargo, no encontraron allí nada de valor.

En octubre de 1524, Cortés salió de Tenochtitlán en dirección a Honduras para reprimir la rebelión de otro conquistador, Cristóbal de Olid. Se llevó consigo al tlatoani y sus principales a fin de evitar una insurrección en México. El 28 de febrero de 1525, Cortés ordenó que interrogaran por separado a Cuauhtémoc y al señor de Tacuba y “sin haber más probanzas los mandó ahorcar. Y fue esta muerte que les dieron muy injustamente dada, y pareció mal a todos”, sentenció el cronista

El Museo Nacional de Antropología entre los museos favoritos del mundo
MXCity
El precioso recinto de arte en Reforma, el Museo Nacional de Antropología e Historia está entre los mejores del mundo según los lectores de TripAdvisor.

El MNA es uno de los más hermosos del mundo.

 

El gigantesco Museo Nacional de Antropología e Historia (MNAH) de la CDMX es uno de los museos más queridos del país, con una historia rica y fascinante. Además es el destino turístico más visitado del país, que cuenta con una de las colecciones más grandes del mundo de reliquias, artefactos y arte precolombino.

Y este año TripAdvisor, la compañía dedicada a brindar experiencias de viaje a millones de usuarios en todo el mundo, dio a conocer la lista de museos preferidos, y nuestro querido museo está entre los elegidos. La lista completa de los recintos culturales elegidos para recibir dicho premio contempla las edificaciones dedicadas al arte más importantes del mundo, el criterio se basa en la elección de los usuarios. Aquí la lista completa:

 

10. War Remnants Museum, Ciudad Ho Chi Minh

9. Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México

8. Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial, Nueva Orleans

7. Museo del Louvre, París 6. Museo de la Acrópolis, Atenas También

5. Museo del Prado, Madrid

4. Museo Británico, Londres

3. Museo Metropolitano del Arte, Nueva York

2. Memorial del 11S

1.  Musée d´Orsay, París

 

El MNAH se ubica en el bosque de Chapultepec, es el museo más grande de la Ciudad de México e imposible de abordar en un solo día dado que cubre un espacio de casi 20 acres, con 23 áreas separadas. Cuenta con salas de exposiciones y varios jardines.

 

 

 

 Igual que con muchos otros museos de la ciudad, bajo la jurisdicción del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia), el museo fue famoso por el escritor mexicano Octavio Paz quien dijo que era similar a “un templo”, como resultado de la glorificada sala México-Tenochtitlán. A pesar de esto, el museo es generalmente considerado un éxito popular y crítico que atrae más de tres millones de visitantes al año.

El museo se inauguró hace más de 50 años, la construcción del edificio contemporáneo que contiene colecciones centradas en la etnografía mexicana y los artefactos precolombinos, comenzó en febrero de 1963, demorando 19 meses en completarse antes de inaugurarse en septiembre de 1964. Con la idea de convertirse en una colección que reuniera bajo un mismo techo piezas del Museo de Historia Natural, luego en el Museo Nacional, que luego se renombró como Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, antes de finalmente hacer su Viaje final al Museo Nacional de Antropología, aunque no en la ubicación que vemos hoy.

 

 

 

 

Las exhibiciones del Museo son famosas por albergar una serie de artefactos de importancia histórica y cultural del pasado prehispánico de México, las 23 salas de exhibición del museo cubren todo, desde toltecas hasta zapotecas, desde mayas hasta aztecas. Algunas de las exhibiciones más famosas en exhibición incluyen el supuesto tocado ceremonial de Moctezuma, el emperador azteca, así como la icónica Piedra del Calendario Azteca que una vez se exhibió frente a la Catedral Metropolitana.

La colección completa incluye más de siete millones de piezas arqueológicas y más de cinco millones de piezas etnológicas. Sin embargo, si no puedes llegar a México para verlos en la vida real, puedes hacer un recorrido virtual de las exposiciones en línea, gracias a Google Art Project.

 

 

 

 

La arquitectura minimalista y espectacular del Museo Nacional es una de las razones más de su éxito duradero. Diseñado por Pedro Ramírez Vázquez, Jorge Campuzano y Rafael Mijares Alcérreca, el extenso edificio se centra en un patio dominado por El Paraguas, una fuente de agua elevada.

Muchas de las características arquitectónicas hacen eco de manera inteligente o presentan referencias sutiles a las culturas prehispánicas mexicanas, desde el caracol de bronce de Iker Larrauri que emite sonidos de instrumentos prehispánicos a los materiales de construcción que dan la ilusión de estar en un gran prehispánico templo. En este hermoso museo hay varios murales de artistas como Leonora Carrington y Rufino Tamayo.

 

 

 

 

Visita el Museo Nacional de Antropología

¿Dónde? Av. Paseo de la Reforma y Calzada Gandhi S / N, Chapultepec Polanco, Miguel Hidalgo, CDMX.

¿Cuándo? Martes a domingo de 9:00 a 19:00

Entrada Libre

Web // Facebook // Twitter // Instagram

T. 52 55 4040 5300

La alucinante exposición Van Gogh Alive llega a la CDMX este 2020
MXCity
Van Gogh Alive exhibe la obra del artista a través de una experiencia inmersiva y multisensorial.

Se anunció que la exposición Van Gogh Alive, se presentará en la Ciudad de México en el 2020.

 

Vincent Van Gogh  es el pintor neerlandés del siglo XIX por antonomasia, de los mejores pintores de los países bajos y el principal exponente del postimpresionismo. Van Gogh pintó unos 900 cuadros entre autorretratos y acuarelas, y más de 1600 dibujos. Su hermano menor Theo le brindó apoyo financiero de manera continua y desinteresada, con el que intercambio numerosas cartas desde 1872. De las 800 cartas que se conservan del pintor, unas 650 fueron para Theo, las otras son correspondencia con amigos y familiares.

 

 

Van Gogh ha sido uno de los más grandes autodidactas. Su primer trabajo fue en una galería de arte y 1885 pintó su primera gran obra, Los comedores de patatas. En ese momento su paleta se componía principalmente de tonos sombríos y terrosos. La luz y la preferencia por los colores vivos por la que es conocido, nace cuando se traslada al sur de Francia en Arlés en 1888.

Influyó en todo el arte del siglo XX, sobre todo entre los expresionistas alemanes y los fauvistas como Matisse, Derain, Vlaminck y Kees Van Dongen. A pesar de que existe una tendencia general a hablar sobre una enfermedad mental que influyó en su pintura, el crítico de arte Robert Hughes cree que las obras del artista están ejecutadas bajo un completo control; de hecho, el pintor jamás trabajó en los periodos en los que estaba enfermo.

 

 

Dentro de muy poco podrás disfrutar de las pinturas más famosa del artista como La Noche Estrellada, El Café de Noche, El dormitorio en Arles o de cualquiera de sus autorretratos. Van Gogh Alive es una exposición que ha visitado 50 ciudades de cuatro continentes y en 2020 será la primera vez que se presentará en la Ciudad de México.

 

 

Utilizando la combinación de arte y un sistema envolvente multicanal (conocido como Sensroy4), esta exposición tendrá decenas de proyecciones de alta definición y gráficos en movimiento en grandes pantallas. Para que la experiencia sea aún más inmersiva, todo esto será acompañado con sonido envolvente de calidad cinematográfica.

 

 

La tecnología multidimensional de Van Gogh Alive – The Experience es un puente para acercar el mundo de arte al gran público. Esta propuesta, basada en el dinamismo y la tecnología multimedia, se convierte en un reclamo absoluto para las nuevas audiencias, habituadas a este tipo de formatos.

Esta exposición contará con decenas de proyecciones de alta definición y gráficos en movimiento en grandes pantallas, para que la experiencia sea más significativa todo esto será acompañado con sonido envolvente de calidad cinematográfica. Por si fuera poco también Van Gogh Alive México contará con varias fragancias (lavanda, limón ámbar, salvia silvestre) que evocarán los ambientes de Arles Saint Rémy and Auvers-sur-Oise, lugares donde Van Gogh creó algunos de sus cuadros.

 

 

 

Van Gogh Alive – The Experience

¿Cuándo? 2020

 

Fuente: Grande Exhibitions

IV Encuentro Libertad por el Saber: El Colegio Nacional 1519. A quinientos años
MXCity
Durante una semana, especialistas de El Colegio Nacional discutirán sobre los 500 años de la llegada de Cortés en un fascinante encuentro.

El Colegio Nacional presenta el IV Encuentro Libertad por el Saber a 500 años de la llegada de Hernán Cortés a tierras mesoamericanas.

 

El primer encuentro narrado del conquistador Hernán Cortés con el tlatoani Moctezuma tuvo fecha un 8 de noviembre de 1519, justo en donde se unen las calles que hoy constituyen República del Salvador y Pino Suárez. Si en algo coinciden las crónicas de Cortés y Bernal Díaz, es en la sorpresa e impresión que les causó ver por primera vez a Moctezuma, el cual venía acompañado de cuatro señores con ostentosas prendas.

Los españoles se habían establecido en las islas del Caribe, y poco sabían que cruzando el mar se encontraba el imperio más poderoso del continente: el Azteca. Para 1515, ya se habían llevado a cabo dos expediciones, pero no fue hasta la de 1519 que Hernán Cortés tuvo la oportunidad de ir como líder. Cabe mencionar, que el cometido del gobernador era solamente una expedición de carácter de investigación. No obstante, Hernán Cortés aprovechó el viaje y optó por comenzar con la misión de conquista.

 

 

La llegada de Hernán Cortés a tierras mesoamericanas en el año 1519 marcó el inicio de un encuentro y un enfrentamiento entre dos culturas diferentes, dos formas distintas de concebir el universo. A partir de ese momento, España se hallaba frente a diversas culturas que tenían su propia razón de ser y éstas, a su vez, se veían confrontadas con personas, religión y costumbres impensadas. Se daba así paso a la conquista de lo que sería México.

De aquel encuentro surgiría una nueva nación en la que ambos grupos dejarían su impronta a través de un mestizaje tanto genético como cultural, que tuvo repercusiones en muchos otros aspectos.

 

 

Debido a ello, El Colegio Nacional, consciente de la trascendencia de aquel acontecimiento, ha convocado a sus miembros y a invitados especiales para que, en el marco de su IV Encuentro Libertad por el Saber y desde el ángulo de sus propias especialidades, hagan una reflexión que ayude a comprender mejor lo que fui- mos y lo que somos como país.

 

 

Durante una semana, habrá conferencias y mesas de discusión desde la perspectiva de la medicina, la lingüística, la historia, la arqueología, la astronomía, la biología, la literatura y los principios jurídicos tanto del pasado como del presente; además de dos conciertos que darán cuenta de las fusiones musicales que este encuentro provocó.

 

 

 

El IV Encuentro Libertad por el Saber estará dedicado al recientemente fallecido historiador Miguel León-Portilla, decano de El Colegio Nacional, por lo que se proyectarán diferentes videos y conferencias que dictó en la institución.

 

 

Se abordarán temas de interés histórico, como fue el impacto cultural causado por la llegada de los españoles; los mitos asociados a la conquista, las rutas de los españoles; literatura y la fusión del lenguaje. Temáticas que nos permitirán entender las consecuencias y propagaciones culturales de ese momento histórico de hace 500 años:

 

· Mitos y realidades de la Conquista de México

· Concierto del Grupo Tembembe: Laberinto en la guitarra. Nuestro son barroco

· Conquista y contraconquista: la literatura como hegemonía y liberación

· La naturaleza de la ruta de Cortés y la transformación del medio ambiente en el Valle de México

· Genes, genomas y lenguajes · La estrategia de la guerra de la Conquista

 

 
Fotografía: The Art Archive/REX/Shutterstock

 

 

Algunos de los miembros del Colnal que participarán en 1519. A quinientos años son: Julia Carabias Lillo, Concepción Company Company, Javier Garciadiego, Mario Lavista, Antonio Lazcano Araujo, Susana Lizano, Leonardo López Luján, Linda Rosa Manzanilla Naim, Eduardo Matos Moctezuma, María Elena Medina-Mora, Vicente Quirarte, Luis Felipe Rodríguez Jorge y Juan Villoro.

 

 

 

El Colegio Nacional, Encuentro Libertad por el Saber. 1519. A quinientos años

Dónde: Donceles 104, Centro Histórico.

Cuándo: Del 13 al 19 de octubre.

Entrada libre todas las actividades.

Programa completo.

Web // Facebook // Twitter // Youtube

La obra del artista oaxaqueño Francisco Toledo en el Museo de Culturas Populares
MXCity
La obra de uno de los artistas oaxaqueños más reconocidos de nuestra época se presenta en el Museo Nacional de Culturas Populares.

Toledo Ve es el nombre de la exposición del artista y filántropo mexicano en Coyoacán.

 

 

Francisco Benjamín López Toledo fue quizá el artista plástico mexicano más reconocido en el mundo. También es un destacado activista de izquierda, luchador social, ambientalista, promotor cultural y filántropo, que ha apoyado numerosas causas enfocadas a la promoción y conservación del patrimonio artístico mexicano, orientada al libre acceso a la formación artística y el cuidado del medio ambiente.

Mejor conocido como Francisco Toledo, fue un experto impresor, dibujante, pintor, escultor y ceramista. Su arte refleja un gran aprecio por la estética de la naturaleza, en particular la de animales que no están asociados con la belleza como monos, murciélagos, iguanas, sapos e insectos. En su escultura tiene dos formas de expresión, una donde representa cosas del mundo natural, bestiarios de distintos animales y otro donde se despega totalmente de la realidad.

 

 

Sus obras están llenas de símbolos y metáforas donde lo humano es animal y viceversa. ​ En sus cuadros, Toledo usa la modernidad y la vanguardia de otras civilizaciones, para darle vida a un sentido de lo fantástico muy desarrollado al crear criaturas antropomórficas que son a la vez monstruosas y juguetonas, personajes que incluye en sus papalotes, libros de artista, máscaras, piezas de joyería y complejos grabados.

Las obras de Francisco Toledo están repartidas en los Museos de Arte Moderno de México, París, Nueva York y Filadelfia, en la New York Public Library, la Tate Gallery de Londres y la Kunstnaneshus de Oslo, entre otros. Ha ilustrado varios libros y ha participado en numerosas exposiciones colectivas e individuales en ciudades como Nueva York, Londres, París, Ginebra, Oslo, entre otras.

 

 

 

Francisco Toledo ingresó en el Taller Libre de Grabado de la Escuela de Diseño y Artesanías fundada por el pintor José Chávez Morado, hoy Escuela de Artesanías del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), institución pionera en la enseñanza del diseño como una profesión que continúa impartiendo estudios técnicos en cerámica, ebanistería, metales, esmalte, joyería, orfebrería, textiles, vitrales y estampado, enfocados hacia su aplicación en espacios arquitectónicos.

Sepúlveda Jiménez afirma que en esa temprana formación también se apuntala el interés del maestro por los cruces entre la arquitectura, el diseño, la artesanía y las artes visuales.

 

 

 

Los diseños creados por Toledo le han permitido colaborar con varios talleres artesanales, por ejemplo, de herrería, de loseta artesanal, afelpado, papel de fibras naturales y orfebrería, entre otros. Francisco Toledo traduce su mirada creativa en objetos de la vida cotidiana, en iseños con sentido y con una función directa entre el ser humano y el mundo que lo rodea; en ello reside su verdadera belleza.

Los fondos que han resultado de esas colaboraciones el artista los ha destinado para solventar, en gran parte, varias iniciativas educativas y culturales en los diversos institutos que fundó en Oaxaca.

 

 

 

Ahora, el Museo Nacional de Culturas Populares presenta una exposición individual de Francisco Toledo que reúne más de 600 piezas entre bocetos, prototipos, modelos y objetos intervenidos, así como creaciones múltiples y únicas. La muestra Toledo ve, se adentrará en el universo creativo del artista y conocerá diversas etapas de producción de la amplia gama de bienes funcionales que ha diseñado en varias décadas.

Lluvia Sepúlveda Jiménez, directora del museo y autora del texto que acompaña a la exhibición, sostiene que Toledo ha diluido los límites de diversos campos del conocimiento y la creación artística, ha vuelto porosas las fronteras entre las artes visuales, la literatura, el diseño, la artesanía, la arquitectura, el juego, la enseñanza, el activismo social y la ecología.

 

 

 

‘‘Y en ese camino, además de su obra plástica, ha realizado numerosos objetos utilitarios y decorativos que abrevan en las técnicas o tradiciones artesanales de los pueblos indígenas, exaltando las cualidades de los materiales –texturas, densidades, plasticidad o colores.”

Añade que el creador habla el idioma del metal, el barro, el papel, el vidrio, la madera, el cuero, el textil y de tantos otros elementos que la tierra entrega para crear objetos que hermanan la utilidad con la belleza, los cuales se pueden ver y tocar, y al mismo tiempo usarse y admirarse.

 


 

 

Exposición Toledo Ve

Dónde: Museo Nacional de Culturas Populares

Dirección: Hidalgo 289, colonia Del Carmen, alcaldía de Coyoacán

Cuándo: hasta el 10 de noviembre de 2019, martes a jueves de 10:00 a 18:00 hrs y  viernes a domingo hasta las 20:00 hrs.

Cuánto: $15 pesos de martes a domingo de 10 a 20 horas.

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram