Vida Capital
Fotografías de preciosas catrinas en la Ciudad de México
MXCity
La Catrina fue creada por José Guadalupe Posada, y llamada Calavera Garbancera; misma que Diego Rivera retratara en uno de sus murales.

Catrinas de carne y hueso.

 

La catrina es una de las imágenes más populares del mundo y su historia se remonta a los gobiernos de Benito Juárez, Sebastián Lerdo de Tejada y Porfirio Díaz. La Catrina en estos periodos, se popularizó en textos escritos por la clase media que criticaban tanto la situación general del país como la de las clases privilegiadas.

Los escritos, redactados de manera burlona y acompañados de dibujos de cráneos y esqueletos, empezaron a reproducirse en los periódicos llamados de combate. Estas eran calaveras vestidas con ropas de gala, bebiendo pulque, montadas a caballo, en fiestas de la alta sociedad o de un barrio. Todas para retratar la miseria, los errores políticos, la hipocresía de una sociedad, como es el caso de “La Catrina”.

 

 

La palabra “catrín” definía a un hombre elegante y bien vestido, acompañado de alguna dama con las mismas características; este estilo fue una imagen clásica de la aristocracia mexicana de fines del siglo XIX y principios del XX. La versión original de la catrina, es un grabado en metal con autoría del caricaturista José Guadalupe Posada.

El nombre original es Calavera Garbancera. «Garbancera» es la palabra con la que se conocía entonces a las personas que vendían garbanza y que teniendo sangre indígena pretendían ser europeos, ya fueran españoles o franceses (este último más común durante el Porfiriato) y renegaban de su propia raza, herencia y cultura. Es por ello que, al darle una vestimenta de ese tipo, Diego Rivera convirtió en su obra a “La Calavera Garbancera” en “La Catrina”.

 

 

En el detalle del mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central. A la izquierda de La Catrina, Diego Rivera (niño) y Frida Kahlo; a la derecha, José Guadalupe Posada. Esto se hace notable por el hecho de que la calavera no tiene ropa sino únicamente el sombrero; desde el punto de vista de Posada, es una crítica a muchos mexicanos del pueblo que son pobres, pero que aun así quieren aparentar un estilo de vida europeo que no les corresponde.

Aquí te dejamos fotografías de hermosas catrinas de carne y hueso de hoy en día.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El cristal en la arquitectura: embajadas del voyerismo en la Ciudad de México
MXCity
“Hoy podemos hablar de una nueva cultura de cristal. Y ese nuevo entorno de cristal cambiará por completo al ser humano." Paul Scheerbart

La embajada del voyerismo es una cultura de cristal que se rompe poco a poco.

 

Al final de la explanada del Parque México, si te sientas en el desnivel de los skaters con la espalda contra las columnas: ahí está, al sureste, en el último piso del edificio más alto de Avenida México la embajada del voyeurismo. Un pent-house cristalino y sin cortinas, que sería el palacio de ensueño de Lady Godiva o de cualquier voyerista borgiano.

Más allá de lo que alcanza a ver el ojo, pareciera que este edificio se mantiene en correspondencia con el Faro de Alejandría. La vista de los habitantes del departamento parece un grito por atención. La tensión entre la naturaleza cristalina de los departamentos y los visitantes del Parque México producen el magnetismo perfecto entre mirones perfectos para crear innumerables conversaciones sin necesidad de palabras. 

 

Foto Expansión

 

En la actualidad cada vez es más recurrente ver estos palacios voyeristas, donde el vidrio parece ser una implementación de verlo todo a nuestro alrededor, de encontrar soluciones a la satisfacción de nuestra vista en cada proyecto arquitectónico.

En la ciudad existen tantas opciones disponibles para ver a través del cristal, que las ventanas no son suficientes para gozar del placer que nos brinda ver la ciudad desde el cristal; o al revés, ver al interior de esos muros de transparencia arquitectónica para satisfacer una curiosidad, casi poética, de conocer lo que está ahí a la mirada de todos los transeúntes que recorran la ciudad.

 

Foto El Universal

 

Al elegir los vidrios como equilibrio de una estética, digámoslo, poco  funcional, costosa y poco eficiencia para reducir el cambio climático; también  estamos conversando con las miradas, los gestos, una cierta vigilancia. Pero al mismo tiempo es una mirada hacia el mundo, cada vez más lejano, de  la libertad, del exterior, a la posibilidad de ver los pocos pájaros que vuelan. Como una proyección de un deseo que no podemos llevar a cabo, porque las labores de la oficina no se harán solas…

 

Foto Ladera Sur

 

Y es que ya lo vaticinaba el filósofo Walter Benjamin: “Recientemente los nuevos arquitectos lograron, con su cristal y con su acero, crear unos espacios en los que es muy difícil dejar huellas. ‘De acuerdo con lo dicho’, escribió Scheerbart hace veinte años, ‘hoy podemos hablar de una nueva cultura de cristal. Y ese nuevo entorno de cristal cambiará por completo al ser humano´”.

Es complicado profundizar en el mundo del vidrio, y así entender el camino de nuestros propios impulsos y deseos, de nuestras nociones estéticas pos-modernas, y con ello, de modo paralelo, asegurarnos la calidad de vida necesaria para habitar los proyectos arquitectónicos.

 

 

Foto Milenio

 

Pero el edificio de Parque México no es el único de esta naturaleza voyeur. Hasta hace unos años, antes de la clausura del Estadio Azul, sobre Avenida Maximino Ávila Camacho había una construcción de unos 15 pisos que miraban sobre el campo de los eternos subcampeones. Durante las transmisiones de los partidos a veces filmaban a los mirones que salían de sus balcones a disfrutar del espectáculo que para ellos era gratuito. 

Pero si vives, trabajas o estudias en la Ciudad de México, has visto esa naturaleza deslumbrante de los edificios con diseños desafiantes, que reflejan las nubes, el sol y, cuando hay días en que tenemos hermosos atardeceres, podrás ver un paraíso lleno de colores y brillo; como si fuera un recordatorio de un ser divino que nos espía, o que tal vez nos anuncia que ya nos abandonó.

 

Foto Flickr

 

El cristal permite ver el exterior, genera sensación de amplitud espacial y (en teoría) permite reducir el consumo de electricidad. El inconveniente de estos paraísos voyeristas, es que tanta transparencia provoca reflejos y molestias a los empleados, con lo cual se colocan persianas y, de resultas de ello, se producen consumos energéticos que pueden superar a los de los edificios opacos con menos iluminación interior.

Esta pujanza por edificios de oficinas de cristal obedece sobre todo a razones estéticas. A rascacielos que nacieron en Chicago en los años 40 y 50 porque la industria armamentista necesita dar salida a las grandes cantidades de acero. Estos bloques de cristal y acero no conforman una tendencia arquitectónica, sino que son fruto de la repetición de un modelo de imagen que viaja por el mundo y se difunde a través de la revistas de arquitectura.

 

Foto Pinterest

 

Se expande una ideología que choca con los postulados de preocupación por el ahorro de energía y el cambio climático. Puede ser que toda gran metrópoli cuenta con su embajada del voyeurismo, pero los palacios que encontrado en la CDMX parecen haber sido sacados de un cuento de Borges.

André Bretón decía que su casa era un palacio de cristal, aunque no todos son partidarios de esa idea ¿Qué preferirías tú? Queridísimo lector, ¿un palacio del voyeurismo donde ves y eres visto o una casa bardeada al estilo Pedregal?

Foto Principal Smart Building

Edificio La Esmeralda, una de las joyas arquitectónicas más infravaloradas de CDMX
MXCity
La terraza de este museo en el corazón del Centro Histórico tiene una de las vistas más espectaculares de la esta hermosa zona histórica.

El edificio “La Esmeralda” es hoy en día el precioso Museo del Estanquillo.

 

A veces es tan apreciable la arquitectura de un museo como sus colecciones. Este es el caso del Museo del Estanquillo ubicado en la esquina de Madero e Isabel la Católica en el Centro Histórico de la CDMX; un sitio con una gran historia y un recordatorio de uno de los pensadores más peculiares de nuestro país: Carlos Monsiváis.

El Edificio “La Esmeralda”, Museo del Estanquillo, es una joya arquitectónica imperdible de la Ciudad de México. A inicio fue una joyería sucursal de una empresa parisina, inaugurado en 1892 por su arquitecto Eleuterio Méndez. Durante medio siglo fungió como uno de los principales centros de comercio para las clases altas mexicanas, que además de vender joyería contaban con una galería de arte, una boutique de moda francesa y muchas cosas más.

 

Foto: Rodrigo Arrazola / Secretaría de Cultura.[/caption]

 

El Edificio “La Esmeralda” fue la primera construcción de estructuras de hierro en México. Con un estilo ecléctico que fusiona tanto el barroco francés como el neoclásico en la fachada, como el estilo art nouveau en los interiores. La estructura es imponente incluso entre la remarcable arquitectura del centro histórico.

A finales del siglo XIX fue la joyería La Esmeralda Hauser-Zivy y compañía. A lo largo del siglo XX el edificio tuvo varios giros, de joyería a oficina de gobierno, después a banco; incluso albergó la discoteca La Opulencia.

 

 

Este precioso lugar ha recibido numerosos reconocimientos por su belleza y ha albergado todo tipo de establecimientos. En la década del 2000 fue restaurada para convertirse en el Museo del Estanquillo, bautizado así por Carlos Monsiváis (uno de los principales impulsores de este proyecto) debido a su contenido sumamente heterogéneo. El día de hoy alberga una serie de colecciones -incluida las colecciones personales del mismo Monsiváis- que incluye una vasta serie de caricaturas mexicanas de los siglos XIX y XX, miniaturas y fotografía.

El escritor Carlos Monsiváis, que durante más de 30 años se dedicó al coleccionismo, adquiriendo alrededor de 12,000 objetos, tomó el lugar para hacerlo museo agrupando en fotografía, miniatura y maquetas; dibujo y caricaturas; grabado y vida cotidiana. En general, la colección tiene como centro la vida de México y el arte popular.

 

@museodelestanquillo

 

La idea del museo fue apoyada por personajes de la vida mexicana como Rafael Barajas “Fisgón, Carlos Payán, Carlos Slim y el entonces jefe de gobierno, Andrés Manuel López Obrador. El nombre se debe a que estanquillo es una pequeña tienda de artículos variados.​ El 23 de noviembre de 2006 se inauguró el museo con la exposición En orden de aparición acerca de la identidad del capitalino desde la Colonia hasta nuestros días.

En fechas recientes la terraza del tercer piso del museo fue abierta al público. Esta terraza cuenta con una de las vistas más espectaculares del centro histórico desde donde se pueden apreciar muchos de los más icónicos edificios de la capital.  El Museo del Estanquillo, fue fundado oficialmente en 2006, y tres años después el escritor Carlos Monsiváis falleció. No obstante, la colección está  compuesta por más de 10 mil piezas, entre las cuales se pueden encontrar grabados, pintura, escultura, miniaturas, fotografía, partituras y documentos históricos.

 

@museodelestanquillo

 

En la colección están representados artistas como Teodoro Torres y Susana Navarro, Roberto Ruiz, Teresa Nava, Claudio Linati, José Guadalupe Posada, Julio Ruelas, Leopoldo Méndez y el Taller de la Gráfica Popular, Miguel Covarrubias, Lola y Manuel Álvarez Bravo, Mariana Yampolsky, Nacho López, Héctor García, Vicente Rojo, Francisco Toledo, Andrés Audiffred, Alberto Isaac, Eduardo del Río “Rius”, entre muchos otros.

Cuenta con cuatro niveles, salón de actos, sala para exposiciones temporales, biblioteca especializada en arte y cultura de México, tienda, cafetería con vista panorámica al Centro Histórico y cine club. La gran mayoría de éstas son representativas de la vida de la ciudad de México y de la identidad de sus habitantes.

 

@museodelestanquillo

 

Entre los servicios que el museo ofrece al público, se encuentran talleres para niños, jóvenes y adultos; visitas guiadas; recorridos especiales para adultos mayores y conferencias magistrales.

Este acervo permite apreciar distintas perspectivas y concepciones sobre la vida política, social y cultural de México a lo largo de su historia reciente. En la actualidad, también alberga una tienda de discos.

 

@museodelestanquillo

 

 

 

Museo del Estanquillo, Edificio Esmeralda

Dónde: Isabel La Católica 26, Col. Centro Histórico

Horarios: De miércoles a lunes de 10 a 18 hrs.

Entrada Libre

Faceboook // Instagram

Foto principal Liberal del Sur

Todo sobre la nueva pista de hielo ecológica en la plancha del zócalo
MXCity
La pista de patinaje en el Zócalo llamada ecologísima, cuenta con una tecnología sintética que permite emplear los mismos patines que en una de hielo.

El Zócalo se pintará de diversión navideña con una pista ecológica.

 

Patinar en hielo se practica desde la antigüedad, aunque no era un deporte. Más bien su usaba para cruzar los lagos y ríos congelados sin resbalarse. Para patines los hombres se amarraban a los pies pedazos de hueso liviano. Con el tiempo esta singular manera de transportarse se convirtió en un pasatiempo.

Del siglo XIX, en Reino Unido, datan las primeras pistas de hielo artificial de la historia. Otros países emularon la idea hasta que el esparcimiento familiar se transformó en deporte y el patinaje se volvió una disciplina más de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1908

 

Foto Milenio

 

En México el patinaje en hielo se practica desde hace más de tres décadas. De hecho, la primera competencia nacional del país se realizó en Guadalajara en 1985. Pese a que este deporte siempre estuvo encerrado en espacios privados, en el siglo XXI se abrió la primera pista hielo pública de la CDMX.

El lugar para estrenar este espacio fue la emblemática plancha del Zócalo. Y este 2019 regresa la gran pista de hielo, pero esta vez será ecológica. El gobierno capitalino instalará una que será menos contaminante y menos costosa. Ya que no será de una pista de hielo convencional, sino de acrílico.

 

Foto Milenio

 

La jefa de gobierno Claudia Sheinbaum informó que la pista tendrá una nueva tecnología para brindar la misma atracción que otros años. Además, dijo la jefa de gobierno, que se prevé que cada vez sea menor el gasto para la pista y para las actividades navideñas en el Centro Histórico.

“Es mucho menor el gasto para la ciudad no solo en términos para su renta, sino también de electricidad que se consume y las emisiones que se generan. Lo he dicho, el medio ambiente tiene que ser parte de nuestro proyecto” agregó. Sheinbaum mencionó que la tecnología de la nueva pista permite emplear los mismos patines que en una de hielo.

 

Foto Milenio

 

“La tecnología tiene tal característica que usa los mismos patines, lo de hielo, como si fuese la pista tradicional. Es algo distinto”. Pero lo que se destaca, es que el nuevo material permitirá mover la pista a otras zonas de la ciudad.

Aunque el año pasado la pista de patinaje fue colocada en el Monumento a la Revolución; este año las actividades relacionadas con Navidad  arrancarán el 15 de diciembre. Así que como otros años, el Zócalo de la Ciudad de México se pintará de diversión navideña con una pista ecológica.

 

Foto Milenio

 

Y es que cada vez se hace más necesario cuidar el medio ambiente, y reducir la huella de carbono. También será una nueva experiencia patinar en un lugar con las mismas características que se usan en el hielo, pero sin usar electricidad para mantener congelada la pista.

La pista, asimismo, permitirá que su desplazamiento sea más manejable y llevarla a otras alcaldías. Aunque los empresario del hielo, no han pedido oportunidad de decir que las pistas sintéticas para patinaje pueden ocasionar afectaciones respiratorias por las partículas que se desprenden por la fricción de los patines con el acrílico y por los materiales utilizados para su mantenimiento, sobre todo, cuando son usadas masivamente, alertaron empresarios del ramo.

 

 

Señalaron que la manera en cómo se ensambla provoca una superficie con defectos en la uniformidad, lo que favorece accidentes. Para las personas que no saben patinar o que han patinado muy poco, resulta mucho más difícil patinar que en el hielo natural, y como les costará más trabajo y el esfuerzo que harán será mucho mayor, lo cual hará que la experiencia no sea tan buena y que no lo gocen tanto. Pero bueno, así las opiniones divididas en la ciudad.

Siguiendo con el tema ecológico, la jefa de gobierno también anunció que en estos días se dará a conocer el programa de actividades y las especificaciones de la nueva pista, la cual se llamará ecologísima. Por otro lado José Alfonso Suárez del Real, secretario de Cultura capitalino indicó que la pista se comenzará a instalar después del Festival Radical Mestizo que se realizará el 6, 7 y 8 de diciembre.

 

Foto Milenio

 

Pista de hielo CDMX

Dónde: Zócalo de la CDMX

Cuándo: a partir del 15 de diciembre.

Entrada libre

10 datos para conocer más sobre la Revolución Mexicana
MXCity
Este año se cumplen 109 años del levantamiento contra Porfirio Díaz y en MxCity lo conmemoramos con estos 10 datos curiosos sobre la Revolución.

Después de 109 años, la Revolución mexicana sigue despertando curiosidad en todos nosotros.

 

La Revolución mexicana fue un conflicto armado, que tuvo como móvil principal, el derrocamiento de Porfirio Díaz quien ejerció el poder durante 35 años, donde a pesar de la modernización del país, se tuvieron alto costos económicos y sociales, que pagaron los estratos menos favorecidos de la sociedad y la oposición política al régimen de Díaz. El conflicto se inició en el norte del país y se expandió por todo el territorio nacional

Pero más allá de todas las vicisitudes de este conflicto, aquí te dejamos 10 datos curiosos que quizá no sabías del conflicto revolucionario en México.

 

Revolución planeada

 

 

La Revolución Mexicana ha sido el único levantamiento que dio a conocer la fecha y hora de insurrección a través de El Plan de San Luis, donde Madero presenta los detalles de inicio de la lucha contra el régimen de Porfirio Díaz. Se invitó a los mexicanos al movimiento, un domingo 20 de noviembre a las 18:00 hrs.

 

La I. de Madero

 

 

Durante muchos se aseguró que el segundo nombre de Francisco Madero era Indalecio, pero no existe un documento o testimonio que puede validar esa afirmación. La fe de bautismo del líder revolucionario confirma que su nombre fue  Ignacio, ya que sus padres eran devotos de San Francisco de Asís y San Ignacio de Loyola, siendo así Francisco Ignacio Madero.

Al que también fuera presidente de México, lo apodaban “pingüica” por su baja estatura. Fue un apasionado el espiritismo, y los medios de ese entonces lo llamaban “El loco que se comunica con los muertos”.

 

Fotografía más popular de la Revolución

 

 

La foto de Francisco Villa y Emiliano Zapata en el Palacio Nacional, fue tomada cuando los dos jefes máximos de la Revolución se encuentran en Palacio Nacional, el 6 de diciembre de 1914, tras un banquete ofrecido por el triunfo de la lucha armada. La fotografía fue tomada por Agustín Víctor Casasola y se encuentra en el Museo Nacional de Fotografía en Pachuca.

 

 Emiliano Zapata y su “pobreza”

 

 

Emiliano Zapata se pinta como un campesino desposeído, pero en realidad no era pobre. Tuvo buena posición económica y algunos de sus gustos eran la comida francesa y cognac.

 

Mujeres en la Revolución

 

 

Se dice que buena parte del apoyo de las mujeres fue realizando trabajos de limpieza de la ropa de los revolucionarios, alimentando a las tropas, dando atención médica, cuidando niños entre muchas otras empresas. Pero una de las figuras clave de la revolución fue la coronela Carmen Amelia Robles Ávila, de Xochipala, Guerrero; quien luchó contra los efectivos delahuertistas, sobresaliendo por su uso de las armas y del caballo. De hecho recurrió a la vestimenta de varones, tomando por nombre “Coronel Robles”.

También se ha dicho que fueron infiltradas en líneas enemigas con el fin de realizar actividades de espionaje, y que viajaban sobre los vagones de los trenes, si eran soldaderas, y dentro del tren si eran prostitutas

 

José María Pino Suárez: el poeta

 

 

 

El vicepresidente José María Pino Suárez tuvo por gran amor a su esposa, María Casimira Cámara Vales, Maruca, a quien conoció en un carnaval y que Pino Suárez conquistó con serenatas y poemas. La pareja se casó después de tres años de noviazgo y tuvieron una vida tranquila hasta que inició la persecución del régimen de Porfirio Díaz. Después de la muerte de Pino Suárez durante la Decena Trágica, fue tanto el dolor de doña Maruca que no pudo asistir al entierro. Doña maruca tuvo que vender sus propiedades para enfrentar la crisis y mantener a sus hijos. En 1969, a los 92 años, María Cámara recibió la medalla Belisario Domínguez.

 

Infiltrado alemán

 

 

Félix A. Sommerfeld, fue un doble agente de inteligencia alemán que se convirtió en uno de los aliados más importantes de Francisco I. Madero, trabajando con los más altos niveles de los gobiernos de Estados Unidos y Alemania, construyendo una notoria red de agentes a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México. Sommerfeld se puede considerar como uno de los pioneros de los servicios de inteligencia en nuestro país.

 

Jack London: periodista de la revolución

 

 

Jack London es un escritor estadounidense escritor reconocido por ser el autor de Colmillo Blanco, The Call of the Wild, ​ y otras novelas y cuentos; y por ser uno de los periodistas que se sumaron a la cobertura de la Revolución Mexicana. London era socialista y no tardó en sentirse atraído por la Revolución; incluso le dedicó uno de sus cuentos más famosos: “El mexicano”, la historia de un boxeador que financia el movimiento revolucionario con los puños.

 

La Adelita

 

 

La Adelita es uno canción popular compuesta por el sargento Antonio Gil del Río, quien se la llevaba de serenata Adela Velarde Pérez en Gómez Palacio, Durango. Pero Adelita también es conocida por ser una heroína que a los 13 años, y contra de la voluntad de sus padres se enlista en la facción de enfermeras de la Revolución Mexicana, que recién había creado Doña Leonor Villegas de Magnon, presidenta de la Cruz Blanca. Desde el 7 de febrero de 1913, cuando Adela Velarde Pérez subió al tren de enfermería en la Ciudad de Chihuahua, prefirió dejar la vida cómoda holgada y sin preocupaciones que le daba su familia de muy buena posición para curar enfermos del regimiento del Coronel Alfredo Breceda.

 

Bala en el Bar La Ópera

 

 

En 1876 nació un café en la calle de 5 de Mayo del Centro Histórico de la Ciudad de México, un negocio que en los años treinta del siglo XX se convertiría en la famosa cantina La Ópera, con su preciosa barra. En el techo de este lugar aún se pueden advertir los impactos de una bala que disparó Pancho Villa durante su visita a este negocio en 1914