La bella Ciudad de México en otoño (FOTOS)
MXCity
Una revisión breve a la simbología de esta elegante fase del año y algunas de las vistas más hermosas que nos comparte la Ciudad de México en esta época.

La Ciudad de México en otoño se pinta con tantos pigmentos rojizos, castaños y amarillentos que difícilmente podemos no fotografiarla.

El significado de las estaciones del año ha jugado un papel muy importante en la vida de todo hombre y en toda época. Otoño es la favorita de muchos, sobre todo de los soñadores, los nostálgicos y por supuesto de los que vivimos en ciudades como la capital mexicana, donde el espectáculo del otoño se mira en cada parque y cada banqueta rodeada de hojas secas de todos colores.

Lugares arbolados como el Cerro del Ajusco, El Desierto de los Leones, Chapultepec y otros bosques, enuncian con particular elegancia la llegada del otoño. Incluso en lugares urbanos como San Ángel, Coyoacán o la Alameda Central podemos ser testigos de este espectáculo, liderado por tonos rojizos, castaños y amarillentos por doquier. Pero, más allá de esa ineludible estética que comparte con nosotros esta época, existen una serie de simbologías y filosofías -especialmente antiguas-, que hacen del otoño una época todavía más especial.

Simbología del otoño

 

bosquecdmx

 

Innumerables mitos, metáforas y creencias abundan sobre la relación del otoño con un proceso importante de transición. Una en particular es la cosmovisión de la antigua china, que le atribuye al otoño una serie de simbolismos varios. Por ejemplo, su relación con el color blanco, con la melancolía y los sentimientos fuertes, con la claridad de los pensamientos, con la muerte y los mundos oníricos, con el metal y con el tigre blanco. En suma, la filosofía china traduce al otoño como una etapa transitoria y de cambios que si bien, no son nada fáciles, encuentran su claridad en la tristeza y las melancolías. Algo así como un acto depuratorio y catártico de emociones.

En la mitología griega, el otoño está relacionado con un épico suceso que habría de ocurrir entre los dioses del olimpo: la partida de Perséfone -hija de Deméter- al inframundo. Siguiendo el mito, Perséfone habría de ser secuestrada por el dios del inframundo Hades y su partida, durante tres meses correspondientes a invierno haría del mundo un lugar de infelicidad. El peso de su ausencia recaería sobre todo en su madre, Deméter, por cierto diosa de la agricultura. Ella cae en depresión en los tiempos de otoño y se aparta de la tierra en busca de su hija. Por ello es que en otoño, ante todo existe una ausencia de “algo”; una sustancia. Pero el otoño no solo significa la ausencia o la muerte perpetua. Con ella viene una esperanza a la vida superpuesta en las épocas primaverales.

Para las culturas prehispánicas, el equinoccio de otoño era también objeto de símbolo. Mientras el de primavera se centra en la ejecución de la siembra, el de otoño se traduce como el momento de la cosecha, la época en la que se obtiene el fruto de la tierra. Esta es sin duda una visión tan simple como fascinante pues, si la relacionamos con la muerte o el marchitar de la siembra, obtenemos que la muerte es nada menos que la cosecha de lo que hemos sembrado en vida.

Una y otra vez, con el paso de los años, el ciclo del otoño se repite sin descanso eterno. Como si se tratara de una época inevitable para reflexionar, para destinar pensamientos con tranquilidad a esos finales, esas pequeñas muertes.

Esperando que nuestros lectores se fascinen con el otoño como lo hacemos nosotros, compartimos a continuación algunas imágenes sobre cómo discurre el otoño en la capital mexicana y hacemos una cortés invitación a salir a disfrutar de esta época del año, un gran momento para las largas caminatas y los escenarios hermosos:

 

ciudad-de-mexico-otono-1

 

 

 

 

otonocdmxparadox

 

 

cdmx-otono

 

 

otono-chapultepec

 

otonocdmxgusyan

 

otonocdmxparadox0

 

 

 

otono-cdmx1

 

También en MXCity: 28 lugares ideales para un otoño en la ciudad

La mujer araña de Teotihuacán, un impactante mural prehispánico
MXCity
Uno de los murales mejor conservados de las zonas arqueológicas de México encierra un gran misterio: se trata de la mujer araña de Teotihuacán.
mujer-araña-de-teotihuacan

Los vestigios de las culturas prehispánicas de México están repletos de simbolismos e imágenes que representan la cosmogonía de sus pueblos; ejemplo de ello es la mujer araña de Teotihuacán.

 

Teotihuacán es una de las zonas arqueológicas más famosas y más visitadas de México, y no sin razón. Sus estructuras monumentales, coronadas por las Pirámides del sol y de la Luna, aunadas a su finísimas arquitectura y exquisita disposición de los espacios van de la mano con sus maravillosos murales. Muchos de ellos están muy bien conservados, como el misterioso mural de la mujer araña de Teotihuacán, una imagen cargada de significado.

mujer-araña-de-teotihuacan

Imagen de: quisol.blogspot.com

La sección de Tetitla ostenta una pieza de arte verdaderamente impresionante, que ha fascinado a antropólogos durante mucho tiempo. Se trata de la mujer araña de Teotihuacán. Realmente no es ningún híbrido extraño entre humano y araña, sino que es la representación de una gran diosa de esta legendaria cultura. Sin embargo, su apariencia le granjeó el nombre por el que hoy se le conoce.

Su piel verde y sus penetrantes ojos pueden ser un poco intimidantes, además de que parece que tiene un par de colmillos que salen de su boca. En realidad, estos colmillos son un puente nasal, comúnmente usado por los nobles teotihuacanos para señalar su estatus social y político. No obstante, estudios minuciosos apuntan a que este puente sí podría aludir a la fisionomía de los arácnidos, por lo que su apodo parecería estar basado en la realidad.

mujer-araña-de-teotihuacan

Imagen de: Public Books

La importancia de esta deidad es evidente, pero todavía está envuelta en misterio. La mujer araña de Teotihuacán aparece en muchos sitios dentro de la zona arqueológica, pero años y años de estudio no han logrado dilucidar su origen ni su función. Ostenta un gran penacho de quetzal y un largo collar que se asemeja a una serpiente. Las pinturas que la rodean no hacen sino intensificar el aura de poder y autoridad que despide la imagen: pumas, águilas, búhos, coyotes y otros animales conforman su formidable séquito.

Una de las teorías más aceptadas es que se trata, nada más y nada menos, de la diosa del inframundo. Los académicos que postulan esta hipótesis se basan en el hecho de que muchos de estos animales son nocturnos, por lo que representan a la oscuridad, a lo oculto y a la muerte. Lo que sí es un hecho es que ninguna figura es gratuita: la mujer araña de Teotihuacán y sus acompañantes están cargados de significado, y en ellos se podría encontrar una de las claves para descifrar a una de las culturas mesoamericanas más majestuosas de la historia.

Más cultura prehispánica: Yacatecuhtli, el dios de los viajeros.

*Imagen destacada de: Wikimedia Commons

Hurakán, el dios maya de las tormentas y corazón del cielo
MXCity
Hurakán es reconocido como uno de los dioses más poderosos del panteón maya, creador de los desastres y corazón del cielo.

En el panteón maya, Hurakán se origina de la lengua quiché y es conocido en todo el sur.

Se ha dicho que la mitología maya es básica, ya que cuando llegaban tormentas terremotos y desastres de agua era la culpa del dios del fuego Huracán. Y tal y como sucede en otras mitologías, los mayas usaban este tipo de relatos para dar explicación a los fenómenos naturales. Aunque se diga que sus mitos son básicos, lo cierto es que tenían complejas ceremonias para rendir tributo a sus dioses.

Huracán es el dios de las tormentas, el viento y el fuego. El nombre de este se encuentra conformado por los vocablos mayas hun, que traduce “uno”, y racan, que traduce “pierna”. Por lo tanto, huracán se puede traducir como “el que tiene una sola pierna” o “pierna sola”, pues tenía un único pie en forma de cola de serpiente que terminaba con un pie con largas uñas como garras.

Hurakán también era conocido como el dios cojo para los hablantes de la lengua quiché. Pese a esto, no era un dios ridículo ni menor, sino todo lo contrario: era una poderosa deidad que le gustaba traer destrucción al mundo por medio de tormentas.

Cuando enfurece nadie puede controlar su ira. Desde las nubes desciende su única pierna y su pie, dotado de prominentes garras, destrozando todo lo que toca a su paso. Así es el descomunal poder del “Corazón del Cielo”, mejor conocido como Hurakán, dios del viento, del fuego y las tormentas.

Yucatan living

Esta deidad del panteón maya se origina de la lengua quiché, y es uno de los 13 dioses que participó en la creación y con su apariencia monstruosa le hace honor a sus destructores poderes, temidos por el resto de los dioses. Tiene cabeza, tórax y abdomen, pero sus piernas terminan en una sola, cuyo pie lleva garras. Los brazos, uno sobre la cintura, el otro sobre la cabeza, aluden a la dirección que llevan los vientos durante los huracanes, según lo refirió el arqueólogo cubano Fernando Ortiz (1947).

Los antiguos pobladores del golfo de México y el área maya compartieron elementos de las culturas caribes, mismos que fueron permeando el resto de Mesoamérica. Es por ello que rastrear la presencia de Hurakán en otras regiones de nuestro país, aunque se le conozca con otro nombre.

Mexicolore

Los mayas peninsulares lo llaman Chaac; en el altiplano mexicano se convierte en Tláloc; para los totonacos, es Tajín; y en Oaxaca, se le conoce como Coci-joo. En Veracruz, la versión más evidente de Hurakán es la estela que lo representa en El Tajín.

A veces se asocia con Mictlantecuhtli puede ser su lejano antecedente. Lleva en la mano izquierda una serpiente, como alusión a Huitzilopochtli y en representación del rayo.

Wikipedia

Este dios maya heredó su nombre a los más poderosos fenómenos meteorológicos, entre los llamados ciclones tropicales que, por su intensidad, se dividen en perturbaciones tropicales, depresiones tropicales, tormentas tropicales y huracanes.

En México, la temporada de ciclones tropicales inició en mayo y a veces en junio. Aunque la cantidad de ciclones, tormentas tropicales y huracanes varía y mucho más con el clima tan complejo que tenemos hoy en día.

El ágora

Este era representado como un ser antropomorfo con piel de serpiente, rasgos reptiloides y la cola de una serpiente. En su honor, las grandes tormentas eran conocidas por los mayas como huracanes.; y en la actualidad se conocen así los ciclones tropicales.

También fue uno de los trece dioses que tuvo participación en la creación del mundo y del hombre de maíz. Esto se puede encontrar relatado en El Popol Vuh, el libro que cuenta el origen del mundo. Según esta narración, Huracán vivía en lo alto del cielo, en medio de las nubes.

Wikiwand

Era responsable de la lluvia y de otros fenómenos naturales relacionados con el clima. De esta forma, era el dios sobre el cual recaía la responsabilidad de castigar a los seres humanos por su desobediencia y malas acciones. Una vez, cuando los mayas no respetaron a los dioses y los hicieron enfurecer, los dioses le pidieron a Huracán que los castigara. Entonces lanzó una poderosa lluvia sobre la tierra, provocando inundaciones y malestar.

La primera manifestación de Huracán se llamaba Caculhá Huracán, el rayo de una pierna. La segunda manifestación se llamaba Chipi Culhá, el más pequeño de los rayos. Y la tercera manifestación se llamaba Raxá Caculha, Rayo muy hermoso.

Y así son tres el corazón del Cielo; dice el Popol Vuh

La Teatroteca del INAEM ofrece 1,500 obras gratis en línea
MXCity
Para que no nos quedemos cortos de entretenimiento durante la cuarentena, aquí está una colección de 1,500 obras de teatro, gracias a la Teatroteca.
teatroteca

Como todavía nos quedan unas cuantas semanas de quedarnos en casa, no está de más conocer alternativas para pasar el rato; una de ellas es la vasta oferta de la Teatroteca.

 

Los días siguen pasando y la cosa sigue más o menos igual. Todavía tenemos que acatar las indicaciones de la Secretaría de Salud, las cuales dictan que nos quedemos en casa. La vuelta gradual a las actividades ya se empieza a dibujar en el horizonte, pero todavía falta. Además, nuestro movimiento seguirá siendo limitado, por lo que tenemos que seguir expandiendo nuestro espacio de esparcimiento casero. Si ya te hartaste de películas y series de Netflix, una gran opción es ver teatro; afortunadamente, la Teatroteca nos trae una fantástica selección.

teatroteca

Imagen de: nytimes.com

La Teatroteca es parte del Centro de Documentación Teatral, una instancia que pertenece al INAEM (Instituto Nacional de Artes Escénicas y Música), un organismo cultural español. Sin embargo, su acervo está disponible en todo el mundo, por lo que podemos hacer uso de él. De manera completamente gratuita, la Teatroteca liberó 1,500 obras de teatro, las cuales antes estaban reservadas para la disposición de profesionales y estudiantes de teatro.

Ahora, con un simple y rápido registro, tendrás acceso a ellas. El formato es streaming, por lo que no tienes por qué preocuparte de saturar tu disco duro con archivos descomunales. Además, la variedad es increíble: representaciones históricas del Siglo de Oro español, teatro isabelino inglés, comedias, teatro contemporáneo y muchos otros. Cabe destacar que las grabaciones pueden haberse hecho hasta 40 años atrás, por lo que la calidad del video es variable.

teatroteca

Imagen de: proceso.com.mx

Las más recientes se estrenaron hace dos años, así que tienes muchas épocas y muchos estilos para elegir. Con la cuenta de “aficionado” que permite al Teatroteca, puedes pedir prestada una obra a la vez, la cual devuelves en un plazo de 48 horas para sacar una nueva después. Así que ya sabes, date una vuelta por su sitio oficial, regístrate y disfruta de lo mejor del teatro español.

Si lo tuyo son los libros, considera estas librerías con envíos a domicilio.

*Imagen de: guiauniversitaria.mx

La Ciudad Mural Xicotepec y su curiosa pirámide azteca
MXCity
La pequeña pirámide de Xicotepec, construida por los mexicas y apropiada por los españoles, es un gran ejemplo del sincretismo religioso de México.

Los torcidos y coloridos callejones de Xicotepec cuentan una historia de lucha y mezcla de culturas que culmina en la pirámide de la cima.

 

Cuando andes por rumbos poblanos, no dejes de visitar a la Ciudad Mural Xicotepec. Este pueblo mágico de Puebla obtiene su nombre gracias a un proyecto del 2015, que restauró sus calles y sus muros a través de la obra de artistas urbanos. Fue Colectivo Tomate el responsable de embellecer las calles del pueblo, gracias a la participación de la comunidad y de varios organismos que recaudaron fondos.

xicotepec

Fotografía de: linkogecko para Atlas Obscura

Xicotepec es un lugar sumamente interesante, ya que es viva muestra del proceso de evangelización y apropiación cultural que dio como resultado el sincretismo tan característico de nuestro país. La atracción principal del pueblo es una pequeña pirámide ubicada en su cima, llamada la Xochipila. Como dice su nombre, los mexicas la construyeron en honor a Xochipilli, dios de la vegetación y de la fertilidad, entre otras cosas.

Sin embargo, cuando los españoles llegaron, utilizaron este pequeño centro de culto para su campaña evangelizadora. Resignificaron la pirámide a través de su discurso y lograron que la población adorara a San Juan Bautista, en lugar de al dios prehispánico. Esto resulto en un sincretismo muy particular, ya que las dos figuras se fusionaron y siglos después nació Juan (o Juanito) Tecachalco, una especie de santo local.

Para llegar a la Xochipila, uno tiene que subir por las empinadas y tortuosas calles del pueblo. Si bien el ascenso es un poco largo, vale la pena; a cada paso que das irás descubriendo preciosos murales que describen el interesante proceso de mezcla de culturas. Hay un conquistador español reimaginado como un centauro, luchando con un guerrero mexica encarnado en la serpiente emplumada. También aparece Xochipilli, tanto en su versión escultórica como en una advocación humana con atributos místicos.

Más arquitectura prehispánica: las ruinas mosaico de Mitla.

*Imagen destacada de: Jordi Prats