Arte y Cultura
El Museo Nacional de Antropología entre los museos favoritos del mundo
MXCity
El precioso recinto de arte en Reforma, el Museo Nacional de Antropología e Historia está entre los mejores del mundo según los lectores de TripAdvisor.

El MNA es uno de los más hermosos del mundo.

 

El gigantesco Museo Nacional de Antropología e Historia (MNAH) de la CDMX es uno de los museos más queridos del país, con una historia rica y fascinante. Además es el destino turístico más visitado del país, que cuenta con una de las colecciones más grandes del mundo de reliquias, artefactos y arte precolombino.

Y este año TripAdvisor, la compañía dedicada a brindar experiencias de viaje a millones de usuarios en todo el mundo, dio a conocer la lista de museos preferidos, y nuestro querido museo está entre los elegidos. La lista completa de los recintos culturales elegidos para recibir dicho premio contempla las edificaciones dedicadas al arte más importantes del mundo, el criterio se basa en la elección de los usuarios. Aquí la lista completa:

 

10. War Remnants Museum, Ciudad Ho Chi Minh

9. Museo Nacional de Antropología, Ciudad de México

8. Museo Nacional de la Segunda Guerra Mundial, Nueva Orleans

7. Museo del Louvre, París 6. Museo de la Acrópolis, Atenas También

5. Museo del Prado, Madrid

4. Museo Británico, Londres

3. Museo Metropolitano del Arte, Nueva York

2. Memorial del 11S

1.  Musée d´Orsay, París

 

El MNAH se ubica en el bosque de Chapultepec, es el museo más grande de la Ciudad de México e imposible de abordar en un solo día dado que cubre un espacio de casi 20 acres, con 23 áreas separadas. Cuenta con salas de exposiciones y varios jardines.

 

 

 

 Igual que con muchos otros museos de la ciudad, bajo la jurisdicción del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia), el museo fue famoso por el escritor mexicano Octavio Paz quien dijo que era similar a "un templo", como resultado de la glorificada sala México-Tenochtitlán. A pesar de esto, el museo es generalmente considerado un éxito popular y crítico que atrae más de tres millones de visitantes al año.

El museo se inauguró hace más de 50 años, la construcción del edificio contemporáneo que contiene colecciones centradas en la etnografía mexicana y los artefactos precolombinos, comenzó en febrero de 1963, demorando 19 meses en completarse antes de inaugurarse en septiembre de 1964. Con la idea de convertirse en una colección que reuniera bajo un mismo techo piezas del Museo de Historia Natural, luego en el Museo Nacional, que luego se renombró como Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnografía, antes de finalmente hacer su Viaje final al Museo Nacional de Antropología, aunque no en la ubicación que vemos hoy.

 

 

 

 

Las exhibiciones del Museo son famosas por albergar una serie de artefactos de importancia histórica y cultural del pasado prehispánico de México, las 23 salas de exhibición del museo cubren todo, desde toltecas hasta zapotecas, desde mayas hasta aztecas. Algunas de las exhibiciones más famosas en exhibición incluyen el supuesto tocado ceremonial de Moctezuma, el emperador azteca, así como la icónica Piedra del Calendario Azteca que una vez se exhibió frente a la Catedral Metropolitana.

La colección completa incluye más de siete millones de piezas arqueológicas y más de cinco millones de piezas etnológicas. Sin embargo, si no puedes llegar a México para verlos en la vida real, puedes hacer un recorrido virtual de las exposiciones en línea, gracias a Google Art Project.

 

 

 

 

La arquitectura minimalista y espectacular del Museo Nacional es una de las razones más de su éxito duradero. Diseñado por Pedro Ramírez Vázquez, Jorge Campuzano y Rafael Mijares Alcérreca, el extenso edificio se centra en un patio dominado por El Paraguas, una fuente de agua elevada.

Muchas de las características arquitectónicas hacen eco de manera inteligente o presentan referencias sutiles a las culturas prehispánicas mexicanas, desde el caracol de bronce de Iker Larrauri que emite sonidos de instrumentos prehispánicos a los materiales de construcción que dan la ilusión de estar en un gran prehispánico templo. En este hermoso museo hay varios murales de artistas como Leonora Carrington y Rufino Tamayo.

 

 

 

 

Visita el Museo Nacional de Antropología

¿Dónde? Av. Paseo de la Reforma y Calzada Gandhi S / N, Chapultepec Polanco, Miguel Hidalgo, CDMX.

¿Cuándo? Martes a domingo de 9:00 a 19:00

Entrada Libre

Web // Facebook // Twitter // Instagram

T. 52 55 4040 5300

La historia de la Casa Imperial de Iturbide y la familia real de México
MXCity
Los descendientes de la Monarquía de México son portadores y protectores de la Casa Imperial Mexicana y del príncipe imperial de México.

Foto destacada: Mad Monarchist

La familia Iturbide, realeza que tiene una curiosa relación histórica con México.

 

. . .

 

La familia Götzen-Iturbide Franceschi, es la "familia real" de México, así que sí, España y Reino Unido son los únicos países con una "familia real". La diferencia, es que quizá por fortuna, esta familia imperial vive de una manera muy alejada de la realeza.

No únicamente España o el Reino Unido cuentan con una "familia real". México también tiene la suya. Sólo que, en este caso, la "familia imperial" vive en el exilio. Además, no es considerada como tal en nuestro país, ante la inexistencia del "trono de México", pero en Europa son tratados por la nobleza del Viejo Continente como "los legítimos herederos de la dinastía mexicana De Iturbide".

Además, ante la inexistencia del "trono de México", pues el título parece de chocolate en nuestro país; aunque en Europa sí son tratados y considerados como "los legítimos herederos de la dinastía mexicana De Iturbide".

 

 

Al menos tres acontecimientos trágicos han marcado a la dinastía Iturbide. El fusilamiento de Agustín I en Padilla, Tamaulipas, tras su exilio y posterior retorno a México; la ejecución del emperador Maximiliano de Habsburgo, así como la muerte de María Josepha Sophia de Iturbide y Mikos de Tarrodhaza, abuela del actual "príncipe imperial", en un campo de concentración comunista.

En marzo de 1823, Agustín de Iturbide abdicó al Trono de México y se exilió en Italia. En México fue declarado traidor y fuera de la ley por el Congreso. Se dictaminó que si volvía al país se le debía fusilar inmediatamente, decreto que exhibía el temor de que el antiguo emperador retornara del exilio.

Ignorando el decreto proclamado en su contra, Iturbide se embarcó junto con su familia a México para prevenir al gobierno sobre los planes de España para reconquistar el país. Desembarcó en Soto la Marina el 15 de julio de 1824. Ahí fue arrestado por Felipe de la Garza, y el Congreso local por votación casi unánime ?dos diputados se opusieron? condenó a muerte por fusilamiento a Iturbide.

Agustín de Iturbide fue fusilado en Padilla, Tamaulipas, el 19 de julio de 1824. "¡No soy un traidor, no!", fueron las últimas palabras del primer emperador mexicano.

"Estados Unidos, a diferencia de Inglaterra y el resto de América, no celebraron la obra y el genio del Libertador de México: la vieron con temor y desafecto. Iturbide les recordaba a Napoleón en todos los sentidos, según se desprende de las conversaciones entre Thomas Jefferson y el presidente James Monroe, pues sabían que un hombre así, ya como primer jefe, regente o emperador sería no sólo un estorbo para los planes expansionistas que tenían sobre México y Cuba, también les parecía una amenaza a su integridad territorial y a su sistema de gobierno", aseguró el historiador Enrique Sada sobre la caída del Primer Imperio Mexicano.

La nieta de Agustín de Iturbide, María Josepha, se convirtió en cabeza de la Casa Imperial de México en 1925, tras el fallecimiento de su tío, también de nombre Agustín.

De acuerdo con el ya fallecido historiador español Juan Balansó, quien siguió la historia de la monarquía mexicana, doña María era muy modesta, piadosa y nunca busco desempeñar papel político alguno. Se casó en dos ocasiones y tuvo dos hijas. Su primer matrimonio fue en Hungría, el 12 de marzo de 1908 con el Barón Johann Nepomuk Tunkl, capitán de caballería del ejército imperial austro-húngaro. De este matrimonio nacieron dos hijas, María Ana Tunkl Iturbide, que permaneció soltera, y María Gisela Tunkl Iturbide, quien se casó en primeras nupcias en 1940 con el conde Gustavo Adolfo von Götzen y, en segundas, con Ottavio Stefano della Porta en 1959. María Gisela fue madre del conde Maximiliano Götzen-Iturbide, actual heredero al Trono de México.

Al terminar la Segunda Guerra Mundial fue internada en un campo de concentración rumano junto con su segundo esposo, Charles de Garriere, acusados de "monárquicos y enemigos del pueblo". Su heredero, según su testamento y con el consentimiento de sus dos hijas, fue su único nieto: Maximilien von Götzen-Iturbide.

El "príncipe imperial" Maximiliano es el descendiente directo de Agustín de Iturbide, primer emperador mexicano y consumador de la Independencia del país. Maximilien von Götzen-Iturbide está casado con María Anna de Franceschi, quien desciende de una línea de nobles croatas y venecianos.

Tienen dos hijos nacidos en Australia: Fernando, quien sería el segundo en la línea de sucesión al "trono imperial", y Emanuela, nacida en 1998. Perth, Australia es la ciudad que alberga a los Götzen-Iturbide Franceschi. Maximiliano es empresario, gusta de practicar deportes, como la equitación y el esquí, y participa en competencias de yates.

 

 

Su hijo mayor, el príncipe Fernando Leopoldo, fue educado en el exclusivo y prestigioso instituto suizo Le Rosey y en la Universidad de Georgetown. En el Institut Le Rosey han pasado nobles europeos, como el rey Juan Carlos I de España; Rainiero III, príncipe de Mónaco, o el príncipe Guillermo, gran duque, heredero de Luxemburgo

En la actualidad no existen registros sobre declaraciones hechas por esta familia, relacionadas con México, ni tampoco buscan ningún reconocimiento ni puestos políticos. Maximiliano es el jefe de la Casa Imperial de México y es heredero al trono por parte de la tradición Iturbide como por la Habsburgo.

 

@CasadeGotzenIturbide 

 

Además, en México la monarquía no existe y por decreto constitucional no se conceden títulos de nobleza, ni prerrogativas y honores hereditarios, ni, por lo que en caso de que los Götzen-Iturbide en México no se les reconocerían sus títulos nobiliarios.

 

@CasadeGotzenIturbide 

 

Asimismo, se sabe que Agustín de Iturbide abdicó al Trono de México y después de su exilio fue declarado traidor y fuera de la ley por el Congreso. Se dictaminó que si volvía al país se le debía fusilar; cosa que sucedió en 1824.

Pero fuera de México, en 2011, Maximiliano Götzen-Iturbide fuera recibido en el Palacio Apostólico del Vaticano como el "legítimo heredero al trono de México" por Joseph Ratzinger, entonces papa Benedicto XVI.

 

@CasadeGotzenIturbide 

 

Si bien Maximilien Götzen Iturbide, heredero al Trono de México, no tiene pretensiones de buscar el poder en nuestro país, existen aquí diversos grupos que buscan "la restauración pacífica de la monarquía".

En redes sociales se puede encontrar al grupo "Yo apoyo el regreso de la monarquía en México. Viva el III Imperio Mexicano" o también al "Partido Monárquico Mexicano".

"Apoyamos el regreso de la Monarquía a México con don Maximiliano von Götzen-Iturbide, actual portador y protector de la Casa Imperial Mexicana, y príncipe imperial de México. En este sitio estamos en favor de la monarquía y de la Casa de Iturbide como única legítima Casa real que puede aspirar al trono de México", afirman en un sitio de internet con más de cinco mil seguidores.

"Con el regreso de los emperadores se instauraría la monarquía constitucional… y México poseería la única monarquía del continente y tendría un sistema de gobierno muy parecido al de Reino Unido, España, Noruega, Suecia, Holanda, Bélgica, Mónaco, Luxemburgo o Liechtenstein"

Se ha dicho que los archivos del emperador Iturbide y su familia se encuentran en en la Biblioteca del Congreso y en la Universidad Católica en Washington D.C., Estados Unidos, y que incluso las memorias de la esposa del Príncipe de Iturbide siguen siendo material inédito.

Pirámides en México que alguna vez se pensaron que eran montañas
MXCity
Antes de que las pirámides fueran estudiadas y abiertas al publico, muchos pensaban que eran hermosas montañas.

Foto destacada: Wikipedia

Las pirámides de nuestro país nunca dejan de asombrarnos por sus curiosidades.

 

. . .

 

Los restos arqueológicos y las pirámides que existen en México hacen de nuestro país un gran destino turístico, ya que son de las construcciones más impresionantes del mundo. Las civilizaciones prehispánicas nos dejaron impresionantes conjuntos arqueológicos que tardaron mucho en descubrirse y muchas fueron confundidas con montañas.

De las pirámides siguen siendo dos datos interesantes los que continúan deslumbrando a las personas, el primero de ellos es la forma en que fueron construidas piedra a piedra y en armonía con el entorno y el segundo dato es que no se sabe la razón del por qué muchas de estas zonas fueron abandonadas.

Aquí te dejamos con las pirámides que alguna vez fueron confundidas con montañas.

 

 

Pirámide de Nohoch Mul

 

 

Aunque es la pirámide maya más alta también es una de las más austeras. Además de encontrarse entre la espesura de la selva y durante mucho tiempo se pensó que la ciudad de Cobá estaba desaparecida. Esto hizo que encontrarla fuera complicado y que los exploradores la confundieran con una pendiente.

 

 

Monte Albán

 

 El paraje de Monte Albán en la capital de los zapotecas, es otra pirámide que no sobresale tanto como si lo hace el conjunto arquitectónico en su totalidad, así que buena parte del sitio fue confundido, pero hoy en día es una ciudad de gran importancia debido a sus viviendas, pequeños palacios y santuarios.

 

 

Templo de las Inscripciones

 

Los 22.8 metros y sus 5 relieves hicieron que este pirámide pareciera un monte, pero debido a que está construida en piedra pintada de colores rojo, amarillo y azul, fue posible descubrir la pirámide más alta y de mayor relevancia histórica en la zona arqueológica de Palenque. En lo más alto de este sitio, se halló la tumba del cadáver de Pakal.

 

 

Pirámide de la Venta

 

No solo fue la pirámide sino la zona arqueológica y algunos objetos los que fueron encontrados en la Venta, Tabasco; uno de los sitios más antiguos creado por la cultura olmeca, la también llamada cultura madre. Se trata de una de las pirámides de México que parece estar sepultada bajo la vegetación. Este edificio es construido con barro acumulado, por eso es normal que le hayan crecido todas esas plantas y que nos dé un aspecto de ser una montaña. Además, la pirámide no tiene ningún tipo de escalera que ayude a subir a la cima.

 

 

Pirámide Tenam Puente

 

Esta pirámide fue construida con 4 niveles y una altura de poco más de 30 metros entre y es una de las pirámides mejor conservadas del país. Se encuentra en Chiapas y su nombre proviene del término en náhuatl que significa muro o fortaleza, porque es a esto lo que parece la construcción. Su cima era utilizada para sacrificios y otros ritos ceremoniales.

 

 

Pirámide de Peralta

 

 

Esta pirámide es considerada una de los pocos asentamientos de la civilización de los Chichimecas. La Pirámide de Peralta en las cercanías de la comunidad de Peralta, estado de Guanajuato, suma 20 metros de altura con 5 niveles y una plataforma escalonada, con la cual se accede a la cima. A diferencia de otras pirámides mexicanas su cúspide tiene el mismo tamaño de superficie que su base, por lo que no se descarta que su cima haya sido utilizada para grandes ceremonias.

 

 

Pirámide de Calakmul

 

 

Un monte entre la espesura de la selva que en realidad tiene 4 sarcófagos de antiguos miembros de la realeza maya y una variedad de jeroglíficos grabados en piedra. Sin duda, su máximo atractivo después de su grandeza física. La Pirámide de Calakmul, en la profundidad de la selva de Yucatán, zona arqueológica de este yacimiento maya en donde predomina entre toda la vegetación.

 

 

Pirámide del Sol y la Luna

 

 

Estas dos pirámides en las ruinas de Teotihuacán son consideradas las más representativas del centro del país además de que esta antigua civilización fue la mayor de las metrópolis de toda Mesoamérica. Tan solo la pirámide de la luna tiene 43 metros de altura que en el momento de su descubrimiento lucían como grandes montes.

 

 

Gran Pirámide de Cholula

 

 

Esta es la mayor pirámide del mundo que se caracteriza por tener un templo en la cima, construido durante el siglo XVI. La Gran Pirámide de Cholula cuyo término en náhuatl se traduce a cerro hecho a mano, está en la zona arqueológica de Cholula y a la fecha se sigue confundiendo con un monte.

Tío es un cortometraje de la nueva ola de cineastas tapíos
MXCity
Tío es cortometraje de Juan José Medina quien lleva una gran carrera como cineasta y este es uno de sus futuros bebés.

Foto destacada: Reforma

Juan José Medina es uno de los creadores del nuevo cine mexicano.

 

. . . 

 

Juan José Medina es un animador y artista plástico tapatío egresado de la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Guadalajara. Este creador piensa que las ideas son las que deben dictar la técnica y no al revés, ha sido ganador de cuatro premios Ariel ?tres en la categoría de Mejor cortometraje animado y uno en la de efectos visuales por su trabajo en Desierto adentro (2008).

Pasó varios de sus primeros años balanceando lo que considera artes complementarias: pintura, escultura, videoinstalaciones y animación. Recorrió diversos festivales del mundo con los tres cortometrajes animados que ha dirigido.

 

 

El octavo día de la creación (2003), Jaulas (2009) y Zimbo (2015) son sus cortos más reconocidos,  pero también ha portado muchos sombreros, como suele suceder en este rubro. Ha sido productor, guionista, editor, animador y director de arte, tanto en sus propios proyectos, como en los de sus colegas.

En 2011 fundó Outik Animation, en conjunto con Rita Basulto y León Fernández, estudio que ha servido para impulsar los proyectos independientes de cada uno: una suerte de hogar y punto de reunión.

 

 

Ante un panorama de animación cada vez más abierto, el cineasta reconoce que las cosas han cambiado en estos 20 años: hay más espacios formativos, mejor tecnología y más especialistas.

Sin embargo, los apoyos institucionales siguen siendo inestables, insuficientes cuando se trata de proyectos que no se adaptan a las limitadas fórmulas comerciales de costo-beneficio.

 

 

Juan José Medina se encuentra trabajando en su cortometraje Tío, sobre una deidad minera, que en realidad funge de ensayo para hacer su primer largometraje, Niño carbón.

La cinta en stop motion se desarrolla en un mundo distópico donde un chico de 12 años llamado Martín tiene una familia de mineros, se encuentra en desarrollo de guion, diseño de personajes y escenarios, y en previsualización en tableros con referencias de escenas.

 

 

A partir de su último cortometraje, Zimbo, este cineasta empezó a ver la posibilidad de hacer un largometraje de animación. Aunque esto parece una meta lejana en México, el hacer películas de larga duración por la demanda de recursos y tiempo que implica, esto se está llevando a cabo.

Medina forma parte de un círculo de animadores tapatíos que alistan sus películas, como Luis Téllez, Karla Castañeda y Sofía Carrillo. Mientras continúan los preparativos, el realizador, ganador de cuatro Premios Ariel de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas, y de más de 80 galardones en festivales internacionales, está por culminar el proceso de animación de Tío.

 

 

Este trabajo es stop motion y tiene un poco de experimentación técnica. Tiene cosas en 3D y algunos detalles de cutout como ejercicio. La idea es ver si estos son viables para el largometraje.

Juan Jose? Medina fue animador en Desierto adentro de Rodrigo Pla y Eclosio?n de Rita Basulto, y Encrucijada de Rigo Mora, como director de arte. Además de los proyectos mencionados es miembro del Sistema Nacional de Creadores del Arte, trabaja en la post producción de tres capítulos de la segunda temporada de una serie de cortometrajes animados en stop motion para televisión titulada Los Cuentos del Camino, la cual abarca Zimbo, El Corazón del Sastre y Taller de Corazones en su primera entrega.

Aquí te dejamos una de sus creaciones:

 

 

Ixpuxtequi, es la gran deidad náhuatl de la mala suerte y el giro del destino
MXCity
¡Cuidado viajeros nocturnos! La bestia Ixpuxtequi vaga por las calles para causar mala suerte y darle un giro inesperado a tu paseo.

Foto destacada: Mictlan: An Ancient Mythical Tale

Ixpuxtequi tuvo diversos simbolismos que en su mayoría infundían miedo.

 

. . .

 

El inframundo náhuatl era un lugar muy grande que los muertos habían de atravesar hasta llegar al Mictlán, el lugar del descanso donde después de un viaje de 4 años, el difunto era recibido por Mictlantecuhtli y Mictlancihuatl, pero ellos no eran las únicas deidades habitando aquel oscuro lugar.

En la mitología náhuatl existen todo tipo de criaturas que no son necesariamente deidades antropomórficas, hay monstruosidades como Ixpuxtequi, deidad de la fortuna, el destino y la suerte, esposo de Nexoxcho, la deidad del miedo y el terror.

 

 

Ixpuxtequi a veces suele ser representado con un ligero rasgo humano en lo que respecta a su parte superior, peo en general se representa como una bestia muy grande, famélica, sin mandíbula inferior, sus piernas son las de un ave.

También se encuentran representaciones en las que Ixpuxtequi lleva un bastón y una túnica, como sea que fuera la representación de esta deidad del inframundo, lo más relevante es que era particularmente temido.

 

 

Ixpuxtequi tenía la capacidad de dar mala fortuna a todos los mortales, pero sobre todo a los viajeros nocturnos que incautos se atrevían a cruzar los bosques y cerca de las cuevas, las puertas al Mictlán, se creía que la bestia vagaba libremente por las noches.

El nombre Ixpuxtequi significa "cara rota" y es también conocido como una de las cuatro deidades de la muerte que, en el contexto náhuatl, cumplen una función específica en su relación con las personas, así que por terrible que pudiera parecer, su figura era necesaria en el imaginario social.

 

 

Llama la atención y a la vez tiene todo el sentido que el dios de la suerte y el destino estuviera casado con la deidad del miedo y el terror, y es que ¿no nos da un poco de miedo el porvenir? ¿no resulta aterrador el abismo de lo incierto?

Pero el temor a Ixpuxtequi no es solamente existencia, también resulta una advertencia un tanto cuanto razonable. Viajar de noche en aquellos días podría ser muy peligroso por la presencia de animales nocturnos y peligros tan obvios como los accidentes ante la visión limitada de la noche.

 

 

Las historias pudieron haber sido muchas, alguien que se rompió un pie tropezando con una roca, algún fallecido por el ataque de un ocelote, experiencias que no se consideraban accidentes si no mala suerte, el hechizo maligno de Ixpuxtequi.

Con la colonización Ixpuxtequi comenzó a ser relacionado con los demonios, y por ende con figuras más humanizadas así que no es extraño encontrar máscaras con las que se le representa rojo, de grandes orejas, ceño fruncido y todavía sin la mandíbula inferior.

 

 

 

Años más tardes en algunas poblaciones se le comenzó a confundir con el ícono de la nota amarilla de los años 90, el chupacabras, pero no olvidemos que Ixpuxtequi es una deidad que puede poncharte una llanta y amargarte el viaje así que mejor no viajes de noche.

x