Arte y Cultura
Arnold Belkin: el hijo canadiense del muralismo mexicano (fotos)
MXCity
Arnold Belkin pintó más de treinta murales en espacios públicos y educativos de México, Nicaragua y Estados Unidos.

Arnold Belkin es un gran continuador del muralismo mexicano.

 

Este pintor canadiense – mexicano fue el gran continuador la tradición del muralismo mexicano, en el momento en que muchos pintores mexicanos se alejaban de ella. Su nombre es Arnold Belkin.

Se formó como artista atraído por el arte tradicional canadiense y luego se inspiró en imágenes de Diego Rivera para encontrar su estilo. Se muda a México a los dieciocho años, enfocando su educación y carrera en murales desarrollando el “mural portátil” como una forma de adaptarlo al nuevo estilo arquitectónico. En México se matriculó en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda” de 1948 a 1949, estudiando con Agustín Lazo , Carlos Orozco Romero y Andrés Sánchez Flores.

 

Enlace Judío

 

Se rodeó por la obra mural de la primera mitad del siglo XX, con énfasis en la lucha de clases y la opresión; influenciado por el trabajo de José Clemente Orozco, Rico Lebrun y Leonard Baskin. Sus obras más conocidas son los murales que creó para la Universidad Autónoma Metropolitana en el distrito Iztapalapa de la Ciudad de México. Aquí te dejamos algunas fotos de sus obras.

 

Artsy

 

Artsy

 

Artsy

 

Artsy

 

Artsy

 

Artsy

 

Artsy

 

Pinterest

 

El pulso EdoMex.

 

Artsy

 

Artsy

 

Artsy

 

Artsy

 

Artsy

 

Artsy

Nostalgia urbana: preciosas fotos del Morelos de los años 30
MXCity
Este registro fotográfico de los años 30 son historias vivas que nos muestran la belleza de México.

Estas magníficas fotos pertenecen a la colección especial de Arnulfo Viveros.

 

El estado de Morelos fue uno de los estados con mayor riqueza arqueológica, natural y arquitectónica llamando la atención de los fotógrafos itinerantes en el siglo XX. De hecho, muchos fotógrafos se establecieron en Morelos en los primeros estudios comerciales en esta región.

Pero de todos los fotógrafos que llegaron a esta región, uno de los más destacados ha sido Arnulfo Viveros; quien, a través de sus fotografías, dio cuenta del devenir social, político, económico y cultural de la sociedad morelense, en especial de la clase trabajadora de los años de 1920 a 1937.

 

 

Pese a que la cámara que utilizó pone en evidencia problemas de entrada de luz, logró con ella atractivas tomas de aspectos la ciudad, así como vistas panorámicas, cuyo tratamiento está influenciado por el concepto paisajístico decimonónico.

Arnulfo Viveros Muñiz nació en 1890 en la pequeña población de Tételes de Ávila Castillo, y su trabajo cuenta con un acervo de 71 piezas (64 negativos y 7 positivos) de la década de 1930, donde sus imágenes parecen estar destinadas a la impresión de postales que vendía o regalaba la Botica Morelos, de la capital del estado.

 

Titulo: Trabajadores en el interior del “Ingenio de Zacatepec”, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Zacatepec, Morelos, México, Fecha de asunto: 09-12-1937, Fecha de toma: 09-12-1937, Proceso: Negativo de película de seguridad.

 

Titulo: Hombres afuera de un jacal, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1920, Fecha de toma: ca. 1920, Proceso: Placa seca de gelatina.

 

Titulo: Trabajadores del “Departamento de calderas [en el] Ingenio de Zacatepec”, Fondo: Arnulfo Viveros, Autor: A. Viveros Foto, Lugar de asunto: Zacatepec, Morelos, México, Fecha de asunto: 09-11-1937, Fecha de toma: 09-11-1937, Proceso: Negativo de película de seguridad.

 

Titulo: Gente en el “Jardín Morelos” de Cuernavaca, Fondo: Arnulfo Viveros, Autor: A. Viveros Foto, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1934, Fecha de toma: ca. 1934, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

 

Titulo: “Pinturas de D. de Rivera. Palacio de Cortés, Cuernavaca, Mor. [sic]”, Fondo: Arnulfo Viveros, Autor: A. Viveros Foto, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1930, Fecha de toma: ca. 1930, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

Titulo: “Arcos de Gualupita [sic]”, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1934, Fecha de toma: ca. 1934, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

Titulo: Vida cotidiana en la “Calle de Guerrero”, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1934, Fecha de toma: ca. 1934, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

Titulo: Panorámica de Cuernavaca, Fondo: Arnulfo Viveros, Autor: A. Viveros Foto, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: ca. 1934, Fecha de toma: ca. 1934, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

Titulo: Trabajadores sobre el Puente Limón en la “Carretera México-Acapulco”, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Cuernavaca, Morelos, México, Fecha de asunto: 12-1936, Fecha de toma: 12-1936, Proceso: Negativo de película de nitrato.

 

Titulo: “Ingenio de Zacatepec”, Fondo: Arnulfo Viveros, Autor: A. Viveros Foto, Lugar de asunto: Zacatepec, Morelos, México, Fecha de asunto: 22-11-1937, Fecha de toma: 22-11-1937, Proceso: Negativo de película de seguridad.

 

Titulo: Trabajadores del “departamento mecánico [en el] Ingenio de Zacatepec”, Fondo: Arnulfo Viveros, Lugar de asunto: Zacatepec, Morelos, México, Fecha de asunto: 21-10-1937, Fecha de toma: 21-10-1937, Proceso: Negativo de película de seguridad.

Los jardines botánicos más fascinantes de México (FOTOS)
Mare Loustaunau
Aquellos espacios que tienen como objetivo preservar las más hermosas especies de la flora mexicana.

Entre sus parajes se desdoblan flores, fuentes, plantas medicinales y hasta vitrales…

Los jardines botánicos suelen ser instituciones capacitadas por organismos públicos o privados, cuyo principal objetivo es conservar y promover la diversidad vegetal. Los espacios que constituyen estos jardines destacan por exhibir plantas que hablan de lo importante que es la flora en toda región del mundo.

El nacimiento de la botánica data del Renacimiento, época en la cual se tomó como referencia los jardines de la Edad Media. Cabe mencionar, que en un inicio, éstos nacieron ex profeso para plantas medicinales y comestibles. Se cree que los primeros que persiguieron esta noción fueron construidos por los musulmanes en Al Andalus hacia el siglo XIII.

Pronto los jardines botánicos adoptarían nuevos objetivos, como la conservación de plantas exóticas y endémicas, y la protección de especies en peligro de extinción. De igual manera, estos lugares se dedican a la investigación, y los estudios que llevan a cabo fungen como referentes para la agricultura, la industria, la medicina y la ecología. Otro aspecto único de los jardines es su labor educativo, ya que recorrer uno se convierte en una clase interesante y hasta divertida, que permite a cualquiera adentrarse al mundo de la flora.

Es sabido que en el caso de México, se desdoblan por todos los estados especies maravillosas y hermosas. Hablar de la diversidad de nuestro país no es hacer referencia solamente a su gente, su arquitectura o su gastronomía, es también aludir a su suelo; el entorno natural que abraza cada región.

Conocer acerca de esta variedad, en parte, es gracias a los jardines botánicos, esos sitios con espacios dedicados a los árboles, las palmeras, las orquídeas y las cactáceas. Son lugares que cuentan también con invernaderos, herbarios e inclusive arte. Aquí un recorrido conciso de los más alucinantes de la República:

Jardín Botánico de Culiacán

Colección botánica, arte contemporáneo y arquitectura

jardines botanicos

Cosmovitral de Toluca

Plantas que viven dentro de un edifico Art Nouveau

jardines botanicos

Jardines de México en Jojutla 

Laberintos, esculturas italianas y un camino japonés

jardines de mexico

Parque Botánico Wirikuta 

Cactáceas que aluden a la cosmovisión huichol en Los Cabos.

a-galerias_aaportadas5_wirikuta

Jardín Botánico de Chapultepec

Entre agaves, suculentas y plantas medicinales

jardines botanicos

El mestizaje culinario en México
Bernardina de la Garza Arregui
La llegada de los españoles trajo consigo una serie de cambios que marcarían la gastronomía de  nuestro país para siempre.

La colonización de América provocó un gran intercambio de personas, ideologías y seres vivos. La convivencia entre indígenas, europeos, africanos y asiáticos en Nueva España, significó un constante ir y venir de ideas, palabras, objetos, creencias, conocimientos y técnicas, así como de comidas y costumbres. La cultura de todos los grupos fue modificada por este intercambio.

En el aspecto culinario encontramos una rica mezcla de culturas. El maíz por ejemplo se ha diseminado por todo el planeta y ahora es un cultivo esencial tanto en nuestro país como en el sur de África y en Asia por ejemplo. El chile también se usa para sazonar las comidas en India y China.

El chocolate es otro estimulante americano que se difundió rápidamente, aunque los europeos prefirieron comerlo con azúcar proveniente originalmente de Asia y no con chile, como lo hacían los mesoamericanos.

imagen 1

La papa, la yuca, los camotes, el aguacate, el chayote,  la chía y el frijol también fueron novedad en Europa y marcaron nuevas rutas a los hábitos alimenticios de allá.

En sentido contrario, el trigo, carnes, lácteos, arroz y la cebolla fueron las aportaciones españolas iniciales más significativas al mestizaje culinario. La carne de la mano con las cremas y quesos, dieron lugar a maravillosos platillos al sumarse con el maíz, chile y frijol. Pero los españoles también trajeron y aclimataron verduras y hortalizas como coles, chícharos, espinacas, rábanos, zanahorias, berenjenas, betabeles, pepinos, lechugas, alcachofas, perejil, cilantro, entre otros. Y frutas como melones, higos, naranjas, toronja, plátano, mango, coco y tamarindo provenientes de varios continentes.

Con la llegada de los españoles los indígenas se aficionaron a comer la carne de los borregos europeos en forma de barbacoa, una comida muy utilizada por ellos desde tiempos prehispánicos pero con carne de venado, guajolote, armadillos, conejo e iguana.

imagen 2

Así mismo, el arroz, originario de China, comenzó a cultivarse en diversas partes de América debido, en buena medida, a los esclavos africanos que habían aprendido a cultivarlo tiempo atrás en su continente gracias al contacto que tuvieron con los navegantes asiáticos.

La historia del azúcar es aún más compleja: la caña de azúcar fue domesticada originalmente en Oceanía, en la isla de Nueva Guinea y de ahí llegó a India y a Medio Oriente, donde se desarrolló el complejo proceso para convertirla en azúcar pura.

En el siglo XVI los navegantes europeos descubrieron que las costas de la América tropical eran idóneas para este cultivo.

Los españoles también introdujeron en nuestro país la cerveza y trajeron consigo la técnica para fabricarla a partir de cereales, pero el pueblo mexicano se mantuvo solamente pulquero por un gran periodo de tiempo.

imagen 3

Llegaron también especias de India como pimienta blanca y negra, canela, mostaza, azafrán, albahaca, anís, jengibre, romero, orégano, menta, entre otras. Se cree que las especias ayudaban a disimular los malos olores e incluso la descomposición de los alimentos. De África llegó el ajonjolí y los esclavos africanos aportaron a nuestra cultura diversas formas de cocinar los alimentos.

imagen 4

En definitiva, la colonización española trajo consigo un intercambio muy importante que dejó un mundo de sabores, en su aporte y la asimilación de los alimentos, que cambiaron para siempre la forma de cocinar tanto en España como en México.

Piezas prehispánicas mexicas para acercarse a la muerte
MXCity
Las prácticas funerarias nos dan un acercamiento a la vida pasada de los pueblos, sus costumbres, miedos y creencias.

Estas piezas son un reflejo del pensamiento y cultura de la antigüedad prehispánica.

En el libro Entierros prehispánicos y prácticas funerarias. La muerte en el sur de Veracruz de Xóchitl del Alba León Estrada, escribe “A través de las prácticas funerarias se puede tener un acercamiento a la vida pasada de los pueblos, sus costumbres, miedos y creencias que subsisten y permanecen en el orden social. Los sistemas de enterramientos prehispánicos en territorio mesoamericano posiblemente respondieron a la necesidad cosmogónica de representar tradiciones mágico-religiosas, aspectos que pueden ser percibidos en la disposición del material óseo, así como en la ofrenda asociada, elementos que nos son indispensables para el estudio sistemático del culto mortuorio.”

Con esto en cuenta, te dejamos estos personajes y algunas prácticas funerarias que nos dan un acercamiento a la vida pasada de los pueblos, sus costumbres, miedos y creencias, para conocer más de nuestras raíces.

Mictlantecutli

Foto Museo de Antropología

Este dios aparece con el cuerpo cubierto con huesos humanos y en el rostro una máscara en forma de cráneo. Contiene unos adornos de papel en forma de rosetas de las que salen conos, uno sobre la frente y otro en la nuca, también lleva una bandera blanca y doblada, el pantololli y una estola de papel blanco, llamada amaneapalli, lo cual es muy característicos de su atavío. Mictlantecuhtli lleva como orejera un hueso humano. Sus animales asociados son el murciélago, la araña, el búho, animal de mal agüero y cuyo canto nocturno se considera, todavía hoy, fatal para el que lo escucha. ​

 Sacerdote de la Muerte

De acuerdo con los especialistas, el tocado, y una especie de adorno (incompleto) que luce en la zona de sus genitales, permiten al individuo, asociarlo con el culto y ceremonial dedicado a los muertos -tal y como se advierte en algunos códices de tradición mixteca.

Urna funeraria

Foto Museo de Antropología

El culto funerario está presente en varias culturas mesoamericanas, donde también figuran relieves labrados en losas de piedra que representaban a individuos con deformidades en el cuerpo, conocidos como los danzantes. Los códices mixteco-zapotecas permiten conocer la vida y costumbres, muchos escritos en jeroglíficos y sobre piel de venado y fueron pintados con gran colorido. En la capital azteca de Tenochtitlán, habitaban artesanos zapotecas y mixtecas, cuyo desempeño era confeccionar joyería para los tlatoque o emperadores aztecas, entre ellos, el famoso Moctezuma.

Tzompantli

Se sabe que durante la conquista española varias cabezas de soldados europeos (incluso de caballos) llegaron a ser exhibidas en estos soportes como símbolo de que el pueblo del se había dado cuenta de que el extranjero no quería más que los tesoros de la “capital entre los lagos”. Quizá nunca sabremos con toda certeza el significado del tzompantli pero sin duda es una de las piezas prehispánicas que más nos acerca a la muerte.

Cihuateteotl

Cihuateteotl es una escultura que hace ofrenda a la señora de las mujeres guerreras que mueren en el parto. También se sabe que el Chichihuacuauhco era un espacio para los niños que no habían vivido una existencia entera, con una edad menor al primer año. En este lugar nacen árboles nodrizas, con senos maternos como frutos, de los que brota leche, aquí es en donde los pequeños esperaban volver a la tierra cuando se destruyera la raza que la habitaba.

Tlaltecuhtli

Foto Museo de Antropología

Conocido como señor o señora de la Tierra, en su advocación como la divinidad monstruosa que devora a todas las criaturas terrestres en el momento de su muerte, simbolismo del retorno primordial al seno materno. Fue en el 2006 cuando se descubrió el 2 de octubre de ese año, frente a las ruinas del Templo Mayor, en la esquina que conformaban las antiguas calles de Argentina y Guatemala, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Muy cerca de donde se encontró la Coyolxauhqui.