Comunidad
Los bellísimos pelícanos que ayudan al desarrollo de Chapala
MXCity
Atraídos por un suculento festín de pescado, los pelícanos borregones llegan cada año desde Canadá al lago de Chapala.

El pelícano borregón es considerada una de las aves más grandes de Norteamérica. Su envergadura puede medir entre metro y medio y hasta tres metros de largo.

Verlos volar cerca de la superficie del agua y aterrizar para buscar alimento se convierte en el espectáculo que todos buscan ver. El sonido de su aleteo llega hasta el pequeño puerto que ha sido construido en la orilla.

Estas aves son objeto de un festival anual que busca su conservación acompañado de actividades artísticas y culturales que atraen a miles de personas de Jalisco, Michoacán y de todo México.

 

 

De una u otra manera los pobladores saben que la presencia y conservación de los pelícanos es positivo para todos, y una manera de llevar prosperidad a las familias de esta diminuta localidad que forma parte del municipio de Cojumatlán de Régules, que en total suma unos 7 mil habitantes.

 

 

Durante el invierno y parte de la primavera, el poblado de Petatán alberga a cientos de pelícanos borregones, una especie que se ha vuelto parte del paisaje y que contribuye a la economía de este sitio a orillas del lago de Chapala, el más grande de México.

La mancha blanca en el agua se ve desde lo alto de la carretera. Las calmas aguas del lago son el lugar preferido para los pelícanos borregones que viajan miles de kilómetros desde Canadá para pasar el invierno en el templado ambiente de este pueblo ribereño.

 

 

Con poco menos de 500 habitantes, Petatán alberga el santuario de esta ave caracterizada por su plumaje blanco y abundante que les hace parecer borregos y que les dio el nombre con el que los conocen las personas.

Su presencia en este pueblo situado en los límites entre Michoacán y Jalisco, en el oeste de México, atrae a miles de turistas al año y contribuye a mejorar la economía de sus habitantes que se dedican mayormente a la pesca y a atender a los visitantes.

 

 

Luis Fernando Cervantes es pescador desde que era niño. En el agua, al pie de su casa levantada con madera y láminas, los pelícanos esperan pacientes. Todos los días los alimenta con los desechos del pez que antes su esposa y su mamá convirtieron en filetes para vender en Guadalajara, a unos 130 kilómetros de distancia.

Para él es una "alegría" que los borregones lleguen cada año al pueblo porque con ellos vienen también los foráneos. Los domingos el malecón hierve de turistas que se toman fotos, pasean en lancha y se acercan a darles de comer a las desconfiadas aves.

 

 

"Si los borregones ya no vinieran el rancho se pondría un poco triste porque son los que alegran, el fin de semana está lleno de gente y se pone bonito, está lleno de borregones y haz de cuenta que son del rancho, es la compañía de nosotros", señaló.

A cambio de una propina, Chícharo, como se conoce al hijo mayor de Cervantes, es uno de los niños que se acerca a venderles los esqueletos de pescado que su familia desecha para que los turistas alimenten a los pelícanos.

El vigilante del malecón les cobra 50 pesos (uno 2,6 dólares) para que puedan vender el alimento. El dinero que ganan es una ayuda para sus familias.

Y muchos de esos niños no acuden a la escuela o no lo hacen con regularidad, a veces por falta de maestros en las aulas.

En el malecón de apenas unos 100 metros de largo, sobresalen unos arcos y unas enormes letras con el nombre del pueblo. La mancha blanca que forma el grupo de aves se funde con el azul del cielo.

 

 

 

 

 

La Salinera más grande del mundo se encuentra en México (FOTOS)
MXCity
Estas fotos te harán ver el lado estético de la sal, ese ingrediente gastronómico de uso cotidiano para toda la comida.

 

Guerrero Negro es el lugar en donde se encuentra este espectáculo.

 

. . .

 

Tal vez no necesites otro pretexto para sentir orgullo por ser mexicano, pero, la fábrica de sal más grande del mundo es de México. Se llama Exportadora de Sal ("Salt Explorers Inc."), y está ubicada en la ciudad de Guerrero Negro, por cierto, es una preciosura.

Esta fábrica de sal se encuentra en Baja California Sur, y tiene una población de unas 14.000 personas. La ciudad se fundó en 1957 cuando un estadounidense, Daniel Keith Ludwig (1897 – 1992), construyó allí una fábrica de sal para abastecer la demanda de sal en el oeste de Estados Unidos.

 

 

Ludwig, nacido en South Haven, Michigan, fue un magnate naviero, empresario, propietario de hotel y multimillonario. Ppionero en la construcción de superpetroleros en Japón y fue el fundador de Exportadora de Sal en México.

La mina de sal se ubica alrededor de la laguna costera Ojo de Liebre para aprovechar su fuerte salinidad. La empresa de Ludwig creció hasta convertirse en la mayor mina de sal del mundo.

 

 

Con una producción de siete millones de toneladas de sal al año, esta empresa exporta a la cuenca del Pacífico, especialmente a Japón y Corea, y a Estados Unidos, Canadá, Taiwán y Nueva Zelanda.

La sal aquí no se extrae, sino que se extrae del agua del océano por evaporación. Los campos de sal cubren 33.000 hectáreas (acres), incluidas 28.000 ha de estanques de recolección y 3.000 ha de estanques de cristalización.

 

 

 

La gran superficie plana cercana a la costa, un antiguo suelo marino con clima seco; esta es una región desértica con muy pocas precipitaciones la alta radiación solar ¡evaporación solar directa!.

Los fuertes vientos regulares que soplan desde el Océano Pacífico es el resultado neto del clima es un alto índice de evaporación. Pero desde que se inició la explotación de la sal en los alrededores de la laguna costera, toda la zona ha sido declarada Reserva de la Biosfera El Vizcaíno por su importancia como hábitat de especies amenazadas y criadero de ballenas grises.

 

 

Antes de la década de 1950, la extracción de sal en esta zona era a pequeña escala y los métodos eran rudimentarios. Este exportadora de Sal ahora es propiedad conjunta del gobierno mexicano (51%) y la corporación japonesa Mitsubishi (49%).

Te dejamos con estas preciosas fotos de este lugar increíble en Baja California:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Salinera Guerrero Negro

Dónde: Se encuentra en la colindancia de las dos Baja Californias. Guerrero Negro está en el municipio de Mulegé, Baja California Sur.

 

Foto destacada México incógnito

México es el segundo país más feliz de Latinoamérica, según la ONU
MXCity
México sólo está por debajo de Costa Rica como el país más feliz de LATAM, según el Índice de Felicidad del Planeta.

Hoy más que nunca ¡Viva México! El gozo de vivir de los mexicanos.

 

. . .

México se ubicó en el segundo lugar a nivel Latinoamérica como el país más feliz de Latinoamérica, según el Índice de Felicidad del Planeta (Happy Planet Index por sus siglas inglés).

De entre 156 países, México ocupa el 23ª lugar a nivel global y el segundo en América Latina, siendo superado por Costa Rica, que ocupa el treceavo internacional del listado que emite el World Happiness Report como los resultados de su encuesta sobre la forma de vida de los habitantes del planeta.

 

 

La "felicidad" definida como un estado de ánimo, se mide con seis variables nivel de ingresos, libertad, confianza, esperanza de vida saludable, apoyo social y generosidad. Los resultados de encuesta muestran entonces el nivel de satisfacción espiritual y física de las personas tan solo como una generalidad, ya que la felicidad en sí misma, puede provenir de otros factores.

Dichos factores, en México, pueden considerarse su gran diversidad de climas -frío helado de Nogales hasta el calor tropical de Yucatán-, por ende, de paisajes y de una de las gastronomías más famosas y valiosas del mundo. Todos estos se suman para resultar en un gozo que solo los mexicanos entendemos y vivimos día a día. 

 

 

 

Pero la ingenuidad no existe en esta encuesta, ni en otros estudios al respecto, pues se sabe que no todo es risas y tardes placenteras; la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) publicó un estudio, que destaca que el promedio de felicidad de los mexicanos es de 8.53, en una escala del uno al 10.

La Encuesta Nacional sobre Satisfacción Subjetiva con la Vida y la Sociedad, también reveló que 82.3% de la población está netamente satisfecha contra 17.5%, que vive en insatisfacción.

 

 

Nadie deja de lado los crecientes sucesos de violencia -muertes, secuestros, asaltos- que causan inseguridad, ni la gran brecha económica entre ricos y pobres con evidentes niveles de pobreza extrema; características que se presentan en casi toda Latinoamérica, la diferencia radica en que los mexicanos enfrentamos los momentos más amargos con optimismo, alegría, pero sobre todo esperanza.

 

 

Otro factor importante para la felicidad nacional han sido las relaciones interpersonales, sobre todo con la familia -sea esta la clásica o no-, los fines de semana con la abuela, las fiestas de oficina, eventos como las fiestas patronales, las bodas, bautizos, o si quiera el pretexto de comer juntos por un partido de futbol o para comer pastel en un cumpleaños contribuyen enormemente a la satisfacción de vivir.

Sin importar de dónde provenga, esa sensación de gozo es de vital importancia en la vida de las personas en todo el mundo, razón por la que es celebrada el 20 de marzo en el Día Internacional de la Felicidad.

Tener esperanza y generar felicidad, son en resumen, los dos indicadores que hacen de México el segundo país en Latinoamérica en ser feliz.

Foto destacada My deal

Poza del Zacatón en Tamaulipas, el cenote más profundo del mundo
MXCity
Tamaulipas es la casa de este prodigioso cenote que ha sido estudiada por la NASA, al ser uno de los cenotes más imponentes del mundo.

Este cenote es una de las maravillas naturales de Tamaulipas.

 

. . .

 

Yucatán y Quintan Roo son los estados de México conocidos por los cenotes, podríamos pensar que no hay en ningún otro lado, pero de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) pero El Zacatón es el cenote más profundo en México y se ubica en el municipio de Aldama en Tamaulipas.

 

 

 

Para darnos una idea de la inmensa diferencia que hay entre los cenotes mayas y el Zacatón, los ubicados en el sur del país llegan atener entre 10 y 40 metros de profundidad, el tamaulipeco cuenta con un túnel natural que mide aproximadamente 300 metros de hondo, que forma parte de un sistema de cinco formaciones naturales conectadas por el subsuelo, El Zacatón, Poza Verde, El Caracol, Poza Azufrada y La Pilita.

 

 

El cenote se ubica exactamente en el rancho La Azufrosa, cuyo nombre indica las condiciones del agua que no es nada agradable, pues además de olor, no es nada cristalina y a los pocos metros de profundad hay una oscuridad absoluta; no obstante, es un lugar tan enigmático que muchos han intentado bucearlo, algunos han llegado hasta poco más de los 200 metros, hasta que la NASA llegó a explorarlo.

 

 

Una de las grandes misiones de la NASA será explorar Europa, el satélite de Júpiter, cuyas condiciones cavernosas y acuosas (debajo de una capa de hielo) se asemejan a las da la poza. Explorar el cenote permitió poner a prueba el robot diseñado para la misión y conocer más del misterioso fondo del Zacatón.

El submarino robótico llamado Deep Phreatic Thermal Explorer (DEPTHX), creado por la Carnegie Mellon University en su Centro de Robótica de Campo, es llamado Clementina por sus operadores y es el único en el mundo capaz de recorrer las profundidades oscuras sin perderse gracias a la combinación de sensores y software que le permiten trazar mapas.

 

 

Durante su inmersión Clementina logró registra la profundidad real del cenote, que es de 318 metros. También obtuvo un mapa 3D y tomo muestras de las aguas más profundas y su suelo, de donde se sabe ahora que hay 9 especies microbianas totalmente nuevas.

Un lugar enigmático que debes visitar si estas en el precioso estado de Tamaulipas.

 

 

Poza del Zacatón

Dónde: Zacatón, Tamaulipas en Rancho La Azufrada

Cuando: 365 días al año (sin servicio turístico)

Entrada libre

Foto destacada Visita Tamaulipas

 

Ópatas, uno de los pueblos originarios que está a punto de desaparecer
MXCity
Esta etnia cuenta con pocos hablantes y figurará para siempre como uno de los principales linajes de Aridoamérica.

Los Ópatas tuvieron el nombre de tegüis o tegüimas.

 

. . .

 

En las costumbres, gestos, apellidos, apodos y palabras sonorenses aún quedan rastros del pueblo ópata que llegó a la zona septentrional como nómada, cazador y recolector. Instalados en los hoy estados de Sonora y Arizona, la llamada Aridoamérica, denominación que se da a la amplia área ecológica y cultural que se extiende al norte de los límites de Mesoamérica. Los confines norteños de la región aridoamericana alcanzan la latitud del paralelo 42. Se trata de un área con escasa biodiversidad a causa de su aridez y especialidad.

Esta etnia de agricultores y riego, con diques y canales, alfareros, talladores de bateas, tejedores de cestas y sarapes, así como constructores de casas de adobe.

 

 

Ópata fue una especie de apodo que significó gente hostil, pero ellos mismos se nombraron de acuerdo con sus regiones los deve o eudeve, gente, los tehuima, gente del río y los jova, gente del agua.

Se estima que para el siglo XVII, los ópatas eran setenta mil, aunque disminuyeron a seis mil en el siglo XVIII a causa de las guerras con los pimas, los apaches y españoles, luego diezmados por las enfermedades, despojados de sus tierras durante el porfiriato y finalmente disueltos por efecto del mestizaje.

 

 

Cuando los españoles recién llegaron a estas tierras fueron los únicos en establecer nexos directos con los europeos, mismos que habrían considerado a estos indios como fieles cristianos y guerreros admirables, ya que provecharon importantes ventajas con los conquistadores para lograr autonomía y respeto a sus tradiciones culturales y políticas, bajo una estrategia militar poco usual en otras tribus indígenas. Algunos consideran que este fue el principio de su fin.

 

 

Pero este pueblo y su lengua no siempre fueron agredidos, Natal Lombardo, misionero jesuita italiano, publicó en 1702 "El arte de la lengua tegüina", más tarde, en 1752 orto jesuita pero alemán, Juan Bautista Nentvig, dejó testimonios sobre los ópatas en su "Rudo ensayo:

Tentativa de una prevencional descripción geográfica de la provincia de Sonora, sus términos y confines". También se sabe de una carta encontrada en el Archivo General de la Nación, con fecha del 27 de julio de 1836, que recibió Anastasio Bustamante de Juan Ysidro Bojórquez, gobernador "de la nación ópata en Sonora, por sí y como embiado de los treinta y seis pueblos de que se compone dicha nación".

 

 

Denunciaba que "los usurpadores de nuestras tierras todos son ermanos, parientes, compadres y amigos de los mandatarios, quiero decir, del gobierno de Sonora". Pedía al "supremo Jefe de la Nación Mejicana […] que se les buelban sus tierras".

Las exigencias no fueron contestadas favorablemente. El censo poblacional de 1990 registró a 12 personas que hablaban ópata, eran jóvenes de 25 años o más, de los cuales solo 3 eran mujeres. Ya para 2016, el documental "Ópatas. Una etnia casi extinta" -que se encuentra en YouTube-, muestra a ópatas que ya no conocen la lengua.

 

 

Actualmente, esta familia yuto-azteca del grupo taracahitiano, habita las montañas de Sonora y al noreste de Chihuahua. Autores como Georgina Rodríguez Palacios -"¡No somos extintos! Apuntes para un estudio sociológico sobre los pueblos de ópatas"- y asociaciones como Ópatas y Opata Tribes Research Project en los Estados Unidos, continúan promoviendo el reconocimiento de este púeblo y su lengua.

Foto destacada Opata Nation

x