Los impactantes abismos de la Sierra Gorda, declarada Reserva de la Biosfera
MXCity
La Sierra Gorda de Querétaro es una de las cadenas montañosas con más biodiversidad del país; además, hay cuevas, cascadas y barrancas.

Más allá de los extensos y frondosos bosques de la Sierra Gorda, lo que más impacta a los turistas son sus monumentales y misteriosos abismos.

 

. . .

 

No nos cansamos de decirlo: México es un país repleto de maravillas naturales. Desiertos, selvas, cenotes, bosques, volcanes y playas increíbles brotan por doquier. Sin embargo, uno de los atractivos geológicos más impresionantes son los múltiples abismos y cuevas de la Sierra Gorda de Querétaro. Esta cadena montañosa alberga algunas de las formaciones rocosas más majestuosas e inexplicables del país, contenidas en el Área Natural Protegida de la Sierra Gorda de Querétaro.

 

Fotografía: Milenio

 

sierra-gorda

Fotografía de: Carlos Lazcano

 

sierra-gorda

Fotografía de: Carlos Lazcano

 

Su denso bosque de niebla es uno de los últimos que quedan en México, y es hogar de flora y fauna única en el mundo. La historia de estos singulares abismos se remonta al Periodo Cretácico, hace más de 70 millones de años. En ese entonces todo ese territorio era fondo marino, el cual se plegó y fracturó múltiples veces, gracias a fuertísimos procesos tectónicos.

Muchos de estos lugares son accesibles, como los miradores, cascadas, ríos y barrancas; sin embargo, algunas están reservadas para los más audaces. De hecho, no se puede hacer turismo masivo por aquí, ya que podrían ocurrir accidentes fatales. Es absolutamente necesario estar versado en las artes del senderismo y del barranquismo, ya que los descensos a las profundidades pueden ser muy retadores.

 

Fotografía: viajandosinrumbofijo.wordpress.com

 

sierra-gorda

Fotografía de: Carlos Lazcano

 

El cañón del Río Escanela es un buen lugar para empezar. También se le conoce como La Angostura o el Puente de Dios. Este nombre se debe a que una cavidad localizada dentro del cañón sufrió erosión y numerosos colapsos, lo cual formó un puente natural de piedra. También está la barranca de El Infiernillo, con un paisaje agreste pero espectacular.

Hay muchas cuevas inexploradas, pero otras tantas se pueden visitar, como la Cueva de los Riscos o el Sotanito de Ahuacatlán, el cual tiene un tiro vertical de 288 metros. Sin embargo, la joya de la corona es el Sótano del Barro, también conocido como el Hoyo de las Guacamayas. En el corazón de la Sierra Gorda se encuentra un abismo formado hace 1.5 millones de años, habitado por una de las colonias más grandes de guacamayas de México.

 

sierra-gorda

Imagen de: scoopnest.com

 

sierra-gorda

Imagen de: scoopnest.com

 

La envergadura del Sótano es verdaderamente impresionante: mide 420 metros de largo por 200 de ancho, y su profundidad llega hasta los 455 metros. Está localizado en una de las zonas de protección más estricta de la Sierra Gorda, debido a su importante biodiversidad. De hecho, no se permite practicar escalada, tanto por el peligro que conlleva como por la necesidad de cuidar a las aves. Para llegar, suele hacerse a lomo de burro o mula, lo cual hace más fácil el penoso ascenso. Sin embargo, la travesía valdrá la pena: el abismo te dejará estupefacto.

 

 

 

 

 

Cómo llegar:

La distancia entre Ciudad de México a Pinal de Amoles es 297 kilómetros por carretera incluyendo 135 kilómetros en autopistas. Por carretera toma aproximadamente 3 horas y 44 minutos y pasa a través de San Juan del Rio, Gustavo A. Madero, Tlalnepantla, Coyotepec, Tepeji de Ocampo, Tequisquiapan y Ezequiel Montes.

Tomar la carretera a Bernal y, al llegar a la localidad de Peña Blanca, continuar en la carretera federal 120 (San Juan del Río a Xilitla). En la misma carretera pasarás Pinal de Amoles y llegarás a Jalpan de Serra.

 

 

Otro destino pa’ cuando vuelvas a viajar: Chignahuapan, pueblo mágico.

 

*Imagen destacada de: picale.com

El enigmático Francisco Goitia: vida, obra y un Museo en Zacatecas
MXCity
Francisco Goitia es uno de los grandes pintores del siglo XX que falleció en la miseria al aferrarse a sus creencias.

Foto destacada: Munal

Francisco Goitia, el pintor que reflejó el lado B de la Revolución Mexicana.

 

. . .

 

La historia de México está llena de grandes personalidades, pero personajes como Francisco Goitia hay pocos; personas que no encuentran réplica ni lugar por ser extraordinarios, y justo, Goitia fue uno de ellos. Un maestro de la pintura que documentó a la sociedad de su tiempo por medio de imágenes de terror, hambre y miseria, en medio de la cual pasaría los últimos años de su vida por elección propia.

Goitia es uno de los principales pintores del siglo XX al que se le recuerda por retratar la Revolución mexicana en su más cruenta versión, donde los héroes y los ideales pasan a segundo término cuando el pueblo está hambriento, de luto por sus personas que nunca regresan de la batalla y por el asolamiento de los batallones que tomaban pequeñas poblaciones de cuartel; en pocas palabras, fue el primero en hacer un retrato desde una visión poco romantizada y más cercana a la visión "ajena" a la revolución.

 

La enigmática vida de Francisco Goitia

 

 

Fuente: @waylonwraith

 

Por haber tomado votos, Francisco Goitia vivió cuarenta años en una pequeña choza que él mismo construyó en Xochimilco, lugar que el 26 de marzo de 1960 se convirtió en su última morada. Goitia fue conocido como un artista excéntrico para los habitantes de la tierra del ajolote, pero también fue un miembro querido de su comunidad, un hombre generoso que entre muchas obras cedió cuatro mil metros de su terreno para la construcción de una escuela.

Pero antes de descansar sus ojos, Goitia tuvo una vida muy interesante que fue retratada en una película creada mucho antes de que se pusieran de moda las docuseries. El pintor nació el 4 de octubre de 1882 en Fresnillo, Zacatecas, creció en un ambiente rural en el que desarrolló interés en las artes, deseo de vida que se concretó cuando a sus 16 años ingresó a la Academia de San Carlos donde su genio fue descubierto, reconocido y apoyado.

 

Fuente: @ embajadacultural_snte51

 

Gracias al apoyo de su padre y con ayuda del gobierno mexicano que en ese tiempo estaba encabezado por Porfirio Díaz, en 1904 se instaló en Barcelona para estudiar artes, también tuvo oportunidad de ser becado en Italia para estudiar con los grandes de la escultura, desafortunadamente con el inicio de la Revolución en México perdió todo soporte económico, para colmo de males cayó enfermo.

Sin mucho dinero fue a resguardar con unos frailes franciscanos, este fue un momento decisivo que cambiaría su futuro y dictaría su final pues adoptó el estilo de vida de los religiosos, fue ahí donde tomó los votos de pobreza, una vez que estuvo mejor de salud, regresó; aquel culto joven artista regresó a su tierra a integrarse a las tropas de Villa bajo el ala del general Felipe Ángeles quien le encomendó la documentación gráfica y escrita de la guerra civil.

 

Francisco Goitia, el artista

 

Fuente: @janeaestrada

 

Aquella infancia rural que guardaba con cariño en su memoria, el contacto que tuvo con la población durante la revolución y el estudio de los pueblos originarios que le permitió su trabajo como dibujante en el Instituto de Antropología durante los años veinte, dieron como resultado aquella interesante y expresiva obra de Francisco Goitia, que por cierto se expuso en Estados Unidos.

El también maestro de artes en primarias y universidades trabajó en el proyecto arqueológico de Manuel Gamio durante el cual, el zacatecano refrendo su pasión por los pueblos originarios.

 

Fuente: @pedroreyesm

 

En 1925, el maestro zacatecano se fue a estudiar la cultura oaxaqueña, dando rienda suelta a su creatividad, no así a su personalidad pues ya en esos días se le conocía como un hombre solitario, retraído, como aquel que puede notarse en sus pinturas que batalla entre arte y fe religiosa para confrontar las dificultades de la vida o hacer de las suyas, con esas historias sin sentido aparente, que ya desde hace años empezaban a darle fama.

Se cuenta que estando en un pueblo italiano se obsesionó con la luna, a la que queriendo conocer mejor para retratarla la visitaba durante las noches y la madrugada vagando por las calles del pueblo, una verdadera excentricidad (por lo menos en esos días) que daría señal de otras tantas en el futuro, mismas que nunca superaron la fama que tuvo como maestro de la pintura.

 

Museo Francisco Goitia

 

Fuente: @iceddgo

 

Aunque Francisco Goitia no regresó a Zacatecas, fue allí donde el 8 de septiembre de 1978 se inauguró el Museo Francisco Goitia, un espacio dedicado al arte contemporáneo, incluso, de los primeros museos en ser abiertos en aquella tierra que vio nacer al artista. El edifico que fue acondicionado con la finalidad de dar lugar a los artistas zacatecanos, fue construido en 1948 para funcionar como residencia oficial de los gobernadores, oficinas públicas y Casa del Pueblo.

Además de albergar la obra de Goitia, también se encuentra la obra de Julio Ruelas, Pedro Coronel, José Kuri Breña, Manuel Felguérez y Rafael Coronel; quienes dan nombre a las 6 salas del recinto donde se aprende sobre los artistas pero también del color en las culturas prehispánicas, el abstraccionismo, el nuevo lenguaje visual, de la investigación al geometrismo abstracto, la plástica, los personajes imaginarios y la expresión escultórica de las formas femeninas.

 

Fuente: @ gabrielgalvani16

 

Goitia también es conocido como el franciscano pintor, fue un hombre divino y por eso la película que nos cuenta su vida se titula Goitia, un dios para sí mismo porque él no quería que le admiraran, no buscaba reconocimiento, fama y riqueza; fue un maestro de humildad y pasión, hábil cronista de nuestros pueblos antes, durante y después de la Revolución; nuestro corresponsal de la historia a quien se le recuerda con cariño y se le conoce a través de su obra.

 

 

Museo Francisco Goitia

¿Dónde? Enrique Estrada #102, Col. Sierra de Álica.

¿Cuándo? Martes a domingos de 11a 17 hrs.

¿Cuánto? $30

10 sitios de Hidalgo llenos de encanto, pero poco visitados
MXCity
Hidalgo cuenta con sitios poco visitados pero desbordados de historia, colorido, una gran gastronomía y mucho ecoturismo.

Foto destacada: Radio fórmula

Visitar estos pueblos hidalguenses es un recorrido fascinante y lleno de diversión.

 

. . .

 

El Estado Libre y Soberano de Hidalgo, es un nombre en honor al líder y cura revolucionario Miguel Hidalgo, ya que este sitio ha sido ferozmente independiente y uno de los sitios en donde la Revolución Mexicana duró más que en cualquier otro lugar. Hoy en día, Hidalgo depende de extensos depósitos de plata, oro y minerales y en la Huasteca hay una región fértil de tierras bajas que cubre la parte norte del estado, como caña de azúcar, maíz, avena, cebada, trigo, frijoles, chiles, café y frutas.

Pachuca de Soto es una ciudad de Hidalgo, que se destaca por ser una de las más atractivas oscilando entre el orgullo por su pasado y el dinamismo de su presente. La riqueza minera que ha distinguido su historia se manifiesta en la parte antigua de la ciudad, mientras que su gran desarrollo moderno caracteriza las nuevas zonas urbanas. Pero también hay algunos sitios de Hidalgo que son poco menos conocidos y que también están llenos de historia, colorido gastronomía y ecoturismo.

 

Metztitlán

 

 

Hace 30 mil años hubo un derrumbe de montañas provocando la creación de un lago que ahora se le conoce como laguna Metztitlán. El municipio tiene múltiples festejos como la Feria Patronal 4 de julio, el carnaval y el Día del Agricultor, que son el pretexto perfecto para visitar el lugar todo el año. El tejido de vara de sauce es una de las artesanías más conocidas en la zona.

Dato: visita San Juan Tlatepexi en donde hay hermosas caídas de agua.

 

 

Cardonal

 

 

De Ixmiquilpan a Cardonal se llega a las Grutas de Tolantongo en donde puedes disfrutar de más de 40 pozas de agua termal en medio de la naturaleza. Además, en el Cardonal hay buena arquitectura, gastronomía, naturaleza, pinturas rupestres, y poca gente. La Parroquia de la Purísima Concepción, es un templo agustino que fue construido en el siglo XVI, aún cuenta con retablos barrocos considerados de los más bellos de México.

 

 

Zempoala

 

 

Zempoala es uno de los municipios gastronómicos de Hidalgo; recién designado como Pueblo Mágico en donde podrás encontrar el ximbote: una penca madura con relleno de carne de pollo, cerdo o carnero, además de la verdura. Los pobladores también tienen entre su gastronomía la barbacoa y el pan en horno de leña de pirul; y en bebidas este municipio pertenece a la Altiplanicie pulquera por lo que el pulque y los curados son tradición. Además, puedes visitar el lago y los arcos?

 

 

Huichapan

 

 

Huichapan es un lugar fascinante, casi casi de historia de cuento, pero es poco visitado y explorado. Y la gente que habita este lugar lo desea mantener así, ya que es muy fácil enamorarse de sus calles empedradas, las casonas virreinales y las artesanías de cantera, y los locales desean mantener el sitio poco poblado. Es considerada una de las poblaciones más bellas del centro del país. De entre todas las construcciones sobresalen La Parroquia de San Mateo Apóstol y su imponente cruz con detalles de la pasión de Cristo. También se puede visitar la Virgen del Apocalipsis en la Capilla de la Tercera Orden o simplemente tomar un helado mientras se camina por su jardín central.

Como dato: no te vayas sin visitar “El Saucillo”.

 

 

Huasca de Ocampo

 

 

La Huasca cuenta con construcciones antiguas como la Hacienda de Santa María Regla, la de San Juan Hueyapan y la Ex Hacienda de San Miguel Regla. En sus terrenos se procesaban los materiales extraídos de las minas y se sembraban los alimentos que consumía la población.

En este sitio se encuentran los Prismas Basálticos, unas impresionantes formaciones rocosas creadas con lava petrificada; los prismas son considerados una de las trece maravillas naturales de México de acuerdo al Consejo de Promoción turística del país. Dentro del parque existen una cascada, albercas, asadores, restaurantes y mucho espacio al aire libre para retozar todo el día.

 

 

Peña del cuervo

 

 

La Peña del Cuervo es uno de sus sitios más visitados del parque, se cree que su mirador es un centro estratégico para recargar energías y buena vibra, quienes lo visitan aseguran escuchar un misterioso eco proveniente de las montañas. Es un sitio para el ciclismo de montaña el senderismo y por supuesto el mirador.

A dos kilómetros puedes encontrar el Río el Milagro y la Presa El Cedral en donde podrás darte un chapuzón. Existen restaurantes especializados en preparar pescado y muy cerca se encuentra Mineral del Chico, uno de los pueblos más costumbristas de Hidalgo y un sitio hermoso.

 

 

El Chapitel

 

 

Aquí se dio el primer grito de independencia en 1812, además de que hay un museo con la réplica exacta de la campana con la que el cura Miguel Hidalgo y Costilla dio las primeras campanadas. Además, hay esculturas del periodo prehispánico y en Yahualica fue encontrado el “Falo de Yahualica” una escultura que es asociada con el culto del Phallus, mide 156 centímetros de alto por 30 centímetros de ancho.

También se encuentran los Atlantes de Tula, el Chac Mool, escultura tolteca de gran importancia y durante el Virreinato de Nueva España sobresalen los trabajos de altorrelieve y bajorrelieve utilizados en la fachada de las iglesias y conventos, sobresalen los de Metztitlán, Epazoyucan, Ixmiquilpan, Atotonilco el Grande y Actopan.  Una ciudad pequeña con mucha historia.

 

 

Acaxochitlán

 

 

Este pueblo emana tranquilidad, cultura e historia. Hay diversas celebraciones de fiestas populares, ceremonias rituales para el pedimento de la lluvia que hacen los xochimapales (que consiste en una vara de rama con tres ramificaciones, en uno de sus extremos se decora con totomoxtles) que representan la unión de lo divino con lo humano y se utiliza en las fiestas de Acaxochitlán, como bautizos, quince años, bodas y celebraciones religiosas.

También se baila la danza de los arcos en sus calles limpias. Muy cerca se encuentra la presa Tejotal y no puedes irte sin visitar el bosque de pinos y encinos que llenarán tus pulmones de aire limpio y renovador.

 

 

Agua Blanca de Iturbide

 

 

Aquí puedes visitar El fortín, una construcción con una historia que se remonta a la época de la invasión francesa entre 1862 y 1867; la cascada de las golondrinas con una imponente caída de agua de casi 150 metros y está a menos de dos horas de la Ciudad de México. Se considera uno de los municipios más bellos del estado de Hidalgo por su naturaleza, clima y construcciones. Puedes ir a las ruinas de un templo monumental en ruinas construido por franciscanos.

 

 

Omitlán de Juárez

 

 

En Omitlán se encuentran la Cascada la Bandola, una de las más bellas de todo el Estado ya que se encuentra en medio del bosque y tiene una caída de más de 30 metros. Puedes visitarla en temporada de lluvias, además aquí se puede hacer camping, senderismo y bici de montaña.

Muy cerca de Omitlán de Juárez se encuentra la Peña del Zumate, otro de los sitios que enamoran a los aventureros ya que se puede hacer rappel, escalada en las peñas enormes y con excelente vista desde el mirador que te dejará una sensación de vértigo.

La leyenda de la mina encantada de Sonora: la famosa Tarasca
MXCity
En el Estado de Sonora, la leyenda de la Tarasca habla de una mina repleta de oro que ha sido buscada por muchos exploradores.

Foto destacada: Diálogo Chino

La Tarasca es la leyenda de una de la tantas minas que hay en Sonora.

 

. . .

 

La Tarasca es una región de Provenza-Alpes-Costa Azul, Francia y es una criatura mitológica con forma de serpiente monstruosa. Pero también está relacionada con la Ciudad de Granada, al Sur de España, en donde se lleva a cabo la fiesta del Corpus Christi en donde sale a procesión La Tarasca acompañada de cabezudos y gigantes.

Se trata de una procesión en la que el Dragón soporta un maniquí vestido por un diseñador de moda marcando tendencia de la ropa que se lleva ese verano. Desde el 25 de noviembre de 2005, las fiestas de La Tarasca en Tarascón fueron proclamados por la Unesco como parte del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad y fueron inscritas en 2008 dentro del conjunto Gigantes y dragones procesionales de Bélgica y Francia.

 

 

 Leyenda de la Tarasca

 

Expreso

 

La leyenda dice que esta criatura habitaba en Tarascón, Provenza, y devastaba el territorio. Se describe como una especie de dragón con seis cortas patas parecidas a las de un oso, un torso similar al de un buey con un caparazón de tortuga a su espalda y una escamosa cola que terminaba en el aguijón de un escorpión. Su cabeza era descrita como la de un león con orejas de caballo y una desagradable expresión.

El Rey de Tarascón había atacado sin éxito a La Tarasca con todas sus filas y su arsenal, pero Santa Marta encantó a la bestia con sus plegarias, y volvió a la ciudad con la bestia así domada.

 

 

Expreso

 

Los habitantes aterrorizados atacaron a la criatura al caer la noche, que murió allí mismo sin ofrecer resistencia. Entonces Santa Marta predicó un sermón a la gente y convirtió a muchos de ellos al cristianismo. Arrepentidos de dar muerte al domado monstruo, los habitantes cambiaron el nombre del pueblo

 

Y así fue que llegó al norte de México

 

 

En Sonora tiene se esconde esta historia y "La Tarasca", en donde se dice que existía una mina llena de oro.  Se cree que alrededor de 1580, un grupo de soldados españoles, en su afán expedicionario por el noroeste del país, llegaron a Cócorit, lo que hoy es Sonora.

Estos soldados se enfrascaron en una batalla con un grupo de indios yaquis, conocidos por ser grandes guerreros, sufriendo la derrota. Los invasores hispanos emprendieron la huida en desbandada, pero solo un par de soldados, que eran hermanos, se desprendieron del grupo tomando rumbo hacia la Sierra La Palma, al norte de Guaymas.

 

 

@miningenieríaeducación

 

En su afán de evitar encontrarse con más indios de la región, ahora seris, que hacían sus correrías por los valles, siguieron su camino por entre las serranías, hasta toparse con un campamento de indios pimas. Los pimas son reconocidos por ser una tribu menos agresiva que las otras tribus.

Los indios los aceptaron con las reservas del caso, pero los españoles se ganaron su confianza con el tiempo. Asimismo, los instruyeron en las artes de la metalurgia, hasta entonces desconocidas por los indios.

 

Minería en Línea 

 

Así fue que los pimas trabajaban una mina llamada "La Pima". Los españoles haciendo uso de sus conocimientos sobre minería, descubrieron que más hacia el sur, se encontraba otra veta mucho mejor: "donde en cantidades inmensas, a flor de tierra, estaba el oro y la plata en estado virgen".

Los españoles habían descubierto la mina más rica hasta entonces conocida, a la que bautizaron como "La Tarasca". De igual manera, abandonaron el lugar, cargados con una gran cantidad de metal y prosiguieron su rumbo hacia el noroeste. Rumbo al mar. En busca de sus compañeros de expedición.

 

Minería en Línea 

 

Pero no lo lograron y uno de ellos murió de una mordedura de víbora de cascabel y el otro fue muerto en un ataque de los indios seris. Desde entonces se dice que si alguien logra dar con "La Tarasca" se quedará con todo el oro… Pero algunos otros comentan que las riquezas se extienden desde el mar, hasta llegar al norte o que nunca llega.

 De acuerdo con el historiador José I. Velazco, desde 1850 se habla de una leyenda donde se menciona que entre Guaymas y Hermosillo, en la sierra de La Palma "se habla de una mina de la que se dice ser muy rica en oro y que se llama Tarasca". En el libro La maravillosa Tarasca y el prodigioso tesoro de Tayopa, del escritor Alfonso López Riesgo se describe su trayecto para encontrar La Pima, la mina indio yaqui, pero más allá, al salir del cañón está La Tarasca.

 

 

Existen varias reseñas de cómo llegar a la mina llena de oro, una mina maravillosa, llana de crónicas que describen las riquezas. Pero solo quedan algunos rastros de su oro. Se continúa diciendo que los españoles estaban explorando la zona cuando descubrieron La Tarasca? pero no se sabe nada con certeza.

Colibríes: leyendas, simbolismos y toda la mística del ave mensajera
MXCity
Leyendas mayas y aztecas llenas de ternura del colibrí, que nos recuerdan ponerle magia y un sentido alegórico a nuestra vida.

Foto destacada: owlcation

Curiosidades de estas aves pequeñas que beben el néctar de las flores.

 

. . .

 

Los colibríes son animalitos curiosos y difíciles de admirar por la velocidad a la que vuelan, misma que los convierte en las aves más rápidas del planeta. Esta característica la comparten todas las especies de colibrís que existen en el planeta. Estas tornasoladas aves, las que son endémicas de América, son de los polinizadores favoritos de la gente.

El vertebrado más pequeño del mundo no puede caminar, pero vuela en todas direcciones, incluso para atrás, construye pequeños nidos del tamaño de una nuez y protagoniza las más dulces leyendas mesoamericanas.

Aquí te dejamos con algunas leyendas y simbolismos de estos animalillos.

 

Simbolismo maya

 

Devianart / Ilhuicamina

 

Los mayas creían que la primera boda realizada en la Tierra fue entre dos colibríes. También creían que los colibríes fueron creados por el Gran Dios usando las piezas sobrantes de todas las demás aves que había creado. Debido a su pequeño tamaño, el Gran Dios les dio una increíble habilidad de vuelo que les permitió flotar, volar hacia atrás y boca abajo.

 

La leyenda maya de los colibríes

 

Fuente: @brandigrahl

 

La antigua selva maya cuenta que cuando las deidades se reunieron a crear todo lo que existe fueron designando una tarea a cada una de las criaturas, piedras y plantas; estaban terminando tan ardua labor cuando notaron que un trabajo importantísimo no había sido asignado: llevar los deseos y pensamientos de un lugar a otro, de una a otra criatura, de corazón a corazón.

Habiéndose quedado sin barro y sin maíz, tomaron una piedra de jade para crear al animalito que se encargaría de tan importante labor, tallaron la piedra hasta dejarla en forma de una pequeña y fina flecha; soplando en ella el viento de la vida al instante salió disparad la flecha dando destellos verdes por todos lados, x-ts?unu?um o colibrí, fue creado.

Desde entonces el colibrí revolotea por los jardines llevando mensajes de mucha importancia, incluso se cree que son ellos los que traen mensajes del submundo a nuestros oídos, despedidas pendientes, confesiones que quedan resguardadas y que nos son enviadas gracias a estos mensajeros tan especiales.

 

Simbolismo de los aztecas

 

@ExtraCreditz

 

El dios patrón de los aztecas se llamaba Hitzilopochti, que significa “El colibrí de la izquierda”. También era el Dios del Sol y la Guerra y podía identificarse por el brazalete de plumas de colibrí que llevaba alrededor de su muñeca izquierda. Los aztecas creían que el colibrí era un símbolo de renacimiento y que si morían en la batalla se reencarnarían como uno de los pájaros diminutos.

 

Huitzilopochtli, el colibrí del sur

 

Fuente: @naturescanner

 

Una terrible deshonra llevó a la Coyolxauhqui planear la muerte de su madre, la Coatlicue, quien un día se presentó con el vientre voluminoso dando como razón que el suceso se debía a las plumas azules que habían caído en su regazo unas horas antes en el templo de Coatepec.  Para cuando el milagro sucedió la Coyolxauhqui ya estaba elucubrando con sus hermanos los Centzonhuitznahua, la muerte de su madre.

Pero Huitzilopochtli protegía a su madre desde el vientre, la apaciguaba mientras el se iba armando para actuar de inmediato. Y así fue, a penas nació el pequeño que sería el dios de la guerra, ya portaba a armadura, un escudo de águila, una sandalia y tocados con pluma de colibrí, una xiuhcoatl, y la serpiente de fuego, listo para cualquier guerra.

 

Fuente: @ pebeltart

x