Gastronomía
Antojitos mexicanos, una maravillosa herencia prehispánica
MXCity
Los antojitos mexicanos son tan esenciales para la identidad del país como sus zonas arqueológicas; de hecho, ambos tienen su origen en Mesoamérica.
antojitos-mexicanos

Nuestra vida cotidiana sería muy sombría sin los deliciosos platillos nacionales; comerse unas garnachas o unos tamales nos alegra el día. ¿Sabías que los antojitos mexicanos existen desde hace siglos?

 

Después de una larga jornada de trabajo o de una cruda poderosa, el cuerpo pide comida. Pero no cualquier comida: unos platillos bien específicos, de esos que van directo al corazón y reconfortan el alma. Hablamos, claramente, de los antojitos mexicanos, ese término tan amplio que abarca un sinnúmero de delicias diferentes, que se comen desde Chiapas hasta Baja California. A donde sea que vayas dentro de la República, te encontrarás puestos de antojitos mexicanos que siempre te harán sentir como en casa.

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: gourmetdemexico.com.mx

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

Sin embargo, todos ellos tienen un origen común: el México prehispánico. La cocina tradicional mexicana no es solamente una escuela gastronómica hecha y derecha, sino que “es un modelo cultural completo que comprende actividades agrarias, prácticas rituales, conocimientos prácticos antiguos, técnicas culinarias, costumbres y modos de comportamiento comunitarios ancestrales”, como dice la UNESCO, organización que declaró a la comida mexicana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Como esta explicación tan atinada lo dice, el pasado de los antojitos mexicanos está arraigado en Mesoamérica. Tanto en ese entonces como hoy en día, el maíz era y es la base de todo. Como dicen por ahí: “sin maíz, no hay país”. No por nada es que, en los mitos prehispánicos de la creación, el hombre estaba hecho, precisamente, de maíz.  Además, en México hay hasta 59 especies endémicas de maíz, las cuales eran ampliamente utilizadas hace siglos, para hacer tortillas, gorditas, tlacoyos, itacates, tamales, atoles, sopes, chalupas, enchiladas, chilaquiles y miles de manjares más.

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Pinterest

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

Aquí un fragmento de la Historia General de las Cosas de la Nueva España, de Fray Bernardino de Sahagún: “Comían también otras tortillas que llamaban quahtlaquelli; muy blancas y gruesas y grandes y ásperas; algunas tortillas eran blancas y otras pardillas, de muy buen comer, que llamaban tlaxclapocholli; también comían unos panecillos redondos, sino largos, que llamaban tlaxcallnimilli; son rollizos y blancos de largor de un palmo o un poco menos. Otra manera de tortillas corrían, que llamaban tlacepoalli ilaxcalli, que eran ahojaldradas, eran de delicado comer.”

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Pinterest

 

antojitos-mexicanos

Imagen de: Wikimedia Commons

 

Así que ya sabes: la próxima vez que te detengas a comer en un puesto del mercado de un pueblo, o cuando le compres tamales al señor del carrito, piensa en los siglos de historia, técnica y sabiduría que están contenidos en el alimento que ha nutrido a nuestro país desde tiempos inmemoriales: los antojitos mexicanos.

 

Amplía tu acervo gastronómico con nuestra lista de los chiles más picantes de México.

*Imagen destacada de: Kiwilimón

La leyenda del maguey, el regalo de los dioses
MXCity
El maguey es una de las plantas más importantes en la cosmogonía de los pueblos indígenas del centro del país y, como tal, tiene su propia historia.
maguey

El maravilloso pulque, la bebida de dioses y sacerdotes, viene del maguey, del cual se cuentan muchas leyendas que explican su origen divino y sus propiedades mágicas.

 

La comsovisión de los pueblos indígenas de México es de las más variadas del mundo, repleta de simbolismos, metáforas, alusiones al mundo natural y rituales intrincados. Hace siglos, el humano no era un actor solitario que disponía del medio natural a su discreción, sino que convivía en un escenario con múltiples actores, con los cuales se relacionaba de diferentes maneras. El medio natural no era simplemente un objeto para explotar y obtener recursos de él, sino que era un entramado de conexiones e intercambios profundos, siempre regidos por el respeto.

 

maguey

Imagen de: mexicampo.com.mx

 

Tanto los astros como las plantas y animales jugaban papeles sumamente importantes. Uno de los más significativos, debido a su presencia en el mundo cotidiano y ritual, era el maguey. Del maguey se extraía el aguamiel, dulce néctar divino, el cual eventualmente se fermentaba en pulque, metl, el cual se consideraba como la bebida de los dioses. Por ello, su consumo estaba reservado a sacerdotes, guerreros y ancianos.

Además, como muchos otros elementos naturales, el maguey se asociaba a una diosa: Mayahuel. Mayahuel se representaba, entre los nahuas, como una mujer joven que surge de una floreciente planta de maguey, y que en ocasiones llevaba copas de pulque en las manos. También se le asociaba con la fecundidad y fertilidad. En la Histoire du Mexique (Historia de México) se explica el origen divino del maguey y del pulque, como una bebida que traía alegría a los hombres. Aquí el texto íntegro:

 

maguey

Imagen de: foodandtravel.mx

 

“…los dioses dijeron entre sí: “He aquí que el hombre estará aína triste si no le hacemos nosotros algo para regocijarle y a fin de que tome gusto en vivir en la tierra y nos alabe y cante y dance”. Lo que oído por el dios Ehécatl, dios del aire, en su corazón pensaba dónde podría encontrar un licor para entregar al hombre para hacerle alegrarse. Pensando en lo cual, le vino a la memoria la diosa virgen llamada Mayáhuel, y se fue enseguida a donde estaban ellas, a las que encontró dormidas. Y despertó a la virgen y le dijo, a la cual guardaba una diosa su abuela llamada Cicímitl [Tzitzímitl]: “Te vengo a buscar para llevarte al mundo”. En lo que ella convino enseguida, y así descendieron ambos, llevándola él sobre sus espaldas.

 

maguey

Imagen de: Arqueología Mexicana

 

Y tan pronto como llegaron a la tierra se mudaron ambos en un árbol que tiene dos ramas, la una se llama quetzalhuéxotl, que era la de Ehécatl, y la otra xochicuáhuitl, que era la de la virgen. Mientras, su abuela dormía. Cuando hubo despertado y no encontró a su nieta, apellidó en seguida a otras diosas que se llaman cicimime [tzitzimime]. Y descendieron todas a la tierra a buscar a Ehécatl, y a esta razón las ramas se desgajaron las dos, la una de la otra. Y la de la virgen fue reconocida por la diosa vieja, la cual la tomó y, rompiéndola, entregó a cada una de las otras diosas un trozo, y lo comieron.

Pero la rama de Ehécatl no la rompieron, sino la dejaron allí. La que tan luego como las diosas subieron al cielo, se retornó a su primera forma de Ehécatl, el cual reunió los huesos de la virgen, los enterró y de ahí salió un árbol que ellos llaman metl, del cual hacen los indios el vino que beben y [con] que se embriagan.”

 

Complementa la historia del maguey y del pulque con el origen ancestral del aguamiel.

*Imagen destacada de: Mezcologia

Sandwich Lab; los diseños de emparedados más adorables de la CDMX
MXCity
¿Ya conoces Sandwich Lab? Ven a echarte un emparedado de ojo con estos increíbles y deliciosos diseños; simplemente son adorables.

Pese a que el proyecto es relativamente nuevo, Sandwich Lab ya cuenta con una gran cantidad de clientes y admiradores.

 

Sandwich Lab nace de un pasatiempo curioso. El proyecto surge cuando Mariana Camarena, después de un viaje por Japón, decidiera compartir en su cuenta de Instagram fotos de sándwiches que se preparaba para el desayuno. Desde un inicio, sus diseños mostraban una gran creatividad, y fue tal la acogida de sus diseños, que muchos de sus seguidores hicieron ofertas de compra.

“Originalmente eran mi desayuno nada más. Mi momento de alegría y despeje. Aún los sigo desayunando, pero con la diferencia de que ahora los preparo también bajo pedido.”

 

sandwich-lab

Imagen de: Sadwich Lab MX.

 

La fusión que Mariana logró entre su carrera como diseñadora y su amor por los sándwiches es adorablemente deliciosa. Además, es admirable todo el esfuerzo que hay detrás del proyecto. No solo es la creación del diseño, sino el trabajo que implica. Mariana explica que:

“Mucho antes de preparar como tal, investigo, busco referencias, hago bocetos y muchísimas cosas dentro de la planeación antes de siquiera entrar a la cocina”.

 

sandwich-lab

Imagen de: Sandwich Lab MX.

 

También cabe señalar que es la encargada de todo, desde la preparación y las compras, hasta la logística de envíos y la publicidad en redes. Sandwich Lab divide los diseños en dos tipos: los diseños de la casa, como el modelo de abejita, corazón y oso; por otro lado, diseños personalizados, que pueden ser los que ya están en galería o cualquier personaje que se te ocurra. Como su nombre lo indica, el laboratorio de emparedados es eso, un lugar donde no hay límite para la creatividad. La experimentación con las formas, colores y sabores da un resultado apropiado para cualquier paladar.

 

sandwich-lab

Imagen de: Sandwich Lab MX.

 

sandwich-lab

Imagen de: Sandwich Lab MX.

 

En el menú cuentan con tres opciones para sándwiches salados y uno dulce: tocino crujiente (con jitomate y lechuga), salchicha asada (con queso chihuahua, jitomate y lechuga), pechuga de pavo (mantequilla, jitomate y lechuga) y Nutella (relleno de fresa fresca). Para hacer tu pedido solo debes contactarte por las redes sociales de SándwichLab: Facebook o Instagram. Los pedidos son con una semana de anticipación y para las entregas puedes pasar a recoger tu pedido o puedes pagar el gasto de envío.

 

sandwich-lab

Imagen de: Sandwich Lab MX.

 

Te puede interesar: Las diminutas y deliciosas conchas Tomasa.

*Imagen destacada de: Sandwich Lab MX.

El mezcal es declarado el licor más perfecto del mundo
MXCity
Una de las denominaciones de origen más famosas y exquisitas del país es considerado el licor perfecto para el ser humano: se trata del mezcal.

El mezcal es una de las tantas maravillas 100% mexicanas y, como muchos de los productos nacionales, es reconocido en todo el mundo por su gran calidad.

 

La gastronomía mexicana siempre da mucho de qué hablar. Es tan variada y tan rica, que incluso se hacen estudios profundos para conocer las técnicas tradicionales de cocina, las cuales son una herencia de hace siglos. También, muchos de sus ingredientes asombran a extranjeros, ya que se utilizan cualquier cantidad de plantas posibles y hasta insectos, todos con propiedades alimenticias incomparables. Además, también en el reino del alcohol México reina sobre los demás: es debido al mezcal, declarado el licor más perfecto del mundo.

 

mezcal

Imagen de: Milenio

 

Todo se debe a su pureza y a su rápida y fácil asimilación. Todo comienza en el agave, la cactácea que nos regala su néctar, a partir del cual se fabrica el mezcal. El agave, en tiempos prehispánicos, se utilizaba para muchas cosas. Cada parte de la planta se aprovechaba, ya que tenía características muy versátiles. Sus pencas se utilizaban en rituales religiosos y sus fibras para hacer telas resistentes. Sin embargo, el verdadero tesoro se encuentra en su mismísimo centro.

El líquido divino que se almacena en su interior tiene una composición muy particular: es alta en polisacáridos (azúcares de cadenas largas), los cuales incluso permiten que no solo se extraiga mezcal, sino también miel. El hecho de que el mezcal provenga de los polisacáridos quiere decir que se asimila muy fácilmente en el cuerpo. Además, ya que su proceso de destilación tiene sus raíces en métodos tradicionales, no se utilizan químicos ni aditivos dañinos.

 

mezcal

Imagen de: mezcale.com

 

Su altísimo grado de pureza de determinó, de manera científica, a través de una compañía especializada en análisis y reseñas de bebidas, llamada Beverage Testing Institute. Esta empresa, después de realizar una serie de pruebas, declaró al mezcal como el destilado más puro del mundo. Esto confirma de manera contundente lo que muchos tal vez presentían: que el mezcal es un licor perfecto. Puede ser fuerte, pero, al fin y al cabo, es ligero para el cuerpo; por eso dicen que no da resaca. Así que celebremos las maravillas de la gastronomía mexicana con un caballito de nuestro mezcal preferido. ¡Salud!

 

mezcal

 

Otro manjar 100% mexicano: los chinicuiles.

*Imagen destacada de: Shutterstock

Chinicuiles, los exquisitos gusanos rojos de maguey
MXCity
Seguramente los has probado fritos como botana, o los has visto al fondo de una botella de mezcal: se trata de los maravillosos chinicuiles.
chinicuiles

En México se come una gran variedad de insectos, tanto por su buen sabor como por su alto contenido alimenticio; unos de los más conocidos son los chinicuiles.

 

La entomofagia  es una práctica ampliamente extendida en México, herencia de las culturas prehispánicas. La dieta de nuestros antepasados era sumamente variada y nutritiva: incluía una buena cantidad de insectos, los cuales son de las mejores fuentes de proteína que se encuentran en la naturaleza. A lo largo del tiempo, su consumo y preparación fueron evolucionando, y hoy día se les asocia con distintos manjares. Los chinicuiles, por ejemplo, van de la mano con el mezcal, ya que viven en el maguey.

 

chinicuiles

 

Si bien el origen de los chinicuiles se encuentra en el Valle del Mezquital, Hidalgo, se popularizaron rápidamente y ahora se consideran una delicia a lo largo y ancho del país. En Mesoamérica se les tenía en alta estima, ya que se creía que comerlos confería fuerza viril. Los códices cuentan que estos gusanos eran exclusivamente para los señores y gobernantes de los pueblos, ya que se les atribuía propiedades casi mágicas; por ende, solo los más poderosos y sabios podían deleitarse con ellos.

La característica más distintiva de los chinicuiles es su intenso color rojo (a veces son blancos), y anidan en las raíces del maguey. Su proceso de extracción es milenario, y la técnica se pasa de generación en generación: solo los ojos más entrenados los detectan, para después envolverlos en pergaminos hechos con las propias pencas del maguey. Acto seguido, se cuecen a las brasas o en el comal. Cabe destacar que su periodo de recolección es únicamente en los meses de agosto y septiembre.

 

chinicuiles

Imagen de: La Silla Rota Hidalgo

 

chinicuiles

Imagen de: Mezcología

 

En Oaxaca, casa del mezcal, los chinicuiles se utilizan para hacer sal de gusano, la cual se espolvorea sobre limones o naranjas para acompañar al licor de los dioses. También es tradición agregar un gusano a las botellas, tanto por estética como por sabor. De hecho, los gusanos de maguey son muy versátiles: se comen como botana tostada, en salsas, en guacamole, como complemento y hasta en dulces. Además, aportan más proteínas que la carne, y más energía que el frijol, el trigo y el maíz. Una verdadera maravilla gastronómica de México.

 

 

Más insectos deliciosos de la cocina mexicana: los escamoles.

*Imagen destacada de: Flickr