Bares y Antros
4 autocinemas en la Ciudad de México para la nueva normalidad
MXCity
La experiencia de ir al cine en la nueva normalidad también puede ser muy entretenida. Aquí les traemos 4 autocinemas a los que pueden asistir.
autocinema

Otra vez las pantallas grandes regresan y los autocinemas vuelven a ser tendencia.

 

Si ya terminaste con las películas de tu casa y aún no abren los cines cercanos, te tenemos una buena noticia. Durante esta pandemia y el regreso a la nueva normalidad, muchos lugares tuvieron que reajustarse a las condiciones actuales. Restaurantes, hoteles y supermercados, entre otros, empezaron a operar, pero a una capacidad menor.

 

autocinema

Imagen de: El Heraldo de México.

 

En el caso de los cines convencionales, que son espacios cerrados y con poca ventilación, eso fue un problema. Ante esta situación, los autocinemas volvieron a la vida, y con bastante fuerza. Dado que son espacios abiertos y donde no es necesario tener contacto con otras personas, se convirtieron en la opción más viable. Es por eso que hoy te hablamos de algunos de ellos.

 

 

Autocinema Coyote

 

autocinema

Imagen de: Autocinema Coyote.

 

Coyote es el primer autocinema en la CDMX, con más de 30 años dedicado a proyectar películas clásicas. Este autocinema tiene dos sucursales: Insurgentes Sur y Polanco. La venta de boletos es en línea y al entrar solo se muestra el boleto, sin bajar el cristal del auto. No hay nada que temer, ya que autocinema Coyote ha tomado sus medidas preventivas: el acceso es con el uso de cubrebocas, los sanitarios están en servicio solo para una persona a la vez, en los baños hay gel antibacterial y el servicio de cafetería es únicamente directo al auto. Los boletos tienen un precio de $290 por cada noche, sin máximo de pasajeros.

 

 

Autocinema Mixhuca

 

autocinema

Imagen de: El Heraldo de México.

 

Con una temporalidad corta, este autocinema se inauguró el 26 de julio y operará hasta el 19 de agosto. Las funciones únicamente se harán los miércoles y domingos. El autocinema se encuentra en la curva 4, Autódromo Hermanos Rodríguez y tiene una capacidad para 415 vehículos por proyección. Los boletos se compran a través de ticketmaster y el costo de la entrada es de $10.00 pesos por automóvil. Se permite un máximo de 5 personas por vehículo compacto y un máximo de 8 personas por camioneta. Como en todo lugar, Mixhuca también tiene recomendaciones que darte: uso de cubrebocas y toma de temperatura a la entrada del autocinema y en los accesos sanitarios.

 

 

LUNA Autocine

 

autocinema

Imagen de: Noticias Autocosmos.

 

LUNA es un autocinema que quizá no está en la CDMX, pero se encuentra muy cerca. Se ubica a 500 metros de la Pirámide de la Luna en Teotihuacán, de ahí el nombre. El proyecto fue creado por un grupo de cineastas que comenzó sus operaciones desde el 17 de julio. La capacidad es para 100 automóviles con un máximo de 5 personas por vehículo. Al igual que en los otros autocinemas, la compra del boleto es por internet y el costo es de $334 por coche. El costo incluye más actividades en la zona arqueológica. Todo el personal usa cubrebocas, caretas y guantes. También hay estaciones para lavado de manos con gel antibacterial, y los menús son electrónicos.

 

 

 Open Air Mx

 

autocinema

Imagen de: La Saga.

 

La Arena Ciudad de México abre sus puertas en formato de autoconciertos, autoteatro y autocinema. Consulta la cartelera y adquiere tus entradas a través de Super Boletos. En Open Air Mx, se permite un máximo de 5 personas para un auto o camioneta de 2 filas y un máximo de 6 personas para una camioneta de 3 filas. También se tomarán las medidas sanitarias pertinentes.   

Los horarios y la apertura de los autocinemas dependen de los acontecimientos que se desarrollen en relación al Covid-19; es por ello que es importante estar al pendiente de sus páginas oficiales.

 

Esto te puede interesar: Recorrido virtual por la obra de Basquiat.

*Imagen destacada de: AFmedios.

Los bacanales mayas. Fiestas subterráneas en el mundo prehispánico
MXCity
Realizar fiestas subterráneas y utilizar alucinógenos, tenía un carácter ritual que ayudaba a los asistentes a dar significado a su vida.

Las celebraciones y raves originales en la cultura Maya.

Autor: Nuevo Adicto.

 

. . .

 

La mayoría de las celebraciones religiosas mayas, que se realizaban en los templos, terminaban en banquetes y bacanales, esta información la sabemos porque en los restos de vasijas, podemos observar escenas de dichas fiestas. El lugar en el que se la "seguían" fue en el interior de cuevas subterráneas, que principalmente estaban dedicadas a honrar al dios Ahkan, considerado el patrono de las bebidas embriagantes.

 

 

 

 

Sabemos que dos eran las bebidas principales que se consumían en el "after", por un lado, está el chi´ o chij, nombre de una bebida alcohólica que resultaba de la fermentación del henequén, y el b´alche´, sustancia preparada con agua, miel silvestre y corteza fermentada del árbol del mismo nombre que actualmente pude ser consumida.

 

 

 

Al parecer las fiestas eran una especie de orgia en el que los asistentes danzaban y llevaban una bolsa que rodeaba el cuello para poder vomitar, además, algunos investigadores señalan que utilizaban jeringas de enema de barro para aumentar los efectos de las bebidas embriagantes.

 

 

 

Junto al baile y las bebidas alcohólicas, los mayas en sus bacanales consumían tabaco que podía ser mezclado con sustancias psicoactivas como las hojas de angélica o semillas de estramonio. El tabaco no solo era fumado, sino también inhalado en polvo o masticado con cal, con la finalidad de mitigar el hambre y el cansancio de la celebración.

Aparte de las bebidas y tabaco, los mayas en sus fiestas subterráneas acostumbraban consumir hongos secos que pulverizaban y ciertas sustancias obtenidas de la concha Spondylus que tenían efectos alucinógenos con la finalidad de poder tener la visión de la serpiente de las apariciones.

 

 

 

Esta serpiente, según se contaba entre los mayas, tenía una forma descarnada o semidesollada que abría su hocico para tragarte y al momento de estar en sus fauces, si eras digno, una luz te indicaría que tendrías una visión, la cual podía tratarse de un mensaje de tus antepasados o tu destino susurrado por los dioses.

 

 

 

Fuente: Escalante Gonzalbo, Pablo, Historia de la vida cotidiana en México I. Mesoamérica y los ámbitos indígenas de la Nueva España, México, FCE, CM, 2004, pp. 542.

Visita la espectacular Wine Library, la vinoteca de la CDMX
MXCity
Miles de etiquetas de más de 50 países llegan a la Wine librery, el bar de vino más grande de América Latina.

Se trata de un espacio donde puedes beber vino de Sudamérica hasta China.

 

. . .

 

Ya sabemos que el corazón de la Ciudad de México lo tiene todo. Pero si lo dudabas, aquí hay un sitio más para que agregues a tu visita. Se trata de un lugar donde se guardan como tesoros las botellas premiadas, en una bodega que parece la biblioteca de Harry Potter y la magia está presente en cada trago por copeo que se ofrece de añadas y etiquetas muy diversas. 

La Wine Bar es una embajada de los grandes vinos premiados en Bruselas. Abierto al público, en la calle. Es un escaparate singular que aloja los vinos y espirituosos premiados con medalla en Bruselas.

 

 

Carlos Barboa dirige este proyecto que ha hecho realidad. Se puede saborear por copa, o comprar botella y disfrutar de un lugar acogedor donde se siente la calma de un biblioteca y el lujo de templo gourmet. Hay vinos de 54 países desde China hasta Australia.

No obstante, el vino mexicano es protagonista en este espacio con más de 600 metros cuadrados con paredes llenas de botellas maravillosas.

 

 

 

Además, es el wine bar más grande de América Latina. Se trata de un espacio para el relax y escaparate de regiones como China o próximamente Jerez. Aquí se dan cita más de referencias, pero hay espacio para 700, 1500 copas de Bohemia completan la experiencia donde  el vino es el rey en esta Wine Library. Un paraíso en corazón de CDMX.

 

 

Es uno de los 15 mejores lugares en el mundo para vivir la experiencia del vino. Aquí despiertan y activan cada uno de los cinco sentidos, al igual que cuando se cata una copa de esta milenaria bebida.

El lugar busca promover el consumo del vino en el país y que sus visitantes vivan una serie de experiencias inolvidables relacionadas con la bebida. Cuenta con tres plantas y el predio y layout del recinto tiene historia propia; sin duda es un ejemplo a nivel mundial sobre este tipo de espacios de conocimiento y entretenimiento.

 

 

 

La casa fue construida al parecer en los años 20, por el arquitecto Antonio Rivas, quien además realizó varios de los predios en lo que era la Hacienda de la Teja. La vivienda albergó en los años 50 y 60 la primera sede del Piccadilly Pub, el primer bar de este estilo inglés en la CDMX. Por estas razones, la residencia está protegida y el nuevo proyecto debía respetar la fachada en su totalidad y algunos espacios aún originales; elementos de madera y parte de los mosaicos.

El diseño del proyecto, estuvo a cargo de la interiorista, Alejandra Medida y su socia, la arquitecta Fernanda Arriola; en compañía de Carlos Borboa y Baudouin Havaux, presidente del CMB. El objetivo era replicar un poco lo que es el vino, "una mezcla de clasismo y técnicas históricas para lograr sabores, olores y texturas, pero aplicado a procesos tecnológicos modernos y contemporáneos" define Borboa.

 

 

"Queríamos tener un sitio histórico, con muchos elementos recuperados, mezclados con otros modernos y con tecnologías de vanguardia". Se recuperó la fachada en su totalidad, especialmente las columnas del balcón y toda la herrería, que es igual a la existente en las casas vecinas, también hechas por Rivas.

En contraste, la iluminación de todo el lugar, creada por Carlos Carreño, de BCA Taller de Diseño, busca ser muy teatral, pero con muchos "spot lights", luces LED, y otros elementos que resaltan los objetos dentro de cada espacio.

 

 

El espacio está dividido en diferentes módulos de experiencia, con la intención de que el visitante pueda pasar un día completo y viva diferentes actividades. El primero es el wine bar, el lugar está acondicionado como cualquier bar europeo, con algunos detalles especiales como las paredes cubiertas de corcho de Amorin Cork de Portugal, acompañadas de espejos, una barra hecha de un tronco único de parota, con una base negra, como barro mexicano.

Atrás, se ubica una estantería con los vinos que se sirven por copeo y un show room de infusiones, la iluminación va dirigida a las mesas y luces led en la barra y en la estantería. Al final y para separar este ambiente hay una repisa con una marca de copas, que cuenta con un tragaluz gigante, iluminado con luces Led.

 

 

Al final de la planta baja se encuentra la Wine Library: el lugar más mágico del recinto, una biblioteca vínica con racks diseñados para mantener el grado de inclinación que deben tener las botellas.

Además, los racks cuentan con un sistema para que las botellas se muevan naturalmente en caso de un terremoto, y no se caigan o rompan, en este espacio se pueden ver 700 etiquetas distintas, pero es posible guardar hasta 3,500 botellas.

 

 

Wine Library CDMX

Dónde: Copenhague 23 de la Colonia Juarez de CDMX

Cuando: lunes a sábado de 13:00 a 19:00

Cuánto: según etiqueta de vino

Foto destacada Excélsior

Exquisitas bebidas espirituosas 100% mexicanas
MXCity
Conoce el espíritu de estas suculentas bebidas mexicanas a través de su esencia, de ese proceso de destilación tan único.

Conoce las bebidas mexicanas a través de su esencia.

 

. . .

 

Se conoce como bebidas espirituosas son todas aquellas bebidas alcohólicas provenientes de un proceso de destilación, independientemente de su materia prima y forma inicial. Es básicamente un nombre genérico que engloba a todos los destilados en una misma clasificación comercialmente.

Las bebidas espirituosas pueden ser aguardientes, licores o amargos  y existen varias teorías en relación con el origen del término #espirituoso". Una de ellas es que en el momento de la destilación, los primeros alcoholes de la bebida se evaporan. Cuando los destiladores del momento (probablemente en el siglo XIII) veían el fenómeno, creían que se trataba de espíritus.

 

 

Otra teoría muy difundida habla de que muchas de las bebidas espirituosas fueron ideadas como elixires medicinales. Al ser mezcladas o maceradas con hierbas y frutos medicinales, éstas eran capaces de curar diversas enfermedades y hasta de "revivir a un muerto", decían. Por lo cual, cuando una persona en estado de enfermedad era curada gracias a una bebida de éstas decían que le volvió el espíritu.

La última teoría, y tal vez la más reciente, es la que explica que el espíritu del producto o su esencia es lo que se obtiene mediante la destilación. De allí el uso del término bebidas espirituosas. Así que con estas ideas, te dejamos a las bebidas espirituosas mexicanas.

 

Bacanora

 

 

Se trata de un destilado originario del estado de Sonora que se elabora a partir del cocimiento, fermentación y destilación al igual que el tequila, sotol o  raicilla. Esta bebida se obtiene del agave tipo Angustifolia Haw o del agave espadín o yaquiana. Generalmente es una bebida incolora y de alta graduación alcohólica, variando entre 38% y 55% el volumen de alcohol.

 

Charanda

 

 

La charanda es una bebida que se obtiene fermentando y destilando caña de azúcar, ya sea utilizando jugo, melado, piloncillo o melaza. La bebida obtenida podría reconocerse como un ron, pero tiene una cantidad de azúcar mucho mayor. Como resultado, la charanda tiene un sabor más dulce y es más aromática.

 

Posh / Pox

 

 

Es una bebida alcohólica destilada de un fermento de piloncillo y maíz originaria de Chiapas. Se ha elaborado destilando de forma artesanal y casera en alambiques rupestres un fermento base piloncillo de caña saborizado con Maíz. En su mayoría este producto proviene de las regiones de San Cristóbal de las Casas y San Juan Chamula. Encontrando sus orígenes en la cultura Maya, era y sigue usado por terapeutas tradicionales entre los tzeltales y tzotziles de Chiapas (j?ilol) durante ritos y ceremonias religiosas.

 

Raicilla

 

La raicilla es una bebida originaria producto del destilado de una serie de agaves provenientes de las regiones Sierra Occidental y Costa Norte de Jalisco. La Raicilla tiene una gran parte de la identidad simbólica dentro de la idiosincrasia y cosmogonía jalisciense.

 

Sotol

 

 

Bebida alcohólica que se elabora a partir de las plantas conocidas como el sotol o sereque, que se cultivan en los estados de norte de México con lima desierto como Coahuila, Durango y Chihuahua. Los raramuris y anasazis produjeron esta bebida desde hace más de 800 años.

 

Yolixpa

 

 

Bebida mexicana que nace de la fusión de la herbolaria utilizada tradicionalmente por curanderos antiguos de la sierra norte de Puebla y el aguardiente de caña que los europeos introdujeron, vinculada a las culturas nahua y totonaca.

Foto destacada Yolixpa Teepak

Vigneron: el arte de los pequeños productores con grandes sabores
MXCity
Vigneron es el lugar en la Roma que trabaja con los artesanos que controlan todos los procesos de la elaboración en un vino.

Vigneron ofrece servicio de botellas para enviar y para consumir en sitio.

 

. . .

 

La vinología puede parecer un universo aparte, una disciplina que se rige por sus propias reglas, pero no. De hecho, los métodos de producción del vino y también en la forma de comunicarlo, una y otra vez aparecen ecos de experiencias y tendencias que marcan el pulso de otros consumos y prácticas.

Las bodegas no son ajenas a la devoción por lo orgánico, la búsqueda de una vida más sustentable, el amor por la naturaleza y, sobre todo, la pasión por el producto y la fidelidad a su origen.

 

 

En este sentido, una de las categorías que viene creciendo es la de vinos de baja o “con poca” intervención. Como el nombre lo sugiere, se trata de hacer vinos lo más desnudos posible, conservando sus propiedades naturales y dando lugar a la expresión plena de su territorio.

Los enólogos no meten mucha mano y en la vinificación, por ejemplo, se mantienen a raya los sulfitos, no se filtra y no se recurre a otras levaduras que no sean las “nativas” de la uva, también llamadas “indígenas”.

 

 

Para los amantes del vino y los buenos conocedores, el barrio de la Roma ofrece una gran diversidad de oferta dedicada al vino. Pero de todas las ofertas, Vigneron cuenta con una gran diversidad de vinos de baja intervención con complementos para disfrutar más de los sabores de este tipo de vinos en voga.

La idea del lugar es simple: ofrecer vinos que provienen de pequeños productores pero que tiene un gran sabor, color y texturas que no tienen nada que pedirle a las grandes compañías, e inclusive muchos vinos logran igualar y a veces superar a las viejas marcas ya posicionadas en el mercado.

 

 

De esta idea surge Vigneron en donde la cava y la comida se unen para ofrecer una propuesta suculenta, con una experiencia de gran vino por copa, con maridaje y botellas de casa.

Así a este sitio puede conocer y pedir la selección de la casa, disfrutar de  diferentes tipos de vino con un maridaje, o solo pedir algo y conocer más sobre las etiquetas. Pero lo recomendable es que te quedes a una cena deliciosa con un vino exquisito. En este ligar, sin duda, la opción que elijas será la correcta.

 

 

La carta no tiene grandes cosas, pero sí platos pequeños creados por los chefs Rebeca Ortíz y Javier Piñero. La selección de vinos está al cargo del sommelier Mario Luna y se enfoca en productores que elaboran vinos con baja intervención.

Los vinos de baja intervención, quiere decir, vinos "artesanales" con cosechas exclusivas, con levaduras nativas, procesos particulares, pocos sulfitos y casi siempre de bajas producciones o bien de producciones no diseñadas para un consumo masivo. Ven a conocer este sitio encantador dedicado al buen vino.

 

 

Vigneron

Dónde: Jalapa 181, Roma Norte

Cuando: mar a sábado de 10:00 a 22:00 h

Consumo promedio: $600

Foto destacada Vigneron

x