Vida Capital
Chiquis y Don Fernando, los voceros más peculiares de la CDMX
MXCity
Desde hace años Don Fernando Fernando trabaja en un puesto de periódicos en el Centro Histórico compartiendo su rutina laboral con Chiquis, una hermosa perrita.

Con atenta serenidad, sentada en una silla acolchonada cubierta por una cobija infantil, observa a comerciantes, banqueros, niños, indigentes y demás transeúntes pasar. Junto a ella se sienta Don Fernando en un banco de metal. Cada que él se levanta para atender a un cliente, ella alza las orejas y sigue minuciosamente cada uno de sus movimientos, hasta que regresa a su lado y le acaricia el lomo; entonces regresa a la calma.

Desde hace 40 años Fernando Banda Figueroa trabaja en un puesto de periódicos, antes ubicado en la Alameda Central, ahora en 5 de Mayo esquina con Bolívar, Centro Histórico. Lleva compartiendo su rutina laboral, desde hace 10 años, con Chiquis, una perrita mestiza de unos 20 cm de estatura, con terso pelambre blanco, ojos, grandes y astutos, orejas parecidas a las de un cocker y una colita que termina en un mechón largo.

 

 

Don Fer y Chiquis son muy populares, el puesto es un ir y venir de saludos de gente que los conoce y de desconocidos que los quieren conocer, de expresiones de alegría, sorpresa y ternura al ver al can en el puesto y de comentarios como “ahora no está” o “yo creo está adentro” cuando se encuentra ausente.

Su día comienza a las 5 de la mañana, a las 6 o a las 6 y 5 “a más tardar”  cruzan la puerta del edificio donde viven, rumbo al metro Nativitas, en donde Chiquis viaja a bordo de una transportadora. Pasan por la zona de distribución de periódicos cerca del metro Hidalgo y alrededor de las 8 y media ya se encuentran frente al tenderete que aguarda replegado, a unos pasos de la Dulcería Celaya y del Café la Blanca.

 

 

Años atrás, cuando la perrita era cachorra se trasladaban en bicicleta. Ella iba adentro de una mochila, desde donde asomaba su cabecita para ver las efervescentes calles del corazón de la ciudad despertando.

Mientras Don Fer “viste el puesto” un amigo suyo acostumbra pasear a la perrita durante una hora, después se reúnen para que coma y duerma una siesta.

¿Cree que de alguna u otra forma Chiquis le ayude a ejercer su oficio? Guarda silencio por unos momentos y contesta “¿Quieres que te diga la verdad? Te voy a ser sincero, ella es la atracción del negocio  y estalla en una carcajada formándosele líneas curvas alrededor de sus ojos grises.

 

 

También admite que su singular compañera de trabajo hace que se venda más o que por lo menos, la gente se detenga a ver el puesto.

Su primer dueño, al sentirse abrumado con problemas personales, decidió deshacerse de la única hembra de la camada, pensando que le daría más molestias que los machos. Don Fer la vio por primera vez cuando paseaba con sus hermanos frente al puesto, en ese momento se la ofrecieron, el acepto  e inmediatamente se la entregaron con todo y correa.

Ella y su hermano con el que se reúne los fines de semana para jugar, son los únicos perros que aún viven, los otros tres murieron de cáncer hace un par de años.

Cuando me acerque a Chiquis por primera vez, me movió la cola y lamió mis manos por varios minutos. Siempre se muestra amigable, obediente y tranquila, solo le inquieta la máquina barredora a la cual vigila en estado de alerta hasta que desaparece del arroyo vehicular. Fer considera que su noble temperamento es el resultado del buen trato que le ha dado y también, del cariño que ha recibido de la gente “Si tu vieras la sonrisa que tiene los fines de semana de tanto la acarician” me comenta con tono de satisfacción.

Me habla de sus juguetes favoritos, de la chamarra, chaleco y camisa con que la  tapa cuando ve que se enrosca, señal de que tiene frío, de las mascadas que usa para adornar su cuello y de los Danoninos y Chiclosos de cajeta que acostumbra darle de postre.

 

 

Es su primera perrita hembra, también la menor tamaño y por mucho, la mascota que más ha querido.

“A veces nos ponemos a platicar y la gente se te queda viendo porque piensan que no entienden, pero si nos entienden y demasiado”. Me explica que muchas personas creen que los perros no comprenden lo que los humanos les dicen porque “no hacen más que correrlos” y sin embargo, en el momento que los corren, los animales se van, demostrando con esto que si entienden.

¿Si su perrita pudiera hablar como los humanos que le diría? Todo lo que hago mal, me dice con buen humor. “Yo nunca me he creído una persona perfecta, trato de no cometer errores, pero si cometo muchos”

Cuando están en casa, Chiquis le sigue los pies a donde sea que él vaya, Me dice que son muy unidos, que sabe que lo quiere porque cuando  la carga y le pide un beso ella “luego, luego de lo da”. Por esta razón, prefiere llevarla al trabajo, aunque no le permiten el acceso a tiendas y fondas de comida corrida.

Piensa que ella siente cuando esta triste, porque lo busca, y le pone su carita sobre sus piernas, como queriéndole decir que todo saldrá bien.

Los fines de semana a veces se van a Toluca donde Fer practica ciclismo en compañía de su perrita, una actividad que ambos disfrutan, sin embargo le preocupa que le pueda ocurrir un accidente, “la vida no la tiene comprada”, me comenta.

Chiquis siempre  come bien y variado, a veces croquetas, en ocasiones sobres de Pedegree, pollo o carne. Su amo siente un gran compromiso por satisfacer sus necesidades y gustos, aunque a veces tenga poco dinero. “Ella no sabe si tengo o no tengo, pero siente hambre”.

Don Fernando es el ideal del adoptante, no solo se encarga de alimentarla bien, de tenerla limpia y llevarla al veterinario, también es un experto en perros, conoce de sus características, adiestramiento y de los descubrimientos científicos que se han hecho en torno a ellos.

La gente que habita y trabaja en el Centro Histórico aprecia mucho al señor Fernando. Su trato es respetuoso con todos, jamás utiliza una expresión o palabra soez y siempre se muestra tranquilo, en paz. Sintetiza su filosofía de vida con estas palabras: “Voy tomando el día como va viniendo y trato de tener lo menos posible de problemas con la gente, para vivir mejor”

 

 

Ayer le enseñaron un video donde se muestra a personas despidiéndose de sus mascotas momentos antes de que los “duerman” porque están muy enfermos o viejos. Esto a Don Fer le impresiono mucho, ya que todos sus perros han muerto por causas naturales: “Yo no sería capaz de quitarle su vida con una inyección, yo preferiría que viviera lo más que se pudiera, hasta que le tocara descansar. No me gustaría verla sufrir, pero tampoco tengo ese corazón tan duro como para ponerle una inyección”.

Fer cree que los perros “buscan a alguien que los quiera” y que su papel en este mundo es unir a la gente, y acompañarnos en el recorrido por la vida.

¿Qué siente por su perrita?, a lo que contesta con voz levemente quebrada: “demasiado cariño, no sé lo que vaya a pasar, cuando ella cumpla su ciclo, como yo también voy a cumplir el mío, pero no me gustaría que yo me fuera primero que ella, es que esta tan acostumbrada a mí, que no sé qué es lo que pasaría”

Don Fernando piensa que al igual que los humanos que fueron buenos en vida,  los perros al morir van con Dios: “Su cuerpo se va a la tierra y su alma vuela. No sé quién será ella, si será un humano o no será. Dicen que podemos reencarnar en animales. Lo que sea que me haya tocado, es muy bueno, ella es muy buena”.

 

 

Autora y fotografías: Raulí Espinosa de los Monteros Hernández.

Temazcales en la CDMX, lugares para purificarse de toxinas corporales
MXCity
En estos temazcales puedes tener rituales con guías espirituales que te ayudarán a liberar emociones y pensamientos negativos.

El temazcal está asociado a muchos rituales místicos prehispánicos.

El temazcalli o “casa donde se suda” es un rito ancestral que se caracteriza por un baño de vapor empleado en la medicina tradicional y la cotidianidad de los pueblos prehispánicos. Hoy en día, cuando se crea un temazcal, se bautiza con pulque y se le pone un nombre, además de echar cohetes y ofrecer un convite.

También se dice que el temazcal ayuda a depurar las vías respiratorias, relaja el sistema nervioso, ayuda a problemas óseos, tonifica la piel, elimina el cansancio mental, ayuda a los problemas de mala digestión y más; pero más allá de contarte lo que sucede te dejamos estos temazcales en la CDMX, para que lo experimentes en carne propia.

Temazcal Tonatiuh Ajusco

Foto: Temazcal Tonatiuh Ajusco

Aquí se hacen baños con piedras volcánicas para liberar el vapor y purificar el cuerpo a través de los poros abiertos.  Tu cuerpo empezará a eliminar toxinas y con ejercicios de respiración y plantas aromáticas te ayudara a descubrir la magia de las cosas simples.

Dónde: Tekit Manzana 16, Cultura Maya, Tlalpan

Cuándo: previa cita

Cuánto: $350

 

Temazcal Yolotl Xolotl

Foto: Temazcal Yolotl Xolotl 

Temazcal Yolotl Xolotl te invita a relajarte,  conectarte contigo mismo y recordar quien eres realmente mientras el abuelo fuego y la madre tierra te abrazan con amor.

Dónde: Zoquital mz 18 lt 24 Col. Cantera puente de piedra, Tlalpan,

Cuándo: sábados y domingos desde las 11:00

Cuánto: Pide cotización

Temazcal de las Águilas

Foto Temazcalmente

El Temazcal de las Águilas es un espacio ecléctico en plena Ciudad de México cuya misión es compartir herramientas y conocimientos tradicionales de sanación para que quien así lo desee pueda conectarse con lo sagrado, equilibrando todos los aspectos de su ser.

Dónde: Gutiérrez Zamora, Calz. de las Águilas 162, Álvaro Obregón.

Cuándo: lunes a domingo desde las 09:00

Cuánto: Según la sesión.

 

 Centro Ceremonial Kalmekayotl

Centro Ceremonial Kalmekayotl

Muy cerca los canales de Xochimilco se encuentra este Centro Ceremonial, creado para el despertar de la conciencia a través de ceremonias sagradas, como la ceremonia de purificacion temazkalli, danzas, talleres, cursos y experiencias. Este lugar ofrece el temazcal tradicional prehispánico y rituales prehispánicos.

Dónde: Embarcadero de cuemanco xochimilco por pista de canotaje Xochimilco.

Cuándo: viernes a domingo desde las 10:00

Cuánto: Según ritual

La Planta Médica

Foto: La planta médica

Está lugar es uno de los más conocidos en la CMDX, ya que es posible tener una sesión con 4 personas o sumarse a las sesiones abiertas. Además ofrecen diversos cursos, talleres y ritos para sentirse bien con uno mismo.

Dónde: Paseo del Río 89-9 Chimalistac San Ángel

Cuándo: previa cita

Cuánto: según lo que se desee.

 

Xochipiltzin

Foto: Ruta del nopal

Relájate con un buen masaje y un baño de vapor tradicional, curativo y de reposo familiar, para un rato agradable y saborea la comida típica de Milpa Alta y encontrarte contigo mismo.

Donde: Boulevard Nuevo León # 174, Barrio Santa Martha Iztapalapa.

Cuándo: viernes, sábado y domingo desde las 10:00 previa cita

Cuánto: según tiempo y cantidad de personas.

Foto destacada: Ruta del nopal

¿Cuáles son los mejores casinos y lugares para apostar en Ciudad de México?
MXCity
Los casinos en la Ciudad de México han emprendido un camino de mejora y modernización que los convierte en un gran atractivo turístico.

Los casinos son uno de los lugares de ocio y entretenimiento más populares en muchas de las grandes ciudades de todo el mundo y una de ellas es Ciudad de México. Si vas a pasar por la capital mexicana y vas a estar durante unos días, no dudes en acercarte a algunos de los mejores casinos o lugares para apostar para así poder ganar una buena cantidad de dinero durante tu estancia en la ciudad.

 

Gran Casino Frontón México

 

El Gran Casino Frontón México es un gigantesco casino de tres pisos que cuenta con juegos en vivo (como Blackjack, ruleta, Baccarat, Tri-poker, Texas Hold’em y bingo, entre otros), así como terminales electrónicas, sportsbook, restaurante/bar, secciones de fumar y no fumar y accesos especiales.

 

Este casino está ubicado en la Plaza de la República y para entrar tan solo necesitarás una identificación oficial vigente para disfrutar de la gran cantidad de juegos que pone a tu disposición.

 

 

Casino Life

 

 

Otro de los casinos más importantes en Ciudad de México es el CasinoLife, el cual ha sido creado con un estilo vanguardista y en el que se conjuga buen ambiente y diversión. Además de juegos, podrás disfrutar de grupos musicales, comediantes, artistas reconocidos y un sinfín de variedades que convierten las noches de quienes lo visitan en algo especial. Se trata del primer centro de espectáculos dentro de un casino, que ofrece la mayor variedad de títulos en máquinas slots, bingo y sports book, al igual que ocurre en cualquier casino online que se precie.

 

Hipódromo de las Américas

 

Se trata de una pista de carreras para caballos de mucha tradición en México y que fue inaugurada el 6 de marzo de 1943 y que está ubicada a 6 kilómetros y medio del centro del distrito, en Lomas de Sotelo, en la Ciudad de México. Es, en mayoría, propiedad de la empresa española Codere y operado por Administradora Mexicana de Hipódromo. En sus instalaciones se encuentran la sede y la tribuna originales con asientos para 20 mil personas y un sector de establos en las que se pueden acomodar 17000 caballos.

 

En concreto, la pista del Hipódromo de las Américas tiene una longitud total de 1,408 metros con capacidad para un máximo de 14 caballos por carrera. El clásico más importante del año que se celebra en el hipódromo es el Handicap de las Américas, donde se recorren 1,7 km y el clásico más corto es el Handicap Día del Charro, de 905 metros y el más largo es el Handicap Copa de Oro, con 2,4km.

 

En dicho hipódromo se disputan competencias todos los viernes, sábados y domingos, desde finales de enero hasta mediados de diciembre y es un lugar de convivencia 100% familiar.

 

Estos son tres de los casinos y lugares para hacer apuestas más populares en Ciudad de México. En ellos, como puedes comprobar, podrás jugar a diferentes juegos, además de disfrutar de una increíble oferta de ocio y también de restauración mientras juegas. Son opciones muy completas y de gran relevancia ya en las noches mexicanas.

Nostalgia urbana: sobre el Cine Ermita y el Paseo de las Estrellas
MXCity
Cine Ermita, uno de los cinemas más modernos de México en los 50s y el único con un Paseo de las Estrellas, al estilo Los Ángeles.
cine-ermita

Una de las grandes obras arquitectónicas de Sordo Madaleno y un recuerdo memorable de la época del cine de oro mexicano: Cine Ermita y el Paseo de las Estrellas.

 

El proyecto del Cine Ermita fue creado en el año de 1950, por el famoso arquitecto mexicano Juan Sordo Madaleno. En su tiempo, Cine Ermita fue uno de los cinemas más modernos de la época. Su arquitectura era toda una obra maestra para ese momento, y su estética tenía una forma particular de expresar belleza y ser funcional al mismo tiempo. El cine casi abarcaba una cuadra entera y tenía unos enormes ventanales; la sala de proyección tenía la estructura de un anfiteatro de dos niveles. Además, el conjunto en general poseía lo que ahora llamamos un estilo minimalista.

 

cine-ermita

Imagen de: Sordo Madaleno Arquitectos.

 

El crítico estadounidense Myers, autor de Mexico’s Modern Architecture, se refiere a la obra de Sordo Madaleno como una que “habla por sí misma”. Para Myers, Sordo Madaleno tenía “un entendimiento inusual de las relaciones espaciales” y una particular “sensibilidad por el color y los materiales”.

 

cine-ermita

Imagen de: Sordo Madaleno Arquitectos.

 

Pero la importancia del Cine Ermita no solo fue gracias a la arquitectura en sí, sino a todo lo que representó. La enorme sala proyectó muchos de los clásicos de los años dorados del cine mexicano. Sin duda, más de uno guarda en su memoria recuerdos de este lugar; quizá su primera vez en el cine, la cita con alguna chica o la experiencia de ver por primera vez en pantalla grande a uno de los grandes actores o actrices del momento.

 

cine-ermita

Imagen de: Radio Levhita.

 

Además, una de las particularidades de este cine, y me atrevo a decir que también un distintivo, fue el famoso Paseo de las Estrellas. Sí, fuera de sus instalaciones había un Paseo de las Estrellas, al estilo hollywoodense, donde personajes como: Tongolele (Yolanda Montes), Silvia Pasquel, Capulina (Gaspar Henanie), María Rojo y Clavillazo (Antonio Espino), por mencionar algunos, dejaron su huella.

 

cine-ermita

Imagen de: Vanity Fair.

 

cine-ermita

Imagen de: El Siglo de Durango.

 

Sin embargo, como bien es sabido, todo esto desapareció. Cine Ermita fue demolido en 2016 y, como era de esperarse, el desgaste de las placas fue inevitable: estas comenzaron a desvanecerse en el 2014. A pesar de ello, ambos se convirtieron en símbolos emblemáticos del barrio de Tacubaya, y ahora forman parte de la memoria colectiva de la ciudad.

 

cine-ermita

Imagen de: Pinterest.

 

Te puede interesar: El alucinante recorrido virtual por la casa Batlló de Gaudí.

 

*Imagen destacada de: Sordo Madaleno Arquitectos.

La historia de la gárgola felina ubicada en la calle Motolinía
MXCity
Uno de los puntos de referencia más interesantes y curiosos de la CDMX es su gárgola con forma de león, la cual vigila la calle Motolinía.
calle-motolinia

El Centro Histórico está lleno de monumentos, edificios históricos y piezas antiguas que cuentan historias insospechadas; una de ellas está en la calle Motolinía.

 

Cuando uno camina por las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México, está posando sus pies y sus ojos sobre siglos de historia. Grandes acontecimientos, tanto maravillosos como terribles, acaecieron en el corazón de la capital de nuestro país. Si bien todos conocemos el Templo Mayor, el Zócalo, la Catedral Metropolitana o el Palacio de Bellas Artes, hay otras figuras que, a pesar de ser considerablemente más pequeñas, igual son sumamente significativas para documentar la evolución de la ciudad.

 

calle-motolinia

Imagen de: Sin Embargo

 

calle-motolinia

Imagen de: El Souvenir

 

Al transitar la calle Motolonía, es difícil pasar de largo una pequeña gárgola, apostada en una pared, la cual se encuentra en la esquina con Madero. Sin embargo, este curioso objeto marca un evento trágico, que devastó a la ciudad hace cuatro siglos. Todos los capitalinos saben que una de las características más desfavorables de la CDMX es el hecho de que es susceptible a inundaciones. Muchos de nosotros hemos transitado sus calles hechas ríos, durante una de aquellas tormentas alocadas que se vuelcan sobre la ciudad.

Sin embargo, las inundaciones de hoy en día parecen poca cosa cuando se les compara con las de hace años. En 1629, después de una tempestad particularmente violenta, la Ciudad de México se inundó, y no emergió del todo sino hasta cinco años después. Tal vez esta terrible cantidad de agua fue desencadenada por Tláloc, furioso por la sangrienta manera en que los españoles conquistaron y destruyeron la bellísima Tenochtitlan.

 

 

calle-motolinia

Imagen de: Nexos

 

El hecho es que esta tormenta ocasionó que se desbordara el canal de desagüe de Huehuetoca, lo cual desató la inundación más grande de la que se tiene registro en la metrópoli. Más de 30 mil personas murieron, y la vida de los que sobrevivieron quedó dañada durante un lustro entero. Al final de todo, lo único que quedó para atestiguar el hecho fue la gárgola con forma de león de la calle Motolinía. Cinco años después de la tragedia solo permanecían los edificios vacíos, con las manchas de humedad que marcaban el nivel del agua. En la marca más alta se colocó la gárgola, como un recordatorio que guarda el secreto de los días más funestos de la ciudad.

 

 

Otro emblema de un acontecimiento histórico en la CDMX: la bandera del Ejército Trigarante.

*Imagen destacada de: Sin Embargo