Arte y Cultura
San Marcos, la herencia popular de los cobertores bien mexicanos
MXCity
El cobertor San Marcos, con figura de tigre, obvio, es la única herencia que muchos padres le dejaron a sus hijos.

EL cobertor de tigre es un símbolo de identidad popular.

 

. . .

 

Los cobertores San Marcos son una maravilla para combatir el frío invernal, y muchos de nosotros contamos con una o varias de las famosas "cobijas del tigre", que son el cariño de muchos hogares mexicanos y se han convertido en todo un fenómeno cultural.

Existen cobijas con estampados de leones, tigres, lobos, águilas, venados y hasta escenas de guerreros aztecas; pero la más popular es la del tigre en sus varios diseños y variedad de colores.

 

 

 

En los 80 y 90 del siglo pasado, todo el mundo tenía un cobertor San Marcos, debido a que son resistentes, pesan poco y son una belleza popular. El origen de los cobertores se encuentra en Aguascalientes quien, a mediados de los setenta, fue una obra de Jesús Rivera Franco, quien descubrió el tejido sintético en un viaje a España. Las llamó San Marcos en honor a su barrio en Aguascalientes. De hecho, el logotipo de la marca es la puerta del Jardín de San Marcos, uno de los lugares emblemáticos de la ciudad.

 

 

Las ventas de la empresa de Rivera Franco fueron muy buenas durante los primeros años, pero a principios de los noventa, los materiales más ligeros y modelos más económicos llegados de Asia, golpearon las ganancias de la empresa. En 1993, Rivera Franco vendió Grupo Textil San Marcos a la empresa de Monterrey Cydsa, que se deshizo de la planta de Aguascalientes en 2004, fecha en la que se fabricaron los últimos cobertores originales.

La fama de las cobijas San Marcos se extendió tanto, que otros lugares aprovecharon para fabricar otras similares, ya que una manta con un tigre estampado se acabó convirtiendo en garantía de un buen producto contra el frío.

 

 

El negocio familiar comenzó como fábrica de sombreros, la cual se instaló en Aguascalientes, pero años después tuvieron que regresarla a Jalisco debido a que no encontraron la mano de obra que requerían. Pero Rivera Franco, a los 15 años, decidió quedarse para aprender a tejer sarapes y así entrar a trabajar en una fábrica.

Años después, trabajó en otra fábrica en San Luis Potosí hasta que decidió renunciar a la posibilidad de obtener una plaza sindical. Regresó a Aguascalientes, pero ahora con la mira puesta en emprender su propio negocio textil.

 

 

En los años 50 instaló un taller y, en poco tiempo, el negocio creció hasta que, a finales de los años 80, llegó a tener una decena de plantas industriales en las que trabajaban alrededor de 4,000 personas. Con el tiempo, Rivera Franco también se dedicó a hacer negocios en las bienes raíces, y en 1992 vendió Grupo Textil San Marcos al consorcio regiomontano Celulosa y Derivados (Cydsa), el cual tenía divisiones industriales dedicadas a los hilos acrílicos, fertilizantes y productos químicos.

 

 

Con esa adquisición, Cydsa se convirtió en el mayor consorcio manufacturero de productos de acrílico en el País, mientras que la familia de Rivera Franco creó otra empresa que más tarde tuvo problemas legales y financieros.

Pero las fibras costosas, el proceso de hilatura y confección se volvió muy costoso para sostener la compañía, y los precios de las cobijas chinas no hacían competitivos a la empresa. Así que como con muchas otras cosas más, los productos asiáticos acabaron con la tradición, la popularidad de los cobertores, muy a pesar de la enorme popularidad que existe entre el público joven.

 

Foto destacada Alto Nivel

Marion y Grace Greenwood, las fascinantes muralistas extranjeras en México
MXCity
Marion y Grace desarrollaron su obra en overoles gracias a la libertad que México les proporcionó, mucho más que en su país.

Foto destacada: Artsy

Las hermanas Greenwood fueron parte de una expresión feminista que dejó mucho talento en nuestro país.

 

. . .

 

La vista del arte internacional posó su mirada en México durante los años 30, cuando el Muralismo destacó por representar temas sociales en un macro formato que todos querían ver de cerca, conocerlo y aprenderlo directamente de los maestros Rivera, Siqueiros y Orozco. Las hermanas Greenwood viajaron desde Brooklyn, Nueva York, hasta nuestro país como parte de una fuerte oleada de feminismo que derramó talento en nuestro país.

 

Fuente: Nexos

 

Origen de las hermanas Greenwood

 

 

Las hermanas Marion y Grace Greenwood eran originarias de Brooklyn, Nueva York, nacieron en los albores del siglo XX en una familia de artistas por lo que ambas desde pequeñas recibieron todo el apoyo necesario para desarrollarse en las artes; no obstante, la que siempre mostró mayor interés y a una edad muy temprana, fue Marion Greenwood.

Marion dejó la preparatoria desde los 15 años momento desde el cual se dedicaría a estudiar arte como becaria de la progresista Art Students League, años más tarde estudiaría en la Academia Colarossi en París país al que viajaría con su hermana y su madre con ayuda del pago de sus primeros encargos lo que ya habla bastante de cómo era la joven artista pues no era nada fácil que una mujer se ganara la vida sola y menos como artista.

 

 

Las hermanas Greenwood en México

 

 

Marion llegó a México en 1932 interesada, como muchos otros artistas, en conocer el muralismo de Orozco, pero su primer acercamiento en la CDMX fue con Pablo O?Higgins quien la introdujo en la técnica del freso y quien la acompañó a Guerrero en su primera comisión como artista; trabajo que consiguió gracias al resto de la comitiva que se dirigió a Taxco, la periodista Josephine Herbst y Hermann, su esposo.

Fue en el cubo de la escalera del Hotel Taxqueño que Marion Greenwood realizó un retrato de la idílica vida indígena desarrollada en un mercado; escenario que se repetiría en otros muralistas que creían que la vida del indígena era auténtica, mejor, al estar alejados de la industrialización. Terminado el trabajo se dirigió a Michoacán para continuar trabajando, esta vez acompañada de su hermana.

 

 

El Museo Regional Michoacano resguarda actualmente el mural que las hermanas Greenwood pintaron en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo en Morelia; una obra en la que se ve una evidente conciencia de la realidad de México. Marion pintó "Paisaje y economía de Michoacán" donde se observan mujeres y hombres purépechas. Grace, por su lado realizó "Hombre y Máquina" una escena del mundo industrial.

Una vez más con el apoyo de su amigo Pablo O?Higgins, las hermanas Greenwood recibieron otra comisión, esta vez en la CDMX para colaborar en los murales del nuevo mercado Abelardo L. Rodríguez, a unas cuadras del Zócalo en el Centro Histórico. Marion se encargó del muro del vestíbulo donde pintó "Los alimentos y su distribución sobre el canal de la Viga", y Grace "La minería" que se encuentra junto al de su hermana.

 

 

Ambas pintaron "Trabajadores de todos los países, uníos" obra interrumpida por una ventana del mercado que se incorporó a la obra, este mural completa los murales al integrar la imagen del campesino y el obrero como símbolo del triunfo del socialismo. Ambas hermanas desarrollaron obra también en su país, pero sobre todo Marion.

Si ambas llegaron a tener fama ¿por qué ni siquiera Marion ha tenido reconocimiento en nuestro país o el suyo? Hay algunos historiadores del arte que afirman que esto se debe a que Marion era una mujer adelantada a su tiempo, sexualmente desinhibida, inteligente, talentosa y bella, características que esos días la mantuvieron al margen, sobre todo en el mismo Estados Unidos.

 

 

Las escuelas de arte en nuestros días la han tratado de recuperarla del olvido investigando su obra y vida de la cual hoy se sabe por entrevistas de personas que la conocieron, que Marion era considerada solamente una mujer glamurosa que no merecía atención, fue por eso por lo que recibió mucho apoyo de sus amigos.

Su amiga y dicen que también amante Josephine Herbst, escribió de ella en la revista Mexican Life para dar a conocer su obra; como ya se mencionó Pablo O?Higgins fue quien más la ayudó y al parecer también Diego Rivera la introdujo al mundo del arte en México donde ella expresaría en entrevistas, se sentía más libre por actos tan sencillos como poder usar overoles.

 

 

Si bien fue criticada junto con su hermana por usar pantalones, nunca se le prohibió, y también fue señalada por, al parecer, tener algún tipo de relación con Diego Rivera, hecho que nunca afectó que le dieran comisiones, incluso se le reconoce como la primera mujer norteamericana en recibir una comisión de un gobierno extranjero.

A pesar de ciertos obstáculos, como repintar ciertas partes del mural de Morelia, en general, las hermanas Greenwood gozaron de buena fama, siendo Marion la más destacada ganando premios como el del Instituto Carnegie, de la Asociación Nacional de Mujeres Artistas y en nuestro país de ser la primera muralista extranjera.

 

Fotonovelas, la historia del éxito editorial que salió de los cómics
MXCity
Antes del imperio de las pantallas y las redes sociales, muchos famosos mexicanos iniciaron sus carreras en telenovelas y fotonovelas.

Foto destacada: dmarciniak

En las fotonovelas podías ver entre sus páginas a cientos de grandes luminarias.

 

. . .

 

La industria editorial mexicana ha tenido sus grandes momentos, si bien dando a luz grandes obras de la pluma de escritores y del extraordinario oficio de editores que han pasado a la historia de la literatura universal, también han salido de las imprentas fenómenos como los cómics de donde provienen joyas populares como El Libro Vaquero y la fotonovela que llegó a México de la mano de dos italianos, César Civita y Giorgio De’Angeli pero que fueron desarrolladas por editoriales orgullosamente mexicanas.

 

 

El inicio de las fotonovelas

 

 

Para la década de los sesenta la televisión ya tenía en México diez años operando, los televisores eran enormes muebles de madera que cargaban la pantalla y los bulbos, focos que ayudaban a proyectar las primeras imágenes en blanco y negro, un lujo que sólo pocos podían darse, el resto de la población recurría a la radio y a la lectura, la que todavía sigue siendo nuestra compañera en los viajes por el transporte público de la CDMX.

Precisamente de la falta de televisión, pero de las ganas de ver historias nacieron las fotonovelas, que tuvieron como antecesoras las historietas como Lágrimas, risas y amor pero que fueron mucho más famosas por retratar a los grandes rostros de esos días. Fue en 1962 que Publicaciones Herrerías, que después se convertiría en Novedades Editores y Ediciones ELE, lanzaron a la venta las primeras fotonovelas mexicanas un éxito comercial que llegó a imprimir millones de ejemplares, cifra que duplica el de El libro Vaquero otro popular que sí sobrevivió pues la fotonovela vio el final de sus días en los años ochenta.

 

 

Ambas editoriales y otras tantas más entraron en una fiera competencia que implicaba trabajos forzados pues el alto consumo del público llevó a las casas editoras a sacar números semanales, esfuerzo que se traducía en escritores veloces, fotógrafos que casi no dormían y toda la maquinaria detrás como los diseñadores, vestuaristas, los publirrelacionistas que debían llevar a las grandes estrellas de la TV y el cine a las sesiones fotográficas.

Las fotonovelas retrataban historias de amor, traiciones y superación con el rostro de bellas mujeres y hombres guapos, muchos de ellos incluso tuvieron que pasar por los diálogos en globos para alcanzar la fama de las pantallas, luego fue al revés, las editoriales buscaban a las grandes estrellas y por un momento hasta las hacían firmar exclusividades.

 

 

Fotonovelas, nombres y estrellas

 

 

El éxito de las fotonovelas se debió a dos o tres factores. Ofrecía entretenimiento, podías encontrar en preciso accesibles y en alquiler puesto de revistas, cuando salieron costaban dos pesos, para los ochenta entre 8 y diez; al costo debemos sumar la estrategia, ya que en cada revista encontrabas historia y media lo que te obligaba a comprar el siguiente número. Pero probablemente el factor que puso a las imprentas a trabajar todos los días (algunas salían en martes, otras en jueves) fueron las estrellas que aparecían en ellas.

David Silva, Norma Lazareno, Silvia Derbez, Luis Bayardo, Blanca Sánchez, Alma Muriel y Andrea Palma fueron los primeros famosos en incursionar en la fotonovela sin cobrar, apostaron a los grandes editores y fotógrafos de revistas, se sumaron actores y actrices menos conocidos para saltar a la fama como Lucía Méndez y Victoria Rufo, otros tantos se consagraron en las hojas a color como Angélica María, Ricardo Blume, Fernando Allende, Carlos Piñar, Irán Eory, Enrique Álvarez Félix, Maricruz Olivier, Jaqueline Andere, Andrés García, Ana Martín y hasta Sara García.

 

 

La lista de famosos es larga, Carlos Riquelme, Lucía Guilmáin, Olga Breeskin, Carmen Montejo, Cesar Costa, es más hasta Vicente Fernández y María Félix, no obstante, los más solicitados fueron Verónica Castro, Jorge Rivero y Enrique Guzmán. Eso sí, sólo la Doña cobró una gran cifra por aparecer en la fotonovela Cita de lujo con la historia "La farsante" por la que pagaron 50 mil pesos.

Las primeras fotonovelas en salir fueron Nocturno y Rutas de pasión, luego vino un ejercito apabullante Tuya, Amiga, Casos de alarma, Linda, Dulce amor, Novelas de amor, Capricho, Idilio, Cita, Chicas y Novela Musical, sólo por mencionar algunas, de las cuales sólo algunas se impriman a color al principio.

 

 

El estándar de impresión de las fotonovelas era de 32 páginas acompañadas de otras 16 donde aparecían breves notas de cocina, moda, horóscopos, consejos de amor y entrevistas, más adelante algunas de las publicaciones incluían un poster con el famoso del momento. Sólo Cita de lujo, que era una edición especial de Cita se imprimía en 64 páginas mensualmente.

 

 

El final de las fotonovelas

 

 

Para el final de la época de las telenovelas, en 1985, salió Quiero ser mujer una fotonovela de Ricardo Rentería L. que trataba de las preferencias sexuales, se publicaba en Cita de lujo con las actuaciones de Jaime Garza y Alma Delfina. Tal arrojo de la industria editorial no fue la razón de la desaparición de las fotonovelas, dicen que se debió a la televisión.

Ya para la década de los ochenta muchos hogares mexicanos contaban con televisión, la industria editorial resintió el duro golpe porque cada vez más personas preferían acudir a la cita semanal de la telenovela donde podían ver en acción no sólo a sus actores favoritos, sino también algunas historias de las fotonovelas, como Juana Iris, Muchachita y el Derecho de nacer.

 

 

Todavía en 1994 se publicó el último número de Novela Musical que se intentó reanimar con Musical espectacular, el género vio también una versión de Mujer casos de la vida real que nunca obtuvo el éxito de su versión televisiva. En 2001 y 2012 algunas editoriales intentaron reanimar la fotonovela sin éxito, quedando de aquellos días de gloria el trabajo de grandes fotógrafos como Antonio Caballero quien en 2006 expuso su trabajo en el Museo de Louvre en Francia.

 

Cueva de la Candelaria, el gran hallazgo de las culturas del norte
MXCity
En esta cueva ubicada en Coahuila se han encontraron diversos fósiles y míticas ofrendas mortuorias.

Foto destacada: INAH

En este sitio se han hecho grandes descubrimientos arqueológicos de las culturas del norte.

 

. . .

 

Los antiguos pueblos mesoamericanos son ricos en su herencia, fiestas, sitios arqueológicos, tradiciones medicinales, gastronómicas, vestigios que no dejan de aparecer y sorprendernos; estas características nos han distraído de las culturas del norte donde aparentemente no hay mucho que contar de las sociedades nómadas, la Cueva de la Candelaria demostró lo contrario.

 

 

La importancia de la Cueva de la Candelaria

 

 

Todos hemos visto, aunque sea una vez, en persona o en internet alguna obra del muralismo, mujeres indígenas pintadas por Ribera, los autorretratos de Kahlo ataviada como tehuana o las obras de Saturnino Herrán, donde se exaltan características de los indígenas? pero del sur de México ¿por qué no del norte?

Había llegado la mitad del siglo XX y todavía las tierras del norte no eran estudiadas apropiadamente, si no es que, para nada, hasta que por fin en el año 1953 se realizó el primer proyecto de investigación del Instituto Nacional de Antropología e Historia en las vastas tierras aridoamericanas donde aparentemente no había nada que descubrir.

 

 

La noción de que los pueblos del norte eran nómadas retuvo mucho tiempo la atención del INAH hasta que por fin se emprendió la exploración de la Cueva de la Candelaria un hito en la historia de la antropología donde la revelación de una cueva mortuoria en el desierto de Coahuila inauguró las investigaciones de las culturas del norte que habitaron la zona entre el año 1000 y el 1350 d.C.

A las investigaciones de la Cueva de la Candelaria en Coahuila, le siguieron las de Paquimé en Chihuahua y otros tantos que poco a poco revelaron que Aridoamérica era rica en cultura y tan antigua o más que algunas del sur de nuestro país, sin duda los hallazgos encontrados durante las excavaciones del INAH desde 1953 hasta 1954 fueron determinantes en el relato de nuestra historia prehispánica, esto fue lo que encontraron.

 

Los restos humanos de la Cueva de la Candelaria

 

 

La cueva en cuestión se ubica en la sierra de la Candelaria, en el Valle de las Delicias muy cerca de la Comarca Lagunera en el estado de Coahuila, una zona que desde hace años se destacó por su temprano desarrollo agrícola e industrial, justo ahí donde nadie lo imaginaba los arqueólogos encontraron restos humanos.

Se trataba de una cueva mortuoria donde se hallaron lo que en antropología se han nombrado como "bultos mortuorios", es decir, cadáveres envueltos en grandes mantos tejidos y amarrados con fibra de agave; los cuerpos se encontraron flexionados, ataviados con vestimenta y adornos, algunos poseían artefactos como arcos, átlatls, palos arrojadizos, flechas y dardos.

Los bultos de la Cueva de la Candelaria se depositaban sobre una base de palos, esteras de carrizo o petates de bejuquillo, entre cada uno se encontraron pencas de nopal y hojas de palma y lechuguilla, como organizando la ubicación de cada uno, una noción que compartimos en los panteones de nuestros días. Este descubrimiento ayudó a comprender mejor un texto de 1778 donde se cuenta el descubrimiento "cadáveres envueltos en finos petates".

La conservación de los cuerpos de los antiguos laguneros es impresionante pues más de uno aún mostraba piel y cabello oculto debajo de una especie de turbante que no todos los cuerpos mostraban. Algunos de ellos tenían el rostro cubierto con pedazos de cuero y a veces hasta el pecho; otros tantos vestían sandalias de fibra de agave, collares de hueso, concha y semillas.

 

 

Otros de los objetos encontrados en los cuerpos de la Cueva de la Candelaria fueron una especie de flores de fibra que cubrían las orejas, cuchillos de pedernal, faldillas de cordeles, bolsas de fibra de diferentes tamaños casi siempre vacías, solo en dos casos se encontraron objetos, una tenía unas sandalias y la otra una bolsita pequeña que guardaba raspadores, puntas de proyectil y lascas.

La Cueva de la Candelaria fue sólo el principio de las investigaciones de la gran Aridoamérica mexicana, desde entonces han sido encontradas muchas cuevas mortuorias con treinta y hasta mil cuerpos en algunos de los casos. Las más importantes y que hoy conforman la Ruta de las Cavernas son la Cueva de la Paila, del Coyote, la Chuparrosa, la Espantosa y claro, la legendaria Candelaria.

 

 

Cueva de la Candelaria

¿Dónde?  Las Delicias, Coahuila

¿Cuándo?  Todo el año

¿Cuánto?  Acceso libre, se recomienda visita con experto o la contratación de un tour especializado.

México libre, el país que abolió la esclavitud antes que EU e Inglaterra
MXCity
El 5 de octubre de 1813 José María Morelos y Pavón proclamó en Chilpancingo, la abolición de la esclavitud en México, durante el proceso histórico de la Guerra de Independencia.

Foto destacada: Wikipedia

Con información de scielo.org

América Latina, México en particular, es más antiesclavista que EU y Europa.

 

. . .

 

Los africanos fueron arrancados de su tierra natal para ser puestos a trabajar en los campos de caña de azúcar del Nuevo Mundo. Se estima que de doce a quince millones de africanos fueron deportados como parte del comercio que conectaba Europa, África y las América.

Hombres y mujeres fueron intercambiados por bienes comerciales, fuerza de trabajo y puesto a mal vivir en condiciones execrables; ya que se decía que los africanos tenían la reputación de soportar mejor las duras condiciones climáticas en el Caribe, particularmente en los campos de caña de azúcar.

 

 

Muchos países europeos fueron responsables de este tráfico, y las tribus africanas hicieron cautivos a otros grupos étnicos para venderlos a los esclavistas europeos. Con el fin de combatir esta actividad, surgió el abolicionismo con el fin de defender la anulación de leyes, preceptos o costumbres que se consideran atentatorios a principios éticos y morales.

La historia de los primeros esclavos africanos que llegaron a México, con las expediciones de Hernán Cortés, es una historia que da para varias tesis; ya que durante la Nueva España unos 200 mil fueron traídos de España y Portugal en los XVI y XVII ?pero esto lo dejaremos para otra ocasión.

 

Britannica

 

En la Nueva España, al menos de viva voz, el papa Urbano VIII prohibió la esclavitud en las colonias de España y Portugal en el 1639. El rey Felipe IV de España acató la decisión y ordenó "liberar a los nativos" o sea, verlos como más humanos pero nunca dejaron de ser servidumbre. Además, los africanos no estaban en el trato.

A pesar de las "ordenes divinas y reales", los terratenientes jamás concedieron  libertad de los indígenas porque en ese entonces eran considerados propiedad privada; el profesor mexicano Andrés Reséndezubo estimó que hasta el siglo XIX hubo entre 2.5 y 5 millones de esclavos nativos.

 

Black past

 

México siempre dio muestras de simpatía por los Africanos

 

En México los indígenas fueron tomados como esclavos y sirvientes durante la colonia; al igual que los negros, trabajaban en las casas de los españoles como servidumbre, las plantaciones de caña, la ganadería, la minería y el mantenimiento de haciendas.

Pero América, y sobre todo América Latina, dieron ejemplo de compasión, simpatía y buen trato para los africanos llegados al continente. Quizá, porque de un modo u otro, en todo el continente sufrimos condiciones deplorables y malos tratos de parte de los europeos. Además, no se sabe con exactitud el número de esclavos que había en el momento que estalló la insurrección mexicana para 1810.

 

Britannica

 

La esclavitud en la Nueva España fue abolida en distintos momentos, primero lo hizo Hidalgo en 1810 con un decreto donde proclamó la libertad de los individuos y los principios de igualdad y justicia ya que poner fin al cautiverio de los negros y los mulatos formó parte del proceso de insurrección; pero también para afectar la propiedad de los españoles, halagar a los negros para que se incorporaran a la rebelión e impedir que los dueños de esclavos los utilizaran como soldados.

La abolición de la esclavitud en la Nueva España se ha interpretado como un acto de caridad cristiana o un gesto filantrópico o humanitario por parte de Hidalgo.

 

Britannica

 

En otros lugares, como en Puerto Rico, donde los esclavos constituyeron la mayoría de la sociedad, la sola idea de emanciparlos asustó a muchos; como pasó en Haití que se independizó de Francia, siendo la primera república “negra” del mundo y una de las pocas rebeliones de esclavos que culmina con éxito. Haití, por ejemplo, la esclavitud es abolida en 1804 y los blancos, con muy pocas excepciones, fueron exterminados o expulsados del país siendo un país gobernado por negros y mulatos.

A partir de la expedición del bando de Hidalgo disminuyó la compra-venta de cautivos, y la guerra fomentó el espíritu de rebeldía, la desobediencia y los reclamos de libertad, lo que también influyó para que fuera desapareciendo el interés de poseer esclavos.

Como una de sus propuestas de campaña Miguel hidalgo, en el Grito de Dolores de 1810, proclamó abolir la esclavitud en México. Fueron varias cláusulas que se comenzaron a llevar a cabo durante este periodo:

 

El siglo de torreón

 

1) Se prohíbe el comercio de esclavos, y nadie en adelante podrá vender ni comprar esclavo alguno, bajo la pena de nulidad del acto y pérdida del precio exhibido por el esclavo, el que quedará libre.

2) Los esclavos actuales, para no defraudar a sus dueños del dinero que les costaron, permanecerán en condición servil, bien que aliviada en la forma que se expresa adelante, hasta que consigan su libertad.

 

BBC

 

3) Los hijos de los esclavos no nacerán esclavos, lo que se introduce a favor de la libertad, que es preferente al derecho que hasta ahora han tenido para los amos.

4) Los esclavos serán tratados del mismo modo que los criados libres, sin más diferencia entre estos y aquellos que la precisión que tendrán los primeros de servir a sus dueños durante su esclavitud, esto es, que no podrán cambiar de amo.

5) Los esclavos ganarán salario proporcionado a su trabajo y aptitud, bien que menor del que ganarían siendo libres, y cuya tasa se deja al juicio prudente de la justicia territorial.

6) Siempre que el esclavo, o ya porque ahorre de sus salarios, o bien porque haya quien le dé dinero, exhiba a su amo lo que le costó, no podrá resistirse a su libertad.

7) Si el esclavo vale menos de lo que costó, porque se haya inutilizado o envejecido, esto será lo que exhiba para adquirir su libertad; pero si vale más de lo que costó, por haberse perfeccionado, no exhibirá sino lo que costó, lo cual se introduce también a favor de la libertad.

8) Si el esclavo se inutiliza por enfermedad avanzada, dejará de ganar salario; pero el amo estará en obligación de mantenerlo durante la inhabilidad, ora sea perpetua, ora temporal.

 

Britannica

 

Aun así, el decreto oficial fue creado hasta el 15 de septiembre de 1829, durante el gobierno de Vicente Guerrero y que respaldado con José María Bocanegra.

Aunque por decreto ya se había declarado la abolición de la esclavitud, fue difícil desaparecer la esclavitud. Durante el gobierno de Porfirio Díaz prevalecía esta práctica en zonas alejadas de la capital del país, siendo Yucatán uno de las entidades en las era común ver nativos y negros en las haciendas. El decreto de 1829 hizo oficial la prohibición de la esclavitud; pero hasta la reexpedición de la Constitución mexicana en 1917 se buscó que fuera acatada en todo el país.

x