Arte y Cultura
El juglar de Tepito, los nuevos artistas ambulantes que narran la vida
MXCity
Juglar urbano es la exposición más reciente de la Galería José María Velasco, que muestra la vida del barrio más famoso de la CMDX.

Esta exposición en Tepito, narra los oficios y cultura del barrio bravo que no conocías.

 

. . .

 

Eran los años setenta cuando en uno de los barrios más antiguos de la ciudad empezó a surgir una fuerte cultura que trascendería hasta nuestros días con un caló propio, box, grandes familias, grandes tianguis y otras características que hacen sentirse muy orgullosos a los oriundos de Tepito.

Para cerrar el año, la Galería José María Velasco, del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, nos trajo una muestra fotográfica que adelanta los festejos del 70 aniversario del recinto de la Red de Museos del INBAL, se trata de Juglar urbano. Miradas a través de la lente, es una exposición que muestra la cara de Tepito que pocos conocen.

 

 

La muestra está conformada por dos series. Una analógica en pequeño formato, en blanco y negro, sobre los oficios familiares que desaparecieron en el barrio; y otra digital, de gran formato y a colores, sobre la vida cultural en Tepito.

El fotógrafo que nos regala otra perspectiva del famoso barrio es Diego Cornejo Choperena, escritor, narrador y promotor cultural oriundo de estas calles. Desde joven, el autodidacta se acercó a la fotografía documental, que le permitió relacionarse con la gente del barrio desde un terreno privilegiado, donde vería de cerca las propuestas culturales que se gestaban en esos días y que se nutrían de un singular núcleo social que podemos ver retratado en la exposición.

 

 

Cornejo se encargó de mostrar el rostro de un Tepito libre de estereotipos y prejuicios, que nada tienen que ver con la delincuencia y la nota roja. Sus fotografías son una gama de tradiciones familiares y la cultura de las entrañas de la CDMX.

La Galería abrió la muestra fotográfica al público el jueves 10 de diciembre; no obstante, el lunes 14 del mismo mes tuvo que cerrar sus puertas como parte de las acciones para salvaguardar la salud del público y los trabajadores de la cultura.

 

 

Si no alcanzaste a visitar esta exposición, esto no es una limitante para que la conozcas y disfrutes, ya que en Revista Terraza compartió su galería fotográfica que obtuvimos durante nuestro recorrido por la Galería José María Velasco. Aquí te dejamos la muestra de esta exposición que esperamos puedas ver muy pronto.

 

 

Juglar urbano. Miradas a través de la lente

Dónde: Peralvillo 55, Morelos, Cuauhtémoc.

Cuando: martes a domingo de 09:00 a 18:00 (cerrado temporalmente)

Entrada libre

Foto destacada Terraza

Así fue la revancha de Hernán Cortés contra los aliados de los aztecas
MXCity
Así fue como los conquistadores españoles asesinaron al menos a una docena de mujeres y sus hijos en un pueblo aliado de los aztecas.

Zultépec-Tecoate la ciudad donde Cortés tomo revancha.

 

. . .

 

El hallazgo de 14 cráneos humanos en Zultépec, Tlaxcala, es un testimonio increíble de los sacrificios realizados durante la Conquista por parte de los indígenas, quienes buscaban la ayuda de fuerzas sobrenaturales que permitieran restablecer el orden terrestre y celeste, y con ello la supervivencia de su sistema político, económico y religioso.

En náhuatl se llama Zultépec, que en español significa "cerro de las codornices", nombre con el que se conoce la loma, en el municipio de Calpulalpan, en cuyas faldas se localiza el sitio.

 

 

Una nueva investigación dirigida por los arqueólogos Enrique Martínez Vargas y Ana María Jarquín Pacheco sugiere que los conquistadores españoles asesinaron al menos a una docena de mujeres y sus hijos en un pueblo aliado de los aztecas, donde los habitantes previamente habían sacrificado y consumido ritualmente a los miembros de un destacamento español que habían capturado meses antes.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) acaba de hacer públicos los hallazgos de tres décadas de trabajos de excavación en la localidad de Tecoaque, que significa “el lugar donde los comieron” en idioma náhuatl.

 

 

Tecoaque, también conocido como Zultépec, es una población situada a unos 60 kilómetros al este de Tenochtitlán, capturaron un convoy español, que estaba compuesto por unos 15 hombres, 50 mujeres y 10 niños, 45 soldados de infantería (contingente que incluía cubanos de ascendencia africana e indígena) y unos 350 aliados de grupos indígenas. Todos, aparentemente, fueron sacrificados en el espacio de pocos meses.

Cuando se enteró de ello, Hernán Cortés ordenó a su alguacil mayor, Gonzalo de Sandoval, al mando de 15 jinetes y 200 infantes, que destruyera el pueblo como represalia a principios de 1521. Este acontecimiento se relata en varios textos como las Cartas de Relación de Hernán Cortés y en La historia verdadera de la conquista de Nueva España de Bernal Díaz del Castillo, que dice lo siguiente respecto a lo que les sucedió a los miembros del destacamento:

 

 

“Hallóse allí en aquel pueblo mucha sangre de los españoles que mataron, por las paredes que habían rociado con ella a sus ídolos; también se halló dos caras que habían desollado, y adobado los cueros como pellejos de guantes, y las tenían con sus barbas puestas y ofrecidas en unos de sus altares; así mismo se halló cuatro cueros de caballos curtidos, muy bien aderezados, que tenían sus pelos y con sus herraduras, coladas y ofrecidas sus ídolos en el cu [los cronistas utilizan este vocablo de origen maya para referirse a un teocalli o basamento piramidal coronado por un templo] mayor: y halláronse muchos vestidos de los españoles que habían muerto, colgados y ofrecidos a los mismos ídolos”.

 

 

En fechas recientes, los arqueólogos han localizado las cabezas de las mujeres de la comitiva española cautivas colgadas junto con las de los hombres. Un análisis de los huesos ha revelado que estas mujeres estaban embarazadas y eso, según la cosmovisión prehispánica, podía haberlas colocado en la categoría de “guerreras”.

Otra ofrenda sacrificial incluyó el cuerpo de una mujer que fue cortado por la mitad cerca de los restos de un niño desmembrado de 3 o 4 años. Los investigadores también descubrieron los restos de un hombre que fue asimismo desmembrado y quemado, posiblemente para reproducir el destino de los dioses aztecas, según un mito conocido como “El Quinto Sol”, en el que para crear al Sol actual uno de los dioses del panteón azteca tuvo que lanzarse al fuego.

 

 

El convoy que fue masacrado en Zultépec-Tecoaque estaba compuesto por personas enviadas desde Cuba en una segunda expedición un año después del desembarco inicial de Cortés en 1519 y se dirigían a Tenochtitlán, la capital azteca, con suministros y posesiones de los conquistadores.

Cortés se había visto obligado a abandonar el destacamento mientras intentaba rescatar a sus tropas de un levantamiento en la capital. Los prisioneros fueron encerrados en celdas sin puerta, y fueron alimentados durante seis meses, según los expertos.

 

 

Poco a poco, los habitantes de Zultépec-Tecoaque sacrificaron y, aparentemente, se comieron caballos, hombres y mujeres, aunque no a los cerdos (aunque también fueron sacrificados). Los esqueletos de los europeos capturados fueron destrozados y conservaban marcas de cortes que indicaban que la carne se había extraído de los huesos.

 

 

Martínez Vargas ha explicado que las excavaciones sugieren que los habitantes de Zultépec-Tecoaque sabían que una violenta represalia por parte de los españoles era inevitable, y arrojaron los huesos y otras pruebas de estos sacrificios en pozos poco profundos (aljibes), de los cuales los arqueólogos han excavado 22 hasta la fecha.

En ellos se han hallado huesos de los cautivos que fueron modificados a modo de trofeos y restos de los animales sacrificados (ganado, animales de carga) que acompañaban al convoy. También se han descubierto esculturas de divinidades prehispánicas y objetos personales de los prisioneros.

Foto destacada INAH

Información de National Geographic

Cucapá, Yavapai, Hualapai y Havasupai, tribus sobrevivientes del noroeste
MXCity
Son diversas razones las que hacen de estas tribus del noreste un misterio, además de que buena parte de su historia nunca fue conservada.

Estas tribus coexisten con la preservación de diversos legados y construcciones culturales.

 

. . .

 

Se autodenominan Xawill Kwñchawaay, que se traduce como "pueblo del río". También se les denomina cucapá y otras fuentes mencionan que se autonombran es-pei que significa "el que viene", "el que llega". Debido a que en el curso de la historia se han asentado en las márgenes del río Colorado, los demás grupos yumanos los identifican como "los rieños".

Los cucapá viven en localidades Mexicali, Ensenada, Baja California, Sonora y sus parientes, los cocopah viven en Somerton, Arizona.

 

 

Durante siglos el Pueblo cucapá estuvo dedicado a la caza, la recolección, la agricultura y la pesca ribereña. El primer contacto que tuvieron con los europeos se dio en 1541 cuando el capitán español Hernando de Alarcón navegó por la desembocadura del río Colorado y observó a varias tribus, entre las que estaban los cucapás.

En 1605 Francisco de Escobar y Juan de Oñate visitan algunas rancherías de este mismo Pueblo. En el siglo XVIII se intentó su evangelización sin éxito y a partir del siglo XIX, varios acontecimientos influirán en su forma de vida, debido al establecimiento de los límites fronterizos entre México y Estados Unidos.

 

 

A principios del siglo XX, con la llegada de varias empresas a su territorio y a que llevaban una vida sedentaria, disminuyó su territorio ancestral hasta que en 1993, la declaración de la Reserva de la Biosfera del Alto Golfo de California y Delta del Colorado significó que su aprovechamiento de recursos pesqueros fuera limitado.

Pero sobreviven los cantos del kuri kuri son parte de su tradición musical. Cuando los interpretan evocan a los animales del desierto y de la sierra. En la actualidad, junto con otros pueblos yumanos participan anualmente en celebraciones en las que entonan los cantos que expresan pasajes de la creación, la luna y sus ciclos.

 

 

El kuri kuri es interpretado por un cantor, frente a él se colocan los participantes que danzan al ritmo de los cantos y el jalma, instrumento con el que se acompaña el cantador. El jalma se elabora de un calabazo al que se le introducen piedras y semillas, y se sostiene con un mango de madera de encinillo.

Su organización social comprendía la división en clanes o linajes, que eran patrilineales y exógamos, cada uno de los cuales estaba asociado a un tótem. Cada clan contaba con un líder que mantenía el control del grupo, con fines guerreros, pero también podían ejercer actividades chamánicas y de cantadores rituales. En la actualidad sólo se conservan vestigios de las designaciones de estos clanes en los apellidos adoptados por los cucapá, como son Wilson, Tambo, Laguna y Davis, entre los cuales, algunos comprenden la adopción de apellidos de origen estadounidense.

 

 

Los Yavapai y Apache abarca como mínimo varios cientos de años en el Valle Verde. Las tribus generalmente coexistieron como dos grupos "distintos" uno extendido hacia el desierto y al norte del Gran Cañón en busca de recursos y al sur hasta la Cuenca del Fénix, donde tenían enemigos comunes en los Pima, Papago y Maricopa. Tanto Yavapai como Apaches comerciaban regularmente con los Hopi y fueron asaltantes regulares del Viejo México.

Muchos arqueólogos asumen que llegaron al Valle Verde alrededor del 1300 d.C., aunque su historia sugiere una llegada mucho antes. Aunque no tienen relación lingüística ni cultural con los apache, que viven en el este y centro de Arizona; debido a las similitudes del cabello negro, la tecnología de la canasta y las adaptaciones de subsistencia, los observadores euroamericanos, a menudo se les consideraba tribus similares.

 

 

El término Apache se aplica a un grupo diverso de tribus y bandas de habla Na-Diné (Athapaskan), que ingresaron al suroeste antes de la llegada de los europeos. En el siglo XIX, los apaches habitaban una amplia zona desde el centro de Arizona hasta el sur de Texas y el norte de México.

 Con una cultura material principalmente perecedera y una vida en la superficie, muy poca evidencia de artefactos sobrevive para señalar cualquier entrada cronológica en la región y mucho menos de dónde y cuántos. Esto hace que sea difícil correlacionar ubicaciones geográficas con un solo grupo cultural específico, o incluso con una tribu en particular.

 

 

Estas tribus tomaron partido por EU cuando se dio la separación de la parte sur de Estados Unidos de México, ya que las hostilidades resultaron del establecimiento de campamentos mineros en sus tierras ancestrales. En esas fechas hubo un éxodo forzoso de los indígenas del Valle Verde resultó en la pérdida de decenas de vidas y la pérdida de miles de kilómetros de tierras por el gobierno de los Estados Unidos.

 

 

La moderna Nación Yavapai-Apache es la fusión artificial de dos culturas distintas, que ocuparon lados opuestos del Valle Verde durante siglos antes de la conquista euroamericana del suroeste. Hoy en día, las diversas comunidades satélites de la Nación reflejan verdaderamente la evolución de dos Tribus históricamente distintas a la Nación única de hoy. La Nación es una entidad política única, pero aún respeta su herencia dual como un legado importante para todos los descendientes de aquellos tiempos. Hoy en día, Reservation Trust Lands incluye casi 2,000 acres distribuidos en cuatro parcelas separadas en las comunidades tribales de Lower Camp Verde, Middle Verde, Clarkdale y Rimrock.

Foto destacada My Grand Canyon Park

Tamtoc, el “lugar de nubes” en la preciosa huasteca potosina
MXCity
Tamtoc es un asentamiento de la Huasteca que reúne cerca de 70 vestigios pertenecientes a los mayas lejos del sureste mexicano.

Tamtoc es uno de los asentamientos mayas lejos del sureste mexicano.

 

. . .

 

Tamtoc es un sitio que se conoce desde la década de los 40, pero es hasta 1993 que se menciona con el nombre oficial de Tamtoc. El registro lo realiza el arqueólogo Patricio Dávila Cabrera el 10 de agosto de 1995 con información recuperada por bibliografía, fotointerpretación e informantes.

La importancia cultural de Tamtoc es un asentamiento de la Huasteca que reúne cerca de 70 estructuras caracterizadas por su planta circular o con esquinas redondeadas. Destaca una plaza central rodeada de edificios como El Cubilete y El Tantoque, de 36 y 21 metros de altura respectivamente.

 

 

El urbanismo del asentamiento, el uso de calendario y la arquitectura destacan el carácter mesoamericano de la sociedad que construyó el lugar. Los Huastecos son el único grupo hablante de una lengua de filiación Maya que no habitó en esa región.

Los especialistas afirman que esta lengua se separó de su tronco original hacia el 900 a. C., mientras que arqueológicamente las primeras aldeas Huastecas se han fechado en periodos posteriores.

 

 

Sin duda es una de las zonas arqueológicas  más importantes de la Huasteca de San Luis Potosí. Esta zona fue tan importante en su tiempo, que allí habitaban alrededor de 16 mil personas, quienes eran grandes agricultores y pescadores, pero también enormes ingenieros y astrónomos.

La cultura de filiación maya de Tamtoc se ve reflejado en su proyecto de urbanismo, muy avanzado para la época, con extraordinarios recursos hidráulicos para el abastecimiento de la ciudad. También usaban un calendario y sus edificaciones tenían características especiales: bases circulares, un elemento de la arquitectura mesoamericana de complejidad notoria.

 

 

Tamtoc también fue un centro político y religioso que daba un valor relevante a las mujeres, quienes eran consideradas dueñas del tiempo por sus ciclos menstruales y símbolos de la fertilidad del universo.

Todos los conocimientos que cultivaron los residentes de Tamtoc fueron igual de relevantes para ellos. Por eso tenían un gran manejo de la agricultura y cultivando frijol, maíz en el centro de esta actividad, aunque también eran grandes pescadores y cazadores.

 

 

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), señala que Tamtoc fue un asentamiento caracterizado por su planta circular o con esquinas redondeadas, divididas en tres grupos:

El Grupo A que de entre sus 23 estructuras destaca la conocida como el Corcovado, cuya "banqueta" fue utilizada para rituales religiosos. El Grupo B,  en este grupo está el edificio astronómico del complejo. También con una planta circular, hay una edificación con cuatro accesos que, indican los expertos, aluden a los cuatro puntos cardinales.

 

 

Finalmente, se encuentra el Grupo C donde hay el llamado Monumento 32, es el más recomendable, pues en éste hay tres personajes femeninos y otros elementos que muestran los tres niveles cosmogónicos del universo de los habitantes de Tamtoc. En los alrededores hay 12 estructuras donde se han encontrado restos humanos y pinturas murales.

El eje articulador de todo el complejo es una plaza central con dos notables edificios de 36 y 21 metros de altura. Muy cerca de Tamtoc, en Tamohi o El Consuelo, podrás reconocer el sitio arqueológico donde fue hallada la popular escultura del "Adolescente Huasteco", uno de los tesoros más bellos que aloja el Museo Nacional de Antropología en Ciudad de México.

 

 

Zona arqueológica de Tamtoc

Dónde: a 100 km del centro de San Luis Potosí municipio de Tamuín

Cuando: lunes a domingo de 09:00 a 17:00 horas

Cuánto: $75 pesos

                                                   Foto destacada San Luis Potosí turismo

Vochol, el coche huichol que le ha dado la vuelta al mundo
MXCity
El vochol es un proyecto de arte folclórico que represente a las culturas del siglo XXI en sus expresiones y mezclas.

El Vochol es una muestra del arte folclórico de la cultura mexicana del siglo XXI.

 

. . .

 

El parque temático del consorcio alemán Volkswagen en la ciudad de Wolfsburgo, la Autostadt, abrió al público este jueves la exposición del vocho decorado con millones de cuentas coloridas creadas por ocho artistas indígenas mexicanos.

Los artistas indígenas huicholes, de los estados de Nayarit y Jalisco, invirtieron más de nueve mil horas de trabajo y utilizaron millones de chaquiras, sumadas a una gran fantasía, para “aunar la variedad del arte popular mexicano con la carrocería de un vocho de Volkswagen”, de acuerdo con un comunicado de la Autostadt.

 

 

El Vochol, contracción formada con las palabras vocho y huichol, el pueblo indígena de la Sierra Madre Occidental, se expuso por primera vez en 2010 en el Museo de Arte Popular de México y después en varios puntos del país, e inició en enero una gira internacional en Estados Unidos.

Este proyecto fue patrocinado por un gran número de organizaciones públicas y privadas como la Asociación de los Amigos del Museo de Arte Popular, la Secretaría de Cultura del Gobierno del estado de Jalisco y el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes del estado de Nayarit.

 

 

Este trabajo tuvo como fin crear un arte folclórico para el siglo XXI, el cual demostrara el ritual de la naturaleza, la habilidad y la cultura Huichol.? Las artesanías hechas con chaquira son tradicionales del arte huichol y sus inicios se sitúan en el decorado de cuernos de toro, jícaras, máscaras y cabezas de jaguar.

Originalmente, estas obras eran hechas con semillas, pero hoy día se realizan con cuentas de plástico o vidrio. Este arte continúa evolucionando y se puede apreciar en distintos materiales modernos como piedra, cerámica y metal. Tradicionalmente, las chaquiras o cuentas se fijan con un tipo de cera que proviene de Campeche.

 

 

El trabajo fue realizado por ocho artesanos de dos distintas familias huicholes, los Bautistas del estado de Jalisco y los Ortiz del estado de Nayarit.? Estos artesanos trabajaron bajo la dirección de Francisco Bautista para decorar el chasis y el interior del vehículo con un exclusivo diseño.

?Los huicholes trabajaron durante 4,760 horas y utilizaron 2,277,00 chaquiras, las cuales pesaron noventa kilogramos y fueron fijadas con dieciséis kilogramos de resina, la cual soporta hasta 200° Celsius.

 

 

?El Vochol se trabajó en el Hospicio Cabañas y duró siete meses siendo su comienzo en mayo del 2010. En una etapa posterior, el trabajo se continuó en el Centro Estatal para las Culturas Populares e Indígenas de Nayarit. Los últimos detalles se realizaron en el Museo de Arte Popular en la Ciudad de México.

Las imágenes plasmadas en el automóvil representan las deidades y cultura huichol. Estas incluyen, en el capó del coche, dos serpientes sobre nubes que emulan la lluvia. En la parte trasera se observan ofrendas y una canoa dirigida por un chamán. A los costados se aprecian los dioses del sol, el fuego, maíz, venados y peyote.

 

 

El Vochol combina de una forma muy especial el tradicional vehículo de Volkswagen, icono del consorcio, con el arte popular de México, un país con el que Volkswagen tiene estrechos vínculos desde hace más de cuatro décadas.

Según el embajador de México en Alemania, Francisco N. González Díaz, “el querido vocho, icono alemán del siglo XX y producido en México hasta 2003, se viste de wixáricas (huicholes) y viaja por el mundo mostrando la sinergia de dos mundos, incluso de tres: México, Alemania y los huicholes”.

 

 

Las dos millones 277,000 chaquiras utilizadas por los ocho artistas indígenas para decorar el Vochol en un “diseño mágico y colorido” se fijaron sobre la carrocería del vehículo con 16 kilogramos de cera de Campeche, tela y pintura, precisa el comunicado.

El origen del arte huichol radica en una tradición ancestral, la transcripción física de las imágenes visualizadas por los chamanes huicholes; inducidas por la ingestión del Peyote (hikuri), su cactus sagrado, permitiéndoles franquear el umbral de lo desconocido y así relacionarse con lo dívino.

 

 

Estas obras de arte huichol son hechas con chaquiras ó con hilo (estambre), cada una lleva simbólicos motivos, historias de la cultura huichol y leyendas huichol de su cosmogonía que nos ofrecen un panorama de la sociedad Huichol.

El vochol se va forrando con chaquiras multicolor, es un trabajo donde se realizan dibujos como el venado, peyote (hikuri), milpas, águilas, soles etc. que representan tradiciones culturales. Las figuras en forradas de chaquira de los huicholes estan llenas de color y simbolismo.

Foto destacada Noticias de coches

x