Gastronomía
La Ex Hacienda San Andrés Ayapango, una edificación del siglo XVI
MXCity
Cerca del Parque Nacional Izta-Popo se encuentra un lugar para relajarse por completo del caos de la gran ciudad.

En la Hacienda San Andrés el caos citadino se te olvidará.

 

. . .

 

La Hacienda San Andrés es un lugar para desconectarte de la rutina diaria y entrar en las instalaciones de un lugar hermoso, alejado de la vida urbana, donde podrás vivir la experiencia disfruta de la vida de campo por unos días.

Esta Hacienda se caracteriza por ser un lugar autosustentable, con paneles solares para reducir el uso de energía eléctrica y es un sitio que produce sus alimentos ya que tienen huertos y una linda granja.

 

 

 

Es una antigua edificación del siglo XVI con cientos de hectáreas que alguna vez fueron utilizadas para la explotación de madera usada en las construcciones de ferrocarriles.

Más tarde, durante la Independencia de México vio ir y venir a los revolucionarios y federales ya que usaban la casa como cuartel secreto.

Años después la propiedad fue comprada por un productor de cine y televisión quien reconstruyó el lugar para hacer un centro de producción, aunque también fungía como terreno para sembrar granos y criar reses.

 

 

 

 

La estructura ha sido inspiración para diversos documentales, programas para niños y adultos, así como también para películas de ficción y aventura. S lugar fue visitado muchos directores, actores, actrices y artistas reconocidos, además, varias de las pinturas y obras de la hacienda se encuentran en las paredes de este sitio.

Hoy en día, el edificio funciona como hotel y spa con objetivo de traer el campo a la ciudad para brindar un servicio innovador y único para los que se hospedan dentro de sus enormes cuatro paredes.

 

 

El Hotel tiene nueve habitaciones y cada cuarto tiene una decoración única, haciendo más especial tu estadía. Dentro de las habitaciones se espera que te desconectes de los aparatos electrónicos para que encuentres una armonía ideal para una plena relajación y olvidarte del estrés de las redes y también de la urbe.

Aquí puedes salir a caminar dentro de las grandes hectáreas y observar los atardeceres con vista a los volcanes, también se cuenta con un grandioso laberinto el cual se puede recorrer en grupos.

 

 

También se realizan paseos a caballo, bicicletas, futbol, porterías para el gol-para, tombling, papalote, frisbee y cuando se cansen de no dejar de moverse. Una de las cosas más vistosas dentro de la hacienda es el huerto en donde se siembran y cultivan diferentes frutas y vegetales ricos en nutrientes.

Hay una granja en la cual se procura darle una vida plena a los animales para obtener mejores carnes. El pequeño invernadero es experimental con productos de diversos climas.

En el menú encuentras especiales que se preparan con ingredientes que ellos cosecharon y, se tienen pláticas sobre la preparación de la tierra, la composta, sobre fermentos e insecticidas naturales elaborados por ellos.

 

 

Aquí podrás disfrutar de exquisitos platillos con los hongos silvestres en temporada en la Hacienda San Andrés Ayapango en Estado de México. Todas las mañanas se sirven desayunos continentales y a la carta. Como en toda hacienda, no puede faltar la capilla, ésta es del siglo XVI, que se construyó sobre un centro ceremonial prehispánico.

En los jardines de la hacienda, se exhibe una obra de Diego Rivera, La Era. Cuentan que este es el primer cuadro que se le conoce al pintor, y retrata los campos de la hacienda con vista a los volcanes. La experiencia de Hacienda San Andrés es que te conectes con la tierra y con los alimentos naturales que nos brinda.

 

 

https://www.instagram.com/p/CFKq9GqHUBn/

 

 

Hacienda San Andrés

Dónde: Ex-Hacienda de San Andrés, Retana s/n Ayapango, Edo. de México.

Cuando: 365 días al año.

Cuánto: habitaciones desde $1990

Foto destacada Travel + Leisure

Datos que seguro no sabías sobre la barbacoa mexicana
MXCity
La barbacoa es la combinación de una técnica milenaria de cocción lenta con el sabor peculiar del ahumado.

Foto destacada: El Universal

La barbacoa es uno de los legados gastronómicos más grandes de nuestro país.

 

. . .

 

Se dice que fueron los mayas a quienes se les ocurrió la técnica de cocinar la carne al vapor en hornos subterráneos, que da origen a la suculenta barbacoa. Es difícil asegurarlo. Lo que se sabe de esta técnica es que el vapor, el humo y el calor brindan un gran sabor y evita que la carne se seque.

Este método ha cambiado muy poco en los últimos siglos y se ha transmitido durante varias generaciones. La barbacoa es propia del rancho, se requiere mucha paciencia y es deliciosa. Pero aquí te dejamos algunos datos que seguramente no sabías de la barbacoa.

 

Ritual para la barbacoa

 

@lalupitatym

 

Preparar el sitio en donde se hará la barbacoa sigue siendo un ritual. Hay que cavar el hoyo, recolectar ramas de mezquite envejecidas del piso del rancho con las que encender un lote de carbones incandescentes. Enseguida hay que colocar las brasas en el hoyo e introducir una olla grande con la carne sazonada, ya sea de cordero, ternera o cabra. Enseguida hay que cubrir y esperar, esperar y esperar. Los dioses de la barbacoa recompensan toda esa paciencia.

 

Tradición por regiones

 

@barbacoadehoyodonlole

 

Igual que muchos otros platos mexicanos, existen distintas variedades regionales de barbacoa. Un formato tradicional del norte de México requiere la cabeza entera de una vaca envuelta en hojas de maguey. Mientras que el cerebro, los ojos, la papada, las mollejas, la lengua y otros sabrosos trozos humean suavemente en un delicioso espectáculo. También es usual que otros cortes de carne se sazonen con chiles secos, ajo, cebolla, tomate, vinagre blanco y sal y pimienta antes de cocinarlos al vapor.

El resultado es una carne ahumada desmenuzada y un concentrado de caldo enriquecido con grasa.

 

El sabor peculiar de la barbacoa

 

@barbacoyero

 

La esencia de la carne tiene notas ahumadas, en algunos sitios con un poco de sabor a lima, tomate y vinagre que rebota la dulce frescura de la cebolla cruda y el cilantro equilibrando cada bocado. El aroma del humo y la cocción lenta durante la noche, hacen de este manjar una obra de arte culinario. Se dice que Hidalgo y Querétaro tienen altares para los dioses de la barbacoa.

 

Consomé, el néctar celestial

 

@elcimarronveracruz

 

El consomé de la barbacoa es el resultado de horas de estofado lento. Es un suculento caldito translúcido con un tesoro de garbanzos en las profundidades del consomé. A este, además, se le agrega cebolla, cilantro y una deliciosa salsa de chile guajillo, que se bebe para calentar el estómago. Los tacos acompañan al consomé, o al revés? no importa, el primer bocado de la barbacoa siempre es perfecto.

 

Beneficios de la barbacoa

 

@barbacoyero

 

Se dice que comer barbacoa aporta diferentes vitaminas y minerales al organismo. Contiene un alto nivel de zinc, el cual beneficia el mantenimiento de las células y favorece el funcionamiento del sistema inmunológico. Por su contenido de hierro aumenta los niveles de energía, disminuye la posibilidad de tener enfermedades infecciosas, estimula las habilidades mentales y previene la anemia. Además, posee vitamina B3, la cual favorece el funcionamiento del sistema nervioso, fomenta una mejor circulación sanguínea y permite una buena salud de la piel? pero todo con moderación.

 

La barbacoa también?

 

@barbacoyero

 

Como no todo lo que brilla es oro, la carne de borrego también es rica en grasas, y aunque son naturales, en exceso pueden elevar el colesterol. Es por ello que las personas que padecen enfermedades cardiovasculares, tienen alto el colesterol o los triglicéridos y padecen sobrepeso u obesidad deben moderar el consumo de esta carne, pues deben evitar el consumo de estos ácidos grasos. La ingesta excesiva de la barbacoa provoca enfermedades cardíacas.

 

¿Cuándo comer barbacoa?

 

@barbacoyero

 

Regularmente se consume en el desayuno, pero hoy en día puedes encontrar un buen consomé las 24 horas del día, los 7 días de la semana en restaurantes y puestos de tacos. Aun así, hacer barbacoa es una gran labor y es un plato que a menudo cocina toda una familia o comunidad para las vacaciones o celebraciones. La preparación comienza tarde en la noche o temprano en la mañana, de modo que después de horas de asado, esté listo para comer a más tardar al mediodía.

Guacavaqui o wakabaki, el platillo tradicional yoreme que cura el alma
MXCity
El guacavaqui forma parte del culto del pueblo yoreme, quien nos ha legado esta receta sencilla pero contundente de sabor.

Fuente destacada: Gastrolab

El Wakabaqui es un delicioso caldito norteño para devolverle el alma al cuerpo.

 

. . .

 

Este platillo también es conocido como guacabaque, guacavaqui, huacabaque, huacabaqui, uacabaqui o wakabaki, según la región geográfica. Este caldito forma parte del culto tradicional del pueblo yoreme, quien nos ha legado esta receta sencilla pero contundente de sabor, muy saludable y confortable al alma. Además, es un platillo que se sirve en muchos de los pueblos originarios del norte, siendo Sonora y Sinaloa los estados donde más se consume.

 

Tradición y gastronomía del norte

 

Fuente: @ mi_xantico

 

La palabra yoreme guacavaqui designa al cocido de vaca (waakas, vaca; baki, caldo), en otras palabras, un caldo que se deja hervir por mucho tiempo haciendo que se concentren los sabores de sus ingredientes, mismos que pueden cambiar por la región en la que se prepare; no obstante, los ingredientes básicos son carne, garbanzos, elote, calabaza y ejotes, todos, productos de la tierra que se comen y honrar en las fiestas yoreme.

Precisamente, al tratarse de un "platillo de fiesta", no es común encontrarlo todo el año; si acaso en los hogares se prepara sin una razón específica, pero las fondas y los restaurantes se reservan su preparación para fiestas específicas como Día de los muertos (en el caso de los yaquis), en novenarios, bodas, bautizos y Semana Santa. En la medida en que se extienden las fiestas, conviene tener siempre una fuente de alimentación para los invitados.

 

Mucho sabor con apapacho y tradición

 

Fuente: @ melimu2

 

Hay comida que sienta bien al alma, todos lo sabemos, esa sopita caliente que nos recuerda la infancia; el arroz rojo que preparaba la abuela con un huevo estrellado perfecto, el taquito placero de los domingos; esas recetas que nos evocan momentos felices donde la seguridad de la infancia se activa en nuestro ser, es la efectividad del wacabaki.

Precisamente el guacavaqui es un platillo evocativo, pero no del pasado (o no necesariamente), sino de la bondad ancestral de la tierra que nos ofrece ingredientes valiosísimos para nuestra nutrición; como decíamos, el cocido se puede preparar con diferentes ingredientes, puede llevar machaca, cola de res, espinazo, pecho de res, faldilla, pero también puede ser preparado con gallina, pescado (muy sinaloense), jabalí, ratón de campo o venado, que es la carne con la que se preparaba tradicionalmente.

 

Fuente: @ rafayellow

 

En otras versiones se explica que la carne original es la del toro, animal que se sacrificaba a Dios, la virgen y los santos. En cuanto a las verduras encontramos que además de las mencionadas se puede agregar zanahoria, elote (que puede ir integrado al caldo o servirse por separado), jitomate, raíz de saya, cilantro, jitomate, chile verde y, la estrella la calabaza de castilla (sí, esa grande de color naranja) que redimensiona el sabor de lo que tenemos en mente como caldo, cocido o para los habitantes de la CDMX: un mole de olla.

El tradicional guacavaqui tiene un sabor dulce sutil y muy familiar para todos los pueblos de la zona, quienes rodeados de desierto, integraron en los elementos del día a día a las preparaciones, ya que la paciencia con que se pone a hervir el guacavaqui es muy grande; y esa paciencia puesta en manos de expertas cocineras da como resultado un caldo reparador para todos a aquellos que necesitan nutrirse.

 

 

@yaquipride

 

Receta de guacavaqui

 

 

 

Ojalá que la receta del chef Yuri de Gortari de haya gustado y que te haya llevado de la mano para preparar este delicioso platillo norteño para reparar el alma en un mal día.

El origen mundial de la calabaza fue en México y aquí sus diversas variedades
MXCity
Algunos estudios arqueobotánicos sugieren que la calabacita se pudo domesticar desde hace 7,000 años en México.

Foto destacada: Food & Wine

 Ofrenda, técnica, alimento saludable y postre, la calabaza lo tiene todo.

 

 

Una de las semillas con más antigüedad en la historia, datada de 7,000 años atrás, fue hallada en una cueva mexicana en los valles de Tehuacán, y ha sido una pieza clave para el desarrollo alimenticio en nuestra cultura, se trata de la calabaza.

La calabaza fue importante para los primeros pueblos mexicanos, ya que el tratamiento de sus semillas permitió llevarla a todos lados facilitando su cultivo y domesticación en todo Aridoamérica y Mesoamérica, en donde los mexicas y mayas utilizaron las semillas de calabaza que se usaba todo el año para diversos usos.

 

La historia de las calabazas

 

Wikipedia

 

La domesticación de la semilla de calabaza trajo consigo el desarrollo de un artefacto para contener y lavar la semilla con agua, así como la implementación de un detergente para acarreare el agua por medio de su contención, así que las xicallis, jícaras, resultaron ser perfectas para esa tarea.

De las cuatro subespecies de calabazas, la Cucúrbita pepo es la especie 100% mexicana, que designa a los calabacines ornamentales y su flor, esa flor tan deliciosa que todavía solemos comer en quesadillas; fue cuando llegaron los españoles que fue posible llevar la calabaza a Europa y Asia, en donde se adoptó para el consumo humano el fruto que en el centro del país es verde y en el norte anaranjada.

 

Wikipedia

 

 

Las calabazas en náhuatl se le conocen como ayotli, cozticayotli, tamalayotli, tzilacayotli. En maya se conocen como dzot, k´uum, en zapoteco como güiches o güichas; mientras que en Sudamérica se conocen como zapallos o caboshas y en países anglosajones como squashes, pumpkins o gourds. Pero en México existen 11 variedades silvestres, de las cuales cinco son endémicas. Las calabazas silvestres no son comestibles para los seres humanos, ya que tienen altos niveles de cucurbitacinas que las hacen amargas, aunque sí son de consumo animal. En zonas rurales los frutos tienen usos en la medicina tradicional y como jabones.

La Calabaza güicha, de castilla, tsol, calabaza india, calabacita, también conocida como Cucurbita pepo en el mundo científico, incluye la mayor parte de la variación de calabazas cultivadas para verdura, frutos comestibles, usos ornamentales y es la calabaza de mayor importancia comercial en todo el mundo, gracias a la domesticación de los antepasados.

 

Wikipedia

 

Existe una gran diversidad en tamaños, formas y coloración en los frutos y tamaños de las semillas de calabaza. Se cultivo estuvo asociado a la milpa, y a la fecha sigue siendo muy apreciada por el sabor, textura y el dulzor de su pulpa, aunque también se consumen las semillas, flores y tallos.

 

Chilacayotas y Zapallos

 

 

El Chilacayote o chilacayota (Cucurbita ficifolia) es de menor diversidad que las otras especies, pero tiene una importante variación en tamaño de fruto, con semillas negras o blancas. Sus frutos tiernos son utilizados como verdura y sus frutos maduros se emplean en la preparación de dulces cristalizados o en agua de chilacayota, típica de Oaxaca.

Hasta la fecha se desconoce el ancestro silvestre de esta especie y por ende el origen de dicha domesticación. Sin embargo, por la alta variación biológica observada en el Perú, posiblemente se haya domesticado en la región Andina.

De origen sudamericano, este tipo de calabaza tiene numerosas razas o variedades locales y abundantes cultivares comerciales comestibles y algunos ornamentales. En México, se cultivan algunas variedades comerciales en los estados de Sinaloa y Sonora.

 

Calabazas en México

 

 

En México, las variedades y razas nativas de calabazas se cultivan prácticamente en todas las regiones agrícolas, acompañando al maíz y al frijol y también en huertos familiares y solares. Sus usos alimenticios tienen variadas expresiones: los brotes tiernos se comen como quelites, en sopas o guisos; se utilizan las flores en sopas, quesadillas, cremas, rellenas; la pulpa de frutos se usa para hacer dulce, atoles, aguas frescas y repostería.

Asimismo, las semillas -asadas, cocidas o hervidas- se utilizan como botana, en guisos, tamales, dulces, como adorno y complemento en otras preparaciones. En algunas regiones el fruto, las semillas y las raíces se pueden utilizar con fines medicinales.

Existen diferentes especies de calabazas domesticadas, así como calabazas criollas, como "la italiana", una de las más importantes ya que es consumida en una amplia variedad de platillos y caldos, donde se suelen aprovechar las semillas para hacer pipián y distintos tipos de mole.

 

La flor de calabaza

 

Wikipedia

 

Finalmente, la flor de calabaza también se come ya que es rica en calcio y fósforo, siendo recomendada para personas con osteoporosis, también posee potasio, hierro y magnesio. Contiene vitamina A, complejo B (B1, B2, B3), vitamina C y ácido fólico.? Se consideran parte de una dieta saludable por su poco aporte calórico, además de que previene de enfermedades cardiovasculares y es antioxidante.? En mujeres embarazadas favorece el desarrollo del bebé.

 

 

Por último, el aprovechamiento de las semillas también posibilitó su domesticación, ya que hizo posible crear métodos y técnicas para aprovechar la totalidad del producto haciendo posible que sean consumidas asadas, cocidas o hervidas y que puedan funcionar como botana, añadirlas en guisos, tamales, dulces y complemento en otros platillos. Además, el fruto, las semillas y las raíces se pueden utilizar con fines medicinales.

Teocintle: el origen, evolución y domesticación del maíz sagrado
MXCity
El teocintle es el predecesor del maíz y solo a través de su domesticación fue posible la cultura, el desarrollo e historia de nuestro país.

Foto destacada: Teocintle

El Teocintle es considerada la madre del maíz y gracias a ella fueron posibles todas las demás especies.

 

. . .

 

Charles Darwin utilizó las investigaciones de la domesticación de cultivos para la formulación de su teoría de la evolución por selección natural, que siguen siendo fundamentales para la biología evolutiva. Muchos cultivos tienen registros arqueológicos bien documentados de hallazgos de hace 12.000 años. A diferencia de la evolución en la naturaleza, donde las especies ancestrales a menudo se desconocen, los ancestros silvestres de los cultivos se conocen en su mayoría y están disponibles para análisis comparativos.

Pero ¿qué es lo importante de estos datos para descubrir al ancestro del maíz?

 

 

Existe un cuerpo de investigación sobre la evolución de muchos cultivos, incluyendo maíz, arroz, trigo, sorgo, cebada, algodón, frijol y girasol. En lo que respecta al origen y la historia evolutiva del maíz, los datos arqueológicos revelaron que el maíz se originó a partir de un único evento de domesticación en el sur de México hace unos 9, 000 años.

El antepasado directo del maíz es una hierba silvestre de las tierras bajas conocida como teocintle. La comparación de la genética poblacional del maíz y el teocintle reveló evidencia de una selección reciente en múltiples regiones genómicas, un cuello de botella moderado que causa la pérdida de la diversidad genética durante la domesticación, y el flujo de genes después de la domesticación del teocintle al maíz que mejoró la adaptación del maíz a diversos ambientes.

 

 

A pesar de la pérdida de diversidad genética por selección natural, el maíz moderno sigue siendo rico en variación genética, lo que facilita su adaptación precolombina a diversos hábitats desde Canadá hasta Chile. A pesar de todo, el teocintle y el maíz difieren en la arquitectura de las plantas, ya que el teocintle suelen tener muchas ramas largas, cada una con múltiples mazorcas pequeñas a lo largo de su longitud y borlas en la punta.

El maíz, por su parte, suele tener una o dos ramas cortas, cada una con una sola mazorca en la punta. Una planta de teocintle puede tener varios cientos de mazorcas, cada una con solo 10 granos, mientras que el maíz normalmente tiene solo dos mazorcas, cada una con varios cientos de granos.

 

 

El teocintle tiene una forma de crecimiento que permite que la planta se ramifique en buenos ambientes para producir cientos de mazorcas o permanecer pequeña y ramificada con solo unas pocas mazorcas en ambientes pobres. El maíz, a su vez, tiene una forma de crecimiento fija, produciendo una o dos mazorcas grandes en una amplia gama de ambientes.

Se cree que hace unos 9,000 años los humanos comenzaron a interactuar con el teocintle silvestre en el valle del río Balsas en el centro-sur de México. Durante varios miles de años de administración de semillas, nuestros antepasados ??desarrollaron maíz domesticado y las miles de variedades diferentes que existen en la actualidad.

 

 

Fue gracias a los pueblos antiguos que comenzaron a desarrollar el teocintle en sus cultivos hasta que se logró domesticar en las distintas variedades que tenemos de maíz, sus granos crecieron sin cáscara dura, y mutó su tamaño, textura y sabor. Esto significó que la planta dejara de crecer de forma salvaje y expuso los granos a los depredadores y a las aves.

El teocintle es un cultivo exclusivo de la región norte-sur de México y nunca ha crecido en el suroeste de Estados Unidos. El maíz ya domesticado se cultivó en el suroeste hace 4.000 años; y a medida que las variedades domesticadas de maíz se trasladaron desde el centro de México a lo largo de las Américas, se realizó una polinización cruzada con otras subespecies de teocintle, incluida la Zea mays mexicana, que es nativa del noroeste de México. 

 

Los agricultores de México y América Central dejan que las plantas silvestres de teocintle crezcan alrededor de los bordes de sus campos de maíz, ya que se cree que el teocintle hace que las plantas de maíz sean “más fuertes”. Esto se debe a que la transferencia genética entre variedades silvestres y domesticadas diversifica el código genético del maíz domesticado. Esta diversidad conduce a poblaciones de maíz más saludables y hace posible el uso amplio del teocintle como cultivo forrajero para el ganado, y las semillas pueden alimentar a otros animales como pollos y cerdos.

 

Usos culinarios de teocintle

 

 

Aunque el teocintle no tiene un uso amplio, en México el tallo se suele masticar por sus jugos dulces, que recuerdan al azúcar. La evidencia arqueológica sugiere que el jugo dulce de los tallos de teocintle se consumió antes del descubrimiento del grano. La cubierta exterior dura del teocintle hace que el grano seco no sea comestible.

Fue una mutación genética la que provocó la desaparición de esta dura capa externa. Los criadores de plantas ancestrales aprovecharon este rasgo al guardar y plantar estos granos, esencialmente haciendo que el maíz sea lo que es hoy.

x