Gastronomía
Sicte y Tzitli: la historia de la golosina más famosa del mundo
MXCity
Los Aztecas, lo llamaban tzictil y los Mayas Sicté y su elaboración es una tradición viva de la Cultura Maya.

Este dulce es uno de los más reconocidos del mundo y se creó gracias al sur mexicano.

 

. . .

 

 

El nombre con que los mayas conocían esta goma fue "sicte", que significa sangre o fluido vital y con ella comerciaron con otros pueblos mesoamericanos. Su uso se extendió en tiempo y en espacio, de manera que llega a los aztecas con el nombre de "tzictli" (para quienes la palabra significa pegar) y de allí pasa a la lengua española como chicle.

En España y el resto de Europa siguió siendo usado con fines higiénicos sin mayor impacto.

 

 

El zapote o níspero es el árbol chicozapote puede tener hasta 40 metros de altura y se encuentra igualmente en casa en las selvas tropicales de Chiapas, Guatemala, Belice y otras partes de Centroamérica como en las zonas más secas.  

Aparte de la espesa savia blanca parecida al látex que se usa para hacer chicle, el árbol da una fruta dulce con una pulpa suave, jugosa de color rojo o marrón y una textura ligeramente lechosa que atrae a monos, pecaríes, tucanes y humanos. Se dice que la resina alivia las quemaduras como un yeso rudimentario e incluso las semillas tienen un uso, se dice que tienen propiedades curativas en el tratamiento de dolencias estomacales.

 

 

El Chicozapote también es apreciado por su madera densa y excepcionalmente duradera, que los mayas han utilizado como material de construcción durante miles de años. Durante las excavaciones en los sitios arqueológicos de Tikal y Dzibanche, en el sur de Quintana Roo , se han encontrado dinteles y vigas de templos hechos de madera de zapote tallada que ha sobrevivido a los estragos del tiempo, el clima tropical y los insectos voraces .

De hecho, los chicozapotes a menudo se encuentran creciendo cerca de sitios arqueológicos, evidencia de que los mayas los usaban para construir.

 

 

Los mayas habían estado masticando sicte o chicle crudo para saciar su sed mientras trabajaban o en viajes desde tiempos inmemoriales y el chicle también era uno de sus antiguos productos comerciales.

Pero la forma en que el chicle se convirtió en un regalo global se debe a los empresarios del siglo XIX en los Estados Unidos que fueron los primeros en agregar azúcar y otros saborizantes al chicle, haciéndolo más apetecible.

Cuenta la historia que el desafortunado presidente mexicano, general Antonio López de Santa Ana de la fama de Alamo era partidario del chicle. Después de ser depuesto durante una revuelta por una facción rival liderada por Juan Alvárez, huyó al exilio en los Estados Unidos.

 

 

En 1866, conoció a un ingeniero e inventor llamado Thomas Adams que tenía curiosidad por aprender sobre el chicle y experimentó con él para ver si podía usarse como sustituto del caucho. Después de meses de pruebas, llegó a la conclusión de que era demasiado blando y no tenía la consistencia adecuada para ser utilizado en la fabricación de neumáticos de bicicleta y botas de agua.

Sin embargo, él y su hijo persistieron, basándose en la antigua tradición mexicana de masticarlo. Obtuvieron una patente para el chicle en 1869, importaron 2.300 kilos de la materia prima y dos años después comenzaron a comercializar su producto en Estados Unidos como Adams New York Chewing Gum.

 

 

En 1875, Adams añadió jarabe de arce y regaliz como edulcorantes. Siguió el azúcar, introducido por una empresa rival, y en 1880 se utilizó por primera vez la menta para dar sabor al chicle y su popularidad empezó a crecer.

Siguieron más sabores y los mercados internacionales se abrieron al chicle. Los soldados adquirieron el gusto por la goma de mascar durante la Primera Guerra Mundial y la demanda siguió aumentando después del cese de las hostilidades, durante las décadas de 1920 y 1930, hasta la Segunda Guerra Mundial.

 

 

Durante este tiempo, las innovaciones hicieron que la goma de mascar fuera aún más atractiva. Por ejemplo, Philip Wrigley combinó chicle de Campeche y Quintana Roo con chilte, un chicle similar de Talpa en el suroeste de Jalisco pero con diferente consistencia, textura y elasticidad. Gracias a su nueva mezcla, Wrigleys se convirtió en un importante competidor en el comercio de chicles.

Remoto, prácticamente deshabitado y cubierto por un denso manto de selva, el territorio de Quintana Roo experimentó un gran auge. Bandas de chicleros o recolectores de chicle se aventuraban en el bosque durante meses en busca de árboles de zapote que estuvieran listos para tocar.

 

 

Cuando encontraban uno, picaban la corteza con machetes y recogían la savia que corría por el tronco. Posteriormente, la resina se calentaría, se enrollaría en bolas, se enviaría a la costa a Puerto Morelos, Cozumel y Vigía Chico , un pequeño puerto en lo que ahora es la Reserva de la Biosfera Sian Ka’an , y se vendería a empresas extranjeras como Chicle Adams.

En la década de 1950, se habían encontrado sustitutos artificiales más baratos para el chicle y Brasil se había convertido en un rival. La demanda de materia prima natural cosechada en Quintana Roo, Campeche, Belice y el norte de Guatemala estaba en declive.

 

 

Foto destacada El Heraldo de Aragón

¿Sabes cómo llegó el pan a México? Aquí te dejamos la suculenta historia
MXCity
El pan en México es una tradición que reúne familias, que genera conversación y nos regala alegrías… así llegó y así se vende hoy.

Foto destacada: Flamingo Villa del Palmar

La historia de las panaderías en México, está conectada con la conquista, lo que nos hace México.

 

. . .

 

La materia prima del pan es la harina que hasta antes del siglo XVI no existía en estas tierras, lo que había aquí era la masa de maíz con la que se hacían tortitas llamadas cocollí, un tipo de pan torcido, y unas empanaditas llamadas uilocpalli.

Fue hasta 1524 que el trigo se empezó a sembrar en México para el uso de Hernán Cortés quien le regaló la siembra a Juan Garrido, uno de los primeros panaderos coloniales, luego vino un largo periodo en el que la elaboración del pan era exclusivamente casera.

 

 

El pan se comenzó a vender en las pulperías (hoy misceláneas) pero no era ese bonito y aromático pan que comemos hoy, era un pan seco y duro que se vendía por precio fijado por el cabildo, las medidas eran cuartillas, tlacos y pilones.

 

Las panaderías mexicanas

 

El pan fino como las banderillas y las campechanas eran de consumo exclusivo de las clases altas que mandaban hacerlo en sus propias cocinas, como el birote y el pambazo que después fueron desplazados a las clases bajas con la llegada de los maestros panaderos.

 

 

Panaderos italianos y franceses llegaron hasta el siglo XVIII para establecer sus panaderías muy al estilo europeo donde el negocio era familiar y se heredaba de padres a hijos. Uno de los primeros en llegar fue el italiano Manuel Mazza, suegro de Don Benito Juárez.

El pan que se vendía a la población seguía siendo de baja calidad hasta finales del siglo XIX cuando los franceses empezaron a influenciar la panadería local (por aquellos días de la intervención francesa), para 1880 ya había 78 panaderías en la CDMX.

 

 

Durante todo ese tiempo existieron mujeres indígenas que vendían en las calles y mercados pan en hornos calabaceros de donde surgirían algunas derivaciones como el tradicional chimbo chiapaneco.

Para el siglo XX las panaderías ya estaban bien establecidas incluso con grandes negocios en la CDMX como La Vasconia y el Molino que ya existían para 1930, El Globo ya había sido fundada en 1884 como pionera de la industria panificadora.

 

 

Las revolvedoras del pan blanco y la industrialización de la harina bajaron los precios del pan estandarizaron su calidad, dando además portunidad de introducir bizcochería más barata la cual entró a las panaderías entre 1932 y 1950.

Como básicamente las panaderías vendían bolillos y teleras, su venta era por mostrador y en horas exactas pues todos querían sus bolillos calentitos. Pero la diversificación de la bizcochería comenzó a entorpecer la atención.

 

 

Fue hasta entrados los años 50 que Antonio Ordóñez Ríos decidió "abrir la panadería" al público colocando charolas y pinzas para que cada uno eligiera a su antojo, no obstante, todavía hasta la década de los setenta tenías que conocer el nombre de cada pan para pedírselo al tendero que lo mostraba en una vitrina.

Gendarmes, chilindrinas, garibaldis y cubiletes fueron perdiendo el nombre con el sistema de autoservicio, pero ganaron calidad y variedad en la década de los 80 cuando nuevos panaderos especializados arribaron a las panificadoras.

 

 

A la fecha, el pan se sigue vendiendo en las calles anunciado por una cornetilla o por la clásica melodía que entonaba Tin Tán, en panaderías que han adoptado todo tipo de estilos y resguardando la frescura, el aroma y la basta variedad que sólo el pan mexicano tiene.

El guayacán, es un árbol medicinal supremo y gratamente precioso
MXCity
Uno de los árboles florales más hermosos de México es el Guayacán, una especie endémica en peligro de desaparecer.

Foto destacada: Iluminancia

En muchas partes de América el Guayacán es amarillo, pero solo en Sonora es azul violáceo.

 

. . .

 

Lejos de la creencia popular de que el desierto es un espacio casi sin vida ni color, se encuentran las zonas secas de México, como Sonora, que durante la primavera y el verano se adorna de muchas flores, como las del bello guayacán.

 

¿Cómo es el guayacán?

 

El guayacán, guaiacum coulteri, es un árbol distribuido a lo largo de la américa latina, donde su flor suele ser amarilla, pero en Sonora, el último espacio donde se le encuentra, sus flores son de un inigualable azul casi púrpura que lo hace único y endémico.

 

 

Mientras el guayacán de flor amarilla se distribuye en zonas de selva baja o bosques, el guayacán azul habita en el límite del desierto y el semidesierto, como en Hermosillo, donde los árboles adornan la ciudad de marzo a julio.

El árbol llega a medir hasta 15 metros, empieza su floración hasta los 8 años y su madera puede explotarse hasta que la plata cumpla los 60 años. Su flor tiene forma de estrella y aparece muy abundante en el guayacán cambiándolo completamente de color verde al violeta.

 

 

Muchas especies polinizadoras dependen del guayacán, abejas, colibríes, murciélagos, pero sobre todo la kricogonia lyside, mariposa del guayacán, que además de polinizar la flor deposita sus huevos en las hojas para que sus larvas puedan alimentarse al nacer.

 

Usos del guayacán

 

Algunos pueblos originarios de Sonora han utilizado el guayacán con fines medicinales, su influencia ha sido tal que forma parte de la herbolaria popular para la cura o el manejo de males como la artritis o los problemas respiratorios y de la sangre.

 

 

Se sabe que ya en el siglo XVI los indígenas usaban al guayacán como remedio para las enfermedades venéreas, el reumatismo y algunas enfermedades cutáneas. La parte medicinal es el tronco de donde se obtiene la resina llamada chúcata, y de donde también se obtiene el guayacol.

Ambos sirven como estimulante diaforético, laxante, diurético, purgante, incluso es fuente de antioxidantes. La corteza del guayacán también se usa para hacer jabones y el interior del tronco para usos más rudos por caracterizarse por su firmeza, es una madera dura.

 

 

La madera del guayacán sirve para la construcción de hogares, de artesanías, arcos deportivos, hélices de barcos, cabezas de mazos, y todo tipo de trabajos donde se requiera una madera que resista la fricción.

 

El guayacán en peligro

 

El uso excesivo de la madera y de sus flores con fines ornamentales, han llevado al guayacán al peligro de desaparecer aún cuando no es tan famoso como el mezquite y el palo fierro, la diferencia es que el guayacán no se reproduce en viveros.

 

 

Su impacto en el ecosistema sería significativo por su fuerte aportación a los animales e insectos polinizadores, sobre todo a la mariposa del guayacán con la que tiene un sistema simbiótico importante para la reproducción de ambas especies.

La solución es fomentar la siembra del guayacán en espacios públicos como parques y camellones, incluso dentro de las propiedades privadas. Para sembrarlo hay que recolectar la semilla madura (tiene un tomo amarillento casi naranja) se deja secar y luego se remoja uno o dos días, así estará lista para su siembra en sustrato.

 

 

Chalupas poblanas ¿prehispánicas, coloniales o ninguna de las dos?
MXCity
El origen de las chalupas poblanas es tan polémico como la salsa que las baña, pero su sabor es otro encanto que nos regaló Puebla.

Foto destacada: Puebleando Ando

Las Chalupas Poblanas son una de las deliciosas garnachas de nuestro país.

 

. . .

 

La palabra chalupa en México tiene 2 acepciones, la que refiere a la embarcación y la que define a la deliciosa garnacha poblana que combina maíz y salsa a niveles celestiales, su sencillez no demerita el arduo trabajo de quien las preparan, pero sí exige buena sazón. Hablemos de las chalupas poblanas.

 

¿Por qué las chalupas se llaman así?

 

Las chalupas poblanas son todo un asunto de debate desde su nombre. Se dice que fueron nombradas así porque su forma se parece a las canoas que se usaban para navegar los canales de la gran Tenochtitlán.

 

 

Otros tantos argumentan que el nombre viene del vocablo vasco txalupa, que significa barco; así que también podría ser una combinación de las dos teorías. Pero lo último que se dijo al respecto es que el nombre de las chalupas se acuñó hasta los años treinta del siglo XX.

 

Pero ¿qué son las chalupas?

 

 

Las chalupas poblanas son muy sencillas. En un platón se colocan mínimo dos, pero pueden ser más, se tratan de tortillas gruesas de maíz que se fríen para después se bañadas de salsa roja o verde (o las dos) y adornadas con carne deshebrada encima.

Su sencilla descripción, maíz más salsa, le dan cercanía a la comida prehispánica. Sin embargo, pareciera que el nombre también determina la procedencia, así que tomando encuentra que su nombre puede ser vasco, su origen entra en una interesante polémica muy poblana.

 

 

A diferencia de muchos platillos mexicanos que fueron ideados por monjas, las chalupas fueron creadas por frailes que llegaron a evangelizar la zona de Puebla, quienes considerando la seca la mezclar de masa de maíz con el pollo le agregaron salsa (o eso de dice).

Como estos frailes estaban cerca del río San Francisco, donde había chalupas, las nombraron así. Pero otros tantos conocedores de la historia de la comida callejera afirman que las chalupas nacieron en el Barrio del Alto.

 

 

En el Barrio Alto había una chica que ayudaba a su tía, que era cocinera en una casa, lavaba platos y pelaba papas, pero un día tuvo que cocinar pues su tía no estaba y el patrón quería un sope. La chica que no dominaba la cocina, intentado hacer un sope, creó una chalupa.

Como había salido bien la chica se dedicó a venderlas en la calle, aquel puestecito se convirtió en el local La Abuelita que años después abrió una sucursal en el Paseo de San Francisco. Todavía hoy, en aquel barrió abundan los puestos callejeros de chalupas.

 

 

Las chalupas poblanas, aunque no son características de la gastronomía nacional que se conoce fuera de nuestra tierra, sí son un básico de la comida callejera poblana, incluso ya las puedes encontrar en otros estados del centro de México donde su procedencia está de más si saben bien.

 

 

Chalupas poblanas

¿Dónde? Principalmente en Puebla, pero también las encuentras en Hidalgo, Estado de México, Ciudad de México y Guanajuato.

¿Cuándo? Todo el año, ¡eh!

¿Cuánto? En promedio, una orden de 5 chalupas cuesta alrededor de $25 pesos.

Un recorrido por la suculenta gastronomía purépecha
MXCity
¿Vas a viajar a Michoacán o sus alrededores? Toma nota de esta breve pero concisa guía de gastronomía purépecha que no debes perderte.

Foto destacada: El Universal

Dos ingredientes esenciales de la gastronomía purépecha que lo hacen todo.

 

. . .

 

Es increíble como con dos ingredientes básicos, maíz y frijol, se pueden elaborar cientos de platillos deliciosos que le han dado lugar tan importante a la gastronomía mexicana, como la purépecha que además de estos usa otros ingredientes locales que la hacen única.

Los básicos de maíz como los tamales y platillos más elaborados forman parte de la larga lista culinaria que representa la cultura purépecha. Si viajas a cualquiera de sus poblaciones no dudes en probar todo lo que te ofrezcan. Estos son los más famosos.

 

 

 

Pescado blanco

 

 

En las poblaciones aledañas a Pátzcuaro se prepara el "Pescado blanco" especie endémica que ha estado en peligro de extinción por la fuerte demanda de los pobladores y el turismo. Este pescado es muy rico y fino, se puede preparar de muchas maneras.

Pruébalo al mojo de ajo o capeado, si quieres subir de nivel búscalo en caldo michi, que es una sopa de pescado con maíz. Otra preparación con pescado son las truchas en escabeche, sazonadas con tomillo, cebolla y clavos de olor.

 

 

Tamales purépechas

 

 

Estos son los clásicos hechos de maíz, blanco, azul o morado. Las corundas y uchepos son tamalitos parecidos, las primeras (que vienen del purépecha khurhúnda) son tamalitos triangulares llevan queso, crema y rajas.

Los uchepos son tamales de maíz, pero dulces, con un café son el desayuno perfecto. No olvidemos los nacatamales que se hacen con chile rojo con cerdo o pollo, y los tlacatamales, que se hacen de nixtamalizado con ceniza de leña y van rellenos de xandúcata (mole rojo).

 

 

Caldos, sopas y moles purépechas

 

 

Los caldos, sopas y hasta los moles entran en una sola descripción porque básicamente son mezclas de chiles y especias acompañadas de alguna proteína, la diferencia radica en que unos son más espesos que otros, eso sí, casi todos llevan verduras.

La sopa tarasca lleva pollo y una base jitomate con chile, pozole batido lleva a los granos a un hervor que casi los deshace dándole un sabor potente al caldo, el tradicional churipu con sus kurhundas es un caldo de res, picoso a base de tinguara.

 

 

El caldo de charal estilo Pátzcuaro y la sopa huitzimangan son dos clásicos, pero el que no te puedes perder por nada del mundo es el miguichi, que es un caldo a base de leche que lleva queso Cotija, alguna variedad de chile.

Por último y no menos importantes todos los moles que se hacen con chiles, tomate o jitomate y cilantro o hierbabuena y se espesan con masa de maíz, éstos visten a quelites, hongos, col de árbol y a veces, carne.

 

 

Guisados y dulces tradicionales purépechas  

 

 

La lista sigue con el aporreadillo es uno de los platillos tradicionales purépechas, se trata de tiras de carne seca guisadas en una salsa de jitomates rojos. También está la morisqueta, que es arroz blanco con frijoles fritos y salsa guisada con queso o carne.

Como puedes leer tienes que ir con mucha hambre, porque además existe una extensa oferta de comida que, mezclada con la tradicional, dio como resultados grandes delicias del virreinato, como las carnitas de Quiroga.

 

x