La Alberca de Tacámbaro se encuentra en un cráter extinto desde hace miles de años
MXCity
La Alberca de Tacámbaro, un pequeño lago en un cráter de volcán apagado en el centro de Michoacán.

Tacámbaro significa en purépecha: "Lugar de Palmeras".

 

. . .

 

Conocido como el Balcón de Tierra Caliente, este Pueblo Mágico presume el clima perfecto de Michoacán. Está situado entre las montañas, la tierra caliente, donde una brisa fresca y un viento cálido bailan y se fusionan.

Tacámbaro refleja un ambiente rústico y en el centro se forma de callejuelas, de casas blancas y grandes, de plazuelas escondidas como la del Santo Niño que conducen a la Plaza Principal. Bajo los portales, el Centro Cultural Amalia Solórzano narra la fascinante historia de Lázaro Cárdenas y su familia.

 

 

 

Pero lo que más distingue a este sitio, es la Alberca: un pequeño lago, dentro de un cráter de volcán apagado, rodeado de pinos y encinos en Tacámbaro de Codallos, Michoacán.

Tacámbaro cuenta con un clima privilegiado y un bello entorno natural, rodeado de huertas de aguacate, zarzamora y caña de azúcar, productos tradicionales de la región.

 

 

El pueblo está enclavado en una zona boscosa, en donde abundan las cascadas como la del Arroyo Frío con su caudalosa e impresionante caída; este pequeño lago tiene un hermoso paisaje que ofrece mil posibilidades para disfrutar de un paseo naturaleza.

Tacámbaro significa en purépecha: "Lugar de Palmeras", y proviene de tacamba una especie de palma de izote. Fue dominio purépecha hasta antes de la llegada española en 1528. Los agustinos fundan el pueblo gracias a la evangelización para 1535. Tras la guerra de Independencia termina devastada e inicia una lenta reconstrucción.

 

 

La ciudad fungió como la capital de Michoacán en dos ocasiones, una en 1865 y la otra en 1915. Tacámbaro es considerada como "Ciudad heroica", debido a que el 11 de abril de 1865, las fuerzas del general Nicolás de Régules vencieron a los soldados belgas, quienes llegaron para reforzar al ejército de Francia

A una altitud de 1,650 m de altura, con temperatura media de 20º C y rodeada de bosque templado. Esta región produce principalmente aguacate, y zarzamoras.

 

 

 

Este lago es un ojo del cielo que descansa sereno y hermoso en lo más alto de esta región localizado en la. Cuenta con una extensión de 750 metros de diámetro y 35 metros de profundidad. Se dice que este paraíso de tintes verdes y azules era el lugar preferido del rey Tacamba quien acostumbraba venir aquí para descansar y relajarse.

La Alberca se localiza en lo que fue la Hacienda de Chupio, a este sitio también se le conoce como "La alberca de Chupio". Pero entre los habitantes de Tacámbaro se cuenta que el Rey Tacamba acudía a este lago para tener momentos de paz y tranquilidad.

 

 

Hay una leyenda conocida como el Combate de la Flores la cual podrán  conocer una vez  que lleguen al cráter del volcán. Durante algunos años, se convirtió en la sede de las fiestas del Cristo Rey y las Vírgenes Refugiadas. Hoy en día, ha dejado atrás las grandes multitudes para convertirse en un sitio de tranquilidad así como refugio animal.

También podrás recorrer la zona en bicicleta, practicar senderismo y tomar las mejores fotografías de toda la zona. Los pobladores acostumbran a subir cada 25 de septiembre para disfrutar de un día de campo. Sus aguas no son recomendables para nadar ya que se han originado una gran cantidad de accidentes, ahogados y otros infortunios. No existe costo alguno para ingresar a la zona del lago y esta accesible todos los días del año.

 

 

Alberca de Tacámbaro

Dónde: al centro del Estado, Limita al norte con Santa Clara, Huiramba y Acuitzio, al este con Madero y Nocupétaro, al sur con Turicato, y al oeste con Ario.

Cuando: todo el año

Entrada libre

Foto destacada Touryck Travel

¿Qué papel jugó México en la Guerra Fría y Revolución Social del 1968?
MXCity
La Guerra Fría dividió al mundo con ideologías opuestas pero la apuesta de México fue cultural.

Foto destacada: WikiMéxico

Para México la guerra fría fue una difícil decisión entre dos bandos lejanos.

 

. . .

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, al mundo le sobrevino la Guerra Fría: bipolaridad establecida y aplicada por Estados Unidos y la Unión Soviética que participaron en una lucha global por “el alma de la humanidad”. Para Estados Unidos, la ruta del progreso pasaba por la modernización a través del capitalismo democrático. Para la Unión Soviética en mejoras en la calidad material de vida de los pobres del mundo a través del sistema comunista. Una misma agenda con ideologías diametralmente opuestas? ¿qué fue del resto del mundo, en particular de México?

Para EU, la Guerra Fría fue una lucha contra el comunismo a quien consideraban una "fuerza maligna en el mundo" que debía combatirse con todos los medios ideológicos, militares y financieros disponibles. Los latinoamericanos en general, y los mexicanos en particular,  tenían una visión menos crítica del comunismo y era menos probable que asociaran todo lo comunista con la Unión Soviética.

 

La Vanguardia

 

Los mexicanos vieron la Guerra Fría como un ejemplo de agresión por parte de estados imperialistas cuyo poder financiero y militar les permitió dominar los países menos desarrollados. En la década de 1960 México comenzó a plantear la Guerra Fría no como una contienda entre comunismo y capitalismo, sino como una contienda entre las naciones dominantes internacionalmente y las dominadas, bien a sus combatientes y sus batallas a través del lente de su propia Revolución.

Esa Revolución, encarnada en la década de 1960 por su institucionalización del Partido Revolucionario Institucional, PRI) y el nacionalismo revolucionario, era una lucha continua entre el gobierno y las clases populares y sus defensores por el control de la agenda nacional.

 

BBC

 

En el México de 1968, el comunismo ocupó un lugar destacado en la lucha entre la juventud mexicana y su gobierno. Además, la retórica anticomunista de EU no logró el efecto deseado en México y las posiciones procomunistas resonaron en toda América Latina por razones que poco tenían que ver con la Guerra Fría y mucho que ver con las circunstancias regionales.

El presidente Díaz Ordaz y la juventud de México estaban enzarzados en un conflicto para determinar el significado de esa revolución y el carácter de la agenda nacional para el futuro, la Guerra Fría fue el escenario en el que libraron esta batalla. Tres factores contribuyeron a la centralidad de la Guerra Fría en México de 1968: la yuxtaposición de la postura anticomunista agresiva de los EU con la comprensión más tolerante y fluida del comunismo en México hizo que identificar a los comunistas fuera una medida políticamente conveniente.

 

 

Barriozona Magazine

 

Díaz Ordaz buscaba desacreditar al movimiento estudiantil en 1968, al etiquetarlos como comunistas y plantear el espectro de una amenaza comunista a la estabilidad de México parecía una forma probable de ganar el apoyo de EU, otros miembros de la comunidad internacional y ciertos sectores de la población mexicana para reprimir a los estudiantes.

Pero la etiqueta comunista no produjo los resultados deseados. Pocos, tanto en el país como en el extranjero, se tomaron la amenaza en serio como para actuar en consecuencia. Al final resultó que, Díaz Ordaz tenía razón sobre el contexto global, pero se equivocaba al asumir que este contexto podría superar el texto local que rechazaba su noción de control comunista del movimiento estudiantil.

 

Barriozona Magazine

 

El segundo factor, "la politización e internacionalización de la vida cotidiana" atrajo gente a los debates dando paso a una multiplicidad de voces y puntos de vista provenientes del Tercer Mundo que exigían reconocimiento. En 1968 México, la prensa jugó un papel integral en esta "politización e internacionalización" en todo el panorama político mexicano, sobre todo en temas relacionados con el movimiento estudiantil. La prensa, particularmente la de izquierda, enmarcaba habitualmente la rebelión estudiantil y la política en general dentro del contexto de la Guerra Fría.

El antiamericanismo es el tercer y último factor que evitó que México tomara un partido, ya que antes de 1950 existía un gran descontento social con el vecino del norte. Cuando los estudiantes marcharon por las calles portando carteles del Che Guevara o coreando Ho-Ho-Ho-Chi-Minh, lo suyo no fue solo una muestra de solidaridad con los pueblos de Cuba y Vietnam, sino más bien una declaración de apoyo a la revolución, independencia y antiimperialismo.

 

Naiz

 

Esto tampoco representó la aceptación del comunismo soviético, cubano o del sudeste asiático, sino la aceptación del nacionalismo económico y la soberanía nacional del Tercer Mundo. Estas narrativas mexicanas de la Guerra Fría incluyeron una posición sobre el comunismo que evolucionó a lo largo de la década, desde principios de los sesenta cuando ser etiquetado como comunista era un lastre político, hasta finales de los sesenta, cuando fracasaron los intentos gubernamentales de etiquetar de manera similar al movimiento estudiantil.

Las ideologías revolucionarias domésticas se convirtieron en lentes a través de los cuales se filtraron los problemas y eventos de la Guerra Fría. Más importante aún, se convirtieron en escenarios en los que los nacionalistas mexicanos y los defensores de la revolución institucionalizada pudieron demostrar su valía.

 

BBC

 

Claro que estos puntos sirven como puntos de partida para otras perspectivas.  Pero debido al espacio que tenemos aquí, solo es posible dar un sesgo veloz para tratar de comprender un gran suceso histórico.

Gitanos, la historia de una comunidad oculta en México
MXCity
Los gitanos que viven en México han sido comunidades que se aíslan para evitar prejuicios, mitos y el cliché de sus tradiciones.

Foto destacada: Radio mitre

Los gitanos que habitan en México son comunidades que prefieren vivir en un despliegue de ostracismo social.  

 

. . .

 

La presencia de los gitanos en México va mucho allá de aquel famoso billete, de novelas o películas, es un pueblo que se ha extendido por el mundo y que en México ha pasado casi desapercibido o presa de un cliché que comienza con el nombre con el que nos referimos a ellos, rom, ludar y calé son los grupos o familias de los romanís o húngaros que hoy habitan en muchos estados de nuestro país.

Así como otros grupos o pueblos, los que conocemos como gitanos llegaron a nuestro país en diferentes momentos, en oleadas migratorias que provenían de Francia, Grecia, Hungría, Polonia, Rusia, los Balcanes y Rumania principalmente; dependiendo de su procedencia es el nombre que utilizan para auto nominarse.

 

 

¿Cuándo llegaron a México?

 

 

Los rom y los ludar se consideran familia, provienen principalmente de Rumania, Polonia y los Balcanes, los cualés llegaron de España; los tres grupos arribaron sobre todo en el siglo XIX; al parecer fue en 1890 cuando llegaron los primeros rom y ludar a Veracruz y el sudeste de la CDMX. Después, a causa de los desastres que dejó en sus tierras la Primera Guerra Mundial, otro grupo de romaníes llegaron a México.

Para los años treinta del siglo XX los gitanos eran conocidos como un grupo de personas que de dedicaba a conductas delictivas, razón por la que en 1931 la ley de inmigración se reformó para dificultar su entrada y prohibir su asentamiento en nuestro país, sin embargo, todavía en la década de los sesenta, México recibió una gran diáspora desde España que trajo grandes circos y carpas donde artistas como Antonio Aguilar y Flor Silvestre se dieran a conocer.

 

 

Gitanos mexicanos, costumbres y tradición

 

 

Pese a que algunas familias aún son nómadas, la mayoría de los gitanos se concentran en pequeñas colonias asentadas en Veracruz, Puebla, Guadalajara, Monterrey, San Luis Potosí y la CDMX; desde que llegaron a nuestro país los romaníes trajeron consigo diversas tradiciones y labores que los grupos más tradicionales conservan, el resto ha integrado sus saberes a la cultura que les dio hogar.

El comercio de telas, el trabajo de la piel, la danza y el cine han sido las principales actividades que han desarrollado en nuestro país, por cierto, en lo que refiere al cine resulta interesante saber que su labor al respecto consistió en llevar cinematógrafos a rincones lejanos; pasarían algunos años antes de que su figura saltara a las pantallas retratando clichés culturales, pero también existirían trabajos como el del fotógrafo Lorenzo Armendáriz.

 

 

Pablo Luvinoff, conocido como el gran patriarca de los gitanos, fue el dirigente de la Iglesia Cristiana Gitana de México, asesoró personalmente los guiones de dos telenovelas, Yesenia y Gitanas, en sus diferentes versiones, por ejemplo, como Amor gitano, fueron trasmitidas en 1970, 1987 y 1999 respectivamente.

Lo que fuera una moda televisiva pasó al olvido casi hasta en las calles donde casi no se les conoce, sólo en la zona sur de la CDMX se les conoce y casi como un mito urbano por tratarse de una comunidad muy cerrada, los gom, como se denominan, tienen alrededor de cuarenta años habitando en la ciudad dedicándose principalmente al manejo de maquinaria pesada y a la compraventa de autos, con cuidado de dar a conocer su identidad por temor a represiones.

 

 

La discriminación contra las familias romaníes es tan frecuente que no extraña su ostracismo, mismo que con los años ha ido desapareciendo gracias a la labor y el interés de artistas y escritores que se han dado a la tarea de rastrearlos para escribir su historia en nuestro país en el que hasta el año 2000 sumaban 315 mil 850 personas, de acuerdo con las cifras del INEGI.

 

El xocoatolli y el xocotamalli platillos icónicos de la cocina prehispánica
MXCity
El xocoatolli y el xocotamalli se pueden encontrar en diferentes versiones modernas pero sin perder su esencia.

Foto destacada: Escenario Tlaxcala

El xocoatolli y el xocotamalli son platillos que utilizan procesos de fermento con maíz negro.

 

. . .

 

La alimentación prehispánica también era parte de un ritual, y el uso de artículos indispensables para la cocina, como el metate, molcajete y el horno de tierra, lo hacen más especial. Asímismo, las técnicas como la nixtamalización, para la masa y las tortillas, además de ingredientes como aguacate, agave, cacao, calabaza, nopal y vainilla, además del chile y el maíz, es un atractivo único.

De entre las técnicas y platillos que tenían un papel relevante en los ritos, uso de ingredientes y técnicas culinarias bastante refinadas para la época,  se encuentra el xocoatolli o atole agrio y xocotamalli mejor conocido como tamal agrio.

 

 

Se trata de dos fermentos no alcohólicos hechos a partir de maíz negro, generalmente no nixtamalizado, que se puede considerar la contraparte del pulque dentro de la alimentación ritual, ya que se solían ocupar en los rituales del año solar, o veintenas, cuando no se consumía el pulque.

Estos dos platillos vienen del xoco, que tienen unas características sobresalientes al transformar el color negro del maíz al rojo después de su fermentación; su sabor es ligeramente agrio, parecido a una fruta ácida, pero la simplicidad de sus ingredientes lo hace mucho más fascinante, peculiar y delicioso.

 

El xocoatolli

 

 

Fray Bernardino de Sahagún registró que los indígenas vendían atoles calientes y fríos desde muchísimo antes de 1565; Estaban preparados con masa de maíz molido o tostado, a los que llamaban atol o atolli.

La mayoría de los atoles que refieren los cronistas se siguen elaborando, aunque en algunos casos han perdido sus nombres originales. Se sabe que los antiguos mexicanos también denominaban los diferentes tipos de atoles de acuerdo con los ingredientes que contenían. El necuatolli se hacía con miel de maguey y se tomaba con chile verde para estimular el apetito sexual. El atole hecho con chile amarillo se llamaba chilnecuatolli.

 

 

El atolli es una bebida caliente y espesa hecha a base de maíz cocido, molido y desleído en agua. El agua y el maíz molido se colocan encima del fuego, casi siempre en olla de barro, y sin dejar de mover, esperar hasta que la mezcla se cuece y se vuelva espesa.

Es atole es una bebida importante para los mexicanos, incluso hoy en día, ya que en muchas comunidades indígenas también se utiliza con fines medicinales, ceremoniales y rituales.

 

 

El xocoatolli, particularmente, es un atole agrio de masa de nixtamal que se dejaba fermentar para desleírla y después hervirla con más masa fresca; se tomaba con chile y sal. También se preparaba un atole con las partes suaves de los centros de tortillas gruesas, que machacaban con agua fría, al que llamaban tlaxcalatolli.

 

El Xocotamalli

 

 

Según el mismo Fray Bernardino de Sahagún acerca de la preparación del tamal agrio: "Hácense colorados porque después de hecha la masa la tienen dos días al sol o al fuego, y la revuelven, y ansí se para colorada?" (Códice Florentino, 1989, vol. 1, p. 513).

El tamal, obviamente, es uno de los platillos más exquisitos y uno de los que distinguen a la cocina tradicional. Hay dulces, salados o mezclados. La receta tradicional del xocotamalli es de sólo masa negra con manteca y sal para darle un toque agrio. Hoy en día, la masa de maíz negro se le agrega azúcar o piloncillo o requesón; y algunas personas suelen agregarle a la preparación coco rallado.

 

 

La característica peculiar de este tamal, además de que debe elaborarse con masa negra, es la forma que se le da. Cuando la masa ya está preparada se toma la porción necesaria y se coloca en el centro de la hoja de xoco ?previamente lavada y asada? y se dobla la punta hacia dentro, dándole una forma triangular. La hoja es de color verde oscuro, ovalada y presenta nervaduras que convergen casi en la parte central.

Este par de platillos manejaban una simbología poderosa para fines rituales, ya que se trata de maíz puro, la comida de los hombres regalada por los dioses, que se convierte, tras el proceso liminar de la fermentación, al color de la sangre, la comida de los dioses.

 

Nostalgia Urbana: el Ajusco en admirables fotografías en blanco y negro
MXCity
Cumbres del Ajusco es uno de los muchos parques nacionales de México a los que se puede acceder desde la Ciudad de México.

Foto destacada: INAH

Fotografías nostálgicas del Ajusco, uno de los sitios más visitados al sur de la CDMX.

 

 . . .

 

Este sitio no siempre fue el Parque Nacional Cumbres del Ajusco, pero sí es uno de los parques nacionales de la gran CDMX. Es uno de los más conocidos y es visible y transitable desde muchas partes del sur de la Ciudad.

Este parque de bosques de pinos y robles, se encuentran entre las pocas partes de la Ciudad de México que reciben nevadas. Los visitantes del parque suelen llegar por la carretera Picacho-Ajusco y a menudo se está lleno de senderistas, y aventureros que practican trekking y montañismo además de otros deportes extremos.

Aquí te dejamos con unas fotos nostálgicas del Parque Nacional Cumbres del Ajusco:

 

INAH

 

INAH

 

 

INAH

 

INAH

 

INAH

 

INAH

 

INAH

 

 

INAH

 

INAH

 

INAH

 

INAH

 

INAH

 

INAH

 

INAH

 

INAH

 

El Ajusco

Dónde: extremo suroeste de CDMX.

Cuando: todo el año

Entrada libre

x