La historia del precioso Ex Monasterio de Santiago Apóstol de Oaxaca
MXCity
El Ex Monasterio de Santiago Apóstol es una preciosa combinación entre elementos arquitectónicos europeos e indígenas.

El ex Monasterio de Santiago Apóstol nunca llegó a terminarse pero es una pieza arquitectónica fascinante.

 

. . .

 

Cerca del centro de Oaxaca hay un pequeño asentamiento de Cuilápam, con las preciosas ruinas del monasterio de Santiago, enmarcado por una colina encima del pueblo.

Este complejo monástico fue creado por dominicos desde 1555, pero nunca llegó a completarse del todo. Aun así aquí vivieron monjes hasta 1663 y abandonaron el monasterio a medias, siendo una grandiosa obra de construcción, lamentablemente destruida por terremotos.

 

 

 

El permiso oficial para la construcción del complejo fue otorgado en 1555 por el Virrey Luis de Velasco y puesto en marcha por Antonio de Barbosa. En general incluye elementos góticos, renacentistas, platerescos y mudéjares, combinados con elementos autóctonos decorativos.

A diferencia de las instituciones monásticas de la ciudad de México o de Puebla, que podrían tener hasta cincuenta monjes, solo cuatro monjes que vivían aquí en 1555: Domingo de Aguiñaga, Tomás Hurtado, Vicente Gómez y Antonio Barbosa.

 

 

La construcción del complejo se detuvo en 1570 y se desconoce la razón precisa. Tal vez por carencia de fondo, o que el complejo se ha vuelto tan lujoso que las autoridades lo detuvieron. Otra causa muy probable fue una disputa sobre quién debería seguir pagando la construcción si la familia real, la encomienda o el propio monasterio. 

Otra posibilidad del abandono del sitio es que se cree que la población indígena se redujo de 43,000 en 1520 a 7,000 en 1600, dejando un sitio desolado. En 1753, la Iglesia y el monasterio se secularizaron, lo que significa que el control pasó de los dominicos a los sacerdotes ordinarios.

 

 

Pero este sitio tuvo una gran colección de ornamentos eclesiásticos, pintura de retablos, esculturas policromadas y frescos. Sirvió como el principal edificio de relaciones entre los pueblos indígenas y los españoles y fue el centro de la vida política, económica, social y religiosa de la ciudad.

Aunque poco a poco las autoridades seculares descuidaron las necesidades del monasterio, y se deterioró al grado de abandonar sus funciones religiosas del siglo XIX.

 

 

 

 

La guerra cristera obligó al cierre del complejo en 1926. Cuando se reabrió tres años después, gran parte del sitio se reconvirtió en escuela para niños del campo. Diez años después, la escuela fue trasladada y el sitio fue declarado monumento nacional por el Instituto Nacional de Arqueología e Historia en 1937.

El ex-monasterio de Santiago Apóstol tiene la forma de fortaleza, visible desde la carretera, y visitado por turistas mexicanos y extranjeros. El complejo está en una colina, y se dice que una de las construcciones de la época colonial más extravagantes de Oaxaca.

 

 

Un lugar encantador muy cerca de la capital oaxaqueña

 

Este lugar es en general tranquilo y se destaca su piedra de cantera verde y rocas de río. Destaca su combinación de elementos indígenas en el marco cristiano, hecho para apoyar el proceso de evangelización en los pueblos mixtecos y zapotecas.

 

Foto de Gerardo Mendoza

 

                                    

Su atrio tenía una función práctica y simbólica, ya que parecía un vasto patio de teocallis de templos prehispánicos con espacio para 20,000 personas. La estructura más grande es una basílica rectangular abierta con arcos que decoran sus fachadas exteriores.

El tablero en el interior tiene una mezcla de signos mixtecos y la fecha 1555 está escrita en árabe. El monasterio de dos pisos se sometió a trabajos de restauración en 1962, pero para esa fecha muchos retratos de sacerdotes se perdieron por completo. Elementos de imagen y personajes de las tradiciones religiosas y culturales mixtecas y zapotecas se pueden encontrar en pinturas y algunos elementos arquitectónicos.

 

 

Facilitar la conversión de los pueblos indígenas, permitiéndoles reconocer similitudes y compatibilidad entre las religiones antiguas y nuevas , fue el propósito de la decoración en varias iglesias de Oaxaca como el Templo de Tepescolula.

El atrio imita al teocalli o recinto sagrado y el fresco “La crucifixión”, en la pared de la sacristía de la Basílica, tiene paisajes con referencias a accidentes geográficos de Cuilápam.

 

 

Ex Monasterio de Santiago Apóstol

Dónde: Cuilápam de Guerrero, Oaxaca México

Cuando: todo el año de 09:00 a 19:00 hrs

Entrada libre

Foto destacada: Fotoviajexlalibre

La Reserva de Biosfera de los Tuxtlas, una de las áreas con mayor flora y fauna endémica del país
MXCity
La Reserva de la Biosfera los Tuxtlas tiene más de 20 años como área natural protegida.

Foto destacada: @ixelcano y elevation.maplogs

La Reserva de los Tuxtlas es una gran opción ecoturística en Veracruz

 

. . .

 

Este sitio lleva más de 20 años siendo una reserva de la Biosfera en la llanura del sur del Golfo que abarca Veracruz, siendo un territorio en el que conviven grupos étnicos locales de diferente origen, en una combinación de formas de producción, prácticas religiosas y tradiciones.

Es el legado de la cultura olmeca, teotihuacana y totonaca, presente en vestigios arqueológicos como en las técnicas de producción agrícola Hoy en día Los Tuxtlas es una región habitada por indígenas nahuas y zoques-popolucas.

 

 

Esta reserva tiene 155 mil hectáreas de superficie y es una de las zonas más estudiadas de México. Alberga una Estación de biología tropical de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) desde 1960 que integran un vasto patrimonio de conocimientos ambientales.

 

 

En la región hay más de 565 especies de aves; 139 especies de mamíferos; 166 especies de anfibios y reptiles; 109 de peces y 1,117 especies de insectos. Sobre la flora, cuenta con cerca de 3 mil de especies representativas y endémicas de flora, siendo una de las cinco áreas con mayor endemismo de árboles en México y su vegetación incluye diversos tipos de vegetación, bosques y manglares.

 

 

Fue declarada Reserva de los Biosfera el 23 de noviembre de 1998 y conserva ecosistemas costeros y de montaña importantes para Veracruz.  Y también ha sido un destino turístico desde hace muchos años ya que está cerca de Catemaco.

El ecoturismo ha impactado la conservación del medio ambiente y el desarrollo comunitario, pero cada vez más, se genera, nuevas iniciativas de organización alrededor del ecoturismo regional, que están rompiendo con las dinámicas negativas del destino turístico.

 

 

La región de los Tuxtlas podría tener vestigios antiguos

 

Se cree que aquí vivieron olmecas, más tarde mexicas (desde el reinado de Moctezuma I) y que los conquistadores españoles se sintieron atraídos por su riqueza y la controlaron durante los años 1520.

Santiago Tuxtla fue una ciudad importante, pero desde el siglo XVIII comenzó a cobrar mayor relevancia San Andrés Tuxtla. Pero hoy en día, es una de las instalaciones de mayor importancia nacional e internacional de la región es la Estación de Biología Tropical Los Tuxtlas.

 

 

Reserva de los Tuxtlas

Dónde: municipios de Ángel R. Cabada, Catemaco, Mecayapan, Pajapan, San Andrés Tuxtla, Santiago Soteapan y Tatahuicapan de Juárez, Ver.

Cuando: todo el año

Entrada libre

 

Tesoros de México: La cascada Cola de Caballo enclavada en la Sierra Madre Oriental
MXCity
25 metros de altura de caída de agua en la Sierra Madre Oriental, es lo que caracteriza la cascada Cola de Caballo.

Foto destacada: @yeseniagaeta y @marevalo1

La cascada Cola de Caballo se encuentra en un asombroso parque ecoturístico.

 

. . .

 

La Villa de Santiago es un Pueblo Mágico del Estado de Nuevo León, Monterrey,  que se caracteriza por sus paisajes, y porque es un recorrido por la Sierra Madre Oriental, y otras montañas con bosques de pino y encino.

Pero hay otra cosa que distingue a esta región de Nuevo León: la Cascada Cola de Caballo. Se ubica en el parque estatal que lleva su mismo nombre, donde podrás comprar artesanías, bebidas, dar paseos en caballos o carretas.

 

Foto de: Expedia

 

Desde hace muchos años, aquí desciende un caudal de agua desde los afluentes de la sierra madre oriental, que forma las cascadas que justo se parecen a una Cola de Caballo.

El agua baja por la pared de la montaña hasta estamparse contra las rocas con una caída de 25 metros de altura, completan la magia que se vive delante a éste espléndido escenario que forma parte de las bellezas naturales de Santiago, Nuevo León.

 

 

Este municipio turístico se fundó 1646 por Don Diego Rodríguez de Montemayor, nieto de Don Diego de Montemayor, con el nombre de Valle de Santiago del Huajuco. El sitio, muy cerca del Cerro de la Silla, tiene una altura que va desde los 450 metros en la parte baja del valle, hasta los 2,300 metros sobre el nivel del mar en las partes altas de las montañas.

 

 

Villa de Santiago tiene tradiciones, historia y patrimonio arquitectónico de estilo colonial, que engalanan la naturaleza del sitio. Asimismo, puedes llevar a cabo diversas actividades como tirolesas, puentes colgantes y senderismo.

La Villa hace que hagas una parada obligada en la molienda típica donde podrán adquirir dulces regionales, pan de elote, glorias, carne seca y nieve.

 

 

Santiago es uno de los 3 pueblos mágicos de Nuevo León, a 45 minutos del centro de Monterrey. Así  que déjate llevar por el paseo, conoce la ciudad, no dejes de visitar todo lo que el Parque Nacional Cumbres,  te tiene reservado.

Como en cualquier ciudad donde reina el calor, no olvides llevar ropa cómoda, repelente de insectos, cámara, bloqueador, lentes para el sol y, sobre todo, mucha agua.

 

 

Cascada Cola de Caballo

Dónde: A 4 km de Santiago, Nuevo León.

Cuando: todos los días de 9:00 a 18:00 hrs.

Cuánto: $50 pesos adultos y $30 pesos niños.

Tour  $750 adultos y $550 menores 12 años

El origen del mango Ataúlfo: el mango 100% mexicano
MXCity
La temporada de mango termina en agosto así que si no lo has comido te recomendamos el Ataulfo, un mango 100% mexicano.

Foto destacada: Mi abuela mx

Ataúlfo, nuestro mango.

 

. . .

 

Una de las frutas tropicales más sabrosas y suculentas del mundo es el fragante mango, del cual México cuenta con su importante aportación, el mango Ataúlfo, que se distribuye en todo México y el extranjero con un éxito que no podría ser más amarillo y delicioso.

Anualmente se producen 176 mil toneladas en nuestro país porque su 19% de cáscara es lo suficientemente fuerte para distribuir sin maltratarse tanto. Pero lo mejor del Ataúlfo es su 8.5% de semilla y 69% de dulce pulpa ¡este mango es pura abundancia!

 

 

¿Cuál es el origen del Mango Ataúlfo?

 

Nuestro mango proviene de la selva más bonita de México, Chiapas. Nadie sabe si alguien lo sembró, si es una hibridación natural o si es un regalo de la naturaleza, lo que se sabe de cierto es que 5 árboles de este mango se encontraron en un predio de Tapachula en 1950.

Aún antes de que el predio fuera adquirido los lugareños ya habían observado los árboles y lo que parecían mangos en aquel predio adquirido en 1948 por el señor Ataúlfo Morales Gordillo, pero fue hasta 1958 que el ingeniero agrónomo, Héctor Cano, puso su ferviente interés en ellos.

 

 

Los árboles ya tenían alrededor de 15 años cuando el ingeniero Cano, con el apoyo del don Ataúlfo, empezó a estudiarlos. Juntos crearon nuevos injertos que se sembraron y reprodujeron hasta lograr el denominado IMC-M2 Ataúlfo.

Fue el ingeniero Cano quien propuso el nombre para honrar el apoyo del joyero originario de Soconusco, Chiapas, don Ataúlfo cuyo nombre quedará grabado en la lista de los productos mexicanos con denominación de origen.

 

 

Después de un largo camino de estudios genéticos, entre muchos otros, el 4 de agosto de 2003 fue publicada en el Diario Oficial de la Federación, la Declaratoria de Protección a la Denominación de Origen del Mango Ataúlfo del Soconusco Chiapas.

En la declaratoria se reconoce al estado de Chiapas como cuna del mango por ser el lugar donde 77 años atrás se habían originado los primeros árboles de forma salvaje. Aquellos 5 de don Ataúlfo eran solo otros más, pero los padres de los 4 millones de árboles que ya existían para 2013.

 

 

Actualmente en México, el mango Ataúlfo se cultiva en Guerrero, Sinaloa, Nayarit, Oaxaca, Michoacán, Veracruz, Colima, Jalisco, Campeche y por su puesto Chiapas; estados que cuentan con el clima propicio.

La temporada de mango Ataúlfo en México comienza en el mes de febrero y se extiende hasta agosto, así que tienes todavía un poco más de dos meses para probar esta delicia mexicana que sirve para postres, aguas, paletas y todo lo que se te ocurra.

 

 

Mango Ataúlfo

¿Dónde? Todo México

¿Cuándo? De febrero a agosto

¿Cuánto? $33 pesos por kilo

Los tenangos, el precioso arte textil que rescató a una comunidad
MXCity
El bordado mexicano con más réplicas en el mundo proviene de Hidalgo, de una comunidad que su unió para sobrevivir.

Foto destacada: Elvira Clemente Gómez / John & Lisa Merrill

Conoce la peculiar historia de los famosos tenangos de Hidalgo.

 

. . .

 

Los tenangos son el arte textil mexicano más famoso del mundo, replicado hasta por las casas de moda de mayor prestigio, asunto que generó grandes controversias referentes a la apropiación cultural ¿pero de dónde provienen? ¿quién los hace?

 

¿Qué son los tenangos?

 

El tenango es una pieza textil bordada cuyo estilo se originó en la Sierra Otomí-Tepehua del estado de Hidalgo. La tela que se utiliza puede ser manta o algodón blanco, pero tanto ésta como su color pueden variar.

 

 

Los bordados se realizan con hilos de algodón de muchos colores, el diseño de los patrones que suelen cubrir todo el lienzo, están a cargo de dibujantes que, a mano alzada, imprimen su propia personalidad y estilo, lo cual los hace únicos.

El diseño de cada tenango narra los aconteceres de las comunidades que los realizan, fiestas religiosas, sucesos importantes o el Día Muertos; también describen su entorno natural bordando motivos vegetales, flores y animales de la región.

 

 

¿De dónde provienen los tenangos?

 

Su procedencia queda revelada por su nombre, los tenangos fueron creados en Tenango de Doria, Hidalgo, donde durante la década de los sesenta una terrible sequía azotó los campos dejando sin trabajo y sin sustento a la comunidad.

Josefina José Tavera era una de muchas personas que, buscando alternativas para sobrevivir a esos duros días, encontró en el mercado un pedazo de manta que llevó a casa. Dibujando en él venados, conejos, peces, zorros y flores, se dispuso a bordarlos.

 

 

Una vez que terminó el bordado, su madre, Guadalupe Talavera Cristóbal, llevó la pieza a Pahuatlán donde un señor quedó tan encantado con el bordado tan fino que lo llevó a vender a la CDMX, a su regresó encargó tantos que Josefina y Guadalupe tuvieron que pedir ayuda.

Las mujeres de la comunidad aprendieron la técnica de bordado y acordaron entre todas llamar tenango a cada una de sus obras. Muy pronto empezaron a aplicar el bordado a varios productos, manteles, almohadas, vestidos y en toda posibilidad que se fuera presentada.

 

 

Tenangos, Patrimonio Cultural de México

 

Hasta hoy, la elaboración de los tenangos sigue apoyando la economía local y siguen bordándose a mano y como piezas únicas, razón por la que duplicarlos (incluso a manera de homenaje) es tomar la obra de estos artistas del bordado sin su consentimiento.

Para protegerlos fueron nombrados Patrimonio Cultural de México, se decretó que el 8 de abril sería el Día del Tenango y después del gran esfuerzo de la comunidad de Tenango y sus artistas, el Congreso de Hidalgo aprobó la Ley de Salvaguardia y Fomento Artesanal para el Estado.

 

 

Tenangos

¿Dónde? Tenango de Doria, desde la CDMX es un viaje de casi 3 horas.

¿Cuándo? Todo el año

¿Cuánto? El precio de los tenangos varía por artículo y complejidad del bordado. Un vestido puede llegar a costar alrededor de $1,700 pesos.

x