Arte y Cultura
Monte Tláloc, el templo más alto del mundo y un adoratorio al dios de la lluvia
MXCity
La zona arqueológica del Monte Tláloc fue un adoratorio al dios de la lluvia y un lugar con una vista increíble.

Foto destacada: Hablemos de Volcanes

El Monte Tláloc tiene un fenómeno visual impresionante que se da en el mes de febrero.

 

. . .

 

Monte Tláloc es un sitio al que se le ha dado poca difusión, pero que resalta nuestro país pluricultural y maravilloso. Se encuentra en el Estado de México, y forma parte del Parque Nacional Iztaccíhuatl Popocatépetl. Este es el templo más alto del mundo está en México. Está a una hora de la Ciudad de México: el Monte Tláloc, un adoratorio al dios de la lluvia a 4,120 metros sobre el nivel del mar.

Este monte, además del Telapón y los Potreros, forma parte de una cadena montañosa que asciende hasta los 4,060 metros sobre el nivel del mar, siendo un área para el senderismo y los paseos familiares, en la Sierra Nevada.

 

 

Uno de los rituales celebrados aquí, uno de los más importantes, es el Huey tozoztli o la peregrinación que hacía el tlatoani mexica hasta la cumbre del Monte Tláloc, donde se creía que moraba el dios de la lluvia. En la época prehispánica, este peregrinaje lo hacían tlatoanis de Texcoco, Culhuacán, Xochimilco y Tlacopan.

En la cima del Monte Tláloc se encontraba un templo del que ahora solo hay vestigios, dedicado al dios de la lluvia. Aquí se han encontrado figurillas de Tláloc y de sus Tlaloques (ayudantes) que cumplían la función de derramar el agua sobre la tierra y hacer temblar el cielo con sus rayos.

 

 

Las figuras de los Tlaloques representaban cada una de las montañas que pueden ver en este sitio, desde este monte. En los rituales de veneración se seguía un protocolo donde Moctezuma, Tlatoani mexica, estaba encargado de iniciar la veneración colocando un tocado especial sobre la cabeza del dios.

El resto de los gobernantes se acercaban, por orden de importancia y jerarquía, para ataviar el resto de la figura con collares, brazaletes, y ofrendas de alimentos. Enseguida se llevaban a cabo sacrificios de niños. Pasaban la noche en la montaña y seguían la ruta de peregrinación junto a los sacerdotes del Templo Mayor.

 

 

Efectos visuales del Monte Tláloc

 

Pero más allá de los detalles históricos, el Monte Tláloc tienen una vista privilegia desde donde se observa un efecto visual impresionante en conjunto con otros volcanes: el Pico de Orizaba, La Malinche y Sierra Negra. El amanecer del 9 y 10 de febrero, el sol se levanta sobre la cúspide de La Malinche y al día siguiente lo hace sobre el Pico de Orizaba.

Se trata de un fenómeno óptico que parece convertir a las tres montañas en una sola; como si se tratara de una montaña fantasmal. Este acontecimiento ha sido estudiado desde el punto de vista de la Arqueoastronomía, ya que el movimiento del sol coincidía con los nemontemi o días vacíos, según el calendario maya.

 

 

Asimismo, la zona arqueológica del Monte Tláloc es una de las de mayor altura en el mundo, incluso por encima de Machu Picchu. Los arqueólogos han encontrado restos momificados de niños sacrificados y otros objetos, ya que el recinto estaba bajo resguardo de guerreros  mexica de élite.

Al día de hoy, habitantes de la zona continúan subiendo al monte para dejar ofrendas, pedir buenas cosechas y que el volcán no despierte.  Las ofrendas van desde monedas hasta comida e imágenes religiosas cristianas.

 

 

Monte Tláloc

Dónde: volcán inactivo entre los municipios de Ixtapaluca y Texcoco, en el Estado de México.

Cuando: fenómeno de febrero. Se recomienda visitar la zona acompañado de guías expertos en la zona.

Entrada libre

Foto destacada: Leisure & Lux

Met, el museo más importante de New York exhibirá arte maya prehispánico
MXCity
Las obras maestras de los artistas mayas clásicos llegarán a la ciudad de Nueva York con una exposición sin precedentes.

Foto destacada: @metmuseum

Cerca de 120 piezas serán exhibidas en una exposición relacionado a la vida de los dioses mayas.

 

. . .

 

Los antiguos mayas fueron grandes artistas y su producción va desde medios pequeños hasta monumentales;  ya que los artistas dieron forma a los materiales extraídos del paisaje.

El arte maya nació de la interacción entre las sociedades de la Península de Yucatán, y los primeros artistas, del primer milenio antes de Cristo, comenzaron a esculpir en piedra, estuco, madera, hueso, concha y arcilla cocida.

 

 

Buena parte del arte maya llegará a uno de los museos más alucinantes de los Estados Unidos, El Met, con la exposición Lives of the Gods: Divinity in Maya Art, (vida de los dioses: Divinidad en el arte maya) obras maestras pocas veces vistas y descubrimientos recientes trazan el ciclo de vida de los dioses.

 

 

Estas obras serán exhibidas a partir de la idea de los dioses que se representan en todas las etapas de la vida: como niños, como adultos en la cima de su madurez e influencia, ya medida que envejecen. Los dioses podían morir, y algunos nacían de nuevo, sirviendo como modelos de regeneración y resiliencia.

 

 

Los artistas mayas representaron a los dioses de maneras imaginativas, desde esculturas imponentes exquisitamente talladas hasta adornos de jade, concha y obsidiana que adornaban a reyes y reinas, conectándolos simbólicamente con fuerzas sobrenaturales. Cerámicas finamente pintadas revelan la agitada vida de los dioses con gran detalle.

Las obras que se exhibirán fueron creadas por maestros artistas de Guatemala, Honduras y México. Se trata de 120 obras emblemáticas que evocan un mundo en el que lo divino, lo humano y lo los reinos naturales están interconectados y vivos.

 

 

La exposición en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York (Met) presentará a finales de este año una amplia exposición de arte maya a través de más de un centenar de “obras maestras” y piezas descubiertas recientemente.

Lives of The Gods: Divinity in Maya Art está prevista para el 21 de noviembre, y se cree que será una muestra “poco común” y que solo será posible en el Met.

Diego Rivera y el misterio del baño cerrado en la Casa Azul
MXCity
Dentro de un baño de la famosa Casa Azul, Diego Rivera dejó todos los documento que narraban su desencuentro con el millonario Rockefeller.
Rivera


¿Qué había en aquel baño que Diego Rivera mandó cerrar durante casi 50 años?

. . .

Antes de morir, Diego Rivera cerró uno de las baños de la legendaria Casa Azul, donde vivió toda su con su esposa Frida Kahlo, y

dispuso que éste no fuera abierto hasta que pasaran 15 años después su muerte. Fue Dolores Olmedo quien quedó a cargo de la administración de la casa que pronto se convirtió en museo, y quien cuidó que la voluntad del pintor fuera respetada.

Rivera

Cerca de cincuenta años después, con la muerte de Dolores Olmedo, Hilda Trujillo tomó la dirección de lo que hoy es el Museo Frida Kahlo, y decidió abrir la misteriosa puerta, para así dejar salir los secretos que fascinaron a muchos admiradores de la vida y obra de Diego Rivera y Frida Kahlo.

Dentro del baño, se encontraron varios objetos que hoy son parte de la exposición permanente del museo de la Casa Azul:

vestidos, fotografías, obras de arte, milagritos y cartas de amor, entres otros. La correspondencia entre Rivera y el estadounidense Rockefeller (con quien tendría una pugna por el mural que el magnate alguna vez comisionó al pintor), además de recortes de periódicos, las fotografías del famoso mural (tomadas por Frida) y bocetos que dan fe de esta antiguo conflicto, se encuentran entre los artículos más interesantes encontrados ahí.

Rivera

Rivera

Diego Rivera

La relación entre Rockefeller y Rivera fue complicada. Entre 1932 y 1934, el empresario estadounidense encargó un mural para el lobby de lo que hoy es el Centro Rockefeller en Nueva York al artista, entonces un creador reconocido y personaje clave de la intelectualidad mexicana. Rivera diseñó un mural que tituló

El hombre en una encrucijada, obra que en un principio agradó al mecenas.

Rivera

El problema surgió cuando Rockefeller se enteró que en el mural aparecía la figura de Vladimir Ilich Ulianov, mejor conocido como Lenin, lo cual escandalizó a la sociedad neoyorkina. Para Rockefeller esto fue un insulto y fue entonces cuando pidió a Rivera que lo borrara del mural. Rivera se negó y logró que el empresario le pagara su trabajo (21,000 dólares de entonces), entre manifestaciones y un gran escándalo mediático. Pero

en 1934 el mural fue destruido.

Rivera

Actualmente, en el Palacio de Bellas Artes se encuentra el mural titulado El hombre en el cruce de caminos (también conocido como

Hombre controlador del universo), que fue realizado en 1934, y es parecido a la obra realizada en Nueva York, que alguna vez quiso censurar Rockefeller.

Rivera

En el baño de la Casa Azul se encontraron alrededor de 6,500 fotografías y 28,000 documentos, y esta anécdota, que resurgió hace pocos años como un misterio que sobrevivió al tiempo nos habla de los profundos principios de Rivera y su siempre potente y encantadora rebeldía.

x