La zona arqueológica La Ferrería es un sitio poco explorado en Durango
MXCity
La Ferrería es una zona arqueológica que cuenta la historia, rituales y vida cotidiana de los Chalchihuites.

Foto destacada:  Protocolo

En tu próxima visita a Durango, no olvides visitar la Zona Arqueológica La Ferreria.

 

. . .

 

La Ferrería data de alrededor del año 600 de nuestra era, y fue un sitio destacado como centro ritual, que tuvo la mayor concentración de población en el Valle de Guadiana durante la época Chalchihuites.

Los hallazgos de La Ferrería han permitido relacionar al sitio con los grandes desarrollos culturales mesoamericanos.

 

 

La zona arqueológica cuenta con un museo de sitio reúne piezas arqueológicas recuperadas en La Ferrería e incluye objetos procedentes de otros sitios del estado de Durango. La Ferrería fue la población más grande e importante del Valle de Guadiana.

Se trata del único sitio en el que se combinan elementos arquitectónicos que nos refieren a la vida ritual como pirámides, cancha de juego de pelota, estructuras circulares, complejos de estructuras cuadrangulares con patios hundidos, estructuras excavadas en la roca madre, y otras claramente habitacionales como las sencillas construcciones cuadrangulares o las terrazas y cuartos del flanco norte del cerro.

 

 

Al pie del cerro de la Ferrería se han localizado varios entierros humanos con ofrendas simples que dan cuenta de sus rituales funerarios.  Estas pequeñas casas, fueron de carácter habitacional, pero también se han encontrado una roca grabada que representa a un personaje con los brazos en alto y que porta un tocado que asemeja una cornamenta.

Otro petrograbado importante de zona arqueológica, tiene un personaje con brazos y piernas extendidas el cual empuña una especie de lanza con su mano izquierda y otro posible artefacto, con su mano derecha.

 

 

Se dice que este personaje es una representación de la deidad solar y los venados son una representación de Venus como estrella de la mañana escenificando el nacimiento del sol. 

En un patio hundido se localizó un altar para la exposición ritual de cráneos, los llamados tzompantili, como se han localizado en otros sitios arqueológicos de todo el país.

 

 

También se cuenta con Pirámide en su lado Norte donde se observan los restos de múltiples patios hundidos, una cisterna y varios canales que sirvieron para evacuar el agua de la lluvia. 

La Pirámide es una edificación escalonada que tiene como característica principal una esquina formando un zigzag.  En su patio hundido se pueden ver los puntos de salida del sol durante los equinoccios y solsticios, dando cuenta de un avanzado conocimiento arquitectónico y de observación de los astros.

 

 

 

También hay un patio de Juego de pelota con sus dos muros característicos. El juego de pelota fue un evento ritual de suma importancia donde se formaban dos equipos de cinco a siete personas por bando.  La pelota se lanzaba al grupo contrario golpeándola únicamente con la cadera o con el hombro, contestando de la misma forma hasta lograr que un equipo fallara.

 

 

 

En el lugar, además, se han localizado 13 entierros humanos con ofrendas, destacando de entre ellas un espejo de pirita. Cerca del sitio se encuentra el cerro del Temascal, lugar relevante para los antiguos pobladores de la Ferrería.

En las excavaciones del lugar se localizaron varios entierros humanos así como una ofrenda consistente en una vasija chalchihuiteña y una vasija Aztatlán que da cuenta de las relaciones entre el altiplano duranguense y la costa del Pacífico.

 

 

 

Zona Arqueológica La Ferreria

Dónde: Carretera a S. Lerdo de Tejada La Ferreria, 34330 Durango.

Cuando: martes a domingo 9:00 am – 6:00 pm

Entrada libre

Lluvia en los ojos, un corto animado mexicano entre lo real e imaginario
MXCity
Lluvia en los Ojos es un bello corto animado mexicano prueba de las sutilezas que nos hacen ser humanos.

“Lluvia en los ojos” es una historia llena de fantasía que oculta un momento desgarrador en la vida de Sofía.

 

. . .

 

Esta animación surge de México de la mano de la artista Rita Basulto (“Eclosión” o “El octavo día de la creación”), que utiliza en este trabajo la técnica de stop motion para asimilar los temores y anhelos de su niña protagonista.

Rita Basulto encontró la fascinación por el arte desde muy joven. La música clásica, los libros ilustrados, la animación, el cine y la televisión fueron sus primeros maestros, hasta que a los 15 años comenzó su carrera en la Escuela de Artes Plásticas en la Universidad de Guadalajara, en donde durante cinco años adquirió conocimientos en historia del arte y técnicas esenciales para la animación.

 

 

Ahora, con una amplia trayectoria que le ha hecho ser acreedora a múltiples premios y logros internacionales, se encuentra a la espera de los resultados de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas por la nominación al Ariel con su cortometraje Eclosión. En estos momentos se encuentra colaborando con Guillermo del Toro dentro del proyecto Pinocho.

 

 

En esta animación de color y mezcla de mundos, con clara referencia a la pintura de Andrew Wyeth y sus áridos paisajes americanos, en esta historia metafórica que viaja hasta el momento de nuestro vida en que descubrimos que la gente se va para siempre.

Nos presenta esta pequeña historia con la siguiente sinopsis: “Sofía, una niña de siete años, recuerda el día en que se fracturó el brazo en una persecución por el bosque. Es una historia llena de fantasías que oculta un momento desgarrador en su vida”

Simbolismo en una delicada animación, entre lo real e imaginario y con una estética animada que dibuja con nitidez un mundo propio.

 

 

Toda la historia de Lluvia en los ojos acontece en el complejo engranaje de la memoria del personaje principal, Sofía. Una niña que, mientras se recupera de una fisura del brazo, recuerda a su abuelo y el vacío que dejó su muerte. Esa parte de ella misma que se fue con él y es irreplicable. Y ese mirar al pasado, la deja con un nuevo presente. 

Ver este corto animado mexicano exquisitamente curado, desde el guión hasta el stop motion, garantiza una experiencia estética similar a la de estar inmerso en medio de un mar de neblina (donde no se ve nada, pero afloran las pulsiones más profundas). Tanto así que Lluvia en los ojos, de Rita Basulto, recibió en el 2013 el Premio Ariel por el mejor cortometraje de animación. 

 

 

La dirección, fotografía y guión estuvo a cargo de Rita Busalto. La producción ejecutiva estuvo en manos de Juan José Median y la animación de la directora, León Fernandez y Luis Téllez.

El inusual hilo conductor de este relato es la relación que Sofía, de 7 años, desarrolla con un pequeño rinoceronte. Juntos, crean una atmósfera particular que borra las fronteras entre la realidad y la fantasía para revelar que, al final de cuentas, lo único que tenemos en cada instante es el sentido que le damos.

 

Lluvia en los ojos – Rain in the eyes from OUTIK ANIMATION on Vimeo.

 

Curiosidades de algunos nombres de las calles de la CDMX
MXCity
Las calles son venas que le dan vida a la Ciudad de México, y por ellas transita el tiempo y curiosidades como sus nombres.

Foto destacada: Uno TV

Si tuvieras la posibilidad de nombrar una colonia ¿qué nombres le pondrías a las calles?

 

. . .

 

Revisar los nombres de las aproximadamente 25 mil calles de la CDMX es un paseo curioso por la historia nacional; nuestras 1,695 colonias guardan calles con nombres de flores, frutos, fechas históricas, animales, planetas, personajes ilustres y objetos de todo tipo. Estas son algunas de las muchas curiosidades que las han nombrado.

Las calles empezaron a tomar su nombre con el crecimiento de la ciudad y por referencia popular, entre 1869 y 1928 empezaron a tomar su nomenclatura calles como Pila Seca, el Callejón de las Golosas o aquel de los Gachupines y la cerrada de la Amargura. Más adelante los edificios importantes como hospitales, templos y escuelas, también empezaron a nombrarlas.

 

 

Algunos de los nombres originales de la maravillosa Tenochtitlán se conservaron, Mixcalco, Tecpan, Tetzontlate, Tlaxcaltonco, Tlaxpana, Tlatilco, Itztapalapan y Tacuba, calles memorables por nombrar pueblos antiguos y que guardan momentos como el 8 de noviembre de 1519, cuando Hernán Cortés y los tlaxcaltecas entraron a la ciudad.

 

 

Las calles que hacen referencia al largo periodo en el que llegaron los misioneros siguen vigentes con las calles Santo Domingo, San Juan de Dios y la De la Concepción en el Centro histórico nombrada así por las primeras religiosas que fundaron el primer convento en México.

 

 

Cuando la ciudad estaba en pleno apogeo de su crecimiento, existían calles llenas de locales donde se ofrecían servicios por medio de nobles oficios y artesanos, Plateros, Tlapaleros, Talabarteros, Chiquihuiteras, Cedaceros y Cordobanes, algunas de estas calles ya no existen porque aquellos oficios dejaron de practicarse o cambiaron de nombre, como el último, los cordobanes (hoy Donceles) eran una especie de tapiceros y zapateros que trabajaban con piel de cabra.

 

 

En las calles de la CDMX vivieron grandes personajes de la historia, por ejemplo, en Donceles (una de las calles más antiguas de la CDMX) se ubicó la casa de Antón de Alaminos; en la antigua calle de San Agustín (hoy República de El Salvador) vivió Humboldt y en Amor de Dios (hoy Academia) escribió sus obras Siguenza y Góngora.

 

 

Acequia, San Juan de Letrán, Santa Isabel y la Puerta Falsa de Santo Domingo, eran la Calle del Agua por ser las vías donde antes había canales; ésta y otras tantas calles cambiaron su nombre en 1899 por nombres de Sur y Norte o avenidas Oriente y Poniente en un afán muy porfiriano de modernizar la ciudad, no obstante, después de la revolución volvieron a cambiar su nombre en alusión a fechas y personajes emblemáticos.

 

 

Y hablando de personajes emblemáticos, hay algunos más usados no sólo en la CDMX sino es todo el país, como Miguel Hidalgo que bautiza a más de 14 mil calles, lo mismo con Emiliano Zapata de la que existen 10 mil calles, 7 mil se han nombrado Independencia, 6 mil 16 de septiembre y 9,759 se hicieron nombrar Benito Juárez, el más utilizado en Oaxaca y Quintana Roo.

 

Folklor y grandes tradiciones que todavía se preservan en Oaxaca
MXCity
Fiestas, comida, música, danza y muchas tradiciones más que todavía se preservan en varias comunidades de Oaxaca.

Foto destacada: Proyecto Anagénesis Jurídico

Tradiciones que nos enseñan la gran cultura de Oaxaca.

 

. . .

 

Oaxaca es uno de los sitios más coloridos, diversos  y con la gastronomía más representativa del sur de México, y tal vez la más reconocida a nivel mundial. Sus edificios son animados  y en esta parte del país siempre es posible comprar artesanías y textiles únicos

Además, el clima de Oaxaca siempre es agradable y sin duda sus fiestas y tradiciones son únicas. Es por eso que te dejamos con esta lista de tradiciones y actividades esenciales para hacer cuando vayas a Oaxaca.

 

Tomar mezcal

 

 

La bebida de los dioses que en Oaxaca se toma a cualquier hora. S un destilado que antes no se valoraba como ocurre en la actualidad, a pesar de que los palenques realizaban exactamente los mismos procesos ancestrales y artesanales. Pero hoy en día la bebida ha adquirido un valor agregado desde 1994, cuando Oaxaca obtuvo la Denominación de Origen Mezcal.

 

Noche de Calendas

 

 

Es el cierre de la fiesta de las posadas durante la noche buena, en donde los oaxaqueños caminan con velas encendidas hasta las plazas o templos haciendo una procesión de velas, además de carrozas que desfilan por la ciudad. Estas pueden ser en honor al santo patrono de la ciudad o sobre narraciones bíblicas relativas a la navidad. Dichas carrozas se caracterizan por su colorido.

 

El Martes de brujas

 

 

El sonido de los caracoles anuncia el inicio de la fiesta y una tradición que se remonta a la época colonial cuando se construyó el templo católico de la comunidad y los obreros se alimentaban con tamales y atole elaborados por mujeres quienes ante la oscuridad de la noche se alumbraban con las famosas "brujas" fogones realizados en primer lugar con ocote, los cuales evolucionaron hasta el uso de higuerilla y aceite o petróleo.

 

Velas istmeñas

 

 

Las velas Istmeñas son consideradas una de las tradiciones más arraigadas en Oaxaca, constituyen las fiestas principales y se celebran en toda la región del Istmo de Tehuantepec, en la que habitan los pueblos zapotecos, chontales, huaves, zoques,

Velas istmeñas, similares pero con diferente sentido mixes, mixtecos y chinantecos; con esta mezcla de culturas, florecen las más coloridas danzas, que caracterizan a las "Velas".

 

Tequio

 

 

El tequio es una forma de trabajo organizada en el que la comunidad se une para hacer un trabajo que beneficie a toda la comunidad. Arraigada en la comunidad zapoteca desde tiempos prehispánicos, cada participante aporta sus recursos para para beneficio del bien común, aunque los fondos principales son aportados por el Gobierno. Esta tradición se encuentra protegida por una ley del estado de Oaxaca.

 

Guelaguetza

 

 

La Guelaguetza es una tradición ancestral de raíces prehispánicas y es la festividad más grande de Oaxaca donde se agradece por la llegada de las lluvias y las cosechas, en la que representantes de todas las regiones del estado se concentran en la capital para compartir su cultura a través de bailes, artesanías y comida.

 

La noche de rábanos

 

 

Esta tradición colonial se lleva a cabo cuando los campesinos locales comenzaron a cosechar los rábanos de gran tamaño que se daban en la región. Es una fiesta popular que se celebra la noche del 23 de diciembre, en la plaza central de la capital, donde se exhiben figuras y escenas esculpidas usando solo estos deliciosos bulbos. Durante el festejo es costumbre comer buñuelos y romper los platos donde se sirven, ya que según el número de pedazos en que se rompa el traste, será la suerte del comensal durante el siguiente año.

 

Boda oaxaqueña

 

 

Una fiesta de tres días en donde el primer día se celebra la unión civil, en el segundo día tiene lugar la ceremonia religiosa y el banquete. En medio de la fiesta se realiza un baile llamado "Mediu Xhiga", también conocido como el son de cooperación. En ese momento los novios se sientan en el centro de la pista y los invitados pasan a bailar y colocar dinero. Al terminar la canción, el cantarito se rompe enfrente de la pareja, como señal de que les irá muy bien en su nuevo camino y de que no les faltará nada. Finalmente, el tercer día se realiza el "lavado de ollas?, donde los novios anuncian la consumación del matrimonio, dando paso a un nuevo festejo.

 

 

Día de la Samaritana

 

 

Esta tradición comenzó en los atrios de las iglesias del Centro histórico cuando se realizaba la representación del pasaje bíblico que refería al encuentro de Jesús con la Samaritana. Se utilizaban para ello diversas imágenes, sobresaliendo la que representaba a la Samaritana, vestida como china oaxaqueña  y es un elemento “típico” de Oaxaca.

 

Viernes del Llano

 

 

Cada año el Paseo Juárez ?El Llano? se vuelve de muchos colores para darle vida a los tradicionales "Viernes del Llano" que tuvieron sus orígenes en los años 1800 para convertirse con el paso de las centurias en una gran convivencia universitaria. Las madrinas de los Paseos Florales, se hacen presentes con el propósito de preservar una de las tradiciones más emblemáticas en Oaxaca.

Las aguas cristalinas del Parque Nacional Lagunas de Montebello
MXCity
El Parque Nacional Lagunas de Montebello alberga 4% de mariposas, anfibios, reptiles, aves y mamíferos de todo el país.

Foto destacada: @markharrison4 y @fearlessandfar

Este Parque Nacional es uno de los más preciosos del Sureste mexicano.

 

. . .

 

Las aguas de Chiapas se distinguen por sus tonalidades turquesas y esmeraldas, en donde hay más de 60 lagunas que forman parte de esta maravillosa Área Natural Protegida

Esta zona no solo es rica biológicamente, además se encuentran más de 157 especies de orquídeas, 93 especies de hongos,  y debido a su territorio y complejidad ecológica, es considerada una de las  Áreas de Importancia para la Conservación de las Aves.

 

 

Este Parque se encuentra al sureste en el límite con la frontera de Guatemala, se y cuenta con más de 50 cuerpos de agua circundados por lomeríos y cerros que en promedio alcanzan una altitud de 1500 metros.

En el Parque Nacional Lagunas de Montebello, los lagos se distinguen por la claridad y el color de sus aguas, siendo este un sitio importante para ser conservado y generar mayor economía a través de un centro turístico.

 

 

Desde el 16 de diciembre de 1956 fue declarado Parque Nacional, con una extensión de 6 022 ha, y el 27 de noviembre de 2003 como sitio Ramsar. Es un sitio peculiar, en donde puedes encontrar días claros o neblina que cubre casi en su totalidad el paisaje, filtrándose entre el denso bosque.

Es un sitio húmedo en donde las lluvias son constantes y el bosque está lleno de coníferas, con árboles que alcanzan más de 30 m de altura. El pino, encino y liquidámbar son los más abundantes. El bosque también es rico en orquídeas,  y alberga 4% de mariposas, anfibios, reptiles, aves y mamíferos del país.

 

 

Este parque también cuenta con especies endémicas como el ratón chiapaneco, el leoncillo y el tigrillo, varias especies de aves y de lagartijas. En su origen estuvo habitada por tojolabales y chujes, de origen guatemalteco del poblado San Mateo Ixtatan, quienes entraron a territorio mexicano formando más tarde la colonia Tziscao en 1874.

Hoy en día es un gran centro ecoturístico que cuenta con cabañas, restaurante con comida típica y recorridos por la zona entre los que se encuentra la visita a la frontera con Guatemala, venta de artesanía propia del lugar, así como recorridos en bicicleta y en kayac.

 

 

Cerca del lugar se encuentra la comunidad de Tziscao que cuenta con un pequeño museo, en el que se puede saber de los primeros pobladores del lugar, su historia y antiguas costumbres.

A 7 km del centro ecoturístico de Tziscao se encuentra Cinco Lagos, y a unos cuantos pasos de la carretera, subiendo unos escalones de concreto, se ubica uno de los principales miradores que permite apreciar una de las vistas más famosas de este parque nacional.

 

 

A los lados de la escalara se pueden degustar antojitos de la región como las deliciosas chinculguajes, gorditas de maíz rellenas de frijoles, que se acompañan con queso de la región. También se ofrecen paseos en balsa de troncos de corcho para un mejor contacto con este extraordinario lugar.

En el lago Pojoj se realizan paseos en balsa y se puede visitar la isla de las orquídeas, un islote que está acondicionado como pequeño vivero con una gran variedad de orquídeas de la región. Sin duda, la vista desde este lugar del lago es magnífica.

 

 

El Parque Nacional también colinda al noreste con la zona arqueológica de Chinkultic. El Mirador, desde el cual se puede apreciar toda la planicie hacia el sur y el lago Chinkultic. La zona tiene una plaza principal y un juego de pelota, entre otras destacadas construcciones. Se cree que el apogeo de la zona se dio hace unos 1 400 años.

Para llegar a la zona arqueológica se utiliza la misma ruta que para el Parque Nacional Lagos de Montebello, y además bastante cerca se encuentra  la Zona Arqueológica de Tenam Puente y la Zona Arqueológica El Lagartero.

 

 

Parque Nacional Lagunas de Montebello

Dónde: San Cristóbal de las Casas, Chiapas, frontera con Guatemala.

Cuando: todo el año

Cuánto: según actividad

x