Comunidad
Los Yaquis, la historia de una gran tribu de guerreros del norte
MXCity
Aunque existen tribus yaquis en todo el noreste mexicano y el sur de EU, se reconocen como tradicionales de los ocho pueblos de Sonora.

Foto destacada: El sol de Hermosillo

Los yaquis son de las culturas más complejas del norte mexicano.

 

. . .

 

Los yaquis , hiaki o yoeme se encuentran en el valle del río Yaqui en Sonora y el suroeste de los Estados Unidos. También tienen comunidades en Chihuahua y Durango; y la tribu Pascua Yaqui tiene su sede en Tucson, Arizona aunque también viven en California, Arizona y Nevada .

Las tierras ancestrales de los Yoeme estaban el sur de Sonora aunque la gente emigró y viajó al sur de Arizona con la llegada de los misioneros españoles. Los Yoeme vivían pequeñas y practicaban un modelo de vida agrícola cultivando maíz, frijoles, calabazas, algodón y trigo.

 

 

 

Las mujeres se dedicaban a la siembra, la cosecha y el procesamiento de alimentos. Molían maíz tejer redes, cestas, hacen alfarería y desarrollar espacios familiares. Los hombres son conocidos como los guardianes prominentes de la historia oral en la tradición de Yoeme.

El Yoeme tenía una estructura organizativa social y religiosa compleja y tiene una rica tradición espiritual y cultural que continúa en la actualidad. A la fecha, algunas casas tradicionales de Yoeme están hechas de esteras y bambú nativo, carrizo y otros materiales.

 

 

Los Yoeme han luchado bastante  por preservar su autonomía y tradiciones. Son conocidos por haber librado la resistencia más decidida, duradera y exitosa contra la absorción involuntaria en la cultura dominante de la sociedad española, católica y más tarde mexicana.

De hecho, los Yoeme son la única tribu de nativos americanos que nunca se ha rendido oficialmente a las fuerzas coloniales españolas, el gobierno mexicano o los Estados Unidos. Hoy en existen comunidades de Yaquis en todo el noreste, aunque principalmente se encuentran muy cerca de Ciudad Obregón en Sonora.

Es por eso que existen diversas comunidades de Yoeme dispersas haciendo que exista una amplia variación en la expresión de la herencia y las costumbres sociales, culturales e históricas. El icónico símbolo de Yoeme del venado y el bailarín de venado, que imita la conexión que la gente de Yoeme tiene con su tierra y encarna algunas de las conexiones más antiguas que la gente de Yoeme tiene con las creencias ancestrales más fundamentales.

Los Matachinim, ha pasado de ser el grupo guerrero de élite de las sociedades Yoeme a convertirse en Soldados de la Virgen María una vez que los misioneros ingresaron a las comunidades Yoeme.

 

 

 

Festividades y tradiciones Yaquis

 

En las festividades de Semana Santa, Cuaresma y Pascua, muchas comunidades celebran fiestas religiosas a través de una variedad de bailes, festividades y ceremonias cargadas de significado religioso. Cada melodía, paso y figura tiene un propósito específico y una rica historia.

Los pascolas combinando tradiciones nativas americanas y europeas, son rituales y bailes ceremoniales cuya función es servir como anfitriones abriendo y cerrando la fiesta religiosa. Están desnudos hasta la cintura, visten un taparrabos y un cinturón del que cuelgan pequeñas campanillas de metal. Hacen payasadas, cuentan historias humorísticas y realizan dos tipos de bailes solistas.

 

 

Al son del arpa y el violín, el pascola, con su máscara de madera en la nuca, realiza una compleja danza de pasos, acentuando el ritmo con los sonajeros de capullo atados a sus piernas, con la flauta y el tambor se coloca la máscara sobre el rostro y toca un sonajero de mano.

La danza matachin es un acto coreografiado de oración grupal que se ha realizado durante cientos de años en gran parte del antiguo imperio español. Para los yaquis, los matachines son soldados de la Virgen de Guadalupe. Todo lo que viste o hace el bailarín está cargado de significado religioso; cada melodía, paso y figura tiene un lugar específico en la estructura formal de una ceremonia que dura toda la noche. La danza confiere bendiciones a sus participantes, a sus espectadores e incluso al mismo terreno sobre el que se desarrolla.

 

 

Los matachines yaquis hacen un compromiso de por vida, y después de la muerte son enterrados con sus insignias de baile. Tumacácori se enorgullece de tener seguidores de esta antigua tradición que participan en la Fiesta anual cada año.

La Tribu Pascua Yaqui da la bienvenida a todos los visitantes que vienen con un espíritu de reverencia apropiado para cualquier ceremonia religiosa. Sin embargo, fotografías, videos, grabaciones de audio y bebidas de bebidas alcohólicas están estrictamente prohibidas.

 

Santos Motoapohua de la Torre, el artista wixarika que triunfó en Francia
MXCity
Santos Motoapohua es un artista huichol con reconocimiento internacional pero poco conocido en nuestro país.

Foto destacada: Yaconic

Santos Motoapohua es un artista huichol que ha dejado huella en muchos sitios menos en México.

 

. . .

 

Santos Motoapohua de la Torre descubrió una realidad mística luego de tener su primera experiencia con el Hikuri (peyote) que poco a poco fue comprendiendo con la ayuda de su padre, un Mara’akame (huichol Chaman) quien lo guiaba en la interpretación de sus visiones y sueños.

La carrera de Motoapohua comenzó en los años 60, justo en el apogeo del arte contemporáneo huichol. Llegó a la Ciudad de México para vender artesanías y aprender técnicas básicas de elaboración del arte. En la CDMX aprendió español y donde comenzó a realizar obras basadas en diseños personales.

 

@nelzogn

@nelzogn

 

En 1968 conoció a John C. Lilly y a su esposa Colette, quien le compró su primera obra y le pidió más información sobre la enigmática cultura huichol. Santos acordó llevarlos a la comunidad de Santa Catarina donde la pareja realizó una importante tarea documental de expandir y proteger la cultura huichol a nivel internacional en el pináculo de la cultura psicodélica.

El artista también conoció al arquitecto Eduardo Terrazas, quien la invitó a colaborar con un equipo de artistas huicholes. Colaboró con otros proyectos de arte contemporáneo en Bellas Artes y a finales de los años 70, realizó una serie de cerraduras de madera con hilo, el símbolo de SAHOP bajo la dirección del arquitecto Pedro Ramírez Vázquez.

 

@nelzogn

 

@nelzogn

 

Motoapohua puso un alto al arte durante 10 años, regresó a la sierra de Jalisco y trabajó en el campo. Ese periodo llevó al artista a encontrar nuevas significaciones y experiencias en mitos, dioses, ancestros y en la cosmogonía huichol. Así fue como él y su familia crearon Sonido de Músico, compuesto por 100 piezas de 15 x 15 cm que se convertiría en el mural insignia que colocaría su obra en los rankings mundiales.

En 1993 obtuvo financiamiento y en 1997 creó Pensamiento y alma huichol en la estación Palais-Royal Musée du Louvre de París. Una obra compuesta por 80 tablas y elaborada con dos millones de cuentas de 2 milímetros cada una. El investigador Miguel Gleason comentó en su libro México insólito en Europa: "Este es probablemente el trabajo más impresionante y detallado de Europa, compuesto por más de 2 millones de cuentas que muestran la cosmovisión de la sociedad (pueblo huichol)."

 

@maulvn

 

@maulvn

 

 

Esto sucedió durante el Gobierno de Ernesto Zedillo a finales de la década de 1990, quien regaló a los franceses un mural llamado Pensamiento y alma Huichol, de 2.40 por 3 metros. Pero al artista nunca se le pagó su trabajo. En 1997 se reunieron los presidentes Ernesto Zedillo y Jacques Chirac para la ceremonia de entrega, a la que el artista no estuvo invitado. 

El cineasta Nicolás Echavarria asumió este incidente al comienzo de Eco de la montaña, una película sobre la vida y arte del huichol.  Gracias a la película volvió a convertirse en el centro del arte mexicano y le permitió viajar a lugares como los Emiratos Árabes Unidos y Alemania, ampliando la lista de países que recibieron elogios por su obra que también incluía a Francia e India.

 

 

@maulvn

 

@maulvn

 

Se le hicieron varias entrevistas y artículos en 2014 en los que explicaba que sus murales deben verse de abajo hacia arriba, como crece un árbol, y su fabricación tarda unos ocho meses. En 2017, el Congreso del Estado de Jalisco le otorgó la Orden de "José Clemente Orozco" por su célebre labor en el campo de la pintura. Hoy, Santos de la Torre sigue creando arte en pequeño, mediano y gran formato, y también mantiene, junto a su familia, talleres artesanales.

5 datos que probablemente no conocías sobre los Chichimecas
MXCity
Estos datos sobre los chichimecas nos muestran un poco más sobre estas tribus cazadoras recolectoras del norte.

Foto destacada: Roberto Larios / Unión Guanajuato

La historia de los chichimecas, un misterio que fue asimilado por la conquista.

 

. . .

 

Los Chichimecas no fueron una cultura como tal sino una designación que los pueblos nahuas de México aplicaron a los nómadas y seminómadas que se establecieron en la actual región del Bajío de México. A menudo la palabra Chichimeca se asemeja al término romano “bárbaro” para describir a las tribus germánicas.

Así que nombre de Chichimeca, fue usado como peyorativo por los españoles para describir a un "pueblo salvaje y nómada que vivía al norte del Valle de México". Vivían de la caza, usaban poca ropa y resistían la intrusión extranjera en sus territorios de caza.

 

Origen del término

 

@la_crema_y_nata_de_oaxaca

Se cree que Chichimeca viene de la conjunción de los términos náhuatl para perro (chichi) y cuerda (mecatl), siendo así que los mexicas se habían referido a los chichimecas literalmente como "de linaje canino". La otra versión es que significa “habitantes de Chichiman”, Chichiman significa “área de leche”. Pero algunos historiadores han explicado que la palabra chichimeca ha sido objeto de diversas interpretaciones a lo largo de los años.

Las principales tribus que ocuparon esta región fueron los zacatecos, guachichiles, tecuexes, caxcanes, otomí, pames y guamares. Este conjunto de culturas únicas no tenían lenguajes escritos y mucho sobre los chichimecas es un misterio.

 

 

Regiones en había Chichimecas

 

@el_cuahutemoc

En las regiones de Zacatecas, Guanajuato, Aguascalientes, Jalisco y San Luis Potosí, era la zona de caza y recolección de chichimecas. Estos sitios pertenecían a la provincia española de Nueva Galicia, que abarcaba unos 180.000 kilómetros desde el Océano Pacífico hasta la Sierra Madre Occidental.

Antes de 1522 diversos grupos indígenas vivieron aquí. Fue Domingo Lázaro de Arregui, en su Descripción de la Nueva Galicia, publicada en 1621, quien escribió que en esta provincia española se hablaban 72 idiomas. Pero las tribus que vivieron en esta área no han sido estudiadas extensamente.

 

 

Hernán Cortés y los aliados del Sur

 

@itztliartesanal

Los que sí se sabe que es Hernán Cortés encargó a Cristóbal de Olid explorar Jalisco en conjunto con aliados cristianizados del sur que servían como exploradores y soldados, generalmente de Tenochtitlán, tarascos, otomíes, cholultecas y tlaxcaltecas que hablaban náhuatl y a quienes se les permitía montar a caballo y portar armas como soldados al servicio de España.

A medida que los españoles y los aliados se dirigían hacia el norte se encontraron chichimecas

 

 

Cuatro identificadores de los Chichimecas

 

Nuestros Antepasados

Ser chichimeca significaba pertenecer a una de las tribus del norte del centro de México. De hecho, la dirección del norte estaba muy profundamente conectada con el concepto de ser chichimeca, ya que reclamaban una patria ancestral mitológica aún más al norte.

Los aztecas definieron a los chichimecas como un pueblo adorador del cielo, una forma de distinguirlos de las culturas idólatras del centro de México.

 

@elmexicoquemisojosven

Los aztecas notaron que los chichimecas realizaban diferentes sacrificios a estas deidades del cielo más etéreas. Mientras que los aztecas sacrificaban humanos a los dioses cortándoles el corazón, los chichimecas generalmente sacrificaban venados y solo ocasionalmente sacrificaban humanos disparándoles con flechas, sin quitarles el corazón.

El cuarto y último rasgo definitorio de los chichimecas puede ser el más importante. Como ya hemos mencionado, los chichimecas eran descendientes de cazadores-recolectores de mezquite y tunas. Sin embargo, muchos de ellos también vivían de bellotas, raíces y semillas. Los chichimecas también cazaban una gran cantidad de animales pequeños, entre ellos ranas, lagartijas, serpientes y gusanos.

 

 

Chichimecas en la historia 

 

@elmexicoquemisojosven

Debido a que la mayoría de los chichimecas se asimilaron rápidamente a la cultura hispana del México del siglo XVII, hubo muy pocas investigaciones históricas sobre sus culturas y lenguas, y ahora en su mayoría están extintas. Pero estos pueblos indígenas son ancestros de muchos mexicoamericanos.

En los tiempos modernos, solo se hace referencia a un grupo étnico como chichimecas, a saber, los chichimecas Jonaz, unos pocos miles de los cuales viven en el estado de Guanajuato.

 

Los chichimecas fue la designación genérica dada a varias tribus cazadoras recolectoras del norte.

 

 

 

La importancia de los Olmecas para la civilización Maya
MXCity
Los descubrimientos de más de 500 sitios han revelado la estrecha relación que existió entre mayas y olmecas.

Foto destacada: INAH

La relación entre las culturas olmeca y maya trae nuevos secretos en Tabasco y Veracruz.

 

. . .

 

El hallazgo del monumento más grande y antiguo de la antigua civilización maya ha revelado grandes secretos, que vienen a desarrollar un nuevo panorama sobre esta sociedad con grandes conocimientos matemáticos y astronómicos; este lo que se destaca que los mayas eran más antiguos y desarrollados de lo que se pensaba.

Esto según un estudio de la Universidad de Arizona publicada en la revista Nature. Y es que el recién descubrimiento en Tabasco, cerca de la frontera noroeste de Guatemala, del yacimiento de Aguada Fénix en 2017, trajo consigo un monumento que mide casi mil 400 metros de largo, oscila entre 9 y 15 metros de alto e incluye nueve calzadas anchas, lo que le convierte en el monumento maya más grande y antiguo jamás descubierto.

 

 

INAH

 

 

Aguada Fenix

 

Takeshi Inomata y Daniela Triadan, con el apoyo del programa de la Universidad Agnese Nelms Haury y con la autorización del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México fueron los que llevaron a cabo el hallazgo de los 478 centros ceremoniales ubicados entre Veracruz y Tabasco.

Aguada Fénix se dio a conocer con más aplomo en junio de 2020, pero a la fecha continúa brindando información a los expertos sobre los modos en que estos complejos ceremoniales similares se diseminaron en un área que incluye la región olmeca y las Tierras Bajas Mayas occidentales.

 

 

Este descubrimiento de Aguada Fenix trajo consigo casi 500 sitios ceremoniales más pequeños, aunque similares en forma y características, lo que también  transformó la comprensión de los estudios previos de la civilización mesoamericana y la relación entre la cultura maya y los olmecas.

Entre los expertos existe un debate sobre si la civilización olmeca condujo al desarrollo de la civilización maya o si los mayas se desarrollaron de forma independiente.

 

INAH

 

Estos descubrimientos han sido llevados a cabo en Tabasco y Veracruz, regiones que fueron poblada por los olmecas y por las tierras bajas de los mayas occidentales; es por eso que comparten características similares con el primer centro en área olmeca conocido como San Lorenzo.

"La gente siempre pensó que San Lorenzo era único y diferente de lo que vino después en términos de disposición del sitio. Pero ahora mostramos que San Lorenzo es muy similar a Aguada Fénix. Esto es muy importante, nos dice que este sitio fue probablemente el inicio de algunas de esta ideas que luego fueron utilizadas por los mayas",  dijo Takeshi Inomata, profesor de Antropología de la Universidad de Arizona.

 

 

 

De acuerdo con los investigadores, estos formatos estandarizados de arquitectura tendrían un prototipo en el enclave olmeca de San Lorenzo, los cuales permiten mapear formas tridimensionales del suelo y de los sitios penetrando en la vegetación que los cubre, y que han revelado una forma rectangular que no había sido reconocida previamente.

Es sabido que San Lorenzo tuvo una organización jerárquica, como lo demuestran las esculturas de cabezas colosales que, posiblemente, representan gobernantes, los constructores de los sitios estandarizados probablemente no tenían una marcada desigualdad social y tuvieron un cierto nivel de movilidad.

 

 

Esto ha obligado a los investigadores a repensar la forma en que se desarrollaron las primeras civilizaciones. "Estos hallazgos muestran la importancia del legado de San Lorenzo y las innovaciones realizadas por grupos posteriores. Los complejos estandarizados en esta área fueron abandonados? pero algunos de sus elementos fueron adoptados por los centros mayas posteriores, proporcionando una base importante para esta civilización", finaliza el artículo científico.

A la postre, un equipo de investigadores internacionales descubrió casi 500 sitios ceremoniales prehispánicos en el sur de México, en un hallazgo que modifica las teorías sobre los orígenes de la civilización mesoamericana.

 

INAH

La historia de la Punta de Clovis descubierta en terreno zacatecano
MXCity
Una punta de Clovis descubierta en Zacatecas ha demostrado rasgos de los primeros pobladores de América y de México.

Foto destacada: INAH

Una punta de Clovis que corresponde a habitantes del norte cuyos orígenes se estimaron en 11.200 años atrás, confirma que los primeros pobladores de América estuvieron en Zacatecas.

 

. . .

 

Las puntas de lanza llamadas Clovis son artefactos de la cultura homónima de Nuevo México, que se han encontrado en diversos sitios en América del Norte, asociados al 11 000 a.n.e. En otras palabras, estas puntas las utilizaron los primeros grupos humanos que transitaron el norte del continente americano hace más de 10 mil años.

 

 

Puntas de lanza en Zacatecas

 

 

El descubrimiento de una de estas puntas de lanza Clovis revela que los primeros grupos de humanos transitaron por Zacatecas hace unos 11 mil años. Se trata de una punta de sílex, de 4.8 cm de largo por 2.6 cm de ancho y 0.76 cm de espesor. Fueron descubiertas por un grupo de especialistas durante trabajos arqueológicos en La Salada, en el municipio de Fresnillo, Zacatecas.

El grupo de expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) halló la punta de lanza durante una prospección arqueológica en un sitio en el que se planea la instalación de una planta fotovoltaica.

 

 

El INAH dio a conocer esta semana el hallazgo, que ocurrió durante un recorrido en las faldas de una loma cercana a la paleolaguna La Salada. Fue el arqueólogo Vladimir Huerta Arellano quien se percató de la punta de sílex de apenas 4.8 cm de largo que yacía en el suelo como material de arrastre, producto de la dinámica fluvial.

De acuerdo con coordinador del salvamento arqueológico e investigador del Centro INAH Zacatecas, Carlos Torreblanca Padilla, se tenían reportes sobre restos de mamuts en comunidades cercanas, algunos incluso con huellas de corte analizados desde la década de 1980 por el biólogo Óscar Polaco.

 

 

Pero en esta región mexicana no se habían registrado artefactos que aludieran a antiguos cazadores que aprovecharon el arribo de megafauna a este reservorio. La localización de la punta Clovis fue parte de los trabajos de salvamento arqueológico que por ley atiende el INAH, cuando se planean obras de infraestructura.

El hallazgo, que fue supervisado por los arqueólogos Felipe Castañeda Romero y Raquel L. Hernández Estrada, fue calificado como "encontrar una aguja en un pajar", ya que la prospección cubrió un polígono de 242 hectáreas de un artefacto que muchos años antes a la época actual.

 

 

"A raíz de este elemento aislado, pero muy significativo, se puede afirmar la presencia de grupos de cazadores?recolectores en la parte media de Zacatecas, en su tránsito del norte al centro del continente americano alrededor de 11000 a.C. De esta manera, el territorio zacatecano se inserta ahora en los estudios sobre los movimientos poblacionales tempranos", mencionó Torreblanca.

Por su parte, la doctora Guadalupe Sánchez Miranda, colaboró en determinar las características de la punta de lanza Clovis, como el adelgazamiento bifacial, el retoque bifacial marginal y la acanaladura que cubre dos terceras partes en ambas caras, la cual servía para insertarla en un mango de madera o hueso.

 

 

Estas puntas pueden rebasar los 15 cm de largo, pero lo peculiar de la encontrada en Zacatecas es su desgaste, evidencia de que fue afilada en repetidas ocasiones. Además, la zona donde fue encontrada la punta contó con grandes humedales en el Pleistoceno, concurridos por mamuts, mastodontes, gonfoterios, camélidos, equinos, bisontes y grandes aves, entre otras especies animales.

Esta área semidesértica de Zacatecas contó con grandes humedales en el Pleistoceno. Estos lechos marinos emergidos miles de años atrás, entre las sierras Madre Occidental y Madre Oriental, propiciarían mucho más adelante, entre los siglos XVIII y XIX, una gran producción salina en la zona, de ahí su nombre La Salada.

 

 

En el sitio llamado Fin del Mundo, ubicado en Sonora y La Monita II, en Nuevo León, se han registrado hallazgos similares. En el Rancho Weicker, en Durango, también se localizó una punta Clovis, considerada como una de las piezas de mayor antigüedad expuestas en el Museo Nacional de Antropología.

 

Punta de Clovis de Sonora