Comunidad
La palpitante subcultura chicana que se vive en Japón (VIDEO)
MXCity
Los chicanos japoneses nos muestran que hay muchas afinidades culturales en países que parecen muy diferentes.

Foto destacada: The New York Times

La historia de los cholos es la historia de muchas alianzas culturales.

 

. . .

 

Los cholos fueron una subcultura, hoy en día es un estilo de vida asociado con un conjunto particular de vestimenta, comportamiento y cosmovisión que se originó en la relación entre México y Estados Unidos. La subcultura tiene raíces históricas en los Pachucos, los hijos de mexicanos que nacieron en Estados Unidos, pero que no se identificaban del todo con la cultura estadounidense, ni con la mexicana.

Los cholos también representan ese limbo cultural fronterizo, que se ha extendido por todo México y Estados Unidos con grandes poblaciones de chicanos y  latinos en general, pero que a la fecha se ha extendido países como Japón, China y Australia.

 

 

En la década de 1960, el Movimiento Chicano se inspiró el Black Power de los 60, para abrazar su identidad y para combatir el racismo estructural y rechazar la asimilación; aunque la palabra "Cholo" se refería al hijo de un negro y una india, o de un indio y una negra, lo llaman mulato y mulata. A los hijos de estos los llaman cholos: perros, no de raza pura, de origen dudoso y que los españoles lo usaron en el siglo XVI como un insultos.

 

 

Cholo en su versión histórica.

 

El término cholo y chola se usa para hablar de las mezclas de ascendencia como mestizo y amerindio en América Latina, además se relacionaba  a las áreas pobres donde vivían los latinos y tenía una fuerte carga negativa.

A partir de los años 70 y entrados en los 80, los cholos comenzaron a definir su estética en los lowriders o rediseños de autos, parte de su declaración política para representar la rebelión, la resistencia y la juventud; además de estar asociados a pandillas mexicano-americanas del sur de California, que pronto pasó la frontera a Tijuana, Sonora e incluso la CDMX y el sur mexicano, Guatemala y el Salvador.

 

 

Lo peculiar de este arte, estética y cultura es que se ha extendido a países como China, Australia, y últimamente siendo más populares en Japón, un país en donde floreció esta subcultura con cientos de seguidores, pero que es prominente en como Nagoya, Osaka y Tokio. En cada ciudad, hay áreas donde verá más miembros de la comunidad y tiendas a las que acudir en busca de productos importados de Los Ángeles.

 

 

 

Cholos en Japón

 

Nagoya es el hogar de la comunidad de cholos más grande de Japón. El lowrider Junichi Shimodaira ha estado activo en la comunidad durante más de 30 años y es propietario de una tienda llamada Paradise Road que comenzó en 1987, cuando la cultura apenas llegaba a Japón

MoNa es una de los raperas de estilo chicana más populares de Japón, también conocida como Sad Girl. No solo es popular en Japón sino también en todo el mundo: ha dado conciertos en ciudades estadounidenses como San Diego y el corazón de la cultura chicana, Los Ángeles.

 

 

Night The Funksta captura toda la positividad de esta cultura poniendo un énfasis especial en el estilo artístico. La subcultura cholo japonesa afirma que la importancia de la identidad familiar y social en la cultura japonesa es algo similar a la cultura chicana, y tal vez sea por eso que el cholo japonés podría encontrar consuelo en eso.

 

 

Así como en México hay fanáticos del manga y el anime, en Japón hay cholos que utilizan elementos mexicanos como decoración, si aquí hay cosplays, en Japón hay personas usan huipiles y blusas bordadas de la Virgen de Guadalupe. Este es un símbolo de que la cultural no tiene fronteras y de que a pesar de estar alejados miles de kilómetros, existen similitudes y gustos naturales entre culturas que enriquecen a ambas naciones.

 

Tehuanas, autonomía, belleza y estética posrevolucionaria oaxaqueña
MXCity
Las tehuanas representan a la sociedad oaxaqueña y han sido inspiración de artistas, antropólogos, cineastas y músicos; ésta es la razón.

Foto destacada: Más-México

Las tehuanas han sido un símbolo de la feminidad desde hace muchos años.

 

. . .

 

Originarias del istmo de Tehuantepec, Oaxaca, las tehuanas encabezaron la estética postrevolucionaria que buscaba dar un rostro a nuestro país, la campaña en la que participaron los grandes artistas de aquellos días dirigida ni más ni menos que por un oaxaqueño, José Vasconcelos, dio a conocer a mujeres fuertes e independientes, el ejemplo perfecto para enarbolar nuevos tiempos.

Ya desde el siglo XIX muchos artistas, antropólogos y cronistas extranjeros, visitaban el istmo para conocer de cerca a las tehuanas, que describían como hermosas mujeres de cabellos y ojos seductores, rostros enmarcados en un resplandor blanco que quedaba totalmente opacado ante sus personalidades, característica que más llamaba su atención.

 

 

Las tehuanas eran muy diferentes al resto de mujeres de la época, hablaban lo mismo con mujeres que con hombres, en plena libertad y con una confianza de sí mismas bastante adelantada a su tiempo, cualquiera que conozca Oaxaca sabe que así son sus mujeres, cabezas de familia vestidas de pies a cabeza con el considerado el más elegante de los trajes típicos mexicanos que surgió de una fusión textil entre las telas europeas y los bordados locales.

A las tehuanas se les retrató por todos lados, películas, pinturas, fotografías, estudios antropológicos, canciones y hasta en el billete de diez pesos emitido en el año de 1938 como parte de la política nacionalista de Lázaro Cárdenas. María Félix, Dolores Olmedo y Frida Kahlo son sólo dos de las famosas que tomaron la vestimenta reconocida por revistas de moda internacionales como Vogue.

 

Foto de: Copyright: Diego Huerta 2017

 

 

Vestido de Tehuana

 

 

Tehuana viene del término zapoteco didjazá, que significa paisana, pero la historia la ha resignificado como la mujer que, a diferencia del resto de mujeres indígenas, ha logrado el trato igualitario ante los hombres de su sociedad, los inspirados en esta noción han sido Diego Rivera, Roberto Montenegro, Olga Costa, María Izquierdo, Claudio Linati, Mathieu de Fossey, Charles Brasseur, Miguel Covarrubias y muchísimos más.

 

 

El vestido de las tehuanas representa su carácter autónomo, es un trabajo elaborado a mano que se hereda de madre a hija, todos y cada uno de ellos son diferentes porque en ellos se relata una vida, la historia de un linaje de mujeres. Estas bellezas floridas están compuestas de cinco elementos básicos, huipil, falda, enagua, resplandor y ahogadores.

Cuando hablamos de la vestimenta de las tehuanas, fundadoras de la sociedad matriarcal, no podemos hablar de uniformidad, pero sí de unificación, podemos encontrar terciopelo negro, rojo o púrpura, en combinación con los elementos mencionados como los ahogadores (collares) y aretes que se hacen con maximilianos (monedas) engarzados a una cadena.

 

 

La variedad de trajes de tehuana también se debe a la ocasión en que deban usarse ya sea por mayordomía, luto o bodas podemos encontrar cambios, no obstante, la imagen que se ha popularizado es el lienzo de terciopelo oscuro bordado de alegres flores y el famoso resplandor, un elemento diferente e interesante.

El huipil de cabeza o resplandor se incorporó al traje de tehuana con la entrada del ferrocarril a finales del siglo XIX, cuando llegaron telas importadas, hay quienes dicen que tanto el holán como el resplandor son de influencia holandesa, otros dicen que se debe a los ingleses; así de incierto es su introducción al atuendo.

 

 

Hay estudiosos que afirman que este elemento se introdujo desde la colonia, imita el resplandor que emanan las vírgenes y que se modificó con las modas textiles decimonónicas, por otro lado, se afirma que el huipil de cabeza no es tan antiguo y simple y sencillamente sirve para enmarcar la poderosa belleza de las tehuanas.

Mal de ojo, susto y otras enfermedades que cura la medicina mazahua
MXCity
La medicina mazahua se compone de elementos prehispánicos, de mitologías y complejos entramados físico espiritualistas.

Foto destacada:Diario Portal

¿Sabes en qué consiste la medicina tradicional de los mazahuas? Aquí te lo decimos.

 

. . .

 

Muchos son los conocimientos y de diferentes índoles que seguimos conservando de los pueblos prehispánicos como la arquitectura, la gastronomía y la medicina, de este último los pueblos originarios se han encargado de preservar todo un conjunto de saberes que hoy se siguen utilizando y hasta incorporando a la medicina más avanzada.

La medicina tradicional es más que la preservación de las creencias, costumbres y uso de métodos y sustancias provenientes de los pueblos originarios. Los curanderos, rezanderos, hierberos, parteras o comadronas son quienes ejecutan todos aquellos conocimientos ancestrales y son quienes los enseñan y se continúan de generación en generación. Aquí te dejamos algunos datos que pueden ser de tu interés.

 

 

¿Quiénes son los mazahuas?

 

 

El pueblo mazahua está distribuido en el Estado de México, donde hacen llamarse jñatrjo, y en Michoacán, región en la que se autonombran ñatjo. No se conoce con precisión su origen, se dice que son una tribu chichimeca que fundó Culhuacán, Otompan y Tula; pero en otras versiones se afirma que son acolhuas fundadores de Mazahuacán, que actualmente es Atlacomulco, Ixtlahuaca y Jocotitlán.

 

Medicina tradicional mazahua

 

 

Una característica importante de la medicina tradicional es que está fundamentada en la creencia de que las enfermedades afectan el cuerpo y el espíritu, a uno o a otro, o a los dos. Dicho fundamento no interfiere con sus creencias católicas porque su práctica religiosa aún conserva elementos prehispánicos.

La relación con la naturaleza, la comunidad y el agradecimiento al padre sol, la madre tierra y la abuela luna, los dadores de vida, son todos componentes importantes de la integridad de un ser humano, todo lo que acontece en la vida diaria y aún lo que sucede en los sueños afectan nuestra salud de acuerdo con la medicina mazahua.

 

 

Para las mazahuas hay enfermedades buenas y malas. Las buenas provienen del mismísimo Dios, como son buenas, pueden curarse con facilidad, la diarrea, la neumonía y la laringitis, son algunos ejemplos. Pero también existen las enfermedades provocadas por causas sobrenaturales o por la maldad de alguna persona ¿has escuchado del mal de ojo o del espanto? Pues se tratan de enfermedades malas.

Por lo menos en el centro sur de México se puede escuchar toda vía que nos puede "dar un aire", para los mazahuas esta enfermedad nos da cuando estando calientes en un ambiente, salimos a uno de menor temperatura. Un dolor de cabeza inminente o dolor de estómago son los síntomas que se curan con una "limpia" de ruda sola o con un huevo. Pero también se puede macerar carricillo en alcohol y untarlo en todo el cuerpo.

 

 

El susto o espato ya cada vez se escucha menos pero todavía hace unos 20 años era común escucharlo, normalmente le da más a los niños, que se ponen chillones o quieren estar con su mamá todo el tiempo pero con una actitud extraña, las matronas son las especialistas en detectarlo. Para curarlo hay que macerar toronjil o epazote bueno y frotarlo en el cuerpo, o en su defecto tomar una infusión de epazote bueno, de perro, pata de león y canela (parece poción de bruja, pero son hierbas).

Para las envidias, los mazahuas recomiendan una "limpia" con ruda fresca, para el coraje un té de ajenjo. Las proporciones y limpias son administradas por expertos y en la medicina mazahua hay un especialista para cada área de la salud. Las matronas se encargan de todo el embarazo y enfermedades de los bebés.

 

 

Los hierberos casi siempre se encargan de las enfermedades buenas como el empacho y la tos; los hueseros se dividen en otras tres especialidades sobadores, limpiadoras y adivinadores. La medicina de nuestros días ha recogido nada más los conocimientos de la herbolaria, pero la verdad es que el resto de enfermedades mazahuas no están tan alejadas de las enfermedades psicosomáticas o los efectos del estrés en nuestra salud.

 

4 pueblos originarios de Guerrero que comparten secretos antiguos en medicina y gastronomía
MXCity
Mixtecos, amuzgos, tlapanecos y nahuas son los pueblos originarios que comparten secretos antiguos en medicina, artesanías y gastronomía.

Foto destacada: @plz_carlos

Pueblos originarios de Guerrero: lo que no sabes y no debes perderte

 

. . .

 

El 27 de octubre de 1849 se declaró formalmente constituido el Estado de Guerrero en honor al caudillo de la Independencia, Vicente Guerrero Saldaña, político y expresidente nacional de origen indígena y afro mexicano que nos recuerda la riqueza cultural de un estado en el que hoy habitan 600 mil indígenas que pertenecen a 4 pueblos originaros de los cuales te compartimos un poco de lo que no sabes, quizá conozcas y no debes perderte de los mixtecos, amuzgos, tlapanecos y nahuas.

 

 

Mixtecos, Ñuu Savi

 

 

Los nahuas los llamaron mixtecos por habitar Mixtecapan o Mixtlán, razón por la que los españoles llamaron a toda esa región La Mixteca, pero su nombre es ñuu Savi, pueblo de la lluvia, una cultura antigua que actualmente se ubica en Oaxaca estado popularmente conocido como zona mixteca pero también Puebla y Guerrero forman parte de esta región.

De las muchas cosas que debemos conocer de los ñuu Savi es su gastronomía, dos de sus representantes más importantes son el mole caderas o huaxmole y ¡el mezcal! Este último reconocido alrededor del mundo, pero el que se elabora en tierra mixteca es artesanal, en horno de piedra y con un importante trasfondo ritual que además representa una fuente de recursos para las comunidades.

 

 

El mole de cadera es un guiso caldoso a base de tres chiles guajillo, costeño y serrano, y que aprovecha el hueso de la cadera del chivo resultado de un ritual con más de 400 años de antigüedad. La Mixteca también se caracteriza por tener una fuerte producción artesanal, cobijas, huipiles, morrales, cerámica de diversos barros para distintos fines, y muchos otros objetos artesanales de los que se destacan los sombreros de palma que llegan a exportarse a Miami, Nueva Orleáns, Bélgica, Francia e Inglaterra.

 

 

Amuzgos, nn’anncue

 

 

Los nn’anncue, las personas de en medio, se autonombraron así porque explica su procedencia; ellos explican que provienen del mar, de algunas islas o "las tierras de en medio", ndyuaa xenncue en su lengua la cual llaman ñomnda, que significa, palabra de agua. Desde aquellas tierras llegaron a la costa que ahora comparten de Oaxaca y Guerrero.

Su gastronomía incorpora el maíz un poco más que el resto de pueblo vecinos, los tamales forman parte de su dieta diaria, sí un paraíso de tamales donde el rey es el "cabeza de viejo", elaborados con trozos de carne envueltos en yerba santa, cocidos al vapor. Los nn’anncue elaboran cestería de bambú y tejido en telar de cintura, con los que elaboran artesanías y parte de indumentaria de sus danzas.

 

 

Los Chareos, Tlamaques, Los Doce Pares de Francia y Los Tecuanes son sólo algunas de sus danzas que además comparten con el resto de pueblo originarios vecinos, al igual que el manejo de las enfermedades por medio de plantas como la hierbabuena o la hierba santa. La diferencia radica en los detalles, los amuzgos creen que las enfermedades se producen por espanto y son curadas por el tsan calua? o curandero. La pulsación de las manos, los rezos y el motolín son otras técnicas para curar las enfermedades.

 

 

 

Tlapanecos, me’phaa

 

 

Entre la Sierra Madre del Sur y la costad de Guerrero habitan los me?phaa que se asentaron en la costa chica y la montaña ahí antes incluso de la época teotihuacana. Este pueblo originario está dividido en dos los de Tlalpa y los de Yopitzingo, conocidos como yopes. Tlapa era el centro ceremonial más importante de la región donde habitaban los me?phaa del norte.

Los yopes que ocupaban Yopitzingo, la otra vasta región de los me?phaa, eran conocidos por ser un grupo muy rebelde que continuamente se desplazaba de un lugar a otro. Entre ambas regiones se ha logrado recuperar mitos creacionales como el nacimiento del sol, la luna y el fuego hijos de l a diosa del temascal Akuunñee, señora de la dualidad, lo frío y lo caliente.

El dualismo es un elemento muy presente en la cultura tlapaneca, como el nahualismo, característica que nos dota de animalidad y raciocinio. Ellos creen que cuando nace una persona con ella nace un animal y éste es nuestro nahual que se nos manifestará en los sueños. La relación con el nahual es importante pues es nuestro vínculo con la naturaleza. Desobedecer las leyes de la naturaleza lleva a la enfermedad que cura el mesó o curandero.

 

 

 

Nahuas

 

 

Los nahuas, el pueblo originario con la agrupación más hablada en México, el náhuatl se habla en 15 de los 31 estados con 30 variantes que corresponden a sólo los 13 pueblos repartidos en el sur del país, en Guerrero representan el 40% de la población indígena. Además de su gastronomía tan famosa como el pozole, el mole, los tamales, y el mezcal que hacen en horno de tierra, tienen una muy desarrollada producción artesanal.

Guerrero es el principal productor de máscaras del país, esto se debe a la enseñanza y producción de sus artesanías que se reparten en tres núcleos sociales importantes, la familia, el taller y las cooperativas, que en conjunto han fortalecido la reproducción de alfarería de barro crudo, palma de cinta trenzada, artículos de totomoxtle; textiles bordados y lacas.

 

 

Al igual que los anteriores, los nahuas poseen amplios conocimientos ancestrales sobre las plantas y cómo utilizarlas para curar enfermedades, los curanderos son verdaderos maestros de la herbolaria que además se especializan en saberes específicos y en las relaciones humanas pues para lograr sus objetivos deben tener una relación con sus pacientes, son como terapeutas. Zitlala es una comunidad famosa por la presencia de curanderos.

 

Mazahuas: una cultura de creadores ancestrales rodeados de misterios
MXCity
Uno de los pueblos que más ha legado artesanía a la CDMX tiene un origen misterioso y una interesante perspectiva de las enfermedades.

Foto destacada: El Heraldo Estado de México

Los Mazahuas son los creadores de la famosa muñeca mexicana.

 

. . .

 

Los mazahuas son un pueblo originario que actualmente cuenta con un poco más de 198 localidades con presencia en el Estado de México, donde se autodenominan jñatrjo, y en Michoacán con el nombre de ñatjo ambas denominaciones provienen de su legua originaria de la familia oto-mangue.

No hay certeza respecto al origen de la palabra mazahua, se cree que proviene del nombre del primer jefe de este pueblo originario, Mazatlí-Tecutli. Otra versión explica que la palabra proviene del vocablo náhuatl mázatl, venado, o de mazahuacán, donde hay venado, que refiere al posible origen de este pueblo.

 

 

Origen de los mazahuas

 

 

El origen del pueblo jñatrjo o ñatjo es incierto, existen principalmente dos versiones, una indica que provienen de las tribus chichimecas que fundaron Culhuacán, Otompan y Tula; la otra explica que su origen es acolhua, pueblo fundador de Mazahuacán que hoy es Atlacomulco, Ixtlahuaca y Jocotitlán.

De la primera versión se dice que Xolotl, monarca chichimeca tomó el territorio mazahua para fundar el centro político de su reino en Jocotitlán, lugar del que serían desterrados por los mexicas quienes tomaron Mazahuacán y a sus habitantes como parte del reino de Tlacopan. Ya para el periodo de la conquista el pueblo mazahua había perdido poder.

 

 

Sometidos por Gonzalo de Sandoval, los jñatrjo o ñatjo fueron evangelizados por los franciscanos y vieron construir en sus tierras las haciendas de Tultenango en El Oro, la de Solís en Temascalcingo y la Villagré en Jocotitlán. Lo último que se sabe del pueblo es que participó durante la Independencia y la Revolución, tiempo en el que se asentaron en su actual territorio.

 

 

Región Mazahua

 

 

La región mazahua está situada en la parte noroeste del Estado de México y en una pequeña área del oriente del estado de Michoacán. Los municipios con mayor ocupación mazahua son Atlacomulco, Donato Guerra, El Oro, Ixtlahuaca, Jocotitlán, San Felipe del Progreso, San José del Rincón, Temascalcingo, Villa Allende y Villa Victoria en el Estado de México, y Angangueo, Ocampo, Susupato y Zitácuaro en Michoacán.

 

 

Costumbres y Creencias mazahuas

 

 

La fe mazahua es resultado de elementos prehispánicos y católicos, evidentes en diferentes fiestas, su forma de celebrarlas y hasta en la práctica de su medicina. Uno de los elementos prehispánicos más importantes que conservan es el tipo de organización social, la comunidad es muy importante en la organización de la vivienda y las celebraciones.

La unidad familiar y comunitaria es la identidad mazahua, evidente en las preparaciones de sus grandes fiestas religiosas las dirigidas al santo patrón del municipio, las procesiones a los santuarios de Chalma, la Basílica de Guadalupe y San Juan de los Lagos, la fiesta del día de la Santa Cruz, el Día de Muertos y el ritual del Encendido del Fuego Nuevo.

 

 

La fiesta del Fuego Nuevo está relacionada con el maíz, por lo que se vincula a otras tantas fiestas-rituales como la de bendición de semillas el 2 de febrero, la fiesta de San Isidro Labrador para pedir las lluvias, la fiesta de xita o de los viejos de jueves de Corpus Christi y la bendición de los elotes para solicitar permiso para comerlos en el mes de septiembre. Pese al sincretismo religioso el vocabulario diario exalta más al padre sol, la madre tierra y la abuela luna.

La música y la danza son elementos fundamentales para la celebración de los rituales, tiene como representantes más populares las danzas de Moros y Cristianos, Santiagueros, Concheros y Pastoras, Los Vaqueros, Los Arcos, Los Listones y Los Aztecas; todas las cuales se acompañan de flauta, tambor, violín y guitarra o música de banda.

 

 

En los últimos años han surgido bandas de rock y rap que interpretan sus letras en mazahua pues ésta reproduce más fielmente su cosmovisión y su realidad como la migración y la pérdida de identidad cultural, por ejemplo, como sus creencias en relación con la importancia de los sueños y   las enfermedades, el Kjimi Kjuarma.

Kjimi Kjuarma no es más que la visión que los mazahuas tienen del concepto de enfermedad donde hay unas buenas y otras malas, unas creadas por Dios (bronquitis o diarrea, por ejemplo) y las otras por causas sobrenaturales o por la maldad de alguna persona (mal de ojo, espanto, el mal aire). Los especialistas que curan estas y otras enfermedades son el hierbero, el huesero, el sobador, las limpiadoras, los adivinadores y las muy respetadas matronas que además de dar atención durante el embarazo, parto y posparto, atienden padecimientos como mal aire y mal de ojo.

 

 

Artesanías mazahuas

 

 

Además de las internacionalmente conocidas muñecas mazahuas, los jñatrjo o ñatjo elaboran fajas, cobijas, tapetes, gabanes, morrales y quexquémitl de lana, que bordan con diseños de su cultura. Dependiendo de la región también son creadores de cepillos y escobas de zacatón, sombreros de paja, ollas, cazuelas y macetas de barro rojo.

 

x