Arte y Cultura
Las 12 zonas arqueológicas imprescindibles de la Ciudad de México
MXCity
Algunas de estas zonas arqueológicas de la CDMX han sido recién descubiertas y otras son de relevancia mundial.

Foto destacada: El souvenir

Zonas arqueológicas recién descubiertas que seguramente no has visitado.

 

. . .

 

En la CDMX, el corazón de la gran Tenochtitlan, han sido encontradas diversos sitios arqueológicas, se han recuperado piezas de cerámica y año con año se continúan haciendo descubrimientos insólitos. Ya que fue construida sobre el lecho de un lago, es posible que buena parte de la historia quedó sepultada bajo el asfalto.

A pesar de ello, todavía es posible ver los vestigios de esta antigua ciudad, y muchos sitios se pueden visitar en la actualidad a precios accesibles y muchos de ellos gratis. Aquí de decimos algunos de los sitios arqueológicos que puedes ver en la CDMX.

 

 

Museo de Sitio del CCE

 

 

 

En los sótanos de un edificio del siglo XVI que ahora forma parte del Centro Cultural de España en México, un grupo de arqueólogos ha revelado importantes vestigios que indican que las piezas y muros allí recuperados formaban parte del antiguo centro ceremonial de los mexicas. Todo un viaje que tienes que realizar bajo las calles del Centro Histórico, a solo 5 minutos a pie del Templo Mayor.

Dónde: República de Guatemala No. 18, Centro Histórico, Ciudad de México.

 

 

Zona Arqueológica de Magdalena Contreras

 

 

A 2 mil 750 metros de altura, en la cima del Cerro Mazatépetl, se encuentran una pirámide y dos basamentos dedicados a la Tortuga Jaguar, que se relaciona con la fertilidad de la tierra. Estas estructuras datan del 1200 d. C. y forman parte del Parque Ecoarqueológico Mazatépetl. Cuenta con un sendero ecoturístico que lleva hasta la pirámide. En el camino hay un invernadero, un mirador, una cafetería y un pequeño museo de sitio.

Dónde: cerro del Eco-arqueológico Mazatepetl, Magdalena Contreras

 

 

Zona Arqueológica de Azcapotzalco

 

 

En enero de 2020 el INAH compartió información de sus descubrimientos en el Paseo de las Hormigas, en Azcapotzalco. Se trata de una plataforma doméstica de seis por ocho metros. Las arqueólogas que la encontraron aseguran que perteneció a la élite del antiguo barrio de Mexicapan, que fue conquistado en 1428 por los mexicas.

Dónde: cerrada al público

 

 

Temazcal en La Merced

 

 

En enero del 2020 el INAH dio a conocer que en Talavera 24 (que es conocida como la calle de los niños dios) se encontraron los restos de un temazcal prehispánico. Con este descubrimiento, los investigadores pudieron localizar de mejor manera el barrio de Temazcaltitlan, que se considera uno de los más antiguos de Tenochtitlan. Además, se encontraron los vestigios de una vivienda de la familia indígena de origen noble.

Dónde: Talavera 24, barrio de la merced. Cerrada al público

 

 

Caserío Teotihuacano en Chapultepec

 

 

Se trata de un caserío teotihuacano de más de mil 500 años de antigüedad. Fue encontrado en 2018 en un área de casi una hectárea en la Segunda Sección del Bosque. Estas viviendas prehispánicas corresponden a las fases Tlamimilolpa (225 a 350 d.C.) y Xolalpan (350 a 550 d.C.) de la cultura teotihuacana. El sitio histórico más famoso de Chapultepec es el Castillo. Sin embargo, aquí se encuentra una de las zonas arqueológicas escondidas en la CDMX.

Dónde: Castillo de Chapultepec, Miguel Hidalgo. No abierta al público.

 

 

Templo de Ehécatl Quetzalcóatl

 

 

El Templo de Ehécatl-Quetzalcóatl, dios mexica del viento, es una estructura que fue descubierta en 2014 cuando se hacían trabajos de remodelación en la plaza comercial muy cerca de Tlatelolco. Desde junio de 2018 el INAH puso una ventana arqueológica sobre la avenida Ricardo Flores Magón. Así, cualquier transeúnte que pase por ahí puede detenerse a admirar este descubrimiento.

Dónde: Flores Magón y Eje Central, Tlatelolco.

 

 

Zona Arqueológica del Cerro de la Estrella

 

 

En la alcaldía de Iztapalapa  hay registros arqueológicos de los antiguos moradores de Huizachtecatl que significa "lugar de espinos". Aquí se realizaba una de las ceremonias religiosas más importantes del mundo prehispánico: la ceremonia del Fuego Nuevo. El ritual se celebraba cada 52 años y tenía como propósito evitar la muerte del Sol. La zona conserva vestigios de cimientos, los restos de palacios y templos que denotan una clara influencia teotihuacana que van de los años 100 al 650 d.C.

Dónde: Cerro de la Estrella, Iztapalapa.

 

 

Zona Arqueológica de Cuicuilco

 

 

Fue el primer centro ceremonial, religioso y cívico del altiplano mexicano y tuvo que ser abandonado por la erupción del volcán Xitle en 150 a.C. cuando después de cinco a siete flujos de la lava emanados por el volcán todos los edificios y casas fueron cubiertos por ceniza y gruesas capas de lava. Se considera de los más significativos en la región antes del surgimiento de Teotihuacán y es uno de los centros ceremoniales más importantes del valle de México con una pirámide circular de 100 metros de diámetro y cerca de 22 metros de alto.

Dónde: Periférico e Insurgentes, frente a la unidad habitacional Villa Olímpica.

 

 

Zona Arqueológica de Tlatelolco

 

 

La Plaza de las Tres Culturas de Tlatelolco, del “lugar del montón de arena” en náhuatl, era el lugar donde se encontraba el mercado más famoso de Mesoamérica, donde se vendían las mercancías que llegaban de todo el imperio. Fue la ciudad hermana de Teotihuacán, y aunque solo hay pocas ruinas de altares, palacios y templos, todo el complejo arquitectónico sigue teniendo un aire complicado de describir.

Dónde: tercera sección de la unidad habitacional Nonoalco-Tlatelolco.

 

 

Zona Arqueológica de Mixcoac

 

 

Con la conquista de los españoles el lugar fue totalmente destruido, por lo que en la actualidad básicamente lo que se conserva son los cimientos. Se puede distinguir el adoratorio de Mixcóatl, edificio de forma piramidal al que se agregó otro, construido con pisos y muros de cemento y tepetate.

Dónde: Calle Pirámide 7, en la Col. San Pedro de los Pinos.

 

 

Zona Arqueológica del Metro Pino Suarez

 

 

Este centro ceremonial se descubrió con la construcción del metro en lo que hoy es el trasbordo de las líneas 1 y 2 de la Estación Pino Suárez. Este sitio fue utilizado como un corredor de acceso de Iztapalapa a Tenochtitlán y sólo se puede apreciar uno de los 12 adoratorios originales que se piensa que existieron. Es la base cuadrada con un pequeño adoratorio superior de forma circular estaba dedicada a una de las deidades más importantes del panteón mexica: Ehécatl-Quetzalcóatl, dios del viento.

Dónde: Estación Pino Suárez del metro.

 

 

Zona Arqueológica del Templo Mayor

 

 

 

Esta zona arqueológica es una de las más visitadas de toda la CDMX, debido a que ha sido bien preservada y se recorre a través de un pasillo donde es posible ver los restos del Templo de Huitzilopochtli , dios solar de la guerra, y de Tláloc, el dios de la lluvia, así como algunos altares y adoratorios. El Tzompantli o altar recubierto de calaveras humanas, es un monumento alucinante, de las siete mil piezas encontradas aquí se exhiben en las ocho salas del Museo del Templo Mayor.

Dónde: Centro Histórico de la Ciudad de México, a un costado de la Catedral Metropolitana.

Presa Purrón, una obra magna de la ingeniería prehispánica
MXCity
La Presa Purrón perteneció al prolífico Valle de Tehuacán y es uno de los sitios prehispánicos más destacados por su arquitectura.

Foto destacada: Arqueología Mexicana

La Presa Purrón es de las construcciones prehispánicas más antigua del país.

 

. . .

 

Uno de los legados más importantes de las culturas prehispánicas ha sido la arquitectura por tratarse de una manifestación evidente, por demás hermosa que nos sorprende brotando de bajo de las grandes urbes, entre las selvas y las montañas más altas; enormes edificios, pequeñas construcciones o misteriosas ruinas han aportado información de las antiguas culturas que tanto han aportado a nuestra cultura, pero hay también legados caso secretos porque no ha tenido suficiente difusión o interés, como la tecnología hidráulica.

Probablemente se debe a que los vestigios de canales y presas no son tan vistosos como las y de pirámides o los juegos de pelota, pero ahí están y les debemos muchísimo, pues a partir de ellos se desarrollaron los sistemas virreinales y hasta los actuales; otros tantos desaparecieron para resurgir una vez más demostrándonos el genio de los ingenieros prehispánicos, este es el caso de la Presa Purrón, hasta hoy, la más antigua de México.

 

Fuente: El jaguarcillo viajero

 

La Presa Purrón

 

 

La Presa Purrón originalmente perteneció al prolífico Valle de Tehuacán, actualmente se ubica muy cerca de lo que hoy conocemos como San José Tilapa un pueblo que pertenece al municipio poblano de Coxcatlán muy cerca de Oaxaca, es un área elevada que no permite el resguardo natural de los cuerpos de agua, razón por la que los habitantes originarios tuvieron que implementar un sistema de captación de agua.

Si el terreno tuviera que ser menos amable, los habitantes de la zona tenían el paso bloqueado al valle así que veían correr pendiente abajo toda el agua de la lluvia; las posibilidades de sembrar eran nulas pues hacer llegar el agua era una proeza, construir una presa sólo fue el inicio de todo un plan avanzado de ingeniería hidráulica que llenó el sitio de canales, diques y compuertas que facilitaron la vida de sus habitantes originarios.

 

 

Fuente: Diario El Uno de Tehuacán

 

A Coxcatlán se le conoce como la cuna de la agricultura y de la irrigación mesoamericana por haber sido el sitio donde los popolocas construyeron entre los años 800 y 1500 a.C. un sistema de irrigación que aprovechaba el agua de lluvia cuya figura principal fue la monumental Presa Purrón, cuyas medidas se estiman alrededor de los 18 metros de altura y más de 400 metros de largo de lado a lado de la barranca.

La gran Presa Purrón almacenaba más de dos y medio millones de metros cúbicos de agua, cantidad que permitió iniciar una fuerte agricultura en la zona y aumentar la población que la rodeaba, se sabe que en la última fase de su construcción participaron 4300 hombres, cifra que, según los arqueólogos indica el tipo de sociedad de aquellos días.

 

Fuente: El jaguarcillo viajero

 

Las migraciones y movimientos políticos de la zona desplazaron a los popolocas, así que tanto la presa como sus canales quedaron cubiertos de vegetación, rocas y tierra producto de la erosión de la misma Presa Purrón ocultándola hasta el año 1964 cuando fue descubierta por antropólogos que aún la siguen estudiando y descubriendo.

Actualmente se conservar 80% de la estructura de la presa y el 95% del canal de Santa María desde donde los popolcas controlaban la cantidad de agua que se canalizaba a la presa y donde hoy los lugareños dan recorridos para que el público pueda conocer tan importante vestigio que requiere de una gran inversión para conservarlo, las poblaciones cercanas se han dado a la tarea de preservar el suelo y dar a conocer el sitio para atraer turismo.

 

Fuente: Diario El Uno de Tehuacán

 

La mayoría de los visitantes de la Presa Purrón son investigadores y arqueólogos interesados en conocer el sitio reproducido en maqueta en el Museo Regional de Puebla, también algunos estudiantes acuden en prácticas de campo, pero sólo las visitas de turistas atraerán más apoyos financieros a las poblaciones aledañas y a la conservación del vestigio.

Por ahora la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas se encuentra realizando adecuaciones de ciertas partes de la presa donde hay interesantes cuevas y vestigios de sus paredes y canales, el apoyo se debe a que se la Presa Purrón se unca dentro de la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán.

 

Fuente: El jaguarcillo viajero

 

Presa Purrón

¿Dónde? Coxcatlán, Puebla.

¿Cuánto? Todo el año

¿Cuánto? Abierto al público

Tlazolteotl, la belleza divina de los rostros de la creación y la destrucción
MXCity
Tlazolteotl es una diosa difícil de comprender ya que refleja múltiples vertientes de ver a los dioses aztecas.

Foto destacada: Wikipedia

Tlazolteotl es la gran diosa náhuatl que toma varios rostros.

 

. . .

 

Tlazolteotl es una deidad polifacética y a lo largo de los siglos ha ido cambiando en cuanto a representación, consideración y funciones dentro de la cultura náhuatl. Tlazolteotl fue una de las deidades del centro de México, tradicionalmente identificada como la diosa de la inmundicia, de la basura y del pecado corporal.

El nombre de esta diosa en náhuatl se podría dividir en ixtli y cui, obteniendo los significados "haz o cara" y "tomar algo o tener parte hombre con mujer". Por lo que Ixcuina sería "la que toma varios rostros".

 

 

 

Pero esta diosa es el reflejo de la pluralidad y multiplicidad con la que se veían a los dioses, ya que el nombre mismo tiene muchas inclinaciones asociadas elementos femeninos como "señora de algodón" y también se relacionaba con una diosa a la que se ofrendaba cuando había mujeres muertas en el parto.

También se ha asociado con la germinación de las plantas y el desgranamiento del maíz, por lo que resulta tener un rol como fertilizadora y muchas otras connotaciones y compuestos híbridos con otros nombres y diosas del panteón azteca.

 

 

Las diversas investigaciones sobre Tlazolteotl

 

Para los investigadores contemporáneos, de los posibles nombres y sentidos que se le ha dado a la diosa Tlazolteotl, el que refleja mejor sus funciones como la tejedora y la partera. Ya que tiene connotaciones que reflejan las representaciones iconográficas en las que aparece Tlazolteotl.

Asimismo, porque la primera encarnación de Tlazolteotl es la de una joven mujer tejedora. Fue presentada como una mujer desnuda con el coralillo y los punzones rotos refleja la seducción al adulterio y el culto frustrado. En esta etapa de la vida desempeña una función puramente femenina y fertilizadora.

 

 

Asimismo fue una bruja terrorífica que hacía descender a la tierra un demonio que mataría a los hombres en caso de que el Fuego Nuevo no se encendiera, lo que se presentaba en forma de un coralillo entre las piernas de la diosa. Pero quizá esta función de la diosa fue como ejecutora de los malhechores y de aquellos que cometerían delitos.

 

 

Todas estas posibles interpretaciones y estudios surgidos, nos dan una idea de lo compleja que fue esta divinidad también asociada con Mayahuel, la diosa de maguey. Vale la pena recalcar los puntos comunes entre Tlazolteotl y el complejo de deidades de la luna y del pulque, entre los que se puede mencionar no sólo a Mayahuel, sino también a Pahtecatl o Ometochtli (dioses del pulque), Cinteotl (dios del maíz) y Tlaltecayoua (dios menor de embriaguez).

Las dioses del pulque destacan por sus características peculiares como pintura de color rojo en la frente y en el resto de la cara negro. Estas características se relacionan a la luna, la muerte, la fertilidad, la vegetación y por supuesto al maguey.

 

 

Para Fray Bernardino de Sahagún, Tlazolteotl era la diosa de las medicinas y hierbas, y que la adoraban los médicos, cirujanos, sangradores, parteras, adivinos, mujeres embarazadas y propietarios de los temazcales. La representaban con la cara pintada con hule, con las plumas en el tocado, en la mano izquierda una rodela con la chapa de oro y en la derecha una escoba.

La función de curandera de Tlazolteotl también se relacionaba con el temazcal. Pero, al mismo tiempo, se describen las enfermedades causadas por la diosa, entre las cuales mencionan Tlazolmiquiztli "Daño o muerte causada por amores"

 

 

Tlazolteotl es una de las diosas más complejas, ya que se presenta como hilandera y tejedora, la diosa de la vida y la fertilidad, la partera y la curandera; pero también como una diosa asociada a la muerte y la guerra. Por un lado seducía hacia al placer sexual, pero por otro lado curaba las enfermedades venéreas en los temascales.

Es por eso que con el tiempo fue adquiriendo papeles importantes en la agricultura, en la procreación, en la medicina y en la guerra.

 

 

Aunque Tlazolteotl es considerada como una diosa de la tierra y de la fertilidad, no hay que olvidar la dualidad en el panteón azteca, ya que también se relaciona con su contraparte lo masculino la muerte y la guerra. Es por eso, que en el pensamiento mesoamericano siempre se tiene que buscar el equilibrio entre las fuerzas opuestas para encontrar el justo camino y la gran tarea del hombre consistía en mantener la armonía entre estas fuerzas, porque en otro caso estaba condenado a la degradación.

¿Qué pasaría si Villa y Zapata hubieran invadido Estados Unidos juntos?
MXCity
Pancho Villa y Emiliano Zapata fueron dos líderes de la Revolución Mexicana, pero ¿Qué hubiera pasado si juntos hubieran invadido EU?

Foto destacada: PCdeM

Detalles de la carta que Pancho Villa le escribe a Zapata para invadir Estados Unidos.

 

. . .

 

Francisco Villa, "El Centauro del Norte" es el único Méxicano y latinoamericano que encabezó una invasión a Estados Unidos. Pero como hoy en día hay una moda apasionante con el What if..? (¿Qué pasaría sí??) nos hicimos la pregunta y ¿qué hubiera pasado si Pancho Villa y Emiliano Zapata se hubieran unido para invadir Estados Unidos?

Durante la investigación, nos encontramos con que el historiador Armando Ruiz Aguilar, autor del libro Nosotros los ignorantes que hacemos la guerra recopila las cartas entre los dos insurgentes, y sobre todo en torno a este hecho en particular. Ya que un documento fue encontrado y dos meses después de ser redactado.

 

BBC

 

Es posible leer en una de las 30 cartas intercambiadas por los líderes más emblemáticos de la Revolución Mexicana que comenzó en 1910 y culminó hasta 1917.

Aunque todo el asunto comenzó como una lucha contra el general Porfirio Díaz, que por cierto dejó más de un millón de muertos en el país; Pancho Villa, alegando que Estados Unidos estaba apoyando al gobierno constitucionalista mexicano durante el conflicto, intentó lograr el apoyo de Zapata para trasladar la lucha al otro lado de la frontera escribiéndole una carta que decía:

 

 

"El enemigo común de México es actualmente Estados Unidos y la integridad e independencia de nuestro país está a punto de perderse si antes que todos los mexicanos honestos no nos unimos y con las armas en la mano evitamos que la venta de la Patria sea un hecho" .

Pero parece ser que la carta nunca llegó a manos del Caudillo del Sur. Aunque Venustiano Carranza había logrado unir a los principales líderes revolucionarios para lograr que el presidente golpista Victoriano Huerta, y resultó ser el líder revolucionario después de la partida de Huerta quien tuvo el gobierno bajo su mando hasta 1920; discrepó bastante de las afirmaciones e ideas de Villa y Zapata. Esta discrepancia inició la "guerra de guerrillas" y la etapa más sangrienta de la Revolución Mexicana.

 

 

Villa escribió la carta a Zapata en la que mostraba su enojo por haber sido derrotado cuando intentó invadir el Sonora desde Chihuahua "porque el enemigo tenía el apoyo indebida y descarada del gobierno americano". Además, aseguraba que Carranza pretendía firmar un acuerdo de colaboración con Washington que, según el revolucionario, ponía en riesgo la soberanía de México.

Además hay que recordar que los estadounidenses había invadido México dos veces (en 1914 y 1847, en las que México perdió la mitad de su territorio), siendo que el Centauro del Norte consideró en su carta a Zapata que una invasión conjunta era la mejor manera de frenar el avance del " enemigo”.

 

BBC

 

"(?) Encontrándonos en las inmediaciones de Agua Prieta y en vísperas de atacarla, el enemigo llegó por territorio americano y en trenes, un refuerzo de cinco mil carrancistas que el Gobierno de Estados Unidos dejó pasar."

(?) Decidimos no quemar un cartucho más con los mexicanos nuestros hermanos y prepararnos y organizarnos adecuadamente para atacar a los estadounidenses en sus propias madrigueras y hacerles saber que México es una tierra de libres y la tumba de tronos. , coronas y traidores.

 

 

En pocas palabras, Villa explicó en su carta a Zapata la necesidad de atacar a Estados Unidos para "hacerles saber que México es una tierra de libres". Con el fin de concienciar a la gente de la situación y de organizar y reclutar a la mayor cantidad posible de personas para el propósito indicado, dividió su Ejército en guerrillas en donde cada Jefe viajaría a diferentes regiones del país.

La carta le decía que Zapata era "un mexicano honrado y patriota, ejemplo y orgullo de nuestra tierra" y que como la "sangre indígena" corría por sus venas, estaba seguro de que nunca permitiría la tierra se vendiera.

 

Wikipedia

 

Así, en lo que pedía Villa era unir fuerzas como un movimiento contra Estados Unidos que invadiera desde el sur.

"les ruego me digan si están de acuerdo en venir aquí con todas sus tropas y en qué fecha, tener el gusto de ir personalmente a su encuentro y emprender juntos la obra de reconstrucción y engrandecimiento de México, desafiando y castigando a nuestro eterno enemigo, que siempre debe estar fomentando el odio y provocando dificultades y riñas entre nuestra raza" .

Pero parece que la propuesta de Villa nunca fue leída por Zapata. Se sabe de la carta ya que dos meses después de su redacción, se encontró entre la ropa de uno de los mexicanos muertos en el ataque de Villa a Colón en Nuevo México.

El revolucionario, que por tanto es considerado el único latinoamericano que ha liderado una invasión a Estados Unidos, acabó cumpliendo su plan solo y esperando recibir una respuesta de Zapata a su invitación. Pero nunca llegó. Algunos expertos creen que la carta podría haber sido "sembrada" de alguna manera por Estados Unidos como parte de una estrategia o incluso cuestionar su veracidad, basándose por ejemplo en el hecho de que la caligrafía que no conozco se corresponde con la de Villa.

 

 

Ruiz Aguilar, sin embargo, defiende su importancia histórica y minimiza este detalle, recordando que en ese momento "personas con liderazgo dictaban cartas a otras personas".

Como sea, el descubrimiento de la carta salió a la luz hasta 1975. Hoy en día se conserva en los Archivos Generales de Washington. Regresando a la pregunta y ¿qué hubiera pasado si Zapata hubiera recibido la carta? Quizá Zapata hubiera rechazado la oferta, por el costo, el tiempo y el estado del país en aquel momento.  

 

 

Además, Villa y Zapata solo se vieron un par de veces en 1914 en la Ciudad de México. Está claro que sus cartas ponen de manifiesto una lucha y una visión conjunta sobre la política y el proyecto de Nación, pero amigos, compadres, carnalazos del alma, pues nada más no.

Radiografía de las mejores obras de José Clemente Orozco
MXCity
El arte de José Clemente Orozco es el reflejo de la una Revolución muerta y del tormento de la existencia moderna.

Foto destacada: Milenio

José Clemente Orozco es uno de los muralistas más destacados y poco comprendidos del siglo XX.

 

. . .

 

En 1922 José Clemente Orozco se unió a Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y otros artistas para iniciar el movimiento muralista mexicano; un movimiento de tendencia nacionalista, educativa y popular que buscó implementar el concepto de “street art” que defendían los pintores, poniendo su arte al servicio de una ideología claramente izquierdista.

Pero lo que diferencia a Orozco de otros artistas, es que retomó las fuentes del arte prehispánico y las raíces populares mexicanas con un estilo donde podía reflejar inquietudes políticas, sociales, además su disposición a la docencia que desempeñó en la Unión de Pintores y Escultores.

Orozco fue un artista que eligió el compromiso político que logró capturar la cultura de nuestro país. Aquí te dejamos una radiografía de algunas pinturas que más nos gustan.

 

Maternidad

 

Wikipedia

 

Uno de los primeros frescos de Orozco que se asemeja a las representaciones renacentistas de María y el niño Jesús, con la excepción de la desnudez de la madre y repleta de simbolismos occidentales. Pero la pieza es bastante trasgresora, ya que el gobierno pos revolucionario alentó la producción de arte público para promover un programa nacionalista de unidad, pero Orozco uso figuras europeas con el fin de desafiar la afirmación del  presentando el estándar de belleza es europeo más que indígena.

Este mural en particular es de inmenso valor porque es el único superviviente de los primeros frescos de Orozco, ya que la mayoría fueron destruidos por estudiantes conservadores de la ENP, mientras que otros fueron demolidos por el propio Orozco.

Dónde: Escuela Nacional Preparatoria (ENP), Ciudad de México, México

 

La trinchera

 

Historia del arte

 

La trinchera muestra una parte diferente de las obras anteriores de Orozco. Aquí se ve su estilo franco y modernista en el que las formas están menos modeladas, la línea es expresiva y la paleta refleja lo oscuro y emocional. En el cuadro se ven tres soldados revolucionarios caídos y sin rostro formando una cruz en una escena dramática.

Con la moral decaída de la población respecto a la Revolución, se ilustra la negativa de idealizar la Revolución como hicieron Rivera y Siqueiros, mientras que Orozco busca promover la paz denunciando la violencia de la revolución. Este mural es de una expresión que contrasta con la plácida representación de Maternidad.

Dónde: Escuela Nacional Preparatoria (ENP), Ciudad de México, México

 

Prometeo

 

Historia del arte

 

Este Prometeo monumental que se elevaba hacia el cielo para tomar fuego, símbolo de sabiduría e iluminación, representa a Dios, la fuente de la sabiduría. El Titán está a punto de darle a la humanidad el poder del conocimiento por el que Zeus lo castigará cruelmente, como cuenta el mito griego. Alrededor de Prometeo hay masas de humanos mortales, algunos esperando ansiosamente el regalo, otros preocupados o en diversos estados de agitación.

Con este mural Orozco se opone a la idea de que las pinturas murales debían ser decorosas, impersonales y agradables. Si bien el tema es ciertamente apropiado para una universidad, el expresionismo de Orozco se muestra a una escala masiva como nadie antes lo había hecho.

Dónde: Pomona College, CA, Estados Unidos

 

La mesa de la fraternidad universal

 

Historia del arte

 

Esta escena muestra a personas de diferentes nacionalidades y profesiones sentadas alrededor de una mesa representada con una perspectiva inclinada hacia adelante; un libro abierto descansa en la esquina más a la derecha. El estilo es de economía expresionista desprovista de detalles. Se dice que Orozco construyó la imagen a partir de textos esotéricos de Jay Hambridge, un geómetra que promovió los “principios geométrico-estéticos” en el arte.

Esta cuadro tiene una paleta oscura y sombría de la obra enfatiza la perspectiva cínica del artista con respecto al resultado de la Revolución Mexicana y la posibilidad de una hermandad gobernante pluralista y democrática.

Dónde: The New School, NY, Estados Unidos

 

La epopeya de la civilización estadounidense

 

Muralismo Mexicano

 

Es un mural compuesto por 24 paneles, que cubren cuatro paredes en la Biblioteca Baker, es una representación compleja y en capas de la historia del continente americano en tres épocas: la época prehispánica, la época colonial y la era industrial moderna.

Aquí los primeros paneles son claros y armoniosos, mientras que los que representan los tiempos modernos son caóticos y superpoblados, lo que hace que el espectador se sienta abrumado. Este mural es crucial para ilustrar una diferencia fundamental entre Orozco y los otros muralistas mexicanos contemporáneos, en cuanto a color, optimismo, intensidad, texturas, filosofía en incluso en cuanto a la crítica y ambigüedad al muralismo mexicano.

Dónde: Dartmouth College, NH, Estados Unidos

 

Padre Hidalgo

 

Milenio

 

Un gran mural que cubre el techo y las paredes pintadas en severos y aleccionadores tonos de gris para contrastar con el naranja y el rojo llameante que rodea a Miguel Hidalgo, el cura instigador de la independencia. En el mural, Hidalgo, de rostro severo y monumental que ofrece un fuego de la humanidad enferma y asolada por la guerra, siendo una clara alusión al mito de Prometeo.

Orozco buscó a la vez elogiar a Hidalgo por su papel en el fomento de la rebelión de los indios y condenarlo, un sacerdote católico romano, cuya tarea era adoctrinar a los indios en un extranjero. Así, como lo enmarcó Orozco, mientras Hidalgo luchaba por los oprimidos, también estaba contribuyendo trágicamente a su opresión. En consonancia con sus ideales anárquicos, Orozco condena todos los credos institucionales en esta complicada serie de imágenes.

 

Katharsis

 

Historia del arte

 

Este cuadro con regularidad se ha descrito como una orgía de color brillante y formas dinámicas una muy expresionista alegoría sobre la guerra y la desintegración. Para ello empleó diversos motivos, muchos de ellos recurrentes en su obra: las armas, las masas de gente, la lucha, el caos?

Este cuadro muestra la prostitución (que ríe), las máquinas, la avaricia y codicia humanas, pero en la parte superior todo está ardiendo, como si con un último sufrimiento extremo el fuego fuera a purificarlo todo. Mediante esta composición caótica, dramática y siniestra lanza un mensaje de alarma. Nada que ver con las figuras casi serenas que había pintado su colega muralista Diego Rivera en el otro lado del edificio.

 

 

x