Vida Capital
10 Leyendas urbanas de la CDMX, descabelladas y poco conocidas
MXCity
Las leyendas tienen un sentido cultural, una moraleja interna que es fácilmente verificable pero increíble por su naturaleza curiosa.

Foto destacada: CuartoOscuro

No importa la verdad de las leyendas urbanas de la CDMX, sino sus rarezas.

 

. . .

 

El amigo de mi amigo tiene un amigo que se enfermó por los desechos tóxicos de rata que había en una lata? Es posible que hayas escuchado historias como estas, e incluso unas más descabelladas, pero en la versión el hermano del novio, o el primo de un pariente lejano, o el amigo de una ex novia. En todo caso, sistema alimentos enlatados corre grave peligro o lo más seguro es que se trata de una leyenda urbana.

Las leyendas urbanas son una parte importante de la cultura, nos ofrecen información sobre nuestros miedos y muchas son divertidas. Algunas leyendas urbanas son demasiado fantásticas para ser verdad pero cuando se trata de leyendas urbanas a ¿quién le importa la verdad? La mayoría de las leyendas urbanas tienden a ofrecer una lección o el significado de una parte de la vida, pero como sea, aquí te dejamos con estas leyendas urbanas un poco alocadas de la CDMX.

 

 

Fantasmas de Tlatelolco

 

 

En Tlatelolco Cuauhtémoc perdió la batalla contra Hernán Cortés, se perdió el antiguo mercado azteca se edificaron iglesias sobre la zona arqueológica y se dio lugar a la persecución y fallecimiento de miles de estudiantes en 1968 y en el temblor de 1985 uno de los principales edificios se derrumbó causando la muerte de los que estaban dentro.

Es uno de los lugares más permeados por la estela de la muerte en toda la ciudad de México. Es por eso que se cuenta que por las noches es posible escuchar sonidos de niños jugando, pelotas que botan y el eco de sonidos de la masacre estudiantil.

 

 

La Casa de los Azulejos

 

 

Este edificio del siglo XVI es uno de los más emblemáticos del Centro Histórico. Se dice que era la propiedad de los condes del Valle de Orizaba, Luis de Vivero y Graciana Suárez de Peredo. Cuenta la leyenda que uno de los miembros de la dinastía, quien se distinguía por su falta de juicio, por ser un "calavera redomado", recibió la sentencia de su enfurecido padre: “Hijo, tú nunca harás casa de azulejos”.

El orgullo del joven aristócrata se vio golpeado al oír la cantaleta. Por ello, puso manos a la obra y empeñó su esfuerzo de tal manera que tapizó toda la fachada de azulejos de origen poblano, de tal suerte que 300 años después aún se pueden apreciar los frutos de un árbol que compuso su camino. A pesar de que no hay una fuente que confirme esta versión, su popularidad la ha hecho sobrevivir durante siglos mediante la tradición oral.

 

 

Fantasma de emperadores

 

 

En el Castillo de Chapultepec  vivieron Carlota y Maximiliano de Habsburgo, pero los empleados han dicho que en el recinto deambulan estos espíritus, que nunca vieron realizado su deseo de reinar este país tan lejano al suyo y cuyas promesas nunca pudieron materializarse. Según los dichos, el piano de Carlota se toca solo por las noches y se escuchan sonidos de pisadas y puertas que se cierran y abren?

 

 

Vampiro en el metro

 

 

La estación Barranca del Muerto es tiene este nombre porque en la zona había una barranca que en los tiempos de la Revolución era fosa común; pero se cree que un hombre se quedó dormido pasando ya la medianoche y que no despertó hasta que vio que el convoy en el que se encontraba había dejado de dar servicio. Entonces descubrió una figura con orejas puntiagudas y ojos amarillos en el vagón. Lo siguiente que el hombre recuerda es haber perdido el conocimiento y recobrarlo en el hospital, donde nadie creyó su historia.

 

 

Estaciones secretas del metro

 

 

Se trata de una de las leyendas urbanas más extendidas de la CDMX: las estaciones secretas o que nunca entraron en servicio. Tal vez la más conocida es que en la línea 2, la estación Cuatro Caminos no es la última y que existe una adicional, de uso exclusivo para los cuerpos militares. Esta estación se llamaría Transmisiones Militares y estaría conectada con el Campo Militar número. También se dice que hay un túnel que conecta la residencia de Los Pinos con un tramo entre Panteones y Tacuba.

 

 

El Callejón del Diablo

 

 

En la colonia Mixcoac se encuentra un famoso corredor, en el que se dice que nada pasa después de que el sol se oculta. La leyenda dice que en este lugar un joven hizo un pacto con el diablo y desde entonces está embrujado; quien por pase por ahí puede encontrarse con el demonio o con algo más…

 

 

Casa de la Tía Toña

 

 

Se cuenta que sobre la Avenida Constituyentes cerca del Panteón Dolores, vivía una señora muy buena con los desamparados. Era una mujer sola y no quería pasar el resto de su vida sin compañía, quién además había sufrido por la muerte de su marido. Por desgracia estos niños le robaban lo que ella tenía y llegaron a desaparecer objetos de valor que guardaba la casa.

Un día ella entró en tal desesperación por la ingratitud, que en un arranque de ira los mató a golpes a todos ellos y enseguida los arrojó por el barranco. Después de este suceso ella se quitó la vida arrepentida de su acto? Nadie supo más de Toña pero se dice que su silueta se puede ver flotando en la recamara principal, a la vez también se escuchan sonidos de jóvenes que atormentan aún el espíritu de Antonieta.

 

 

Antiguo convento de la Concepción

 

 

Este viejo edificio ubicado en Belisario Domínguez y República de Brasil, Centro Histórico, es el hogar de una monja fantasma. Una mujer que vivió en la Colonia estaba perdidamente enamorada de un mal hombre. Sus dos hermanos trataron de protegerla y le ofrecieron dinero al pretendiente para que se alejara de la mujer. El individuo, que no la amaba realmente, se fue a Veracruz. La chica se refugió en el convento, pero al no poder superar la decepción amorosa, se ahorcó de un árbol de duraznos. Las monjas que vivían en el viejo edificio aseguraban que podían ver el cuerpo de la joven balanceándose de las ramas del árbol durante las noches de luna llena.

 

 

La isla de las muñecas

 

 

La isla macabra donde decenas de muñecas viejas parecen querer atrapar a los desprevenidos en Xochimilco, es el hogar de Don Julián Santana Barrera, un hombre que por más de 25 años coleccionó los juguetes y los colgó de los árboles de su casa. Según se dice, un día Don Julián se encontró el cadáver de una niña que se había ahogado al enredarse con los lirios de los canales. Desde entonces, el hombre aseveró que el espíritu de la pequeña lo atormentaba con lamentos y gritos por las noches. Don Julián decidió decorar entonces su chinampa con muñecas de toda clase para proteger su hogar. El hombre solía decir que el espíritu del lago quería llevárselo y en 2001, mientras pescaba con un sobrino, el hombre sufrió un infarto y cayó a las aguas. Tal vez la niña fantasmal habría logrado su cometido.

La épica entrada de Emiliano Zapata y Francisco Villa a la CDMX
MXCity
Aquí te dejamos todo el recorrido y la historia de las dos veces que Villa y Zapata se conocieron en la Ciudad de México.

Foto destacada: Sol de Cuautla

Aquí te dejamos con un breve video histórico sobre la entrada de los caudillos a la Ciudad de México.

 

. . .

 

El 06 diciembre de 1914 los dos grandes caudillos de la Revolución Mexicana, Francisco Villa y Emiliano Zapata, llegaron a la Ciudad de México. Su presencia fue de gran impacto ya que fueron increíbles símbolos de esperanza que buscaban darle al pueblo el derecho a tener una mejor calidad de vida.

Estos personajes mundialmente conocidos entraron a la Ciudad de México con bombo y platillo que marcó un día histórico para toda la nación, creando uno de los episodios más épicos de su historia revolucionaria.

 

 

Francisco Villa, al mando de la División del Norte, y Emiliano Zapata, comandante el Ejército del Sur, llegaran a la ciudad de México tras la Convención Nacional Revolucionaria de Aguascalientes; una reunión de dirigentes de la Revolución que tuvo como finalidad reivindicar que ambos luchaban por mejorar las condiciones de vida de los habitantes del país y distaban mucho de aspirar a presidir la República.

Días, antes, el 24 de noviembre Venustiano Carranza había salido del Valle de México al frente el Ejército Constitucionalista tras ser destituido del cargo por la Convención Nacional Revolucionaria. Carranza no aceptó el mandato de la Convenció y prefirió salir de la Ciudad de México antes que enfrentarse al poderío militar de los ejércitos villista y zapatista.

 

 

Ese mismo día, Zapata ingresó a la Ciudad de México por Oztotepec y Villa Milpa Alta, y luego se hospedó en un hotel del rumbo de San Lázaro. La División del Norte, por su parte, se movilizó vía ferrocarril hacia el centro del país para garantizar la llegada al Valle de México del presidente nombrado por la Convención, Eulalio Gutiérrez.

La División del Norte comenzó su arribo a la estación Tacuba en un convoy de 10 trenes. Pancho Villa y su Estado Mayor llegaron provocando que una multitud se arremolinara en torno a su carro y a él mismo. Ahí se dieron los primeros encuentros de dos mundos, el del norte y el del sur, con dos ejércitos totalmente distintos.

 

 

En los siguientes días, los emisarios de Villa hacen contacto con representantes de Emiliano Zapata y acuerdan encontrarse en el sur, en Xochimilco, en territorio zapatista. Eulalio Gutiérrez, el 2 de diciembre, comenzó a hacer sus primeros nombramientos, entre ellos, el del secretario de Educación, José Vasconcelos, y el de Vito Alessio Robles como Inspector General de la Policía del Distrito Federal.

En esos días, la ciudad era caótica ya que convivían dos ejércitos y la policía prácticamente no existía.

 

 

La madrugada del 3 de diciembre, Eulalio Gutiérrez es escoltado por Villa en un convoy de varios autos que avanza por las actuales calzada México Tacuba, avenida Rosales, avenida Juárez y Madero (entonces Plateros) hasta llegar al Palacio Nacional, sin grandes ceremonias o desfiles.

El Palacio Nacional era resguardado por el Ejército del Sur. Al abrirse la puerta del ascensor en el nivel superior del Palacio, Gutiérrez fue recibido por Eufemio Zapata, hermano de Emiliano y segundo hombre en jerarquía del Ejército suriano.

 

1era Reunión en Xochimilco

 

 

La madrugada del 4 de diciembre el general Villa se alistó con su traje militar. Junto con su Estado Mayor sube a un grupo de automóviles rumbo al centro de la Ciudad, doblan por la avenida San Antonio Abad y enfilan hacia las montañas del sur del Valle de México. A su entrada en Xochimilco el convoy fue recibido con flores, cohetones y música.

Los autos se dirigen hasta el Hotel Reforma, en la cuarta calle de Hidalgo (hoy convertido en una zapatería) donde los espera Emiliano Zapata. El saludo es efusivo. Los dos mariscales revolucionarios se reconocen finalmente cara a cara. Ambos se han jugado la vida, y en este mediodía en Xochimilco se juegan el destino del país.

Para el almuerzo: mole con guajolote, tamales y frijoles con epazote.

 

 

Cuentan las crónicas que Zapata cedió la cabecera de la mesa a su visitante norteño. Él se sentó a su izquierda y a su lado su hermano Eufemio y Alfredo Serratos.

Dialogan Carranza, de la canallada que hizo Victoriano Huerta al asesinar a Madero y de hacen recuentos de batallas.

En un momento de la conversación Villa hace una pausa y suelta: "Vamos a ver si quedan arreglados los destinos de aquí de México, para luego ir donde nos necesitan". El zapatista Serratos dijo: "En las manos de ustedes dos está". Tanto Villa como Zapata se consideran "gente de pueblo" que no desean ejercer el poder.

 

2da reunión en Centro Histórico

 

 

La madrugada del 6 de diciembre una masa de soldados a caballo se encuentra de nuevo. La División del Norte partió desde Tacuba y la Hacienda de los Morales (hoy Polanco) rumbo a la Calzada de la Verónica (posteriormente llamada Melchor Ocampo, y hoy convertida en el Circuito Interior a la altura de la Verónica Anzures).

El Ejército del Sur partió desde San Ángel, Tlalpan y San Lázaro. La columna estuvo compuesta por una avanzada de caballería del Ejército del Sur, seguida por los Dorados de Villa, su guardia personal.

 

 

Alrededor de las 10:00 horas, los dos ejércitos iniciaron su entrada triunfal a la Ciudad de México por la antigua avenida Tlacopan (hoy México Tacuba y Puente de Alvarado) hasta llegar a Rosales (hoy Eje 1 Poniente) hasta la Avenida Juárez marcada en ese entonces por la escultura de Carlos IV, mejor conocida como El Caballito, de Manuel Tolsá. Villa cabalgaba ataviado con su traje militar azul marino y gorra con un águila bordada. Zapata lo hacía con un traje de charro con chaqueta amarilla, con el águila bordada en oro en la espalda y sombrero también bordado en oro.

El desfile continuó por la Avenida Juárez y bordearon el ala sur de la Alameda Central. Ingresaron por la calle Plateros (hoy Madero) y llegaron hasta la Plaza de Armas, cruzaron frente al Ayuntamiento y frente al Palacio Nacional, donde el presidente Eulalio Gutiérrez y embajadores los vieron pasar desde los balcones.

 

 

Al ingresar al Zócalo, alrededor del mediodía, fueron recibidos por los repiques de las campanas de Catedral. Desmontaron en la Calle Moneda y se dirigieron hacia los balcones para presenciar desde ahí la última parte del desfile. En Palacio Nacional los recibieron el presidente convencionalista Eulalio Gutiérrez y los embajadores de Guatemala, Brasil, Francia, Suecia, Alemania, China, Japón, España, Chile, Honduras, Cuba, Inglaterra, de los Países Bajos y de Nicaragua.

A las 14:00 horas fue servido el banquete de honor presidido por Eulalio Gutiérrez. A su derecha se sentó Francisco Villa, y junto a éste José Vasconcelos. A la izquierda del presidente se sentó Zapata y a su izquierda, el ingeniero Felícitos Villarreal, ministro de Hacienda. Los dos jefes revolucionarios se dirigieron al Salón Presidencial donde se encontraba la Silla Presidencial y ambos debatieron si debían sentarse en ella o no.

 

 

Finalmente Villa decidió sentarse en esa silla que tiene el águila en la parte superior, misma que en su momento fue ocupada por Porfirio Díaz. Ahí se tomaron las fotografías históricas. En una ven todos al frente a la cámara. En otra parecen conversar los dos jefes revolucionarios.

Villa invitó a Zapata a sentarse en la silla, pero el jefe del sur se limitó a decir que la silla presidencial era mágica "porque cuando alguien bueno se sentaba en ella, al levantarse ya se había vuelto malo". En la foto aparecen entre otros, el general Tomás Urbina, de la División del Norte; el general Otilio Montaño, del Estado Mayor zapatista; el general villista Rodolfo Fierro, y en la última fila el periodista John Reed. El resto de la jornada fue de fiesta. Cada jefe militar regresó a su hotel y esperaron a dar un siguiente paso en la lucha revolucionaria.

 

 

La mañana del 8 de diciembre de 1914, Francisco Villa rebautizó la calle Plateros como Madero. Villa trepó una escalera y clavó una placa de madera en el mármol blanco del edificio conocido como La Mexicana. La placa tenía la leyenda "Calle Francisco I. Madero".

Los jefes revolucionarios saldrían de la ciudad sin la pompa con que aquel 4 de diciembre conferenciaron en Xochimilco o con el despliegue de fuerza con que desfilaron el día seis de diciembre. Años más tarde aquellos contra quienes lucharon acabarían con ellos.

 

 

 

10 de las esculturas más monumentales de todo México
MXCity
Hay muchas estatuas monumentales en todo México, pero solo pocas tienen un gran carácter histórico y estético como estas. 

Foto destacada: Temo Galindo y @carlos_detrip

Las esculturas más imponentes de todo México se encuentran en esta lista.

 

. . .

 

Durante miles de años los artistas han creado esculturas por motivos espirituales, para recordar la historia, por la reproducción de la realidad, o por deseos artísticos y decorativos. En México existen esculturas de una gran variedad de materiales tamaños y propósitos con el fin de crear y enaltecer nuestro patrimonio cultural. Pero no hay nada como las esculturas monumentales.

Las esculturas monumentales son formas de expresión muy perdurable, arraigada y por supuesto, visible a lo lejos debido a su estética, técnicas y materiales. Los monumentos nos relatan diversas historias y aquí te dejamos con algunos de los monumentos más impresionantes de todo México.

 

 

Cristo de Copoya, Chiapas

 

 

Se dice que es el monumento más alto del país ya que su altura es de 66 metros, incluyendo la base. Pero la escultura sin la base es mucho menor.  Este Cristo se ubica en la cima del cerro de Mactuzamá,  y es más alto que el Cristo Redentor de Brasil, por lo que puede verse aun estando en sitios como Chiapa de Corzo. Esta obra es parte de un complejo arquitectónico religioso, centro de peregrinaje y sede de diversos eventos y actividades culturales, sociales y de servicios.

 

 

Guerrero Chimalli Chimalhuacán

 

Con imponentes 50 metros de alto, desde 2014 domina el casco urbano de este guerrero de metal rojo compuesto por figuras geométricas que le dan el aspecto de un guerrero prehispánico futurista. Sebastián es el creador del coloso que costó 30 millones de pesos. Es una pieza que sigue provocando escándalo y dando mucho de qué hablar.

 

 

José María Morelos, Michoacán

 

 

Fue construida por encargo del general Lázaro Cárdenas al escultor Guillermo Ruíz en colaboración con el también escultor Juan Cruz Reyes, quienes diseñaron este imponente monumento de 40 m de altura. La decoración interior fue encomendada al artista Ramón Alva de la Canal y es posible subir al interior del coloso hasta alcanzar la punta de su antorcha, desde donde obtendrás una espectacular vista de 360 grados del hermoso Lago de Pátzcuaro.

 

 

El Danzante Yaqui, Sonora

 

 

Una de las esculturas más grandes de América Latina es El Danzante de Cajeme Sonora, llamado Loma de Guamuchil. Esta pieza fue creada por Marlon Balderrama Monge, escultor hermosillense que en el 2010 y con ayuda de un gran equipo dieron vida a esta representación de la Etnia Yaqui. Tienen 1.100 toneladas de peso, es de bronce sintético y tiene 33 metros de altura.

 

 

Cristo Rey, Hidalgo

 

 

Esta estatua también mide 33 metros de altura y simboliza la edad de Jesús al momento de su muerte. Está hecha de mármol y en la base de esta estructura encontrarás un mirador desde donde podrás disfrutar de una vista panorámica de la ciudad. En 1992 se inició la construcción del monumento y muchas personas apoyaron a esta causa, como la Compañía Real del Monte y Pachuca, además de familias e instituciones.

 

 

Cristo Roto, Aguascalientes

 

 

Su altura es de 28 metros, 25 metros de la escultura y 3 metros de la base. Es una obra dedicada a los enfermos e indigentes y se encuentra en una isla de la Presa Plutarco Elías Calles. El Cristo Roto fue diseñado por Erasmo Aguilar y tallado por Miguel Romo Santini, su levantamiento inició el 5 de febrero de 2006 y concluyó el 16 de abril de ese mismo año.

 

 

Cristo Rey de los Álamos, Tijuana

 

 

Con increíbles 23 metros de altura y 30 centímetros desde su base, la cabeza mide 3 metros y en su mano cabe una persona acostada, la figura está hecha de resina, yeso y fibra de vidrio y pesa 9 toneladas. La construcción comenzó el 26 de febrero de 1997 y terminó en marzo de 1999, sin embargo, fue colocada hasta el 10 de mayo de 2000. Este Cristo ha sido nombrado "Monumento Histórico de Tijuana", ciudad fronteriza de Baja California.

 

 

Cristo del Sagrado Corazón, Baja California

 

 

Aunque es una enorme escultura no cuenta con derrama turística y se encuentra abandonada y sólo puede ser disfrutada a la distancia por las personas que la ven desde la carretera. Tiene más de 24 metros de altura y un peso estimado de 40 toneladas. Está montada sobre una cúpula de concreto, la parte inferior de su cuerpo está formada por fibra de vidrio, mientras que la parte superior, cabeza, pecho y brazos, son de acero.

 

 

Cristo de las Noas, Torreón

 

 

Con una altura de 21.80 metros y hecha de concreto con un impresionante peso de 580 toneladas, fue idea del sacerdote José Rodríguez Tenorio, quien quería una imagen que cuidara al pueblo, además de un atractivo turístico que haría que incluso los escépticos quisieran visitar este lugar. Vladimir Alvarado fue el artista encargado de la creación de tan impresionante obra, la cual tiene como característica las manos y pies sobredimensionadas.

 

 

Virgen de Guadalupe, Puebla

 

 

Con 23 metros de alto esta monumental Virgen de Guadalupe es la escultura más grande en el estado y la representación de la imagen religiosa a la intemperie más grande en el mundo. Construida sobre el cerro El Tabacal, es una escultura hueca financiada por un patronato popular con la ayuda de la comunidad católica del ahora Pueblo Mágico y cada 12 de diciembre es destino de peregrinaciones de miles de guadalupanos.

5 leyendas de amor emblemáticas para conocer un poquito más de México
MXCity
Estas leyendas prehispánicas y modernas son representativas del intenso amor que puede existir por una pareja.

Foto destacada: Lvlilia

Estas leyendas te harán emocionarte y sentirte un poco romántico.

 

. . .

 

Hay muchas historias de grandes personajes de la historia mexicana como la de Malintzin con Hernán Cortés, quien cambió su nombre a Marina, la de Don Benito y Margarita Juárez, 20 años mayor que su esposa con la que tuvo 12 hijos; o la del austríaco Maximiliano con su esposa Charlotte y una de las más populares la de una joven Frida Kahlo y el muralista Diego Rivera.

Pero no hay nada como las leyendas de amor que hay en el país, y aquí te dejamos con algunas de las más emblemáticas.

 

La leyenda de Popocatépetl e Iztaccíhuatl

 

 

Los dos de los volcanes más preciosos, el Popocatépetl e Iztaccíhuatl, no solo adornan la ciudad más grande del mundo sino que tienen una historia de amor formidable. La historia de estos volcanes milenarios ha trascendido siendo inspiración para las múltiples leyendas sobre su origen y creación. 

Se dice que hace miles de años, el jefe de los tlaxcaltecas tenía una hija llamada Iztaccihuatl: la más hermosa de todas las princesas, que había profesado su amor por el joven Popocatépetl, uno de los hijos de su padre y el guerrero más guapo. Ambos se profesaban un profundo amor, por lo que antes de partir hacia la guerra, Popocatépetl le pidió al jefe la mano de la princesa Iztaccihuatl.

 

 

El padre accedió gustoso y prometió darle la bienvenida con una gran celebración para darle la mano de su hija si regresaba victorioso de la batalla. El valiente guerrero aceptó, preparó todo y partió guardando en su corazón la promesa de que la princesa lo estaría esperando para consumar su amor. Poco después, un rival amoroso de Popocatépetl, celoso del amor que se profesaban, le dijo a la princesa Iztaccíhuatl que su amado había muerto en combate.

Aplastada y abrumada por la tristeza, la princesa murió sin siquiera saber que era mentira. Popocatépetl regresó victorioso a su pueblo, esperando encontrar a su amada princesa. A su llegada, recibió la terrible noticia de la muerte de Iztaccihuatl.

 

 

La leyenda de la vainilla

 

 

El Rey Teniztli fue el tercero de una Dinastía Totonaca, una de sus esposas tuvo una niña que poseía una gran belleza, llamada Tzacopontziza consagrada al culto de la diosa Tonacayohua, encargada de cuidar la siembra y los alimentos, a la cual doce jóvenes eran las encargadas de rendirle tributo y eran consagradas a ella desde niñas.

Un día la joven salió del templo cuando se le apareció un joven de nombre Zkatan ? oxga quine desde anterioridad había quedado muy enamorado de ella, y sabiendo que tal sacrilegio era condenado con la muerte por amar de Tzacopontziza, se la llevó camino a la montaña. Caminaron una pequeña distancia cuando paso un monstruo que les arrojó fuego haciéndolos retroceder, y sin dejar hablar a los jóvenes fueron degollados y sus cuerpos puestos en el adoratorio del templo donde les extrajeron los corazones y fueron tirados a una barranca.

 

 

En la zona donde fueron arrojados los corazones, las plantas y hierbas empezaron a secarse dando la impresión de haber sido esparcido con un maléfico influjo; tiempo más tarde comenzó a crecer un arbusto, el cual de manera milagrosa alcanzó un tamaño de varios palmos en solo unos días, además de haberse cubierto con un tupido follaje.

Los brotes llamaron la atención del pueblo, que junto con los sacerdotes concluyeron que la sangre de los jóvenes había sido transformada en el arbusto y la orquídea, asombrándose todavía más cuando las flores que habían nacido en ese lugar se convirtieron en delgadas y largas vainas, que al madurarse despedían un hermoso y penetrante aroma.

La orquídea fue declarada planta sagrada, convirtiéndose en objeto de culto y constituyéndose en los adoratorios totonacos como una ofrenda divina, de la sangre de la princesa nació "Xanath" la vainilla, (en totonaco es llamada flor recóndita) y en azteca "Tlilxóchitl" (flor negra).

 

 

La leyenda del callejón del beso

 

 

La historia de la pasión y el amor en León Guanajuato es una que deja huella a través de las leyendas que forman nuestro folclore. La leyenda cuenta la historia de Carmen, una joven que era hija única de padre celoso y violento, que fue cortejada por Luis, un humilde minero, y cuando su padre descubrió esto: la encerró en su habitación y la amenazó con enviarla a un convento. 

Una ventana de la casa de Carmen daba a un callejón estrecho, tan estrecho que desde esa ventana uno podía tocar la pared opuesta del callejón con la mano. Así fue como Carmen y Luis pudieron verse, a través de la ventana que daba al callejón; encendiendo su amor. Sin embargo, fueron descubiertos por el padre de la joven, quien, presa de la ira, agredió a su propia hija. 

Carmen tomó la mano de Luis entre las suyas y se despidió con un beso. El callejón donde estaba la ventana de Carmen, por donde pudo encontrarse con su amado, tiene 68 centímetros de ancho y aún existe en Guanajuato. La tradición lo tiene cuando se visita: los amantes deben besarse en el tercer escalón para recibir 15 años de buena suerte, los amantes que no se besen en el tercer escalón tendrán 7 años de mala suerte. Un recordatorio para apreciar y luchar siempre por lo que amas.

 

 

La leyenda de la Isla del Gallo

 

 

En la laguna de San José Manialtepec, se cuenta la leyenda que en ese islote llamado Isla del gallo vivía un experto cazador de cocodrilos que paseaban por los manglares del área. El cazador tenía un gallo que le adoraba. Antes de irse de cacería, el gallo lo despedía con su canto y al regresar lo despedía con una escandalosa algarabía.

Un mal día el cazador perdió la batalla contra un fiero cocodrilo. El gallo se quedó esperando el regreso de su amo durante años, hasta que murió en el islote solo y hambriento. Los pescadores aseguran que cada Nochebuena a las 12 de la noche se oye al gallo cantar de forma desolada para llamar a su amo, quien jamás regresó de ese penoso encuentro con el cocodrilo que le arrancó la vida. Esta leyenda es el motivo de que ese islote reciba el nombre de la Isla del Gallo.

 

 

La leyenda del espejo francés

 

 

Matilde Cabrera era una joven pianista acostumbraba a entonar las más bellas melodías haciendo uso del piano de cola que poseía su familia. Eran muy tradicionalistas y pasaba buena parte de las tardes tocando música hermosa. Un día, en la iglesia, Matilde conoció a un muy joven apuesto joven quedó enamorado de ella.

Para seguir comunicarse ella tocaba el piano todas las tardes con un espejo colocado en la ventana, y así su amado pasaría y le haría gestos de amor.

Pero eso duró poco porque el ejército reclutó al joven. Sin previo aviso, partió a la guerra dejando triste a Matilde, que no dejó a un lado su amor tocando mientras esperaba a que el joven regresara. Siguió tocando todas las tardes el piano pero su amado jamás volvió? Su música se comenzó a volver cada vez más melancólica y con el paso del tiempo, los vecinos comenzaron a considerarla la loca del piano.

 

 

La leyenda de la flor de cempasúchil

 

 

Xóchitl y Huitzilin fueron dos jóvenes aztecas que solían pasar su tiempo libre jugando juntos. Xóchitl era una niña delicada que disfrutaba de caminatas hasta la cima de una montaña en donde recolectaban flores par Tonatiuh, quien apreciaba la ofrenda y sonreía desde el cielo con sus rayos.

Pero cuando estalló la guerra los amantes se separaron mientras Huitzilin se  dirigía a luchar y murió. Así que Xóchitl decidió caminar una última vez hasta la cima de la montaña e implorar al dios Tonatiuh, que de alguna manera los volviera a unir. El sol movido por sus oraciones arrojó un rayo que tocó la mejilla de la joven quine al instante se convirtió en una hermosa flor de colores ardientes tan intensos como los rayos del sol. Así fue como nació el cempasúchil.

México es el quinto lugar de los países con mayor herencia cultural
MXCity
La evaluación de 78 países mide un índice general que llaman "Heritage" que estudia la accesibilidad de la cultura del país, historia, gastronomía y sus atracciones geográficas.

Foto de Portada: Elizabeth Velázquez / Excelsior

El ranking de Heritage analiza la riqueza cultural e histórica de países alrededor del mundo.

 

. . .

 

Viajar a un país es conocer su cultura, una mixtura entre placer e inquietud de conocer algo diferente y estéticamente estimulante. En gran medida lo que mueve la búsqueda del viaje es la herencia cultural de un país, sobre todo en la medida en la que su cultura sigue viva y es accesible.

Esto mismo es lo que refleja el ranking anual Heritage, realizado por grupo BAV y The Wharton School de la Universidad de Pensilvania. La evaluación de setenta y ocho países mide un índice general que llaman “Heritage” o herencia, el cual incluye setenta y seis métricas distintas pero fundamentalmente tiene cinco aspectos esenciales: la accesibilidad de la cultura del país, una historia rica, buena comida, atracciones culturales y atracciones geográficas. Es decir, se mide la belleza del paisaje, la riqueza y la complejidad de la historia pero también la facilidad para acceder a ella, lo que seguramente tiene que ver con la industria del turismo del país o ciertas costumbres y apertura hacia los extranjeros.

Sin duda a esto se debe que la India ocupe el sexto lugar o que China ocupe el doceavo, dos países que tendrían que estar indudablemente entre los cinco primeros si se midiera puramente “la herencia cultural”. Debido a lo anterior, España, Italia y Grecia encabezan la lista (Italia había sido el primer lugar el año pasado). 

México aparece en el quinto lugar. Nuestro país resalta por una mezcla de un gran pasado cultural con civilizaciones como la maya, la azteca, la olmeca o la tolteca, además de impresionantes paisajes naturales, especialmente y selvas tropicales y una de las mejores ofertas gastronómicas del mundo.

Esto hace que México supere a su vecino del norte, Estados Unidos, que ocupa el lugar 16, superando a países con mucha más historia, como Marruecos en el 17, o a casi todos los países islámicos -salvo Turquía y Egipto- que tienen una impresionante historia, como Irán, pero que seguramente no figuran debido a su poca “accesibilidad”. Menos aun países devastados como Afganistán e Irak, dos de los más ricos en historia en todo el mundo. Todo ello no deja de reflejar un cierto sesgo, pues hace preguntarse: ¿accesible para quién? Ciertamente, los países europeos que encabezan la lista no son de fácil acceso para ciudadanos de países como Siria o Nigeria.

No resulta extraño que los primeros países de la lista sean también los que reciben a más viajeros cada año. En este apartado generalmente los líderes son Italia, España y Francia, seguidos de Estados Unidos y China, pero países como Tailandia o Turquía son también de los más visitados del mundo. El caso de Tailandia es similar al de México, combinando, por así decirlo, placer, belleza exótica y herencia cultural.

 

1. España 

 

2. Italia 

 

3. Grecia

 

4. Francia

 

5. México

 

6. India

 

7. Tailandia

 

8. Egipto

 

9. Turquía 

 

10. Japón 

 

 

x