Comunidad
¿Hubo vida humana en México hace 30,000 de años?
MXCity
Es posible que América tuviera ocupación desde hace 30 mil años, lo que puede cambiar todo el rumbo de la historia.

Foto destacada: Monapart

La investigación sobre la vida en América tiene un alto grado de complejidad porque puede cambiar el rumbo de la historia.

 

. . .

 

La Cueva del Chiquihuite es uno de los lugares mexicanos en donde se están llevando a cabo diversas investigaciones que revelarían la ocupación de humanos desde hace 33 mil años y donde habrían permanecido en la cueva cerca de 20 mil años, de acuerdo con datos de la revista Nature.

La cueva está ubicada a 2 740 m sobre el nivel del mar, en las montañas Astillero, en el norte de Zacatecas. La antigüedad de estos objetos halladoz, entre los que están 1 900 herramientas de piedra tallada, datan de 15 mil años antes de cualquier vestigio encontrado previamente, según una publicación del diario mexicano La Jornada.

 

 

“Nuestras investigaciones aportan nuevas pruebas sobre la antigüedad de la presencia de humanos en las Américas”, dijo a AFP Ciprian Ardelen, uno de los líderes de los estudios realizados en el lugar y arqueólogo de la Universidad Autónoma de Zacatecas. Los estudios también indican que lo más probable es que los humanos de esa época usaran el lugar de forma estacional.

Estos vestigios podrían cambiar nuestro conocimiento sobre los primeros pobladores de América. Pero más de diez años de investigación, un equipo internacional no han podido llegar a un consenso, pero las excavaciones corroboran evidencias culturales en América durante el Último Máximo Glacial, que se produjo hace entre 26,500 y 19,000 años y retroceden en el tiempo, "posiblemente entre 33,000 y 31,000 años", las fechas en que los humanos se dispersaron por la región.

 

BBC

 

El Último Máximo Glacial marca el punto en el que enormes placas de hielo cubrieron tierra firme y el mar estaba 120 metros por debajo de su nivel actual.  La hipótesis predominante plantea que las primeras migraciones humanas al continente americano aprovecharon el puente natural formado en el estrecho de Bering, hace aproximadamente 13,500 años, y que continuaron hacia el sur tras el deshielo de los glaciares en Norteamérica.

Pero esta hipótesis ha sido desafiada por descubrimientos como el que presentó, en 1997, el arqueólogo Tom Dillehay, de la Universidad de Vanderbil, que evidenció presencia humana en Monte Verde, al sur de Chile, cuando menos hace 14,500 años, lo que podría extenderse a más de 18,000 años.

 

BBC

 

La excavación en el Chiquihuite

 

El Sol de Zacatecas

 

Los arqueólogos han excavado tres metros de profundidad en la cueva, observando múltiples capas estratigráficas, que indican diferentes edades para los objetos encontrados. De todos los artefactos encontrados, la idea que sostendría la hipótesis es que la piedra de las puntas de lanza y las cuchillas fueron creadas por manos humanas, y llevadas a la cueva desde otra parte, porque ese tipo de piedra no existe naturalmente en la cueva.

Los huesos de animales, fragmentos de carbón y restos de plantas, indicaron que el ambiente próximo a la cueva que hoy seco y árido, en el pasado debió ser más verde y húmedo, rodeado por lagos o manantiales y con vegetación de pinos y abetos. Para determinar la edad de los objetos se enviaron muestras a Estados Unidos, al Reino Unido y al Laboratorio Nacional de Espectrometría de Masas con Aceleradores (LEMA) del Instituto de Física.

 

El sol de Zacatecas

 

Las muestras de carbono 14, pueden ser de cualquier tejido orgánico, o de carbón vegetal.  Para ello es necesario pasar el objeto por una limpieza mecánica y química para obtener solamente la fracción del tejido que contenga el carbono original.

Una vez dentro del sistema que consta de dos espectrómetros de masas acoplados a un acelerador de partículas, los átomos y moléculas de la muestra se aceleran a grandes velocidades para separar, por medios electromagnéticos, los isótopos 12C, 13C y 14C que la componen.

 

Zacatecas news

 

Así, los constituyentes de la muestra se cuentan, literalmente, átomo por átomo con el fin de determinar las dataciones válidas de siete muestras de carbón y de una muestra de sedimento. Esta investigación también hace posible detectar los restos de huesos más recientes, verificar los resultados según la influencia del medio ambiente como la humedad o la  temperatura.

Las investigadoras han ubicado la secuencia de ocupación de la cueva del Chiquihuite entre 33,150 y 31,405 años, un periodo anterior al Último Máximo Glacial, mientras que para el final de la secuencia de ocupación su modelo arrojó un periodo con una antigüedad de 20,090 a 17,830 años.

 

El sol de Zacatecas

 

Sus resultados se compararon con los de los otros laboratorios y confirmaron que, en general, la secuencia cronológica de la cueva del Chiquihuite coincide con la evidencia estratigráfica, o la edad de las capas donde se encontraron las muestras, y que la ocupación de la cueva pudo extenderse durante unos 20,000 años.

Aunque se demostró que los objetos de piedra fueron llevados a la cueva, algunos expertos cuestionan si en realidad son artefactos humanos, o si pudieron crearse por procesos geológicos naturales. Dillehay comentó para National Geography que le extrañaba la aparente falta de evolución tecnológica en estos artefactos, que sólo muestran cambios menores en el curso de un milenio. En comparación, las herramientas encontradas en Monte Verde presentan cambios notables. Sin embargo, admite que podrían ser un antecedente de otras puntas, halladas en el centro de México.

Artistas mexicanos que ayudaron a crear la industria animada en EU
MXCity
Grandes dibujantes y animadores de descendencia mexicana del siglo XX que colaboraron con grandes compañías.

Foto destacada: Cartoon Brew

Estos mexicanos triunfaron en Estados Unidos con grandes producciones.

 

. . .

 

Varios de los artistas que triunfaron en Estados Unidos han fallecido en los últimos años. Falleció Fernando Ruiz, el primer mexicano que logró trabajar en los estudios Disney en 1963, Roman Arambula, artista mexicano que dibujó el cómic de Mickey Mouse? pero nunca es demasiado tarde para reconocer sus contribuciones y rendirles un pequeño homenaje a los artistas mexicanos que han contribuido a desarrollar la animación estadounidense.

Es sorprendente descubrir el impacto de los artistas mexicanos en la industria estadounidense en la década de 1920; quizá porque a los artistas afroamericanos se les negó el acceso a la industria. En la década de 1930, trabajaban en todos los estudios principales y ocupaban puestos clave en muchos de ellos. Fueron los primeros en crear personajes mexico-estadounidense como Meany, Miny, Moe de Manuel Mario Moreno, un trío de monos que comenzaron a aparecer en una serie teatral de Universal en 1935.

Te dejamos con algunos de los artistas mexicanos que han hecho importantes contribuciones a la historia de la animación estadounidense.

 

 

Carlos Manríquez (1908-1981)

 

Fuente: rm.132@WRMS

 

Llegó a los estudios de Disney en 1929 siendo el empleado 42 y se convirtió en el primer pintor de fondo a tiempo completo del estudio. Manríquez dejó el estudio en 1938 y vuelve a aparecer en 1951 como pintor de fondo en Warner Bros. Más tarde se mudó a la Ciudad de México, donde trabajó en Rocky y Bullwinkle en Val-Mar Productions. En Val-Mar, Manríquez dirigió el departamento de antecedentes y también supervisó los departamentos de verificación, tinta y pintura y cámara. Más tarde, Manríquez abrió su propio estudio en México.

 

 

Ernesto "Ernie" Terrazas (1909-1995)

 

Fuente: Cartoon Brew

 

"Ernie" Terrazas comenzó en Disney, pasó de asistente de animación al departamento de historia en algún momento a fines de la década de 1930. Su mayor aporte fue el desarrollo de la estrella mexicana de Los Tres Caballeros: el gallo charro, Panchito. Los detalles sobre su carrera posterior en la animación son irregulares: en la década de 1950, escribió una serie de caricaturas de propaganda anticomunista para el público mexicano, que fueron discretamente financiadas por el gobierno de Estados Unidos; a principios de la década de 1960, dirigió los dibujos animados para televisión Rocky & Bullwinkle en Val-Mar Productions en la Ciudad de México; ya partir de la década de 1970 fue director de historias en Hanna-Barbera en proyectos como Yogi y Scooby-Doo.

 

 

José Cuauhtémoc Meléndez (1916-2008)

 

Fuente: ASIFA-Hollywood

 

El artista mexicano-estadounidense más famoso que trabajó durante la Edad de Oro de la animación de Hollywood. Tenía una gran habilidad para estar presente en el momento exacto del período de gloria de cada estudio. Fue asistente de animador en Disney sobre Pinocho y Fantasía; animador en Warner Bros y muchas otras compañías. A mediados de 1950, Meléndez pasó a dirigir en el estudio comercial Playhouse Pictures. Tenía casi cincuenta años cuando dirigió A Charlie Brown Christmas, el especial de televisión que lo prepararía para el resto de su carrera.

 

 

Rudy Larriva (1916-2010)

 

Fuente: Cartoon Brew

 

Fue un animador que dejó su huella en Warner Bros a fines de la década de 1930. Ofreció una animación de alta calidad al estilo Disney y más tarde, Larriva fue a Disney, donde animó varias películas antes de convertirse en un animador clave en UPA, donde trabajó en el primer corto de Mister Magoo, Ragtime Bear, así como en Gerald McBoing Boing yUn unicornio en el jardín. A partir de la década de 1960, Larriva pasó gran parte de su tiempo como director de animación, trabajando en los principales estudios de la época: Hanna-Barbera, Filmation y Ruby-Spears. Fue director de Alvin y las Ardillas.

 

 

Gus Arriola (1917-2008)

 

 

Fuente: Cartoon Brew

 

Arriola visitó México hasta 1961, pero su gran legado fue haber usado humanos y animales en una tira cómica para presentar la cultura mexicana a los lectores de todo el mundo. Su estilo caricaturizado y personajes perezosos con sobrepeso que hablaba en un inglés, reflejaban las concepciones populares de los mexicanos de la época. Ayudó a popularizar palabras y frases en español como “hasta la vista”, “amigo”, “piñata”, “muchacho” y “hasta mañana”. Si bien la carrera de animación de Arriola se limitó a solo media década más o menos, su entrenamiento en animación y su habilidad para el diseño expresivo y poses atractivas siguieron a su carrera de cómic y dieron como resultado una historieta pionera enraizada en la cultura mexicana.

 

 

Phil Roman (1930-)

 

Fuente: Cartoon Brew

 

Phil Roman es hijo de migrantes mexicanos. Roman comenzó su carrera en Disney en la década de 1950 trabajando en cortos de Tom & Jerry en MGM, así como en el clásico especial navideño del Grinch, cortometraje ganador del Oscar. Ascendió hasta convertirse en el propietario de uno de los estudios de animación independientes más grandes de Estados Unidos de los años ochenta y noventa: Film Roman Inc. Si el nombre de su empresa no le resulta familiar, los programas icónicos que produjeron son: Los Simpson, Rey de la colina, Padre de familia, Garfield y sus amigos, El mundo de Bobby y El crítico, por nombrar solo algunos. Roman continuó dirigiendo Film Roman hasta que dejó la compañía a fines de la década de 1990.

S’ui K’ien, la gran fiesta mazateca para los muertos
MXCity
Los Huehuentones enmarcan la celebración ritual de los mazatecos, única entre todas las fiestas de muertos.

Foto destacada: Head topics

El Día de Muertos es una forma de designar muchos rituales mexicanos como el S’ui K’ien.

 

. . .

 

La fiesta de los muertos se acerca y es la celebración favorita de los mexicanos, conocida alrededor del mundo por dar forma y colorido a nuestra perspectiva de la muerte, del recuerdo y de nuestra relación con los seres que amamos, pero que no se encuentran presentes en cuerpo. Día de Muertos es el nombre genérico que le hemos dado a todas las celebraciones que se festejan el mismo día a lo largo y ancho del país. Unas duran más que otras, pero el significado primordial es el mismo:

Honrar a nuestros antepasados y seres queridos.

Y más que una fiesta o la colocación del tradicional altar de muertos, en algunos lugares del país es todo un ritual que implica disciplina, esfuerzo, y la unidad de toda una comunidad que replica durante generaciones recetas y danzas.

El  S?ui k?ien es la Fiesta Grande de los Muertos de los mazatecos, es el prodigio de las celebraciones con las que comienza noviembre, aunque esta comience desde octubre.

 

 

S?ui k?ien, la Fiesta Grande de los Muertos

 

 

Los chá ndiyo (gente antigua) conocidos como mazatecos, habitan el territorio de la Cuenca del Río Papaloapan al noreste del estado de Oaxaca que colinda con Veracruz y Puebla, zona multicultural por albergar a seis pueblos originarios, la región mazateca va desde las bajas tierras tropicales hasta las alturas místicas de las montañas que normalmente están envueltas en neblina, es ahí donde desde el 25 de octubre comienzan los preparativos para recibir a los antepasados.

A diferencia de casi todo el país, los mazatecos tienen designado como día de llegada de los muertos el día 27 de octubre, razón por la que la mayoría de pobladores inician los preparativos para el S?ui k?ien o Fiesta Grande de los Muertos un par de día antes; incluso, todo depende de las funciones que se desempeñen durante este largo ritual que también es fiesta, y baste decir que para los altares es tiempo suficiente.

El S?ui k?ien se celebra del 27 de octubre al 5 de noviembre, y durante este periodo no hay enemistades en el pueblo y no se trabaja, pues se trata de una celebración que requiere de todos los miembros de la comunidad. Y como todos tenemos antepasados, toda la comunidad participa de alguna u otra forma para recibir a las ánimas purificadas de los difuntos.

Antes de la llegada es necesario preparar las calles, los cementerios y altares, toda una serie de preparativos que año con año se han ido enriqueciendo con la llegada de turistas; para los que ha resultado muy atractiva la feria del 4 de noviembre en la Plaza Municipal, donde además de la venta de artesanías hay espectáculos tradicionales. Pero esta no es la Fiesta Grande de los Muertos, esa ocurre tras bambalinas, en las calles aledañas, con las familias que por generaciones llevan celebrando el ritual.

 

 

Altares y danzas

 

 

Antes del día 27 de octubre, las ofrendas y altares deben quedar terminados en casa y en el panteón donde los detalles son indispensables. Los mazatecos aún conservan características muy puntuales en sus altares, como los arcos de carrizo, que simbolizan las etapas de la vida y el encuentro de este mundo con el inframundo; la presencia de frutas, flores, panes de temporada y otros alimentos locales no pueden faltar.

Compartir es una de las acciones más significativas de este ritual, ofrendar al otro, al vecino, a la visita, al antepasado que ha venido desde tan lejos; lo que se comparte es el gozo de comer, el esfuerzo de la cocina, la tradición conjugada en sazón: atole agrio, tamales de frijol, mole, tesmole, caldo de chivo, pan de muerto y mezcal.

 

 

Agua, velas, copaleros y fotografías no pueden faltar, ventanas y puertas habrán de dejarse abiertas la noche del 27 de octubre para que las visitas entren a convivir en el recuerdo. Allá en el cementerio las tumbas se adornan con flores y velas de cera de abeja que alumbran a las personas que acompañan la llegada de los muertos con veladoras; es muy común ver relevos o visitar otras tumbas, de vecinos, amigos y hasta de personajes como María Sabina.

La noche del 31 de octubre llegan los niños, la noche del día 1° de noviembre, los adultos a quienes se les coloca una vereda de velas que guían a los visitantes del cementerio al pueblo, la primera bienvenida la da algún familiar que se encuentra ante la lápida pidiendo la intercesión de la visita ante Dios para solicitar su favor en la salud, el trabajo y la familia; incluso hasta favores como ser parte de los huehuentones.

 

 

Danza de los huehuentones

 

 

Los huehuentones o chá so h?o o chájma en mazateco, son grupos de danzantes casi siempre conformados sólo por hombres que tienen un papel importantísimo en el ritual de S?ui k?ien o Fiesta Grande de los Muertos, cada uno de estos hombres promete pertenecer a la comparsa durante siete años, tiempo en el que habrá de aprender danzas, música y hacer su indumentaria anual para la celebración.

La vestimenta de los huhuetones los distingue de la multitud que se junta durante la Fiesta Grande de los muertos, usan máscaras de madera llamadas jonote que ellos mismos tallan, sombreros de bejuco y huipil blanco sobre cual portan gabán, con los años esta vestimenta tradicional ha variado en algunas poblaciones donde se pueden encontrar huehuentones más bien disfrazados que utilizan máscaras de luchadores o personajes populares.

 

 

Como sea que se vistan, los huehuentones representan a los antepasados (por eso parecen viejitos) su presencia es necesaria porque son ellos quienes el día 27 de octubre acuden al panteón apara solicitar a Chikon nyoa k?en, el guardián del inframundo, la salida de los difuntos por seis días; son estos personajes los que encabezan la caravana que lleva a las ánimas de visita por el pueblo acompañados por violines, vihuelas, güiro y tambores.

Los huhuetones van danzando desde el cementerio deteniéndose en cada altar donde reciben de los anfitriones alimentos dispuesto en el altar, bailando y cantando en mazateco como agradecimiento de las cortesías recibidas; es una especie de carnaval de bienvenida que luego se convierte en fiesta, hasta el día dos de noviembre cuando entre la luz celestial de los cohetes ilumina a los huehuentones que pasan de regreso para llevar a los antepasados al panteón, lugar al que volverán durante generaciones y generaciones.

 

 

S?ui k?ien, fiesta grande de los muertos

¿Dónde? Plaza de la Identidad, Huautla de Jiménez, Oaxaca.

¿Cuándo? Del 27 de octubre al 5 de noviembre

¿Cuándo? Paso libre

Gitanos, la historia de una comunidad oculta en México
MXCity
Los gitanos que viven en México han sido comunidades que se aíslan para evitar prejuicios, mitos y el cliché de sus tradiciones.

Foto destacada: Radio mitre

Los gitanos que habitan en México son comunidades que prefieren vivir en un despliegue de ostracismo social.  

 

. . .

 

La presencia de los gitanos en México va mucho allá de aquel famoso billete, de novelas o películas, es un pueblo que se ha extendido por el mundo y que en México ha pasado casi desapercibido o presa de un cliché que comienza con el nombre con el que nos referimos a ellos, rom, ludar y calé son los grupos o familias de los romanís o húngaros que hoy habitan en muchos estados de nuestro país.

Así como otros grupos o pueblos, los que conocemos como gitanos llegaron a nuestro país en diferentes momentos, en oleadas migratorias que provenían de Francia, Grecia, Hungría, Polonia, Rusia, los Balcanes y Rumania principalmente; dependiendo de su procedencia es el nombre que utilizan para auto nominarse.

 

 

¿Cuándo llegaron a México?

 

 

Los rom y los ludar se consideran familia, provienen principalmente de Rumania, Polonia y los Balcanes, los cualés llegaron de España; los tres grupos arribaron sobre todo en el siglo XIX; al parecer fue en 1890 cuando llegaron los primeros rom y ludar a Veracruz y el sudeste de la CDMX. Después, a causa de los desastres que dejó en sus tierras la Primera Guerra Mundial, otro grupo de romaníes llegaron a México.

Para los años treinta del siglo XX los gitanos eran conocidos como un grupo de personas que de dedicaba a conductas delictivas, razón por la que en 1931 la ley de inmigración se reformó para dificultar su entrada y prohibir su asentamiento en nuestro país, sin embargo, todavía en la década de los sesenta, México recibió una gran diáspora desde España que trajo grandes circos y carpas donde artistas como Antonio Aguilar y Flor Silvestre se dieran a conocer.

 

 

Gitanos mexicanos, costumbres y tradición

 

 

Pese a que algunas familias aún son nómadas, la mayoría de los gitanos se concentran en pequeñas colonias asentadas en Veracruz, Puebla, Guadalajara, Monterrey, San Luis Potosí y la CDMX; desde que llegaron a nuestro país los romaníes trajeron consigo diversas tradiciones y labores que los grupos más tradicionales conservan, el resto ha integrado sus saberes a la cultura que les dio hogar.

El comercio de telas, el trabajo de la piel, la danza y el cine han sido las principales actividades que han desarrollado en nuestro país, por cierto, en lo que refiere al cine resulta interesante saber que su labor al respecto consistió en llevar cinematógrafos a rincones lejanos; pasarían algunos años antes de que su figura saltara a las pantallas retratando clichés culturales, pero también existirían trabajos como el del fotógrafo Lorenzo Armendáriz.

 

 

Pablo Luvinoff, conocido como el gran patriarca de los gitanos, fue el dirigente de la Iglesia Cristiana Gitana de México, asesoró personalmente los guiones de dos telenovelas, Yesenia y Gitanas, en sus diferentes versiones, por ejemplo, como Amor gitano, fueron trasmitidas en 1970, 1987 y 1999 respectivamente.

Lo que fuera una moda televisiva pasó al olvido casi hasta en las calles donde casi no se les conoce, sólo en la zona sur de la CDMX se les conoce y casi como un mito urbano por tratarse de una comunidad muy cerrada, los gom, como se denominan, tienen alrededor de cuarenta años habitando en la ciudad dedicándose principalmente al manejo de maquinaria pesada y a la compraventa de autos, con cuidado de dar a conocer su identidad por temor a represiones.

 

 

La discriminación contra las familias romaníes es tan frecuente que no extraña su ostracismo, mismo que con los años ha ido desapareciendo gracias a la labor y el interés de artistas y escritores que se han dado a la tarea de rastrearlos para escribir su historia en nuestro país en el que hasta el año 2000 sumaban 315 mil 850 personas, de acuerdo con las cifras del INEGI.

 

¿Por qué se les dice jarochos y quiénes son los jarochos?
MXCity
Los Jarochos mezclan las raíces indias, negras y europeas en sus instrumentos y armonías.

Foto destacada: Preludio

Hay diversas ideas del surgimiento de la palabra jarocho, pero hoy en día es un gentilicio para todos los veracruzanos.

 

. . .

 

La palabra Jarocho no es un misterio. Pero tampoco será posible darle un solo sentido histórico y cultural, por fortuna. Existen diferentes versiones del nacimiento de la palabra. Quizá la versión más aceptada a la fecha, sea la propuesta por el antropólogo Fernando Winfield.

Para este estudioso, jarocho viene de jara, en el sentido de saeta, flecha o lanza, llamándose antiguamente “jarocha” a la vara o garrocha con que los arrieros puyaban a los animales, y jarochos a los que usaban este instrumento.

 

 

Esta misma designación recibían los milicianos negros integrados en los cuerpos o compañías de lanceros que custodiaban las costas. Estos lanceros negros formaron las milicias que defendieron el régimen español durante la Independencia de México.

La palabra "jarocho" también hacía referencia a los vaqueros mulatos, hijos de indígenas y africanos, del sur de Veracruz, que usaban lanzas o garrochas conocidas como jaras para arrear y dominar los hatos de reses al estilo andaluz. Detrás de esto hay una historia compleja que el lector deberá indagar por su parte…

 

 

Llamarle a esto vaqueros arrieros jarochos se popularizó hasta el siglo XIX, según el historiador José Velasco Toro, quien afirma que los jarochos eran contratados por un sueldo a cambio de desempeñar actividades en la época novohispana, era un tipo de "chalan" o ayudante.

 

 

Hay que recordar que en México, sobre todo en Veracruz, llegaron muchos africanos esclavos, y cimarrones (negros huidos) ya que los hacendados optaron por darles refugio a cambio de trabajo y un poco de protección a sus propiedades. Pero conforme transcurrió el periodo virreinal, comenzó a proliferar en el Sotavento, una población descendiente de indígenas y africanos: los mulatos, que luego serían llamados jarochos y podían ser libres siempre y cuando nacieran de madres indígenas.

 

 

Negros esclavos, huidos, libertos, mulatos, moriscos y más clasificaciones de castas que se impusieron en la Nueva España produjo una clase trabajadora libre dedicada a montar a caballo, capturarlo, al quebranto y manejo del ganado vacuno, que justo vivía al sur de Veracruz, la cual ya no sólo representaba a los vaqueros, sino al Sotavento en general.

 

Los Jarochos hoy

 

 

La región geográfica y cultural del Sotavento se ha reducido a Papaloapan y Coatzacoalcos. De hecho, Veracruz es un Estado lleno de mestizaje, además que la clasificación de las castas; siendo que existen poblaciones nahuas, popolucas, mixes, mazatecas, zapotecas, chinantecas, totonacas, mayas y muchos más pero por otras características, a todo veracruzano se le llama jarocho.  

Esto por dos razones: para el siglo XIX "ser Jarocho" comenzó a significar "la esencia de lo propio", no sólo de los llanos y del campo sotaventino; sino también de esferas más altas y urbanas, entre cuyos miembros estaban los políticos liberales del puerto de Veracruz? además de que a principios del siglo XX surge el son jarocho.

 

 

El baile (estereotípico) de los jarochos es el “zapateado” o son jarocho de todo Veracruz. Se toca con música de jaranas, requinto, arpa, pandero y quijada de burro entre otros instrumentos y se baila sobre una mesa, zapateando. Se acepta tiene un origen campesino.

El son jarocho, como en casi ninguna otra forma musical de México, conjunta tres raíces étnicas: la india, la negra (en los ritmos) y la europea (en los instrumentos y armonías).

 

 

El estereotipo del jarocho, no de la jarocha (ese es de otro artículo) es: guayabera blanca con paliacate rojo al cuello amarrado al frente ajustado con una argolla dorada, pantalón blanco y sombrero de cuatro pedradas; incluso los “botines” suelen ser blancos. En el caso de la vestimenta femenina también predomina el color blanco en las prendas, faldas anchas con bordes y encajes, (blusa, falda, enaguas, chalina y zapatos).

x