Comunidad
En Oaxaca hallan el fósil del erizo más grande de Norteamérica
MXCity
En Santiago Yolomécatl, Oaxaca, hallan nuevo género de fósil de erizo de 30 millones de años de antigüedad.

Foto destacada: Foto: Universal Oaxaca

Este fósil de un erizo tiene más 30 millones de años de antigüedad.

 

. . .

 

Un grupo de investigadores españoles, descubrieron en el yacimiento mexicano de Santiago Yolomécatl, perteneciente al estado de Oaxaca, un nuevo género de fósil de erizo de 30 millones de años de antigüedad.

Se trata del erizo fósil más grande de Norteamérica y uno de los más antiguos hallados hasta la fecha y es, además, el hallazgo más al sur y tropical de un ejemplar de esta familia en este continente.

 

 

El grupo de investigadores, conformado por los paleontólogos de la Universidad de Valencia Lisboa (Portugal) y de la Universidad del Mar (Oaxaca), publicó la descripción del nuevo erizo en la revista “Historical Biology”.

El fósil se encuentra resguardado en la Colección Científica del Laboratorio de Paleobiología de la Universidad del Mar, la cual está registrada en la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos en el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

 

 

El holotipo, es decir, el fósil a partir del cual se describió el nuevo género y especie, consta de una mandíbula con un premolar y un molar, según un comunicado de la Universidad de Valencia (España). Gracias a las características que presenta, se pudo observar que este nuevo erizo sería más carnívoro que el resto de los géneros norteamericanos, además de ser de mayor tamaño y tener una morfología primitiva, similar a los de sus antepasados asiáticos, lugar donde se originó la familia de los erizos.

 

 

El nuevo género y especie fue ?bautizado? con el nombre científico de Dzavui landeri, dedicado al dios mixteca de la lluvia y patrón de dicho pueblo, que es el que habitaba en la zona donde se halló el fósil, según las fuentes, que añaden que la especie está dedicada al paleontólogo de origen estadounidense Bruce Lander.

Este nuevo erizo es más cercano familiarmente a los actuales gymnuros o ratas lunares, del sudeste asiático, que se caracterizan por no tener púas, que a los erizos propiamente dichos. Esta subfamilia fue la dominante dentro de los erizos hasta el Pleistoceno.

 

 

El yacimiento de Santiago de Yolomécatl está datado gracias a unas areniscas con granos de circonio halladas justo encima del yacimiento. Dzavui estuvo acompañado de otros mamíferos como rinocerontes, jabalíes tayasuidos, como los actuales pecaríes y grandes carnívoros extintos, como los amphycionidos, o vulgarmente conocidos como osos-perros, concluyen las fuentes.

Además de ser de mayor tamaño y tener una morfología primitiva ?similar a los de sus antepasados asiáticos, lugar de donde se originó la familia de los erizos?, este es el registro más al sur y tropical de esta familia en Norteamérica, haciendo su hallazgo aún más excepcional. Este nuevo erizo se caracterizan por no tener púas, que a los erizos propiamente dichos. Esta subfamilia fue la dominante dentro de los erizos hasta el Pleistoceno.

 

Katya Echazarreta, la primera mexicana que viajará al espacio con Blue Origin
MXCity
Katya Echazarreta es la mexicana de 26 años que hará historia al convertirse en la primera mujer mexicana en viajar al espacio.

Foto destacada: @SpaceHumanity

Katya Echazarreta puede hacer historia al ser la primera mujer mexicana en viajar al espacio.

 

. . .

 

Katya Echazarreta fue seleccionada de un grupo de 7,000 solicitantes por la organización sin fines de lucro Space Humanity para participar en "Blue Origin", la misión espacial financiada por el multimillonario Jeff Bezos. .

 "¡Me voy al espacio!" escribió Echazarreta en su Instagram. "Estaré volando con Blue Origin en NS-21 y podré experimentar el efecto general. Como Embajador de Space for Humanity ¡planeo regresar listo para seguir cambiando el mundo!".

 

 

Space Humanity respondió: "¡Estamos muy emocionados por ti! Y sabemos que serás una voz y defensora increíble. ¡Felicidades, Katia! ¡Bien merecido!” Echazarreta actualmente está cursando su maestría en ingeniería eléctrica e informática en la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland.

Cuando no está estudiando, es coanfitriona de la serie de YouTube Netflix IRL y comparte su conocimiento científico como “Electric Kat” en la serie educativa Mission Unstoppable en CBS.

 

 

Junto a Katya Echazarreta en Blue Origin están Evan Dick, inversionista y astronauta de NS-19; Hamish Harding, piloto de jet privado y presidente de Action Aviation; Jaison Robinson, cofundador de Dream Variation Ventures; Victor Vescovo, comandante retirado de la Marina de los EE. UU. y cofundador de Insight Equity; y Victor Correa Hespanha, ingeniero civil, que será el segundo brasileño en ir al espacio.

Aún no se ha anunciado una fecha de lanzamiento para Blue Origin, pero ya se sabe que Echazarreta será la primera latina nacida en México en ir al espacio. Katya Echazarreta nació en nació en Guadalajara, Jalisco, y se mudó a Estados Unidos cuando tenía tan solo 7 años.

 

 

Viajará a bordo del vuelo NS-21 de Blue Origin, y en una entrevista con CNN, Echazarreta contó una anécdota de cuando era pequeña: “Yo era una niña y estaba esperando con mi mamá y le dije, ‘¿cuál es el trabajo más difícil que alguien puede tener?’ Y ella me miró y me dijo ‘Um, pues para ti yo creo que es como una astronauta’. Y recuerdo que la vi y dije, ‘Okay, entonces eso es, eso es lo que voy a hacer. Lo haré’. Y me dijo, ‘Sí, sí, lo harás'”.

 

 

Echazarreta estudió ingeniería eléctrica en un colegio comunitario y después de tres años se trasladó a la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), donde hizo una pasantía en el Laboratorio de Propulsión a Reacción (JPL) en la NASA, un lugar en donde terminó trabajando tiempo completo. Actualmente, se encuentra realizando una Maestría en Ingeniería Eléctrica en la Universidad Johns Hopkins.

Esta será la quinta misión tripulada de Blue Origin en la nave New Shepard la cual superara la velocidad del sonido y se elevara a más de 105 kilómetros. En el punto más alto de la trayectoria de vuelo, los pasajeros podrán desprenderse de su asiento para flotar y disfrutar de las vistas panorámicas de la Tierra y el cosmos. El viaje con Blue Origin durará 10 minutos desde el despegue hasta el aterrizaje.

Atlántida Maya, las increíbles ruinas que fueron halladas en un lago
MXCity
Un buzo investigaba el lago de Atitlán y descubrió las ruinas de la Atlántida Maya, un lugar intacto por humanos durante mil años.

Foto destacada: National Geographic en Español

La Atlántida Maya de Samabaj ayudará a profundizar nuestra comprensión de las creencias y rituales religiosos de los antiguos mayas

 

. . .

 

Cuando un buzo investigaba el lago de Atitlán, en Guatemala, 1998, descubrió las ruinas de un antiguo lugar de peregrinación maya que condujo a décadas de excavación. Lo que se halló, fue una isla olvidada de enorme importancia religiosa, una "Atlántida mesoamericana" sumergida, invisible e intacta durante más de mil años.

El lugar se llama Samabaj y es una oportunidad única para dar con muchos restos de la civilización maya que no se vieron afectados por saqueos, el vandalismo ni colonialismo.

 

 

Lo que revela esta inmensa isla hundida el lago Atitlán ( "lugar de agua" en náhuatl) al suroeste de Guatemala; es una extensión rodeada por un anillo de volcanes. Poseía una isla con un pico solitario, rodeada de agua y rodeada de montañas? Se cree que este lugar representa el centro mismo del cosmos, donde habían tenido lugar los primeros actos de creación de los dioses.

Pero por muchos siglos, la isla fue venerada y un lugar de peregrinación por fieles de todas las tierras altas de Guatemala. Se estudiaron las estelas de humo en los cielos, interpretando los mensajes divinos enviados por los dioses a los sacerdotes y peregrinos.

 

 

 

Atlántida Maya

 

 

 

Pero todo esto desapareció en algún momento entre 250 y 300 d.c., cuando el volcán Atitlán hizo erupción, los canales se bloquearon y el nivel del agua comenzó a subir tragándose la tierra, los tesoros y templos. Todos abandonaron la isla hasta que el buzo Roberto Samayoa exploró el fondo del lago.

Los arqueólogos  se mostraron escépticos, asumiendo que algunos pedazos de cerámica perdidos debían haber caído al lago. En 2007, Samayoa trajo sus propias fotografías de escaleras de piedra submarinas, plazas e incluso una plaza pública, que los investigadores comprendieron la magnitud del descubrimiento: ruinas mayas y reliquias vírgenes preservadas en el tiempo e intactas por otro ser humano.

 

 

 

Un grupo de especialistas se encargó de utilizar un sistema de dragado para extraer piezas que están en una profundidad marina. La primera parte tiene una base estructural que pudo pertenecer a una habitación y cuyos muros están muy bien esculpidos.

Una ciudad maya sumergida hace que este lago sea único en Mesoamérica. Lo emocionante de este valioso descubrimiento fue que trascendió las fronteras y que permitió encontrar un mundo perdido que estaba intacto porque nadie más lo había alterado. En la actualidad, el buceo no está permitidas en Samabaj, sin embargo las piezas encontradas en el sitio ceremonial se encuentran en exhibición en el Museo Lacustre, en Panajachel.

 

Ruinas mayas de Samabaj

 

 

Samayoa le dio al lugar algo de su propio apellido, que combinado con la palabra k’iche’ abaj que significa "piedra". Fueron cinco años de excavación submarina en las ruinas donde se hallaron dieciséis estructuras sagradas, siete estelas de piedra. La arqueóloga Sonia Medrano y su equipo exploraron el sitio en busca de más pistas y reconstruyeron una imagen emergente del complejo.

Lo más impresionante fue la plaza principal o gran "acrópolis" de Samabaj con más de 45 metros de ancho, diseñada para acomodar a los fieles para observar danzas rituales, sacrificios y otras ceremonias mayas. También se encontraron treinta edificios residenciales, dos temazcales y un diente humano quemado.

 

 México y la Atlántida Maya

 

 

El lago de Atlitlán es el más grande de todo Guatemala. Su punto más bajo tiene 340 metros de profundidad y nada menos que una ciudad maya completa en las profundidades.  Para investigar el sitio, el INAH colaboró con arqueólogos de 5 países más, utilizando tecnología no invasiva con el entorno.

Los investigadores encontraron estelas nunca antes registradas y edificaciones enteras, que se conservan en las profundidades del lago.

 

 

Atlántida Maya

Dónde: San Pedro La Laguna de Atitlán, Guatemala

Cuando: todo el año

Sin permiso para el buceo