Estos son los arquitectos mexicanos más influyentes del siglo XX
Mare Loustaunau
Sobre los artífices que permearon la realidad estética de la Ciudad de México hace algunas décadas.

Fotografía de portada: © Mortiz Bernoully

Algunos arquitectos que durante el siglo pasado fraguaron el semblante de la metrópoli.

. . .

La arquitectura es el arte de intervenir espacios, con el objetivo de levantar estructuras que no solamente funjan como hogares u oficinas, sino que también brinden un aire sutil de belleza, complejidad y color a una ciudad.

Resulta casi imposible concebir a la Ciudad de México sin todas aquellas edificaciones que se erigen orgullosas al mismo tiempo que denotan características de la época en que fueron construidas, el contexto que las moldearon y desde luego, los arquitectos que las diseñaron. Y es que son estos creativos los que se encargan de repensar una ciudad en pos de la arquitectura, pues se trata de una disciplina que desde hace siglos ha definido a la idiosincrasia de esta metrópoli.

Si algo destaca de la CDMX, es que se trata de un lugar donde convergen distintos periodos de forma armoniosa. Hay lugares donde se mantienen incólumes los vestigios prehispánicos, mientras que existen sitios donde se desdoblan fachadas que hablan de la época colonial.

Para rematar están los edificios contemporáneos, que le otorgan una identidad especial al maravilloso rostro de la urbe. Son edificios que fueron soñados por talentosísimos arquitectos, que durante el siglo XX se dieron a la tarea de romper con los cánones establecidos y experimentar con nuevos estilos, materiales y hasta colores.

Algunos nacieron en tierra mexicana, otros son oriundos de naciones lejanas, pero en cuanto pisaron nuestro país se enamoraron por completo. Cada uno tiene su sello, uno que es vital cuando de describir la capital se trata. Aquí algunos de los arquitectos más influyentes del siglo XX:

Luis Barragán

Guadalajara, 1902

arquitectos

Estudio en la Escuela Libre de Ingenieros de Guadalajara, pero llevó cursos opcionales para obtener simultáneamente el título de arquitecto. Sus viajes por Francia y España impactaron enormemente en su estilo: uno lleno de luz y color que resulta inconfundible cuando uno se topa con alguna de sus obras.

Juan O?Gorman

Ciudad de México, 1905

arquitectos

El también pintor fue pionero en la arquitectura funcionalista en México. En su trabajo se alcanza a apreciar la influencia de Frank Lloyd Wright y su arquitectura orgánica. Trabajó en proyectos grandes, como la edificación de diversas escuelas primarias. También es conocido por haber realizado los murales de la Biblioteca Central de la UNAM.

Félix Candela

España, 1910

arquitectos

Estudió arquitectura en Madrid, pero por causa de la Guerra Civil, decidió exiliarse a México. Aquí obtuvo la ciudadanía, y en Acapulco empezó a diseñar hoteles y residencias. Su estilo radica en el uso del paraboloide hiperbólico, aquellas curvas que se hallan en metros, restaurantes e iglesias alrededor de la ciudad.

Mario Pani

Ciudad de México, 1911

arquitectos

Fue difusor del funcionalismo y la arquitectura internacional a lo largo de su trabajo. Entre viviendas, edificios, hospitales, aeropuertos y oficinas, su obra suma más de un centenar de construcciones. Lo cierto es que varias innovaciones urbanas del México del siglo XX llevan el nombre de Pani, como es el caso de Ciudad Satélite.

 

Mathias Goertiz

Polonia, 1915

arquitectos

Además de ser poeta y pintor, este arquitecto llegó a la Ciudad de México en la década de los 50, donde fue contratado por la UNAM para dirigir un taller de educación visual. Su idea de paisaje urbano tiene que ver con la arquitectura emocional, un estilo donde predomina el sentido escultórico sobre el funcional.

Pedro Ramírez Vázquez

Ciudad de México, 1919

arquitectos

Durante el gobierno de José López Portillo, este arquitecto fue Secretario de Asentamientos Humanos y Obras Públicas. Al concluir con este cargo, fue rector de la UAM. Entre sus trabajos más afamados, destaca el Museo de Antropología e Historia.

Manuel González Rul

Querétaro, 1923

Se recibió como arquitecto de la UNAM y trabajó en el taller de Mario Pani. Se caracterizó por buscar un lenguaje vanguardista, como se ve en el Colegio Heroico Militar. También en su currículum aparece la Villa Olímpica y el edificio de la Sogem.

 

Teodoro González de León

Ciudad de México, 1926

arquitectos

Estudió arquitectura en la UNAM, y la mayor parte de su obra se concentra en la Ciudad de México. Fue fundador de una corriente basada en la honestidad del material, la simpleza de la construcción y la abstracción. El Museo Tamayo, las Torres de Arcos Bosques y el Auditorio Nacional son de sus obras más representativas.

Ricardo Legorreta 

Ciudad de México, 1931

arquitectos

Después de recibirse como arquitecto en la UNAM, fundó su propio despacho de arquitectura tradicional, en donde aplicaba temas contemporáneos a los proyectos. Televisa Santa Fe y el Papalote Museo del Niño son algunos edificios que hablan de su sello tan insignia.

Foto de portada architecturelab.net

Capillas Otomís y Chichimecas: Patrimonio Inmaterial de la humanidad
MXCity
Las capillas otomí-chichimeca son oratorios domésticos exclusivos del culto religioso de comunidades indígenas queretanas.

Foto destacada: Universal Querétaro

Los pueblos Otomí y Chichimecas tienen capillas rituales en muchas casas del semi desierto de Queretaro.

 

. . .

 

Las capillas-oratorio de Tolimán y Bernal y la Peña de Bernal, fueron reconocidas en el 2009 como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, por la UNESCO. El nombramiento hecho a Tolimán, comprende todos los lugares sagrados de los indígenas otomíes-chichimecas.

Ya que estos sitios en el semidesierto queretano, también conocidos como "Capillas de Indios", es un lugar que preserva las festividades, las rutas de peregrinaje, la Peña de Bernal y la memoria indígena.

 

 

 

Capillas de Indios

 

 

Durante la colonia, los sacerdotes idearon una forma de enseñar la religión cristiana a los pobladores, para lo cual construyeron pequeñas capillas u oratorios en tierras de familias. En estas capillas los indígenas dibujaban las historias que los catequizadores les narraban.

Estas capillas-oratorios se han conservado a través de generaciones dentro de las propiedades de ciertas familias y continúan siendo utilizadas. Es por esta razón que no hay un acceso a todo público, pero hay recorridos constantes para conocer la historia, las festividades y admirar las pinturas que adornan estas capillas.

 

 

 

En Peña de Bernal son consideradas lugares sagrados de acuerdo con algunas leyendas locales, ya que marcan el inicio y el fin de la humanidad. Se piensa que es hueca y que existen entradas ocultas para penetrar a donde se esconden sus secretos, resguardados por seres míticos.

Este lugar también ha sido considerado de Memoria y Tradiciones Vivas de los Pueblos Otomí- Chichimecas de Tolimán, igual que suorografía, suelo, vegetación, agua, edificaciones comprendidos en ese territorio de alrededor de casi 63 mil hectáreas.

 

 

 

Las capillas se encuentran en comunidades con lengua viva otomí o ñañha, la lengua de sus padres y abuelos; en La Peña, el Cerro del Zamorano y el Cerro del Frontón, hay piezas fundamentales que enmarcan la región y albergan cada uno una cruz en su cima, considerada por los devotos como de gran poder o "muy milagrosas": la Santa Cruz de Bernal, la Cruz de Maguey Manso y el Divino Salvador.

 

 

 

Cada cruz tiene su propio guardián, ya que se dice que las cruces aparecieron y le hablaron a sus elegidos para ser sus custodios, quienes han heredado la responsabilidad de cuidado a sus descendientes. Los principales rituales de veneración a las cruces se llevan a cabo entre finales de abril y principios de mayo.

En la región existen más de 500 capillas familiares, que son el espacio central de la ritualidad otomí y su organización social. Se distribuyen en diversas comunidades que de Tolimán, Casa Blanca y Cadereyta.

 

 

 

Las edificaciones son típicas, muchas de ellas ajenas al culto católico público, en comparación con otras edificaciones religiosas de mayor tamaño y pretensión, hacen de las capillas oratorio un elemento que marca la huella de la presencia otomí desde el período colonial a nuestros días.

Son espacios para el culto a los antepasados y desde 2019 se están renovando las rutas de peregrinación, y se han restaurado los murales con paisajes bíblicos realizados por indígenas; los 115 calvaritos o centros mortuorios, así como el rol de los pueblos indígenas desde el siglo XVII.

 

 

 

Capillas Otomí Chichimecas

Dónde: Tolimán, Casa Blanca, Cadereyta y Colón, Querétaro.

Cuando: uso doméstico, pero puedes unirte a un recorrido guiado.

Recorridos

Museo del Meteorito, un increíble recorrido por 65 millones de años de historia
MXCity
La inauguración del Museo del Meteorito se suma el Sendero Jurásico y al mejoramiento urbano de Chicxulub.

Foto destacada: El Imparcial Oaxaca

El Museo del Meteorito en Yucatán reconoce la cultura milenaria y tradición de Chicxulub.

 

. . .

 

En el poblado de Chicxulub, Yucatán, cayó un meteorito hace 65 millones de años, fue tan inmenso que se ha teorizado que contribuyó a la extinción de los dinosaurios. Por esta razón se inauguró el Museo del Meteorito en el municipio de Progreso.

Este hermoso museo cuenta con exposiciones interactivas sobre el cataclismo, tiene "tecnología de punta" con la esperanza de que genere una gran derrama económica en una comunidad pesquera, donde viven miles de familias que fortalecer la identidad cultural de Yucatán.

 

 

 

 

Para la construcción de este espacio se invirtieron 1.9 millones de pesos en su construcción y equipamiento con recursos federales y del gobierno estatal, con lo que se pretende beneficiar a casi 70 mil habitantes de Progreso, más los visitantes que lleguen diario a este destino turístico con más de 150 años de historia.

Hay 8 salas que utilizan tecnología de realidad virtual y aumentada, los visitantes podrán hacer un recorrido por 14 mil millones de años de historia del planeta y su interacción con el universo, conociendo las 5 grandes extinciones.

 

 

 

 

Además, hay diversos atractivos y experiencias como mappings, tabletas digitales para diseñar tu propio dinosaurio, figuras con sonido y movimientos robóticos, a través del uso de la tecnología, de especies de dinosaurios como tiranosaurios, espinosaurios, dilofosaurio, triceraptor y triceratops, cada uno con información acerca de sus características.

También podrás interactuar con ejemplares originales de las rocas más antiguas de las que se tienen registro y evidencia fósil de las 4 primeras extinciones del planeta, además de explorar la vida del período cretácico, que es el que cursaba cuando cayó el meteorito en la actual zona de Chicxulub en Yucatán.

 

 

 

En este Museo podrás ver la historia paleontológica de Yucatán, y se une el Sendero Jurásico en Chicxulub, como parte del Programa de Mejoramiento Urbano de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

También se agregarán 18 prismas en el museo inspirados en las casas mayas, y en su interior se trabajó con chukum, un árbol endémico de la península de Yucatán que se caracteriza por su corteza espinosa y resina rica en taninos, que le dan un color rojo.

Se espera que las azoteas del recinto sean un espacio público para que se visiten de manera gratuita.

 

 

 

Museo del Meteorito en Progreso

Dónde: sobre el malecón de Progreso, en el Parque de la Paz, en el estado de Yucatán.

Cuándo: lunes a domingo desde las 11:00 am hasta las 7:00 pm.

Cuánto: $250. Turistas extranjeros $350.

Yucatecos $150 Progreseños entrada libre

  

Ádamo Boari inmortalizó a su mascota en la ornamentación del Palacio de Bellas Artes
MXCity
Entre todas las esculturas que decoran la fachada del Palacio de Bellas Artes se encuentra una singular de una perrita llamada Aída.

Foto destacada: FCS

Un tributo a la fidelidad en el majestuoso Museo del Palacio de Bellas Artes.

 

 

 

Ádamo Boari es uno de los arquitectos más famosos de nuestro país, aunque no nació en México. Se hizo arquitecto en las universidades de Ferrara y Bolonia, y obtuvo el título de ingeniero civil en el año de 1886. En 1889 se establece en Brasil, viajando más tarde a Buenos Aires, Montevideo, Nueva York, Chicago y la Ciudad de México.

En 1897 llega a nuestro, por orden del presidente Porfirio Díaz y realiza diversos proyectos: La parroquia de Matehuala (1898), el Templo Expiatorio de Guadalajara (1899) un monumento a Porfirio Díaz (1900) y se le atribuye el templo de San Antonio Limón en Veracruz.

 

 

trespm

 

También diseñó su propia casa en la colonia Roma de la Ciudad de México, pero fue demolida en 1940. En la capital del país, trabaja en los proyectos que le dieran fama y reconocimiento, por todo el mundo: La Quinta Casa de Correos o El Palacio de Correos y el Palacio de Bellas Artes.

Fue a este último edificio al que más tiempo le dedicó, trabajando en él aún tiempo después de haberse iniciado la Revolución mexicana (1916).

 

trespm

 

En 1904, Porfirio Díaz le encargó un proyecto de construcción para el nuevo Teatro Nacional, empresa que compartió con el ingeniero Gonzalo Garita, quien abandonaría el proyecto, dejando a Boari como único responsable.

Para llevar a cabo su diseño, Boari viajó a Europa a visitar teatros y se estableció en Chicago donde surgió la idea del Palacio de Bellas Artes; ahí conoció a Frank Lloyd Wright, uno de los principales maestros de la arquitectura del siglo XX y pionero en la arquitectura orgánica.

 

trespm

 

Se eligió el predio que ocupaba el Convento de Santa Isabel. El proyecto fue coordinado por la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, y tuvo distintas fases de construcción. En la primera etapa, de 1904 a 1912, se realizaron los cimientos y el exterior del edificio.

Boari siguió los parámetros del "Nuevo Arte Decorativo Moderno", mejor conocido como Art Nouveau. En la estructura del edificio utilizó acero y concreto, técnica que era considerada novedosa; y revistió el esqueleto metálico de mármol.

 

trespm

 

El plazo para concluir las obras era de cuatro años, sin embargo, los trabajos no se finalizaron debido a que las características del suelo no soportaron la estructura del edificio y el presupuesto inicial fue excedido. Finalmente, con el estallido de la Revolución en 1910, la construcción fue interrumpida.

 

La Aída de Ádamo Boari

 

trespm

 

El revestimiento del Palacio tenía previsto muchas esculturas para la fachada, todas en mármol de Carrara. Fueron encargadas a los artistas extranjeros Leonardo Bistolfi, André Allar y Gianetti Fiorenzo, mientras que las esculturas de bronce de la cúpula fueron diseñadas por el artista húngaro Géza Maróti.

Entre los detalles de ornamentación del Palacio se encuentran algunas cabezas de perro, inspiradas en la mascota de compañía de Adamo Boari, quien supervisaba con la obra hasta el mínimo detalle. Aída, la querida perra del arquitecto Adamo Boari, quien decidió inmortalizar a su mascota en su obra más conocida.

 

 

Desde el primer día de construcción, el 1 de octubre de 1904, Aída estuvo al lado de su amo, para el asombro de todos los que fueron testigo de la obediencia del animal. Era un ejemplar de raza Setter, se ganó de inmediato el corazón de los trabajadores de la obra. Por este motivo, todos se entristecieron cuando la perra murió antes de que se completara el Palacio.

Era tal la adoración del italiano por su mascota que encargó a su compatriota Beno Gianetti Fiorenzo que realizara una figura del animal para colocarla en la fachada de la edificación, junto a las otras máscaras y guirnaldas creadas por el escultor. Gianetti accedió y así fue como el rostro de Aída se insertó en la decoración del Palacio. El estallido de la Revolución Mexicana retrasó la obra y su ejecución fue detenida definitivamente en 1916, luego de que Adamo Boari dejara el país con rumbo a Europa. El recinto dedicado a la cultura fue terminado después de 30 años.

 

 

El Universal

 

Los trabajos se reanudaron en 1928, con el arquitecto mexicano Federico Mariscal como director de obras. Esta segunda etapa se distinguió por el cambio de estilo en la decoración interior siguiendo los parámetros del Art Déco, así como por el uso de materiales como ónix y mármol. Los detalles de herrería dentro del recinto fueron diseñados por Edgar Brandt, ejemplo de su trabajo son las lámparas que rematan con la representación de Chaac, el dios maya de la lluvia.

De 1932 a 1934, el ingeniero Alberto J. Pani, entonces Secretario de Hacienda impulsó la última etapa de construcción. Se transformó a manera que funcionara como foro nacional para las artes escénicas y plásticas. Fue entonces cuando recibió el nombre de Palacio de Bellas Artes. Finalmente, fue inaugurado el 29 de septiembre de 1934 como un recinto único en su género.

 

 El Universal

 

Museo del Palacio de Bellas Artes

Dónde: Eje Central Lázaro Cárdenas esquina con avenida Juárez, s/n, col. Centro, Cuauhtémoc.

Cuándo: martes a domingo, de 10:00 a 18:00 h

Cuánto: $80

Domingo entrada libre.

Web

Increíbles fotografías reviven la leyenda del Ahuízotle en Xochimilco
MXCity
Las impactantes fotografías digitalizadas del Ahuízotle en Xochimilco: extraordinaria reinvención de la cultura mexicana.

Foto destacada: Antonieta Martínez

El Ahuízotle fue un animal mítico, raro, mitificado y luego adorado.

 

. . .

 

El Ahuízotl o Ahuizotle se describió como un perro de cola larga y una mano en la punta que atrapaba a todo lo que se acercara a sus territorios acuáticos hasta ahogarlos. Se cree que fue un animal extinto del Lago de Texcoco, emparentado con las nutrias, y por su rareza, mitificado tanto en hábitos como aspecto.

Como sea, el ahuízotl atacaba y estaba al servicio de las divinidades de la lluvia, suponía que los dioses habían elegido a la víctima y sus almas eran portadas al paraíso.

 

 

Se decía que el ahuízotl arrancaba ojos, uñas y dientes a sus víctimas en una gruta subacuática. Atraía a los humanos llorando como un bebé desde las orillas y a veces provocaba remolinos que expulsaban fuera del agua a peces y ranas? pero con los siglos se le comenzó a organizar ofrendas y en Xochimilco aún guardan los registros fotográficos de 1930.

Se trata de unas fotografías inéditas cuyo autor no se ha podido identificar todavía. En las fotos están las diversas formas que puede adquirir un Ahuízotl.

 

Ahuízotl en Xochimilco

 

 

Además, estas fotos fueron restauradas se les dio color. Un plan que comenzó en mayo de 2021. Vienen acompañadas de una leyenda: en la actualidad está estrictamente prohibido capturar imágenes de los Ahuízotl. Antes, estos seres salían a convivir con los trabajadores de las chinampas y a jugar con los lugareños. Hoy en día es muy difícil ver a un Ahuízotl por los canales de Xochimilco y cuando se aparecen, es porque demandan una ofrenda.

 

 

Se dice que si encuentras a un Ahuízotl, éste te permite andar por las aguas como si uno estuviese en un chapoteadero, sin importar la profundidad del cuerpo de agua.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Arte de Antonieta Martínez

Cabinet of Curiosities es la antología de Guillermo del Toro para Netflix (VIDEO)
MXCity
Guillermo Del Toro está de regreso con Cabinet of Curiosities, una antología de terror para Netflix que recopila 8 historias dirigidas por directores invitados.

Netflix lanzó el primer avance de la serie live-action de terror de Guillermo del Toro, Cabinet of Curiosities.

 

. . .

 

La miniserie Cabinet of Curiosities, es el nuevo proyecto del director mexicano Guillermo del Toro, será estrenada en Netflix. Se trata de una serie de 8 episodios en los que se ahonda en temas sobrenaturales y fantásticos. La serie promete ser un éxito, en especial para los fanáticos de los autores clásicos del terror y el suspenso como Edgar Allan Poe, H. P. Lovecraft y Ambrose Bierce.

 

 

 

Cada episodio está dirigido por un director diferente, invitado o invitada por Del Toro. Hasta el momento, estos son los nombres que se han dado a conocer: Jennifer Kent (The Babadook), Keith Thomas (The Virgil), Ana Lily Amirpour (A Girl Walks Home Alone at Night), Vincenzo Natali (Cube), Panos Cosmatos (Mandy) y David Prior (The Empty Man). Sabemos que Guillermo del Toro dirigirá dos episodios

 

 

Lo único que Netflix ha revelado es la estética de la serie, inspirada en los relatos de Nueva Inglaterra durante los primeros años de la colonización inglesa en Estados Unidos.  

En cuanto al elenco, sólo se sabe de la participación de Ben Barnes (Shadow and Bone), Rupert Grint (Harry Potter), Sofia Boutella (Climax), Eric Andre (Man Seeking Woman) y Crispin Glover (Back to the Future).

La antología de historias creadas en live action promete desafiar las nociones tradicionales de lo que caracterizamos como terror en el cine y la televisión. Las ocho pequeñas historias van de lo macabro a lo mágico, de lo gótico a lo grotesco y de lo clásico a lo espeluznante. 

Cabinet of Curiosities, se estrenará el próximo 25 de octubre, con sus dos primeros episodios.

 

 

 

x