Arte y Cultura
catrinas
Concurso de Catrinas
MXCity
¿Quieres lucir tu espectacular disfraz de catrina? Entonces no puedes faltar al MUNAL este 30 de octubre.

Este año, el MUNAL llevará a cabo un genial concurso de catrines y catrinas. 

 

El Museo Nacional de Arte, ubicado en el centro de la Ciudad de México, se dio a la tarea de organizar este 2016 un concurso de catrinas.

La cita es este domingo 30 de octubre en las instalaciones del museo, en punto de las 14:00 hrs. Así que comienza a planear tu disfraz de catrín para que puedas lucirlo en el MUNAL. 

catrinas

Sobre cómo nació el rosa mexicano…
MXCity
La historia de un color que ilumina y representa a nuestro país, el rosa mexicano.

Un rosa que, en su abstracción, define a la perfección el ser mexicano.

 

Los colores tienen un poder extraño sobre los hombres. La moda, que de entre muchos otros elementos abreva del color, también es capaz de tener un impacto poderoso; a través de ella, como expresión cultural, se pueden promover diversos cambios en la psique de una población, esto incluye la apreciación de un país y su cultura.

Desde la década de 1950, el tono de rosa que conocemos como “mexicano” ha sido un símbolo importante de México pues, junto con otros elementos de nuestra cultura, ayudó a crear en ese entonces una identidad propia. Aún hoy, en nuestro país, es fácil encontrar este tono por todas partes, una especie de color magenta intenso que inunda las calles y objetos las ciudades y pueblos —desde juguetes y accesorios en los mercados hasta casas cubiertas de matas de flores rosas y algunas de nuestras más preciadas obras arquitectónicas.

A propósito del proceso de creación de la identidad mexicana y sus expresiones culturales, desde hace décadas los gobiernos han participado en campañas enfocadas a la formación de una identidad nacional. Miguel Alemán, por ejemplo, planeó durante su mandato un programa para difundir la cultura mexicana, y junto con Ramón Valdiosera usaron la moda para promocionar el turismo en nuestro país. Al recibir un gran apoyo por parte del gobierno, el rosa mexicano se hizo emblemático de México, y muy popular en el extranjero. Al mismo tiempo, surgió la “doctrina de la mexicanidad”, que dio pie a varios proyectos para incentivar el nacionalismo por medio de la cultura.

Así es como nació el “rosa mexicano”, gracias a Valdiosera, diseñador que se inspiró en varios grupos étnicos de nuestro país y en el color de las bugambilias. En 1949 este creador presentó una de sus colecciones en un desfile en Nueva York. Éste impactó tanto a los espectadores como a al prensa que, interesados en la paleta de la colección, le preguntaron cómo había concebido sus creaciones; él explicó que el color preponderante de sus diseños, el atrevido e intenso rosa, era un color característico de la cultura mexicana. Así es como un periodista en Estados Unidos lo bautizó como Mexican pink.

Al haber logrado condensar a la cultura mexicana en un color y usar la indumentaria para presentar riqueza del país, Valdiosera tuvo gran éxito, y a partir de ese momento el “rosa mexicano” comenzó a utilizarse profusamente, sobretodo en lo que se creía típico de México: adornos en vestidos, logos de establecimientos, calaveras de azúcar, papel picado y, tiempo después, la primera línea del metro de la CDMX.

Es tanto el impacto de este color en nuestra cultura y sus expresiones más autóctonas, que arquitectos como Ricardo Legorreta y Luis Barragán han usado esta tonalidad para dotar sus edificaciones de una esencia mexicana. Hace pocos años, el rosa mexicano también se convirtió en el tono estandarte de la Ciudad de México, donde este color no sólo se encuentra en el arte y la indumentaria, sino también en sus taxis, credenciales, oficinas y documentos oficiales, dejando claro que si hay un color capaz de unirnos y hacernos sentir orgullosos de lo que somos es este vibrante rosa que emula las flores y el arte de nuestro hermoso país.

Beethoven a cuatro cuerdas: la evolución del género
MXCity
Una de las más espectaculares expresiones de la música de cámara, los cuartetos de cuerda, y un homenaje a este género se presenta en El Colegio Nacional.

Los cuartetos de cuerda del gran Beethoven, en El Colegio Nacional.

 

Como su nombre lo indica, los cuartetos de cuerda son ensambles musicales creados para interpretarse por dos violines, una viola y un chelo. Son una de las piezas más asombrosas de la música de cámara hechas para agrupaciones pequeñas de músicos.

Este género fue desarrollado por el músico austriaco Joseph Haydn a mediados del siglo XVIII. A partir de sus cuartetos de cuerda, la forma tomó un gran prestigio y se consolidó como una de las más duras pruebas técnicas para cualquier compositor. Después de Haydn, otros de los grandes artistas del género fueron Wolfgang Amadeus Mozart, Franz Schubert y Ludwig van Beethoven.

De Beethoven, conocemos por lo general sus sinfonías que representan, quizá, la cúspide de la obra de este genio de la música; sin embargo, los cuartetos de cuerda que escribió son piezas profundamente poderosas a las que vale la pena acercarnos. Ahora, gracias a la iniciativa del reconocido músico Mario Lavista y de El Colegio Nacional, es posible conocer esta faceta poco explorada del gran artista que en vida fue más conocido por su virtuosismo en el piano que por sus creaciones para cuerda; algo que pocos saben es que Beethoven también tocaba instrumentos de cuerda, el violín y la viola.

Para conocer más sobre este género y poder escuchar en vivo esta maravillosa música, desde febrero El Colegio Nacional presenta un ciclo de conciertos en el que se interpretan estas composiciones para cuerda. El próximo 24 de abril se interpretará el Cuarteto en Fa menor, Op. 95 (conocido como Quartetto serioso) y el Cuarteto en Mi bemol mayor, Op. 127. Estos son parte de los llamados cuartetos intermedios y cuartetos tardíos. Beethoven comenzó a escribir estas piezas a muy temprana edad, bajo la influencia de Haydn y Mozart, cuyos cuartetos fueron la expresión del refinadísimo estilo vienés que caracterizó su época. La importancia que este género jugó en la carrera del compositor alemán se encuentra registrada en diversas cartas, testimonios y reseñas de la época.

Para los expertos, los cuartetos intermedios de Beethoven marcaron el inicio de su madurez como compositor, algo que no fue tan evidente en los anteriores. Por su parte, los cuartetos tardíos llevan plasmada la frustración que éste sufrió en los últimos años de su carrera, por la pérdida de la audición, alrededor de 1818.

El Cuarteto en Fa menor, Op. 95 se concluyó en 1810 ─una época en la que sus obras más importantes eran grandiosas y expansivas, por ejemplo, la Quinta sinfonía─ y tiene cualidades similares a los cuartetos tardíos. Por otro lado, el Cuarteto en Mi bemol mayor, Op. 127, clasificado como cuarteto tardío, brilla por su poderosa majestuosidad y por la sencillez de su tema central, que ha hecho que los expertos asocien su carácter con danzas campesinas y gitanas. Fue escrito entre 1824 y 1825, dos años antes de la muerte de Beethoven.

Estas últimas piezas serán interpretadas por el Cuarteto José White, una de las agrupaciones de música de cámara más admirables de nuestro país, que se ha consolidado en una enorme cantidad de escenarios incluidos el Festival Cervantino y en el Museo Nacional de Arte, entre muchos otros espacios, tanto nacionales como internacionales. Sus integrantes —Silvia Santa María Guerrero, Cecilia García, Sergio Carrillo y Orlando Espinosa— no sólo son intérpretes consagrados, también son maestros y fundadores del Festival de Música de Cámara de Aguascalientes, además de haber realizado giras, como solistas y como conjunto, por Estados Unidos, Canadá, Europa y América Latina.

El concierto en El Colegio Nacional, gratuito y abierto a todo público, representa una gran oportunidad para acercarse al genio alemán desde una perspectiva poco común y profundamente disfrutable, además de visitar uno de los edificios más espectaculares del Centro Histórico de la Ciudad de México.

 

Cuarteto en Fa menor, Op. 95 (Quartetto serioso) y Cuarteto en Mi bemol mayor, Op. 127 de Beethoven – Cuarteto José White

Lugar: El Colegio Nacional (Donceles # 104, Centro Histórico, Cuauhtémoc)

Fecha: 24 de abril de 2018, 19:00 horas. ENTRADA LIBRE.

Sigue la transmisión en vivo en: www.conal.mx

Facebook // Twitter