Arte y Cultura
centro
CTRL + Centro
MXCity
CTRL + Centro es una plataforma de difusión y promoción de talentos emergentes, principalmente conformada por alumnos de CENTRO.

ENDLICHKEITFINITUD es el primer evento producido por Ctrl+Centro en colaboración con Centro y Platoon México.

 

CTRL + Centro es una plataforma de difusión y promoción de talentos emergentes, principalmente conformada por alumnos de CENTRO. Pretenden conectar moda, diseño, arte, música y espacios para crear ambientes
que permiten exponer y explotar.

CTRL + Centro siempre está en busca de espacios y alianzas estratégicas para que estudiantes y egresados de Centro puedan expresarse en áreas de valor curricular. Buscamos potencializar las ideas y pensamientos de alumnos que están llevando la licenciatura a otro nivel.

El concepto surge para dar la bienvenida a esta nueva propuesta que en su primera edición presenta las diferencias y similitudes de la representación de la muerte entre la cultura alemana y mexicana por medio de piezas de diseño creadas por alumnos de CENTRO.

El Papalote Museo del Niño volará sobre Iztapalapa en 2019
Habitual Taller de Arquitectura
El Museo Papalote del Niño Iztapalapa permite aventurarse a nuevas oportunidades para mejorar la calidad de vida en la Ciudad de México.

 

El Museo Papalote del Niño dio de que hablar con la convocatoria abierta al Concurso Nacional de Arquitectura Museo Papalote del Niño / Iztapalapa. Con la apertura de este nuevo espacio, el Papalote contará ya con su cuarto museo en todo el país. Además de tener planes para hacer un museo completamente nuevo en Iztapalapa, el Papalote está por concluir obras en Monterrey y seguramente veremos terminada para principios de 2019 la extensa remodelación que se está llevando a cabo en el proyecto de la segunda sección del Bosque Chapultepec.

 

 

Los museos en general son el espacio ideal para tener acceso a una educación no formal, es decir una educación que no se imparte dentro de un aula de clases. Es muy probable que en un futuro no muy distante veamos que los museos realmente se convertirán en una red de aprendizaje alternativa, donde tanto niños como adultos podamos educarnos en un ambiente que se adapte al perfil de cada uno. Esto da pie a tener una educación variada y continua que da mayor facilidad a personas de explotar sus talentos y despertar su curiosidad sin importar edad, bagaje cultural o nivel socioeconómico.

Con tantas iniciativas en mano, el Papalote Museo del Niño tiene una excelente oportunidad de sumarse de forma efectiva a la educación de México. Sus nuevos centros empapados con su lema “Toco juego y aprendo” rompen paradigmas modernos en cuanto metodologías de formación educativa y al mismo tiempo sus edificios tienen el doble discurso de aproximar a las nuevas generaciones a la arquitectura contemporánea. Dado la complejidad conceptual de un museo que tiene condicionantes tan acotadas como las del nuevo espacio para Iztapalapa, era lógico que se haga una convocatoria abierta.

 

Imprimir

El concurso fue dividido en dos etapas, la primera etapa fue una convocatoria abierta bastante incluyente donde había mínimos requisitos para poder participar. La segunda etapa, la cual se está llevando a cabo en estos momentos, consiste en una competencia entre siete finalistas que fueron seleccionados de la primera etapa, y el resultado final se dará a conocer en noviembre. Esta es la lista de los siete seleccionados por el jurado:

 

1.- TAX Taller de Arquitectura. Alberto Kalach.

2.- DCPP

3.- Carlos Rodríguez Bernal

4.- Armando Birlain López, David Martínez Ramos y Ximena Pérez Tamariz

5.- Jorge Ambrosi / Gabriela Etchegaray

6.- CRAFT Arquitectos

7.- FR62 taller de arquitectura

 

 

No se puede negar que el nuevo proyecto para Iztapalapa tiene condicionantes muy especificas que harán de este nuevo espacio un lugar único en la ciudad. Para empezar el nuevo edifico se encontrará directamente vinculado con un Centro de Transferencia Modal (CETRAM) el cual también tendrá un centro comercial. El simple hecho de estar ubicado en lo que será un nodo de movimiento sumamente importante para la ciudad, hace que las propuestas seleccionadas revaloren el espacio público como punto esencial de inclusión y participación ciudadana.

 

 

La facilidad con la cual se podrá llegar al museo por medio de transporte público hará que veamos una mezcla interesante de visitantes que sean tanto de la delegación de Iztapalapa como de otras delegaciones e incluso de otros estados. Será una excelente oportunidad para conocer y dar a conocer diferentes perspectivas a nivel sociocultural.

Por otro lado, la búsqueda de contrarrestar las altas emisiones de CO2 y otros contaminaste asociados con el transporte motorizado, da lugar a que veamos en muchas de las propuestas un alto interés por aéreas verdes conservación de especies vegetales autóctonas y soluciones de sustentabilidad que son casi obligadas en cualquier proyecto del S. XXI.

 

Imprimir

Jorge Ambrosi / Gabriela Etchegaray

Podemos intuir por la selección de finalistas de este concurso que el Papalote Museo del Niño, está listo para dar un brinco y estar a la vanguardia. El Papalote pone como prioridad la integración del tejido social y del tejido urbano, la accesibilidad, el uso responsable y sostenible de recursos, sin descuidar que el juego y la diversión son piezas claves para lograr una pluralidad e inclusión al conocimiento.

 ImprimirTAX Taller de Arquitectura. Alberto Kalach.

 

Se prevé que el nuevo Papalote Iztapalapa esté listo en 2019. El predio fue donado por la alcaldía y contará además de con un complejo comercial.

A las afueras del Metro Constitución de la Línea 8 del Metro, se construye este nuevo museo, a la par, en Monterrey en el Parque Fundidora habrá una tercera sede el recinto que ha pasado de ser lúdico a orientativo. Cuando se anunció en 2015, que el Papalote en Iztapalapa sería en escala y medidas iguales a la sede del Bosque de Chapultepec, mucho se habló sobre el terreno, el despacho encargado y la inversión.

 

 

El diseño del museo plantea integrar la arquitectura a la plaza pública (que se construye también en el Cetram) sin división alguna, para aprovechar los espacios abiertos como foro para actividades gratuitas y escenario de presentaciones.

Una de colección de fotos del asombroso mausoleo de José Alfredo Jiménez
MXCity
En la Tumba de José Alfredo Jiménez, además del epitafio poético: "La vida no vale nada" hay un tradicional sombrero y chal mexicanos.

José Alfredo Jimenez es el padre de las rancheras modernas.

 

En el Mausoleo de José Alfredo Jímenez descansan los restos del famoso cantautor. Este lugar fue erigido el 23 de noviembre de 1998 para conmemorar su XXV aniversario de su fallecimiento. Consiste en un gigantesco sombrero, en la parte inferior un pebetero y en las letras de ronce el epitafio: “La vida no vale nada”.

Este se ha convertido en un destino turístico visitado en Dolores Hidalgo, por ser la Cuna de la Independencia Nacional, pero también lo es por albergar el museo y los restos del cantautor más representativo de la música tradicional mexicana que ha dado esta tierra, José Alfredo Jiménez.

 

 

José Alfredo Jiménez nació un 19 de enero de 1926, hijo de Agustín Jiménez Aguilar y de Carmen Sandoval, a los once años llegó a la Ciudad de México donde empezó a componer sus primeras canciones rancheras, de huapangos y corridos, todos ellos reconocidos por su calidad y su sencillez armónica, melódica y lírica.

Cantó en 1948 en la emisora de radio XEX-AM y meses después se catapultó a la fama, a pesar de que no tenía educación musical. Según Miguel Aceves Mejía, que le apadrinó en sus primeras grabaciones profesionales, no sabía tocar ningún instrumento y ni siquiera conocía los términos “vals” ni “tonalidad”.

 

 

Pero a pesar de eso, se cree que compuso más de un millar de canciones, la mayoría de ellas, interpretadas por el Mariachi Vargas de Tecalitlán, tienen arreglos del maestro Rubén Fuentes, al que José Alfredo le silbaba la melodía. Además de esas y las que él mismo grabó, muchas de sus canciones han sido interpretadas por otros cantantes mexicanos y del mundo hispano.

José Alfredo convivió en sus últimos años de vida con la entonces joven cantante mexicana Alicia Juárez, a quien conoció en 1966, cuando ella tenía 17 años, y con la que se casó en 1970. Murió en la Ciudad de México, el 23 de noviembre de 1973, a la edad de 47 años, a consecuencia de la cirrosis hepática que padecía desde hacía años. Según palabras de su última esposa, la agonía de José Alfredo fue terrible. Sus restos -descansan en el cementerio de su pueblo natal, tal y como anticipó en su canción “Caminos de Guanajuato” y “Gracias”

 

 

José Guillermo Azanza Liera, sobrino-nieto de José Alfredo, el encargado de su museo en la ciudad de Guanajuato, ha señalado que el museo es visitado por personas de todas las edades de los cinco continentes del mundo, y ha dicho que la casa museo más es la más visitada en el país.

En el museo es posible encontrar una reseña biográfica en la que se pueden apreciar sus inicios, cosas sobre la época de oro de la radio, del cine, la televisión, sus últimos días en la sala de sus mujeres. En el museo las salas son interactivas y destaca una sala especial, donde se puede escuchar su música por género, tema, por estilo, si es huapango, bolero o ranchero.

 

 

Al frente del museo se ubica la escuela primaria Centenario, construida en 1921 con motivo de los 100 años de la consumación de la Independencia de México, y fue aquí donde José Alfredo curso los primeros años de educación. Sus restos descansas, desde hace más de 40 años, en el Panteón Municipal de Dolores en el que se encuentra un hermoso y enorme mausoleo edificado en su honor.

En el panteón se ubica la obra llamada “Sarape y Sombrero”, elaborada con motivo del 25 aniversario luctuoso del cantautor por el arquitecto mexicano Javier Senosiain, esposo de la hija del intérprete, Paloma Jiménez Gálvez. En el colorido sarape que simula la Sierra de Santa Rosa se encuentran los nombres de 57 canciones de un lado y del otro 62, lo que da un total de 119 temas como “La mano de Dios”, “La que se fue”, “Caballo Blanco” y “El rey”, escritos sobre los típicos azulejos elaborados en Dolores.

 

 

En el enorme sombrero café abrazado por el sarape, está una cruz con 113 círculos que simbolizan el número de la clínica donde él estuvo internado antes de morir en la Ciudad de México. Debajo de éste se ve una garganta abierta que contiene un circulo azul con su nombre en manuscrita, las fechas de su nacimiento y muerte.

Justo encima de donde se encuentran los restos José Alfredo Jiménez y su madre se encuentra el epitafio “La vida no vale nada”, frase tomada de la canción “Camino de Guanajuato”, considerado el himno de los guanajuatenses.

 

 

El mausoleo está hecho con cerámica y loseta. Se creó por la cantidad de gente que viene a diario a admirar su belleza y visitar al ídolo del pueblo. Ya que desde temprana hora presenta la afluencia de personas que vienen de todos lados y, por supuesto, brindan y toman una copa a su salud.

Sí se permite tomar aquí, el 22 de noviembre para amanecer 23 de cada año está es la cantina más grande de la ciudad y del mundo. Si eres bohemio y te gusta su música es tu lugar para recordar y vivir. Si llega un grupo o mariachi al mausoleo todos tienen que beber tequila.

 

 

El 23 de noviembre se lleva a cabo el Festival Internacional José Alfredo Jiménez, que inicia con un recorrido del atrio de la iglesia de la Virgen de los Dolores y en el que participan 10 mil o 15 mil personas siguiendo al mariachi hasta este punto.

Dirección: La Morera, 37800 Dolores Hidalgo Cuna de la Independencia Nacional, Gto.