Arte y Cultura
Festival Internacional de Cabaret
MXCity
¡No te puedes perder el Festival Internacional de Cabaret este año!

Desde 2003, el Festival Internacional de Cabaret celebra este modo de expresión dramática e invita a gente de dedicada el cabaret y al público en general a participar de espectáculos, talleres, pláticas y fiestas relacionados con el teatro de cabaret, una forma de espectáculo humorístico, crítico, irónico y, sobre todo, divertido. 

Este año el festival, organizado por el grupo Las Reinas Chulas, se llevará a cabo del 18 de agosto al 3 de septiembre en distintas sedes de la Ciudad de México como el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris, el CabaréTito, el Foro A Poco No, La Sacristía, Youkali Cabaret y su sede central, el Teatro Bar el Vicio. Además, ofrece algunas actividades en lugares como los FAROs de la Ciudad de México, y algunas casas hogar y reclusorios.

La poesía geométrica de los monumentos de Mathias Goeritz en la ciudad
MXCity
Desde lienzos bidimensionales a cuadros sobre tabla se revela el carácter experimental y lúdico de la producción de Mathias Goeritz.

Desde el corredor escultórico de Ruta de la Amistad, cónsul modernista de la olimpiada cultural, pocas veces se ha adornado el paisaje urbano de una forma tan singular que reinterprete profundamente a la ciudad, como lo hizo la arquitectura emocional de Mathias Goeritz en la ciudad. Representante de esa íntima forma de arte escultórico que va desde un diminuto laberinto de papel a una serpiente gigantesca que escarba la tierra.

 

 

 

La guerra había manifestado lo frágil que podía ser el arte ante ese tipo de atrocidades; a pesar de ello Mathias Goeritz, continuó impulsando de la modernidad a través de la escultura, utilizando figuras geométricas para expresar la hechura del arte abstracto. Lo nos dejó una selva de piramidales, esféricas, y cuadrangulares muestras de contundente geometría, donde la utopía racional converge con el neoprimitivismo.

 

Torres de satelite

 

El contacto con la cultura mexicana y española, su estancia al Norte de África y su trayecto por Europa convergen en un esteticismo que reinventa los espacios, obras y objetos; causa y dinamiza las funciones sociales del diseño debido a que apelan a la máxima emoción.

 

Serpeinte Museo El eco

 

 

Su proyecto meta-artístico que deviene de la guerra fría (La serpiente de El Eco, 1953) donde una figura primigenia y conceptual muestra un trabajo técnico y de proporciones que transita a lo largo de su obra. Va de dibujos y bocetos analíticos, profundos.

 

 

La naturaleza de las mismas –dibujos, bocetos, maquetas, fotografías, esculturas y cuadros sobre tabla– revela el carácter experimental, analítico e incluso lúdico de la producción de Goeritz, la cual queda vertebrada por la persistencia de un tema y motivo.

 

rarya roja

 

ESCULTURAS,TRAZOS,MANIFIESTOS

 

 

Los arquitectos Luis Barragán y Mathias Goeritz y el pintor Jesús Reyes Ferreira (Mario Pani, coordinador general del trazo), realizaron la obra emblemática de las Torres de Satélite, inaugurada en marzo de 1958, como emblema de la nueva Ciudad Satélite, comparte la historiadora Ida Rodríguez Prampolini, viuda de Goeritz.

 

Torres, Goeritz

 

Durante más de una década los créditos siempre fueron para de Ciudad Satélite; Barragán, arquitecto paisajista, y Goeritz, diseñador y creador de las torres, asevera Rodríguez Prampolini.

 

 

Entre las actividades de la Olimpiada Cultural, Goeritz —en su calidad de director de la Ruta de la Amistad— convocó a un simposio internacional sobre escultura urbana. Prosigue Ida Rodríguez, “me llama Luis, quien era mi compadre, y me invita a cenar. ‘Pero me voy a Cuernavaca ahorita (allí vivía e impartía clases en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM)’, le dije: ‘No importa, te mando en el coche con el chofer, pero ven.

Llego a casa de Luis y me dice: ‘mañana voy a repartir estos volantes, éste es en español, éste en francés y éste en inglés’. Eran unos tambaches así. “¿De qué se trata?, pregunté. ‘Pues léelo.’ Me da el de español, donde dice que Mathias era un farsante, que se había apoderado de las Torres cuando éstas habían sido un diseño suyo. Le digo, ‘pero Luis, estás loco. ¿Cómo puedes decir esto? Tú no estabas en México cuando Mathias diseñó las Torres’.”

El fraccionamiento de Ciudad Satélite era un proyecto del ex presidente Miguel Alemán Valdés y el banquero Luis Aguilar. Maqueta a marchas forzadas En cierto momento, al estar Barragán ausente de la ciudad de México, su secretaria comunicó a Goeritz que en cinco días Alemán y Aguilar irían a casa de Barragán a ver las ideas artísticas y paisajísticas de Satélite y le pidió que la maqueta de la entrada a la futura ciudad, específicamente encargada a Goeritz, debería estar terminada, escribió Rodríguez Prampolini en 1983. Para hacer la maqueta, “Goeritz podía contar con los ayudantes de Barragán.

 

20150602_Goeritz_0089

 

20150528_Goeritz_0004

 

Durante una agitada semana vivimos literalmente en casa de Barragán, Mathias y Mariana Gast –su primera esposa, quien después murió–, dos ayudantes y yo, que era como la hija de ambos, recortando torrecitas en cartulina y cartón según las instrucciones de Goeritz”. Rodríguez Prampolini indica que Mathias siempre ha sido un hombre de verticalidad. Goeritz se obsesionó por las torres mientras que Luis Barragan deseaba una enorme fuente. Previo a ello Goeritz había montado una exposición en Nueva York, con torres.

Al construirse El Eco, en 1953, que tiene la primera gran torre, lanzó su segundo manifiesto sobre la arquitectura emocional.

 


 

Estos proyectos lo influyeron para que en 1959, después de la muerte de su esposa Mariani Gast, comenzara la serie de obras bidimensionales conocidas como Mensajes dorados, obra monocromática que incluye a la hoja de oro como material espiritual. Goeritz definió a su proceso de producción artística como una oración plástica, dicha serie culmina con la exposición del mismo nombre en la Galería Carstairs de Nueva York en 1962.

 

Lienzo rojo

 

Los Mensajes dorados fueron los precursores de su colaboración con Luis Barragán en el proyecto del altar de la Capilla de las Capuchinas en la Ciudad de México en 1963. En 1964 realizó la escultura de la Estrella de David, las torres y los vitrales de la sinagoga Maguen David, y en 1967 la celosía del Hotel Camino Real, en la Ciudad de México.

 

Celosia Goeritz

 

Un año después con motivo de los Juegos Olímpicos de 1968, Mathias Goeritz promovió la creación de un circuito escultórico urbano conocido como La ruta de la amistad en el anillo periférico de la Ciudad de México, proyecto que incluyó el trabajo de más de una decena de escultores extranjeros que representaron a varios países. De 1978 a 1980 realizó una pieza colectiva en el Espacio escultórico en colaboración con los artistas Helen Escobedo, Manuel Felguérez, Hersúa, Sebastián y Federico Silva, dentro de uno de los terrenos de Ciudad Universitaria.

En este periodo realizó también el Laberinto de Jerusalén en Israel, mientras que en 1988 construyó la torre de la Fundación Miguel Alemán de la Ciudad de México. Para 1990 se terminó su obra Monograma AMT en Jerusalén, después de su fallecimiento el 4 de agosto del mismo año.

 

Ruta de la Amistad

 

El Espacio Escultórico es una obra colectiva de Helen Escobedo, Manuel Felguérez,Matías Goeritz, Hersúa, Sebastián y Federico Silva, quienes suscribieron el Manifiesto del Espacio Escultórico. El texto pone de manifiesto el sentido colectivo de esta obra al señala que quienes en ella participaron intentaron “poner en práctica principios olvidados por cientos de años: buscar hacer del arte un acontecimiento para todos y para siempre, superando, al menos en esta experiencia, el voluntarismo individualista y caduco”.

 

 

Twitter del autor: @SamZarazua

 

También en MxCity: RECORDANDO LAS DELEITOSAS ESCULTURAS DE LA RUTA DE LA AMISTAD (FOTOS)

Metrónomos: la obra que refleja la naturaleza humana en el Museo de la Tolerancia
MXCity
Rafael Lozano-Hemmer es un artista mexicano dedicado a crear grandiosas intervenciones interactivas en espacios públicos de todo el mundo.

Metrónomos es una instalación del impactante artista contemporáneo mexicano, Rafael Lozano-Hemmer.

 

Rafael Lozano-Hemmer es un reconocido artista dedicado a crear grandiosas intervenciones interactivas en espacios públicos en Europa, Asia y América. Sus instalaciones utilizan tecnologías como la robótica, proyecciones, sensores y redes de comunicación para interrumpir la homogeneización urbana con plataformas para la participación.

En 1999 creó la instalación Alzado Vectorial donde participantes en Internet podían controlar cañones antiaéreos sobre el Zócalo de la Ciudad de México.​ La pieza se repitió en Vitoria en el 2002, en Lyon 2003, en Dublín 2004 y en Vancouver para las olimpiadas de invierno del 2010.

 

 

Las obras de arte público que crea Lozano-Hemmer, constan de intervenciones en espacios públicos en donde interviene el espectado con la obra. Con estas obras busca interrumpir la narrativa de poder donde los edificios se han vuelto una representación del capital, y crear un espacio de reflexión y resistencia ante esta homogeneización urbana.

Sus intervenciones son efímeras y piezas específicas, no en cuanto al lugar geográfico sino en sentido relacional, donde la gente interactúa con las obras. Son formas de relacionar el espacio público sin la intervención de la gente sus obras no existen.

Lozano-Hemmer fue el primer representante oficial de México en la Bienal de Venecia, con una exposición individual en el Palazzo Soranzo Van Axel en la 52a Exposición Internacional de Arte del 2007. En 2006 su pieza 33 Preguntas por Minuto fue adquirida por el Museo de Arte Moderno de Nueva York. Y su pieza Público Subtitulado del 2005 está en la colección Tate de Gran Bretaña.​ Ese mismo año, ganó el premio BAFTA que otorga la prestigiosa British Academy Award for Interactive Art, en Londres.

 

 

 

 

Lozano-Hemmer nació en la Ciudad de México, en 1967 y radica en Canadá desde los 17 años. Aunque se graduó como fisicoquímico, la creación artística llamó a su puerta integrando un grupo de performance para después concentrarse en las posibilidades artísticas de la electrónica. La interacción está en el centro del universo creativo del artista mexicano.

Sus obras para espacios públicos lo han hecho reconocido por todo el mundo. En Solar Equation (2010), creó una instalación en Melbourne que consistió en una réplica del sol sobre la que se proyectaban imágenes del astro tomadas por la NASA, pero que los asistentes podían cambiar por medio de dispositivos móviles.

 

 

 

Megalodemocrat: The Public Art, es un documental donde se relata la apasionante trayectoria del artista mexicano-canadiense, que repasa los principales hitos de su historia personal, y esboza un multifacético retrato de este artista. Con Lozano-Hemmer la utopía se hace realidad y las ideas se convierten en praxis.

Lozano-Hemmer presentó una instalación en el Museo Memoria y Tolerancia, titulada Metrónomos, ocho sogas atadas como las de la horca, pero invertidas. Estas oscilan suave pero notoriamente cada vez que se comete un crimen en contra de la humanidad, por ejemplo, violación, exterminio por hambre y asesinato. Para lograrlo, las sogas tienen un pequeño computador con un temporizador, ambos programados con el promedio anual y mundial de cada uno de estos terribles actos; dando como resultado una lúgubre presencia frente a nosotros.

 

 

 

Las horcas invertidas hacen alusión a figuras antropomórficas, mientras que el movimiento, sinónimo de vida, podría hacer referencia tanto al acto criminal como a la víctima. Sin embargo, no todo es connotación oscura, pues Metrónomos tiene un gran peso curatorial dentro del museo. La obra de Lozano-Hemmer es un epilogo del recorrido, donde las computadoras serán actualizadas cada año con la esperanza de que algún día se detengan; cuando dejemos de cometer crímenes contra nosotros mismos.

Esta instalación es un recordatorio de los actos humanos contra a lo largo de la historia. Esta pieza estará de manera permanente en el museo, para cuando desees ir a visitarla.

 

 

 

Metrónomos de Rafael Lozano-Hemmer

Dónde: Luis Moya 12, esquina con Juárez, Centro Histórico.

Cuándo: martes a viernes de 09:00 a 18:00 y  sábado y domingo de 10:00 a 19:00

Cuánto: $69. Niños, estudiantes y adultos mayores $55

Sitio web // Facebook // Twitter // Instagram