Arte y Cultura
festival de danza contemporanea
Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México
Mariana Gaxiola
Este es el primer evento internacional que tiene como protagonista la danza contemporánea en la ciudad.

Este mes se llevará a cabo el primer Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México.

 

Por extraño que pudiera sonar, en la Ciudad de México, no existía ninguna clase de festival cuyo tema fuera la danza contemporánea. Y es que por este escaso interés y poco conocimiento por parte de la sociedad capitalina es que nace el proyecto.

Raúl Tamez, director del primer Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México, asegura que este tipo de arte aún no está en el imaginario social mexicano. Y para cambiar esto, se buscó fomentar el contacto con una diversidad de propuestas dancísticas de calidad dentro del festival.

Se trata de un espacio donde no solamente se la da la oportunidad de exposición a compañías nacionales, sino que en un mismo encuentro coexistan piezas de otros países y contextos.

Uno de los objetivos del festival es generar una nueva puerta para la danza contemporánea, para que así, esta danza pueda ser concebida por los mexicanos como una bella arte y fácilmente ser identificada entre los demás géneros de su materia.

Hasta el 14 de agosto, se llevarán a cabo distintos espectáculos en diferentes sedes de la ciudad. Este concepto itinerante se pensó con el objetivo de que toda la población de la CDMX pueda disfrutar del festival. La UNAM, el Foro Chilango La Cantera y el Centro Cultural del Bosque son sólo algunos de los recintos que fungirán como casa de los bailarines.

Cabe mencionar, que más de 20 grupos de danza serán protagonistas de este primer Festival Internacional de Danza Contemporánea de la Ciudad de México. Bailarines de países como Venezuela, Israel, Taiwán, Escocia, Japón, España, Estados Unidos y Austria se darán cita en diferentes puntos de la ciudad para expresar su arte.

Si quieres conocer más acerca de su calendario de actividades ingresa aquí.

Escenas de pudor y liviandad: crónica de las vedettes en el Museo del Estanquillo
MXCity
Escenas de pudor y liviandad es una exposición con fotos de la colección privada de Monsiváis sobre las vedettes mexicanas del siglo XX.

La colección privada de Monsiváis muestra a las mujeres icónicas de la cultura de las vedettes.

 

En su libro Escenas de pudor y liviandad, Carlos Monsiváis, nos relata la escena de las vedettes mexicanas de los años veinte y treinta, los avatares de la masificación de la imagen y el punto de encuentro y goce de las clases pobres, manía de coleccionistas, satisfacción de voyeurs, distracción de estetas instantáneos, acicate de la fantasía de modistas y decoradores.

En su texto dice: “Fotos de las vedettes en varios tamaños, en sepia, coloreadas, en blanco y negro. Las más accesibles, las del tamaño de tarjeta postal, son oportunidad democrática, extensión de facilidades a un público sin acceso a libros y deseoso de imágenes que le reaviven aficiones y predilecciones. Las fotos, nuevo comercio del siglo XX, lo son todo a la vez: recuerdos de lugares, incitaciones al viaje, estallidos de morbos y fascinaciones, testimonios antropológicos que ignoran tal condición, apoyos masturbatorios, apogeos del alma enamorada.”

 

 

La exposición homónima al libro, Escenas de pudor y liviandad, se trata de eso, en efecto: Fotos de las vedettes en varios tamaños, en sepia, coloreadas, en blanco y negro… Durante la inauguración de la exposición, la directora General de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural de la Secretaría de Cultura local, Guadalupe Lozada León, celebró que con esta exposición “se recordará una época importante del espectáculo nacional para revivir los recuerdos de nuestros padres y abuelos”.

Henoc de Santiago, director del Museo del Estanquillo, resaltó la labor histórica y educativa de la muestra, la cual consideró como una nueva ventana a la colección de Carlos Monsiváis y una interesante propuesta museística para visitar en este periodo vacacional.

 

 

 

La curadora y también maestra en historia del arte, Ana Catalina Valenzuela, describió la exposición como “una crónica de la escena del espectáculo en México”, en la que el público recordará a Virginia Fábregas, Esperanza Iris, Mimí Derba, María Conesa, Lupe Rivas Cacho, María Teresa Montoya, Celia Montalván, Dolores del Río, Lupe Vélez y María Félix, de quienes se exhibe retratos ampliados, fotografías, audios, videos y postales.

La muestra exhibe en su mayoría obra de la colección del escritor mexicano, además de audios inéditos de la Fonoteca Nacional y fragmentos cinematográficos de Televisa Radio en los cuales el público podrá ver la participación de algunas divas en producciones nacionales y de Hollywood.

 

 

 

Pável Granados, director de la Fonoteca Nacional, compartió que el público podrá escuchar la voz de Esperanza Iris, María Félix, Lupe Vélez y María Teresa Montoya, entre otras divas, de quienes se lograron encontrar entrevistas y presentaciones artísticas.

En la exposición, se buscó retratar a los personajes que las divas dieron vida, así como sus logros personales, para observarlas como mujeres emprendedoras en una industria principalmente de hombres, en la que crearon compañías y producciones, logrando el reconocimiento internacional. La apertura de esta muestra es la primera del año, cuyas imágenes en gran formato han sido expuestas en el Auditorio Nacional y la galería de la estación del Metro Tacuba, y que ahora se presenta con una nueva curaduría.

 

 

 

La muestra está integrada por 150 retratos, todos pertenecientes a la Colección Carlos Monsiváis, de autores y estudios como Fotoestudio Mak, Compañía Industrial Fotográfica, Juan Ocón, Gilberto Martínez Solares y Alex Phillips.

Las biografías de las divas demuestran su capacidad por incursionar en las empresas teatrales y cinematográficas, que habían estado a cargo de personajes masculinos, y también por destacar más allá de su apariencia, tanto en México como en Estados Unidos.

 

 

 

Escenas de pudor y liviandad abarca desde la miel de Juan Gabriel hasta la enigmática sensualidad del teatro de revistas que también definieron el estilo de vida de las divas que aparecen retratadas en las fotografías. Donde a diferencia de lo que hoy concebimos como erotismo, durante la primera mitad del siglo XX uno se acercaba a este tipo de espectáculos para cautivarse con la belleza y destreza de sus protagonistas. Probablemente eso fue lo que captó la atención de Monsiváis y de algunos miembros de la clase política, que pasaron noches en vela por estas actrices, como Plutarco Elías Calles, Victoriano Huerta y Álvaro Obregón quiens asistían a los shows.

 

 

 

 

Exposición Escenas de pudor y liviandad

Dónde: Museo del Estanquillo. Calle Isabel la Católica 26, Centro

Cuándo: Lunes de 10 a 18 hrs. Miércoles a domingo de 10 a 18 hrs. 

Entrada libre

Página web // Facebook // Twitter // Instagram

Dos escuelas de la CDMX que están consideradas como Monumentos Artísticos
MXCity
2 Escuelas de la CDMX son consideradas Monumentos artísticos, igual que el Ángel de la Independencia, el Palacio de Bellas Artes y el Antiguo Palacio Postal.

Estos Monumentos Artísticos tienen mucha historia y murales poco conocidos.

 

El Programa Especial de Cultura y Arte se creó con el objetivo de preservar, promover y difundir el patrimonio y la diversidad cultural, como una de sus estrategias para reforzar las acciones de regulación y proteger el legal del patrimonio cultural.

Como fuente de identidad y desarrollo comunitario, el patrimonio artístico de la nación debe preservarse e incrementarse protegiendo los bienes que constituyen la riqueza cultural de México y que forman parte de un proceso histórico en el que la sociedad tiene un papel fundamental para la reafirmación de las manifestaciones culturales, cuando éstas tienen un valor y significado para ella.

 

 

Es por eso que la Escuela Primaria Emiliano Zapata, y el Centro Escolar Revolución obtuvieron la declaratoria de Monumentos Artísticos, de acuerdo con el decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación.

La Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, son monumentos artísticos los bienes que revistan valor estético relevante, atendiendo a su representatividad, inserción en determinada corriente estilística, grado de innovación, materiales y técnicas utilizados y otras análogas y, en caso de bienes inmuebles, su significado en el contexto urbano. Algunas edificaciones que son consideradas Monumentos artísticos, son: la Columna del Ángel de la Independencia, el Palacio de Bellas Artes, el Antiguo Palacio Postal, el Banco de México.

 

 

 

El Centro Escolar Revolución fue levantado sobre el mismo terreno que ocupó el Recogimiento Voluntario de San Miguel, después Colegio de Niñas de San Miguel de Bethlem y, más tarde, el desaparecido edificio de la Cárcel de Belén. En este sitio el padre Domingo Pérez Barcia, fundó una casa de asilo en 1683: el Recogimiento de San Miguel de Bethlem para mujeres pobres, viudas y solteras, en el barrio de Belén. Fue clausurada en el siglo XIX por las Leyes de Reforma en 1862, dándose el edificio como pago al Ayuntamiento de la Ciudad y pasó a formar parte de la Dirección General de Beneficencia del Ministerio de Justicia.

Ahí mismo se construyó una nueva prisión a la que se trasladaron a los reos en enero de 1863. El edificio tenía una fachada neoclásica, resguardada por 6 columnas jónicas, con cupo máximo para 600 reclusos. En 1879 había 2,000, entre ellos 300 mujeres, y hacia 1890 eran 7,000.

 

 

 

Durante el Porfiriato, en Belem hubo presos famosos como Jesús Negrete “El Tigre de Santa Julia”, quien murió en la prisión, y Jesús Arriaga “Chucho el Roto”, además de escritores, periodistas y políticos como Filomeno Mata, Heriberto Frías, Enrique y Ricardo Flores Magón. Con la construcción de la Penitenciaria de Lecumberri, la cárcel de Belem con su secuela de peste, tifoidea, piojos y ratas, fue cerrada en 1933, mismo año en que el antiguo edificio fue totalmente demolido, para en su lugar construir uno de los centros escolares más modernos de su época.

El Centro Escolar Revolución fue construido entre 1933 y 1934 por el arquitecto Antonio Muñoz García; quien incorporó instalaciones deportivas y de servicios que permiten nuevas actividades para el desarrollo psicopedagógico de los estudiantes. Tiene los murales de Raúl Anguiano y Aurora Reyes, así como vitrales de Fermín Revueltas.

 

 

 

Como complemento, se invitó a varios pintores integrantes de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR) para que plasmasen las ideas revolucionarias en los muros y vidrieras. Así, Raúl Anguiano, Fermín Revueltas, Aurora Reyes, Gonzalo de la Paz, Ignacio Gómez Jaramillo, Antonio Gutiérrez y Everardo Ramírez, pintaron paredes y diseñaron bellos vitrales.

Fue durante el gobierno del general Lázaro Cárdenas, que los objetivos trazados alcanzaran su desarrollo al propiciar que fuera un centro educativo de avanzada, en donde los alumnos recibieran una educación integral, que contribuyera a modificar la ideología, las costumbres y el modo de vida, para crear una nueva sociedad justa e igualitaria y para lograrlo se le dotó de las instalaciones más modernas: gimnasio, alberca, pista atlética, canchas deportivas, biblioteca y talleres.

 

 

 

La Primaria Emiliano Zapata, por su parte, fue edificada por el arquitecto Juan O’Gorman entre 1931 y 1934, misma que constituye un ejemplo notable de edificio funcional; un estilo que muestra principios técnicos que responden a las necesidades fisiológicas, ergonómicas, psicológicas y sociales, de una manera sencilla y eficaz, utilizando la tecnología y materiales constructivos y, excluyendo todo concepto de complejidad estética u ornamental.

Esta obra presenta un alto grado de innovación, ya que se optimizaron recursos técnicos que resolvieron necesidades de espacios, higiene y mantenimiento. Los acabados son concebidos por los materiales predominantes, como son el concreto armado, muros de relleno de tabique de 14 centímetros de espesor, instalación eléctrica oculta, y puertas y pisos de asfalto en las aulas; lo que la hace una construcción inusual de acuerdo con la época en que fue construida.

 

 

En esta escuela, Juan O’Gorman promovió la realización integrada de pintura mural, encargando ello a artistas de la escuela mexicana de la década de los treinta. En esta escuela se encuentra un mural al fresco del pintor Pablo O’Higgins, que resalta el mensaje político de la época: “Vida y problemas sociales”, “La conquista contra la verdad” y “La realidad del trabajo y sus luchas”.

 

 

Dónde: Escuela Primaria Emiliano Zapata, Fundidora de Monterrey 179, Industrial, Gustavo A. Madero.

Centro Escolar Revolución, Av. Arcos de Belén 82, esquina Niños Héroes (en contra esquina de La Ciudadela) Doctores, Cuauhtémoc.