Bares y Antros
electronica
Noche Electrónica alemana-mexicana
MXCity
Regresa la noche electrónica alemana-mexicana a la Ciudad de México. ¿Te lo vas a perder?

NEAM 2016 será una fiesta que no te puedes perder. 

 

Como cada año, este 2016 la Noche Electrónica Alemana Mexicana (NEAM) iniciativa del Goethe-Institut Mexiko – la institución cultural alemana a nivel mundial -, vuelve a dar cuenta del estado de las cosas en la vanguardia de los sonidos electrónicos que se generan en Alemania con una estrecha colaboración y trabajo con ROCKETS y ENSAMBLE.

Este viernes 14 de octubre no te puedes perder la #NEAM 2016 en la Cd. de México con:

Monolake ([ml/i] / DE)

Electric Indigo (Indigo:Inc – Female Pressure / DE)

Skinnerbox (Bpitch Control / DE)

Aerea Negrot (Bpitch Control / DE)

Camille Mandoki (Static Discos – Ensamble / MX)

Nima Ikki + Turning Torso (Memory No.36 Recordings – Ensamble / MX)

Los Niños (Ensamble / MX)

Lvis Mejia (Oqko – Static Discos / MX–DE)

La cantina del Centro Histórico inmortalizada por William Burroughs
MXCity
El poeta de la generación beat nos relata en el libro Junkie sus anécdotas de cantina, en donde Tío Pepe era el escenario de un encuentro desconcertante

Cruzar la puerta de vaivén en la cantina Tío Pepe es como descubrir un umbral hacia el infinito de los recuerdos que cuentan la historia de México. Además de su arquitectura de tallados obsoletos y las fotografías trascendentales enmarcadas este lugar destaca, de entre todas las cantinas a su alrededor, por su estilo tradicional y nada presuntuoso, mismo que huele a nostalgia mexicana engendrada en las tabernas de 1900 o quizás mucho más atrás. No se sabe con precisión desde cuándo existe, pero se dice entre sus clientes fieles a la barra que, al menos, es una de las primeras cantinas de la ciudad, específicamente del Centro Histórico.

 

 

 

En Tío Pepe, las personas llegan solas y se encuentran en la barra con sus colegas de cantina (aunque  se siente la confianza exquisita de poder estar solo y pasarla muy bien), y en su mayoría acuden personas grandes y de buen humor de las que puedes aprender demasiado con un par de frases. Hay tragos bastante clásicos servidos por un mesero amable que trabaja ahí desde hace 16 años, hay botanas de canasta como las mollejas o los huevos hervidos, y por supuesto, los cacahuates con chile de árbol; hay dominó y también juegos de poker en las mesas, tal como en el cine mexicano de los 50. Los detalles más elegantes de este recinto porfiriano los encuentras en su barra y la hermosa vidriería detrás que posee el nombre de “Cognac Hennessy”, minuciosa belleza de sus pequeños detalles que transforman el lugar.

 

Tío Pepe

 

Este pasaje mítico a las realidades antañas de nuestra ciudad también es uno de los lugares más factibles para hacer profundas pláticas con nuestra mente; es cómodo y extrañamente parece silencioso entre los murmullos de las personas que lo visitan. Quizás sea por ello que algunos de los mejores versos se han escrito ahí, como lo fue en el caso del escritor beatnik William Burroughs, en su estancia en la ciudad de México.

Burroughs nos relata en su libro Junkie sus anécdotas de cantina, en donde Tío Pepe formaba el escenario de un encuentro desconcertante con tres mexicanos:

…parecía que tenía energías sin límites y una capacidad para ingerir alcohol que nunca había tenido antes. Mis emociones se desbordaban por todas partes. Me sentía incontrolablemente sociable y hablaba con el primero que pillaba (…) Estaba en una cantina barata junto a la calle Dolores en la ciudad de México, llevaba bebiendo unas 2 semanas y estaba en una mesa con tres mexicanos bebiendo tequila. Los mexicanos iban muy bien vestidos. Uno de ellos hablaba inglés. Un individuo de edad madura, corpulento, de cara triste y dulce, cantaba y tocaba la guitarra. Estaba sentado al final de la barra. Yo me alegraba de que sus canciones hicieran imposible la conversación. En esto entraron cinco policías. Pensé que igual me registraban, de modo que me quité la pistola y la funda del cinturón y la dejé caer debajo de la mesa, junto con un trozo de opio que llevaba guardado en un paquete de cigarrillos. Los guardias se tomaron una cerveza en la barra y se largaron. Cuando metí la mano bajo la mesa la funda estaba allí, pero la pistola había desaparecido.

 

Tío Pepe

 

Los nombres de Tío Pepe y Dolores (como la calle donde está situada la cantina) también aparecen en una grabación hecha por Burroughs para Giorno Poetry Systems, el colectivo de poetas que regalaba versos con acendrada genialidad por teléfono. No se tiene acertada seguridad, pero es algo probable que haya utilizado, metafóricamente, los nombres de estos lugares para crear un relato en el que Tío Pepe es un sujeto que se aprovecha de los alcohólicos viciados:

 

 

No podríamos afirmar la verdad absoluta sobre si Tío Pepe era o no uno de los sitios a los que Burroughs concurría con cierta afición; sin embargo, lo importante de esta mención a un lugar tan clásico y estiloso es que provocó, en gran medida, algunos de los estados alterados de conciencia del autor de El almuerzo desnudo. Vale la pena dedicarle a esta emblemática cantina la famosa canción de Antonio Aguilar en la rockola del lugar: los recuerdos de las juergas en el Centro Histórico por hoy y siempre.

 

 

Cantina Tío Pepe

Dirección: calle Dolores, esq. Independencia, cerca del barrio chino, Centro Histórico, DF

Precios: $20 en adelante

Fotos: Franco Hidalgo

Noctambulante, un evento de ensueño para todos los amantes del cine de horror
MXCity
Un proyecto que lleva el cine de horror a distintos lugares de la Ciudad de México, Noctambulante.

¿Eres amante del cine de horror y fantasía? ¿Te imaginas pasar una noche en un campamento donde se proyectan estremecedoras películas de horror hasta el amanecer? Si la respuesta es sí, Noctambulante es el evento perfecto para ti, pues se trata de un campamento donde se proyectan películas de horror durante toda la noche.

 

Noctambulante

 

Creado por Pánico de masas, Noctambulante es un cineclub nómada que viaja por la Ciudad de México exhibiendo cine de horror y fantasía. La edición anterior se realizó en el Ajusco, y esta edición, titulada La Noche de las Pesadillas, será en la Chinampa de La Llorona, en Xochimilco. Para esta experiencia inigualable, se recomienda llevar una casa de campaña, un sleeping bag o cobijas, y hasta un colchón inflable. El boleto al evento incluye el transporte de ida y vuelta a la chinampa.

 

Noctambulante cumple 11 años de itinerar por toda la CDMX y ofrecer lo mejor del cine de terror, ciencia ficción, clasificación B y cosas raras que en la vida nos imaginamos que existen. Desde 2008 cuenta con ciclos de cine y campamentos que han generado las experiencias más terroríficas que hemos vivido en la ciudad.

 

Noctambulante

 

Noctambulante

 

La selección de las películas proyectadas durante este singular evento incluye filmes que no se proyectan normalmente en cines comerciales y que frecuentemente podrían catalogarse como cine de culto. En el marco de su aniversario presentan el campamento Cine de horror y paseo por la Isla de las muñecas el próximo 18 de mayo en la famosa chinampa de La llorona —en el embarcadero del Parque Ecoturístico Michman en Xochimilco—, en el que proyectarán 11 películas entre las que destacan The Babadook (Jennifer Kent, 2014), Mama (Andy Muschietti, 2013), El conjuro (James Wan, 2013), Puppet Master (David Schmoeller, 1989), además de Chucky (Tom Holland, 1988), que con el reboot tendrá muchos fans y El espinaz del diablo (2001) de nuestro querido Guillermo del Toro.

 

PELI2

 

 

Noctambuante es un evento extraño y, por lo mismo, profundamente especial que celebra un género del cine que fascina e hipnotiza y que además permite a su público conocer la noche en distintos lugares de la Ciudad de México. 

 

 

Noctambulante. Niños y Juguetes Monstruosos

Dónde: Chinampa de la Llorona, en el embarcadero del parque eco turístico Michmani

Dirección: Anillo Periférico 7695, Parque Ecológico de Xochimilco, 16038 CDMX, Cuemanco.

Cuándo: sábado 18 de mayo, 20:00 

Página web.