Gastronomía
Top: 5 restaurantes prehispánicos altamente surrealistas
Jaen Madrid
Breve recorrido por lugares donde las delicias prehispánicas se convierten en un reto surreal para el paladar.
19536_1

“No soporto estar en una ciudad más surrealista que mis pinturas”, decía Salvador Dalí refiriéndose a la Ciudad de México.

La palabra surrealismo, en el lenguaje cotidiano, se ha vuelto un calificativo que describe mejor lo absurdo; una ruptura o desentonación de la realidad palpable. En una ciudad como la nuestra, lo absurdo —a ojos del propio André Bretón que decidió llamar a nuestro territorio “el lugar surrealista por excelencia”—, podría traducirse en la dificultad de una nación en su camino hacía la “modernidad”. Dicho de otra forma, nuestra capital no ha podido desligarse de su pasado prehispánico (afortunadamente), que hoy en día desentona de las avanzadas tecnológicas, científicas y artísticas. Lo que es surrealista en la ciudad de México es por supuesto lo excéntrico, la excentricidad de mimetizar dos culturas involuntariamente, dos épocas a destiempo.

Hay algo de nuestro pasado que aún resuena con ciertos aforismos en nuestros sueños, y es esa realidad -hoy surrealidad-, que invita a renacer nuestras tradiciones mágicas, descritas como extrañas en otros sitios del globo. La gastronomía es uno de los microuniversos más fértiles con respecto al surrealismo que evoca nuestra ciudad, pues es dentro del arte culinario que proyectamos nuestro “automatismo psíquico puro” colectivo (un híbrido de sabores, aromas, creencias y beneficios medicinales).

La siguiente lista de lugares, describe algunos de los platillos prehispánicos más fascinantes que hoy persisten fieles a sus métodos de preparación endémicos.

 

Restaurante Bar Don Chon 

Don Chon

Este restaurante es probablemente el más exótico de la ciudad de México. La mayor parte de su menú está fabricado con ingredientes mexicanos y un tanto infrecuentes hoy en día: insectos con mucha proteína y poca grasa, raíces y flores vitamínicas, hierbas medicinales y jugosas carnes con múltiples salsas y estilos de cocción caseros según el sabor del animal: jabalí, rana, serpiente, guajolote, pejelagarto, ratón de campo, ardilla, iguana, cocodrilo, tejón, castor, venado y en otras presentaciones no muy frecuentes: carne de armadillo o codorniz japonesa.  Además de conocer la mayoría de sus recetas de memoria, don Chon idea nuevas mixturas de sabores a partir de aromas, texturas y beneficios medicinales. Las tortitas de huevos de mosco, por ejemplo, contienen vitamina b y los escamoles a la mantequilla con pétalos de crisantemo son ricos en proteína, además de que la esencia de la flor le da un toque suave y delicioso.

Dirección: Regina 160, col. Centro

Tel. 55 5542 0873.

Ver mapa

 

La Cocinita de San Juan, comida prehispánica y exótica

La Cocinita de San Juan Archivo MX City

Un ligero aroma a gusano de maguey se percibe desde que te asomas al local. Esta es la premisa de que, lo que estás a punto de probar, lo amarás u odiarás dependiendo de tu paladar. Al igual que con Don Chon, la cocinita ofrece un menú liderado por carnes extravagantes que van desde venado, búfalo y jabalí (lo más caro del menú) hasta cordero, ancas de rana, avestruz y cocodrilo. Lo interesante de este lugar es que puedes probar platillos elaborados como arracheras y mixiotes, o para no arriesgarlo todo puedes pedir una hamburguesa (que oscilan entre los $60 y $90 pesos) con alguna de las carnes ya mencionadas. También venden tacos (los más pedidos, los de escamoles y chinicuil) y una lista de sopas y cremas tan tradicionales como deliciosas.

Dirección: Ernesto Pugibet 21, col. Centro

Tel. 5512 5337

Ver mapa

 

Restaurante Bar El Mesón del Molinero

Meson del Molinero MXCity

La especialidad de la casa al igual que los dos restaurantes anteriores son las carnes exóticas, salvo que, además de sus grandiosos asados con ternera,  jabalí o venado, aquí también ofrecen caracoles en un adobado espectacular. Además de fungir como una especie de cantina coloquial mexicana (por cierto familiar), El Mesón del Molinero ofrece un menú de mariscos que va desde brochetas de camarones y pulpo -al ajillo o los tres chiles-, hasta los tradicionales cocteles y caldo de camarón. Si deseas probar varias de las carnes exóticas que tiene su menú puedes hacerlo, ya que sirven una especie de platillo mixto con cocodrilojabalí y búfalo.

Dirección: Calzada de Guadalupe 50, Ex Hipódromo de Peralvillo

Tel. 55 5772 1248

Ver mapa

 

Terra Comedor

Terra comedor mxc

Si aún no estás listo para emociones fuertes como las de don Chon, en el rústico Terra Comedor se fusiona lo prehispánico con lo contemporáneo. Aquí puedes encontrar platillos gourmet elaborados con ingredientes prehispánicos: gusanos de maguey, flores, escamoles y chapulines, además de una lista indispensable de deliciosos moles. Puedes probar chapulines con queso fundido, gorditas de escamoles, carnitas de pato con salsa, o si prefieres un platillo más soft, encuentras delicias como la sopa azteca y el pollo con mole relleno de queso de cabra. En su carta de coctelería puedes encontrar mixes de martinis con mezcal y fruta y sus famosos “mezcalinis” que no puedes irte sin probar.

Dirección: Alfonso Reyes 139, col. Hipódromo Condesa

Tel. 6830 0021

Ver mapa

 

Bósforo

bosforo

A pesar de que Bósforo no es un restaurante sino una mezcalería, aquí se sirven deliciosos aperitivos de la cocina prehispánica: tacos de gusano de maguey (vivos), guacamole con chapulines o sus quesadillas de escamoles con tortilla de maíz azul y una salsa de chapulín realmente deliciosa. Dentro de su menú estrella, el de mezcal, puedes encontrar 40 tipos de ellos: añejos, reposados, blancos y en general, todos los que no pueden faltar en cualquier mezclaría. Lo interesante de este lugar es que a pesar de su menú prehispánico, puedes encontrar música contemporánea: un poco de jazz, instrumental de la india, al unas veces sixties y hasta deliberadas veces punk. Es un sitio para cualquier edad, además de que su estilo, un tanto clandestino detrás de los edificios más viejos del centro le da un toque seductor para todos los bohemios de la capital.

Dirección: Luis Moya 31 (esq. con Independencia), col. Centro

Tel. 5512 1991

Ver mapa

 

No está de más aclarar que muchas de las carnes que en estos lugares se sirven no pertenecen a épocas prehispánicas —como por ejemplo el avestruz, el canguro o el cocodrilo, que no son animales endémicos del territorio mexicano. Para más información sobre los alucinantes alimentos que se consumían antiguamente en el Valle de México, te invitamos a leer Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, del cronista más destacado de la Conquista, Bernal Díaz del Castillo.

Lugares para comer rico, rápido y barato en la colonia Del Carmen
Mare Loustaunau
¿Tu apetito es grande y tu presupuesto pequeño? Aquí te sugerimos una lista donde comer rico y barato en la Del Carmen es totalmente posible.
del carmen

Una lista de buenos sitios alrededor de la colonia Del Carmen para comer rápido y sin gastar mucho.

 

Coyoacán es, sin duda, una de las delegaciones más bonitas de toda la ciudad. Y es que se trata del epicentro cultural y bohemio de la urbe; es un lugar que tanto capitalinos como turistas visitan para empaparse de arte, música y desde luego, gastronomía.

Alrededor de sus parajes se desdoblan distintas colonias. Una de las más pintorescas y entrañables es la Del Carmen, una zona que data de finales del silgo XIX, y que se erige en lo que fuera la Hacienda de San Pedro Mártir. Hoy por hoy, este lindo barrio está delimitado por importantes calles como Río Churubusco, Avenida Universidad y División del Norte.

Por sus callejones pueden encontrarse residencias que albergaron intelectuales y artistas del siglo XX. Tal es el caso de la Casa Azul, donde vivió Frida Kahlo, y el hogar de León Trotsky, el revolucionario ruso que radicó en nuestro país durante un tiempo. De igual forma, la colonia del Carmen cuenta con un bellísimo pulmón verde. Los Viveros de Coyoacán es un excelente lugar para hacer ejercicio o simplemente admirar la naturaleza.

La gastronomía también juega un importante papel en la colonia. Y si bien hay varios restaurantes lujosos que vale la pena conocer, también están las opciones casuales, que sin sacrificar el buen sabor, tienen precios muy accesibles. Si trabajas por la zona, vives por ahí o eres un visitante que no quiere gastar mucho en comida, aquí te presentamos una lista con lugares para comer rico, rápido y barato en la colonia Del Carmen:

 

Centenario 107           

Av. Centenario 107, col. Del Carmendel carmen

Si te gustan las pizzas y los ambientes relajados, este lugar es para ti. Se trata de un restaurante clásico en la colonia, que por las noches se convierte en un excelente bar para pasar el rato al lado de amigos. Pero si solamente deseas comer bien, entonces ve en la tarde y ordena una rica pizza para compartir.

Teléfono: 4752 6369.

Página web

 

Mercado Del Carmen Coyoacán      

Malintzin 199, col. Del Carmendel carmen

Muy cerca del emblemático Jardín Centenario se encuentra este mercado gourmet, que es perfecto para los grupos grandes, pues tiene varias opciones deliciosas de dónde escoger. Desde arepas y comida rusa, hasta opciones oaxaqueñas y españolas, este cómodo y amplio lugar se volverá tu favorito.

Teléfono: 5256 4006.

Facebook

 

Chamorros Coyoacán

Madrid 29, col. Del Carmendel carmen

Si eres de los que disfruta al máximo los platillos típicos de la cocina mexicana, entonces te encantará este sitio. Desde luego, como su nombre lo indica, los chamorros son la especialidad. Pero también conviene probar su sopa de hongos o sus albóndigas, tienen ese sabor casero que todo paladar mexicano aprecia.

Teléfono: 5554 5411.

Página web

 

El mesón de los tres magos

Andorra 16, col. Del Carmendel carmen

Los vecinos de la zona claman que este es el mejor restaurante temático del barrio. Y es que su decoración evoca a las películas de Harry Potter. La magia también se hace presente en el menú, que aunque es sencillo, es muy rico. No puedes irte sin probar la cerveza de mantequilla, la bebida insignia del lugar.

Teléfono: 7258 3797.

Facebook

 

El Boxito

Abasolo 35, col. Del Carmendel carmen

Este es un restaurante simple, que se dedica a elaborar platillos típicos de la cocina yucateca. Es un lugar pequeño, pero una vez que te sientes a su mesa no te querrás ir. Los tamales y la cochinita son imperdibles del restaurante. Las porciones son abundantes y los precios muy accesibles.

Teléfono: 5554 7800.

Facebook

 

Mercado de Coyoacán

Ignacio Allende s/n, col. Del Carmendel carmen

Además de encontrar rico producto mexicano, este lugar también alberga diversos puestos donde la comida es deliciosa y muy barata. Elige entre gorditas, quesadillas o tacos. Es un lugar idóneo si lo que buscar es desocuparte rápidamente, pues aquí atienden de forma veloz.

Teléfono: 4072 1596.

Yelp

¿Cuáles son los mejores tacos de la ciudad? Chefs internacionales responden
Mariana Gaxiola
Cocineros de distintas latitudes del mundo viajaron a México y dictaminaron cuáles eran los mejores tacos de la capital.
tacos

Reconocidos chefs de todo el mundo revelaron sus taquerías preferidas en la CDMX.

 

El taco se constituye como el platillo mexicano por excelencia. Y si bien se trata de un manjar que quizás no se originó en el país, sin duda sí es uno que se perfeccionó en las cocinas de mexicanos. La identidad del taco radica en su sencillez, pero al mismo tiempo en su complejidad.

Se trata de un alimento simple, pues al final del día consiste en una tortilla que envuelve comida. Pero es el proceso con el que se elabora, la manera en que se sirve y los condimentos que se le añaden lo que verdaderamente define la esencia del taco.

Las tortillas son hechas a mano, y se cuecen en un comal que tiene más experiencia que muchos de nosotros. El relleno es infinito, de hecho, cada estado de la República tiene su taco insignia. Sin importar de qué elijas, puedes estar seguro de que estás en buenas manos con el taquero, quien te lee la mente y te ofrece “5 con todo”.

Comer tacos es toda una experiencia, que sin darnos cuenta, caracteriza la idiosincrasia del mexicano y de todos aquellos que visiten el país. Incluso los más refinados paladares se dan a la tarea de recorrer los puestos y restaurantes que sirven tacos en la capital. Tal fue el caso de los chefs internacionales de Bloomberg, quienes compartieron su veredicto del mejor taco de la Ciudad de México.

En realidad no se basaron en nada más que en el sabor. Pero sí se dejaron influenciar por el ambiente del lugar, la amabilidad de los meseros, la habilidad de los taqueros, la diversidad de las salsas, el olor que manaba de la parrilla y la posibilidad de volver algo “campechano”. Aquí sus opiniones:

 

Meche y Rafael del Mercado de Medellín

Chef Alon Shaya de Nueva Orleanstacos

El Vilsito en la Narvarte

Chef Alex Stupak de Nueva Yorktacos

El Rey del Pavo

Chef TJ Steele de Brooklyn
tacos

Tacos de Memo en San Cosme

Chef Enrique Olvera de Méxicotacos

Los Parados en la Roma Sur

Chef Bob Truitt de Brooklyn
tacos

El Venadito en la colonia Agrícola

Chef Fabian Von Hauske y Wildair de Nueva Yorktacos

El Turix en Polanco

Chef Chris Cosentino
tacos

El Farolito de la Condesa

Chef Anita Lo de Nueva Yorktacos

Tacos Manolo en la Narvarte

Chef Roberto Santibanez de Nueva Yorktacos

El Rey del Taco en la Del Carmen

Alex Stupak de Nueva York
tacos

El Califa en la Condesa

Chef Gastón Acuario de Lima, Perútacos

El Villamelón en Ciudad de los Deportes

Chef Albert Adria de Barcelona
tacos

Los Cocuyos en el Centro Histórico

Chefs Mitsuharu Tsumara de Perú y Edson Díaz-Fuentes de Méxicotacos

Beatricita en la Juárez

Chef Bryan Noury de Nueva Yorktacos

Fuente: El Universal.

Makoto, la esencia culinaria de Japón enfrente de Chapultepec
Viviana Cohen
Llega a la capital uno de los restaurantes más sofisticados y visitados del mundo.
makoto

Aquí la comida japonesa se hace con ingredientes mexicanos…

 

La experiencia en Makoto inicia en la entrada. Un espacio amplio cuya decoración osila entre lo moderno y lo clásico. Ventanas enormes desde las que se ve el corazón de Polanco. Una inmensa barra de sushi comandada por un mexicano y un mural abstracto que no sólo llena de color el espacio, sino que es una bella metáfora de todo lo que es este delirante lugar.

Makoto

Pero además de su impecable diseño, Makoto es el nombre de un experimentado cocinero (reconocido mundialmente) que ha tenido el don de difundir y modernizar la esencia más pura de la comida japonesa, entre otras cosas, gracias al uso de la Robata; una técnica nipona que consiste en cocinar encima de una parrilla de metal hecha con carbón vegetal que tiene tres tipos de cocción que engrandecen el sabor de la comida.

makoto

A pesar de llevar poco en el firmamento gastronómico de la urbe, Makoto ha adquirido gran popularidad entre los capitalinos. Esto se debe a la calidad de su comida y a que sus platillos están preparados (casi exclusivamente) con ingredientes mexicanos que vienen de lugares tan remotos como los criaderos de peces de Baja California.

Dicho todo lo anterior, no es una sorpresa para nadie anunciar que el menú de Makoto es una verdadera obra de arte. Una colección de platos perfectamente ejecutados y presentados que dejan en el paladar y en el alma rastros de armonía y bienestar, y que desafían de una manera elegante todo lo que sabemos de comida japonesa.

Todo lo que se ofrece en la carta de este restaurante es soberbio. Sin embargo, si tuviéramos que recomendar algunas de todas las maravillas para iniciar este viaje a las entrañas del lejano oriente, podríamos recomendar la suculenta ensalada de la casa hecha a base de berros, chikuwa y vinagreta miso.

makoto

Para continuar la aventura vale la pena profundizar en la extraordinaria colección de sashimis que tiene el establecimiento. Entre los tipos de pez que ofrece la carta están: el de salmón, pulpo o atún y además algunas exquisiteces raras como: el chu toro, el erizo o el lenguado. Cada pieza de este plato pone al descubierto un nuevo horizonte gustativo pocas veces explorado.

makoto

Asimismo, vale la pena probar el sushi que se este lugar. No sólo porque las recetas que aquí se ofrecen son únicas sino porque el encargado de hacerlo se llama Iván, es mexicano y según muchos expertos es uno de los mejores itames del mundo. Para hacer su magia este chef usa un tipo de arroz integral y crujiente que no existía en México.

Por otro lado, si no se es muy fanático del pescado crudo, hay una opción genial. Se trata de las costillas de cordero con coles de bruselas. Un platillo encantador que le permite a los comensales repensar todo lo que saben de la: pimienta, ajo, carne de oveja y hasta de las extrañas, pero hermosas coles.

makoto

Finalmente, para concluir esta breve travesía a Japón en pleno Chapultepec, hay que pedir un postre. Si se quiere algo raro pero fantástico vale la pena probar la gelatina de lichi.  Un invento tradicional de Japón que viene acompañado de helado de frutos rojos, pinole y membrillo.

makoto

Después de estas delicias de otro universo, sólo hay que darle un trago al té verde de Makoto en tanto imaginamos una de esas calles brillosas y transitadas de Tokio.

 

Makoto

Dirección: Av. Campos Eliseos 295, Miguel Hidalgo, Polanco

Reservaciones: 52-81-56-86 

 página web

De cómo Santa Anna hizo que el mundo conociera el chicle
Mariana Gaxiola
El general se lo presentó a su secretario, el inventor Thomas Adams, quien creó la marca Chiclets.
santa anna

Fue gracias a Antonio López de Santa Anna que el planeta entero probó el chicle…

 

La palabra “chicle” encuentra su origen en tzictli, el término náhuatl con el que los indígenas hacían referencia al polímero gomoso que obtenían de la savia del manikara zapota, un árbol endémico de México. Lo cierto es, que incluso desde antes de la llegada de los españoles, mascar chicle siempre ha sido algo común entre los habitantes de nuestro país.

Un empedernido de esta goma era el general Antonio López de Santa Anna, quien decía que le ayudaba a calmar sus nervios y a pensar. Pero la realidad es que se trataba de una actividad que realizaba todo el tiempo.

Por la tan polémica Venta de La Mesilla, aquella en que Santa Anna accedía venderle a Estados Unidos parte de Arizona y Nuevo México, el pueblo lo exilió en 1855 a Colombia. Y es que para ese entonces, el mandatario exigía que se dirigieran a él como “su Alteza Serenísima”. Para el año 1860, Santa Anna llegó a Nueva York, ciudad donde conoció a Thomas Adams.

santa anna

Se hospedó en su casa y lo convirtió en su secretario, pero la historia cuenta que se convirtieron en buenos amigos. Cabe mencionar, que el señor Adams era inventor, y se encontraba en busca de crear algo grande y memorable. Anteriormente, había incursionado en el mundo de la fotografía, con inventos que solo terminaban en el fracaso.

El estadounidense y su hijo querían fabricar neumáticos a bajo costo. Santa Anna le recomendó que utilizara el chicle como sustituto de caucho. En este tiempo, la goma de mascar no era muy conocida fuera del territorio mexicano, por lo que se tuvo que mandar pedir una tonelada de chicle de México.

Por mucho tiempo, Thomas Adams intentó producir neumáticos con la goma, pero nunca obtuvo éxito. Lo único que logró fue almacenar kilos de chicle en su hogar.

santa anna

Un día, mientras estaba en una farmacia, escuchó que una niña compraba parafina para mascar, una sustancia insípida que se usa para fabricar velas. Entonces, el inventor recordó que Santa Anna masticaba la goma mexicana constantemente, y de hecho, le había contado que los indígenas también solían hacerlo.

Thomas Adams pensó que era una mejor idea mascar chicle que parafina. Regresó a casa, le contó la idea a su hijo y juntos decidieron agregarle sabor a aquella dádiva de tierra mexicana que tanto adoraba su huésped. Empezaron a envolverlo en papel de colores para comercializarlo en las farmacias.

A partir de ahí el negocio se popularizó, y fue así como creó la empresa Chiclets, una marca que hasta la fecha produce goma de mascar. Si bien Thomas Adams fue el inventor del chicle como lo conocemos hoy, fue Santa Anna y todos los mexicas quienes se encargaron de popularizarlo. El mundo hoy masca chicle gracias a México.

santa anna