Gastronomía
¿Por qué la gastronomía mexicana se decretó Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO?
Maria Jose CA
La cocina mexicana fue una propuesta para ser considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad, pues apeló criterios apegados a la cultura, su antigüedad y biodiversidad, su historia y carácter ceremonial y ritual.
comida-mexicana-bestwestern

La gastronomía mexicana revive historia, cultura y biodiversidad de un país en crecimiento.

 

En el libro Elogio de la Comida Mexicana, de la editorial Artes de México, Gloria López Morales escribe acerca de que para entender el sistema alimentario mexicano es necesario llevarlo más allá del pensamiento como “un nutrimento físico o parte fundamental del buen vivir”, sino como “elemento fundamental de una cosmología en la que funge como la energía misma del universo.”

Para ella, la cocina mexicana fue una propuesta para ser considerada Patrimonio Cultural de la Humanidad, pues apeló criterios apegados a la cultura, su antigüedad y biodiversidad, su historia y carácter ceremonial y ritual del alimento, su identidad y cohesión comunitaria. Quizá por esta razón sólo los mexicanos seamos capaces de ver al maíz, frijol y chile como referencias fundamentales, e incluso sagradas, de la vida tanto individual como colectiva de México.

Tanto para el mexicano como para los estudiosos de la gastronomía, la cocina mexicana se ha reconocido como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO por sus repercusiones en la vida de miles de millones de personas. En palabras de López Morales, la gastronomía del país representa la soberanía alimentaria, la producción de alimentos, el apego a los principios de justicia, limpieza y sustentabilidad, “pregonados por grandes movimientos que en el mundo se dan a la tarea de trabajar a favor de las cocinas tradicionales y de los productores del campo que defienden el consumo local de la comida propia.” De modo que la comida mexicana hizo frente a la tradicional manera de ver la comida mediante su increíble capacidad de evolucionar, generando un diálogo entre la preservación de tradiciones y costumbres, y la innovadora ecosustentabilidad desde tiempos prehispánicos.

comida-mexicana

De algún modo, el hecho que se haya nombrado la comida mexicana como Patrimonio Cultural de la Humanidad fue una medida de salvaguardia:

“La dieta tradicional mexicana, una dieta que incurre en graves riesgos de degradación y pérdida de sus valores originales si no toma en serio las tareas de rescate y salvaguardia que corresponden tanto a las políticas gubernamentales como a la acción de todos aquellos implicados en la cadena alimenticia.”

Esto significa que es indispensable que, a la hora de elegir un chile en nogada sobre unas costillitas a la BBQ, estamos ayudando a preservar nuestra cultura culinaria. De alguna manera se trata de concebir nuestra gastronomía con orgullo, riqueza y poder, pues es la que “mejor expresan la creatividad de quienes las preparan y recrean. […] que permiten la supervivencia y la calidad de vida de quienes hacen producir la tierra.” Y se tiene que ir más allá de preferir un platillo nacional sobre uno extranjero –aunque valga la pena probar los segundos de vez en cuando–, se tiene que transmitir de generación en generación; se tiene que recrear constantemente generando una interacción con la naturaleza e historia, infundiendo identidad, diversidad cultural y creatividad humana.

mixiote-kiwilimon

Fuente: Kiwilimon

En otras palabras, la decisión de la UNESCO fue desafiante frente a las otras gastronomías del mundo, pues la mexicana es irreverente, diferente, rebelde. Se trata de un:

sistema culinario de mayor complejidad, [el cual] trasciende una serie de prejuicios y de apreciaciones estereotipadas acerca de la comida, vista únicamente como un plato en el momento de presentarlo a la mesa, considerada escuetamente como el elemento que satisface circunstancialmente el hambre y sin relación alguna con el ámbito social, ni con el proceso productivo, con todas sus consecuencias en el contexto global. La cocina constituye en sí un modo de vida y una expresión cultural que propicia la relación social y evolución humana. […] la UNESCO en buena medida removió inercias y despertó conciencias para seguir hurgando a través del pensamiento en el significado del patrimonio cultural, en la complejidad de sus representaciones y símbolos en su función como motor de la energía civilizatoria.

Y uno de los ingredientes más importantes de la comida mexicana es el maíz, el cual ha estado en la creación del hombre desde la cultura maya hasta nahua. Ambas culturas plasmaron su pensamiento en la palabra escrita, inmortalizando la sabiduría del hombre antiguo y la bondad de los dioses, creadores y formadores que dotaron del alimento que sustentaría a la humanidad. Incluso Eduardo Matos Moctezuma explica que el hombre hizo a los dioses a su imagen y semejanza, dotándolos de virtudes y defectos: “Los dioses aman, sufren, odian, nacen y mueren al igual que los hombres, pero están revestidos de poderes inaccesibles para éstos. Uno de ellos es el don de la inmortalidad.” Los hombres pusieron en mano de los dioses aquello de lo que carece y los dioses, concebidos por el hombre, se apoderaron de su destino y “exigieron que se les rindiese pleitesía por medio de rituales y cantos, de ofrendas y sacrificios, en los que el hombre ofrecía su cuerpo, como alimento a los dioses, su vida, como retribución de aquel acto creador. El pacto quedó establecido.” Por ejemplo, en la leyenda de la creación del hombre maya, encontrado en Popol Vuh, se recita:

maiz

Y así encontraron la comida y ésta fue la que entró en la carne del hombre creado, del hombre formado; ésta fue su sangre, de ésta se hizo la sangre del hombre. Así entró el maíz por obra de los Progenitores.

Y de esta manera se llenaron de alegría, porque habían descubierto una hermosa tierra, llena de deleites, abundante en mazorcas amarillas y mazorcas blancas y abundante también en pataxte y cacao, y en innumerables zapotes, anotas, jocotes, nanches, matasanos y miel. Abundancia de sabrosos alimentos había en aquel pueblo llamado de Paxil y Cayalá.

Había alimentos de todas clases, alimentos pequeños y grandes, plantas pequeñas y plantas grandes. Los animales enseñaron el camino. Y moliendo entonces las mazorcas amarillas y las mazorcas blancas, hizo Ixmucané nueve bebidas, y de este alimento proviene la fuerza y la gordura y con él crearon los músculos y el vigor del hombre. Esto hicieron los Progenitores, Tepeu y Gucumatz, así llamados.

Los restaurantes más deliciosos de Campos Elíseos
Mare Loustaunau
Algunos restaurantes que se ubican en Campos Elíseos, una de las calles más exclusivas de la colonia Polanco.
campos_eliseos1b

Geniales restaurantes que se desdoblan a lo largo de esta importante avenida en Polanco.

 

Polanco es, sin duda, una de las colonias más exclusivas de toda la ciudad. Por sus parajes se ubican las más prestigiosas marcas de ropa y se erigen apabullantes edificios residenciales. También cuenta con un precioso y pequeño pulmón verde, el Parque Lincoln, y un teatro al aire libre que da cabida a toda clase de espectáculos y eventos culturales, el Ángela Peralta.

Pero también destaca por su oferta gastronómica, una que ha logrado enamorar no solo a los vecinos y oficinistas de la zona, sino a todo aquel que se jacte de ser amante del arte culinario.

Sobre la calle de Campos Elíseos, hay varios restaurantes que vale la pena visitar. Y es que en esta avenida se erigen todo tipo de establecimientos, desde mariscos y lugares japoneses, hasta bistros y rincones oaxaqueños. Cada uno es especial, por su propuesta, decoración y carta. Aquí una lista con los favoritos de Campos Elíseos:

 

Nexo Wine Bistrot

Campos Elíseos 199, col. Polanco.campos eliseos

César Vázquez y Diego Niño son los jóvenes chefs que se encargaron de fraguar la carta de este lugar, que destaca por ser moderno y gourmet. Cabe mencionar, que cambia según la temporada. Pero sin importar ésta, resulta vital maridar los platillos con alguno de sus vinos, todos son verdaderamente exquisitos.

Teléfono: 5280 4825.

Facebook

 

Makoto

Campos Elíseos 295, col. Polanco.campos eliseos

La esencia culinaria de Japón ha llegado a la CDMX, con el restaurante del connotado chef Makoto. Una de sus técnicas más populares es la robata, una forma nipona de cocinar productos sobre una parrilla. También gusta por su barra fría, de donde salen sashimis y nigiris que enamoran a cualquiera.

Teléfono: 5281 5686.

Página web

 

Chapulín

Campos Elíseos 218, col. Polanco.campos eliseos

En este espacio decorado con madera, se sirven los platillos más emblemáticos de la cocina oaxaqueña, pero con ese toque gourmet que todo paladar agradece. Para hacerle honor al nombre del lugar, es común ordenar los chapulines para empezar. Y sin duda hay que ordenar alguno de sus ricos mezcales para maridar.

Teléfono: 5327 7789.

Página web

 

J by José Andrés

Campos Elíseos 252, col. Polanco.campos eliseos

Se trata de un concepto creado en colaboración con el Hotel W, y es una fusión entre la cocina española y mexicana. Los platillos que componen el menú son una referencia a la relación milenaria entre estas dos culturas, pero con una interpretación contemporánea.

Teléfono: 9138 1818.

Página web

 

Los Almendros

Campos Elíseos 164, col. Polanco.campos eliseos

Si lo que te gusta es la comida yucateca, este lugar es para ti. Tras 50 de años de existencia, este restaurante ha logrado cautivar a sus comensales con sus recetas clásicas, sus ingredientes de calidad y sus extravagantes técnicas.

Teléfono: 5531 6646.

Página web

 

Gloutonnerie

Campos Elíseos 142, col. Polanco.campos eliseos

Pensar en un bistro es pensar en la cocina francesa. Y en este acogedor espacio con terraza es ideal para degustar las delicias de este gran país. Destacan sus ensaladas, risottos, pastas y tártaras. Tienen vinos de México, Estados Unidos, Italia, España, Nueva Zelanda y Francia.

Teléfono: 5250 0981.

Página web

 

Rulfo Paraje Latino

Campos Elíseos 204, col. Polanco.campos eliseos

Se trata del restaurante favorito del hotel Hyatt Regency, donde el chef Rafael Casas se encarga de crear puros platillos con ingredientes frescos. Éstos, cabe mencionar, están inspirados en las costumbres de lugares como Perú, Argentina y desde luego México. Atrévete a probar sus originales inventos.

Teléfono: 5283 8700.

Facebook

Mochomos: lo mejor de la fusión sonorense llega a la ciudad
Mariana Gaxiola
El exitoso restaurante de Hermosillo, Sonora, llega a la capital para dar a conocer la riqueza gastronómica de esta región.
mochomos

Mochomos moderniza el arte culinario sonorense en cada uno de sus platillos.

 

En Hermosillo, Sonora, a las hormigas grandes y gruesas les dicen mochomos, una palabra que hasta hace poco, solo se escuchaba en esa región del país. Ahora, el término se ha vuelto popular entre los entusiastas de las carnes, pues es el nombre del nuevo restaurante que se posa en la calle de Palmas, al poniente de la Ciudad de México.

Cabe mencionar, que este restaurante nació en Hermosillo, y que gracias a su popularidad y éxito, se ha replicado en lugares como Monterrey, Mexicali, Obregón, Chihuahua, Culiacán y Querétaro. Ahora, ha arribado a la capital para develar toda la riqueza que define la gastronomía sonorense.

Se trata de un restaurante con cocina de autor, que aunque cuenta con varios platillos emblemáticos de la cocina casera de Sonora, busca innovar con recetas y técnicas que sorprendan a todo paladar.

mochomos

mochomos

Tal es el caso de las entradas que saltan a la vista cuando se escanea el menú. Para los amantes de los pescados y mariscos, están los bocadillos de atún, el pulpo a las brasas y los buñuelos de camarón; opciones diferentes y deliciosas que son ideales para compartir y abrir el apetito de toda la mesa. O bien, puedes salir de la rutina con su genial papada de cerdo. 

Otra gran opción para empezar son los famosos mochomos, que consiste en carne deshebrada frita con cebolla que se come en tacos. Lo interesante del platillo que es que su acomodo simula un hormiguero, haciendo alusión a las hormigas grandes de Sonora.

Cuentan también con tacos, tostadas, sopas, ensaladas, quesos fundidos, pescados y pollos. Pero sin duda lo más pedido son sus maravillosas carnes, que provienen de Hermosillo y destacan por su inigualable sabor y calidad.

Para los amantes de los cortes clásicos está el rib eye Mochomos, marinado a las finas hierbas durante 24 horas. También tienen carnes añejadas, arracheras y cortes a la mantequilla. Pero conviene aventurarse con alguno de sus opciones innovadoras.

mochomos

mochomos

mochomos

Está el filete bañado en salsa de almendra, el de queso de cabra con especias, el filete en su jugo, el bañado en salsa de cereza y el que está coronado con láminas de queso mozarella fresco y tomate. Puedes acompañar estos platillos con puré de papa, espárragos, papa horneada o guacamole.

Es vital dejar espacio para el postre, pues los de aquí son una oda a Sonora. La esfera de chocolate es el plato insignia, pero no puedes dejar de probar el pastel de plátano, el pay de queso con ate, las icónicas coyotas y la peculiar nieve de garrafa.

Visitar Mochomos es como dar un salto profundo a la rica y diversa gastronomía de este estado norteño. La experiencia supera toda expectativa, y demuestra que Sonora es mucho más que solo carnes. No dejes de deleitarte con todas las delicias que este nuevo y fabuloso restaurante tiene para ofrecer.

mochomos

mochomos

Mochomos

Dirección: Av. Paseo de las Palmas 781, col. Lomas de Chapultepec.

Teléfono: 5919 4211.

Página web

El tributo culinario que Food & Wine le hizo a la comida mexicana
Viviana Cohen
Una deliciosa colección de platillos, regiones y lugares para disfrutar lo mejor de la gastronomía nacional.
comida

Sí, la mejor comida del planeta es de México…

 

En el año 2010, la UNESCO nombró a la cocina mexicana Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Este importante reconocimiento se otorgó, entre otras cosas, por la diversidad de platillos que tiene nuestra gastronomía. Una mezcla magistral del legado prehispánico y de las recetas ibéricas que dejaron los españoles durante la Conquista.comida

Debido a esto, desde hace mucho tiempo la tradición culinaria de este país ha llamado la atención de miles de extrangeros. Todos los años, periodistas y entusiastas de la buena nutrición llegan a México exclusivamente a degustar los sabores que tienen los alimentos en este rincón del planeta. Todos los años, los medios más importantes del mundo le dedican un espacio a la gastronomía mexicana.

Tal es el caso, de la popular revista Food & Wine. Una publicación estadounidense que recientemente le dedicó una pieza periodística a la comida mexicana. El artículo se llama: The real Mexico/Layers of Flavor (El México verdadero, capas de sabor) y es un interesante recorrido por los “platos insignia” que hay en la República Mexicana.

Con ayuda de la experta oaxaqueña Bricia López, Food & Wine ofrece a sus lectores angloparlantes una sabrosa guía que incluye: un poco de historia, lo más rico de cada región, y una lista de bebidas y alimentos que se deben probar sí o sí cuando uno visita este país que como dice la revista es: “rico en historia, en cultura y en paisajes naturales”.

 

Aquí la comida sabe a casa

De generación en generación…comida

En México las recetas ancestrales son un secreto que se transmite de boca en boca. Y por eso la manera en la se preparan los platillos varía según la familia y el pueblo. En honor a esto, distintos chefs están redescubriendo para sus creaciones el origen ancestral y el uso de ingredientes tan raros y exquisitos como: los hongos o el maíz.

 

Aquí cada región tiene un sabor

Se come distinto en cada estado de la República…comida

Una de las maravillas que tiene la gastronomía mexicana es que la comida cambia según la región en la que se esté.  Algunos destinos culinarios en los que vela la pena detenerse a degustar sus creaciones son:

Oaxaca: si se viaja a este mítico lugar es recomendable probar las tlayudas, los chapulines, los chiles de agua rellenos y por su puesto el mole.

Puebla: las tres cosas más deliciosas que ofrece esta región son: los tacos árabes, las chalupas y las cemitas.

Yucatán: el sabor de la cochinita piblil que se prepara al sur de México no tiene comparación en el mundo. Además, es aconsejable degustar el mondongo y los panuchos.

Ciudad de México: este es uno de los sitios en el que se puede probar literalmente una de las mejores gastronomías del mundo. Todo es recomendable en esta urbe, pero si hubiera que escoger algunas delicias habría que recomendar: los tacos al pastor y el pozole.

 

Los lugares imprescindibles

Si uno visita México esto es lo que no se puede perder…comida

 

El sabor del sabor: Un evento culinario de Oaxaca al que asisten los mejores cocineros del mundo exclusivamente a preparar recetas tradicionales de la región.

Ir a recolectar hongos a la Sierra Norte: En el corazón de las Cuajimolayas, cada verano los pobladores de estas montañas van a recoger los hongos que deja el agua. La experiencia es hermosa y muy enriquecedora.

El Valle de Guadalupe: En este lugar los visitantes probarán no sólo lo mejor del vino nacional sino también una variedad suculenta de platillos del mar y la mejor cerveza del país.

 

Para leer el artículo de Food & Wine entra a este enlace

¿Cómo nació el taco de carnitas?
Mariana Gaxiola
Para celebrar la Conquista, Hernán Cortés organizó un banquete. Y lo que se sirvió en éste fueron tacos de carnitas.
taco de carnitas

El primer taco de carnitas se hizo después de la caída de Tenochtitlán.

 

Si algo destaca de la gastronomía en México es que es diversa. Y pese a que se encuentra en constante innovación, nunca deja a un lado la tradición, y alude a ingredientes y técnicas prehispánicas que cualquier paladar agradece.

Pero también es innegable la influencia española que llegó a colarse en las cocinas de los mexicanos. Y es que el arte culinario de México es en realidad un sincretismo, una mezcla armoniosa de culturas, una fusión de naciones. Así es el caso del taco de carnitas, un platillo que podrá sonar muy capitalino, pero que en realidad, nació gracias a la Conquista.

taco de carnitas

A Hernán Cortés se le recuerda como un despiadado conquistador, que arribó desde España con su ejército para terminar con Tenochtitlán y dar cabida a la Nueva España. Pese a que los mexicas se resistieron y lucharon, la ciudad cayó. Y con la muerte de Moctezuma, la victoria española se había consolidado. A partir de este suceso, se impuso una nueva cultura, una nueva religión y una nueva vida.

Para celebrar esto, Cortés decidió organizar un gran banquete en Coyoacán. Invitó a capitanes y soldados, para reconocer su esfuerzo y festejarlos con una rica comida. El conquistador mandó que se cocinaran unos cerdos, que recién le habían llegado de la isla de Cuba. Para acompañar este proteína, los españoles querían un poco de pan. Pero en esta ciudad no había trigo, éste llegaría años después.

La solución, entonces, la propusieron unos tlaxcaltecas que también se hallaban en el banquete. Y es que hay que recordar que este pueblo guerrero se alió a Cortés para derribar Tenochtitlán. Por eso, ellos también fueron invitados al evento. Cabe mencionar, que Tlaxcala quiere decir “lugar de pan de maíz”, razón por la cual estos indígenas les ofrecieron su platillo icónico: las tortillas.

tacos de carnitas

Así es como nace lo que Salvador Novo describió como “la más tradicional de las instituciones mexicanas: el taco de carnitas”. Desde aquel momento, esta creación se convirtió en un platillo emblemático en las cocinas de los novohispanos. Y fungió como recordatorio de la fusión de dos culturas: la indígena y la española.

Hoy por hoy, este taco se come habitualmente tanto en puestos callejeros como en restaurantes. Comúnmente se cree que es una tradición mexica, pero lo único que tiene de mexica es su lugar de nacimiento. La elaboración fue un mero accidente, uno que nos demuestra que el mestizaje no solo se dio entre las personas, sino también en la cocina. Así que la próxima vez que degustes un taco de carnitas, piensa que estás comiendo algo que Hernán Cortés y sus aliados, los indígenas de Tlaxcala, crearon desde hace siglos.

tacos de carnitas