Arte y Cultura
“Del Graffiti al Arte Urbano”, transformando a la ciudad en un lienzo gigante
Mariana Gaxiola
El programa “Del Graffiti al Arte Urbano” promueve la recuperación del espacio público mediante obras artísticas.
graffiti

Sobre los jóvenes mexicanos que están adornando la ciudad con su graffiti.

 

En algún momento del siglo pasado, la Ciudad de México era conocida como “la ciudad de los mil murales”. Rivera, Siqueiros y Orozco fueron “los tres grandes” que se encargaron de permear la realidad estética de la capital a través de sus magníficas obras de grandes dimensiones y desde luego, grandes mensajes.

Desde aquella época, los muros de esta ciudad no volvieron a ser los mismos. Y con la inminente innovación y desarrollo urbano que fueron transformando a la ciudad, el arte también se coló e hizo de la CDMX un lienzo evolutivo.

El graffiti es quizá la expresión callejera más popular de todas. Lo que antes era percibido como vandalismo, hoy, gracias a distintos colectivos, iniciativas gubernamentales y jóvenes artistas mexicanos, es visto como verdaderas obras de arte. Los murales han dejado de ser piezas exclusivas de museos; salieron a las calles para dejar claro mensajes de protesta, política, conciencia social y amor.

Un proyecto que destaca es “Del Graffiti al Arte Urbano”, un programa del Consejo Ciudadano de la CDMX que pretende promover la recuperación del espacio público, con obras de mexicanos que utilizan como lienzos todas aquellas paredes de la urbe que han sufrido deterioros.

graffiti

graffiti

graffiti

Oficinas de negocios, puentes peatonales y hasta tanques de agua han sido rescatados del vandalismo y han sido modificados para beneficio de todos los citadinos. Se trata de un programa que da cabida al cambio positivo, la admiración y la reflexión.

El proyecto nace para darles un sentido de pertenencia a los ciudadanos hacia sus espacios públicos. Lo cierto es, que pocos consideran estos sitios como suyos, y a través de estas increíbles obras pictóricas, se busca fomentar la convivencia y el respeto al patrimonio cultural. Finalmente, las calles son extensiones de nuestros hogares, es por esto que hay que cuidarlas y mejorarlas.

El objetivo principal del Consejo Ciudadano de la CDMX es invitar a la intervención artística, ya que se trata de una actividad que funge como transformador de la cultura. Aunque no lo parezca, estos graffitis han generado una dinámica mucho más amena en sus zonas. Y la percepción de los vecinos en materia de inseguridad ha logrado cambiarse.

Este arte urbano, vandalismo artístico o graffiti legal está modificando el rostro de la Ciudad de México, y la está convirtiendo en un lienzo gigante que espera crear consciencia a través de bellos colores y maravillosos significados.

graffiti

graffiti

graffiti

Imágenes: Google Arts & Culture.

¿Cuáles son los pueblos originarios de la Ciudad de México?
MXCity
Los pueblos originarios son poblaciones que desde hace siglos su estructura social y política se mantiene igual.
pueblos originarios

Estas comunidades tienen libertad en cuanto a organización social y sistemas normativos…

 

Desde hace algunos años, la Organización de las Naciones Unidas eligió el día 9 de agosto para conmemorar a las comunidades indígenas del mundo. Y es que en el caso de México, habitan cerca de 12 millones de indígenas que hablan más de 68 lenguas originarias. Pero, ¿a qué hace referencia el término “originario”?

Tenochtitlán fue la primera ciudad que se fundó en todo el continente americano. No obstante, antes de que los aztecas se encontraran con el islote que se convertiría en su ciudad, ya existían varias civilizaciones mesoamericanas que se desdoblaban por todo el territorio mexicano.

Ciertamente han desaparecido ya muchas de estas comunidades, pero lo cierto es, que todavía existen varios pueblos en la urbe que se denominan “originarios”, pues son poblaciones que desde antes de la Conquista habitaban el territorio en el que actualmente viven. Por este motivo, estas zonas cuentan con su propia organización social, política, cultural y económica y son apoyados el gobierno de la capital.

pueblos originarios

Históricamente, los pueblos originarios se desarrollaron de forma independiente a la Ciudad de México, pero por el rápido crecimiento de ésta, fueron absorbidos hasta formar parte de las delegaciones que hoy constituyen la metrópoli.

La mayor parte de los pueblos que hoy yacen por la capital datan de la época prehispánica, y fueron fundados por culturas como la otomí, la matlatzinca y la nahua. No obstante, los nombres de estas zonas son palabras que aluden al náhuatl, ya que el dominio mexica fue el más fuerte de la etapa precolombina.

pueblos originarios

Cabe mencionar, que si bien la colonia no logró del todo suprimir estos pueblos, sí influenció de forma significativa sus tradiciones y costumbres. Por ello, luego del nacimiento de la Nueva España, los cargos administrativos de los lugares originarios adoptaron nombres como “fiscal”, “sargento” y “mayordomo”.

Este mestizaje no solo fue de carácter político, sino también cultural. Por la fuerte presencia que la Iglesia católica tenía en la ciudad, los nombres de los pueblos evolucionaron hasta ser una fusión entre un santo religioso y una palabra en náhuatl. Esta es la razón por la que actualmente resuenan en la mente capitalina lugares como San Bartolo Ameyalco, Santa María Nonoalco, Santa Cruz Acayucan, San Mateo Tlatlenango, Magdalena Atlitic, San Andrés Mixquic, San Pedro Actopan y Santa Úrsula Xitla.

Es importante hacer la distinción entre barrio mágico y pueblo originario. Aunque el primero pueda ser más popular y concurrido, la verdad es que el segundo es el que más valor le brinda a la identidad que define a esta maravillosa ciudad. Sin duda la CDMX no sería la misma sin la presencia, tradición y compromiso que los pueblos originarios le inyectan cada día.

pueblos originarios

La historia de La Concordia, el café más lujoso del siglo XIX
Mare Loustaunau
Pintores, artistas, políticos y empresarios frecuentaban este café del Centro Histórico a finales de 1800.
la concordia

Al Café de la Concordia llegaban personalidades empedernidas de la cultura francesa…

 

Los cafés siempre han fungido como puntos de encuentro, incluso para aquellos que los visitan en solitario. Llegar a uno de estos acogedores espacios significa hacer tiempo para pensar, charlar o hasta crear. Así ha sido en la Ciudad de México, al menos durante el siglo XIX, esa época cuya población estaba fragmentada en nacionalistas y colonizadores.

Recordemos que la urbe se enfrentaba a la Intervención Francesa, y con Maximiliano de Habsburgo al mando, era de esperarse que los establecimientos que se desdoblaban por el Centro Histórico asemejaran la elegancia y sofisticación de los cafés europeos.

El llamado “afrancesamiento” fue inevitable en aspectos arquitectónicos, sociales y gastronómicos. Sobre este último ámbito, Salvador Novo decía: “¿Quién pediría un guisado, si podía ordenar un gigot? ¿Pollo, si volaille? ¿Queso, si formage? Los franceses poseían el secreto de bautizar con nombres crípticos y desorientadores los muy variados platillos que listaban sus restaurantes”.

la concordia

Así, este estilo de vida llegó hasta las cocinas de los restaurantes y cafés que se ubicaban en el corazón de la capital. Sin duda el más famoso, concurrido y elegante era el Café de la Concordia. Pese a que no se tiene fecha exacta de su inauguración, se sabe que ya funcionaba para 1868, ya que se tiene registro de varios empresarios, escritores, políticos y religiosos que visitaban sus espacios con motivo de tertulias, conspiraciones, celebraciones o simples reuniones.

Varios cronistas de la época describen a este café como uno digno de Europa, por los detalles ostentosos que enmarcaban los muros del lugar. El menú y el servicio también estaban a la par de locales franceses, y es que cualquiera que ingresara por las puertas del Café de la Concordia se sentía como aristócrata.

Se erigía en la esquina de Plateros y San José el Real, hoy Madero e Isabel la Católica. Era una casona de tres pisos, propiedad de un hombre de apellido Omarini, que se levantaba apabullantemente frente al Templo de La Profesa.

la concordia

Uno de los asiduos al Café de la Concordia era el poeta Manuel Gutiérrez Nájera, quien solía encontrarse con el caricaturista Jose Villasana. De hecho, hay quienes dicen que en este lugar se inspiró para escribir su poema La duquesa Job, que comienza así: “En dulce charla de sobremesa, mientras devoro fresa tras fresa, y abajo ronca tu perro Bob, te haré el retrato de la duquesa que adora a veces al duque Job”.

Para principios del siglo XX, el café dejó de funcionar. El periódico de El Universal cuenta, que “en enero de 1906, el cronista Luis G. Urbina salió de las oficinas de El Mundo Ilustrado, y al pasar frente al templo La Profesa sufrió una pena callejera: descubrió que el Café de la Concordia había cerrado sus puertas”.

En 1908 la edificación que alguna vez recibió intelectuales fue demolido, para dar pie a la Compañía de Seguros Mexicanos. Actualmente, este lugar es sede de la tienda española de ropa, Zara. Y aunque su estilo no remite nada a lo que era el café, sí hay una placa conmemorativa que da fe del café más lujoso de la Ciudad de México en el siglo XIX.

la concordia

Imágenes: La Ciudad de México en el tiempo

Archivo Diseño y Arquitectura, uno de los espacios artísticos más fascinantes de la Ciudad de México
MXCity
Un extraño y fascinante espacio que celebra el diseño y el arte en la Ciudad de México, ARCHIVO Diseño y Arquitectura.
Arquitectura

Bienvenidos a ARCHIVO Diseño y Arquitectura…

 

El diseño mexicano tiene una larga e interesante historia, pero existen pocos lugares dedicados a él en su totalidad. Fundado en el 2012 por Fernando Romero y Soumaya Slim, Archivo Diseño y Arquitectura es un singular espacio dedicado a coleccionar, exhibir y repensar el diseño en muchas de sus más emocionantes expresiones. Se trata de un espacio pionero, parecido a ninguno otro, que se ha convertido en un referente en el universo del diseño y la arquitectura en nuestra capital.

Archivo-Museo-Diseño

Arquitectura

2

Archivo Diseño y Arquitectura integra dos colecciones distintas. Por un lado, una enorme serie de 1,500 objetos de diseño, mexicanos y extranjeros; además, ARCHIVO Diseño y Arquitectura también exhibe la impresionante biblioteca personal del reconocido arquitecto modernista Enrique del Moral. Finalmente, esta institución organiza un nutrido calendario de actividades y exhibiciones en torno al arte y el diseño.

18835627_1163230537156427_3232623072207918101_n

Arquitectura

Arquitectura

ARCHIVO Diseño y Arquitectura se encuentra en una construcción modernista hecha en 1951 por el arquitecto Aturo Chávez Paz en Tacubaya (justo a un lado de la casa -estudio de Luis Barragán), un creador que nunca terminó sus estudios de arquitectura y que se dedicó a la ilustración, trabajando cerca de artistas abstractos avanti-garde como Mathias Goeritz y Henry Moore.

Desde su inauguración, ARCHIVO Diseño y Arquitectura ha presentado unas 12 exhibiciones de diseño, además de talleres, pláticas y otras interesantes actividades —como Pabellón Archivo, una competencia internacional para construir un pabellón de verano. Este concurso recibió alrededor de 400 aplicaciones de diseñadores y arquitectos de todo el mundo.

12376387_805360212943463_2309890592651043046_n

15355712_1031659810313501_3260503455798189761_n

Arquitectura

Actualmente, este espacio exhibe la muestra México Ciudad Diseño, que hace una profunda reflexión en torno al diseño, su presente, pasado y futuro en la Ciudad de México, una muestra y un lugar que nadie interesado en el diseño mexicano debe perderse.

 

ARCHIVO Diseño y Arquitectura

Lugar: General Francisco Ramírez # 4, colonia Ampliación Granada, Miguel Hidalgo.

Horarios: martes a viernes de 10:00 a 18:00, sábado 10:00 a 14:00 horas.

Teléfono: 55 26141063

Contacto: info@archivonline.org

Página web // Facebook // Twitter // Instagram

Las estatuas surrealistas de Salvador Dalí llegaron al Centro Histórico
Viviana Cohen
Este fin de año, 19 de esculturas del genio español se apoderarán de los pies de la Torre Latinoamericana.
dali

A veces revolucionario, a veces estrafalario, siempre genial…

 

¿Quién fue Salvador Dalí? Un loco, un visionario, un maniaco, un interlocutor de las travesías oníricas, un entusiasta de las luces y las sombras. Para algunos, sus obras desafiaron la historia del arte. Para otros, el personaje que creó (el de él mimo) le ganó al artista. Lo que nadie en la faz de la tierra puede negar es que Dalí fue, es y será, único e irrepetible. 

dali

Quizá para comprender las profundidades de este genio, nacido en las entrañas de España, habría que escuchar las palabras que dejó en algunas de sus tantas entrevistas, porque sus memorias están llenas de mentiras. Según él, fue el pintor más famoso de la tierra. Según él, vino a este mundo a salvar el arte moderno y por eso le encantaba llamarse Salvador.  

Dali

Pero más allá de interpretaciones, lo único que realmente puede decirnos quién era Dalí es la obra que dejó. 1500 pinturas plagadas de formas y colores que parecen una crónica de su inconsciente. Un repertorio importante de esculturas que hizo en los años 70. Efigies que en su momento pudieron materializar sus fantasías, sus personajes raros, la manera extraña en la que Salvador veía y entendía el tiempo.

Dali

Hace unos años, una parte importante de las estatuas surrealistas que Salvador creara entre 1975 a 1984 fue adoptada, para el deleite de los capitalinos, por la Fundación Carlos Slim y el Museo Soumaya. Y a propósito de esta adquisición, se organizó la fascinante exposición itinerante Dalí. 

dali

Una muestra al aire libre integrada por 19 piezas de bronce. Esculturas de todos tamaños que reflejan las obsesiones, sueños y fobias que el genio catalán tuvo durante su vida. Relojes derretidos, ambiguas siluetas femeninas, seres voladores y caballos desenfrenados, son sólo una parte de la fauna onírica que tiene Dalí.

poesia

A principios de año, Dalí se presentó en Paseo de la Reforma y fue tanto el éxito entre los capitalinos, que en unos días esta misma exhibición se presentará en las calles del Centro Histórico, específicamente en el atrio del Templo de San Francisco, al lado de la Torre Latinoamericana.  

Los creadores de esta magnífica muestra callejera, pretenden no sólo cosechar la apreciación del arte entre todo tiempo de gente, sino dar a conocer en México la obra de uno de los creadores más interesantes que ha tenido la humanidad.

dali

Asimismo, para fomentar la discusión y el debate entre las personas que asistan a Dalí, se ha creado el hashtag #DalíEs y se han organizado varias visitas táctiles para que las personas que tengan una discapacidad también puedan atestiguar el maravilloso legado del enorme Salvador Dalí.

Eventos como estos permiten que el arte vaya ahí a donde más se necesita (donde nunca debió de hacer salido): a las calles.

Dalí

¿Dónde? Atrio de San Francisco.

Dirección: Madero 7, Centro Histórico.

¿Cuándo? Del 16 de diciembre hasta febrero de 2018.

*Entrada libre