Vida Capital
La belleza del abandono: un recorrido por un centro comercial en ruinas
Viviana Cohen
En otra época, Acrópolis fue un bazar que abastecía a la gente de los años 90.
abandonado

La leyenda de un lugar que poco a poco se ha desmoronado…

 

En un cuento escrito por Ray Bradbury llamado: vendrán lluvias suaves, el autor norteamericano explora qué pasaría con la tierra si un día los humanos desaparecen y dejan abandonadas sus construcciones, sus casas, sus coches. En una parte del relato dice: A nadie le importará, ni a los pájaros ni a los árboles/ si la humanidad se destruye totalmente/la misma primavera al despertarse al alba apenas sabrá que hemos desaparecido.

 Aunque nunca podremos saber con certeza qué pasará cuando la humanidad desaparezca de la faz, hay una plaza comercial, cerca del paraíso urbano de Satélite, que nos sumerge a esta realidad apocalíptica; su nombre es Acrópolis y lleva más de veinte años abandonada.abandono

Este lugar se construyó en el año 1990 con la intención de abastecer a los vecinos de la zona de Naucalpan y estuvo abierto sólo cuatro años. En ese tiempo, cientos de mexiquenses compraron ahí, en alguno de los 500 locales que tenía: zapatos, ropa, videocaseteras, casetes, y demás objetos no necesarios para alimentar el deseo capitalista de finales del siglo XX.

Pero además de sus comercios, Acrópolis se distinguía de las otras plazas comerciales debido a que su singular arquitectura destacaba en el paisaje y forzaba a los transeúntes a voltear la vista y contemplar el inmueble durante largos minutos, entre otras cosas porque este bazar fue construido como una réplica pobre del Partenón que vive en Atenas.abandono

En la entrada, este centro comercial recibía a sus visitantes con un profuso número de escalones blancos que custodiaban cuatro columnas de pasta y una puerta que parecía sacada de otra época, que en la parte superior tenía alguna leyenda escrita en griego. Una vez adentro de Acrópolis las personas comúnmente se dirigían al salón principal en el que los esperaba un enorme tragaluz en forma de estrella que en el día proyectaba figuras en el suelo.

abandono

 abandono

Sin embargo, un día sin previo aviso este lugar cerró sus puertas para siempre. Aunque nadie sabe por qué al respecto hay una serie de rumores que aseguran que la clausura de la plaza se debió a que los dueños quedaron en quiebra tras la crisis que vivió México en 1994. Otros, los fanáticos de las teorías de la conspiración, dicen que la propiedad era usada para lavar dinero, y por eso nadie nunca reclamó por ella.

Lo cierto es que debido a este repentino cierre, con los años Acrópolis se llenó de humedad, de grafitis misteriosos en las paredes y de una serie de visitantes en busca de una anécdota escabrosa, que ocasionalmente  se internaban en las ruinas para contemplar el pasado, escandalizarse con el estruendo que hacen las paredes debido al abandono y visitar alguno de los espacios ambiguos que hay entre sus pasillos.abandono

En algún momento Café Tacuba, escogió este desolado paisaje para grabar ahí uno de sus videos. Acrópolis también fue la sede para un concurso de gotcha que se hizo en Naucalpan y se convirtió en el escenario perfecto para entusiastas de la fotografía en busca de inspiración.

Actualmente el lugar es una mezcla perfecta de cuento de terror y ruinas que todo mexicano ama. Las columnas se han deshecho poco a poco, algunas ya están quebradas a la mitad. De los juegos que había para los niños en la entrada, sólo quedan estructuras de madera dignas de un relato de miedo. Las paredes están rayadas y en el piso hay objetos noventeros desperdigados.

Los inquilinos recurrentes de Acrópolis no saben el pasado del sitio, pero aseguran que ir ahí es como visitar el futuro del tierra sin humanos. abandonado

 

 

Sobre la historia de la delegación Cuauhtémoc, la cuna de México
Mare Loustaunau
Desde su pasado prehispánico y virreinal, hasta su periodo moderno, la delegación Cuauhtémoc se posiciona como el corazón de la Ciudad de México.
cuauhtemoc

Las colonias de esta zona se desdoblan en lo que fuera México Tenochtitlán…

 

Pese a que no es la delegación más grande de la urbe, sí es, sin lugar a dudas, una de las que cuenta con más historia. Y es que las calles pavimentadas que se desenvuelven alrededor de todos los parajes que la constituyen, antes de la Conquista, solían ser caminos lacustres que conformaban la ciudad de Tenochtitlán.

A la Cuauhtémoc se le conoce como el corazón de la urbe, y este sobrenombre hace completo sentido, pues sus primeros habitantes crearon la primera ciudad de América Latina hacia 1325, sobre un islote que fungió como la tierra prometida y cuya señal de esto fue la imagen de un águila parada sobre un nopal devorando una serpiente. Hasta su topónimo es un homenaje al último tlatoani mexica.

Todavía después de la llegada de los españoles, este lugar fue el ideal para comenzar a levantar la Nueva España. Ciertamente, la metrópoli fue proliferando, no obstante, la zona más relevante para los novohispanos siempre fue lo que hoy conocemos como el Centro Histórico, el sitio más importante de la delegación Cuauhtémoc.

cuauhtemoc

Todas colonias que componen esta demarcación territorial encuentran su esencia en la arquitectura tan ecléctica. Y es que la realidad es que al mismo tiempo que emergen del subsuelo vestigios arqueológicos propios de la cultura azteca, también se alcanzan a apreciar edificios de carácter colonial que remiten a la realeza. De hecho, el viajero inglés Charles Joseph La Trobe bautizó a nuestra ciudad como “La ciudad de los palacios”, por todas las estructuras que lo envolvieron cuando recorrió lo que actualmente es la delegación Cuauhtémoc.

cuauhtemoc

Otro aspecto innegable que define a esta zona es el comercio. Desde la época prehispánica, éste estaba establecido en Tlatelolco. Y desde entonces, se concentran en lugares como La Lagunilla y Tepito algunos de los mercados más concurridos y clásicos de la urbe. Asimismo, entre las calles del Centro Histórico, se pueden hallar hasta los artículos más excéntricos. Cada una de las calles cuenta con su propia línea de productos, desde tecnológicos hasta de decoración.

Ya para el periodo colonial, este núcleo citadino comenzó a adueñarse de los poblados aledaños. Y más adelante, alrededor del siglo XIX, gracias a la urbanización nacieron nuevos barrios. Las más de 30 colonias que integran la Cuauhtémoc surgieron gracias a los fraccionamientos de tierra que se emplearon, así como la adquisición de diversas haciendas del porfiriato.

cuauhtemoc

Nombres como Buenavista, Hipódromo, Condesa, Obrera, Doctores, Peralvillo, Guerrero, San Rafael, Santa María la Ribera, Juárez, Tabacalera y Roma suenan en la mente de todo capitalino, pues alojan varios de los monumentos, museos y edificios más emblemáticos de toda la capital.

Resulta imprescindible voltear a ver el pasado de esta ciudad con ojos de añoranza y admiración, sobre todo de territorios como la delegación Cuauhtémoc, un lugar que no ha dejado de ser motivo de nostalgia, pero tampoco se muestra renuente ante la innovación y avance infraestructural. Fue aquí donde nació todo lo que hoy es México, es por esto que varios le han llamado “la cuna del país”.

cuauhtemoc

La historia de El Caracol, un emblema hídrico de Ecatepec
Mariana Gaxiola
La espiral se ubica en lo que fuera en Lago de Texcoco, y busca resguardar a la ciudad de posibles inundaciones.
caracol

Se trata de una obra que previene las inundaciones en la Ciudad de México.

 

Pensar en Tenochtitlán es pensar en una ciudad lacustre. Y es que toda el agua que rodeaba a aquel paraje fue quizá la razón por la que las deidades de los nahuas les indicaron que dejaran Aztlán (lugar cuya ubicación se desconoce hasta a la fecha) para partir en busca de la tierra prometida.

Cuentan las crónicas que tras casi un siglo de peregrinación, los indígenas arribaron al Lago de Texcoco. Vieron un águila, que encima de un nopal devoraba una serpiente, y ahí fundaron un nuevo imperio, en el que adoptaron el nombre de “mexicas”.

Encima de este islote, los antes llamados aztecas tuvieron que urbanizar los cuerpos de agua que se desdoblaban por todo el valle, para dar cabida a los templos y barrios de los calpullis. Lo cierto es que la labor hídrica de nuestros antepasados es plausible. Así como hoy día las lluvias representan una grave problemática de inundaciones, en la época prehispánica, este fenómeno también arrasaba con la ciudad mexica. Por este motivo, se tuvieron que emplear sistemas hidráulicos que aprovecharan el agua que caía del cielo para desarrollar correctamente un método de cultivo.

caracol

Antes de la Conquista, los indígenas lograron la adecuada separación del agua. Este proyecto, eventualmente se transformó en los acueductos que abastecían a toda la población. Ciertamente la llegada de los españoles significó una renovación infraestructural de Tenochtitlán. Para edificar la Nueva España, se buscó acabar con los lagos de la ciudad. De aquella época datan ríos como el de Churubusco, la Piedad y Mixcoac. En la actualidad, estos nombres solamente nos remiten a arterias citadinas.

Varios caminos lacustres fueron entubados durante los siguientes siglos. Pero es una realidad que la naturaleza siempre busca emerger. Es por esto que ha sido siempre imperativo implementar obras para evitar que la Ciudad de México vuelva a ser un gran lago.

Tal es el caso del Gran Canal, un esfuerzo que data de la época del porfiriato. Sin embargo, en la década de los 50, ocurrió una terrible inundación en la capital. El entonces regente, Fernando Cases Alemán, y su equipo, fracasaron en salvar las calles de la lluvia. Y es que el Gran Canal fue insuficiente ante la profusa cantidad de agua que arrasó con la metrópoli.

caracol

Fue después de esta catástrofe que se optó por crear un sistema hídrico que evitara una semejante inundación. El ingeniero mexicano Nabor Carrillo diseñó el vaso regulador del Lago de Texcoco, popularmente conocido como El Caracol, en el nororiente de la ciudad.

Cabe mencionar, que es una iniciativa que se concibió como mancuerna del Gran Canal, y que permitía mantener las aguas de los drenajes a un nivel específico, con el objeto de evitar acumulaciones. El Caracol incluye un lago artificial que aloja líquido, y que incluye una desalinizadora con un diámetro de 3.2 kilómetros. Esta obra tiene forma de espiral, y vista desde las alturas, simula la forma de un caracol, razón por la que obtiene su topónimo.

Pese a que muchos ubican esta obra de ingeniería con el municipio de Ecatepec, que es parte el Estado de México, se trata de un emblema de la ciudad, que aunque podrá pasar inadvertido, constantemente protege a la capital de inundaciones. Es uno de los motivos por los que la urbe logra mantenerse viva sobre un lago.

caracol

La residencia Henaine, uno los inmuebles más imponentes de Polanco
Viviana Cohen
La historia detrás de una casa de los años treinta que todavía se conserva intacta.
Henaine

Y si las casas viejas de la capital pudieran hablaran, ¿qué nos contarían?

 

La CDMX es un lugar muy interesante. Una urbe en la que coexisten de forma magistral arquitecturas y épocas diferentes. Esta asombrosa diversidad de tiempos y estilos le ha dado a la ciudad un halo auténtico que flota en las calles y que es el deleite de los capitalinos que aman atrapar la historia con sus manos. Una prueba de ello, son los inmuebles viejos que se mantienen en pie a pesar de los años y el paso alocado de la modernidad.

Un ejemplo maravilloso de lo anterior es la Residencia Elías Henaine, una mansión blanca con acabados de piedra,  ubicada en el corazón de Polanco, que, aunque se edificó en 1938 ha logrado conservar su belleza neobarroca íntegra, y hoy en día se ha convertido en una de las casas antiguas más hermosas de la capital mexicana.Henaine

Elías Henain fue un migrante libanés que llegó a México a finales del siglo XIX. Según algunos libros especializados el magnate hizo una fortuna vendiendo billetes de la Lotería Nacional. De hecho, fue el primero en poner un quiosco dedicado al azar se llamaba La casa de la suerte y fue un éxito rotundo desde que abrió. En pocos meses el pequeño negocio se llenó de personas expectantes que tenían el deseo de volverse millonarios de una manera fácil. Henaine

La contribución del libanés a la Ciudad de México no termina en la buena suerte. Se sabe que también que Don Elías fue también el primero en colocar puestos de periódico por los barrios del Centro. Además, participó activamente en una remodelación que se le hizo a la Basílica de Guadalupe a principios del siglo XX y le ayudó a su comunidad abriendo casas de cambio. Henaine

Su bienestar económico fue clave para que en 1938 Don Elías decidiera adquirir un terreno de 2,200 m2 en un fraccionamiento nuevo llamado: “Chapultepec – Polanco”. Un espacio exclusivo, rodeado de volcanes y estanques de agua transparente que contaba con su propio teatro al aire libre y un vanguardista parque en el centro que encantaba a todos. Henaine

Una de las primeras casas que se erigieron en este magnífico lugar fue precisamente la de Elías Henaine. El encargado de orquestar y diseñar el proyecto fue Eduardo Fuhrken, un ingeniero de Sonora que era popular entre los millonarios por hacer inmuebles con una arquitectura ornamental y exuberante en las que todos los detalles, hasta el barandal de las escaleras, estaban cuidados. Henaine

Cabe destacar que se tiene poca información respecto a cómo luce el interior de la residencia. De acuerdo a crónicas hechas por algunos invitados que han tenido la fortuna de conocerla personalmente, tiene al menos quince habitaciones, muchos pisos y un gran jardín.

Lo que sí es una certeza es que quince años después de su construcción la familia Henaine la vendió, y desde entonces la casa ha pertenecido a distintos dueños. Actualmente, se conserva en perfectas condiciones y tal vez, sólo tal vez, intenta contar su historia a los transeúntes que se quedan parados frente a ella contemplando su belleza atemporal.  Henaine

Fotos e información de Grandes Casas de México 

¿Cómo conocer China sin salir de la Ciudad de México?
MXCity
Una coqueta lista para que los capitalinos conozcan la cultura de uno de los países más fascinantes que hay…
China

Un barrio, un restaurante y hasta un lugar para aprender el idioma…

 

China es uno de los países de los que más se habla en el mundo, ya sea por sus hermosos paisajes, la enorme cantidad de habitantes que tiene o por sus extravagantes y deliciosas comidas.

En los últimos años la popularidad de esta nación ha crecido enormemente. Los secretos ancestrales de su cultura han maravillado al planeta y se han apoderado del tiempo. Sus legendarias dinastías, su paso por el socialismo y ese enorme muro que se puede apreciar desde el espacio, se han convertido en el festín de los viajeros.

La relación entre México y China siempre ha sido amable y entrañable. Desde la década de los 70, ambos países inauguraron sus relaciones diplomáticas y ese lazo ha perdurado intacto hasta nuestros días.china

Actualmente hay 14 mil chinos viviendo en México. Y es gracias a esos magníficos ciudadanos, que los capitalinos tenemos la posibilidad de acercarnos a una de las culturas más fascinantes que ha habido en la historia de la humanidad.

Si eres de los que gusta de nuevas experiencias y te sientes ciudadano del mundo, aquí te dejamos una coqueta lista para que rastrees y vivas a China sin salir de la CDMX.

 

Hunan

Comer como si estuvieras en China …China

Este elegante restaurante ha sido exponente de la alta cocina china desde 1993. Sus platillos se componen de exquisitas recetas tradicionales cuyo sabor lleva a los comensales al corazón del país oriental. Cabe mencionar, que su fachada es una pieza arquitectónica fantástica.

Ubicación: Paseo de la Reforma 2210, col. Lomas Virreyes / Luis Ogazón 102, col. San Ángel

 

Embajada de la República Popular de China

El lugar perfecto para celebrar el año nuevo chino…China

Aquí vas a poder conocer las noticias más relevantes de China, asistir a eventos importantes del país asiático y celebrar como se debe el Año Nuevo Chino, uno de los eventos más espectaculares y auténticos que hay en el mundo.

Ubicación: Av. San Jerónimo 217b, col. Álvaro Obregón

 

Centro de estudios China-México (CECHIMEX)

Aprender a hablar mandarín con los mejores…China

Este centro está ubicado en la UNAM y es ofrece los mejores cursos para aprender chino. Además de eso, la escuela constantemente invita al público en general una serie de conferencias y eventos acerca de la cultura, la intelectualidad y los avances que hay en China.

Ubicación: Universidad Nacional Autónoma de México, Av. Universidad 3000, CU, Circuito Escolar Edificio B de la Facultad de Economía.

 

Asian Bay

La historia de China desde la comida…China

 Los platillos de este restaurante te impresionarán, ya que cada uno guarda un poco de la historia y esencia de China. Además de esto, los chefs se han preocupado por incluir nuevas tendencias gastronómicas en la cocina, lo cual ha posicionado a Asian Bay entre los mejores restaurantes de comida asiática.    

Ubicación: Av. Tamaulipas 95, col. Hipódromo

 

Torre del reloj chino

Un regalo por nuestra independencia…China

Tras el fin de la Independencia de México, el emperador chino Puyi envió como obsequio un reloj para conmemorar el suceso. La comunidad china que residía en nuestro país decidió construir una torre en la cual se sostendría el artefacto. Desde entonces la construcción ha sufrido algunos deterioros, pero la misma comunidad, aunada a algunos medios de información, se han encargado de promover su restauración y actualmente adorna la glorieta de las calles Bucareli y Atenas.  

Ubicación: Bucareli 96, col. Juárez

 

Barrio Chino

Cómo caminar por China en pleno Centro Histórico…China

Si estás en busca de alimentos, ropa, juguetes o demás artículos de la región, es aquí a dónde debes ir. El barrio es uno de los lugares más conocidos por los citadinos y también es uno de los más visitados por los residentes chinos. De hecho, en cuanto se comienza a explorar este lugar, uno siente que está en una calle de Pekín.

Ubicación: 2da calle Dolores, col. Centro

Página web: www.barriochino.com.mx

 

Desiree Prado